Page 13 of 34 FirstFirst ... 38910111213141516171823 ... LastLast
Results 301 to 325 of 844

Thread: COLUMNAS DE "EL FINANCIERO"

  1. #301

    Default

    Y faltan dos años

    Por Jorge Berry.

    Es posible que uno de los principales problemas que enfrenta el sistema político de Estados Unidos es la campaña permanente. También podría ser su mayor fortaleza. Hace apenas cuatro meses, en noviembre de 2018, los estadounidenses fueron a las urnas para las elecciones federales intermedias. Fue un proceso trascendente porque cambió el control de la Cámara baja del Congreso de manos republicanas al Partido Demócrata, lo que significó una muy seria derrota para el presidente Donald Trump.

    Pocos recuerdan lo anterior porque, apenas comenzó este año, empezaron a destaparse los precandidatos demócratas a la presidencia para 2020. Con un presidente rechazado por la mayoría en el país, el campo parece fértil para un cambio en la Casa Blanca; por ello, se han postulado ya más de una docena de aspirantes y faltan aún algunos que podrían dar el salto.

    Entre los que ya anunciaron su candidatura, el senador Bernie Sanders lleva una cómoda delantera. La gente lo recuerda como precandidato en 2016, cuando con una plataforma progresista, metió en problemas a la eventual ganadora Hillary Clinton. Muchos piensan que ahí perdieron la elección los demócratas, porque Sanders no habría sido tan vulnerable ante Trump. Ahora, Sanders ya no es un caballo negro y tiene que enfrentar la campaña como uno de los favoritos.

    La gran interrogante para los demócratas está entre quienes aún no anuncian sus intenciones. Joe Biden, vicepresidente durante los ocho años de Obama en la Casa Blanca, se convertiría en el favorito automático si se decide, aunque enfrenta varios problemas. Su campaña tendría que ser fondeada por donadores grandes, cuando muchos de sus rivales se han comprometido a no recibir fondos de intereses especiales. Su avanzada edad, que lo hace parecer como una de las figuras del pasado y no del futuro. Esta debilidad la comparte con Bernie Sanders. Y su largo servicio público les dará municiones a sus adversarios, que le cuestionarán cada voto que emitió como senador.

    Al comenzar la semana, Stacy Abrams, candidata perdedora a la gubernatura de Georgia, anunció su posible participación. Ella obtuvo gran popularidad en la pasada campaña, que perdió en una elección muy cuestionada por las tácticas que emplearon los republicanos para suprimir el voto afroamericano. Podría ser factor, y tal vez una buena compañera de fórmula, si el ganador es hombre.

    La atención, sin embargo, está centrada en el casi seguro anuncio de Beto O´Rourke el próximo viernes. Usted lo recuerda como el demócrata que se quedó a un milímetro de desbancar a Ted Cruz de su posición en el Senado en la pasada elección de 2018. Su campaña volteó a Texas al revés, porque es un estado donde los demócratas no tienen fuerza. Es territorio Trump. Aun así, Beto montó una campaña dirigida a los jóvenes, consiguió donaciones multimillonarias de pequeños contribuyentes y logró despertar el entusiasmo de millones. Es, sin duda, el más carismático de los candidatos. A quienes tienen edad, les recuerda a Robert Kennedy.

    Los republicanos, además, están operando bajo la premisa de que O’Rourke será el candidato. Le temen a su juventud, a su capacidad de conectar con la gente y a su maquinaria de recaudación. No olvidan la revolcada que Beto le aplicó a Ted Cruz en los debates de la campaña por el Senado.

    Si bien es cierto que este estado de campaña permanente en la que viven los políticos de Estados Unidos resulta un distractor que reduce el tiemplo disponible para legislar y gobernar, también hay que reconocer que es un termómetro permanente del pulso de la sociedad, que influye de manera directa en las votaciones legislativas. Ningún político puede ignorar las señales de sus representados porque siempre tiene que estar pensando en la próxima elección. El sistema es complicado, difícil de navegar y absolutamente incierto, pero finalmente funciona… hasta ahora.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  2. #302

    Default

    Coordenadas.

    Por Enrique Quintana.

    La inversión de Pemex se desplomó en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

    Uno podrá tener diferencias respecto a la estrategia planteada por la administración de López Obrador, pero su diagnóstico es certero.

    La inversión física del gobierno en la industria de hidrocarburos cayó 51.8 por ciento en términos reales entre el último año del gobierno de Calderón y el último de Peña Nieto.

    Con una caída así no se puede esperar otra cosa que caída en la producción.

    Pasó todo lo opuesto durante el periodo 2006-2012: en este lapso se disparó la inversión de la petrolera. El comparativo entre el último año de Fox y el primero de Calderón reporta un crecimiento de mil 203 por ciento en términos reales en la inversión de la empresa petrolera.

    Pero, claro, veníamos de muy abajo. En el sexenio de Fox la caída fue de 47.7 por ciento en términos reales y en el de Zedillo habíamos caído en 2.5 por ciento.

    Para resumir, entre el año de 1994 y el 2018, la inversión de Pemex creció a una tasa media anual de 5.2 por ciento, pero su crecimiento se concentró en el sexenio de Calderón. En todos los demás cayó.

    Es increíble que, en el sexenio de Fox, cuando tuvimos precios de los hidrocarburos como ya no los hemos visto y cuando se logró el récord histórico en la producción de petróleo, hayamos tenido una caída de la inversión prácticamente a la mitad.

    Este hecho refleja el estilo de comportamiento de las finanzas públicas, en el que la dependencia a los ingresos petroleros se hizo crónica.

    El fracaso de la reforma fiscal prevista originalmente y que al final se concentró en el ya olvidado IETU, así como la irresponsabilidad fiscal de los estados, ordeñaron a Pemex hasta donde ya no se pudo más.

    Ante la caída de la producción que comenzó a partir del 2004, el gobierno de Felipe Calderón reaccionó positivamente incrementando fuertemente la inversión de la petrolera.

    Sin embargo, hubo ineficiencias internas en Pemex, pues pese al extraordinario crecimiento de los recursos invertidos, no logró contenerse la caída en la extracción de crudo ni en las reservas.

    En el gobierno de Enrique Peña se recortó de nueva cuenta, severamente, la inversión ante el desplome de los precios de los hidrocarburos.

    Tiene todo el sentido invertir más en exploración y en producción en Pemex.

    Apenas para llegar al nivel que tenía en 2012, el último año de Calderón, su inversión debería duplicarse.

    El año pasado alcanzó los 187 mil 366 millones de pesos. Llegar al nivel real de 2012 implicaría invertir este año algo así como 189 mil millones más, para llegar a 377 mil millones de pesos.

    Ni lejanamente se va a alcanzar esta cifra. La meta es de 288 mil millones.

    Al menos en enero ya creció la inversión de Pemex en 36.8 por ciento en términos reales, lo que es una buena señal.

    Sin cuestionar las ventajas de aumentar nuestra capacidad de refinación; sin descalificar el proyecto de la refinería de Dos Bocas, surge simplemente el tema de la oportunidad.

