Page 16 of 34 FirstFirst ... 6111213141516171819202126 ... LastLast
Results 376 to 400 of 833

Thread: COLUMNAS DE "EL FINANCIERO"

  1. #376

    Default

    La inversión de la curva

    Gabriel Casillas.

    El viernes 22 de marzo pasado se invirtió la curva. Desde el año 1969, siempre que se ha invertido la curva ha ocurrido una recesión económica en los Estados Unidos, que termina detonando una recesión global. Como si fuera un tipo de superstición financiera, en los últimos 51 años se ha invertido la curva en seis ocasiones y han precedido seis recesiones económicas. No ha importado qué tan buenas y lógicas pueden ser las explicaciones de por qué en tal o cuál ocasión la inversión de la curva no va a implicar una recesión, la inversión de la curva ha sido siempre una señal inequívoca de que se avecina una recesión. En resumen, para los participantes de los mercados financieros globales, la inversión de la curva es una verdadera sentencia de recesión y el pasado 22 de marzo la inversión de la curva marcó el inicio de la cuenta regresiva para el siguiente episodio de recesión económica global. A todo esto, ¿qué es ‘la inversión de la curva’? ¿Tiene alguna relación causal o solo coincidente con las recesiones económicas pasadas? ¿En cuánto tiempo ocurre una recesión, una vez que se invierte la curva? ¿Se romperá esta ‘cuasi tradición’ en esta ocasión?

    ¿Qué es ‘la inversión de la curva’? Descomponiendo la frase en dos palabras: (1) Por ‘inversión’, los participantes de los mercados no se refieren a una cantidad de recursos asignados a un proyecto, sino que en este caso en particular utilizan la acepción relacionada al cisma en donde se invierte una relación, es decir, que transita de tener signo positivo a signo negativo; y (2) ‘la curva’ es el conjunto de niveles, en un momento en el tiempo, de las tasas de rendimiento (al vencimiento) de los bonos del Tesoro americano, e.g. el pasado 22 de marzo, el rendimiento del bono con vencimiento a tres meses cerró en 2.44 por ciento, el de cinco años en 2.24 por ciento, el de 10 años en 2.43 por ciento y así hasta la tasa de rendimiento del bono con el vencimiento más lejano en el tiempo. Si ya sabemos qué es la curva, ¿cuál es la relación que se invierte (i.e. que cambia de signo)? Los participantes de los mercados utilizan la relación entre la tasa de rendimiento del bono que vence en tres meses y el que vence en 10 años (aunque de manera más genérica se refieren a la relación entre los rendimientos de un bono de mayor vs. uno de menor plazo). El sentido común nos dice que el rendimiento de un bono que nos va a pagar (el principal) en 10 años ‘debería’ ser mayor al rendimiento de un bono que va a honrar el pago (de principal) en tres meses. Entonces la resta del rendimiento del bono de 10 años menos el del bono de tres meses debería ser positiva. No obstante lo anterior, a veces este diferencial se ha tornado negativo —como el pasado 22 de marzo—, y a esto se le llama ‘inversión de la curva’.

    ¿Tiene alguna relación causal o solo coincidente con las recesiones económicas pasadas? Existen tres teorías generalmente aceptadas que explican la forma de la curva: (1) Teoría de las expectativas. Esta es la más aceptada y guarda una relación directa con los ciclos económicos. Cuando los participantes de los mercados anticipan una desaceleración o inclusive una recesión económica, esperan que el Banco Central baje las tasas de interés. Esta circunstancia propicia que asignen más recursos a la compra de bonos de largo plazo y menos a los de corto plazo. Ejemplificando esta situación, supongamos que el día de hoy un bono que vence en tres meses paga una tasa de rendimiento de 2.44 por ciento y el de 10 años paga una tasa de rendimiento de 2.43 por ciento. Si pensamos que las tasas de interés van a estar fijas por un largo periodo de tiempo o que van a subir, claramente preferimos comprar el bono de tres meses. No obstante lo anterior, si anticipamos que las tasas de interés pueden bajar, mejor compramos un bono de 10 años para fijar la tasa de 2.43 por ciento por un largo periodo de tiempo. De lo contrario, si compramos un bono de tres meses esperando que bajen las tasas, tal vez cuando venza —justo en tres meses—, las tasas se encuentren en 2.25 por ciento y en seis meses podrían estar en 2.15 por ciento, por ejemplo. Así estaríamos invirtiendo nuestro dinero cada vez a una tasa más baja. Un aspecto importante que destacar es que, en un mercado, cuando aumentan las compras de cualquier producto, el precio tiende a aumentar. En el caso de los bonos, un aumento en el precio se refleja en una tasa de rendimiento menor. Por eso al aumentar las compras de bonos de mayor plazo, aumenta el precio y disminuye la tasa. Es por ello que la teoría de las expectativas predice que si la curva se invierte, es porque hay expectativas de una desaceleración económica y que por lo tanto, el Banco Central probablemente tenga que bajar las tasas de interés de corto plazo. (2) Teoría de la preferencia por liquidez. Los bonos de menor plazo son ‘más líquidos’ que los de plazos mayores (i.e. la diferencia entre los precios de compra y venta es menor). Según esta teoría, una inversión de la curva podría reflejar que los participantes de los mercados no tienen mucha preferencia por activos líquidos y prefieren comprar bonos de mayor plazo, que son menos líquidos. Sinceramente, considero que esta teoría no tiene argumentos sólidos para explicar una curva invertida. Y (3) teoría de la preferencia por sector. Hay veces que algunos fondos de pensiones desean comprar, por ejemplo, bonos de 10 años, en el caso de que la mayoría de sus pensionados vayan a cobrar su pensión en 10 años. Esto provoca que pueda haber mayor demanda por activos de mayor duración —en este caso, bonos de 10 años—, sin que se tenga la expectativa de que el Banco Central bajará la tasa de interés.

    Así, considero que la evidencia empírica brinda más apoyo a la teoría de las expectativas, por lo que es muy probable que hoy por hoy nos encontremos cerca de terminar la fase de expansión del ciclo económico actual y entremos en una desaceleración global en los próximos 18 meses.

    El autor es director general adjunto de Análisis Económico y Relación con Inversionistas de Grupo Financiero Banorte y presidente del Comité Nacional de Estudios Económicos del IMEF.
    Las opiniones que se expresan en esta columna no necesariamente coinciden con las del Grupo Financiero Banorte, ni del IMEF, por lo que son responsabilidad exclusiva del autor.

    https://elfinanciero.com.mx/opinion/...on-de-la-curva

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  2. #377

    Default

    Turismo

    Macario Schettino.

    En el esfuerzo de construir un índice de integración global para las entidades federativas, estuve buscando información turística, pero no parece existir. Lo mejor que encontré, le comentaba ayer, fue un indicador de noches-turista que construyó la Sectur, para cada entidad federativa. Lo han hecho desde los años noventa, según parece, aunque hay años sin datos para algunas entidades, y en el caso de Tlaxcala no se puede bajar el archivo. Detalles.

    Tomé datos para 2007 y 2017, de forma que pudiera comparar lo ocurrido en cada entidad con las visitas de extranjeros. Los resultados son interesantes. En 2007, ocurrieron cerca de 60 millones de turistas-noche, mientras que para 2017 casi llegaron a 90 millones. El crecimiento anual promedio fue de 4 por ciento, que no es nada malo. Hay, sin embargo, gran variación por entidad. Los mayores crecimientos ocurrieron en Aguascalientes y en Puebla, 16 y 10 por ciento, respectivamente. Muy probable que en Aguascalientes el impacto de los viajeros de negocios sea significativo, porque en ese periodo la entidad ha multiplicado su presencia en exportación de vehículos. En Puebla ese movimiento ha sido menor, de forma que el turismo de placer puede explicar parte del crecimiento.

    Las mayores caídas ocurrieron en Sonora y Veracruz (15 por ciento de caída) y Durango (12 por ciento). Este último era el más pequeño, y ahora lo es más todavía: apenas 5 mil turistas-noche de procedencia extranjera durante 2017.

    En términos de volumen, la entidad más importante es Quintana Roo, que representa más de la mitad del turismo: 53 millones, de los 90 que hay en todo el territorio. Muy lejos queda Baja Sur, en segundo lugar, con nueve millones, y con cinco millones cada una, Nayarit y la Ciudad de México. Con poco menos de eso, está Jalisco. Me sorprendió mucho que el estado que sigue es Sinaloa, con 2.2 millones de turistas-noche.

    Caso trágico, Guerrero, que pasó de 1.3 millones a 0.7, entre 2007 y 2017, a pesar de contar con el lugar más representativo del turismo por décadas, Acapulco. Algo similar le pasa a Colima, que tenía 225 mil turistas-noche en 2007 y ahora apenas pasa de 100 mil.

    Entidades que pueden ofrecer un turismo más allá de sol y playa no parecen tener mucho éxito. Chiapas pasa de 689 mil a 534 mil turistas-noche en esos diez años, y Oaxaca, aunque crece, no lo hace a gran ritmo, y apenas llega a 820 mil en 2017.

    De forma general, el turismo se ha concentrado mucho en Quintana Roo. De los 30 millones de turistas-noche adicionales en los diez años que comentamos, 22 millones se fueron hacia allá. Otros seis millones se dirigieron, casi en partes iguales, a Baja Sur y Nayarit. Puesto más claro: el turismo extranjero en México está yendo a las extraordinarias playas que tenemos en esas entidades, pero nada más. Es muy probable que todo el resto del crecimiento esté asociado a turismo de negocios, en entidades que tienen importancia en exportaciones, porque ni siquiera van a Ciudad de México, que ha pasado de 5.3 a 5.2 millones de turistas-noche.

    Preguntas: ¿Cuál será el impacto del estancamiento del aeropuerto de la Ciudad de México? ¿En qué afectará el tren maya al turismo de la península (recuerde: 53 millones a QR, un millón entre Campeche y Yucatán)? ¿De qué tamaño es el impacto de la seguridad en la caída de turismo en Michoacán, Sonora, Veracruz, y el estancamiento en Oaxaca?
    Tal vez sean temas interesantes para analizar, antes de que las decisiones resulten aún más costosas.

    https://elfinanciero.com.mx/opinion/...ettino/turismo

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  3. #378

    Default

    ¿Nos tomamos en serio a Trump?

    Por Enrique Quintana.


    Ayer, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, señaló que ya no está pensando en cerrar la frontera con México como represalia por la falta de cooperación en el tema migratorio, sino que ahora estaría considerando imponer un arancel de 25 por ciento a la importación de autos.

    “Antes que cerrar la frontera pondremos los aranceles a los autos. No creo que vayamos a tener que cerrar la frontera; nunca tendremos que cerrar la frontera porque la penalidad impuesta por traer autos desde México de 25 por ciento sería algo masivo”, eso fue específicamente lo que afirmó.

    En la negociación del T-MEC, que se firmó el pasado 30 de noviembre y que espera la ratificación de los respectivos poderes legislativos, se incluyó una carta paralela, que señala que si Estados Unidos impone una medida arancelaria para el sector automotor, habrá una excepción para 2.6 millones de vehículos para pasajeros importados desde México, sobre una base anual, así como para camiones ligeros y el equivalente a 108 mil millones de dólares en autopartes.

    Hay una discusión respecto a si esta carta operaría a partir de la firma del Tratado o si requiere la ratificación del documento.

    Algunos especialistas señalan que tras la firma del T-MEC, con independencia de su ratificación, México está blindado ante este riesgo.

    Otros opinan que se requiere la entrada en vigencia del Tratado para que también lo haga la Carta Paralela.

    Por lo pronto, ayer la amenaza de Trump no causó preocupación en los mercados financieros, y ese hecho se reflejó en el comportamiento del tipo de cambio del peso frente al dólar, que por la noche cotizaba en 19.15 pesos en operaciones al mayoreo.

    Algunos piensan que no hay que hacerle caso a Trump, que alardea y amenaza con una y otra cosa, que va del muro al cierre de la frontera y ahora a los aranceles.

    Mi opinión es que el presidente de Estados Unidos ha dado evidencias de que no se pueden tomar a la ligera sus amenazas.

    Más aún, en el contexto del proceso electoral que ya prácticamente está en curso.

    Casi todas las encuestas lo ponen en desventaja con los más notorios precandidatos demócratas.

    Por ejemplo, aun su encustadora favorita Rasmussen Reports, da una ventaja de 49 a 44 por ciento a Joe Biden sobre Trump, en caso de que el primero decida contender. El promedio de las encuestas levantadas en los últimos 30 días marca una diferencia promedio de nueve puntos a favor de Biden.

