Results 1 to 20 of 20

Thread: Denise Dresser, y el asunto de "Los Pueblo" y "Los No Pueblo" en esa cosa 4T...

  1. #1

    Default Denise Dresser, y el asunto de "Los Pueblo" y "Los No Pueblo" en esa cosa 4T...

    Me enteré de ese "escándalo" leyendo a este GAÑAN...

    -------------------------

    No Denise, no somos pueblo

    Hernán Gómez Bruera.

    En un artículo publicado ayer en Reforma, Denise Dresser le reclama al presidente utilizar la categoría de pueblo de forma excluyente. "Con todo respeto, Sr. Presidente, yo también soy pueblo", afirmaba. Para ella, "pueblo también son las organizaciones de la sociedad civil conservadoras, los de abajo, los de arriba, los de piel blanca y los de tez morena", etc.

    En una victimización llena de humor involuntario, Dresser acusa al presidente de "poner en jaque mis libertades y las de otros", atentar contra su derecho a disentir y su capacidad de participar, no sin antes disparar contra la 4T por pretender "lincharla" en virtud de su "identidad" su "biografía" y el lugar del que viene.

    Es evidente que Dresser confunde pueblo con sociedad. No alcanza a distinguir que mientras la sociedad somos todos, el pueblo es una construcción social, una identidad que alude a grupos históricamente excluidos, marginados y agraviados; esa mayoría que la 4T busca reivindicar.

    Resulta difícil creer que la doctora Dresser pertenezca al sector excluido de la sociedad, que acumule agravios históricos, haya sufrido marginación económica o discriminación étnica. Es evidente que ella no es pueblo. Y disculpándome de antemano por recurrir a la primera persona —algo de dudoso gusto— tampoco lo soy yo.

    Dresser se niega a admitir y a cuestionar el extremo privilegio que significa y ha significado en México ser blanco, ubicarnos en los deciles más altos de la distribución del ingreso, vivir en las zonas de la ciudad en que vivimos. ¿O pensará ella que solamente nuestro talento es lo que nos permitió estudiar en universidades extranjeras, escribir en un diario de circulación nacional, opinar en programas de televisión o dar conferencias?

    Hay una frase especialmente inquietante al final de su texto, cuando advierte: "No permitiré que la 4T me vuelva extranjera en mi propio país". ¡¿No se dará cuenta que ya lo somos?!

    Es imposible leer esa frase final sin remitirnos al más reciente artículo de Blanca Heredia donde se recurre a la misma metáfora —la de que somos extranjeros en nuestro propio país—, aunque utilizándola para demostrar la existencia de una élite alejada por completo de la realidad de las mayorías (https://bit.ly/2GzCasO).

    Heredia nos plantea que con López Obrador "llegó al poder un México que las élites mexicanas llevan décadas (si no siglos) desdeñando, negando y desconociendo de forma sistemática y deliberada". Y señala: "…Ese México de pura exclusión, resentimiento, rabia y, también, potencialidades truncas que nos pone delante AMLO y en el cual tantos miembros de la élite nos sentimos extranjeros".

    Frente al texto profundo y estimulante de Blanca Heredia, la postura de Dresser resulta especialmente autocomplaciente, frívola y reaccionaria. Mientras la primera representa a una élite autocrítica que hace un esfuerzo por entender lo que ha pasado en México desde el 1 de julio, la segunda enarbola la defensa a ultranza del status quo y de sus propios privilegios escudándose en las fórmulas liberales más trilladas.

    Mientras Denise se niega a ver la realidad, Blanca nos dice: dejemos de tapar el sol con un dedo: reconozcamos nuestra extranjería, aceptemos que hemos habitado lejos del México real, segregados en el privilegio; que nuestra manera de vivir y nuestras preocupaciones son muy distintas a las de ese otro país que desconocemos.

    Al final, la postura de Dresser es la de un sector de la población que se niega a aceptar que perdió momentum. Es el llanto de dolor de un sector que ha perdido peso y credibilidad en el debate público y hoy no encuentra mejor recurso que victimizarse. Están convencidos de que su voz es inagotable y debe ser tan omnipresente como sus ventajas sociales. Aunque sea una voz que en este país ya hemos escuchado hasta el agotamiento.