    ¿No debería ser lo razonable que cualquier peso disponible para Pemex se invirtiera este año (y quizás el siguiente) en aumentar la capacidad de producción y fortalecer su actividad exploratoria?

    Es un tema de mera racionalidad en la lógica de fortalecer financiera y operativamente a la empresa y dejarla lista para la cuarta transformación.

    La otra opción es llevar a la empresa al desastre… pretendiendo fortalecerla.

    ¿Cuál habrá de elegirse?

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...rsion-en-pemex

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  3. #303

    Default

    Más allá del Truinfalismo.

    Por Leonardo Kourchenko.

    Es natural el canto victorioso del nuevo gobierno a los 100 días de ejercicio. Lo hicieron sus predecesores. Enarbolar los primeros triunfos y avances en su propio proyecto de gobierno, resulta congruente con los políticos que presumen más sus reformas que la propia implementación de las mismas.

    Me parece encomiable el sistemático esfuerzo por la austeridad gubernamental; ciertamente se cometieron múltiples excesos y abusos en el pasado. Dicho lo cual, con frecuencia parece que esa disciplina de austeridad puede llevarse, en la espiral del ahorro, proyectos positivos y de enorme servicio a la ciudadanía. Un ejemplo son las guarderías y el otro los refugios para mujeres víctimas de la violencia.

    No puede ser a rajatabla el impulso austero del gobierno. Deben evaluarse pros y contras de cada iniciativa. Y sin duda, corregir los excesos no significa cancelar los programas.

    En esa ruta podríamos eliminar el 90 por ciento del gobierno federal, los partidos políticos y múltiples instituciones que, con abusos y excesos, han estado presentes en la vida pública. Es vital diferenciar, establecer parámetros de evaluación de eficiencia, y no simplemente cortar porque aparecen gastos no comprobados o inconsistencias. Ningún partido existiría si aplicáramos la misma métrica, incluido Morena.

    El presidente parece vacunado contra todo lo que signifique 'intermediarismo'. Para él son intermediarios los prestadores de servicio a quienes el Estado concesiona servicios a infantes o a madres trabajadoras. Son intermediarios prácticamente la totalidad de las organizaciones de la sociedad civil (ONG’s, OSC’s) a las cuales AMLO considera un esbozado brazo del empresariado. No reconoce mérito alguno a estas organizaciones que han sido vitales para el fortalecimiento de nuestra joven e imperfecta democracia. El presidente fustiga y ataca con excesiva frecuencia a dichas organizaciones, donde sin duda podrán existir desvíos y excesos, pero donde la gran mayoría trabaja con un enorme compromiso por causas que el gobierno es incapaz de alcanzar, cubrir, proteger, atender.

    El dinero directo entregado mediante prestaciones sociales a las madres que hacen uso de las guarderías, no substituye o corrige el problema. Una madre con tres mil pesos en la bolsa no será capaz de establecer una guardería con los niveles de servicio y profesionalismo que las estancias infantiles ofrecían. Una decisión equivocada producto del impulso con que el nuevo gobierno elige posturas y asume estrategias, con frecuencia sin evaluación profunda y datos sustentables.

    El sector turismo es otro que eventualmente estará en la lista de los afectados por este esfuerzo de austeridad. La cancelación del CPTM (Consejo de Promoción Turística de México) y de ProMéxico trajo consigo la eliminación absoluta de presupuestos importantes destinados a la promoción del país en el extranjero. La posición de México ante el mundo no se ha ganado sólo con nuestras riquezas y tesoros, sino con el apoyo de una consistente estrategia de promoción. Sin ella, sufriremos las consecuencias.

    El stand presentado por México en la reciente Feria de Berlín –según testimonios de los asistentes– fue de vergonzosa calidad y oferta. Ya aparece una primera cifra de finales de año y principios de enero, donde se registra una caída del 1.6 por ciento en visitantes extranjeros. Focos de alerta encendidos en el sector.

    En lo económico las señales son mixtas: hay datos estables y alentadores, como la paridad cambiaria y la inflación a la baja, pero otros preocupantes, como el descenso en las perspectivas de inversión. El presidente insiste en asumir como una cruzada personal –“no se les va a hacer”– los indicadores adversos de instituciones, calificadores y hasta el Banco de México. Nadie le quiere llevar la contraria, sólo evaluar las variables económicas a la fría luz de los números. Algo que en el gobierno parece no ser relevante.

    Otro sector de enorme preocupación con perspectivas en alerta, es el energético. Todos los indicadores señalan que la inversión en la refinería de Dos Bocas es un despropósito –por decir lo menos– y que los recursos –60 mil millones de pesos ya anunciados para la primera etapa– serían mucho más efectivos destinados a corregir la debilidad financiera y productiva de Pemex. Esto provocó declaraciones encontradas entre Hacienda, Energía y el propio presidente, entre martes y miércoles. Pero no escuchan. Pareciera una firme terquedad el construir una refinería –afirman que en tres años estaría operativa, prácticamente imposible– con un gasto gigantesco cuando refinar en Estados Unidos –como se ha venido haciendo hace décadas– es más barato, eficiente y rápido.

    En voz de muchos expertos y empresarios consultados, afirman que es demasiado pronto hacer un balance. Sin embargo, se aplaude la austeridad, el ahorro, el trabajo desprovisto de rituales y boato; preocupa la necedad de iniciativas poco evaluadas, estudiadas, como el tren maya, la refinería, la cancelación a contracorriente del aeropuerto.

    Es como si se hicieran muchas cosas sólo con el ánimo de comprobar que los detractores estaban equivocados, aunque lo que se cancela sea útil, efectivo y necesario.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...l-triunfalismo

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  4. #304

    Default

    La banca y la relación AMLO-Maduro

    Jeanette Leiva.

    MIAMI, Florida .- Nadie se atrevió a responder de forma directa si la relación cordial que mantiene hasta ahora el gobierno mexicano de Andrés Manuel López Obrador con Nicolás Maduro de Venezuela afectará al sistema financiero mexicano, en especial a los bancos, tras el duro llamado que ha hecho el gobierno de Estados Unidos a las instituciones financieras en este país, de tener cuidado con quien operan.

    El tuit de John Bolton ha generado más que alarma en la banca estadounidense. En los tres días de la reunión de la Asociación de Bancos Internacionales de Florida (FIBA), sobre prevención de lavado de dinero, el tema que resaltó como principal foco de preocupación fue sobre cómo operar con clientes o empresas que están en Venezuela. Si bien la lista de ‘con quiénes no deben trabajar’ es clara, hay una serie de lagunas que tienen preocupados a todos, claro, menos a México.

    Las sanciones son graves y lo que implica mantener a clientes que tienen una relación directa o indirecta con empresas que están en la 'lista negra' del gobierno de Estados Unidos, asociados a Venezuela, puede significar el cierre de la corresponsalías en este país, un tema que a las instituciones financieras en México parece no preocupar del todo, según se comentaba en estos lares.