    Si esas preferencias se mantienen, Trump va a buscar acciones espectaculares que logren atraerle más votantes.

    Y, aunque los aranceles a los autos mexicanos encarecerían el precio de los vehículos en Estados Unidos, el hecho podría ser presumido como una medida para preservar la seguridad nacional.

    Lo más riesgoso, sin embargo, es que Trump decida no someter el T-MEC a la ratificación de las cámaras del Congreso en EU.

    O que en determinado momento se vea tentado a denunciar el tratado actual para presionar a la ratificación del T-MEC.

    Quien vea a Trump como alguien que opera con criterios de racionalidad, se va a equivocar.

    Por esa razón, me parece que no podemos asumir que está 'loquito', y que no es para tomarlo en serio.

    Más nos vale que lo hagamos.

    https://elfinanciero.com.mx/opinion/...-serio-a-trump

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  4. #379

    Default

    El entuerto de Trump

    Por Raymundo Rivapalacio.

    La disminución de la sonoridad de las críticas de la Casa Blanca contra México esta semana, fueron el preámbulo de que en un intercambio informal con periodistas en el Salón del Gabinete de la Casa Blanca, donde el presidente Donald Trump sostenía una reunión de trabajo con el gabinete, anunciara que la frontera no se cerraría y que abriría un plazo de un año para que redujera significativamente el tráfico de personas y de drogas hacia Estados Unidos. El aplazamiento fue el primer resultado de una batalla política de casi tres meses y medio entre los dos países, donde superaron momentos de crisis en las negociaciones, a punto de rupturas incluso, donde se fueron moviendo sus posiciones para encontrar, si no la mejor solución a la crisis migratoria, cuando menos la posible.

    La tensión con el nuevo gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador comenzó desde los primeros días de la administración, cuando en Washington empezaron a tener dificultades con dos discursos mexicanos que se confrontaban e incluso se contradecían. Por un lado, el de la Secretaría de Relaciones Exteriores, y por el otro, el de la de Gobernación. El canciller Marcelo Ebrard aceptaba que México fuera un tercer país seguro, donde le haría el trabajo sucio a Estados Unidos y mantendría en territorio mexicano a los inmigrantes que pedían asilo en aquella nación, mientras la secretaria Olga Sánchez Cordero decía que eso era inaceptable.

    Las posiciones antagónicas fueron una de las razones por las que el consejero especial de Trump, su yerno Jared Kushner, buscó una reunión con López Obrador, que llevó al presidente mexicano a hablar con ambos, exigirles que no se pelearan y que se coordinaran. A Ebrard le encargó coordinar todos los esfuerzos mexicanos, incluidos los migratorios en Washington, con el secretario de Estado, Mike Pompeo, y a Cordero la responsabilizó de la política migratoria sin quitarle el control –en este espacio se reportó el miércoles que así había sido– del Instituto Nacional de Migración. Su relación sería con Kirstjen Nielsen, secretaria de Seguridad Territorial, la responsable en Estados Unidos de combatir la inmigración indocumentada.

    El problema con Nielsen, sin embargo, se venía arrastrando desde tiempo atrás, cuando en diciembre, recién iniciado el gobierno lopezobradorista, buscaron que Cordero viajara a Washington para reunirse con ella. La respuesta fue negativa. Propusieron enero, igual; febrero, tampoco. ¿Finales de febrero? Las quejas se estaban acumulando en la Ciudad de México. A cambio del no encuentro entre las secretarias, Gobernación propuso un grupo de trabajo que encabezaban el coordinador de asesores de Sánchez Cordero, Jorge Alcocer, y el subsecretario de Seguridad Territorial para Estrategia, Política y Planeación de Estados Unidos, James McCament.

    La primera de cinco reuniones se dio el 19 de enero, donde McCament no habló del concepto del tercer país seguro, sino del Acta de Inmigración y Nacionalidad 235, sobre la deportación inmediata de indocumentados “inadmisibles”. McCament planteó que México debía recibir a todos los inmigrantes indocumentados en todas las garitas, porque habían detectado un incremento de la migración derivada de la política de López Obrador de abrir sus fronteras, y que estaban llegando con visas mexicanas. La respuesta de los mexicanos fue de rechazo a la pretensión original, y llegaron a un primer acuerdo que sólo admitirían 20 inmigrantes por día, que tuvieran ese tipo de visas, y únicamente en Tijuana. Sin estar felices, aceptaron los estadounidenses. En Washington subía la frustración y molestia de Nielsen, que había planeado la instrumentación de la 235 con Pompeo, y se la habían ofrecido a Trump como una solución de largo plazo. Pompeo le pidió a Ebrard que Sánchez Cordero se entrevistara con Nielsen.

    A finales de febrero, López Obrador llamó a la secretaria de Gobernación y le ordenó viajar a Washington, con quien se reunió el 28 de febrero. En ese encuentro, Nielsen le dijo que la migración estaba dislocada y calculaban cerrar febrero con más de 70 mil aprehensiones, pero que en marzo estimaban llegar a más de 100 mil. Si no hacen nada, advirtió Nielsen, el presidente Trump va a cerrar la frontera. Fue la primera amenaza, aunque la jefa de Seguridad Territorial afirmó que no era tal, sino un aviso de lo que vendría. Sánchez Cordero le dijo que el problema no era con mexicanos sino con centroamericanos, y que tenía que verlo con esas naciones. De cualquier forma, acordaron que México ampliaría la recepción de deportados, a Mexicali y Ciudad Juárez, pero la misma cantidad en cada una, pero sólo centroamericanos con visas humanitarias que hubieran entrado por los puertos fronterizos, y con niños acompañados por sus padres.

    La presión en Estados Unidos crecía. Nielsen le pidió a Sánchez Cordero verla en Miami, camino a Tegucigalpa. El 17 de marzo se reunieron en el aeropuerto y Nielsen le dijo que, como previó, las deportaciones rebasaban las 100 mil y que tenía que hacer algo en sus fronteras. Fue una plática muy tensa, donde Nielsen estuvo a punto de pararse de la mesa y romper con todo. Sánchez Cordero ofreció mantener las condiciones para recibir inmigrantes, pero con cuotas diferentes: 20 el primer día, y si cumplían, 30 el segundo, 40 el tercero y así sucesivamente. De ser así, serían nueve mil deportados que aceptaría mensualmente México. Además, habría contención en la frontera, como querían.

    Sánchez Codero le dijo a López Obrador que tenían que incrementar el número de deportaciones. López Obrador aceptó. Hubo 13 mil deportaciones en las tres últimas semanas, que Trump vio como un paso positivo y canceló el cierre fronterizo. No será lo único. Los dos gobiernos están preparando medidas adicionales, no sólo migratorias, sino policiales y financieras, para atacar conjuntamente el fenómeno en la región.

    https://elfinanciero.com.mx/opinion/...uerto-de-trump

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  5. #380

    Default

    La realidad alcanza a AMLO

    Por Sergio Negrete Cárdenas.

    Durante 14 años Andrés Manuel López Obrador vivió en la comodidad de la campaña. Criticaba, chacoteaba, protestaba. No necesitaba de planes concretos o alternativas serias, bastaban las frases. El tabasqueño ofrecía a su persona como la solución de los problemas nacionales. Las instituciones estorbaban o eran innecesarias. ¿Un Sistema Nacional Anticorrupción? Suficiente decir que sería como barrer las escaleras: de arriba hacia abajo. Nada de complicar a los votantes con propuestas tecnocráticas. En medio del lodazal peñista, bastaba presumir un plumaje impoluto.

    México eligió como Presidente al hombre que buscó incansable el cargo, pero nunca se preparó para ejercerlo. AMLO piensa que sus ideas setenteras, producto de una ideología fracasada, sus ocurrencias e improvisaciones, representan la visión para un sólido futuro. Agregando arrogancia a su ignorancia, las presenta como un proyecto transformacional. Que el trío de Juárez, Madero y Cárdenas abran un hueco en la Historia (con mayúscula), porque llegó López Obrador a hacerles compañía.

    Los sueños guajiros no eran problema en la campaña, hoy la terca realidad ya lo está alcanzando con rapidez. El Presidente de la República, este en lo particular, goza de un poder gigantesco, pero lejos de la omnipotencia mesiánica que despliega en sus discursos.

    La economía no crecerá como dicta AMLO, probablemente mucho menos. Puede criticar a su propia Secretaría de Hacienda, y de paso tirarle piedras al Banco de México, pero no logrará inflar el PIB una centésima de punto porcentual. Eliminar el crimen resultó que no era cuestión de buena voluntad, sino que va en aumento. Desató una guerra inútil contra el huachicoleo, con decenas de muertos colaterales. La corrupción no se desvaneció ante las proclamaciones presidenciales de honradez, sino que sigue y probablemente aumentará (y eso que la vara peñista es muy alta) gracias a un gasto discrecional y sin control.

    El presidente Trump no responde a los constantes guiños entreguistas, sino que ataca todavía más a México. El Rey de España no compartió la perspectiva obradorista de que hay heridas que es necesario restañar. Hoy el gobierno destaca por apapachar a un dictador sanguinario como es Nicolás Maduro. México era un país respetado en círculos internacionales, hoy se transforma en un apestado.

    No se producirá mucho más petróleo porque así lo repita el titular del Ejecutivo, tampoco la refinería de Dos Bocas costará los ocho mil millones de dólares que dicen sus planes, y menos se terminará en tres años. Tampoco CFE se convertirá en una empresa más eficiente que las privadas que hoy tanto desprecia. Mucho menos México será autosuficiente en gasolina en 2024.

    La realidad alcanza a López Obrador con pocos meses de mandato. Su sexenio será histórico, sin duda, pero por su ineptitud y arrogancia, por haber abusado de un mandato democrático para retroceder a México al autoritarismo político, el mesianismo económico y la polarización social.

    https://elfinanciero.com.mx/opinion/...alcanza-a-amlo

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  6. #381

    Default

    Sí se podía

    Por Macario Schettino.

    A cuatro meses del nuevo gobierno, siete desde que tienen mayorías amplias en el Congreso, se puede confirmar que, a diferencia de lo que pensaba la mitad de los votantes de López Obrador, sí podíamos estar peor. Lo estamos.

    En materia de seguridad, en estos meses se superó el nivel de cien homicidios diarios; es decir, poco más de 3 mil mensuales, y cerca de 40 mil al año. Sin duda la violencia precede al actual gobierno, pero considerando que no han planteado una estrategia más allá de profundizar lo previo, nada puede celebrarse en este rubro. Sí estamos peor.

    En cuestión de corrupción, como lo han documentado María Amparo Casar y Leonardo Núñez, este gobierno mantiene una elevada tasa de adjudicaciones directas o invitaciones restringidas, similar a la de administraciones anteriores. Eso sin contar asuntos como la compra de pipas por encima de la norma oficial vigente, que además no se han utilizado (en un 90 por ciento), o el desmonte de manglares en Dos Bocas, para una refinería que sigue siendo su sueño. En corrupción, hasta el momento, estamos igual que siempre.

    En materia económica, como lo hemos platicado en varias ocasiones, hay un estancamiento que puede ser recesión, y en ese caso sería la primera creada en México desde el fin del viejo régimen. Por cierto, en todo el “neoliberalismo” no hubo crisis en México, sino recesiones importadas de EU.

    En salud, es difícil tener información agregada, pero abundan las quejas de falta de medicamentos y material en hospitales, desapareció el tamiz neonatal, se cancelaron las estancias infantiles y el apoyo a centros para mujeres maltratadas, se ha insistido en desaparecer el Seguro Popular. Argumentan que se trata de una situación temporal pero, de ser el caso, es una terrible irresponsabilidad.

    De manera general, el gobierno está mostrando una incompetencia jamás vista. No es que los gobiernos sean ejemplo de eficiencia, ni mucho menos el mexicano. Ni es tampoco justo exigir a quienes acaban de llegar un desempeño excepcional. Pero los dislates son la norma: desabasto de gasolina en diciembre y enero, de gas desde marzo, decisiones muy extrañas en Conacyt y Cultura, manejo arbitrario de comercio internacional en Economía, abandono de promoción en Turismo, explosión de huelgas en Trabajo. Para donde voltee uno encuentra problemas que no existían, además de los que ya traíamos. Sin duda estamos peor.

    Finalmente, el gran esfuerzo que está realizando el nuevo partido del gobierno, Morena, en censar necesidades para repartir dinero, sumado al ejercicio de propaganda y ataque diario del Presidente, ha llevado la polarización (cuyo origen está justamente en el Presidente mismo, desde 2005) a niveles extraordinarios. Para millones de mexicanos, pensar críticamente irá contra sus bolsillos. No lo harán.