    @HernanGomezB

    http://www.msn.com/es-mx/noticias/op...u3n?ocid=ientp

  2. #2

    Default

    Cada vez estoy más sorprendido por el paralelismo que veo entre México y la evolución de Venezuela durante el Chavismo.

    Sin duda, existe o debería existir, un "México Profundo" en donde las tradiciones, el idioma, la "filosofía ancestral", los civilizaciones previas, y su evolución hacia el estado actual de las cosas, se expongan más para darnos identidad... deseablemente como un estado moderno y exitoso.

    Ese es un México que apreciamos en la comida, en las fiestas tradicionales... y que de hecho, no se lleva mal con la Civilización Occidental, desde el punto de vista, por ejemplo, del turismo a nuestros "Pueblos Mágicos".

    Deseablemente, y con ese fin, para que México viviera de esa forma: Como un estado progresista y cada vez más exitoso, en un mundo que no espera a nadie.

    Esa es una idea que yo he deseado siempre.

    Lo que vimos en el Chavismo, fue una victimización extrema de los "indios y los negros", en donde los aspectos más miserables y vulgares de esos grupos, se ensalzaban como "la forma como debe vivir la sociedad". El resultado es una Africanización y el regreso a la Edad de Piedra en Venezuela, donde ciertos estados como Cuba, Rusia y China, se roban lo que pueden mientras dan apoyo para sostenerse a un gobierno, a estas alturas absolutamente impopular y amañado.

    El Chavismo, se caracterizó por un profundo desprecio a la Civilización Occidental, de forma explícita y consciente, incluso mucho más que Cuba.

    ¿Vamos a experimentar lo mismo en México?

    ¿Qué opinan los "foristas malvados", y los "decentes" (= Jarocho, Spiderman, etc.)?
    Last edited by Sirius2b; 12-03-19 at 01:49 PM.

  3. #3

    Default

    Lo que pasa, creo, es que Denise Dresser ya tuvo un "encontronazo" con los 4T-eros de la Internet y YouTube... cuando le dijo sus verdades al gañan del Gibrán, los chairos dirigidos por los Bots Rusos, la licharon en Internet... ella si ha sufrido el ataque de esos "terroristas vocacionales", como los llamó algún escritor de El Financiero.

    Ella tuvo un "AVISTAMIENTO"... (fleeting glance), de la mugre que sostiene esa cosa llamada 4T, que son chairos marihuanos, malvivientes, fanáticos y terroristas vocacionales, la mayoría ignorantes.

    Desgraciadamente, creo que con todos sus "cursos en el extranjero", no se ha dado cuenta de TODA la realidad.

    Para eso, solo gente como yo... que si ha estudiado a fondo algunos de estos fenómenos.

  4. #4

    Default

    Pero por supuesto, los resultados serán los mismos.

    Si llegara ser el caso que los "extranjerizados" llegaran a ser relegados de la vida Mexicana, lo que veríamos... o VEREMOS (ya sabremos), es una Africanización de México, en el sentido de Venezuela.

    Hay cosas como la gravedad... you know.

    xD.

  5. #5
    L'enfant terrible Jarocho_Malo's Avatar
    Join Date
    Apr 2005
    Location
    Veracruz, VER
    Posts
    15,620

    Default

    No nos habíamos dado cuenta, o de que magnitud era el envilecimiento de la población hasta las elecciones.

    Creo que todo esta puesto para que esta película acabe mucho peor que la de Venezuela. México puede acabar siendo la nueva cuba.

    El peje el nuevo fidel castro; NO imagino que clase de idiota puede anhelar que así acabemos pero es lo que esta pasando.

    ♪ Gunter glieben glauchen globen ♪
    Los derechos humanos son para los humanos derechos


  6. #6

    Default

    Aquí los tienes, en este mismo foro.

    Es difícil creer que existan esos seres... pero nuestros ojos no nos engañan.

    Saludos.