    Bolton pedía a los “banqueros” del mundo a tener cuidado en sus operaciones con intereses venezolanos e informaba de la sanción a un banco ruso. Para los asistentes mexicanos en FIBA este tema en nuestro país simplemente está ausente, pero dado el énfasis que se ha visto, podría ser una vía para presionar a México en otros temas. Los bancos internacionales sin duda tienen claras las reglas, pero en los bancos de menor tamaño habría que ver si no han sido sorprendidos.

    Para las autoridades estadounidenses, es claro que sigue saliendo dinero producto de la corrupción hacia otros países de la región, y ese dinero saben que es más difícil de identificar como ilícito, por lo que más valdría detectarlo a tiempo, si es que lo hubiera.

    El proceso de transición, comentan, quizás pudo servir para eso, y el hecho de que las autoridades continúen en esa etapa de conocimiento podría abrir una puerta negra que afectaría no sólo la imagen de un banco o de un país, y más si ese país recibió en la comida de cambio de gobierno a Maduro.

    Si bien han decidido no tomar partido por ninguno de los dos, colaboradores cercanos y de Morena viajan y se reúnen con el que aquí, en Estados Unidos, consideran un enemigo, la situación ojalá no se complique y es mejor que los bancos mexicanos tengan 'mejor ojo' y esa buena relación del gobierno morenista no afecte al sistema financiero. Lo positivo de México que se ve por parte del FIBA es en el tema de la prevención de lavado de dinero y sobretodo en la nueva Ley Fintech que tiene nuestro país, ya que ha generado un alto interés sobre cómo será puesta en marcha. Por ello, México será sede en junio de la primera Conferencia Latinoamericana de Delitos Financieros, en donde se busca que a nivel región se tenga una mayor colaboración en la lucha contra los delitos financieros. Será organizada por FIBA en asociación con HSBC.

    Uno de los temas centrales será la regulación de las monedas virtuales y sus riesgos de cumplimiento, ya que no hay precedente de un marco legal para estas monedas; el otro tema, muy sensible para la banca en el mundo, es el riesgo cibernético.

    * * *

    En el otro lado de la moneda, un tema muy importante que estos dos días veremos discutir en México será el de la ingeniería y anclaje de estructuras en zonas sísmicas, en donde participan empresas alemanas como Fischer.

    El asunto es sin duda clave para nuestro país y las empresas dedicadas a la construcción. Las últimas tecnologías presentadas en un país como el nuestro altamente sísmico será muy atractivo. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  5. #305

    Default

    Datos

    Por Macario Schettino.

    Dijo el presidente en su miniinforme de cien días: “no hay ni asomo de recesión, como quisieran nuestros adversarios conservadores o como pronostican con mala fe sus analistas”. No estoy seguro de si esta columna es de un adversario conservador o de un analista de mala fe, pero el tema de la posible recesión sí es un asunto relevante.

    El dato de actividad industrial de enero parecería darle la razón a AMLO, especialmente en construcción. En lugar de la caída esperada, hubo un ligero crecimiento, de 0.6 por ciento anual con datos desestacionalizados, o 1.7 por ciento en datos originales. Con eso, la actividad industrial total nada más cayó 0.9 por ciento anual (originales, -1.1 por ciento desestacionalizados). En minería y electricidad, gas y agua, la caída de enero sí es mayor que la de los meses previos, mientras que en manufacturas no ha habido contracción, y el crecimiento de enero es superior al de diciembre.

    Que la construcción haya modificado su tendencia (traía dos meses de contracción, y no pequeña) es especialmente relevante para la inversión, de la que platicamos aquí el lunes. Tanto la edificación como las obras de ingeniería civil (infraestructura) cambiaron de dirección. La primera caía 2 por ciento en diciembre, y en enero creció casi 4 por ciento; la segunda cayó 11 por ciento en diciembre, y creció 2.5 por ciento en enero. Con ese comportamiento y la venta de más unidades de transporte en enero, el dato de inversión de ese mes será positivo.

    Para febrero, las cosas no necesariamente serán iguales. En equipo de transporte, en lugar del crecimiento de casi 10 por ciento que hubo en enero, en el mes pasado hubo una contracción de 5 por ciento. De construcción no tenemos idea y habrá que esperar un mes para saber. Ahí veremos si el dato de enero fue un cambio de tendencia o un evento aislado.

    De cualquier manera, la actividad industrial continúa a la baja, y el trimestre que va de noviembre a enero es de contracción: 1.6 por ciento en datos originales, 1.4 por ciento en desestacionalizados. Sólo manufacturas crece, los demás sectores están en números rojos.

    En cuanto al empleo, que López Obrador celebró en su evento, seguimos por debajo del nivel de noviembre, por 158 mil empleos. Más importante aún, el ritmo de generación de empleos a tasa anual sigue cayendo: entre enero y octubre se generaban 800 mil en doce meses, para noviembre fueron 700 mil, 660 mil en diciembre, 640 mil en enero, y apenas un poco más de 600 mil en febrero.

    Es decir que tanto la actividad industrial como la generación de empleo mantiene una tendencia a la baja, y lo mismo ocurre con las ventas, según los reportes de ANTAD y Walmart, y las ventas de autos. Como ya hemos comentado, esos indicadores sirven para evaluar si la economía entra en terreno de recesión, y hasta ahora no parece haber razón para modificar la proposición que hace días presentó esta columna.

    Sin embargo, habrá que esperar un mes más para saber la dirección en que se mueve la inversión, que depende en 60 por ciento de la construcción, y la mitad de este número viene de construcción residencial, que, según las cifras de Inegi, puede haber detenido su caída e iniciado una recuperación. Los especialistas inmobiliarios, al menos hasta hace poco, esperaban un crecimiento del sector, aunque lo pronosticaban para el segundo semestre.

    De forma que, por el momento, adversarios conservadores y analistas de mala fe pueden mantener sus pronósticos. Seguramente cuando los datos indiquen una recuperación, y así se reporte, se transformarán mágicamente en buenas personas. Como de costumbre, esta columna seguirá apoyándose en datos y metodologías probadas, porque aquí la fe, buena o mala, no sirve de guía.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...chettino/datos

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  6. #306

    Default

    El Estilo de Gobernar.

    Raymundo Rivapalacio.

    En cualquier país con sistema abierto, una descalificación tan pública y dura como la que hizo el presidente Andrés Manuel López Obrador al subsecretario de Hacienda, Arturo Herrera, tendría que haber ido acompañada de su renuncia. Herrera declaró al Financial Times que la refinería de Dos Bocas no se construiría –este año–, y que una parte del dinero presupuestado se invertiría en Pemex. No, dijo López Obrador, la refinería va y se trata de un malentendido. El caso está cerrado, pero el episodio arroja luz sobre la forma como funciona el gobierno. Si alguien pretende entender a López Obrador, tire los referentes que conoce y parta del hecho de que todo nace y muere entre 7 y 8 y media de la mañana, cuando comparece ante la nación y ofrece una conferencia de prensa.

    El Salón de la Tesorería, donde se hace el evento diario, es el escenario. En público o en privado, López Obrador ejerce de manera unipersonal. Ordena a su gabinete en función de ideas u ocurrencias surgidas del encuentro con periodistas, y los obliga a rendir cuentas. La 'mañanera', como se conoce al momento en el que se presenta ante el público, es el eje articulador de su administración, y su equipo, particularmente aquellos que no conocían su estilo de gobernar, lo ha ido aprendiendo para capitalizar del desorden que el propio presidente provoca.