    En resumen, la evidencia indica que México está peor hoy que antes del 1 de julio. Eso, a pesar de que la administración de entonces fue profundamente corrupta, y abandonó las tareas de seguridad pública. Por lo mismo, imaginando el futuro, sólo el pensamiento mágico mantiene la fe de muchos. Si este gobierno mantiene prácticas propias de la corrupción previa, ¿por qué imaginar honestidad en el futuro? Si la causa del estancamiento económico proviene de decisiones del gobierno, ¿cómo imaginar una reactivación? Si se nombraron incompetentes, y se les celebra, ¿por qué creer que el gobierno funcionará mejor?

    Conforme el tiempo pasa, los malos resultados pueden provocar un estallido de ira del Presidente, que no sabe manejar sus emociones. De ser así, actuará como siempre lo ha hecho, doblando la apuesta: retirando a los pocos en su equipo que funcionan (Hacienda), y ampliando su dependencia de los Bolivarianos.

    Si tienen otros datos, como dicen, compartan.


    http://www.latrinchera.org/foros/sho...ANCIERO/page16

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  7. #382

    Default

    No es nada, no es nada.

    Esperen unos años y recibirán su castigo.

    Morirán de desnutrición y falta de medicinas... igual a Venezuela.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  8. #383

    Default

    La toma total del poder

    por Pablo Hiriart.

    Morena se alista a la toma de la Suprema Corte de Justicia de la Nación mediante el aumento del número de ministros y de esa manera lograr el control total del máximo órgano del Poder Judicial de la Federación.

    No es una estrategia novedosa. La empleó Hugo Chávez en Venezuela en mayo de 2004 cuando aumentó de 20 a 32 el número de magistrados del Tribunal Supremo de Justicia de ese país.

    De acuerdo con un texto de Human Rights Watch, publicado el 16 de junio de ese año, “la toma política del Tribunal Supremo agravará la falta de independencia judicial... y la nueva Ley permitirá al gobierno y su coalición en la Asamblea Nacional (Congreso) copar y purgar el control del Tribunal Supremo”.

    Dicho y hecho. Así sucedió, y de esa manera el régimen chavista puso bajo su mando al Poder Judicial.

    Aquí en México el partido Morena, en el Senado, anunció una iniciativa para aumentar de 11 a 16 el número de ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, con lo que asumiría el control del Poder Judicial.

    El método de elección de los ministros de la Corte es similar al que presenciamos la semana pasada para nombrar nuevos integrantes de la Comisión Reguladora de Energía, en que al no haber mayoría calificada en el Senado es el presidente de la República el que designa a sus integrantes.

    Hoy Morena tiene el control total de la Cámara de Diputados, y en el Senado está a nueve senadores de contar con mayoría calificada.

    La nulidad de la separación de poderes, para concentrarlos todos en el presidente y su partido, está a la vuelta de la esquina.

    Decían que exagerábamos al afirmar, desde hace años, el riesgo de chavismo en México, pero en cuatro meses hemos ido mucho más rápido en esa dirección a lo hecho por el propio Chávez en Venezuela.

    En el terreno económico México es más fuerte, en su sector privado, que Venezuela, y ahí puede haber un valladar.

    Pero hasta ahora hemos visto a un conglomerado empresarial que está dispuesto a dejar hacer lo que sea en lo político al presidente, con tal de que no se meta con ellos en lo económico.

    Vamos a ver qué sale de ese pacto no escrito, pero es ingenuo pensar que luego de tener el control total del Estado, el gobierno de López Obrador no eche a andar su proyecto económico que dista mucho del que defienden los empresarios y del que conocemos hasta la fecha.

    Después de la toma del poder del Estado, viene la toma del poder económico.

    Para el Instituto Nacional Electoral también hay un proyecto de modificación: reducir su número de consejeros de nueve a cinco, con el pretexto del ahorro.

    El objetivo es modificar la Constitución para que el Congreso (de mayoría morenista) nombre a los nueve consejeros del INE.

    Así, el órgano electoral del país caería por completo bajo el control político del partido del presidente. Adiós a su autonomía.

    De la misma manera se piensa sustituir a la Comisión Nacional de Derechos Humanos por un órgano denominado 'Defensoría del Pueblo', como existe en Venezuela y es una marioneta del régimen bolivariano.

    La propuesta para cambiar la composición de la Corte ahí está, ellos la anunciaron, no es un misterio. Y los dos pasos para controlar al INE y a la CNDH están en puerta.

    ¿No nos hemos dado cuenta de la gravedad que implica el avance de la concentración de poder en una sola persona?

    ¿Todavía hay dudas de hacia dónde nos quieren llevar?

    Por ahora hay una débil pero valiosa resistencia en la Cámara de Senadores, que pende de una delgada línea de defensa de legisladores, pero eso es todo.

    Los empresarios están replegados, con la esperanza de que les vaya bien en los negocios, sin percatarse que eso, con libertades políticas acotadas, dura lo que el humor y la estrategia del presidente quieran que dure.

    El otro foco crítico que existe, el de los articulistas y columnistas en medios de comunicación, está bajo fuego de la artillería ligera que sale de Palacio Nacional con amedrentamiento e insultos.

    Van a subir de tono hasta aplacar a buena parte de la disidencia –fundamental en un régimen democrático– con el miedo a tener el águila de frente.

    O por medio de la calumnia para inhibir moralmente a los críticos con el instrumento de las redes sociales.

    Lo que viene está a la vista: la toma del poder del Estado, completo, por parte del grupo político que hoy conduce al país. Luego, la economía.

    https://elfinanciero.com.mx/opinion/...otal-del-poder

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  9. #384

    Default

    La víctima de López Obrador

    Por Raymundo Rivapalacio.

    Kirstjen Nielsen renunció a la Secretaría de Seguridad Territorial, y el impacto por su salida del gabinete del presidente Donald Trump no tardaremos en verlo. Perdió la parte moderada del gobierno de Estados Unidos en materia de seguridad y perdió México. Apenas la semana pasada, funcionarios mexicanos mencionaban que los problemas migratorios de Trump no eran sólo con México, sino que se encontraban sobre todo dentro de su gabinete, donde el choque más fuerte era con Nielsen. Les preocupaba su salida, que finalmente se dio, ante la eventual llegada de halcones y radicales en políticas de migración. Paradójicamente, quien parece haberle dado inadvertidamente la puntilla a Nielsen fue el presidente Andrés Manuel López Obrador.

    Es cierto que Nielsen llevaba una relación tortuosa con Trump prácticamente desde que relevó hace casi año y medio a su mentor, John Kelly, que fue nombrado jefe de Gabinete de la Casa Blanca –y tiempo después removido. Fue la responsable de la política migratoria de tolerancia cero, que afectó a árabes, mexicanos y centroamericanos. Sobrevivió en medio de aguas turbulentas hasta la crisis de migrantes centroamericanos que inició en octubre de 2018, pero ya no pudo neutralizar los cambios en las políticas migratorias del nuevo gobierno. La clave sobre el papel que jugó el presidente López Obrador en el desenlace final de la secretaria, la dio Kevin McAleenan, quien será su sustituto a partir del miércoles, quien el pasado 7 de marzo compareció en el Comité Judicial del Senado, como jefe de la Patrulla Fronteriza.

    En esa comparecencia, McAleenan afirmó que las organizaciones criminales trasnacionales estaban “ganando tremendamente” gracias a los problemas de los migrantes centroamericanos, que estaban buscando llegar a Estados Unidos a través de México en números atípicamente crecientes. Los datos de Washington para este año eran utilidades en los dos primeros meses del año de 5 mil millones de dólares, con un crecimiento de aprehensiones de 360 mil personas, superior al total de capturas que se dieron durante todo 2017.

    “Los contrabandistas de humanos escogen el momento y el lugar para que esos grupos crucen estratégicamente, a fin de dislocar los esfuerzos de seguridad fronteriza, crear una distracción del narcotráfico y permitir que individuos evadan ser capturados e intenten inmigrar”, agregó. “Peor aún, esos contrabandistas cometen una violencia horrible, asaltos sexuales y extorsión en algunas de las personas más vulnerables de nuestro hemisferio”.

    McAleenan dijo a los senadores que una parte de la responsabilidad del incremento masivo de inmigrantes centroamericanos era del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, por sus políticas de regularización de migrantes y la laxitud en la aplicación de las leyes para repatriarlos, como había sido con el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, con la primera de varias caravanas en octubre. En esa convicción estaba la molestia de Trump, quien amenazó con cerrar la frontera con México si eso no se revertía. Nielsen fue apoyada por el gobierno mexicano, que no sabía que su final se acercaba, cuando le dieron victorias pírricas para entregar a Trump: aceptar en mediano plazo hasta nueve mil deportados por mes, para tener tiempo de asimilarlos de manera definitiva en territorio mexicano, e incrementar las deportaciones de inmigrantes centroamericanos. Trabajarían conjuntamente para capturar a líderes de redes tráfico humano en Chiapas y Veracruz, y romper sus redes financieras. Obvio, no fue suficiente.

    La salida de Nielsen concluyó una creciente frustración de Trump y su principal asesor político en materia migratoria, el extremista Stephen Miller, quienes consideraban que la secretaria no había dado resultados convincentes en una negociación exitosa con México. Nielsen era dura, pero no halcón. Días antes, Trump retiró el nombramiento de Ronald Vitiello, apoyado por ella, para dirigir la Oficina de Aduanas y de Inmigración del Departamento de Seguridad Territorial, porque el presidente había cambiado de opinión y buscaría implementar una política “más dura” en ese campo.

    No está claro si McAleenan será ratificado, como adelantó el domingo la cadena de televisión CBS. Este es el problema que ven los moderados en Estados Unidos y algunos funcionarios mexicanos con la salida de Nielsen, porque redefinirá la política migratoria y abre el camino al nombramiento de un radical en el cargo. McAleenan no dio esa impresión al dirigir la Patrulla Fronteriza, pero tiene experiencia en el combate al terrorismo, como director de la Oficina Contraterrorista del FBI que participó en la guerra contra Osama bin Laden, los talibanes y Saddam Hussein.

    De manera coincidente o no, Trump ha coqueteado en las últimas semanas con reclasificar a los cárteles de la droga de organizaciones criminales transnacionales, a terroristas, con lo que elevaría el nivel de lucha y las atribuciones de su gobierno. Pero su nombramiento, aunque sea como refresco de la gestión de Nielsen y de Kelly, que reconocían perfectamente el problema de la seguridad como un fenómeno regional, no tiene el perfil de ser una persona que podría tener largo kilometraje en la administración Trump.

    El temor en las áreas más sensibles del gobierno mexicano es quién moverá realmente los hilos de la política migratoria. Las noticias son ominosas. Quien ganó la batalla en la Casa Blanca fue Miller, que expandió su influencia en la casa Blanca y se convirtió, de facto, en el zar migratorio. En un correo electrónico al portal conservador Daily Caller, hace una semana, Miller adelantó que habría “un agresivo esfuerzo para utilizar a cada autoridad para reducir la migración indocumentada”. Ya revisó y la purga comenzó. También el endurecimiento de la política migratoria de Trump, resultado no deseado de la política migratoria romántica y de visión estrecha del gobierno mexicano, causantes colaterales de esta radicalización.

    https://elfinanciero.com.mx/opinion/...-lopez-obrador

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  10. #385

    Default

    Inexperiencia

    por Leonardo Kourchenko.

    La creciente complejidad con que el nuevo gobierno de México enfrenta los embates y las exigencias del presidente Donald Trump nos ha colocado en una débil y vulnerable posición.

    No contestar y no engancharse con la guerra de tuits que al presidente estadounidense tanto emociona, parece un sentido cauto y estratégico que, a juzgar por la exitosa labor de la comisión negociadora del nuevo T-MEC, tendrá a la larga más beneficios que desventajas.

    Pero más allá de la retórica diaria, de la declaración o el mensaje del día, las exigencias han sido claras y las amenazas contundentes: 10 meses para solucionar el delicado tema migratorio cuando decenas de miles de centroamericanos cruzan la frontera con Guatemala todos los meses. La frontal amenaza de no aprobar el T-MEC si esto no se resuelve en los términos que el presidente Trump demanda y, el condicionamiento de la señora Nancy Pelossi para una reforma laboral en México.

    El tema es que nuestro gobierno ha concedido hacer el trabajo, filtrar y detener a los migrantes –bajo un inexplicable sistema de 'regulación fronteriza– a cambio de, prácticamente, nada.

    La Unión Europea que enfrentó la multitudinaria oleada de inmigrantes sirios, casi todos en condición de refugiados políticos, en abierta huida de una situación de guerra donde sus vidas corrían peligro, estableció controles, criterios y cuotas para aceptarlos, con cargo presupuestal a la propia UE.

