Page 17 of 34 FirstFirst ... 7121314151617181920212227 ... LastLast
Results 401 to 425 of 844

Thread: COLUMNAS DE "EL FINANCIERO"

  1. #401

    Default

    El SNTE, negocio y traición

    Por Pablo Hiriart.

    Es una desgracia nacional que en esas manos esté la educación de la mayoría de los niños

    Ayer miércoles la plana mayor de la dirigencia nacional del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) emitió un comunicado en el que convoca a abrogar cuanto antes la reforma educativa de 2013 “y sus evaluaciones punitivas”.

    La pregunta surge de inmediato: si es “punitiva” y hay que “abrogarla”, ¿por qué sus diputados votaron en favor de esa reforma?

    ¿Por qué el nuevo dirigente nacional del SNTE, Alfonso Cepeda Salas, llamó a respaldar la reforma que hoy condena?

    ¿Por qué el SNTE apoyó con todas sus fuerzas la reforma que ahora quiere echar abajo?

    Las respuestas son obvias: primero, por oportunismo. Así han sido siempre.

    Pero un oportunismo que surge del miedo, y no del respaldo institucional a los gobernantes.

    Tienen miedo pues su dirigencia es una camarilla delictiva que se hereda el poder, como en la mafia.

    Juan Díaz de la Torre era el número dos de Elba Esther Gordillo, y al ser detenida la maestra, su 'segundo' no dudó en traicionarla y quedarse al mando del sindicato y apoyar en todo al gobierno que la encarceló.

    Díaz de la Torre asumió el liderazgo del SNTE por voluntad de Elba Esther Gordillo, y nombró como Coordinador del Colegio Nacional de Administración y Finanzas a Alfonso Cepeda Salas, quien ya era miembro del CEN del sindicato desde 1988, durante la gestión de Gordillo.

    En síntesis: Díaz de la Torre llegó al liderazgo de la CNTE de la mano de Elba Esther Gordillo, a quien traicionó, pero mantuvo a flote el negocio sindical.

    Alfonso Cepeda Salas, actual secretario general del SNTE, era el hombre de confianza de Juan Díaz de la Torre, a quién éste le heredó el cargo luego de su estrepitosa derrota electoral en los comicios de julio y con la encomienda de mutar de piel ante el nuevo escenario político del país.

    Tanto Díaz de la Torre como Cepeda Salas traicionaron a Elba Esther, y ahora que Gordillo da señales de no estar acabada y amenaza con retomar el liderazgo sindical del magisterio, Cepeda busca el cobijo del gobierno actual.

    Cepeda combinó su cargo en el colegio de finanzas del SNTE durante la gestión de Díaz de la Torre en el SNTE, con los negocios.

    De pronto apareció como dueño de dos clínicas en Saltillo, donde se atienden los trabajadores de la educación y los empleados de la industria automotriz, según nos narra el reportero Enrique Hernández, en una documentada investigación aparecida en El Sol de México ayer 10 de abril.

    El próspero maestro y propietario de clínicas que hoy ocupa la Secretaría General del SNTE, también hizo ahorros para abrir con éxito farmacias en Coahuila y en Nuevo León.

    Ayer Cepeda publicó un comunicado en el que, ¡sorpresa!, dice que “coincidimos con el Presidente de México en que la educación es la base de un desarrollo nacional integral e incluyente, por ello para lograr la Cuarta Transformación, primero el Tercero Constitucional”.

    Rollo, pero formaliza el alineamiento del SNTE con el nuevo gobierno y traiciona lo que apoyó: la reforma educativa de 2013.

    Traiciona por el mismo motivo que traicionó a Elba Esther el año de su detención: miedo. En aquella ocasión, por miedo al gobierno de Peña Nieto.

    Ahora traiciona por miedo a Elba Esther.

    Y en ambos casos, por la necesidad de mantener en sus manos el negocio sindical.

    Ellos saben que si hoy hubiera elecciones libres entre los maestros, Gordillo les gana de calle.

    Con todo y sus estrafalarios excesos, que ya fueron castigados y juzgados por los tribunales y la opinión pública, Elba Esther doblegó a secretarios de Educación y forcejeó con presidentes para favorecer (con abusos) al gremio que representaba.

    De ninguna manera le doy la razón a la maestra, pero fue una guerrera por los suyos.

    Los actuales mandamases del SNTE sólo ven por su supervivencia y el negocio, no por los maestros.

    Todo esto podría circunscribirse a una lucha de poder en la mafia sindical, como ocurre en otros lugares del mundo. Pero va más allá.

    Es una desgracia nacional que en esas manos esté la educación de la mayoría de los niños del país.

    Han logrado sostenerse como interlocutores de los sucesivos gobiernos gracias a que en el flanco izquierdo tienen a un conglomerado más rudimentario y violento: la CNTE.

    No les interesa la educación, sino acomodarse políticamente, con base en traiciones, para mantener un negocio.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...cio-y-traicion

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  2. #402

    Default

    Más allá de la frontera

    Jorge Berry.

    De las prácticas favoritas de los gobernantes autócratas, sin duda la purga es de las más socorridas. Y es exactamente la fórmula que aplicó Donald Trump, presidente de Estados Unidos, en su Departamento de Seguridad Interior, (DHS por sus siglas en inglés) esta semana. Esta decisión tiene su origen en la obsesión trumpiana con la inmigración a su país, sea legal o ilegal.

    Kirstjen Nielsen, hasta el domingo la secretaria del DHS, tuvo una relación difícil con su jefe. Ascendió al puesto cuando el secretario original, el general Jim Kelly, se convirtió en el jefe del gabinete de Trump. Nielsen siempre fue gente de Kelly, y cuando las fortunas del general comenzaron a descender en la Casa Blanca, lo mismo ocurrió con la secretaria. Se multiplicaron las gritonizas, primero en privado, y después frente a otros miembros del gabinete. Y no es que la secretaria estuviera opuesta a las políticas radicales antiinmigrantes de Trump, pero la presión para aplicar medidas claramente ilegales llegó a su límite.

    Cuando Nielsen le señaló al presidente que su dependencia no podía implementar políticas directamente opuestas al mandato de las Cortes Federales, Trump explotó y la despidió el fin de semana.

    Detrás de todo esto, está el personaje más siniestro del equipo de Trump. Su nombre es Stephen Miller y ha sido el más férreo defensor del radicalismo antiinmigrante. A los 37 años, es la peor herencia que le dejó a Trump el ya de por sí impresentable Steve Bannon, ideólogo de las posturas nacionalistas de Trump desde la campaña. Miller le llena la cabeza a Trump con lo que quiere oír: afirma que el presidente tiene poder absoluto e incuestionable en temas de inmigración. Esto es falso y ha llevado al presidente a cometer excesos con consecuencias impredecibles.

    El viernes, hace casi una semana, Trump visitó Calexico, California. Sin duda, es una de las ciudades fronterizas sumergida en la crisis de inmigración. Su capacidad para recibir y alojar a familias de migrantes mientras esperan la decisión de un juez sobre su solicitud de asilo, está totalmente rebasada, al punto de que han tenido que poner en libertad a miles de migrantes, con la esperanza de que se presenten a las audiencias. Esto, para Trump, es inaceptable, pero es la ley. Hace meses, un juez federal declaró ilegal la separación de los niños de sus familias. El mismo viernes, otro juez falló en contra de la administración, haciendo ilegal el acuerdo al que llegó Trump con México, para que los migrantes esperaran sus audiencias en nuestro país. Cómo y con quién se llegó a ese acuerdo con México, es algo que no ha querido transparentar el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, pero eso es otro tema.

    Trump, en Calexico, se reunió con un grupo de agentes de la patrulla fronteriza. Les ordenó que ya no permitieran pasar migrantes, y que impidieran que solicitaran asilo. “Si tienen problemas con algún juez, díganles que ya no caben, que ya no hay capacidad.” Cuando los agentes solicitaron a sus jefes directos aclaración sobre la instrucción presidencial, fueron informados que, si seguían las órdenes de Trump, podrían incurrir en un delito, por el que tendrían que responder.

    Este episodio va más allá de la crisis en la frontera. Desde Nixon, ningún presidente de Estados Unidos había girado una orden expresa de cometer un delito. Trump está abiertamente retando al poder judicial, y esto ha hecho sonar toda clase de alarmas en el poder judicial, pero también en el legislativo.

    Una vez más, Trump pone a prueba a las instituciones, y anuncia oficialmente que Stephen Miller está a cargo del tema fronterizo. Mientras, tuitea que México está cooperando con él, y aquí ni sabemos ni preguntamos cómo, sumidos en el alud de ocurrencias diarias de la administración de López Obrador.

    ¿Qué puede salir mal?

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...de-la-frontera

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  3. #403

    Default


    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  4. #404

    Default

    Las señales

    Por Ezra Shabot.

    La posibilidad de predecir una crisis económica o, por el contrario, el inicio de un proceso de expansión, radica en la habilidad para identificar las señales que se emiten casi en forma diaria por parte de los diversos agentes difusores de información sobre lo que sucede en los mercados mundiales, o específicamente en uno de ellos. Es tal la cantidad de datos que aparecen diariamente, que cualquier análisis puede parecer correcto aunque resulte opuesto a otro igualmente sólido en su contenido.

    Cuando el economista Nouriel Roubini predijo, en 2006, que la burbuja inmobiliaria de las llamadas hipotecas subprime iba a detonar una crisis de magnitudes inconmensurables debido al alto grado de dependencia entre estas y el resto del sistema financiero de Estados Unidos, lo hizo en contra de la corriente mayoritaria de funcionarios y especialistas, que sostenían el principio de que bancos y empresas financieras eran “demasiado grandes para caer”, en el entendido de que siempre aparecería el brazo financiero salvador del gobierno federal para evitar la catástrofe.

    La quiebra de Lehman Brothers desató la tormenta y los grandes comenzaron a caer, llevándose consigo a millones de ahorradores y su patrimonio. Roubini y otros que entendieron la realidad pudieron salvar su patrimonio, algunos incluso hacer grandes fortunas por apostar contra el sistema, pero en el fondo se trató de la demostración clara de quienes supieron entender las señales, frente aquellos otros que por ignorancia o ambición desmedida cayeron al precipicio sin freno alguno.

    Esto nos lleva a aplicar este principio a la realidad mexicana actual, donde los equilibrios macroeconómicos creados desde la última crisis, en 1995, garantizaron evitar entrar en problemas de deuda inmanejable tanto para el gobierno como para sus empresas Pemex y CFE. Un Banco Central autónomo y organismos del mismo tipo en áreas como las telecomunicaciones, competencia económica, la información especializada, entre otros, cierran el círculo de ese binomio eficiencia-vigilancia que todo modelo económico requiere en un país democrático.

    Los datos que hoy tenemos de la economía mexicana nos obligan a encender las luces rojas de lo que puede suceder en unos meses, más allá del compromiso del gobierno federal de no endeudarse, mantener un superávit primario y garantizar un crecimiento del 2.0 por ciento. Las discrepancias entre López Obrador y Hacienda son un indicador de la diferencia entre deseo y realidad. Los intentos exitosos por retomar el control total de Pemex anulando a los consejeros independientes del Consejo de Administración, y haciendo lo propio para que la CFE regrese a ser la única proveedora de electricidad con el riesgo de caer no sólo en insolvencia sino en escasez de los recursos que proveen a la sociedad, vaticinan un oscuro futuro a corto plazo para el país.