    El gabinete carece de líneas de mando claras y establecidas. Por ejemplo, la política, que lleva la Secretaría de Gobernación, se maneja predominantemente desde otras oficinas en Palacio Nacional, como la Consejería Jurídica, la Coordinación de Delegados o la Dirección de Comunicación Social. En economía, orienta la Secretaría de Hacienda, la determina el presidente, y en función de sus temas y prioridades, asigna eventualmente poderes superiores a otras dependencias, como en el caso de Dos Bocas, donde la secretaria de Energía, Rocío Nahle, corrigió al subsecretario Herrera, que no habló sobre la refinería sin el conocimiento y aprobación del secretario Carlos Urzúa, por lo que a quien finalmente enmendó fue a él.

    Urzúa no siempre es escuchado, y comparte responsabilidad para hablar con inversionistas con el jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, el primer gran lastimado del gabinete, antes incluso de iniciar el gobierno, cuando les garantizó que se concluiría el nuevo aeropuerto, al ser aplastado por el actual secretario de Comunicaciones, Javier Jiménez Espriú, y por el ministro sin cartera, el constructor José María Riobóo. Comparten lamentos con la secretaria de Economía, Graciela Márquez, a quien le quitaron la responsabilidad del acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá, para entregárselo al de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, que también se mete en el tema de los inversionistas.

    Cada quien actúa no dentro del ámbito de su responsabilidad, sino de las tareas que les encarga el presidente, para quien las líneas de mando son un estorbo y busca la funcionalidad sobre la organización. No necesariamente eso resulta, como se ha visto con discrepancias tan fuertes como la de este martes, o con aclaraciones que ha tenido que dar porque sus secretarios declararon algo que no iba en línea con su pensamiento. El problema que han visto varios de sus colaboradores es que la línea de su pensamiento es cambiante y contradictoria en cuestión de días. Por ejemplo en el aeropuerto, donde además de Romo otros secretarios estaban convencidos de que continuaría Texcoco, o Urzúa y Herrera, quienes probablemente escucharon las dudas que tenía López Obrador sobre Dos Bocas la semana pasada, pensando en la reacción de los mercados, y que el martes se despertaron con la sorpresa de la descalificación al subsecretario.

    Un gran número de miembros del gabinete no saben lo que les depara cada mañana, por lo que están siempre atentos al mensaje del presidente y procuran ir a las reuniones previas a la 'mañanera'.

    Normalmente López Obrador llega a Palacio Nacional poco antes de las seis de la mañana para presidir la reunión con el gabinete de seguridad. En esa misma junta, secretarios de otras áreas llevan sus asuntos para planteárselos al presidente. Esto se resolvía en el pasado con acuerdos, pero el estilo de López Obrador los tiene cancelados. Salvo excepciones o casos de emergencia, no existen tales acuerdos, por lo que esa es la única oportunidad que tienen para hablar con él. “Si no lo hiciera, jamás lo vería”, confió un miembro del gabinete.

    Este modelo hiperpresidencialista, hipercentralizado, tiene el beneficio, para él, de tener un control vertical y rígido sobre su gabinete, al cual no deja que haga nada o diga nada que no autorice y avale.

    Tiene también la vulnerabilidad de que al no tener contacto con prácticamente nadie del gabinete, su falta de información sobre temas en general, así como su desconocimiento, son grandes y profundos. El martes no sabía, por ejemplo, de la entrevista de Herrera en el Financial Times. Tampoco conocía a detalle la privación de la libertad de 22 migrantes. El riesgo es que no tiene contención alguna para hablar de todo, sin importar que no tenga todos los elementos para ello.

    Su escapatoria es la corrupción. Cualquier obstáculo lo salta con el caballo de los males del neoliberalismo con antifaz que ya acabó. Frente a la opinión pública, eso le podrá seguir funcionando, pero estructuralmente irá aflojando los amarres de su andamiaje hasta que se colapse, entendido esto como contradicciones que no podrán ser resueltas sin impactos perniciosos para su gobierno, como es el caso de Dos Bocas, o que sus secretarios, ante la humillación continua y la imposibilidad de trabajar para dar resultados, abandonen el gobierno derrotados por este asfixiante estilo de gobernar.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  7. #307

    Default

    Aló 'Peje'

    Por Salvador Camarena.

    El miércoles el presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que ya podía demostrar cómo se había instrumentado en su contra una campaña mediática a partir de un 'documental' sobre el populismo, que en su momento recibió amplia difusión publicitaria.

    El jueves, en uso de todo su poder, el presidente hizo que el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera exhibiera los supuestos entretelones de esa presunta operación de “guerra sucia” electoral.

    No me voy a detener en dos temas que saltan a la vista: que una vez más el mandatario usa Palacio Nacional, e instrumentos institucionales, para denostar a quien él decide que eso merece; y que en este gobierno el principio de presunción de inocencia les importa lo mismo que el horario de verano, es decir, lo consideran una mafufada.

    En cambio, vale la pena volver al evento en que ocurrió todo lo anterior, a las mañaneras.

    ¿Qué pasó inmediatamente después del anuncio del titular de la UIF, Santiago Nieto, en el que implicó empresas y nombres ampliamente conocidos por la opinión pública?

    Lo que pasó es que la primera pregunta de uno de los asistentes a Palacio Nacional fue sobre un asunto completamente distinto a la gran noticia –justificada o no, legal o no, abusiva o no, pero gran noticia– que había soltado López Obrador.

    “Yo quisiera preguntarle, saliéndome un poquito del tema de lo que está informando hoy, respecto al tema de las estancias infantiles...”, fueron las palabras textuales del primer preguntador.

    Más que de un colega despistado, de lo que estamos hablando es de una constante del formato instalado por esta presidencia de la República: luego de tres meses y medio de mañaneras, está claro que López Obrador puede dar a conocer algo importante, pero las preguntas que han de surgir a partir de ese anuncio pueden ser de todo tipo, pero rara vez de corte esencialmente periodístico.

    Así que es un error, insisto, pensar en la conferencia presidencial de AMLO como una rueda de prensa.

    Es, más bien, un encuentro entre el presidente y su feligresía. No digo ciudadanos por una simple razón: al momento, cotidiano y vehemente, en que el tabasqueño renuncia a ser presidente de todos, al momento en que desde el podio presidencial que exhibe el escudo nacional se dedica a dividir a los mexicanos entre un grupo y otro –me niego a repetir epítetos y falsas categorías–, en ese momento el mandatario no trata a sus gobernados de la misma manera. Discrimina a unos, mientras favorece a otros. Y más que el mensaje del día, esos encuentros son para fijar un mensaje propagandístico, no informativo.

    Y entre líder y seguidores quedan atrapados periodistas que sí buscan hacer su labor.


