Soy un defensor de tener tu propio cultivo en casa para el consumo propio y veo que las leyes son bastante buenas al respecto. Pienso que, si todo el mundo que consume pudiera tener esta posibilidad, sería un punto a favor y se podría mejorar su comercio y también evitar muchos problemas mayores. En mi casa, por ejemplo, soy de los que tienen dos plantitas muy pequeñas, ya que todavía no están desarrolladas que salieron de estas semillas. Me gusta mucho cuidarlas y ver cómo van creciendo, su fragancia y olor son muy diferentes de lo que uno puede pensar y creo que incluso están de sabor mucho más buenas y lo mejor de todo es que nunca se acaban y salen más baratas.