    La eventual degradación crediticia de Pemex y CFE por las calificadoras y el efecto sobre el valor de la deuda de México romperán ese proceso de revaluación del peso mexicano, causado por la caída del valor del dólar en mercados internacionales y por una alta tasa de interés que el mercado mexicano paga a sus inversionistas, todavía confiados en la buena percepción que se tiene de la economía nacional.

    Todo esto hasta que el destino nos alcance y el bajo crecimiento de 1.0 por ciento para este año derive en tensiones sociales difíciles de manejar, y sin colchones presupuestales desperdiciados en meterle dinero a una empresa quebrada como Pemex. Si leemos bien los indicadores de inversión, consumo y crecimiento, deberíamos pensar en que lo que hoy parece una economía estable y con bajo crecimiento, podría ser el preámbulo de una crisis mayor.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...ot/las-senales

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  5. #405

    Default

    Héroes o villanos

    Por Macario Schettino.

    Los políticos profesionales, decíamos ayer, tienen una gran necesidad de tener poder. Son capaces de hacer casi cualquier cosa por alcanzarlo. Tal vez algunos estén en esta actividad para hacerse millonarios, aprovechando la gran corrupción, pero estoy convencido de que son pocos entre los profesionales. La mayoría de quienes se dedican a esto tiene como objetivo llegar a la presidencia del país, o cuando menos a la gubernatura del estado. En México, y en cualquier otra parte.

    Para ellos, la obtención del poder es tan importante que son capaces de subordinarse a personas que abusan de ellos, que los obligan a tomar decisiones en contra de sus convicciones, a trabajar todos los días, casi todas las horas, y vivir a duras penas durante muchos años. Conforme su suerte mejora, se convierten en esa persona que abusa de otros y les obliga a actuar según sus dictados.

    Acá en México, muchos de esos políticos profesionales consideran que utilizar dinero público para mantenerse en el poder, o para impulsar a otros de su grupo, no es corrupción. Por eso, aunque desfalcan al erario, insisten en que no son corruptos. Y de verdad lo creen.

    Por las características mencionadas, la política tiene una mala fama en todas partes del mundo. Esa fama puede ser un poco menos mala, o peor, dependiendo de las condiciones del país. Cuando las cosas van bien, se les tiene más paciencia a los gobernantes. Cuando van mal, los odiamos.

    Por eso mismo, el carácter heroico de los políticos no depende tanto de sus virtudes personales, que las tienen, sino de los resultados que dan cuando tienen poder. Y en muchos casos, los resultados no dependen de ellos, sino de una gran cantidad de circunstancias que no están en sus manos, aunque ellos lo crean, porque una condición indispensable del político exitoso es una vanidad a toda prueba, casi soberbia. Visto al revés, su condición de villanos es exactamente igual: fruto de resultados que, en buena medida, no dependieron de ellos.

    Por eso las historias de héroes y villanos no tienen utilidad alguna para entender el pasado, ni mucho menos el presente. La gran capacidad de Santa Anna para formar ejércitos, casi de la nada, lo convirtió en el gran personaje de México desde la Independencia hasta la Reforma, a pesar de todos sus defectos, y de los terribles resultados que lo colocan como uno de los grandes villanos de nuestra historia. La tenacidad de Juárez, por el contrario, lo ha puesto en el pedestal de héroe, sin importar que esa terquedad le haya impedido soltar la presidencia en casi tres lustros. Y así con todos los hombres ilustres de México, y del mundo entero, y también de las pocas mujeres que hasta antes de las últimas décadas pudieron ejercer poder.

    Pero si así es el pasado, así también es el presente. Recuerde que Carlos Salinas era poco menos que un héroe de nivel histórico hasta los últimos días de 1993, y de ahí se convirtió en uno de los villanos más odiados en poco más de un año. Y si su ascenso fue construido cuidadosamente por él mismo, su caída fue producto de eventos que no estuvieron bajo su control. Recuerde, los resultados, al final, determinan si un político es héroe o villano.

    El actual Presidente, me parece, ha construido una popularidad basada en el ataque, la polarización, la descalificación de sus contrarios. Y así lo ha hecho desde el inicio de su carrera política. Sin embargo, su condición de héroe o villano, a pesar de todo, será determinada por los resultados del tiempo que esté en el poder. Creo que la forma en que ha operado juega en su contra, pero será el tiempo el que decida.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...oes-o-villanos

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  6. #406

    Default

    Otra forma de pedir perdón

    Por Eduardo Sojo.

    La carta enviada a España y al Papa reclamando que se pidiera perdón a los pueblos originarios por actos cometidos hace 500 años, detonó un gran debate que tuvo aspectos positivos, como la gran cantidad de elementos para la reflexión que nos ofrecieron muchos historiadores y miembros de la comentocracia.

    Uno de los aspectos que más me llamó la atención fue la afirmación de que el juicio de la historia no está escrito en piedra, dado que se escribe desde el presente y como el presente es cambiante siempre puede re-visitarse un hecho histórico. Evaluar lo que pasó en aquellos años de acuerdo a los principios, valores y creencias de la actualidad no parece muy sensato y deja muy mal parados tanto a los conquistadores como a los pueblos originarios; sin embargo, es posible que a la luz del conocimiento científico de la actualidad existan nuevas evidencias que nos permitan entender de mejor manera lo que sucedió en aquellos años.

    ¿Nuevas evidencias de algo que pasó hace 500 años? Efectivamente. Carlos Arce, colega del CIDE, da cuenta de nuevas investigaciones que ilustran cómo la caída brutal de la población indígena entre 1520 y 1575 tiene mucho más que ver, de lo que se creía anteriormente, con las pandemias que azotaron la región y que fueron propiciadas por el contacto con los europeos. Las que más se conocen son la influenza, la viruela, el sarampión, la fiebre amarilla, el tifus y una enfermedad que los indígenas denominaron cocoliztli, que tuvo impactos especialmente dramáticos en términos del número de indígenas infectados que fallecieron. En el artículo ‘Perdón, me equivoqué’, Arce señala que estudios publicados el año pasado por la investigadora alemana Ashlid Vagene, especialista en aqueogenética del Instituto Max Planck de Ciencias de la Historia Humana, muestran que la cocoliztli coincide con una cepa de la Salmonella Entérica Paratyphi C. La investigación es el resultado de estudios de ADN practicados a restos de cientos de personas encontrados recientemente en Oaxaca, cuyo deceso ocurrió a mediados del siglo XVI. Lo anterior refuerza las evidencias del gran impacto que tuvieron las pandemias en la disminución de la población indígena en tiempos de la conquista.

    También me ha llamado la atención la frecuente reiteración de que más que juzgar cosas que pasaron hace varios siglos, se debe pedir perdón por lo que los mexicanos hemos hecho o dejado de hacer, y que se ha traducido en una menor calidad de vida de los pueblos indígenas que el resto de la población. Sería un perdón diferente, porque llevaría a la acción, a diferencia del perdón histórico cuyas consecuencias son muy vagas. En lo personal no me parecería mal el perdón histórico, como ya lo hizo el Papa hace algunos años, lo que resulta un tanto extraño es que se reclame que se pida perdón a través de una carta. En todo caso, creo que resulta más útil voltear la mirada hacia los agravios del presente.

    México es un país con gran importancia y diversidad étnica. Tradicionalmente los censos se habían acercado a la cuantificación de la población indígena a través de la condición de habla de lengua indígena; bajo este concepto en el 2015 se cuantificaron 7.4 millones de indígenas de tres años y más. Por otro lado, siguiendo recomendaciones internacionales, en los últimos ejercicios censales e intercensales el INEGI ha incluido la pregunta de identidad étnica, es decir, si las personas se consideran indígenas por su cultura, costumbres o tradiciones, independientemente de que hablen o no una lengua indígena. Bajo este concepto de auto-reconocimiento o auto-adscripción la población indígena asciende a poco más de 25 millones de personas (uno de cada cinco mexicanos).

    Pero lo más relevante y dramático es que cuando analizamos diversos indicadores del desarrollo de los pueblos indígenas, pareciera que viajamos muchos años atrás en el tiempo. En el 2015 el promedio de escolaridad de la población hablante de lengua indígena era de 5.7 años, que es el promedio que tenía el país en los ochentas. El analfabetismo para este grupo de la población era de 23.0 por ciento en ese mismo año, similar a la tasa promedio que tenía México en 1970 (25.8 por ciento), cuarenta y cinco años atrás.

    En este contexto, y aunque al parecer hemos entrado a una suerte de pereza en el diseño de políticas públicas, donde el eje central de la política social es la transferencia de recursos monetarios sin considerar la raíz de los problemas que se desea enfrentar, el repensar la política social para y con los pueblos originarios resultaría una buena forma de pedir perdón.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...e-pedir-perdon

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  7. #407

    Default

    ¿Para esto querían gobernar?

    Por Pablo Hiriart.

    El presidente López Obrador se pasó 18 años en campaña contra lo que según él eran políticas “neoliberales” que no hacían crecer la economía del país.

    Incluso ya como mandatario, en un evento público, declaró oficialmente muerto al neoliberalismo en México.

    La novedad es que vamos a crecer menos que en los gobiernos que tanto dice detestar.

    Prometió que en su sexenio la economía crecería, en promedio, cuatro por ciento.

    No va a ser así. Otra vez sus números son imaginarios y no se apegan a la realidad.

    En el escenario más favorable vamos a crecer en el sexenio, según el reporte que dio el FMI la semana anterior, un pálido 2.3 por ciento.

    Muy lejos de lo que creció la economía en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, por ejemplo, que lo hizo al 4.1 por ciento (ver El Universal del miércoles de la semana pasada).

    No deja de ser curioso: el que durante más de 30 años se ha dedicado a calumniar y combatir a Salinas, se planteó crecer una décima menos de quien él llama el padre de todas las desgracias de México.

    Y en los hechos, si bien nos va, AMLO hará crecer a la economía 2.3 por ciento.

    Con una diferencia respecto a Salinas de Gortari: en ese sexenio se recibió el país con una inflación de 160 por ciento y el precio del barril de petróleo tuvo un promedio de paupérrimos quince dólares con 20 centavos, y en la actual administración oscila por los 64 dólares el barril.

    ¿En qué vamos a estar mejor sin eso que sepultó con el nombre de neoliberalismo?

    Sí, en el gobierno de Felipe Calderón se creció sólo 1.8 por ciento… por una crisis externa, la peor desde 1929: el mundo se desplomó y nuestra economía llegó a tener un crecimiento negativo de seis o siete puntos. Y se levantó.

    Ahora, sin crisis externa, lo proyectado para el sexenio es crecer 2.3 por ciento.

    Si todo camina sin contratiempos, el T-MEC se aprueba y no se cometen errores costosos, vamos a crecer menos que con Peña Nieto, cuando la economía creció a un promedio muy bajo: 2.4 por ciento.

    Podrá presumir López Obrador que él logrará hacer crecer la economía más que Miguel de la Madrid, cuando el PIB creció en promedio 0.3 por ciento, pues padecimos la resaca de la docena trágica del populismo, que nuestro actual presidente tanto admira.

    Lapidario el proyecto de crecimiento pronosticado para este sexenio: 2.3 por ciento, sin que se nos atraviese ninguna crisis externa ni se genere una interna.

    ¿Para eso tanto grito durante todos estos años?

    Dividió a los mexicanos para, a la hora de la verdad, crecer mucho menos que Salinas, que Zedillo –con todo y 'error de diciembre'–, e incluso menos que Peña Nieto, de quien pidió su salida prematura del cargo.

    Recorrió tantas veces el país, haciendo la condena de los gobiernos “neoliberales”, con la promesa de llevarnos casi al paraíso, y en el mejor de los casos vamos a crecer a 2.3.