    Tiene lógica, por tanto, que a las mañaneras se agreguen cada día más personajes que no ocultan su filia pejista. Y eso no le hace el menor de los ruidos al presidente de los Estados Unidos Mexicanos, pues no ve a sus interlocutores ahí reunidos como representantes de la variopinta realidad mediática (que la hay) de México, sino como meros instrumentos para transmitir consignas.

    Hay que reconocer que López Obrador ha tenido el genio para instalar un Aló Peje que logra disfrazarse de conferencia de prensa.

    Los reporteros van a donde hay noticias, incluso en las peores condiciones. Muchos colegas seguirán intentando sacar agua de la piedra matutina pejista. Que tal mérito, sin embargo, no lleve a olvidar que una conferencia de prensa se basa en las preguntas que hacen profesionales del periodismo para cuestionar al poder. Lo demás puede ser un foro para los fans, un town hall, un reality show, un mitin con youtubers paleros, un circo, o un Aló Peje. Pero una rueda de prensa, no.


    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...arena/alo-peje

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  8. #308

    Default

    ¿Es falso el combate al huachicol?

    Por Raymundo Rivapalacio.

    Los datos hacen mucho ruido. A finales de diciembre se anunció que iniciaba una guerra contra el huachicol. En escasas tres semanas, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador, se diseñó la estrategia para frenar el multimillonario robo de combustible. Como partes de guerra, diariamente se fue informando durante enero el avance de las fuerzas federales, que era utilizado para neutralizar la creciente queja por desabasto de combustible. Todo era para impedir el saqueo y luchar contra la corrupción, justificó el presidente. Se cerraron ductos y compraron pipas, sin licitación ni control técnico, por lo que se adquirieron decenas de vehículos fuera de norma.

    Dos meses después, los partes de guerra desaparecieron, y de manera inesperada se dio a conocer lo que ha sucedido con esa cruzada. Un informe de Pemex, publicado esta semana en Excélsior, que pasó sin pena ni gloria en la opinión pública, cuenta una historia de derrota. Durante los dos primeros meses del año se incrementaron 50 por ciento las tomas clandestinas en comparación con el mismo periodo de 2018. Aunque Pemex dijo que en enero se recuperaron 442 mil litros de combustible, el total de tomas clandestinas se elevó de mil 46 durante los dos primeros meses del año pasado, a mil 565 en 2019. Hidalgo, donde se cerraron ductos y se reforzó la seguridad, el incremento de tomas se elevó 265 por ciento.

    La cruzada contra el huachicol empieza a oler a gas, como distractor sobre un problema que se veía venir desde el inicio del gobierno en diciembre: el desabasto de gasolina. El Wall Street Journal reportó el 11 de enero que Clipper Data, la empresa que monitorea los buques petroleros en el mundo, registró que desde que asumió López Obrador, se habían reducido significativamente las importaciones de gasolina de Estados Unidos, al bajar 25 por ciento en el periodo diciembre-enero de 2018-2019, comparado con el mismo lapso en 2017-2018. López Obrador dijo que el diario mentía, pero ante la crisis, tuvo que revertir su orden y en enero se compraron volúmenes de gasolina superiores a 93 por ciento con respecto a lo adquirido en enero de 2018.

    La suspensión de las importaciones se dio antes de que comenzaran a hablar dentro del gabinete, según los tiempos que identificó el presidente López Obrador, sobre el huachicol. Para cuando se anunció la estrategia de combate al robo de combustibles, había buques cargados con gasolina haciendo fila en el Golfo de México porque no podían descargar. La falta de personal y de mano de obra calificada y con experiencia, habían sido detonadores de ese retraso. La decisión de cerrar los ductos para evitar el robo, contribuyó al desabasto. No supieron cómo hacerlo y no tuvieron una estrategia adecuada para compensar el combustible que dejarían de suministrar. En el pasado, cuando se decidía cerrar un ducto, la planeación se llevaba al menos dos meses para evitar el desabasto.

    El último reporte sobre lo logrado lo dio López Obrador al dar a conocer los resultados en sus primeros 100 días de gobierno. Sin embargo, las cifras que dio son totalmente diferentes a las que 20 días antes hizo públicas el director de Pemex, Octavio Romero Oropeza. López Obrador dijo que la incidencia de ese delito pasó del hurto de 81 mil barriles diarios que se sustraían en noviembre, a 15 mil barriles. Sin embargo, Romero Oropeza mencionó que el hurto era de 56 mil barriles, y que se había disminuido a ocho mil. Nadie ha explicado la inconsistencia. Tampoco se han dado informes adicionales a lo publicado en Excélsior sobre el creciente número de tomas clandestinos. La feria de cifras es compleja para ser absorbida y procesada por la opinión pública. El discurso plano, que es un sacrificio para combatir la corrupción, es lo que prende.

    Las cosas no van a marchar bien. La estrategia no sólo está equivocada, sino que, además, lo único que se ha hecho es estimular el huachicoleo al adquirir pipas para transportar combustible. Quien sugirió esa estrategia realmente no comprende cómo funcionan los mercados delictivos. De acuerdo con la consultora GLAC, los mercados se paran sobre tres patas: incidencia delictiva, logística y debilidad institucional. La estrategia gubernamental las fortalece.

    El incremento en el robo de combustible y el fracaso hasta el momento de atrapar a los mandos del Cártel de Santa Rosa de Lima en Guanajuato, o la impunidad con la que se mueven hasta ahora las bandas criminales que operan en Guanajuato y Veracruz, habla de que el combate contra ellos no ha sido eficiente o es inexistente. El argumento de que la compra de pipas resolverá el desabasto, lejos de resolver el problema estimula el delito. Si no hay capturas de los jefes del huachicol, que es la racional del gobierno para evitar la violencia, la incidencia delictiva se mantiene intacta, al tiempo que se incrementa la debilidad institucional por no combatirlos. Cerrar ductos no ataca la logística criminal; comprar pipas facilita el robo de combustible transportado en vehículos robados.

    GLAC señaló que la tendencia en mediano plazo ubica a Hidalgo, Puebla, Tlaxcala y Guanajuato como los estados más vulnerables, al figurar entre las 10 entidades con mayor cantidad de vehículos robados, que “son incorporadas como parte de la logística necesaria para llevar a cabo la comercialización del combustible robado”. Vista la correlación, o la estrategia está totalmente equivocada, o es una que, de antemano, al no combatir el problema de fondo, se sabe, fracasará. En todo caso, la narrativa de la guerra contra el huachicol esconde la incompetencia del gabinete en el abasto de combustible y la nueva estrategia del régimen contra el crimen organizado, dejar hacer, dejar pasar.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...e-al-huachicol

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  9. #309

  10. #310

    Default

    Revocación y consulta

    Por Jorge Castaneda Gutman.

    Cualquiera de estos días se aprobarán, por lo menos en la Cámara de Diputados, dos reformas constitucionales importantes: la revocación de mandato y la consulta popular. Una me parece lamentable; la otra, necesaria y deseable.