    El señor Erdogan en Turquía aceptó su propia cuota de sirios expulsados por la guerra, a cambio también de compensaciones económicas para su país.

    Si bien el gobierno del presidente López Obrador ha propuesto un plan de inversión centroamericana “para atacar las causas originales de la migración”, no ha colocado sobre la mesa una sola compensación económica para México por recibir, filtrar, contener y eventualmente hospedar a cientos de miles de centroamericanos.

    Trump canceló apenas la semana pasada la ayuda económica a El Salvador, Honduras y Guatemala, lo que se convirtió de facto, en un detonador de más migrantes hacia Estados Unidos. Toda la responsabilidad para frenar las caravanas y los grupos por goteo, recae en las autoridades mexicanas, para impedir que se trasladen hasta la frontera con EU.

    Es de reconocer la política de respeto a los derechos humanos del gobierno de la 4T, sin embargo, México está asumiendo una labor de responsabilidades titánicas, sin nada a cambio más que la promesa del T-MEC y su aprobación.

    No podremos contenerlos, no existen los sistemas ni mecanismos para concentrarlos en sitios o campamentos. La línea imaginaria del istmo de Tehuantepec será absolutamente de cristal, porque los migrantes buscarán y encontrarán los caminos para llegar a California, Texas, Arizona, Nuevo México como puerta de entrada a Estados Unidos.

    Aparecen ya hondureños y salvadoreños en los semáforos de las Ciudad de México, pidiendo limosna y lavando parabrisas, señal inequívoca de un problema social de dimensiones y consecuencias no dimensionadas por nuestras autoridades.

    La entrada incontrolable de migrantes provocará esta visión pauperizada de México, con ciudades fronterizas como Mexicali, Tijuana, Juárez, Matamoros como puntos concentradores de miles de centroamericanos que se toparán, ahí, con la última barrera.

    Repercusiones de seguridad, salud, empleo y otras vienen acompañadas de la política de 'puerta abierta' que tan ingenuamente defiende Olga Sánchez Cordero.

    Y todo esto se complica cuando no existen los canales de comunicación ni la experiencia diplomática con una errática, voluble y caótica Casa Blanca. El encuentro privado entre Jared Kushner y Andrés Manuel López Obrador en casa de Bernardo Gómez, copresidente de Televisa, exhibe la urgencia en la construcción de puentes y líneas de comunicación directas entre ambos gobiernos.
    Marcelo Ebrard se ha visto atrapado por la cercanía del presidente y su embajadora en Washington, que desafía a su canciller y prefiere línea directa de Palacio.

    Trump fija plazos y establece condiciones, y desde aquí nadie busca acercamientos, sensibilización, contactos con congresistas para balancear la embestida. Soñar con un plan de inversión centroamericana parece hoy más distante que nunca, cuando Trump retira apoyos financieros.

    La curva de aprendizaje nos ha dejado sin estrategia, sin líneas de acción ni mensajes clave para Washington, públicos o privados.

    https://elfinanciero.com.mx/opinion/.../inexperiencia

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  11. #386

    Default

    El bandido estacionario

    por Macario Schettino.

    Ayer comentamos que todas las sociedades humanas, más allá de las pequeñas bandas propias de los cazadores-recolectores, requieren la existencia de una estructura de poder, que controla la fuerza, depende de la legitimidad, y tiene un peso extraordinario en los recursos de la sociedad.

    Pensando en esa época que llamamos Edad Media, Mancur Olson propuso que entendiéramos al Estado (gobierno) como el 'bandido estacionario'. Imaginaba los pequeños establecimientos después del hundimiento del Imperio Romano: pequeños lugares en que vivían unas pocas personas, que eran asolados frecuentemente por grupos que robaban las cosechas, las mujeres, destruían y mataban. La solución que finalmente encontraron esos pequeños establecimientos fue someterse a un bandido único, fijo, que a cambio de quedarse con parte de la cosecha y posiblemente de las mujeres, garantizaba que otros bandidos no se acercaran.

    Es decir: el bandido estacionario ofrecía 'seguridad nacional' y poco después 'impartición de justicia', a cambio de 'cobrar impuestos'. Impedía abusos del exterior, controlaba las disputas internas y se quedaba con parte de lo producido. De acuerdo con lo que platicamos ayer, es muy posible que este arreglo haya aparecido hace 10 mil años y, con diferentes formas y detalles, sea lo que tenemos hoy. Hasta fines del siglo XIX, los gobiernos hacían prácticamente nada más eso: seguridad nacional e impartición de justicia, a cambio de cobrar impuestos. En esos años, entre el 5 y el 10 por ciento de lo producido.

    Hoy, como sabe usted, los impuestos en los países desarrollados son mucho mayores a eso. Promedian 45 puntos y llegan a ser de 60 en los países que rondan el Báltico. La razón es que durante el siglo XX le encargamos al Estado hacer muchas otras cosas: educación, salud, seguridad social para todos. Los países que cobran menos impuestos, y pretenden que su gobierno haga todo eso, quiebran con alguna frecuencia, como México.

    Pero lo relevante ahora es recordar que la estructura de poder, el gobierno, es indispensable para que la sociedad funcione, pero al mismo tiempo es un costo para ella. Una parte de lo producido acaba en manos del gobierno, que con ello financia su fuerza, el mantenimiento de las creencias, y una vida holgada para quienes participan en él.

    En pocas palabras, dedicarse a la política, en todas partes del mundo, desde hace 10 mil años, es una profesión asociada a una vida de abundancia. Tal vez podamos encontrar algún gobernante austero, pero es algo muy, muy raro. Lo normal es que estas personas busquen el poder, y lo ejerzan, en beneficio propio y de su grupo, intentando no destruir las capacidades de la sociedad (para no matar la gallina de los huevos de oro, pues).

    Siguiendo el argumento, debería ser claro que no existen políticos que busquen el beneficio de la sociedad. En el mejor de los casos, buscan que la sociedad no se destruya, pero están pensando en el beneficio de su grupo y de ellos mismos. Afortunadamente, en el último siglo ya podemos incluir mujeres, así que también de ellas mismas.

    Por si faltase algo para confirmar lo anterior, le recuerdo que Kenneth Arrow demostró, hace 56 años, que no puede buscarse el beneficio de la sociedad, porque la sociedad no quiere nada: es imposible construir un ordenamiento de cosas que la sociedad pudiera querer, si consideramos que esa sociedad está formada por personas mínimamente racionales. No existe el bienestar de la sociedad, el bien común, la voluntad nacional, o cualquier cosa que se parezca.

    Así que cuando usted se encariña con un político, lo que está haciendo es sumarse al grupo que ese político encabeza. Nada más. Alguien tenía que decírselo.

    https://elfinanciero.com.mx/opinion/...o-estacionario

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  12. #387

    Default

    ¿Quién te dijo que estudiar te haría rico?

    Por Alberto Tovar.

    Un profesor decía en broma que trataba muy bien a sus alumnos con calificaciones de 80, porque eran quienes podrían darle empleo más adelante y concluía que “los de 100” con seguridad terminarían como él, de maestros; la cual no es precisamente una actividad en donde hagas una fortuna. Por supuesto, el comentario dista de ser una verdad absoluta, pero transmite una idea importante, la excelencia académica está lejos de “garantizar” la riqueza en forma automática.

    Sin duda una buena capacitación es útil para tener la posibilidad de un trabajo adecuado y contar con los conocimientos básicos para emprender y en ese sentido es rentable; sin embargo, nos topamos con frecuencia a personas que no destacaron en la universidad o incluso con una baja escolaridad y han encontrado en los negocios una fuente de ganancias que superan con mucho las expectativas promedio de un ejecutivo.

    Es fundamental entender que no existen recetas mágicas para el éxito económico, visto desde la perspectiva de ingresos elevados. En el extremo, tenemos casos como el de Steve Jobs quien abandona la universidad y se convierte en alguien que transforma al mundo con sus propuestas tecnológicas.

    Se requieren otras características para llegar a un patrimonio más allá del estándar y tienen que ver con cualidades muy diferentes a la técnica. El tiempo dedicado al 'sueño' del negocio; la obsesión con la cual se trabaja para conseguirlo; los sacrificios por soportar; y los riesgos inherentes a una actividad emprendedora.

    Un empresario exitoso me decía en una ocasión que para poder construir un buen negocio había que estar preparado a quebrar siete veces, refiriéndose al 'pago' para llegar a un nivel de bonanza.

    Claro, esto provoca un alto estrés y genera secuelas. La fascinación por la riqueza y lograrla no conduce necesariamente a la felicidad, en donde hay otros valores a considerar y debemos de estar dispuestos para encontrar ese balance entre las metas financieras y personales.

    Los estudios y el camino a la riqueza, a mi juicio, tienen esa mezcla que uno habrá de considerar entre la vocación, los gustos, la empleabilidad para recibir un ingreso que nos permite alcanzar nuestras objetivos; además de los deseos de obtener una fortuna con los costos que ello signifique.

    Todas las mezclas son diferentes y dependen de ti; lo importante es estar consciente de las consecuencias de la elección.

    https://elfinanciero.com.mx/opinion/...-te-haria-rico

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  13. #388

    Default

    Para bien y para mal

    Por Jaime Sánchez Susarey

    Peña y Videgaray tuvieron una oportunidad de oro. Sobre la que se podría escribir una novela ucrónica. La invitación a Trump, en uno de los peores momentos de su campaña, le habría propinado un golpe mortal al candidato republicano, si el presidente de México lo hubiera confrontado como se merecía.

    Pero, en lugar de eso, se le otorgó el trato de un jefe de Estado, y Trump aprovechó la visita para relanzar su campaña. No fue el único factor que marcó un giro en la contienda, pero es un hecho que a partir de esas fechas las encuestas registraron una tendencia ascendente del candidato republicano.

    Aún está por escribirse la crónica de los acuerdos secretos y las motivaciones que llevaron al entonces secretario de Hacienda a organizar la visita en connivencia con Kushner. El costo de la misma fue tan elevado que Videgaray perdió el puesto y no regresó a la escena hasta que Trump obtuvo la victoria.

    Tiempo después, durante la campaña por la presidencia en México, una de las banderas que enarboló AMLO fue la defensa de México y los mexicanos ante las agresiones de Trump. El mensaje fue claro: a cada tuit del presidente de Estados Unidos, correspondería una respuesta inmediata de López Obrador, poniendo las cosas en su lugar.

    Pero no. AMLO ha sido más prudente y condescendiente que Peña. A cualquier pregunta sobre el muro, los migrantes o las agresiones a los mexicanos, el presidente responde que no se enganchará, y predica amor y paz.

    El último episodio ocurrió, el viernes pasado, en la conferencia mañanera en Jalisco, donde AMLO bateó, mediante una larga disquisición sobre el bateo, una pregunta acerca de la afirmación que hizo Obama en Europa: sólo los que tienen miedo construyen muros.

    De manera inesperada, ese mismo día en Calexico, Trump hizo un inusitado reconocimiento de AMLO: “el presidente López Obrador ha hecho una gran labor, está deteniendo a muchos migrantes, y anotó un jonrón”.

    La justificación de esa prudencia se ancla en que Trump tiene un carácter impulsivo y lo último que conviene es enredarse en una guerra de declaraciones; más aún, cuando el T-MEC no ha sido aprobado y, es muy probable, que habiendo superado la investigación de Müller, el presidente se encamine hacia la reelección.

    Dicho eso, hay dos temas que son cruciales para las relaciones entre ambos gobiernos: la migración y la política de drogas.

    El margen para abordar el primero es muy reducido. AMLO puede esgrimir un Plan Marshall para Centroamérica, como una estrategia para ir a la raíz del problema. Pero se trata de medidas de mediano y largo plazos. Y lo que Trump exige es la detención, aquí y ahora, de los migrantes centroamericanos que pretenden cruzar hasta EU.

    En esa materia, AMLO puede recurrir a su estrategia de bateo para eludir un posicionamiento formal, pero al final se topará con datos duros: número de migrantes y cruces ilegales en la frontera sur. Y ahí no hay ambigüedad que valga. O cuadra o cuadra. Y todo indica que eso ya empezó a ocurrir o Trump no habría sido tan elogioso en Calexico.

    El otro tema son las drogas. Trump, como candidato, se mostró tolerante ante la legalización de la mariguana en los estados que optaron por el uso medicinal y lúdico. Pero como presidente ha insistido que las drogas causan daños enormes y provienen de México.