    En 2019, cuando supuestamente íbamos a crecer al cuatro por ciento, tendremos un crecimiento de uno por ciento.

    ¿Para eso querían gobernar? ¿Para hacer de México un país más pobre?

    ¿No era al revés?

    Lo peor del caso es que –al menos por ahora– la baja en las estimaciones de crecimiento no son por motivos económicos, sino políticos.

    Ahí están los titulares de los periódicos:

    “Reduce el FMI sus estimados para México por falta de certidumbre” (El Financiero, 10 de abril).

    “Incertidumbre, inseguridad y corrupción ponen en grave riesgo la economía: BdeM” (La Jornada, 11 de abril).

    “México sólo crecerá 2.3 por ciento con AMLO, proyecta el FMI” (El Universal, 10 de abril).

    Para este año el FMI recorta el estimado de crecimiento de México a 1.6 por ciento.

    La CEPAL lo recorta a 1.7 por ciento.

    Esos números significan menos empleos formales (el viernes IMSS dio a conocer que en marzo cayó 46 por ciento el ritmo de la creación de empleos, respecto al mismo mes del año anterior).

    Implican más recortes de personal, en el gobierno y en el sector privado, donde personas valiosas, capaces, se tienen que ir porque la economía anda mal.

    Mayor inseguridad, pues ya tenemos el trimestre más violento desde que hay estadísticas (el gasto en seguridad cayó en el primer bimestre, en términos reales, 31 por ciento)

    También, deterioro de los servicios de salud (el gasto público en ese rubro cayó 13.6 por ciento en términos reales en el primer bimestre).

    Menos recursos para la educación (la caída real en el bimestre fue de 12 por ciento).

    El mal arranque de sexenio está a la vista, y el panorama a futuro pinta mal porque el presidente se niega a admitir sus errores.

    ¿Para eso amenazaron con 'soltar al tigre', dividieron al país y pusieron piedras a los sucesivos gobiernos?

    ¿Para esto querían gobernar?

    https://elfinanciero.com.mx/opinion/...erian-gobernar

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  8. #408

    Default

    Ramos y la fuente presidencial

    Por Jorge Castaneda Gutman.

    El episodio del intercambio mañanero de López Obrador con Jorge Ramos reviste múltiples facetas, no todas ellas susceptibles de ser comentadas en una sola columna. Prefiero dejar a un lado la sustancia per se del diálogo, debate, o sesión de preguntas y respuestas, para centrarme en el efecto del mismo sobre la realidad de los medios en México.

    Antes de ello, sin embargo, debo decir que ambos salieron bien parados. Ramos, porque en materia de fondo, le ganó a AMLO. Pero este último, aunque no acepte yo las tonterías de sus seguidores a propósito de su buena disposición de permitirle la entrada a Palacio o de darle la palabra –no le quedaba de otra–, es un hecho que llegó preparado, respondió y aguantó vara. Y Ramos hizo lo propio, en su estilo, que a algunos les complace –a mí, por ejemplo– y a otros no.

    No obstante, lo más interesante me pareció el contraste entre el comportamiento de Ramos y el de los demás participantes –no quiero decirles colegas– en las dizque conferencias de prensa de AMLO desde el 2 de diciembre. Ramos es un periodista extraño: un garbanzo de a libra. Salió de México a mediados de los años ochenta, teniendo la fortuna de no haberse viciado por la porquería que eran los medios en México en esa época. Vi a un pobre diablo en Twitter preguntarle dónde estaba en 1982, cuando la nacionalización de la banca: en la universidad, a los 22 años. Es más mexicano que el chile, pero formado como periodista en Estados Unidos. Es decir, es, a la vez, legítimo tenerlo como rasero para los medios mexicanos, y no lo es del todo. Es un mexicano-norteamericano.

    Por una sencilla razón. Ramos gana mucho dinero como conductor de Univisión, con toda la razón del mundo; Univisión le paga bien, con toda la razón del mundo; los anunciantes de Univisión, a su vez, invierten en Univisión y en el noticiero de Ramos porque les conviene, y no tienen miedo.

    Nada de eso es cierto en México. Desde hace meses, varios comentócratas –los menos– hemos señalado el carácter patito de las mañaneras de AMLO. Medios patito, integrantes patito de la fuente de Presidencia, preguntas patito de los participantes, respuestas patito de AMLO, reacciones patito (sin seguimiento) de la fuente. Sin novedad, de un lado de la ecuación: cuando mi querido amigo Rubén Aguilar hacía lo mismo que AMLO como vocero de Fox, las preguntas de la fuente eran igual de aberrantes que ahora.

    Pero Ramos los puso en evidencia. Llegó preparado: con sus datos en mano. Fue conciso: sin idioteces de contexto, antecedentes o calentamiento por nervios. Hizo el seguimiento –respetuoso– de su pregunta cuando AMLO no contestó. Y después relató con claridad su versión del contenido del intercambio. Esto sencillamente es imposible que suceda con la enorme mayoría de los reporteros de la fuente presidencial que asisten a las mañaneras (las de ahora, las de AMLO hace quince años, y las de Fox y Calderón; con Peña no existían).

    Por tres razones. La primera, la menos culposa, la de los reporteros. No pueden. No tienen el tiempo, la paz mental, la formación, la valentía o la capacidad de comportarse como Ramos. Y obvio, no ganan como él ni cuentan con la seguridad de empleo de Ramos, enfrentándose a Trump, a Maduro o a López Obrador. No se le puede pedir peras al...

    Segundo: los dueños de los medios en México no pueden tampoco mandar a sus periodistas más destacados, mejor formados, más valientes –hay muchos– y mejor pagados a las mañaneras. Primero, porque es muy temprano y los años pasan. Luego, porque el enfrentamiento es inevitable, y no lo desean. Tercero, porque el protagonismo del conductor de un gran noticiero de televisión o radio es algo que prefieren evitar. Conviene recordarlo: Ramos tiene más audiencia mexicana que el noticiero de la noche de las grandes televisoras en México.

    Por último, los anunciantes. Al final, los medios viven de la publicidad, privada u oficial. La última ha desaparecido hasta ahora; la privada se encuentra en picada. Lo último que desean es patrocinar a comentócratas, conductores o incluso reporteros de la fuente que pongan en dificultades al 'señor presidente', con o sin razón. Después del linchamiento de Ramos en las redes, supongo que entiendo su reticencia.

    https://elfinanciero.com.mx/opinion/...e-presidencial

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  9. #409

    Default

    Viernes de Ramos

    Por Salvador Nava Gomar.

    Previo al Domingo de Ramos, con que inicia Semana Santa, Jorge Ramos, el aguerrido reportero mexicano que trabaja en EU, interactuó el viernes pasado en la conferencia de prensa mañanera del presidente López Obrador.

    Ramos es un hombre incómodo para el poder. Incisivo, directo, contundente. Revira rápido y no se deja envolver por la miel que derrama retórica. No permite el cambio de dirección que evita respuestas de nuestros políticos, especialmente del Presidente, que de un interrogante específico termina divagando, como ocurrió vergonzosamente hace días al responder a una reportera que cuestionaba si el tabasqueño compartía las declaraciones de Barack Obama, con referencia a Donald Trump: “No, lo que diga mi dedito, vamos a batear aunque sea teóricamente. Me gustaría batear en una práctica de beisbol, pero no he podido. Antier fui un ratito, este, al campo de la universidad, no fui a tranviarios, es que hay liga y hay mucha gente, entonces, este, no puedo, este, practicar como debe ser, porque tengo que ser respetuoso con la gente y me saludan y este, ya no puedo, entonces me fui al campo de beisbol de la universidad, allá por Insurgentes, y sí estuve bateando. Bien, bien, bien, bien, sí, sí, este, veía yo en la pelota algunas cositas que no me gustaban y este, macaneaba yo fuerte, le daba yo en el mero centro, en el mero centro, bueno, y así saca uno… se relaja. ¿Eh? Es como suspirar profundo, pero bueno, bateo, bateo” (haciendo referencia a que bateaba la pregunta). Todo lo anterior frente a cámaras, micrófonos y ojos y oídos estupefactos de medios y público que lo seguimos.

    Por la tangente, dueño del lugar y del mensaje. A veces estudiado, a veces improvisado. La mayoría de ocasiones regresa al discurso de siempre, pero Ramos no lo dejó. Lo llevó contra las cuerdas. Tras agradecer su gestión para que fuera liberado por la retención del dictador Maduro, reprochó rápido y con elegancia que AMLO no llame dictadura a Venezuela y se metió de lleno a los homicidios que van en el sexenio y a los ataques del Presidente contra la prensa:

    Las cosas no han cambiado en México: van ocho mil 524 homicidios, y si esto continúa, 2019 sería el año más sangriento y violento en la historia de México. Le espetó que había muchos militares para una guardia civil, y preguntó: “¿Qué va a hacer en el corto plazo para que las cosas no continúen así y que México no siga siendo uno de los países más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo?”; a eso sumó: “No ayuda que usted desacredite a los periodistas o que pida que un medio revele sus fuentes, eso es un ataque a libertad de prensa”.

    El Presidente no pudo responder, intentó esconderse en sus repetidas muletillas: que trabaja como nunca se había hecho, que antes no había estadísticas confiables… Ramos atajó su extravío, le dijo que no controlan nada. AMLO se fue al rincón de la corrupción e impunidad que dice ya no hay; Ramos reviró: “Impunidad sigue habiendo: feminicidios, asesinatos de seis periodistas en su gobierno”. “Lo están atendiendo”, contestó el Presidente, pero antes no había elementos de garantía porque Ejército y Marina no estaban facultados…Vamos, dijo, a resolver el problema y volvió al discurso de campaña: gobiernos que saqueaban y no representaban, abandono al campo, cancelación de la política neoliberal.

    Ramos señaló que no hay resultados, que las cifras aumentan; el Presidente dijo que tiene otro datos, con lo que el periodista evidenció: “Son datos de su propia Secretaría de Seguridad”, a lo que el mandatario sólo respondió con un “vamos viéndolas”.

    El Presidente arremetió contra uno de sus villanos favoritos: el periódico Reforma, dijo que protegía a gobiernos del periodo neoliberal, que tiene pruebas de que ayudó a legitimar el fraude del 2006 (¿por qué nunca las presentó?), apoyó su desafuero y su distintivo es la hipocresía. Ramos aclaró que no era cierto, que trabaja hace mucho tiempo ahí, y lo más importante, dijo que el Presidente no puede pedir las fuentes a ningún periodista. AMLO se extravió, dijo que si a él le piden transparencia, él puede pedirla a un medio. Confusión grave de conceptos entre derechos y obligaciones. Ramos sentenció: pedir fuentes es atacar la libertad de prensa.

    Después del intercambio con Jorge Ramos, el gobierno desapareció las cifras de homicidios del portal del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Qué vergüenza, en lugar de afrontar la evidencia, la desaparecen. Opacas avestruces aplaudidas entre balazos que no escuchan y muertos que no reclaman.

    https://elfinanciero.com.mx/opinion/...ernes-de-ramos

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  10. #410

    Default

    Las mañaneras al paredón

    Alejo Sánchez Cano.

    Las conferencias mañaneras siempre dejan de qué hablar, más después del ríspido encuentro entre el presidente y el periodista Jorge Ramos, quien tuvo los arrestos suficientes para, en una retahíla de preguntas y réplicas, lograr evidenciar el inicio sangriento del sexenio, en donde el 2019, de seguir la tendencia de inicio del año, será el más sangriento de la historia; así como dejar claro que no se puede vulnerar los derechos de los periodistas, particularmente en lo relativo a la secrecía de las fuentes, amén de apuntar sobre la militarización de la Guardia Nacional.