    Primero la consulta. Las reformas que se hicieron en el sexenio pasado, como es bien sabido, no sirvieron de nada. La cantidad de condiciones que, sobre todo los priistas, les impusieron a las consultas hizo que para todos fines prácticos la reforma fuera nonata. He sido partidario de la opción más amplia de consulta popular o referéndum, que me parece un término más preciso, sobre temas constitucionales o de legislación secundaria. Lo único que debe excluirse de cualquier tipo de consulta popular o referéndum son asuntos de derechos humanos, porque no debe existir siquiera la más remota posibilidad de cualquier retroceso, en cualquier país, al respecto.

    Temas constitucionales y de reforma constitucional, por supuesto que sí; los ha habido en muchos países. Temas fiscales los ha habido también y hacen sentido. Temas delicados como el aborto en Irlanda, también porque, aunque es el tipo de asunto en el que se puede avanzar más fácilmente en el Poder Legislativo –como en la mayoría de los países europeos– o Judicial –como en Estados Unidos–, si alguien quiere llevar el tema del aborto a un referéndum debe poder hacerlo. Por lo tanto, estoy a favor de esta primera reforma constitucional del sistema político que plantea López Obrador.
    Estoy en contra de la revocación de mandato. Al día de hoy, sólo tres países en América Latina lo han aprobado: Venezuela, Bolivia y Ecuador. Sólo se ha utilizado en un país: en Venezuela, en 2004.

    Hugo Chávez, afectado por el intento de golpe fallido de 2002 y la huelga de PDVSA de principios de 2003, sintió la necesidad de buscar una ratificación de su popularidad y legitimidad, y para eso utilizó la figura. No suele existir en la mayoría de los países europeos, salvo bajo la figura de una elección parlamentaria anticipada, en aquellos países donde existe un régimen parlamentario. En Estados Unidos existe, a nivel estatal, y no en todos los estados. El más importante y donde se ha utilizado poco, ha sido California.

    Es obvio que López Obrador busca la revocación de mandato vía esta reforma constitucional para estar en la boleta de 2021 y conservar su mayoría constitucional en la Cámara de Diputados, recordando que ese año no hay elección para el Senado. Cree, con algo de razón, que si él figura en la boleta le va a ser más fácil lograr las dos terceras partes de los escaños en la Cámara de Diputados. La oposición en la Cámara, y probablemente en el Senado, va a aceptar la revocación de mandato a condición de que la votación no tenga lugar el mismo día de las elecciones legislativas.

    Tal vez López Obrador y Morena acepten esta exigencia menor de la oposición, pero en ese caso lo que harán será insistir en que primero se den los comicios de revocación de mandato y sólo después las legislativas.

    Dos reflexiones finales sobre la revocación. En primer lugar, en muchos países la consulta popular o referéndum se utiliza de facto como una revocación o ratificación de mandato. El rey de esta maniobra fue el general De Gaulle en Francia, que en varias ocasiones llamó a un referéndum sobre algún tipo de reforma, y luego puso su propio puesto en juego, advirtiéndole a la ciudadanía que si no aceptaban su propuesta de reforma él renunciaría. Ganó algunas veces, pero perdió memorablemente en 1969, cuando colocó su presidencia de facto en la boleta, al anunciarle al pueblo francés que si perdía se iría a Colombey-les-Deux-Églises. El pueblo francés le dijo adiós. Esto sucede en otros países y de hecho López Obrador lo podría hacer en México con la pura consulta.

    Segunda reflexión. No siempre salen las cosas como se desean. Además de preguntarle a De Gaulle se le podría preguntar a Pinochet, que finalmente se sometió a un referéndum en 1988 y perdió. Hoy en día parecería fácil para López Obrador lograr su ratificación o evitar la revocación de mandato en 2021. Pero conviene recordar que, además de lo imprevisible, cualquier votación de este tipo, forzosamente binaria, polariza a la sociedad pero unifica a la oposición. No tienen que ponerse de acuerdo PRI, PAN, PRD, MC y demás opositores posibles al gobierno de AMLO más que en el no. No estoy tan seguro que sea una jugada tan inteligente de AMLO, pero es cierto, él gana elecciones y yo no.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...ion-y-consulta

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  11. #311

    Default

    ¿Hacia dónde?

    Por Macario Schettino.

    La inmensa popularidad que goza López Obrador, la desaparición (en términos prácticos) de la oposición organizada, la destrucción de instituciones y la creación de redes paralelas (propiamente ilegales), son una señal clara de que la democracia en México será cada día más iliberal, como ahora le dicen. Esto significa que seguiremos votando, pero con menos información confiable, sin igualdad de condiciones en la competencia, y con derechos de expresión y reunión menoscabados.

    En esto no nos diferenciamos de una tendencia global que ya hemos comentado. Con variantes, es lo mismo que ocurre en Europa del Este, a manos de gobiernos cada vez más autoritarios, y avanza tanto en Estados Unidos como en Europa Occidental, con la desaparición del centro político.

    Curiosamente, el comportamiento de las economías es diferente. Continúa el crecimiento, aunque sea un poco menor, y estamos iniciando una transformación tecnológica de gran alcance. Se espera que en los próximos 10 años los autos eléctricos (incluyendo híbridos) representen la mitad de los nuevos autos vendidos, y para el próximo año entra en operación el sistema 5G, que multiplicará el internet de las cosas, la realidad virtual, la transformación de los medios de comunicación y la manufactura distribuida. Es decir, en la década de los veinte, la economía global sufrirá una transformación brutal. Todo indica que nuestro rezago tecnológico, especialmente en energía, se ampliará considerablemente.

    Esta separación entre las esferas política y económica confunde a muchos, que se acostumbraron a imaginarlas unidas o, más frecuentemente, conectadas en secuencia. De hecho, muchos quieren explicar la situación política global con explicaciones económicas, con malos resultados. Me parece en que ambas esferas resultan del cambio tecnológico, pero se mueven de forma distinta. Y hoy, muy distinta.

    Esta insistencia en buscar explicaciones económicas de todo lo que ocurre en la sociedad oscurece el entendimiento. Por ejemplo, queriendo encontrar razones económicas del triunfo de AMLO (que no existen, o muy marginales), o esperando ahora que sea la economía la que debilite la popularidad presidencial, y por lo mismo evite el ascenso de la democracia iliberal en México. No va a pasar.
    Como esta columna ha intentado explicar en varias ocasiones, aunque hoy la economía mexicana sea débil, o incluso esté en recesión, estamos hablando de un crecimiento bajo, pero no catastrófico. El consenso apunta a un crecimiento de 1 por ciento este año, y el lunes le decíamos que, bajo ciertas circunstancias, podría ser de -1 por ciento. Nada excepcional. Además, no olvidemos que el crecimiento de los últimos 25 años, que promedia cerca de 2.5 por ciento, resulta de una región creciendo al 4 por ciento y otra al 1 por ciento. La que crece poco ni siquiera notara que hay recesión, y en ella vive más de la mitad de la población: al sur del paralelo 20. La otra, al norte de esa referencia, sin duda sufrirá mucho más, y ahí ciertamente puede caer la opinión acerca de López Obrador.

    Cuando eso ocurra, si hay oposición lista, podrán desarrollarse acciones políticas, pero en el marco iliberal ya mencionado.

