Results 1 to 4 of 4

Thread: Batalla de La Angostura

  1. #1
    Madman Phobos's Avatar
    Join Date
    Sep 2005
    Location
    The comatorium
    Posts
    1,070

    Default Batalla de La Angostura

    Batalla de la angostura
    (aka no siempre se pierde)


    La más injusta de todas las guerras

    Olvidada por los agresores y poco conocida por los agraviados, la invasión de los Estados Unidos a México se encuentra en la conciencia general de los mexicanos inmersa en una grave confusión de ideas, ya que por una parte el nombre de Antonio López de Santa Anna se ha vuelto tan odioso por “vender la mitad del país”, por otro lado de la moneda,

    cualquier niño o niña de edad escolar considera que a México le fue “robado” su territorio por los “gringos” [y] Cada 13 de septiembre se lleva a cabo una ceremonia oficial en todo el país e la que se honra a los “Niños Héroes”, los defensores de Chapultepec y los guías morales de la juventud mexicana.[1]


    Que esta guerra fue altamente desastrosa para el país, que ya de por sí desde años atrás arrastraba una pesada carga de conflictos internos e ingobernabilidad, no es mentira para nadie; tampoco es fácil establecer un juicio definitivo acerca de la conducta de tales o cuales personajes que actuaron en esta parte de la historia, sin embargo, primero que nada, es sumamente necesario dejar bien sentadas las premisas de las cuales se debe partir para un estudio crítico de una de las guerra más infames de toda la historia: si Santa Anna “vendió” el territorio del norte, entonces ¿qué caso tendría la invasión y bloqueo del país por parte del ejército de los Estados Unidos? No se trata de hacer una apología de tan controvertido personaje, pero para aclarar la confusión que aún ronda en el imaginario del pueblo, deben tomarse en cuenta las intenciones del agresor, advirtiendo previamente el estado de fermentación social de México. Antes de la guerra, mientras que en el papel pretendía establecer un arreglo amistoso para las reclamaciones de los norteamericanos avecindados en México afectados por las constantes revueltas y por el conflicto diplomático de la anexión de Texas a los Estados Unidos, en los hechos, y muy confidencialmente, el gobierno norteamericano ordenó al ejército de Zachary Taylor, colocarse tan cerca del Bravo como lo permitan las circunstancias, y alistarse para un posible ataque.

    Desde la prensa, un periodista, de origen irlandés, O’Sullivan publicaba un libelo patriotero que marcaría el rumbo de la política exterior estadounidense desde entonces. Según él, su país adoptivo debería cumplir con “el derecho de nuestro Destino Manifiesto a extendernos y posesionarnos de todo el continente”,[2] pero algunos de los militares enviados a invadir el territorio mexicano no compartirían esa febril visión, como fue el caso del coronel Ethan Hickock, quien después de obedecer las órdenes de la Casa Blanca de tomar el puerto de Matamoros, escribió en su diario “no tenemos ni un ápice de derecho de estar aquí... parece como si el gobierno enviara una pequeña fuerza con el propósito de provocar una guerra, para tener el pretexto de apoderarse de California”.[3] Con estos antecedentes, ¿qué duda podría y pude aún caber de que esta fue, sin rodeos ni falsos eufemismos, que esta fue una auténtica guerra de conquista?

    Otro testimonio que lo confirma, es el de una carta fechada el 10 de noviembre de 1845, dirigida por el secretario de Estado, James Buchanan, a John Slidell, enviado extraordinario de Estados Unidos en México, en que se advierte de manera muy específica e irrefutable que la pérdida de la mitad del territorio del norte mexicano, obedeció a un plan meticulosamente fraguado desde Washington, antes de ser iniciadas las hostilidades:



    La desastrosa condición de los asuntos internos de México [...] parecen hacer propicio el actual momento para la realización de esos propósitos [...] Además es muy de desearse que nuestra línea divisoria con México se trace ahora de tal manera que excluya todas las dificultades futuras y disputas entre ambas repúblicas [...] Por estas consideraciones, y otras que fácilmente se le ocurrirán a usted, parece igualmente de interés para ambas potencias, que Nuevo México pertenezca a los Estados Unidos [...] La posesión de la Bahía y del Puerto de San Francisco, es muy importante para los Estados Unidos. Las ventajas que para nosotros derivarían de su adquisición son tan palpables que sería perder el tiempo enumerarlas [...] El dinero no sería de importancia, comparado con el valor de su adquisición [...] Mientas más extenso sea el territorio al sur de esta Bahía, será mejor [...] Sería difícil suscitar un punto de honor entre los Estados Unidos y una potencia tan débil y degradada como México.[4]