    “México se ha convertido en uno de los países más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo y no ayuda que usted desacredite a los periodistas o que pida que un medio revele sus fuentes, eso es un ataque a la libertad de prensa”, advirtió Ramos al presidente.

    Luego del desencuentro entre el comunicador y el primer mandatario se desataron los demonios en las redes sociales. Unos, alabando la valentía del comunicador, otros condenando su irreverencia, lo cierto es que, ahora los desmañanados reporteros que acuden a la conferencia de prensa presidencial, han obtenido una lección gratis, sobre cómo inquirir, hurgar e insistir en conseguir información, o por lo menos sembrar entre el colectivo, inquietudes sobre determinados temas.

    Buena parte de los asistentes a las mañaneras son personas afines a AMLO, quienes tienen la tarea de construir un dique de contención y apoyo que va desde festejarle sus chistoretes, hasta alabarlo por su excelsa condición física.

    Otros, los reporteros serios de la fuente, siempre buscan por mutuo propio o por órdenes de la redacción, la nota o atienden la coyuntura informativa, sin embargo, el presidente, la mayor parte de las veces, evade o en el mejor de los casos proporciona información que a la postre no es verídica, ya que al cotejarla con los hechos, resulta falsa.

    Lo que diga mi dedito o contar sobre sus prácticas beisboleras, son recursos que suele esgrimir López Obrador, cuando de plano, no sabe o no quiere contestar.

    Veremos qué tanto sirvió el affaire AMLO-Ramos, ya no para mejorar las conferencias de prensa, de hecho eso es lo de menos, sino para que la información vertida por el presidente de México sea fiel a los hechos, que tenga más contenido y datos duros verídicos.

    Cierto, esta manera de posicionar en la agenda nacional los temas de interés para el presidente, en donde las llamadas cortinas de humo son una constante, es la piedra angular de su forma de gobernar. Decíamos en otra colaboración que son origen y destino de un proyecto político transexenal y de construir una realidad virtual en torno a la llamada 4T.

    Una realidad virtual habla de un México oficial que contrasta notablemente con el México real.

    Dos ejemplos para ejemplificar: El empleo y la seguridad pública. En el primero, de acuerdo a las cifras del IMSS, se desploma en el primer trimestre del año, en un 45.4 por ciento, lo que se convierte en el porcentaje más bajo para dicho periodo desde 2009. Esto sin considerar a los empleados públicos que cotizan el ISSSTE y que por lo menos, han sido despedidos cerca de 50 mil.

    Lo grave es que la tendencia seguirá siendo negativa en los próximos meses.

    En el tema de la inseguridad ya Jorge Ramos dio las cifras que son del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, que son diferentes a los que tiene López Obrador y que muestra en sus conferencias de prensa.

    Lo que es un hecho es que la sociedad mexicana, por lo menos un sector que cada día es creciente, es demandante y participativa y que a través de las redes sociales o por lo menos en sus comunidades, se muestra recelosa y contraria a la postura oficial.

    https://elfinanciero.com.mx/opinion/...ras-al-paredon

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  11. #411

    Default

    Lo que dicen las cifras del empleo

    Por Enrique Quintana.

    Las cifras de empleo formal de marzo debieran encender las luces amarillas en la economía.

    Le recuerdo que el dato, que se dio a conocer el pasado fin de semana, fue un crecimiento de 2.8 por ciento en el número de trabajadores registrados ante el IMSS.

    La tendencia a la baja en este indicador es evidente si se observa que en diciembre el ritmo del empleo era de 3.4 por ciento. Y resulta más claro si observamos que hace un año, en marzo de 2018, crecía al 4.2 por ciento.

    Si observamos la diferencia en el número de empleos nuevos creados, encontramos que en marzo de 2018 se crearon 90 mil 509, mientras que en el mismo mes de este año fueron 48 mil 515. Es decir, la caída fue de 46.4 por ciento de un año a otro.

    Poniendo lupa a los dos sectores que más empleo formal generan, observamos que la industria de la transformación creó 11 mil 231 nuevos puestos de trabajo en marzo, una cifra 55 por ciento menor a lo gestado un año antes.

    En el caso del comercio, se generaron 15 mil 975 nuevos empleos, 48.2 por ciento menos que en marzo de 2018.

    ¿Por qué razón se generan menos empleos?

    Básicamente por dos razones. O porque la actividad económica del presente es menor que la del año pasado o bien porque hay la expectativa de que baje más aún y las empresas hacen los ajustes para anticiparse a las futuras condiciones del mercado.

    Si se tratara de un indicador aislado, quizás habría que tomar con pinzas su significado, pero hay que recordar que, por ejemplo, los comercios afiliados a la ANTAD tuvieron una caída real de 3.2 por ciento en sus ventas en marzo. O bien que las ventas de autos cayeron en 1.5 por ciento en ese mismo mes.

    En la medida que se sumen indicadores, lo más probable es que se valide la clara tendencia a la baja.

    Claro que no toda la República Mexicana es igual. En Baja California Sur, cuya actividad turística no frena, hubo un crecimiento del empleo de 6.7 por ciento; Querétaro aumentó en 6.1 por ciento y Campeche, finalmente crece, y lo hizo a 5.5 por ciento.

    Pero en contraste, en Guerrero el número de empleados asegurados cayó en 6.1 por ciento; Tabasco decreció en 0.7 por ciento y Chiapas apenas aumentó en 0.3 por ciento.

    Sin embargo, en medio de este mosaico, la tendencia dominante es marcadamente a la baja.

    ¿Podría llegar un momento en el que, a escala nacional, pasemos de la desaceleración a una pérdida del número total de puestos de trabajo?

    Por lo pronto no se ve esa amenaza.

    La última vez que vimos algo así en México fue entre finales de 2008 y principios de 2009.

    Desde noviembre de 2008 hasta mayo de 2009 hubo una caída casi continua del empleo.

    La reducción, en ese lapso, fue de 4.8 por ciento, con una pérdida de casi 700 mil puestos de trabajo.

    La razón fue que la economía cayó a un ritmo que en mayo de 2009 llegó a ser de –8.3 por ciento anual (medido por el IGAE), una de las peores desde que se calcula este indicador, sólo superada por algunos meses de 1995, cuando la economía cayó hasta en 10.3 por ciento.

    Ni los más pesimistas ven en este momento un escenario en el que se presente una caída, lo más probable es ‘sólo’ un menor crecimiento del empleo... por si sirve de consuelo.

    https://elfinanciero.com.mx/opinion/...ras-del-empleo

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  12. #412

    Default

    Los exhibidos el viernes en Palacio

    Por Pablo Hiriart.

    Jorge Ramos es un entrevistador polémico por su protagonismo –la noticia es él–, y su concepto del periodista como un ángel exterminador de funcionarios.

    A diferencia suya, entiendo el papel de los periodistas y de los medios de comunicación –alguien lo dijo, aproximadamente, alguna vez–, como un esfuerzo por contarle y explicarle el país al país, el mundo al país y, de ser posible, el país al mundo y el mundo al mundo.

    El entrevistador de Univisión, en cambio, opta por triturar a sus interlocutores con sus palabras y no con las de ellos.

    Sin embargo, el viernes pasado en Palacio Nacional, Jorge Ramos no fue protagónico, actuó de manera respetuosa, ejemplar, y fue linchado en forma vil por los seguidores del presidente.

    Ramos exhibió que el gobierno tiene una doble contabilidad de los crímenes que se cometen en el país.

    Nos explicó que el gobierno usa la contabilidad que le conviene, y que en algo tan delicado como son las muertes violentas, el presidente no está bien informado pese a reunirse todos los días a las seis de la mañana con su gabinete de seguridad.

    ¿Tanto madrugar para enredarse con las cifras que ve a diario?

    Bueno, ese es otro tema.

    El caso es que Ramos fue objeto de linchamiento en redes sociales e incluso en medios profesionales, como La Jornada, donde uno de los redactores de la Constitución Moral que engendra el nuevo gobierno para recetarnos a los ciudadanos, Enrique Galván Ochoa, calificó su intervención en la conferencia mañanera como un sketch con fines comerciales.

    Llega a tal extremo el fanatismo censor de este redactor de la Constitución Moral, que reprocha en La Jornada que a Ramos lo hayan dejado preguntar en público y que todo “se hubiera evitado si la entrevista con Jorge se hace aparte”.

    Muchos fueron los exhibidos con lo que ocurrió el viernes por la mañana en la conferencia en Palacio.

    El presidente no soportó que lo hayan expuesto como un desconocedor de la materia que ve a primera hora todos los días, y cobró venganza con una amenaza alarmante.

    Ayer lunes, en su conferencia mañanera, le sembraron a un adulador, de larga data entre sus filas, para –en forma de pregunta– insultar a Ramos en cadena nacional. Lo llamó “cirquero” por haberlo “increpado” por la inseguridad en México.

    López Obrador, en su respuesta, soltó una amenaza a los periodistas, de la cual deben haber tomado nota la Comisión Nacional de Derechos Humanos y las agrupaciones internacionales que defienden a comunicadores.

    Dijo a los que estaban en la rueda de prensa: “ustedes no sólo son buenos periodistas, son prudentes, porque aquí los están viendo y si ustedes se pasan, pues ya saben lo que sucede. Pero no soy yo, es la gente, no es conmigo, es con los ciudadanos”.

    De la amenaza verbal del presidente a la violencia física contra periodistas críticos hay un paso pequeño.

    Si ustedes se pasan, pues ya saben lo que sucede.

    Los van a demoler, es lo que viene a continuación.

    El presidente da carta blanca para linchar, que más de alguien entre sus seguidores o subordinados (con o sin uniforme) interpretará como “al ataque cuando se pasen los críticos”.

    La vida de los periodistas que investigan al narco siempre está en un hilo. Hay muertos por ello.

    Ahora los que critican al presidente también están advertidos. Su integridad física, moral o profesional, corre riesgos.

    Y el presidente evadirá la responsabilidad con la coartada de que “no soy yo, es la gente. No es conmigo (con quien se meten), es con los ciudadanos”.

    Terrible la amenaza, que viene del propio presidente de la República.

    A raíz del episodio del viernes en Palacio, también se exhibieron los 'sorprendidos'.

    Hasta ahora se dan cuenta de que López Obrador es un autoritario y no un demócrata.

    Algunos de los 'sorprendidos' votaron por él, en julio o 2006, y ahora se dicen preocupados y hasta indignados.

    Jamás levantaron la voz cuando otros medios y periodistas eran agredidos por las huestes de López Obrador durante su periodo como jefe de Gobierno.

    No hay nada nuevo en el personaje, al cual se le debe respeto porque es presidente de todos nosotros.

    Pero eso no le quita uno sólo de sus defectos que venimos señalando desde hace treinta y un años. La intolerancia, por ejemplo.

    https://elfinanciero.com.mx/opinion/...nes-en-palacio
    Last edited by Sirius2b; 16-04-19 at 10:53 AM.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  13. #413

    Default

    Reporte Müller.

    Por Leonardo Kourchenko.

    Si bien el presidente Donald Trump se adelantó a cantar victoria que a su juicio “lo exonera” de las acusaciones o sospechas de colusión con Rusia para las elecciones del 2016, el reporte de Robert Mueller (investigador especial) está lejos de cerrar su último capítulo.