  7. #7

    Default

    México. Jamás pensé vivir en un país donde el término “sociedad civil” tuviera connotaciones negativas. Donde el concepto “contrapeso” fuera cuestionable. Donde la defensa de la división de poderes fuera controvertida. Donde exigir el fortalecimiento en vez del desmantelamiento institucional fuera reaccionario. Donde para entender la política tenemos que estar atentos a cada palabra que pronuncia el Presidente, como lo hacíamos en los viejos tiempos de la Presidencia imperial. Donde señalar esto significa ser clasificada en automático como fifí, elitista, complaciente ante el dolor y la rabia y el resentimiento legítimo de los desposeídos. Estos son los tiempos del pueblo bueno y las élites insensibles; de los que buscan la verdadera transformación y quienes son sus enemigos. Estos son tiempos de canallas y la 4T se encargará de identificarlos.

    Con todo respeto, Sr. Presidente, yo también soy pueblo. Los científicos a los que tilda de “mafia” también son pueblo. Los profesionistas educados a los que acusa de “aprender mañas” en el extranjero también son pueblo. Los miembros de la burocracia a los que despide y sataniza también son pueblo. Las mujeres trabajadoras y víctimas de la violencia a quienes desprotege también son pueblo. Las organizaciones de la sociedad civil “conservadora” que llevan años peleando por buenas causas también son pueblo. México es muchos Méxicos: los de abajo, los de arriba, los de en medio, los de tez blanca, los de tez morena. México es Yalitza Aparicio y Alfonso Cuarón. México no es homogéneo ni está dividido sólo en ángeles y demonios, en miembros del pueblo sabio y élites que se dedican a exprimirlo.

    Al construir un país binario, usted pone en peligro el pluralismo que toda democracia debe respaldar. Usted y quienes mimetizan su forma de pensar y hablar ponen en jaque mis libertades y las de otros. En su mapa mental no puedo tener voz, ni derecho a disentir, ni capacidad de participar, o sólo debería hacerlo por la vía partidista. No soy mexicana auténtica, de a de veras, o no merezco serlo.

    Como a tantos más, se me lincha por mi supuesta identidad, no por mis argumentos. Una identidad apócrifa, alejada de mi biografía, de quien soy, de donde vengo. Una identidad estereotipada que me coloca en el basurero de las élites complacientes cuyo privilegio se construyó sobre las espaldas de otros, aunque no haya sido así. Si cuestiono las consultas populares, no creo en la democracia aunque lleve años señalando cuán deficitaria ha sido. Si cuestiono el ataque a los órganos autónomos, soy una vocera del neoliberalismo. Si pido que la política pública se haga con datos en vez de prejuicios, soy una tecnócrata neoporfirista. Si busco participar en la vida política a través de organizaciones de la sociedad civil, arrogo una representatividad que no me corresponde.

    Esta es una visión no solo incorrecta e injusta; también es profundamente antidemocrática. Presupone que los críticos no son interlocutores con los cuales hay que hablar, sino adversarios a los cuales hay que aniquilar. Presupone que las mayorías no tienen la obligación de proteger a las minorías. Presupone que quienes alzan la voz lo hacen para apoyar el statu quo ante, cuando muchos también buscamos sacudirlo. Presupone que defender algunas conquistas democráticas es sacralizar lo que no funcionó, cuando intentamos componerlo. Millones queremos lo mismo que usted, pero con frecuencia no estamos de acuerdo en los medios para lograrlo. Es posible mejorar sin destruir. Es imperativo promover más igualdad y también más legalidad. Es necesario fortalecer al Estado pero eso no implica entregárselo al Ejecutivo. La única opción para México no es una serie de falsas disyuntivas: o AMLO irreprochable o Bolsonaro, o la Cuarta Transformación o la Revolución.

    Yo voté por usted, Sr. Presidente, y aunque lo hice con ambivalencia, no quiero que fracase. Precisamente porque taché su nombre en la boleta, mi responsabilidad de señalar sus errores y sus excesos y sus pulsiones antidemocráticas es mayor. La militarización indeseable, la desinstitucionalización contraproducente, el clientelismo preocupante, la concentración del poder en sus manos, por más limpias que estén. Como parte del pueblo plural y como ciudadana que soy, refrendo mi derecho a estar, a participar. No permitiré que la 4T me convierta en una extranjera en mi propio país.

    http://www.contrapesociudadano.com/c...lopez-obrador/