    Por lo mismo, no percibo un cambio de tendencia política que limite las acciones de AMLO. Y aquí viene el tema relevante: ¿En qué dirección guiará al país? Si, como muchos creen, su lógica es la del PRI de los años setenta, podría tener los mismos resultados de Echeverría: crecimiento escaso, con mucha variación; inflación creciente; problemas con la deuda. Sin duda costoso, pero manejable.

    Si, en cambio, la destrucción institucional y la creación de redes paralelas es, como parece, receta bolivariana, entonces el escenario es bastante más peligroso.

    Ahí tiene usted los escenarios, los espacios, las posibilidades y las regiones. Tome usted sus decisiones y sus precauciones.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...ia-donde-vamos

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  12. #312

    Default

    La chunga y el patíbulo

    Por Juan Ignacio Zavala.

    Las famosas mañaneras empezaron como conferencias de prensa presidenciales y han terminado por ser un lugar para la chunga con el presidente y un patíbulo en el que se guillotina la reputación a que tienen derecho las personas, un tribunal que declara culpables y enemigos de la nación, y una ventanilla en la que se hace pública información sobre investigaciones en curso.

    El presidente ha dado casi un centenar de conferencias. La información comienza temprano con este gobierno, lo que obliga a estar atento al evento matutino, ya sea por las sandeces que se dicen ahí o por la gravedad de ciertos anuncios y acusaciones que también tienen lugar en el recinto donde despacha el presidente.

    En el lado de la chunga, una nota del periódico Reforma de ayer, firmada por Zedryk Raziel, consignaba algunas anécdotas: el penoso caso del señor Nino Canún, que fue a exhibir su vocación de tapete, no preguntó nada y se autodenominó perseguido político ¡de Peña Nieto!, llenó de vergüenza al gremio y mostró lo abyecta que puede ser la prensa cuando se lo propone o está dispuesta a lo que sea no por una nota sino por un ingreso. En otra ocasión un reportero le preguntó al presidente qué tipo de sangre era. Uno hubiera supuesto que contestaría que era de sangre pesada negativa, pero no, dijo que era tipo: “T4 positivo: Transformación Cuarta Positivo”, contestó López Obrador.

    También está la sorprendente intervención de una mujer que preguntó lo siguiente: “Creo que todos queremos saber qué hace, si usted utiliza un método alternativo, si utiliza cámaras hiperbáricas; tiene mucha energía, de verdad, usted es como un corredor keniano, no lo hemos visto ni siquiera con un resfriado”. La adulación, la chunga, el cotorreo con el presidente como elementos de distracción que evitan una real comparecencia.

    Pero, hay que decirlo, no todo es la casa de la risa en esas conferencias. Se han dado hechos graves, acusaciones serias. Se humilla a la gente, se hace polvo su reputación, se les exhibe como enemigos públicos. Es una suerte de pasarela de la infamia. Tener cuentas bancarias se está volviendo un delito. El gobierno averigua movimientos, cantidades, depósitos y hace pública la información. No importa ventanear familiares, empresas, gente que nada tiene que ver con alguna adversidad política, ideológica. Tampoco importa si la acusación va a los tribunales o no. La acusación se hace ahí, en Palacio Nacional, y el veredicto de culpabilidad llega al mismo tiempo. El asunto es pasear a los condenados en el patíbulo público, situarlos en la plaza de las ejecuciones, no eliminarlos, eso sería muy básico. El asunto es desbaratarles la vida, robarles la tranquilidad, enfrentarlos a los demás, obligarlos a caminar con la cabeza gacha, colgarles la “letra escarlata”, deshacerles la poca o mucha reputación que tengan para que no consigan trabajo, obligarlos a explicarse, desterrarlos a la tierra de la ignominia.

    Nada parece indicar que esto vaya a cambiar. Los treinta millones de votos de los que presumen no parecen satisfacerlos; la precaria condición en que ha quedado la política opositora, tampoco; prefieren echar a andar la máquina para triturar personas. No importa lo bueno o lo malo de un documental –en el caso del mencionado del populismo no conozco a nadie que lo haya visto–, el asunto es haber atentado contra el movimiento, estar vinculado con empresarios, pensar, tener ideas distintas, oponerse a un modelo, haber participado en otro.

    Por lo pronto, seguiremos teniendo todos los días el macabro espectáculo de la chunga y el patíbulo en un mismo escenario.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...-y-el-patibulo

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  13. #313

    Default

    Política ‘neoliberal’: ¿muerte por decreto?

    Por Enrique Quintana.

    El domingo pasado, cuando el presidente López Obrador clausuró los foros de consulta para la elaboración del Plan Nacional de Desarrollo, señaló:

    “Declaramos formalmente, desde Palacio Nacional, el fin de la política neoliberal, aparejada esa política neoliberal con su política económica de pillaje, antipopular y entreguista, quedan abolidas las dos cosas, el modelo neoliberal y su política de pillaje, antipopular y entreguista”.

    Cada quien entiende por ‘neoliberalismo’, o política ‘neoliberal’, lo que le conviene o interesa.

    Sin embargo, si nos atenemos a algunas de las grandes medidas de política pública que se tomaron a partir de 1994, hay varias que van a resistir la declaratoria de López Obrador. Le pongo sólo el ejemplo de tres de ellas.

    1.- La disciplina de las finanzas públicas como objetivo. Uno de los cambios fundamentales de la política económica a partir de 1988 respecto a los 70 y la primera parte de los 80, fue contener y reducir al mínimo el déficit público, objetivo que comparte explícitamente el gobierno de AMLO.

    2.- La autonomía del Banco de México. Uno de los instrumentos usados para la indisciplina fiscal fue el financiamiento del Banco Central al gobierno. A partir de abril de 1994, el Banxico obtuvo autonomía constitucional que impide que el gobierno le ordene la política monetaria a seguir. Objetivo que explícitamente ha sido asumido por el gobierno de López Obrador.

    3.- La vigencia de los tratados de libre comercio, que abrieron el mercado a la competencia internacional. El gobierno de AMLO respaldó la renegociación del TLCAN y cooperó con el equipo del gobierno anterior para llegar a un acuerdo con el gobierno de Trump, con el nuevo T-MEC. Así que, también en materia comercial, nos quedaremos con lo que el ‘neoliberalismo’ estableció.

    En muchas ocasiones, López Obrador ha señalado que él ejerce una “pedagogía política”. Es decir, simplifica los conceptos y los pone en términos asequibles a la mayoría, para que sean entendidos.

    Si pensamos qué es lo que hizo el domingo pasado, se entiende que claramente pretenda deslindar a su gobierno, a la cuarta transformación, de los gobiernos anteriores.

    Pero, la realidad es que eso no es cierto del todo, afortunadamente.

    De la misma manera que le señalamos que es un desatino pretender que el gobierno de AMLO no cambie cosas en el sentido de lo que ofreció en la campaña, tampoco es preciso que se pueda hacer un borrón y cuenta nueva.

    En el análisis detallado, resulta que el llamado “neoliberalismo” no hizo todo mal, al grado de que algunas de sus políticas e instituciones serán preservadas por la 4T.