    Está previsto que el jueves a más tardar, el Fiscal General, William Barr, entregue al Congreso de Estados Unidos una copia del reporte para el análisis y lectura de los legisladores. Sin embargo el trámite no será tan sencillo, porque existen una serie de elementos jurídicos que aún están en el aire:

    1. El reporte de 300 páginas se entregará editado (censurado), con líneas y párrafos completos cubiertos con tinta de distintos colores, según el propio secretario de Justicia. Las tintas pretenden diferencias información irrelevante, insubstancial, afectación a terceros y otras. Es decir, el señor Barr eliminará información sensible que pudiera dañar políticamente a su jefe, el presidente Trump.

    2. No está claro si a pesar de que el informe –en sentido estricto y siempre según la versión de cuatro páginas que entregó el mismo procurador Barr no encuentra evidencias sólidas respecto a la probable colusión entre Trump, su campaña y los rusos para intervenir y desviar las elecciones presidenciales del 2016, si señala pruebas y evidencias de probable obstrucción de la justicia. Otro delito con la suficiente profundidad y gravedad que pudiera causarle daño a Trump. Esa parte, piensan los demócratas en la Cámara, seguramente será censurada, aunque hay declaraciones múltiples que señalan la forma en que Trump y su equipo, intentaron influir en el testimonio de testigos. A eso se le llama obstrucción de justicia.

    3. El señor Barr no ha aclarado –incluso después de su comparecencia-- si la Casa Blanca y los abogados de Trump han visto el reporte completo. Esto podría causar todo otro caso de justicia sesgada o inclinada a favor del presidente.

    4. Nadie ha aclarado porque, si en efecto Trump o su campaña no cooperaron con los rusos, o se vieron beneficiados de su información durante la campaña, sostuvieron tantos encuentros y contactos a lo largo de la contienda. Seguro no se trataba de intercambiar información turística. En este renglón, los testimonios también son elocuentes.

    Robert Mueller, investigador especial del caso, entregó su informe y se esfumó de la vida pública. Eventualmente, será llamado por el Congreso y tendría que testificar acerca de su propio reporte. Lo que colocaría a la oficina del secretario de Justicia Barr, en un severo predicamento.

    Varios integrantes del equipo de Mueller han declarado ya a los medios, que las afirmaciones de Barr y del subprocurador Rosenstein, son inexactas o imprecisas en relación al contenido del reporte. Es decir, existe un intento manifiesto por “matizar” o “desviar la información” y los hallazgos que seguramente aporta el informe original.

    Lo que sigue ahora será la primera escaramuza entre demócratas y el procurador Barr para ver y recibir el informe completo.

    Después, traer al propio Mueller o a integrantes de su equipo a comparecer.

    El presidente por su parte, hará todo lo posible por descalificar a los demócratas a quienes señala como “cazadores de brujas” por lo que a su juicio es un intento desmedido por dañarlo políticamente.

    La clave es observar si los congresistas son hábiles y eficientes en desentrañar la verdad de las evidencias y los testimonios. Aún puede llevar, muchos meses.


    https://elfinanciero.com.mx/opinion/...eporte-mueller

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  14. #414

    Default

    El presidente ordena desobedecer la ley

    Por Pablo Hiriart.

    El presidente de la República llamó a tres secretarios de Estado a desobedecer la Constitución.

    Había prometido que en su gobierno “nada ni nadie estará por encima de la ley”.

    Cuatro meses después cambió de opinión.

    Ayer el mandatario firmó un memorándum en el que ordena a las secretarías de Gobernación, Hacienda y Crédito Público, y Educación Pública, no aplicar las leyes de la reforma educativa aprobada en 2013.

    De acuerdo con el artículo 16 de la Constitución, todo acto de autoridad debe estar fundado, motivado y ser emitido por autoridad competente.

    A raíz de ello el exministro de la Suprema Corte, José Ramón Cossío, aseveró: “Acabo de leer el memorándum recién emitido por el presidente. Carece de motivación y fundamentación. No se cita una sola norma jurídica. Fácilmente impugnable jurídicamente”.

    La reforma educativa fue aprobada en los términos constitucionales correspondientes por el Congreso de la Unión y los congresos de los estados, en 2013.

    Seis años después, el presidente López Obrador firma un memorándum en que la deja sin efecto.

    Obviamente se trata de una medida anticonstitucional, en la que el presidente de la República se atribuye facultades que corresponden a otros poderes.

    Las instrucciones que dio AMLO a los secretarios de Estado consisten en que “mientras el proceso de diálogo (con la CNTE) no culmine en un acuerdo, las otras instancias del Poder Ejecutivo Federal involucradas dejarán sin efecto todas las medidas en que se haya traducido la aplicación de la llamada Reforma Educativa”.

    Lo anterior, dice el presidente, es porque no ha sido posible “hasta la fecha, alcanzar un acuerdo entre el Legislativo y los distintos sectores del gremio magisterial para derogar la Reforma Educativa y reemplazarla por un marco legal satisfactorio, útil y funcional”.

    Es decir, mientras su partido se pone de acuerdo con la CNTE para derogar la reforma educativa de 2013, el presidente la deja sin efecto por su voluntad individual.

    Ya los juristas dirán en qué delitos incurren las autoridades que violen la ley y cuál será el castigo, pero el hecho es inédito.

    Una reforma constitucional aprobada y en marcha desde hace seis años es dejada sin efecto por el presidente, pues a él no le gusta.

    Cuando un presidente asume las facultades del Legislativo o el Judicial, la separación de poderes desaparece y se concentran en una sola persona.

    Eso tiene cualquier nombre, menos Estado de derecho y régimen democrático.

    Nada le impide al presidente tener sus propias ideas sobre la reforma educativa, pero no tiene autoridad alguna para derogar la existente y reestablecer el entramado de leyes que estaba en vigor antes de 2013.

    Entre la derogación de facto que ordenó ayer el presidente, y la puesta en práctica de las leyes previas a 2013, no existe ningún proceso legal, más que un memorándum firmado por AMLO.

    Ya lo había dicho el domingo: “Qué reforma educativa ni qué nada”; va para abajo con procedimiento legislativo o sin procedimiento legislativo.

    El sábado expuso en Hopelchén, Campeche:

    “Nada de evaluación. Se supone que quien ya estudió en una normal y que da clases, ya está capacitado”.

    Así es su manera de pensar, hacia allá lleva al país, pero eso no lo faculta a ordenar que se viole la ley vigente y que se regrese a la previa de 2013, sin el proceso legislativo correspondiente.

    Y como Morena no tiene mayoría calificada en el Congreso, entonces en un golpe de fuerza envía un memorándum firmado por él, a fin de que Carlos Urzúa, Olga Sánchez Cordero y Esteban Moctezuma desobedezcan la Constitución y apliquen una legislación derogada hace años con todos los procedimientos constitucionales.

    Veremos qué dice el Poder Judicial al respecto, pues su determinación en este caso marcará el rumbo del país.

    O tenemos una república de leyes, o un país cuyo gobierno hace y deshace disposiciones constitucionales con la sola firma del presidente.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...bedecer-la-ley

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  15. #415

    Default

    La verdad y la mentira bajo la 4T

    Por Jorge Castaneda Gutman.

    En los últimos días se han producido dos debates, o controversias, sobre cifras de la vida nacional. Ambas discusiones son importantes y muy positivas para el país.

    En primer lugar, gracias a la intervención de Jorge Ramos y a las respuestas de López Obrador, existe una divergencia sobre el número de muertos y el nivel de violencia de los meses iniciales del sexenio. De acuerdo con el presidente, las cifras descendieron; según el periodista, subieron. Varios especialistas –entre ellos Alejandro Hope– han procurado explicar la diferencia con elementos técnicos –fuente de los datos, tipología, manipulación, etc.– y ofrecer una opinión sobre el fondo. De lo que entiendo de estos análisis, Ramos tuvo razón, y los números que divulgará el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública el 20 de abril, o dos días después porque es sábado, corroborarán esta opinión. A menos de que, como ha sugerido Raúl Trejo, el gobierno manosee los datos del SESNSP y rompa la serie histórica que se remonta a fines del siglo pasado.

    El segundo debate se refiere al crecimiento del empleo formal en México durante el primer trimestre. De acuerdo con la mayoría de las versiones de prensa del fin de semana, el número de empleos creados, permanentes y eventuales, según los registros del IMSS, fue el menor para un mes de marzo desde 2009 (durante la gran recesión mundial). Para el primer trimestre, se trata del peor número desde 2014. Especialistas, como nuestro director Enrique Quintana, también presentaron los datos de esta manera: una señal adicional del enfriamiento de la economía, aunque no de una recesión.

    AMLO concluyó lo contrario. En la mañanera del martes presumió que durante el primer trimestre del año se crearon 269 mil empleos, “un incremento nunca visto desde hace 10 años para un periodo similar”. Rápidamente, y de nuevo, especialistas como Valeria Moy y México ¿cómo Vamos? contradijeron a AMLO y tildaron de falso su anuncio. A menos de que Hacienda, el Inegi o Presidencia ofrezcan nuevos elementos para juzgar, parece que de nuevo no tuvo razón López Obrador.

    Estas discrepancias son hasta cierto punto normales en cualquier democracia. Los gobernantes utilizan las cifras que más les convienen; los opositores, críticos o independientes, las que pintan peor a la autoridad, y la gente se forma su propia opinión. Todos los gobiernos exageran; ninguno lo hace todo el tiempo, en todos los temas, salvo excepciones. En México y en Estados Unidos hoy vivimos excepciones. Tanto Trump como López Obrador deforman, distorsionan y manipulan las cifras y los hechos con un descaro antes inimaginable.
    Por eso en Estados Unidos han surgido una serie de instancias –periodísticas, académicas, de think-tanks, de la sociedad civil– dedicadas a desmontar las mentiras de Trump, o al llamado fact-checking. Se suman a instituciones existentes, ya sea del Congreso, ya sea del Estado norteamericano. Las nuevas instancias suelen contar con los recursos humanos y financieros, y con la independencia necesaria para ser creíbles, eficaces y duraderas. En México, a pesar de esfuerzos anteriores loables –Verificado, por ejemplo, durante la campaña– aún no es el caso.

    El Inegi podría proporcionar datos de homicidios dolosos con mayor oportunidad. No lo hace. También está en condiciones de entregar cifras contextualizadas, no sólo desestacionalizadas, que ya lo hace, y muy bien. Por ello, muchos han sugerido que, desde la sociedad civil, surjan instancias, o de preferencia una instancia, que disponga de lo necesario para esta tarea. No se trataría de refutar cada mentira de AMLO en las mañaneras; con una al día o cada par de días, basta y sobra. Ahora bien, ningún actor de la sociedad civil mexicana se encuentra en condiciones políticas o financieras para construir esto por sí solo. Es imposible. De allí el llamado de algunos a abandonar, aunque sea por un rato y en un tema, la patética incapacidad mexicana de trabajar en equipo, para que se cree un consorcio de medios, organizaciones de la sociedad civil, en su caso de la academia y del empresariado, que emprenda esta tarea. Unos pondrían expertos, otros difundirían informes, unos más contribuirían con fondos, y todos los días contaríamos con un punto de vista nuevo. Que no será nunca aceptable para todos, principalmente no para la 4T, obvio. Pero le brindaría al resto de la sociedad una oportunidad para distinguir entre la verdad y la mentira.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...ira-bajo-la-4t

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  16. #416

    Default

    Las preguntas al presidente

    Por Juan Ignacio Zavala.

