La Persecución de los homosexuales en la Alemania nazi:



Tabla de contenidos

* 1 Tolerancia durante la República de Weimar
* 2 La Noche de los Cuchillos Largos
* 3 Los campos de concentración
* 4 Legislación homófoba
* 5 Reconocimiento en la actualidad
* 6 Las lesbianas
* 7 Testimonio de un superviviente
* 8 Enlaces externos

Tolerancia durante la República de Weimar

Antes de la Alemania nazi, Berlín era considerada una ciudad liberal, con muchos locales, cabarets y clubes nocturnos gays. Había bastantes bares donde turistas heterosexuales y homosexuales disfrutaban de actuaciones de travestistas. A comienzos de siglo se había formado incluso un movimiento reivindicativo de los derechos de los homosexuales bajo Magnus Hirschfeld que tuvo su epicentro en el Institut für Sexualwissenschaft (Instituto para la investigación sexual)

Después de la Primera Guerra Mundial surgieron nuevas organizaciones. Insatisfecho con el enfoque científico del comité de Hirschfeld, Hans Kahnert fundó en los años 1920 la Asociación de la Amistad Alemana para brindar camaradería a los homosexuales alemanes, abriendo un centro en Berlín con reuniones semanales y publicando un boletín también semanal llamado Die Freundschaft (Amistad). En 1921 la asociación lanzó un llamamiento a la acción para que los homosexuales alemanes participasen en la reforma legal: "Homosexuales, conocéis las razones que motivan a vuestros oponentes. También sabéis que vuestros líderes y vuestros abogados han trabajado duro e incansablemente durante décadas para eliminar los prejuicios, difundir la verdad, reinvidicar vuestros derechos; y esos esfuerzos no han sido del todo vanos. Pero la conclusión final es que vosotros mismos debéis reivindicar vuestros derechos. En última instancia, la justicia sólo será el fruto de vuestro esfuerzo. La liberación de los homosexuales sólo puede lograrse gracias al esfuerzo de los propios homosexuales (Publicado originalmente en el Yearbook for Sexual Intermediates, vol.21).

La gran libertad de prensa que hubo durante la República de Weimar provocó una explosión de material impreso sobre la homosexualidad. Durante el periodo de entreguerras se publicaron treinta diferentes diarios, revistas y boletines para homosexuales. Aparecieron novelas y otros tipos de libros. En 1919 se realizó la película Anders als die Andern (Diferente a los demás), interpretada por Conrad Veidt, que narra la historia de un homosexual víctima de chantaje que va en busca de ayuda a un médico famoso (interpretado por el mismísimo Magnus Hirschfeld) y es que los chantajes a homosexuales eran una auténtica industria en Alemania. En 1921 se fundó el grupo de teatro homosexual Theater des Eros. El cambio de clima empezó a notarse en 1920 cuando Hirschfeld fue agredido por antisemitas en Munich, un asalto recogido con regocijo por la prensa nazi. En 1923 Hirschfeld fue disparado por un joven en Viena durante una conferencia, hiriendo a varias personas.

En 1928,la lucha por anular el párrafo 175 parecía estar en auge. Se había pedido a los partidos políticos alemanes que manifestaran su oposición al respecto. El nuevo Partido Nacionalsocialista (Partido Nazi) dejó clara su posición: "Cualquiera que crea en el amor homosexual es enemigo nuestro. Rechazamos cualquier cosa que castre a nuestro pueblo y lo convierta en un juego para nuestros enemigos...El pueblo alemán debe aprender de nuevo a ejercer la disciplina. Por eso rechazamos cualquier forma de lascivia, especialmente la homosexualidad, porque nos roba la última oportunidad de liberar a nuestro pueblo del yugo que le esclaviza". (Citado en The Pink Triangle: The Nazi War against Homosexuals, de Richard Plant, New York, Henry Holt,1986).