    Considerando con esto satisfecha toda explicación sobre las verdaderas causas de la mutilación del territorio nacional, es momento de detenerse a recordar que entre los hechos funestos de esta traumática guerra, hubieron también escenas de orgullo para las armas nacionales y sobre todo, para la gloria del Estado libre y soberano de Aguascalientes.


    Aguascalientes a la cabeza de la defensa

    Siendo gobernador el C. Felipe Cosío, se formó por la actitud patriótica y decidida de don José María Chávez, para contribuir a la defensa de la Patria, uno de los cuerpos más valerosos de la historia militar de México: el Batallón de Lanceros de Aguascalientes.

    Para el estudio de las hazañas por las cuales nuestros paisanos se ganaron la admiración y respeto de propios y extraños, no hay mejor obra que la del C. Agustín R. González, quien con orgullo narra cómo el pueblo de Aguascalientes se unió todo, sin importar edad ni condición social para salir en defensa del país:

    La oficialidad joven tiene un aspecto marcial y representa todas las clases sociales. Hombres que abandonaron una carrera literaria para servir a su patria; comerciantes, industriales, artesanos, todo hay allí; está la representación del Estado de Aguascalientes.[5]

    Las principales acciones de los Lanceros de Aguascalientes tuvieron lugar en la defensa de Monterrey y Saltillo, y su fama comienza a hacer eco desde su primera batalla, dice González:

    “Amanece el día 21 [de septiembre de 1846] cuyo sol presenciará un reñido y glorioso combate, sostenido con tanto denuedo, y alumbrará la espléndida victoria de los bravos hijos de Aguascalientes”.[6] En Monterrey, las fuerzas invasoras de Zachary Taylor toman importantes posiciones entre ellas, el cerro del Obispado; el general Ampudia es incapaz de recobrar terreno, pero los tropiezos de este personaje parecen ser constantemente la oportunidad de los Lanceros de sostener el honor del ejército mexicano. El Batallón de Aguascalientes, al mando del general Mejía, logra revertir los resultados al posesionarse del Rincón del Diablo, donde

    La brigada del general Worth carga con brío, y con brío resiste el Batallón activo, carga todavía más, y es rechazada [...] Se carga nuevamente: el fuego de artillería y fusilería es vivísimo; el fragor de las armas es sofocado por los gritos de “¡Viva México!¡Viva Aguascalientes![7]


    En uno de los peores momentos de la batalla, cuando en cualquier otra parte el soldado común habría capitulado sin pensarlo,

    Los soldados gritan: No hay parque.- No lo necesitamos mientras haya bayonetas. -No necesitamos parque- repiten los oficiales y éstos y aquellos saltan los parapetos, les siguen los soldados, y entonces se traba un combate obstinado, indescriptible... Se lidia al arma blanca, cuatro a cuerpo, y teniendo cada uno de nuestros soldados tres o cuatro adversarios.[8]




    Los invasores estadounidenses, huyen vencidos en Rincón del Diablo y Puente de la Purísima. Los Lanceros de Aguascalientes son vitoreados por sus compatriotas, pues reconocen que nadie había demostrado tal determinación y valentía en el combate, sin embargo, poco tiempo duraría la felicidad de ver al yanqui huyendo despavorido; en pocas horas la gloria se vuelve humillación, y no por la caída de los Lanceros, sino nuevamente por la actitud timorata del general Ampudia, al ordenar la retirada a la mitad de la batalla de Monterrey.