    Además de entretener a unos, aburrir a otros y desviar la atención general sobre la crítica de los asuntos públicos o sobre los asuntos críticos de la vida pública, las mañaneras parecen tener como uno de sus objetivos degradar la profesión de periodista. Una de las tácticas de los 'cerebros de la 4T' para evitar los cuestionamientos a su jefe es la de poner admiradores del presidente para hacerse pasar por periodistas y entonces preguntar cualquier tontería, decir alguna estupidez, soltar loas al prócer y jugarle a la 'voz del pueblo'. De esa manera las conferencias de prensa en Palacio Nacional están llenas de medios que nadie conoce representados por periodistas que nadie ha leído o escuchado nunca. No importa lo que haya sucedido un día antes, las conferencias son un paseo para el presidente –menos el día que se apersonó un 'extranjero'. Así, el presidente dice que se vende la gasolina más barata en un par de expendios que no funcionan –uno está clausurado– y nada pasa.

    Ya comentamos en este espacio la ocasión en que una de las periodistas habilitadas lo comparó con un corredor keniano, pues, según ella, es incansable y goza de una espectacular condición física. Desde que la hoy senadora por Morena, Lily Téllez, le había preguntado al entonces presidente Enrique Peña Nieto, cómo le hacía para ser “tan valiente” no habíamos escuchado nada igual. Pero el lopezobradoriato lo supera todo. Otro reportero habilitado –un sujeto que trabaja con un diputado de Morena– el lunes pasado, para atacar a Jorge Ramos, le preguntó al presidente sino le molestaba que vinieran a 'increparlo'. Nadie esperaba que la respuesta fuera peor que la pregunta pero así fue. El presidente dejó caer una velada amenaza para que los periodistas sean 'prudentes'. Después tuvo que decir que lo malinterpretaron y que no quería amenazar a nadie. Total, que todo va para mal. Pero en lo que pasan los días feriados para unos, de guardar para otros, aquí dejamos unas sugerencias para el área de comunicación de la Presidencia y que lleguen con más bríos la próxima semana con apasionante y sorprendentes preguntas.

    Señor presidente, ¿por qué cree que viene tanto criticón aquí disfrazado de periodista? No quieren construir, no aportan nada, nomás critican pero antes no decían nada. ¿Hasta cuándo los va a dejar pasar? Por sus respuestas, gracias.

    Presidente, quisiera referirme a la polémica con el rey de España. ¿Por qué él es rey y usted no? Digo, es como todo desde la Conquista: ellos todo y nosotros nada. ¿No cree que el pueblo estaría encantado de que usted fuera –literal– nuestro rey? Muchas gracias.

    Señor presidente, me gustaría saber si usted nos puede aclarar algo que por años nos hemos preguntado los mexicanos: ¿De dónde son los cantantes? ¿Son de la loma? Por su atención, gracias.

    Presidente, no quisiera increparlo sobre cuestiones de política pública porque ese no es nuestro papel, para eso están los expertos, pero no deja de resultar inquietante que usted esté en este palacio donde deambuló Salinas de Gortari. ¿No le da miedo que se le aparezca el chupacabras? Digo, todos sabemos que es él. Gracias.

    Señor presidente yo lo veo a usted más bien como escandinavo. Aquí una compañera lo comparó con los kenianos. Pero esos nomás corren y corren como el de la película esa que nomás corría. 'Corre gomp' o algo así. Pero usted se ve recio y habla de los sistemas de salud escandinavos que seguramente conoce bien. ¿Cómo lleva una dieta balanceada que le permita conjugar el mole de olla, con las gorditas de chicharrón y el chilpachole de jaiba? Y otra pregunta, si me permite ¿De no haber nacido en Macuspana, dónde le habría gustado nacer: en Helsinki, Copenhague, Oslo o Estocolmo? Gracias.

    Hasta aquí las preguntas. Lo que quizá no midieron los comunicadores del presidente es que junto con la degradación que quieren hacer del oficio de periodista lo que están logrando muy rápido es devaluar la palabra del presidente.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...-al-presidente

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  17. #417

    Default

    Quedarse allá

    Por Alejandro Gil.

    Al terminar la Segunda Guerra Mundial el Programa Bracero funcionaba aceptablemente, dentro de los parámetros y para los objetivos para los que se había creado.
    Para los mexicanos del Occidente (principalmente de Jalisco, Michoacán, Zacatecas y Guanajuato) era la oportunidad de contar con un ingreso relativamente estable, que aliviara la pobreza a la que los condenaba el declive de la minería y la improductividad del campo. Para los empleadores estadounidenses era la posibilidad de disponer de una mano de obra dócil y barata, en un momento de expansión económica.

    Sin embargo, paulatinamente su éxito se convirtió en problema. La expectativa que despertó aquí superaba con mucho las cuotas autorizadas. Allá no se previó su participación fuera del sector primario. La abundancia de personal en la industria, el comercio y los servicios presionó a la baja los salarios y los enfrento con los soldados desmovilizados. Los que regresaban de la guerra como héroes no encontraban ocupación con mejores sueldos que en la milicia.

    El gobierno enfrentó esa circunstancia de muchas formas. Por una parte se dejaron contingentes estacionados en Europa y en Asia, y estos últimos participaron en la Guerra de Corea. En territorio estadounidense se mantuvieron los cuarteles y bases a pesar de que la amenaza externa había disminuido y la tecnología iba desplazando a los destacamentos tradicionales de infantería. A otros los pusieron a completar la red de autopistas, a la que se le dio carácter de estratégica. La mayoría aceptó becas para continuar sus estudios o empleos gubernamentales, que al menos eran seguros y contaban con múltiples prestaciones.

    La realidad era que la migración se había desordenado. Los cinco millones que habían entrado mediante el programa y otros cinco millones que cruzaron ilegalmente la línea fronteriza estaban llevando a sus familias. Se había establecido firmemente una cultura de migración al Norte y, en paralelo, una industria de tráfico indocumentado (los 'coyotes').

    Los mexicanos eran cada vez más visibles en las ciudades y provocaban distintas reacciones. Las organizaciones religiosas los ayudaban a establecerse. Los sindicatos intentaban cerrarles el acceso a los trabajos, aunque algunos los vieron como la salvación frente al declive de su membrecía. Las cámaras de comercio y los clubes de servicio daban la bienvenida a la aparición de sus pequeños negocios. Ciertos grupos comunitarios los tachaban de viciosos o delincuentes, proponían reglamentos contra la vagancia y exigían que la policía los sacara de los centros comerciales. Lamentablemente a ellos se unieron organizaciones de defensa latina (como Lulac), que se oponían a los ilegales alegando que perjudicaban a los ya establecidos. Incluso los granjeros empezaron a preocuparse cuando surgieron sólidas agrupaciones (como la de César Chávez) que buscaban mejorar la situación laboral de los campesinos.

    Los migrantes mexicanos ya eran percibidos como disruptivos y se exigía que se les aplicaran estrictamente las leyes migratorias. Con la llegada del general Dwight D. Eisenhower a la Casa Blanca, empezaron las redadas masivas, organizadas militarmente, ya no sólo en las zonas fronterizas sino aún en los barrios mexicanos. Miles de compatriotas pasaron a vivir escondidos, con temor de ser interceptados en el trayecto de sus trabajos, dejando de ir a los parques o a los templos.
    Otro enfoque

    Las cosas hubieran seguido así de no haberse intensificado la Guerra Fría. La posibilidad de que la Unión Soviética extendiera su influencia en América Latina a partir de Cuba llevó al gobierno de John F. Kennedy a proponer una Alianza para el Progreso (Alpro). Buscaba financiar todo tipo de proyectos (desde reformas agrarias hasta la creación de empresas o la construcción de escuelas y hospitales).

    México resultó especialmente favorecido porque se vio al Programa como un medio para fomentar el empleo local y disminuir la migración. Con fondos de la Alpro se construyeron las unidades habitacionales Nonoalco-Tlaltelolco y Kennedy. También se usaron para pavimentar con concreto hidráulico las avenidas Fray Servando Teresa de Mier, Paseo de la Reforma, Viaducto Miguel Alemán y el Periférico (de Reforma a San Jerónimo), exactamente la ruta que siguió el popular presidente Kennedy durante la triunfal visita que hizo a nuestra capital en junio de 1962.

    A su muerte, Lyndon B. Johnson, demasiado ocupado con la guerra de Vietnam y los movimientos pacifistas y de derechos civiles, no pudo evitar una nueva oleada antiinmigrante, que se tradujo en la cancelación del Programa Bracero y la restrictiva legislación de 1965.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin.../quedarse-alla

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  18. #418

    Default

    Esperando el ataque de las avispas asesinas

    Por Ana María Salazar.

    De nuevo el presidente Andrés Manuel López Obrador criticó indirectamente la estrategia en contra del crimen organizado de Felipe Calderón, porque le “pegó un garrotazo a lo tonto al avispero”. Y recordó, en la mañanera, que por esa razón murieron “alrededor de 250 mil mexicanos”.

    Al igual que Enrique Peña Nieto, AMLO busca distanciarse de Calderón.

    A estas alturas, el presidente, que tiene un reporte diario de la situación de seguridad en el país, debería de bajarle a las críticas al expresidente Calderón.

    En los primeros dos años de la pasada administración, Peña también prometió 'pacificar' al país y se rehusó hasta usar las palabras narcotráfico y crimen organizado. La solución al problema de la violencia serían los programas de prevención. Al final Peña, que recibió un país con números descendientes en homicidios, concluyó su gestión con un México con números históricos en homicidios. Posiciones muy similares a las que ahora promueve el presidente López Obrador.

    Analizando el sexenio de cuando se 'declaró la guerra en contra el narcotráfico', hay obviamente razones para criticar la estrategia de 2006 a 2012 para el combate de la violencia. Entre ellas, la falta de coordinación en el gabinete de seguridad y la legendaria animosidad y desconfianza entre los secretarios. Y aunque el presidente López Obrador asegure que no usará 'la fuerza', que terminó la 'guerra contra el crimen organizado', que no usará 'el mal para combatir el mal', y que en su administración se 'pacificará' al país, queda la gran interrogante de cómo llevará acabo estos objetivos.

    Hay un debate: la estrategia que implementará AMLO difiere a la de Calderón. Hay que aclarar que, en el caso del presidente López Obrador, hay una gran diferencia: ahora sí las Fuerzas Armadas y la Guardia Nacional tendrán el paraguas jurídico para llevar a cabo investigaciones, detenciones y otras actividades que simple y llanamente no podían hacerse 'legalmente' durante el sexenio de Calderón, aunque las Fuerzas Armadas ejercían esas funciones.

    Pero son muchas las desventajas que enfrenta AMLO para pacificar el país: la reestructuración completa del aparato de seguridad –incluyendo la implementación de reformas constitucionales–, que sucede en un momento de casi una crisis de violencia; las dificultades de implementación del Nuevo Sistema de Justicia Penal, y la atomización de las organizaciones criminales con capacidades bélicas que sobrepasan al Estado y el incremento del control territorial que ejercen estas.

    Además del lenguaje que usa el presidente, que parecería señalar un temor de hacer uso de la fuerza, aun cuando se requiere. Y de esto, obviamente, no sólo toman nota las organizaciones criminales, sino los movimientos sociales que podrían usar las protestas y la violencia para presionar al gobierno.

    La interrogante es: ¿para qué crear un aparato como la Guardia Nacional si no hay intenciones de usarse en contra de las organizaciones más violentas del país?