    La pregunta, por lo tanto, es cuál será la respuesta del gobierno de Estados Unidos a la legalización de la mariguana en México. De hecho, hay un precedente ilustrativo: Canadá es el primer país de la OCDE en transitar esa vía y, hasta ahora, no ha habido mayores reacciones de la Casa Blanca.

    Lo que sería lamentable es que las corrientes que se oponen en México a la legalización, que las hay dentro del gobierno y Morena, lograran amedrentar con el petate del muerto de la reacción de Trump.

    Sin embargo, hay que reconocer que no todo lo que viene del Norte es adverso y malo para el país. En un contexto en que los contrapesos del sistema político están siendo debilitados o anulados, la vecindad con Estados Unidos podría terminar operando como un valladar contra los delirios de implantar un modelo socialista bolivariano en México.

    A final de cuentas, la historia de este país está ligada para mal (la guerra del 46-48) y para bien (la derrota de la intervención francesa) a las acciones y reacciones de Washington. Y no hay en el horizonte, para bien y para mal, probabilidad de que esto cambie.

    https://elfinanciero.com.mx/opinion/...ien-y-para-mal

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  14. #389

    Default

    El molesto e incómodo sector externo

    Por Joel Virgen Rojano.

    La agenda del gobierno que comienza se encuentra claramente orientada al interior. Se subraya la construcción de un nuevo modelo económico y político y se tiene prisa por ubicarse lo más lejos y rápido posible del anterior establishment. En la actual transformación, se prioriza la construcción de un nuevo arreglo institucional y un cambio en el modelo de relación con los distintos poderes y la iniciativa privada. Se busca que el nuevo proyecto tenga una ejecución lo más inmediata y fluida posible, para esto se busca la desintermediación. No obstante, hay un factor al que se ha hecho de lado y que pronto podría irrumpir y tener el potencial de distraer la agenda de transformación. Dicho factor es el externo. Me concentro en tres de los principales elementos externos que pronto regresan y alteran la realidad local.

    Primero, el T-MEC necesita ser ratificado en los respectivos congresos pero antes de eso gobiernos, legisladores y productores tanto en México como en Canadá requieren del desmantelamiento de las actuales tarifas proteccionistas aplicadas sobre el acero y aluminio que se comercia con EUA. Más aún, antes de concentrarnos totalmente al proceso de aprobación del nuevo tratado, los congresistas demócratas en EUA requieren de un cambio legislativo en el sector laboral mexicano a fin de anidar un principio de cumplimiento y monitoreo de los acuerdos en materia de salarios manufactureros en nuestro país.

    No será hasta que se aclaren el par de temas arriba mencionados cuando los encabezados noticiosos se concentrarán en un proceso de ratificación del T-MEC que se antoja será algo accidentado en EUA. No parece haber los incentivos políticos para que una mayoría demócrata al norte del río Bravo acompañe un proceso que pueda ser interpretado como una victoria para la actual administración en EUA.

    Lo anterior nos lleva a un segundo punto: la carrera presidencial en EUA. Las elecciones presidenciales se llevarán a cabo en noviembre del 2020 y ya en nuestro vecino del norte se cocinan postulaciones demócratas, se recaban recursos y se fijan fechas clave en sus primarias. En tanto, el ejecutivo revive temas y demandas que atienden a su base dura de apoyo electoral. En este contexto, la relación diplomática entre México y EUA se tensa y se alimenta un ambiente ríspido en temas migratorios, de cooperación en materia de seguridad y desarrollo y se comienzan a mezclar las agendas políticas con las diplomáticas y comerciales.

    Si bien creo muy factible que el T-MEC sea votado favorablemente este año, el par de factores arriba citados podrían hacer de dicho proceso un camino accidentado, con altibajos y cuestas arriba.

    Tercero, la agenda de transformación política y económica a nivel local ya comienza a observar distorsiones y distracciones ante un escenario macroeconómico que se deteriora frente a un ambiente externo retador (desaceleración industrial-manufacturera en EUA). Dicho deterioro ya detonó a nivel local una actualización en materia de planeación fiscal para el año corriente e implicará recortes al gasto público por un monto equivalente al 0.5 por ciento del PIB. Ante un escenario así, las necesidades en materia contracíclica podrían contraponerse en algún punto con los objetivos de consolidación fiscal (cumplimiento del superávit primario del 1 por ciento del PIB).

    Estos son solo tres ejemplos en los que el sector externo ya actúa sobre la realidad local y obliga a las autoridades a mirar hacia otro lado. Dudo que la transformación local y su agenda se congelen, no obstante creo que encontraran un relevante distractor en el que se perfila como un molesto e incómodo sector externo.

    https://elfinanciero.com.mx/opinion/...sector-externo

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  15. #390

    Default

    Donde hacen sus nidos las olas del mal

    Por Alejo Sánchez Cano.

    La célebre canción que hiciera famosa el Flaco de Oro sobre el puerto “Veracruz, rinconcito donde hacen su nido las olas del mar”, ahora ya tiene una versión modificada por la actuación de Hugo Gutiérrez Maldonado, secretario de Seguridad Pública.

    Qué mérito tendrá un funcionario para ser contratado, luego de que fue corrido en su estado natal, a decir de los regios, por corrupción y por estar coludido con delincuentes. Tal vez sea porque “viene recomendado, por el presidente de México”. Lo cierto es que Gutiérrez Maldonado ha metido a Veracruz en una vorágine de sangre y de violencia en donde los ciudadanos padecen las consecuencias de su ineptitud.

    Los datos duros de los índices delincuenciales en esa entidad se han incrementado de manera exponencial desde el arribo de Gutiérrez Maldonado, particularmente lo que tienen que ver con secuestros, feminicidios, robo con violencia, extorsiones y por supuesto, asesinatos, lo que han prendido los focos de máxima alerta en las fuerzas federales del país, mismas que diariamente informan a Andrés Manuel López Obrador de la crítica situación que se vive en esa región.

    El gobernador, Cuitláhuac García Jiménez, tiene que dar la cara por su subalterno, ante los fuertes reclamos de sus paisanos y poner la otra mejilla, ya que no hace nada por remover al titular de la Secretaría de Seguridad Pública; al contrario, lo protege y lo justifica.

    Este personaje salió por piernas de Nuevo León con un fiscal y 28 policías, después de ser destituidos por el entonces procurador general Roberto Flores Treviño y por órdenes directas del gobernador, Jaime Rodríguez, luego de que dos subordinados del hoy titular de la SSP, fueran aprehendidos por el delito de extorsión en contra un empresario de la región de El Carmen y Mina –a unos 40 kilómetros de Monterrey–, a quien le exigieron 300 mil pesos a cambio de dejarlo comercializar con diésel.

    Este hecho, sumado a presiones de empresarios regiomontanos que denunciaron actos de chantaje, secuestros y narcomenudeo en manos de los subordinados de Gutiérrez, llevó al gobernador Rodríguez Calderón a fijar un ultimátum al exprocurador Flores Treviño, quien renovó la plantilla policial, incluido el cese de Hugo Gutiérrez.

    Para mal de los veracruzanos el 'angelito' desempacó sus cosas en el estado y ahora, con fusca en el cinto, se pasea por los kinders y hace mofa de los asaltos sufridos a las tiendas de convivencia, al señalarlos que son unos exagerados al reportar robos en sus tiendas, cuando en la realidad, los malosos solo van a enfriar sus chelas.

    El tema de la inseguridad en Veracruz toma relevancia insospechada no solo por su impacto en la vida de los habitantes, sino por cómo podría cambiar el espectro electoral en el país en el 2021, por culpa del voto de castigo de los veracruzanos contra Morena y contra López Obrador, ya que en esta entidad se asienta el tercer padrón más numeroso de electores, por abajo del Estado de México y la capital del país

    En una de esas, si se aprueba la revocación de mandato en el Congreso, los veracruzanos piden que AMLO deje el cargo, ello por culpa directa de la dupla Cuitláhuac-Hugo.

    La alternancia política en Veracruz está al máximo nivel, luego de que ha sido gobernado por el PRI, el PAN con el PRD y ahora Morena y en todos los casos, los gobernadores en turno o están en la cárcel o son investigados por la comisión de diversos delitos del orden federal.

    Ahora Cuitláhuac está en el paredón y no por causas propias, sino por la ineptitud de Hugo Gutiérrez Maldonado a quien por cierto lo atraparon por farsante al mentir sobre un doctorado que nunca cursó y que no existe y por si fuera poco, refirió que lo hizo en una institución educativa que no tiene el reconocimiento oficial de la SEP para impartir doctorados.

    https://elfinanciero.com.mx/opinion/...s-olas-del-mar

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  16. #391

    Default

    ¿Y si rectifica, presidente?

    Por Raymundo Rivapalacio.

    La anomalía que veían los economistas se disolvió. Se preguntaban, ¿cómo es posible que baje el consumo en todos los rubros, haya inflación y desempleo creciente y la confianza del consumidor sea positiva? El Inegi respondió al dar a conocer el Índice de Confianza del Consumidor de febrero, donde los niveles son los más bajos del nuevo gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, y los peores desde enero de 2017. Hay incertidumbre por la inseguridad, y desconfianza en la política económica. La percepción ciudadana se está alineando con la de inversionistas, analistas, bancos privados nacionales y extranjeros, instituciones multilaterales y organismos internacionales, que suman a esos factores dudas por las señales contradictorias de López Obrador. La más grande, la cancelación del nuevo aeropuerto internacional en Texcoco.

    Cancelar el proyecto como resultado de una consulta concentrada en los municipios pobres en el sur del país, tuvo consecuencias económicas inmediatas, pero sobre todo, lanzó una señal de alerta al mundo. Al gobierno de López Obrador lo empezaron a ver con cuidado. Las inversiones se frenaron y la economía se contrajo. La Secretaría de Hacienda redujo su expectativa de crecimiento para 2019 y 2020, pero el presidente insistió que crecería en dos por ciento y que para finales del sexenio el crecimiento estaría en cuatro por ciento. El Fondo Monetario Internacional lo desmintió ayer al dar a conocer sus expectativas de crecimiento en el mundo. Las señales emitidas por el nuevo gobierno, llenas de incertidumbre política, produjeron un nuevo ajuste a la baja para estos dos años.

    Frente a las noticias negativas, López Obrador siempre acelera el paso. Aún no reacciona sobre el nuevo balde de agua fría que le tiró el FMI, pero en situaciones similares en el pasado, disfraza los malos números con acusaciones a políticos, empresarios, órganos autónomos y prensa.

    López Obrador no entiende de economía, y a sus colaboradores les cuesta mucho trabajo explicarle las cosas porque tampoco razona. La subordina a sus objetivos políticos, olvidando que acciones similares llevaron a la ruina al país. Él mismo lucha contra sus creencias y se mete en contradicciones. Las evidencias de que la economía del país estaba mucho más grave de lo que se imaginaba, lo ha hecho enfurecer en algunas ocasiones y molestarse con propios y extraños.

    Tuvo que aceptar el recorte presupuestal que le propuso el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, cuyo tufo neoliberal es superior a los que tuvo el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, con el que tanto se compara, al demostrarle que el dinero en las arcas del Tesoro simplemente no alcanzaría, con todos los indicadores en contra, más la caída en la recaudación y en el empleo. El subsecretario Arturo Herrera dijo que para aumentar la recaudación contemplaban restablecer la tenencia de automóviles en el país, y horas después el presidente lo desmintió por completo. Este choque con la realidad evoca un dicho tabasqueño: lo mejor de todo, es lo peor que se va a poner.

    Pero para López Obrador, esto puede significar el final anticipado de su sueño transformador. ¿Qué puede hacer sin cometer un suicidio financiero? Enviar una señal a los inversionistas de que entendió que lo que quería hacer, como lo quería hacer, no funcionó, y es capaz de rectificar. ¿De qué escala tendría que ser esa rectificación? La respuesta sería tirar la construcción de un nuevo aeropuerto en Santa Lucía y reanudar la construcción en Texcoco. El mero planteamiento, dada la necedad del presidente, parece descabellado. Sin embargo, una consideración que podría hacerse, es que la disyuntiva está entre restablecer un proyecto y encontrar la forma de tener el menor costo político posible, o pagar costos económicos, políticos y sociales de mayor envergadura en el largo plazo.

    Santa Lucía es un aeropuerto que sí puede construirse, pero que de acuerdo con los estudios de aeronavegabilidad, no puede operar en forma simultánea con el Aeropuerto Internacional Benito Juárez. Construirlo sería como añadir una pista más en la Ciudad de México sin ampliar el tráfico aéreo. No sólo organismos internacionales han concluido en ello, sino que un estudio de la Fuerza Aérea Mexicana dice lo mismo. Empeñarse en Santa Lucía, visto logísticamente, provocará una disrupción en las operaciones de las aerolíneas. Y en términos de seguridad, existe la certeza de la cancelación de vuelos internacionales.