Un año más tarde Hirschfeld había convencido a un comité parlamentario para que sometiera al Reichstag (Parlamento alemán) un proyecto de ley para eliminar el párrafo 175. Todos los delegados de los demás partidos políticos alemanes, comprendido el Partido Comunista alemán votaron por la retirada del párrafo 175 en la votación del comité. El Reichstag estaba pues apunto de adoptar formalmente un nuevo código cuando el hundimiento de la bolsa de Nueva York y la crisis financiera mundial (Crack de 1929) dieron carpetazo al nuevo proyecto de ley. Lo que se avecinaba se publicó ya en el Periódico del Partido Nazi: "De los muchos males que caracterizan a la raza judía, uno de los más perniciosos son las relaciones sexuales. Los judíos tratan siempre de hacer propaganda de las relaciones sexuales entre hermanos, entre hombres y animales, y entre hombres solos".

La Noche de los Cuchillos Largos

Ernst Röhm, jefe de las Sturmabteilung (SA) -la primera milicia del partido Nazi-, era homosexual, cosa que llevaba con discreción, al igual que otros líderes de la SA como Edmund Heines.

Adolf Hitler inicialmente protegió a Röhm de otros elementos del partido Nazi que consideraban su homosexualidad como una violación de la fuerte política del partido contra los homosexuales. Sin embargo, cambió de curso más tarde, cuando creyó ver en Röhm una amenaza a su poder. Durante la Noche de los cuchillos largos Hitler realizó una purga de sus enemigos (reales o percibidos), en la que Röhm fue asesinado y su homosexualidad fue usada para justificarlo y apaciguar los ánimos en las SA.

Tras la purga de 1934, se instituyó una división especial de la Gestapo para realizar listas de homosexuales. En 1936 Heinrich Himmler, jefe de las Schutzstaffel (SS), creó el Reichszentrale zur Bekämpfung der Homosexualität und der Abtreibung (Central del Imperio para la lucha contra la homosexualidad y el aborto).

Inicialmente Himmler había apoyado a Röhm, argumentando que las acusaciones de homosexualidad en su contra habían sido fabricadas por judíos. Pero tras la purga, Hitler elevó el estatus de Himmler y este pasó a ser muy activo en la supresión de la homosexualidad: “Debemos exterminar a esa gente, raíz y rama [...] el homosexual debe ser eliminado” (Planta, 1986, p. 99).

Sin embargo, inicialmente, los homosexuales alemanes no eran tratados de igual forma que los judíos. Los nazis los consideraban parte de la raza superior e intentaban forzarlos a adaptarse sexual y socialmente. Los gays que no se adaptaron, fueron enviados a campos de concentración para su exterminación a través de trabajos forzados.

La persecución se llevó a cabo principalmente aplicando de forma restrictiva las leyes existentes. Fueron arrestadas unas 100.000 personas de los que 50.000 fueron sentenciadas a penas de prisión, siendo desconocido el número de personas enviadas a hospitales psiquiátricos. Cientos de homosexuales fueron castrados por orden judicial.

Las estimaciones de homosexuales muertos en campos de concentración varían desde los 15.000 a los 600.000. Las dos principales razones para esta disparidad son que los investigadores contaran o no a los judíos homosexuales y que las razones del internamiento en un campo de exterminación no están documentadas en muchas áreas.

Los homosexuales masculinos sufrieron un trato especialmente cruel en los campos de concentración. Se puede atribuir a la pobre opinión que tenían de ellos los guardias de las SS, además de las actitudes homófobas ya presentes en la sociedad en general. La marginalización de los homosexuales en la sociedad alemana se reflejaba en los campos. Muchos murieron de palizas, algunas propinadas por los propios prisioneros. Además, médicos nazis usaban a menudo a homosexuales para experimentos científicos intentando localizar el “gen gay” para curar a los futuros niños arios que resultaran homosexuales.

Véase también: triángulo rosa

Legislación homófoba

La legislación homófobica que permitió estos hechos, el infame Parágrafo 175, sólo fue abolido definitivamente en 1998 en Alemania Occidental, aunque desde 1973 sólo condenaba las relaciones homosexuales con personas de menos de 18 años. Este tipo de legislación homófoba estuvo muy extendida en los países occidentales hasta los años sesenta y setenta, por lo que muchos hombres, temiendo por su seguridad, no se atrevieron a contar su historia hasta finales de los 70, época en la que se retiraron muchas de esas leyes.