    Hay otro dilema que tiene el gobierno: por más que se apresuren a implementar el nuevo aparato seguridad y justicia, quedan interrogantes sobre la capacidad de la Fiscalía General de la República y la rama judicial. La administración de justicia es banquillo de tres patas. La debilidad de una de estas instituciones resulta en una estrategia fracasada o una guerra. La dificultad que enfrenta este gobierno es que para que funcione el 'banquillo de la justicia' en una forma que reduzca la violencia, tendrán que pasar años, tal vez una década.

    Por eso urge una estrategia a corto plazo para reducir la violencia en el país. Más presencia de las fuerzas de seguridad, ya sea Fuerzas Armadas o Guardia Nacional, en las regiones más violentas, no sólo es una necesidad, es una urgencia.

    Pero también los objetivos claros a corto plazo en contra de las organizaciones y jefes criminales que más impacto tienen en la población, deben que ser una prioridad.

    Algo que podría tener un impacto casi inmediato es no tener miedo a identificar presidentes municipales y las policías locales que tienen claros indicios de estar coludidos con el crimen. Especialmente si son presidentes municipales de Morena. Esta sería la propuesta que podría, a corto plazo, no sólo enviar un mensaje contundente al resto del país, también lograría eventualmente prevenir otra desaparición masiva, como la que sucedió en Iguala en 2014: 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...ispas-asesinas

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  19. #419

    Default

    Cristianismo: personalista o colectivista

    Por Luis Pazos.

    El Premio Nobel de Economía, Frederick Hayek, coordinador de un curso al que asistí hace años en la Universidad de Hartford, comentó que en Alemania en la década de los 30, antes de iniciarse la Segunda Guerra Mundial, era frecuente que miembros del partido comunista se pasaran al partido nacional socialista, pero difícil que un liberal brincara a un partido socialista, comunista o nazi. La causa es que los partidos socialistas, comunistas, y nacionalsocialistas, tienen fundamentos filosóficos y éticos parecidos, pero diferentes a los de los partidos liberales.

    El socialismo, nazismo y fascismo son colectivistas, colocan a la colectividad, representada por el Estado, gobierno o burocracia, por arriba del individuo o persona. En los colectivismos o estatismos, el Estado es superior a la persona, mientras en los liberalismos, rectamente entendidos, la persona se encuentra por arriba del Estado.

    En un orden social colectivista, comunista, socialista, nacionalsocialista o fascista, la persona está para servir al Estado, que teóricamente representa a “todos”, al “pueblo” o a la comunidad, mientras que en los gobiernos con principios liberales el Estado está para servir a las personas.

    Hay cristianos y pensadores de buena fe que pasan por alto que el colectivismo termina en dictaduras, que les dictan qué hacer a su pueblo en nombre del pueblo o de un mal entendido bien común. Ver páginas 37 a 41 del libro “Justicia social injusta”.

    La filosofía cristiana es personalista, considera a cada persona humana un ser único, irrepetible y racional, capaz de decidir, responsable de sus actos. El bien común, en su interpretación correcta, no es una realidad diferente ni superior a la persona, sino un ambiente social que crea las condiciones para que cada ser humano se desarrolle material y espiritualmente, en libertad, sin perjudicar a terceros.

    Los principios éticos cristianos parten de la libertad de la persona, ser superior al Estado, institución que debe estar a su servicio, garantizarle que decida libremente su proyecto de vida: trabajar o no trabajar, ser cristiano o ateo. Un gobierno personalista, democrático, debe tolerar y respetar las decisiones de cada persona, siempre que no afecten la vida, propiedad o libertad de otros.

    https://elfinanciero.com.mx/opinion/...o-colectivista

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  20. #420

    Default

    El justiciero

    Por Salvador Nava Gomar.

    El presidente viola la Constitución. Ordenó no cumplirla. Subordina el derecho a su visión política y se escuda en lo que llama justicia. Borra la división de poderes y sus huestes defienden lo indefendible. Romper el orden constitucional es atentar contra el Estado.

    El contexto lo rebasa. Pactó con la CNTE para obtener su apoyo electoral y ahora el nocivo grupo está empoderado con la palabra presidencial empeñada. Es increíble que paralicen al Congreso y rompan procesos constitucionales. Peor aún que AMLO ordene a sus secretarios un bloqueo inconstitucional.

    Siempre estuvo contra la reforma educativa, es una pena pero no una sorpresa. De hecho puede promover una reforma a la Constitución y lograrla. ¿Por qué prefiere violarla si el encargo presidencial inicia con la protesta de “guardar y hacer guardar la Constitución”? ¿Por qué faltar a su deber de ejecutar las leyes y proveer “a la esfera administrativa a su exacta observancia”? ¿Por qué, si existen procesos y normas jurídicas que especifican la forma para que sea válido cualquier acto de toda autoridad (oficios, acuerdos, decretos, reglamentos, leyes y la propia Constitución) inventa un 'memorándum'?

    Calificó su instrucción como “política” sin mirar las repercusiones jurídicas, y retó: el que no esté de acuerdo que vaya a tribunales. Después arremetió en redes contra los críticos: Colegios y Barras de Abogados, los principales juristas y académicos del país, partidos, asociaciones, etcétera. ¿Quien esté por el derecho es también un fifí conservador? ¿Qué habría dicho si Peña o Calderón hubieran instruido a sus secretarios para no aplicar la Constitución? Hoy lo ve como nueva forma de gobernar y eso es más delicado: gobernar con decretos, como Hugo Chávez.

    Dijo que prefiere la justicia a la ley. Con ello olvida la razón de su mandato, renuncia a salvaguardar el Estado de derecho y confirma su voluntarismo. Esta doctrina filosófica sitúa la voluntad antes que la razón; en política coloca la voluntad (y no el derecho) como base de los proyectos de sociedad. ¿Le suena? El presidente se siente justiciero (esa es su voluntad): ayudar a quien él considere que merece ayuda e ir contra los otros (conservadores, neoliberales, periodistas o críticos). No importa que la Constitución disponga otra cosa.

    Son también voluntaristas las corrientes marxistas que ven la voluntad de las masas como motor del cambio revolucionario y restan valor a las condiciones objetivas (como la Constitución). Coincidencia escalofriante con su actuar en 'nombre del pueblo' y al margen de la ley, porque para él eso es justo, y lo justo deviene de su voluntad porque tiene autoridad moral y ello representa la voluntad del pueblo sabio, de la que se entera al recorrer el país. ¿Encuentra usted mucha diferencia con la dictadura del proletariado que ejercieron un puñado de poderosísimos políticos que controlaban al Ejecutivo, Legislativo, Judicial, Ejército y partido en el bloque comunista?

    El gravísimo actuar del presidente viola distintas normas y principios constitucionales: 1. La justicia en un Estado de derecho sólo puede impartirse por el Poder Judicial y con base en las normas previstas en la Constitución; atribuirse tal facultad viola, también, la división de poderes. 2. Las directrices de la educación son una obligación para la autoridad y un derecho para la infancia. Su diseño está también en la Constitución y no es optativo mientras la legislación siga vigente. 3. Todo acto de autoridad debe estar fundado (con base en una norma) y motivado (justificar la aplicación de esa norma para el caso concreto). 4. A ninguna norma puede darse efecto retroactivo en perjuicio de alguna persona: ¡el presidente suspende un derecho para los estudiantes porque lo considera justo! 5. Toda autoridad está obligada a cumplir la Constitución: el presidente la viola al ordenar violarla a los secretarios instruidos, quienes a su vez deben ordenar a sus subordinados que no apliquen el artículo 3º, violación generalizada en cascada.

    'Memorándum' no es un término jurídico, mucho menos un instrumento con eficacia normativa. Tal documento y la ocurrencia del presidente violan, cuando menos, los artículos 3, 14, 16, 49, 87, 89, 90, 92, 94, 103, y 128 de la Constitución. Incluso el titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos pidió al presidente retirar el memorándum, pues viola los derechos de los niños.
    Pero el presidente hace lo que le da la gana y esa es la principal característica de un Estado que no es de derecho, que no respeta derechos y empieza a funcionar sin división de poderes gracias a la voluntad de uno que no sabe que la ley puede no gustar, ser dura, pero sencillamente es la ley.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  21. #421

    Default

    La ira presidencial

    Por Juan Ignacio Savala.

    El presidente no encuentra paz, hasta en los días en que anuncia reflexión lo invade la ira. Su falta de serenidad lo lleva a actuar impulsivamente. La semana que concluyó fue pródiga en ejemplos de lo que pasa y de lo que vendrá. Comenzó reprendiendo y amenazando a la que él le llama “prensa fifí”. Cada día le parece bueno para emprenderla contra sus adversarios, los llamados por él “conservadores”. Mezcla su interpretación de la historia con actos de poder y abiertas amenazas para “portarse bien”, lo que vale lo mismo para un cabecilla del crimen organizado que para un periodista cuyo delito o mal comportamiento es preguntar al presidente. “No se pasen de prudentes”, dice a los periodistas y a los del crimen organizado no les dice nada, piensa que con no nombrarlos no existen.

    Se entiende que la dura realidad del país lo tenga atribulado, no es para menos. Pero parece que lo que lo irrita es que la realidad no sea como él supone. Que tenga que respetar reglamentos, normas, leyes y la Constitución. El memo que firmó fue una pifia en la que instruye a secretarios de Estado a desobedecer la ley. No se necesita ser abogado para entender las consecuencias de eso. Su equipo ha salido a defender una más de las ocurrencias, que están convirtiéndose ya en actos de gobierno. El famoso memo se ha convertido en una de las cosas que explica el funcionamiento de un gobierno cuyo líder no atina a comprender las complejidades de la administración pública y que la realidad no se cuadra a sus deseos.

    No sorprende en el presidente su tono de predicador, de cura, de representante de alguna religión. Ha dado muestras desde hace mucho de que no mantiene muy oculta esa vocación. En una suerte de pirueta verbal invitó a desobedecer la ley y a no confundirla con la justicia. El presidente piensa que él representa la justicia; los adversarios, la ley y el manejo torcido de la misma. Lo de siempre: él es el bueno y los demás los malos.

    Tomó un par de días de vacaciones en los días santos. Uno suponía que aprovecharía para descansar, pero la ira no lo deja reposar y lo lleva incesantemente a su arma favorita: Twitter. Desde ahí se lamentó del suicidio del expresidente peruano Alan García. Incapaz de nobleza alguna, en un pésame no tuvo palabras para la impactante noticia sino para la empresa corruptora. Aprovechó el viernes para tuitear sobre la belleza del sermón de la montaña del Nuevo Testamento con las bienaventuranzas a los desposeídos. Mientras tanto su esposa anunciaba que pondrá en circulación una nueva canción de su autoría. El viernes en la noche un comando armado mató a trece personas, incluido un bebé, que estaban en una fiesta. Pasaron horas y horas, días, sobre la matanza y el presidente sin decir nada sobre el tema que flagela Veracruz. Pero eso sí, puso otro tuit para saciar su ira y su odio en sábado de gloria: “Callaron como momias cuando saqueaban y pisoteaban los derechos humanos y ahora gritan como pregoneros que es inconstitucional hacer justicia y desterrar la corrupción. No cabe duda de que la única doctrina de los conservadores es la hipocresía. Son como sepulcros blanqueados”. Eso escribió mientras callaba como momia sobre la tragedia. Nada lo ocupa más que el insulto y la agresión, las concesiones a su rencor mientras el país se mueve entre el crimen –que no quiere ni nombrarlo, y a quienes no dirige un milímetro de su ira– y los dislates que salen de Palacio Nacional. Como modernos nerones, el país aterrorizado y ella canta y él tuitea. Es la 4T.

    https://elfinanciero.com.mx/opinion/...a-presidencial

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  22. #422

    Default

    El justo

    Por Fernando García Ramírez.