    El presidente no sabe de estos temas y los responsables de él, tampoco. Pero dentro del gobierno hay personas con conocimiento técnico y financiero de lo que significa entercarse en Santa Lucía. López Obrador tiene una oportunidad, aunque en un principio parezca una locura política. Una pista más en Santa Lucía, disfrazada de nuevo aeropuerto, no provocará el crecimiento de Texcoco, aunque el gobierno diga lo contrario. Texcoco no era la mejor opción; era la única posible. Una de las empresas a las que se recurrió por su opinión, que así lo determinó, es Aeropuertos de París, a la que le comisionaron el Plan Maestro de Santa Lucía. Al paso que va, ni siquiera estaría lista su primera fase antes de terminar el gobierno. El nuevo aeropuerto de Estambul, como espejo, arrancó este fin de semana su primera fase operacional, tras casi cinco años de construcción sin problemas.

    López Obrador puede intentar el rescate de la confianza de los inversionistas, y quitarles la idea de que es un aventurero como jefe de Estado y que sí es capaz de corregir una decisión equivocada. Para ello, sin embargo, se requiere que cuando menos crea los números que le presentan los no radicales, y que se aleje de quienes empapan todo en demagogia, retórica y, sobre todo, embustes.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...ica-presidente

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  17. #392

    Default

    Un kínder en Palacio Nacional

    Por Pablo Hiriart.

    Por segunda vez en menos de un mes el presidente López Obrador desmintió a su subsecretario de Hacienda sobre temas económicos que el mandatario desconoce y Arturo Herrera sí sabe.

    López Obrador desmiente y desautoriza a sus secretarios y subsecretarios con la mano en la cintura. No se puede confiar en la palabra de ellos.

    Ni en la de Romo, que dijo que el aeropuerto sí se continuaría en Texcoco.

    Ni en la de Esteban Moctezuma, que presentó una razonable reforma educativa, y el presidente se la está echando para atrás.

    Ni en la del subsecretario de Hacienda, que anuncia en Europa la postergación de la proyectada refinería en Dos Bocas hasta evaluar sus costos reales.

    Ni oír a ese subsecretario que estudia con legisladores que la tenencia vehicular se cobre en todo el país.

    ¿De qué se trata? ¿En qué kínder se ha convertido Palacio Nacional?

    Si las finanzas se van a manejar 'desde Los Pinos' (el presidente), como dijo Luis Echeverría en 1973 cuando corrió a Hugo B. Margáin de la Secretaría de Hacienda, entonces sálvese quien pueda. Vamos por ese camino y ya conocemos el desenlace.

    El subsecretario Herrera, un economista de prestigio que viene del Banco Mundial, se reunió en lunes con legisladores y especialistas en el marco del II Foro Hacendario, donde coincidió con diputados que en 2020 se podría revivir el cobro de la tenencia en los estados.

    Dijo, en concreto, que cobrar bien el predial y reinstalar la tenencia en todo el país podría dar una recaudación adicional de entre 100 y 120 mil millones de pesos, “cantidad que para los estados es mucho dinero, quizá para la federación no lo es, aunque para los estados haría la diferencia”.

    Como (casi) todo mundo sabe, la tenencia es un impuesto estatal y no federal, como está implícito en el argumento de Herrera. Compete a los estados.

    En menos de 24 horas, en su conferencia mañanera, el presidente López Obrador lo desmintió de manera tajante y hasta ofensiva:

    “No hay aumentos de impuestos y no hay impuestos nuevos. Los compromisos se cumplen. Digo esto porque salió la noticia de que se iba a restablecer el impuesto de la tenencia. Eso no es cierto. Eso quisieran nuestros adversarios”.

    Arturo Herrera no es su “adversario”, sino su subsecretario.

    El presidente no puede decidir sobre un impuesto estatal. Si lo quieren federalizar, tampoco es asunto suyo, sino del Congreso.

    Durante una entrevista a Financial Times, publicada el 11 de marzo, el subsecretario de Hacienda dijo que “no autorizaremos (la construcción de la refinería en Dos Bocas) hasta que tengamos una cifra final que no sea muy diferente de los ocho mil millones de dólares originales”.

    Al día siguiente lo desmintió el presidente en su conferencia mañanera: “No hay retrasos en la construcción. Estamos muy bien y se va a construir la refinería, se va a terminar en tres años como se contempló y va a costar entre seis mil y ocho mil millones de dólares”.

    ¿Por qué va a costar eso? Porque sus presidenciales ganas así lo dictan.

    Si el subsecretario de Hacienda dice que van a esperar a tener una corroboración más precisa de la cifra, lo desmiente y lo calla.

    Que las finanzas se manejen 'desde Los Pinos' (el presidente) tiene sus costos.

    Como ilustraba ayer Enrique Quintana en sus Coordenadas, la caída real del gasto en seguridad en los dos primeros meses del año fue de 31 por ciento. Como si no hiciera falta.

    El gasto en educación cayó 12 por ciento.

    Y el gasto en salud del sector público federal cayó en 13.6 por ciento, “lo que significa que se dejaron de desembolsar aproximadamente cuatro mil millones de pesos cada mes”, apunta Quintana.

    Por otro lado, en un solo mes (9 de marzo al 7 de abril) el gobierno gastó más de cinco mil millones de pesos en subsidiar (claro que es subsidio) el IEPS para que no suban la gasolina Magna ni el diésel… que siguen subiendo.

    Ayer el presidente dijo que descubrieron que el 63 por ciento de esos estímulos fiscales se quedan en manos de distribuidores.

    ¿Solución? Que el Estado ponga gasolineras, si no disminuyen los precios los expendedores actuales.

    En el país hay cerca de 12 mil estaciones de gasolina. ¿Cuántas miles de estaciones necesitaría poner el Estado para equilibrar los precios?

    Puras ocurrencias que podrían acabar –como en los años en que las finanzas se manejaban desde Los Pinos– en estatizaciones.

    Los organismos internacionales ya se dieron cuenta del kínder que hay en Palacio.

    Ayer el Fondo Monetario Internacional recortó la expectativa de crecimiento para México, en este año, de 2.1 a 1.6 por ciento del PIB.

    Le recortaron a varios países, pero a México fue al que más.

    ¿Por qué será? Por falta de certidumbre.

    Es un kínder.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...lacio-nacional

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  18. #393

    Default

    Cuitláhuac no gobierna

    Por Lourdes Mendoza.

    Alguien le debería decir al góber de Veracruz, Cuitláhuac García, que ya terminó la campaña y que ya casi tiene 4 meses en la gubernatura. El morenista se enfoca más en señalar a sus antecesores que en enfrentar los problemas de la entidad, no sólo los de corrupción, sino los de salud, educación, derechos humanos y ni qué decir de la inseguridad. El desastre en el estado se puede entender tras saber que en las secretarías de Educación y Salud nombró a personajes señalados por presunto nepotismo. Que en la de Seguridad Pública designó a Hugo Gutiérrez Maldonado, quien fue destituido el 1 de noviembre de 2016 como director del Centro de Operaciones Estratégicas de la Procuraduría de Justicia de Nuevo León, por presuntos actos de extorsión de policías ministeriales a su cargo, en agravio de un empresario. ¡Quihúboles!

    Por lo cual no sorprende que hoy en día, 1 de cada 3 secuestros del país se produzcan en este estado y que los feminicidios hayan crecido exponencialmente. Ah, y mientras esto sucede, el góber no sólo promociona su Festival de Salsa, sino que se da tiempo para visitar un avión americano que aterrizó en su estado. ¡Así como lo está leyendo! Además, súmenle que la entidad tiene aún muy abierta la herida provocada por el desfalco que hizo Javier Duarte. Leído lo anterior, cabe la pregunta: góber, ¿y para cuándo comienza a trabajar?

    Ah, como cereza del pastel les cuento que tiene como tuit fijado un video en el que AMLO pide que voten por él, pero... qué no los tiempos de campaña ¡ya fueron!

    ------------------------------------

    No nos descobijen

    Así fue como Luis Barrios, de City Express y presidente de la Asociación Nacional de Cadenas Hoteleras, le pidió al presidente que se destinen recursos para la promoción turística. Y es que más allá de que México haya descendido en el ranking entre los países más visitados del mundo en 2018, sigue cayendo el tráfico de turistas de EU y Canadá que están prefiriendo otros destinos del Caribe. Este mercado representa casi el 70 por ciento de los visitantes internacionales. José Manuel López Campos, presidente de Concanaco Servytur, propuso la creación de un fideicomiso privado con participación del gobierno para no detener la promoción de la marca México. Lo cierto es que a cuatro meses de haber arrancado el gobierno, y casi seis de haberse tomado esta decisión de cerrar el Consejo de Promoción Turística de México (CPTM), el empresariado turístico apenas presentó una propuesta concreta que aún no ha sido aceptada. Será por eso que no fue al tianguis Pablo Azcárraga, del Consejo Nacional Empresarial Turístico. Es pregunta.

    El aplausómetro 'más tú las traes' de este año fue para el gobernador anfitrión, Héctor Astudillo, pero no crea que fue por sus resultados o que fue espontáneo, sino porque llevó porra. El que menos sonrisas levantó fue el secretario de Turismo, Miguel Torruco, que sigue insistiendo en que la promoción turística es elevar la calidad de vida de las zonas periféricas donde viven muchos de los empleados del sector, y por otro lado disminuir la inseguridad.

    Tanta mala vibra sintió, que el presidente López Obrador tuvo que hacerle un cariño en su discurso diciendo que Torruco lo representa a la perfección en su visión del sector. Con excepción de la familia del secretario –que estaba en primera fila– y algunos gobernadores, nadie más aplaudió. Dos empresarios que salieron muy contentos porque fueron reconocidos por el presidente fueron Daniel Chávez, de Grupo Vidanta, y Juan Antonio Hernández, de Mundo Imperial. Así como Miguel Alemán Velasco, por ser uno de los precursores del turismo.

    En esta ocasión, la tradicional comida de los Capitanes de la Industria fue ofrecida en un salón interior de Mundo Imperial, con una decoración y luces que parecían más bien del Baby’O, pero con la orquesta sinfónica de Acapulco incluida. ¡Imagine la combinación! Se sirvió un ceviche de róbalo, clam chowder, short rib y filete de huachinango y cheesecake de maracuyá. Ah, y para los que pensaban que no habría vino, hubo y bastante, incluyendo coctelería. A reserva de revisar los números finales, no se estima que haya sido un éxito esta edición del tianguis, aun y cuando el presidente López Obrador diga que para el turismo, como México no hay dos.

    No se pierdan el viernes la crónica de los stands del tianguis…

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...ac-no-gobierna

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  19. #394

    Default

    México viola ley de Estados Unidos (con los hondureños)

    Por Jorge Castaneda Gutman.

    Tal y como los vaticinamos aquí desde diciembre, anteayer el juez federal de la región norte de California declaró ilegal el programa llamado Remain in Mexico (Permanecer en México) y lo suspendió hasta nuevo aviso.

    Algunos lectores recordarán que se trata del esquema acordado entre el entonces equipo entrante de la Cancillería y el gobierno de Trump para establecer un programa de Tercer País Seguro disimulado. Los solicitantes centroamericanos (y de otros países) que entraran de una manera u otra a Estados Unidos serían devueltos a México, donde esperarían su cita y audiencia en las que las autoridades norteamericanas resolverían sobre su solicitud. Desde el primer día de la entrada en vigor del mecanismo, e incluso desde que su existencia fue más o menos filtrada por el gobierno estadounidense –en México se dijo que, sin aprobarlo, nosotros lo aceptábamos por “razones humanitarias”– muchas voces en Estados Unidos lo denunciaron.

    Las razones, compartidas por unos cuantos mexicanos, eran obvias. Se violaba el principio central del derecho internacional de asilo, el non-refoulement. Se violaban las leyes norteamericanas de acceso constante, expedito y sencillo a un abogado. Se exponía a los solicitantes a la enorme inseguridad que impera, según el propio gobierno de México, en las ciudades fronterizas del norte del país. Esas voces críticas se acercaron a los primeros solicitantes hondureños devueltos a México, y a través de la American Civil Liberties Union (ACLU) interpusieron una demanda exigiendo la prohibición del programa.