Reconocimiento en la actualidad

De hecho, tras la guerra, Alemania no reconoció a los homosexuales como víctimas y los agrupó con los delincuentes comunes. Los prisioneros homosexuales ni siquiera pudieron contabilizar el tiempo pasado en los campos para su jubilación. No fue hasta el 2002 que el gobierno alemán anuló las sentencias nazis (anteriores a 1945; las posteriores nunca han sido anuladas) y pidió disculpas oficialmente a la comunidad gay.

Algunas ciudades han erigido monumentos para recordar a los miles de homosexuales que fueron asesinados durante el Holocausto. Los mayores se encuentran en Berlín, Ámsterdam y San Francisco.

El Parlamento Europeo marcó el aniversario del Holocausto en el 2005 con un minuto de silencio y el paso de la siguiente resolución:

El campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau, donde cientos de miles de judíos, gitanos, homosexuales, polacos y otros prisioneros de varias nacionalidades fueron asesinados, no sólo es una buena ocasión para condenar y recordar a los ciudadanos europeos el inmenso horror y la tragedia del Holocausto, pero también para mencionar el inquietante incremento del antisemitismo y especialmente de los incidentes antisemitas en Europa, y para aprender de nuevo la lección sobre los peligros de perseguir a las personas en base a su raza, origen étnico, religión, opinión política u orientación sexual.

Las lesbianas

Las lesbianas no fueron perseguidas con tanta vehemencia por las leyes nazis; no estaban afectadas por el Parágrafo 175. Sin embargo, las mujeres que eran consideradas un peligro para los valores del estado eran marcadas como “antisociales”.

Testimonio de un superviviente

Advertencia: Esta sección contiene detalles que pueden resultar inapropiados para algunos lectores.

La historia del superviviente del Holocausto, Pierre Seel, ha contado la vida de los homosexuales durante el dominio nazi. En su relato cuenta que había participado en la comunidad homosexual local en Mulhouse, Alsacia. Cuando los nazis se hicieron con la ciudad, su nombre apareció en una lista de todos los homosexuales locales. La lista rosa fue elaborada voluntariamente por la polícia de Vichy. A los inscritos en la lista rosa se les ordenó presentarse en el cuartel de la policía de Mulhouse. Se presentó por miedo a las represalias contra su familia. Tras su llegada cuenta que él y otros homosexuales fueron golpeados. A algunos de los que intentaron resistir a las SS se les arrancaron las uñas. Otros fueron violados con reglas rotas que les perforaron los intestinos, provocándoles hemorragias.

Tras el arresto fue enviado al campo de concentración Natzweiler-Struthof. Allí cuenta que, durante el paso de revista matutino, el comandante nazi anunció una ejecución pública. El hombre que iba a ser ejecutado fue sacado al aire libre y Seel reconoció la cara como la del que había sido su amante de 18 años en Mulhouse. Según el testimonio de Seel, los guardias desnudaron a su amante y colocaron un cubo de metal sobre su cabeza. Entonces soltaron varios pastores alemanes entrenados y los azuzaron contra él, desgarrándolo en cuerpo vivo, hasta que murió por las mordeduras.

Experiencias como esa pueden explicar la alta tasa de mortandad de los homosexuales en los campos en comparación con la de otros grupos antisociales. Un estudio de Ruediger Lautmann afirma que el 60% de los homosexuales en campos de concentración murió, comparado con el 41% de los prisioneros políticos y el 35% de los testigos de Jehová. El estudio también muestra que las tasas de supervivencia eran ligeramente más altas para internos de clase media-alta y para bisexuales casados y aquellos con hijos.

http://es.wikipedia.org/wiki/Persecu..._Alemania_nazi

Enlaces externos

http://www.pink-triangle.org/