    La justicia está por encima de la ley, dice el presidente. ¿Quién determina qué es justo e injusto? El presidente. Él es el justo. Él está por encima de la ley. Él es el pueblo y puede hacer con la ley lo que le venga en gana.

    La ley es sólo un formalismo burgués. Un instrumento que los poderosos utilizan para oprimir al pueblo. Pero eso se acabó. Él es el justiciero. El vengará todos los agravios que se le han hecho al pueblo. Él hará que los españoles nos pidan perdón por la violencia de la Conquista.

    Nosotros, usted y yo, no podemos violar la ley porque nos la aplican. Él está por encima de todo eso. Él se pasea por Palacio todas las noches. Él encarna la patria sufriente. Él está aquí para hacer justicia. Él representa al pueblo que nunca se equivoca.

    El pueblo ya despertó. Aunque sólo un tercio de los empadronados votaron por él, el pueblo es Él. Él decide nuestra suerte. Él es quien acusa. En un “diálogo circular” con la prensa él puede insultar, calumniar y difamar. Él puede pisotear la Constitución a su antojo. Siempre habrá Batres o Monreales que lo justifiquen. ¿Qué dice la ley? Lo que usted quiera, señor presidente. Él puede ordenar a sus subordinados incumplir la ley. Porque la ley es injusta y él representa la justicia.

    No persigue riquezas, por lo tanto es bueno. Todo lo hace por nuestro bien. Él es el fiel de la balanza nacional. El austero. El pobre. El franciscano. El que vive en Palacio.

    Ciento treinta y cinco muertos en Tlahuelilpan. Calcinados. La muerte más horrible. Mujeres y hombres, ancianos y niños. Y ni siquiera se abrió una carpeta de investigación. Él decretó el olvido sobre estos muertos. Ya no hay impunidad. Sólo el olvido. Es lo justo. La muerte por fuego. Eso les pasa por desobedecer al presidente y andar de huachicoleros.

    Él ordena qué prestigios destruir. Camina por Palacio, solo, por las noches, pensando en nuestro bien. Es el justo. La ley es cosa de jueces y ministros corruptos, ¿saben cuánto ganan? Machuchones. No es justo que ganen más que él, que sean más que él. Él canceló la construcción del nuevo aeropuerto. Dijo que era una construcción corrupta y la suspendió. Luego aclararon que no habían encontrado corrupción. No importa, no es justo un aeropuerto para fifís cuando el pueblo es pobre.

    Los últimos serán los primeros. Así debe ser, es lo justo. Pueden comprar la ley pero no pueden comprarlo a él. Él está por encima de todo eso, él no es un vulgar político. ¿Entonces qué es? Un político extraordinario, de los mejores del mundo. ¿Quién lo dice? Lo dice él y así debe ser. Se compara con Mandela, con Madero, con Juárez. Todas las noches, con las manos en la espalda, se pasea por los pasillos del Palacio. Su Palacio.

    Va a los pueblos y les dice: no es por presumir pero tenemos uno de los mejores gobiernos del mundo. Un gobierno honesto. Acabamos con el neoliberalismo rapaz. Ya no hay corrupción. La barrimos como se barren las escaleras, de arriba para abajo. El 74 por ciento de las obras se han entregado sin licitación. Él decide a quién dárselas, sin concursos corruptos. Sólo puede hacerlo él, que no tiene mancha. Él decide qué empresas son honestas. Aunque en sus países de origen estén señaladas por corruptas. Él es el justo, él mira por nosotros, nos protege. Él decide, sin proceso alguno, qué farmacéuticas ya no pueden venderle al gobierno. Porque es injusto que lo hagan, lo dice él, y así debe ser.

    Él hará una lista de los países corruptos. Seremos un ejemplo para el mundo. Él es el pueblo y el pueblo nunca se equivoca. Tonto es quien cree que el pueblo es tonto. El pueblo es sabio, por eso lo eligió a él. ¿Pero antes de él eligió el pueblo a otros que no fueron buenos y justos como él, no es cierto? Todas las elecciones del pasado estuvieron manchadas por el fraude. Con él comenzó la democracia.

    Él tiene comunicación directa con el pueblo. Como antes los sacerdotes tenían comunicación directa con Dios. Él interpreta los designios del pueblo. Levante la mano quien quiera que le conteste a Trump. Nadie la levanta. El pueblo es sabio porque coincide con lo que él piensa. Olga, Esteban, Carlos, cumplan este memorándum que les manda incumplir la ley. Y Olga, Esteban y Carlos bajan la cabeza y callan. Qué prefieren: la Constitución o acatar las órdenes del presidente. El gran solitario de Palacio. El incorruptible. El justo.

    Ocho mil cuatrocientos noventa y tres muertos en su primer trimestre de gobierno. El peor que la historia tenga registrado. Ahora que reciban sus bequitas bajará el número de muertos. Todos serán buenos. ¿Qué estudio sustenta esa intuición presidencial? Ninguno. No se necesita ningún estudio. Ni de viabilidad económica para la refinería de Dos Bocas ni de impacto ambiental para el tren maya. Él ya decidió por nosotros. Nos quitó ese peso de encima. Traerá bienestar para el pueblo. Él sabe lo que más nos conviene. Él es el pueblo. Él está por encima de la ley. Él es el justo.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  23. #423

    Default

    "El decide que prestigios destruir..."

    Pues será con el Mexi*ergas, y otros malvivientes de internet... incluyendo este foro, por supuesto.

    Ahí está Enrique Krauze dando conferencias en salas donde ya no cabe una persona más, y también Francisco Martín Moreno, primero en ventas...

    Para muchos, a quien ataca, realmente lo ENALTECE...
    Last edited by Sirius2b; 22-04-19 at 06:53 PM.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  24. #424

    Default

    Gobernar por decreto

    Por Gerardo René Herrera.

    Una manera sui géneris de evadir a la oposición en casos determinados, es la del otorgamiento de facultades especiales al Poder Ejecutivo para gobernar por decreto durante periodos específicos. El caso más emblemático del empleo de esta medida es el venezolano, en el que en diversas ocasiones, a partir de la década de los 70, se emitieron leyes habilitantes que facultaron al Ejecutivo para dictar decretos en materias diversas o hacer frente a emergencias.

    Durante los gobiernos de Hugo Chávez, la Asamblea Nacional de Venezuela concedió al presidente en repetidas ocasiones, a partir de 1999, facultades legislativas, que se extendieron en 2007 por un periodo de 18 meses. Fue durante este gobierno que se crearon, por decreto, las Milicias Bolivarianas, como un cuerpo complementario de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. También el presidente Maduro ha recurrido a esta medida, con el apoyo de la Asamblea.

    La figura de leyes habilitantes funda su razón de ser en la necesidad de atender circunstancias imprevistas o de grave riesgo de manera ágil, evitando rezagos burocráticos o entorpecimientos administrativos, por periodos específicos, pero abre, de manera natural, la puerta a la tentación autoritaria.

    Gobernar sin frenos ni contrapesos ofrece un riesgo mayor en democracias emergentes o inmaduras, con oposiciones débiles o inexistentes y con órganos jurisdiccionales frágiles. La salud de una república reside, en mucho, en la clara distribución de competencias entre los poderes del Estado y los órdenes de gobierno, que constituyen las reglas del juego y establecen los límites al ejercicio de la autoridad, promueven la sana convivencia y brindan una razonable certeza al ciudadano sobre su presente y su futuro.

    Por el contrario, la concentración de facultades en una sola entidad, por nobles que sean los propósitos e ilustres los sueños, ofrece riesgos mayúsculos de caer en el error y provocar males mayores que los que se desean corregir. Prudencia y mesura son virtudes inherentes a la facultad de mandar para mantener un sano equilibrio en el poder.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  25. #425

    Default

    Grave coincidencia

    Por Macario Schettino.

    Finalmente, la semana pasada se publicó el reporte completo de la investigación realizada por Robert Mueller a la campaña de Trump. No he leído el documento, pero los reportes de prensa y opiniones de expertos confirman que es algo muy diferente de la versión simplificada que había presentado el secretario de Justicia, William Barr, quien fue contratado por Trump precisamente para anular la investigación mencionada.

    Mueller logró documentar ampliamente la intención del gobierno de Putin de intervenir en la elección para impedir el triunfo de Hillary Clinton, ya fuese con Bernie Sanders o con Donald Trump. Hay evidencia también de contactos entre los agentes rusos y la campaña de Trump, que no se convirtieron propiamente en conspiración, pero que sí trató Trump de ocultarlos una vez en la presidencia. En esos esfuerzos, cometió el delito de obstrucción a la justicia, que es motivo de desafuero (impeachment).

    Sin embargo, la campaña de dos años de Trump para desacreditar a Mueller y a su investigación, además de la cercanía con la elección presidencial de 2020, hacen improbable que ocurra dicho desafuero. El control que tiene Trump de todos los hilos en la procuración de Justicia, el apoyo de medios de comunicación como Fox News y una clara mayoría a su favor en la Suprema Corte, le permiten vivir fuera de la ley. Lo que tanto intentaron impedir los 'Padres Fundadores', es decir, la transformación del presidente en monarca, ha ocurrido ya.

    A reserva de profundizar en el tema de Trump, es conveniente ahora comparar con lo que ocurre en México. Apenas en los últimos 25 años habíamos logrado pasar del monarca al presidente. En toda nuestra historia, sólo estos cinco lustros tuvimos presidentes limitados por la ley. Antes, los hombres fuertes (Juárez, Díaz, Obregón, Calles), y los monarcas temporales del PRI, estuvieron siempre por encima de los demás. De Zedillo a Peña Nieto, en cambio, el presidente en México era alguien importante, pero no poderoso.

    Ahora se intenta revertir esa situación, y parece que ya lo han logrado, o están a punto de hacerlo. Se han debilitado los organismos autónomos, se presiona continuamente a la Corte y al Banco de México, los diputados son servidores del presidente y apenas se resiste en el Senado. El 'memorándum' de López Obrador me parece la señal más clara: a pesar de haber protestado cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes, en ese texto el presidente ordena a su gabinete lo contrario. Abogados muy reconocidos han explicado por qué ese escrito no tiene validez jurídica, pero me parece más importante enfatizar su gravedad política: López Obrador confirma, por escrito, que no piensa cumplir ni con la Constitución ni con las leyes.

    A nadie debería sorprender esto, con la historia del personaje. Desde las tomas de pozos en Tabasco hasta su campaña permanente por la poresidencia, pasando por los alegatos de fraude, siempre ha vivido al margen de la ley. O si quiere más claridad: en el margen de la ley. Ha sabido aprovechar su fuerza política para evitar ser castigado por romper ordenamientos. No es que haya sido inocente alguna vez, es que nunca ha sido procesado para evitar los costos políticos de hacerlo. La ocasión en que más cerca estuvo de serlo, el desafuero de 2005, lo convirtió en una figura nacional y lo colocó a muy pocos votos de ganar la presidencia al año siguiente. Sus seguidores, argumentando el uso político de la ley, facilitaron que la ley no se aplicara, precisamente un uso político. Lo dijimos entonces: era culpable.

    Hay muchas similitudes y diferencias entre Trump y López Obrador. Su desprecio por la ley, su vocación autoritaria, es para mí la coincidencia más grave.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

Bookmarks

Posting Permissions

  • You may not post new threads
  • You may not post replies
  • You may not post attachments
  • You may not edit your posts
  •