    Fue una pésima idea que México aceptara este mecanismo, o 'protocolo' como lo llaman los norteamericanos, por varias razones. En primer lugar, debido a que es inmoral ser cómplices de un esquema inhumano, ilegal e ineficaz. Los centroamericanos se aglomeran en localidades fronterizas inhabilitadas para recibirlos, atenderlos y protegerlos. En segundo término, porque avalamos, o nos prestamos, a un acto ilegal del gobierno de Estados Unidos, cuya ilegalidad hubiéramos podido detectar con toda facilidad. El equipo saliente de la Cancillería forjó una buena y franca relación con ACLU y su presidente, Anthony Romero. Resultaba muy sencillo para los nuevos utilizar ese vínculo para saber si habría demanda, y qué sucedería.

    En último lugar, fue una decisión completamente ineficaz. Al suspenderse el programa ayer, Homeland Security de Estados Unidos anunció que, en total, únicamente 250 hondureños habían sido devueltos a México, en tres puntos fronterizos: Tijuana, Mexicali y Ciudad Juárez.

    Al mismo tiempo se divulgaron las cifras de detenciones de personas no autorizadas al ingresar a Estados Unidos durante el mes de marzo: 103 mil, un poco más de lo esperado, y casi 35 por ciento que el número de febrero. En otras palabras, entre febrero y marzo, las autoridades norteamericanas detuvieron a 180 mil personas, probablemente la mayoría centroamericanos, y le entregaron 250 a México. Un esquema inútil.

    Antes de ser despedida, la secretaria Kirstjen Nielsen de Homeland Security parece haberle prometido a su jefe que el esquema Remain in Mexico se profundizaría rápidamente. Por ahora, no será el caso. Sin duda la administración Trump apelará el fallo de anteayer, y probablemente lo vuelva a perder. Si lo lleva a la Suprema Corte lo puede ganar. Tal vez un representante del gobierno de López Obrador presentará un recurso de amicus curia ante la Suprema Corte a favor de Trump, explicando por qué violar las leyes y la moral nacionales e internacionales es necesario y deseable en condiciones extremas, como las que se viven en la frontera entre los dos países. Pero eso sí: con mucho respeto y mucha dignidad.

    Peña Nieto se equivocó al apostarle a Trump en 2016. López Obrador se equivoca al apostar contra los demócratas en 2020. No sólo es estar del mal lado de la historia, al igual que en la complicidad con la dictadura de Maduro. Implica irritar o agraviar a los aliados que se necesitan para aprobar el T-MEC. Todo por calientes.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...los-hondurenos

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  20. #395

    Default

    Poder, ¿para qué?

    Por Macario Schettino.

    Platicamos el lunes por qué las sociedades humanas requieren de una estructura de poder, cuando superan un número de individuos realmente pequeño. Y ayer vimos que una forma de entender esa estructura de poder es imaginarla como un 'bandido estacionario', fijo, que nos quita parte de nuestro dinero y a cambio nos ofrece algunas cosas. En principio, seguridad de la sociedad frente a enemigos externos (seguridad nacional), y resolución de conflictos al interior de la misma (impartición de justicia). En tiempos recientes, es decir, después de la II Guerra Mundial, el gobierno se ha hecho cargo de muchas otras cosas, y por ello ha requerido tomar una mayor parte de nuestro dinero.

    En cada país, las obligaciones del gobierno y los recursos con que se queda son diferentes. Sin embargo, debe ser muy claro que si le carga uno muchas cosas al gobierno, y le da uno poco dinero, el país va a funcionar mal y tendrá crisis frecuentes. Debería ser claro, pero no lo es, como lo demuestra México, donde queremos que el gobierno haga de todo, pero no aportamos recursos suficientes. Por eso tenemos servicios muy malos, notoriamente en seguridad pública, impartición de justicia y educación, por poner unos ejemplos.

    Sin importar eso, en todos los países el gobierno en realidad toma más dinero de lo que gasta de regreso, y ese dinero que sobra es parte de lo que quienes ocupan la estructura de poder consideran suyo. Desde gastos de viaje, muebles y oficinas, autos y choferes, hasta corrupción vil, estar en el poder implica tener ingresos adicionales que no son parte de la nómina. Con esto no quiero decir que todos aquellos que trabajan en el gobierno lo hagan por buscar esos ingresos. La función pública es un camino de desarrollo profesional perfectamente legítimo, y para muchos es incluso una vocación. Pero la tendencia a recibir esas prestaciones adicionales no debe olvidarse. En países poco organizados, como nosotros, la corrupción puede ser espectacular; en otros, que llevan más tiempo de estructura, se trata más de privilegios, como puede usted confirmarlo con las críticas constantes a los políticos europeos.

    Pero como dijo aquél, no sólo de pan vive el hombre. Para los verdaderos políticos, los profesionales, la política no es un tema de dinero. Incluso en países con corrupción rampante, como México, buena parte de los políticos importantes no están en esa actividad para llenarse de dinero. Hay algunos que sí, y hay muchos que acumulan cierta riqueza, pero lo que mueve a los profesionales no es el dinero, es el poder.

    La capacidad de lograr que los otros hagan cosas que no querían hacer, eso es el poder. Y todos los seres humanos quieren esa capacidad, pero en diferente nivel. Algunos lo desean en tal magnitud que son capaces de cualquier cosa con tal de obtenerlo. Esos son los políticos profesionales. Piense usted por un momento lo que requiere una carrera política: años de disciplina partidista, aceptando ideas y acciones que no se comparten por completo; campañas en abundancia, fingiendo continuamente para obtener votos; debates, insultos, descalificaciones y, durante mucho tiempo, recursos muy escasos. Realmente se requiere una personalidad particular, que tienen pocas personas.

    Antes de terminar, permítame insistir en la diferencia entre los políticos profesionales y los funcionarios públicos. Los primeros buscan el poder, casi a cualquier costo; los segundos buscan un desarrollo profesional, siguen una vocación, con la esperanza de un ingreso razonable y, con algo de suerte, prestaciones atractivas en algún momento de su carrera.

    Los políticos, le digo, son personas que tienen una necesidad de tener poder que supera muchas de las otras necesidades que, para la mayoría de los seres humanos, son normales.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...poder-para-que

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  21. #396

    Default

    ¿Dónde está la verdad?

    Por Georgina Morett.

    Nunca en México habíamos tenido una interlocución diaria del presidente de la República con los comunicadores, y utilizo este término porque a las mañaneras no sólo acuden los trabajadores de los medios de todos conocidos, sino que se trata de una convocatoria mucho más amplia.

    Sin embargo, este enorme trabajo de comunicación tanto del presidente de la República como de los funcionarios del gobierno federal, nos mantiene en una búsqueda constante de la verdad, así como en cierto grado de incertidumbre.

    Es que es muy difícil saber qué pasa realmente, pero de cualquier forma ya tenemos algunas certezas.

    Y que me disculpe el subsecretario de Hacienda, Arturo Herrera, pero ya será muy difícil creerle a sus declaraciones, ya que ha sido desmentido en dos ocasiones por el presidente Andrés Manuel López Obrador, en menos de un mes.

    Primero, cuando aseguró que se retrasaría la construcción de la refinería en Dos Bocas, y ayer, cuando habló de nuevos impuestos y en particular de hacer el cobro de la tenencia a nivel federal.

    Parece absurdo que el subsecretario haya declarado al diario británico Financial Times, que la inversión prevista en la refinería para este año “puede ir a la exploración y producción” de Pemex, únicamente para ser desmentido por la secretaria de Energía, Rocío Nahle, y el presidente.

    Y que cuando habla de nuevos impuestos, el primer mandatario no sólo lo desmienta, sino que además asegure que restablecer la tenencia es algo que quisieran sus adversarios. La única pregunta lógica es ¿si considera que su subsecretario de Hacienda es un adversario de la cuarta transformación?

    Pero no se trata de sólo un funcionario desmentido, también está el secretario de Salud, Jorge Alcocer, quien reconoció que se suspendió en dos estados la aplicación del tamiz neonatal para después ser desmentido por el subsecretario, Hugo López-Gatell.

    Y vemos la desesperación del coordinador parlamentario de Morena en la Cámara de Diputados, Mario Delgado, al afirmar que una reforma educativa es ya irreversible, después de que en las mañaneras el presidente dijo que si no se lograba el acuerdo con la CNTE, se podría volver a la legislación que se tenía antes de 2013.

    Y también nos preguntamos si habrá reforma a las comisiones bancarias, sobre todo después de que se conformó un equipo de trabajo en el que participan la Secretaría de Hacienda, Cofece, Conducef y la Asociación de Bancos de México, y hasta ahora ha sido desmentida por el presidente.

    En esta lucha, en la que la que la gran perdedora es la credibilidad, también hay desmentidos por parte de los secretarios de Estado a los legisladores, como el caso de la titular de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quien se manifestó en contra de la propuesta del senador Ricardo Monreal.

    La ministra en retiro señaló que, en su opinión, la Constitución ya tiene una tercera sección en el Tribunal Federal de Justicia Administrativa, que establece precisamente la integración de tres magistrados para ver el tema anticorrupción, y por ahí dejó claro que sólo se trata de la presentación de una iniciativa y no de una reforma.

    Podríamos pensar que el senador Ricardo Monreal anda por la libre, pero entonces que alguien nos explique por qué ha mantenido reuniones para hablar de este tema con el consejero jurídico de la Presidencia, Julio Scherer; el presidente de la Corte, Arturo Zaldívar, y el consejero de la Judicatura, Felipe Borrego Estrada.

    Claro que también la propuesta de Sánchez Cordero de despenalizar la mariguana recreativa quedó como una iniciativa hasta ahora congelada en el Senado, por eso nos preguntamos, ¿dónde está la verdad?

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...esta-la-verdad

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  22. #397

    Default

    La 4T contra la maldita realidad

    López Obrador tiene la mejor de las intenciones, pero la economía no se modificará solo porque le exijamos que sea más justa. Ni la corrupción será erradicada al conjuro de un solo hombre


    Jorge Zepeda Patterson
    10 ABR 2019 - 16:40 CDT

    El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, durante una conferencia. ULISES RUIZ AFP

    El problema con la realidad es que es muy terca. Más tardó en salir el programa de becas para los jóvenes propuesto por el nuevo presidente de México que empresas dedicadas a ofrecerle a los muchachos no trabajar a cambio de un “moche”. Está claro que la corrupción no se ha enterado de que llegó un régimen que decidió que ya no existe. Tampoco los sicarios y facinerosos se dieron por aludidos con los anuncios de que la violencia y la inseguridad pública habrían de remitir en virtud del arribo de un nuevo régimen.

    Por el contrario, a cuatro meses del arranque de este Gobierno, la estadística de asesinados, feminicidios y desaparecidos se mantiene al auge e incluso la delincuencia sigue inventando nuevas modalidades para reproducirse. En los últimos días se publicaron noticias de una concesionaria de autos de lujo de una importante avenida de Cancún que fue incendiada (carros incluidos) o de que los autobuses y microbuses en la Ciudad de México son explotados con granadas; ambos casos presumiblemente como exigencia por el pago de una extorsión. Probablemente por la misma razón dos empleadas de un puesto de hamburguesas fueron secuestradas por los asaltantes hace unos días en un lugar de Guanajuato.

    La economía también se ha mostrado mucho más remisa para espabilarse al exhorto de los buenos deseos del nuevo Gobierno. Los ingresos petroleros serán menores a lo esperado y la recaudación fiscal por debajo de lo presupuestado. Y esto no es el resultado de una mano negra ni de la mala leche de los empresarios, sino de un entorno internacional desfavorable y de una estimación inicial demasiado optimista de parte de los nuevos funcionarios. En la práctica esto significa que López Obrador tendrá mucho menos dinero que el esperado aun cuando profundice el recorte de salarios a la burocracia y suprima el gasto suntuario. Contra las promesas de campaña de un crecimiento del 4% en el PIB para 2019, reducidas al 3% al tomar posesión, hoy se da por descontado que no alcanzará un 2%; es decir, por debajo del promedio de los últimos sexenios.

    El nuevo presidente está convencido de que sus medidas buscan el bien de todos los mexicanos, que sus intenciones son las mejores y que, a diferencia de mandatarios anteriores, él no piensa enriquecer a sus amigos o a sí mismo, o dedicarse al disfrute frívolo e irresponsable del poder. Yo le creo.

    Por desgracia, la realidad suele operar al margen de toda consideración ética; simplemente se desenvuelve de acuerdo a su propia lógica. Y peor para nosotros si no somos capaces de entender esa lógica. Una pared mal construida habrá de caerse así sea destinada a proteger un orfanatorio; una bien construida resistirá perfectamente las balas de un pelotón de fusilamiento sin importar que allí se masacre a inocentes. López Obrador tiene la mejor de las intenciones pero la economía no se modificará solo porque le exijamos que sea más justa; ni la corrupción será erradicada al conjuro de un solo hombre, así sea el presidente.