    La ciudad capituló el 26 de septiembre de 1846; sin remedio salen desmoralizadas las tropas “y pasan cerca del campamento de general Smith, quien las saluda y lamenta que tan dignos y valientes soldados no tengan un general en jefe que se les parezca...”.[9] La nueva orden es marchar hacia el sur, a San Luis Potosí donde el general Santa Anna reorganizó las tropas de México. Con muchas penalidades se emprendió en camino de vuelta al norte. El 22 de octubre, en La Angostura se recobran las fuerzas perdidas; los bravos Lanceros de Aguascalientes, al ver que Zachary Taylor huía, se abalanzan sobre los invasores en retirada y



    saliéndose de sus filas vitorean al Estado y a la República. A estos vivas entusiastas lanzados por el patriotismo, se olvidan los padecimientos; con la fiebre de la victoria no se recuerda que no se ha tomado alimento ese día y que faltará el día siguiente.[10]

    La batalla de La Angostura, una de las más gloriosas para México, está ensombrecida también por un hecho insólito: el abandono de la plaza después del triunfo. Mucha tinta se ha empleado para tanto para maldecir como para explicar esta cuestionable decisión del general Santa Anna, y es posible que jamás se logre llegar a un consenso, pero en estricto apego a los hechos cabe decir que esa victoria, tan digna de alabanzas, fue asimismo, una de las más costosas en perdidas humanas: de los quince mil hombres que integraban al ejército mexicano, perecieron unas dos terceras partes. El agua y los alimentos eran cada día más escasos y los heridos morían de frío; muchos de los que habían sido reclutados en la leva, andaban descalzos.



    Fuente: http://www.liceus.com/cgi-bin/ac/pu/6531.asp
    Last edited by Phobos; 29-09-06 at 10:19 PM.
    Hi there.

  2. #2
    Imperator Augustinus Azote de Dios's Avatar
    Join Date
    Apr 2005
    Location
    Aguascalientes
    Posts
    51

    Default

    Es indudable la valentia y la gloria de los LANCEROS DE AGUASCALIENTES, tristemente han sido borrados de los libros de historia, lamentablemente se le da más crédito al tres o cuatro veces derrotado puerto de veracruz que a las VICTORIAS de los LANCEROS DE AGUASCALIENTES sobre el invasor gringo, solo los recordamos en nuestra tierra, Gracias SOÑADOR por colocar el tema.

    VIVA AGUASCALIENTES !!!

  3. #3

    Default

    cualquier niño o niña de edad escolar considera que a México le fue “robado” su territorio por los “gringos” [y] Cada 13 de septiembre se lleva a cabo una ceremonia oficial en todo el país e la que se honra a los “Niños Héroes”, los defensores de Chapultepec y los guías morales de la juventud mexicana.[1]
    Por cierto a Miguel Miramon ¿Donde me lo dejan?

    Entre tantos pasajes y personajes en nuestra historia que no eran conveniente a la pluma robolucionaria, es deber de los propios estados sacar su propia historia sin apasionamiento y prohibir que plumas rojas y negras participen en tan honorable reivindicación, acto de verdad, libertad y en todo caso de perdón.

    ESO ES EDUCACION LIBERAL Y HUMANA NO ESAS MAMADAS EN LA QUE LOS NIÑOS DE AYER Y HOY PIERDEN EL TIEMPO.
    Last edited by Bisonte; 25-01-07 at 10:16 PM.

  4. #4
    Madman Phobos's Avatar
    Join Date
    Sep 2005
    Location
    The comatorium
    Posts
    1,070

    Default

    Quote Originally Posted by Saga
    Entre tantos pasajes y personajes en nuestra historia que no eran conveniente a la pluma robolucionaria, es deber de los propios estados sacar su propia historia sin apasionamiento y prohibir que plumas rojas y negras participen en tan honorable reivindicación, acto de verdad, libertad y en todo caso de perdón.
    Sería lo ideal, le quitaría lo acomplejado al populus, pero también podría alimentar movimientos separatistas, o darlos un verdadero federalismo .

    Quote Originally Posted by Azote de Dios View Post
    Es indudable la valentia y la gloria de los LANCEROS DE AGUASCALIENTES, tristemente han sido borrados de los libros de historia, lamentablemente se le da más crédito al tres o cuatro veces derrotado puerto de veracruz que a las VICTORIAS de los LANCEROS DE AGUASCALIENTES sobre el invasor gringo
    Así hay varias historias olvidadas, como la de un General de Nvo Leon, también durante la invasión yanqui, nadamas que no recuerdo el nombre. Y más respeto con mi terruño, caballero, que no son menos valientes por haber perdido.
    Hi there.

Bookmarks

Posting Permissions

  • You may not post new threads
  • You may not post replies
  • You may not post attachments
  • You may not edit your posts
  •