    El pueblo no es bueno ni malo per se; la gente simplemente hace lo que tiene que hacer para sobrevivir. Y las estrategias de supervivencia están viciadas por un sistema viciado. En el peor de los casos descarrilará trenes si tiene que hacerlo, linchará sin piedad a presuntos ladrones ante la mera sospecha, hará trampas para hacerse de un subsidio adicional, provocará un bloqueo de carreteras sin importar a quien afecte con tal de resolver su problema. En otras ocasiones esa misma gente compartirá su alimento y actuará bajo códigos de honor sin importar sacrificios. Pero no se puede gobernar asumiendo que los mexicanos solo somos lo segundo.

    A estas alturas AMLO debe saber que el sapo no se transformó en príncipe simplemente por darle un beso intencionado. México no cambió el 1 de diciembre. Inseguridad, corrupción, economía desigual y distorsionada gozan de cabal salud.

    Se entiende que cuatro meses es poco tiempo para esperar algún cambio significativo. Pero me da la impresión de que López Obrador realmente creía que los mexicanos comenzarían actuar distinto si llegaba un presidente capaz de mostrar una disposición honesta y sacrificada. No ha sido así.

    También me preocupa verlo cada vez más irritado, o quizá confundido, por una realidad tan esquiva y que su reacción sea la descalificación y la confrontación. Como si el sapo tuviese la culpa de no haberse transformado en príncipe y a fuerza de reclamos pudiésemos conseguirlo.

    Entre más pronto se de cuenta el presidente de que su voluntad no basta para vencer a la realidad o para convencer a los otros de las bondades de sus medidas, más pronto comenzará a tratar de entender y sumar la voluntad de los muchos que siguen actuando en el México de antes. Que por desgracia sigue siendo el México de hoy.

    https://elpais.com/internacional/201...24_322831.html

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  23. #398

    Default

    Crisis en salud

    Por Leonardo Kourchenko.

    En este mismo espacio, a finales de enero pasado, registramos las graves señales de alerta que aparecían en distintas instituciones del Sistema Nacional de Salud, a causa, esencialmente, del recorte presupuestal aplicado por el nuevo gobierno. Hoy tristemente esos pronósticos se han hecho realidad.

    En los últimos diez días, los institutos nacionales de Cancerología, Nutrición, Rehabilitación, Enfermedades Respiratorias, además de los hospitales de La Mujer, Juárez y General han estado en el acantilado de paros y huelgas a causa de la falta de pago a médicos residentes.

    Los genios de la Secretaría de Salud –explicábamos en enero– decidieron recortar porcentajes significativos en el presupuesto de todas las instituciones, considerando –con excelsa ingenuidad– que no afectaría su operación o servicios. Hoy estamos en la antesala de una debacle mayor por la suspensión de servicios, la posposición de cirugías y tratamientos mayores, la interrupción de consultas y muchos otros graves inconvenientes para cientos de miles de mexicanos que reciben atención en dichas instituciones.

    El tema no es menor. Residentes de múltiples instituciones no recibieron pagos correspondientes a tres quincenas. Desde el 15 de febrero hasta el 30 marzo. Asambleas de residentes y reuniones de emergencia en hospitales e institutos han logrado, hasta ahora, el pago tardío correspondiente a febrero y la primera quincena de marzo, y la promesa de que se pondrán al día.
    Las autoridades argumentan que se les pagó –indebidamente a juicio de la secretaría– un bono sexenal en diciembre equivalente a tres quincenas, y que el descuento obedece a ese pago extraordinario.

    Los residentes conformaron la Asamblea Nacional de Médicos Residentes y emitieron un comunicado el pasado 9 de abril. En dicho posicionamiento solicitan se otorgue un marco jurídico a los residentes –del que hoy carecen– además de exigir el reembolso del bono descontado y los pagos de becas retrasados. Establecen como plazo el viernes 12 de abril a las 18:00 hrs. para que se realice el reembolso citado. De lo contrario se instalará la Asamblea Permanente a partir del lunes 15 de abril a las 7:00 de la mañana para realizar actividades académicas, sin descuidar actividades asistenciales en áreas críticas de atención hospitalaria.

    Los señores directores generales de 17 Institutos de Salud y Unidades Hospitalarias (Cancerología, Nutrición, Geriatría, Medicina Genómica, Cardiología, Enfermedades Respiratorias, Neurología, Pediatría, Perinatología, Rehabilitación, Psiquiatría, Hospital Infantil, Hospital Gea González, Hospital de la Mujer, Salud Pública, Hospital General, Hospital Juárez) enviaron una carta al secretario Alcocer el pasado 8 de abril, en la que expresan su consternación por los acontecimientos referidos. Más aún, se solidarizan con los médicos residentes al señalar que sus demandas son justas y correctas y que han actuado de manera ejemplar sin abandonar la atención médica.

    Asambleas Permanentes con disposición al diálogo, pero en firme postura de recibir sus pagos descontados.

    En un foro médico previo a las elecciones de 2018, el Dr. Alcocer, hoy secretario de Salud, me respondió a pregunta expresa que “el sistema de salud tenía grasita de más de donde se podían hacer ahorros”, y que se aplicarían para hacer más eficiente el aparato.

    Investigadores, médicos, académicos y enfermeras vinculadas al Sistema Nacional de Salud saben de sobra las carencias presupuestales de múltiples unidades médicas. Se trabaja en la línea límite, con extremas insuficiencias de equipo, materiales y medicamentos.

    En este marco, el presidente de la República anuncia el Instituto Nacional de Salud para el Bienestar, que se proyecta como la gran innovación de salud pública en esta administración.

    ¿Con qué dinero? ¿Con qué presupuesto? ¿Con los recursos retirados a 20 institutos y hospitales? ¿Con los recursos cancelados al Seguro Popular?

    El frecuente problema de los políticos es el de desconocer, eliminar y, si es posible, cancelar las obras de sus antecesores. “Colarse” en la historia, dejar huella y borrar a los demás.

    Es irrelevante si la obra en cuestión fue efectiva y útil para algún segmento de la población.

    El presidente López Obrador ahorca a los existentes, prestigiados y reconocidos institutos y hospitales del Sistema Nacional de Salud para crear uno nuevo, al tiempo de borrar del mapa al Seguro Popular.

    ¿No sería más eficiente fortalecer las instituciones existentes? Tenemos un IMSS, un ISSSTE y todo este aparato de institutos y hospitales, ¿para qué adelgazarlo, debilitarlo, abaratarlo presupuestalmente? ¿Necesitamos un Instituto de Salud para el Bienestar? ¿Para qué? ¿Para quiénes? ¿Para que atienda a los que atendía el Seguro Popular? Pero sobre todo, ¿necesitamos este nuevo instituto a costa de los ya existentes, probados, eficientes y prestigiados?

    Una vez más, como en la gasolina o como en el aeropuerto, la desinformación, la inexperiencia, la premisa ideológica de reformar por encima de los datos y la estadística conduce al caos en el sistema. Con el consiguiente atropello a médicos, prestadores de servicios y, con extrema gravedad, a pacientes y sus derechos, que verán interrumpidos sus tratamientos y postergadas sus cirugías.


    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...risis-en-salud

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  24. #399

    Default

    Cuando los Cubanos tienen metida la mano, sea directa o indirectamente, comienzan a faltar medicinas y a joderse el sistema de salud.

    Esto da mala espina.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  25. #400

    Default

    Qué difícil jefe

    Por Raymundo Rivapalacio.

    Debe ser muy difícil ser miembro del gabinete del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien todas las mañanas coloca a todo su equipo en una tensa situación donde saben que en cualquier momento tendrán que improvisar para seguirle el paso. Sus comparecencias matutinas y sus conferencias de prensa en Palacio Nacional son entre un circo romano y una montaña rusa. Para muchos fuera del gobierno, se han convertido en eventos morbosos para ver a quién difama o denuncia; para su gabinete, son un martirio, porque todo puede pasar y cambiar, y todo puede esperarse. Todas las mañanas es como entrar en un túnel oscuro donde no sabe la mayoría qué va a encontrar.

    Varios miembros del gabinete dedican personal a monitorear esas apariciones, para saber si hay alguna indicación que haya sobre su sector, algún nuevo programa que se le ocurrió al presidente y que no les había dicho, o algún tema contencioso sobre el cual les preguntará más adelante. Algunos han recibido instrucciones públicas sobre temas que nunca antes habían platicado con el presidente. Otros van a Palacio Nacional para participar en las reuniones de preparación de las mañaneras, donde a veces se juntan más de 100 funcionarios que aprovechan algún momento previo para poder arreglar asuntos de su dependencia, ya que nunca los recibe.

    López Obrador utiliza ese espacio para hacer lo que quiera. Una de las peculiaridades es cómo destroza la credibilidad de su propio equipo. Por ejemplo, el martes le tocó al subsecretario de Hacienda, Arturo Herrera, al desmentirlo de la evaluación para restablecer la tenencia en el país. El miércoles, al de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, quien dijo que el nuevo aeropuerto de Texcoco no fue cancelado por corrupción, como originalmente se afirmó. En otra ocasión le dio instrucciones al secretario de Educación, Esteban Moctezuma, para rasurar la reforma educativa, que estaba en el Congreso, para que los maestros no dijeran que era como la del presidente Enrique Peña Nieto.

    López Obrador es un jefe sumamente complicado, en buena parte, porque le interesan muy poco la mayor parte de los temas de su competencia. Su rutina de trabajo empieza alrededor de las 5:40 de la mañana, cuando su gabinete de seguridad le da un reporte sobre la incidencia delictiva y se ponen de acuerdo sobre las cifras que darán a conocer. Siempre buscan dar números a la baja, aunque haya discrepancias hasta en un 20 por ciento con los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, como sucedió en el primer bimestre del año.

    Terminando se abre el mercado de funcionarios queriendo plantearle al presidente algún tema, salvo aquellos que previamente fueron notificados que esa mañana tendrían sus 15 minutos de fama. Así le sucedió al director de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett, a mediados de febrero, cuando le notificaron que tenía que presentar el plan para el sector eléctrico. Bartlett llegó con su presentación, pero minutos antes de entrar al Salón Tesorería, le dijeron que su documento sería para después y le entregaron uno que se había hecho en las áreas de propaganda de Palacio Nacional, que era la que tenía que enseñar a la prensa. En ella estaba el top ten de presuntos empresarios empapados en complicidades y conflictos de interés en el sector, que Bartlett, mostrándose como un ignorante, denunció sin poder sustentar sus dichos y acusó a exfuncionarios que ni siquiera estaban vinculados con el sector.

    Al presidente no le interesa su gabinete. Para López Obrador, según funcionarios, los únicos con quienes tiene interlocución diaria y frecuente son los que se sientan permanentemente en la mesa de seguridad: el secretario de la Defensa, general Luis Cresencio Sandoval; el secretario de la Marina, almirante José Rafael Ojeda; el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo; el director del Centro Nacional de Inteligencia, Audomaro Martínez, y el consejero jurídico de la Presidencia, Julio Scherer. Tiene contacto, sin ser estrecho, con el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa; el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard; el jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, y de manera coyuntural con quienes encabezan sus programas sociales. Hay miembros de su gabinete que incluso piensan que quiere despedirlos porque nunca les hace caso.

    Lo conocen poco. En el gobierno de la Ciudad de México hacía lo mismo: reunión con el gabinete de seguridad, mañanera y desayuno de trabajo. Después se iba a jugar un rato beisbol, a tomar una siesta y caminaba por el Centro Histórico repartiendo dinero. Ahora ha tenido que reducir sus prácticas de beisbol y recortar sus siestas. Ya no reparte dinero en las calles y por razones naturales de su mayor responsabilidad, a veces tiene eventos al mediodía. Pero en general, todo lo resuelve en la mañanera: informe de acciones de gobierno, conferencia de prensa y, como sucedió con la alta comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, un evento formal y protocolar.

    Después de eso, cada quien atiende lo que le ordenó directamente o a través de Scherer, principalmente. López Obrador es el poder todas las mañanas y delega la gestoría a través de un puñado personas específicas. Para él no hay líneas de mando, y se recarga en quienes tienen su confianza y es eficiente. A quien le delega ese poder, lo empodera para los asuntos de gobierno. Lo único que atiende directamente, además de la seguridad, es lo que tiene que ver con la política electoral, con su staff encabezado por el coordinador de delegados federales, Gabriel García Hernández, el responsable de fortalecer el andamiaje para la consolidación del proyecto mediante las urnas, su mayor prioridad.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...e-dificil-jefe

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

Bookmarks

Posting Permissions

  • You may not post new threads
  • You may not post replies
  • You may not post attachments
  • You may not edit your posts
  •