    De la misma manera, como le hemos dicho, que el liberalismo requiere reconocer sus errores y limitaciones, y tiene que construir una nueva narrativa a partir de ello, el gobierno de López Obrador, si pretende construir una historia exitosa, no debe explicar sus políticas en negativo, a partir de señalar su oposición al “neoliberalismo”.

    Necesita desarrollar una visión coherente y articulada para que la construcción sea en positivo y vaya más allá de las alusiones históricas y las generalidades.

    A mi parecer, es todavía una agenda pendiente, pero en la que requiere avanzarse, si es que se va a proponer un Plan Nacional de Desarrollo coherente y viable.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...te-por-decreto

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  14. #314

    Default

    Empieza la cacería

    Por Pablo Hiriart.

    La meta de crecimiento económico (4 por ciento promedio sexenal) estará lejos de cumplirse este año.

    Las calificadoras nos anuncian que vamos mal por las ocurrencias ideológicas del nuevo gobierno: hacer una refinería en lugar de rescatar a Pemex con inversión y asociaciones para explorar y explotar, más la cancelación del aeropuerto internacional.

    La inversión productiva cae y la economía se frenó.

    Vuelven las matanzas colectivas, los secuestros masivos y la inseguridad se dispara.

    Antes de que eso haga mella en la popularidad presidencial, ha comenzado la cacería de brujas.

    Se necesitan escándalos y linchamientos para entretener a la galería y justificarse ante ella.

    El jueves, en Palacio Nacional, el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda (UIF), Santiago Nieto, lanzó el primer obús de tonelaje contra la libertad de expresión.

    Ante el presidente de la República, anunció que persigue a quienes hicieron un documental sobre populismo en América Latina, centrado en la figura de López Obrador.

    Habrá denuncias ante los tribunales, y según dice el presidente los castigos para esas penas serán menores.

    Si las consecuencias son menores, ¿para qué emplear a la UIF en tareas pequeñas?

    ¿No es más importante rastrear recursos de secuestradores?

    ¿Vieron los bloqueos e incendios en Veracruz el fin de semana? Eso es por defender negocios criminales: ¿nada con ellos?

    ¿Por qué dedicar a la UIF a la persecución política?

    El propósito es la venganza. Y minar el ánimo y la credibilidad de los críticos.

    De nueva cuenta, AMLO 'víctima de un complot' de los conservadores, los fifís, los camajanes.

    Se están usando los instrumentos del Estado para investigar y acosar a los que no se pliegan al proyecto de López Obrador.

    El manual populista dice que primero hay que sembrar el miedo entre los inconformes.

    Luego, si es necesario, apretar más y cortar alguna cabeza para regocijo de la turba.

    El jueves la fuerza del Estado recayó en los autores de un documental de escasa circulación y menor influencia en la campaña presidencial pasada, que desagradó a López Obrador. Y no perdonó.

    Los analistas que se tragaron el anzuelo de que no habría venganzas ni represalias, hoy deben estar sorprendidos de su propia ingenuidad.

    Primero amedrentar, y luego socavar la credibilidad de sus críticos. Eso ya está en marcha.

    Hasta el jueves solo habíamos tenido pequeñas probadas de lo que se viene.

    Al titular de la Comisión Reguladora de Energía, Guillermo García Alcocer, lo linchó el mismo personaje, Santiago Nieto, en la conferencia matutina en Palacio.

    Familiares lejanos suyos fueron acusados sin fundamento alguno de presunto lavado de dinero, con base en sospechas y patrones de comportamiento, y que él era culpable de “conflicto de interés”.

    A García Alcocer no le cortaron el cuello, lo dejaron vivir, pero le enseñaron el filo del hacha.

    Después el ITESO de Guadalajara dio a conocer un estudio que muestra la existencia de una estructura de golpeadores en redes sociales –que alguien paga–, articulada para desprestigiar y agredir en sus mensajes a personas críticas de López Obrador.

    El presidente respondió al día siguiente, miércoles, que eso era totalmente falso. Que él no tenía ningún grupo que lo defendiera en redes sociales.

    Pero en esa conferencia del presidente estaban los operadores de las campañas de odio contra los críticos. Sí, ahí se encontraban los youtubers señalados por el ITESO.

    Afuera de Palacio, los reporteros que cubren la fuente de Presidencia eran esperados por una muchedumbre de seguidores de los youtubers que los insultaron: “¡mentiroso!”, “¡chayotero!”, “¡vendido!”, “¡arriba los youtubers!”, “¡prensa fifí!”. (Nota de Mariana León, en El Financiero del jueves 14).

    Esos son los grupos que dicen que no existen. Están dedicados a amedrentar, a desprestigiar y a amilanar cualquier contrapeso al poder presidencial en redes sociales. Y el miércoles lo hicieron personalmente.

    ¿Qué sigue?

    El siguiente paso será la aparición de algún libelo con información manipulada sobre periodistas críticos de AMLO, que dé pie al regodeo verbal del presidente en sus conferencias matutinas.

    Tatiana Clouthier ya sacó el suyo. Viene más.

    La difusión de datos manipulados contra críticos. Ahí están los pequeños pero molestos contrapesos de la palabra presidencial.

    Después, si es necesario, tendremos la manipulación de los archivos del Cisen contra empresarios o figuras públicas no gratas al gobierno.

    Con el manto de la “apertura de los archivos del pasado”, van a ventilar selectivamente lo que les conviene.

    Tienen en su mano la información que todos los gobiernos poseen pero que nunca hacen pública, porque no se sabe qué es verdad, qué no lo es, y por apego a las leyes que protegen la vida privada de las personas.

    Lo que ocurrió el jueves en Palacio Nacional marcó un quiebre en el discurso del respeto a la libertad de expresión y a la pluralidad.

    Se viene la noche.

    Salvo que las personas sensatas que rodean al presidente –que las hay–, le hagan ver que por ese camino vamos a una confrontación que México no se merece.

    El problema, me dicen, es que nadie se atreve a decirle algo cuando está equivocado.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...eza-la-caceria

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  15. #315

    Default


    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  16. #316

    Default


    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  17. #317

    Default

    Dos mitos y un desastre

    Por Jaime Sánchez.

    Ayer se conmemoró la expropiación petrolera, que viene a ser el equivalente de la batalla de Puebla del 5 de mayo. Los extranjeros mordieron, en ambas ocasiones, el polvo y los mexicas nos levantamos victoriosos.

    Esta gesta se cimenta en el artículo 27 Constitucional que establece, a la letra, “la propiedad de las tierras y aguas comprendidas en los límites del territorio nacional, corresponde originariamente a la nación”.

    Dicho precepto se inspiró en el orden colonial, que otorgaba la propiedad original de las tierras y las aguas al rey de España, conquistador eficiente, que decidía otorgarlas en encomienda o concesión a sus súbditos.

    Molina Enríquez y los constituyentes del 17 reprodujeron, de ese modo, un orden legal que convirtió a los ciudadanos en súbditos de una entelequia llamada nación, que para fines prácticos se 'encarna' en la clase política y la burocracia.

    En esa lógica, Pemex se volvió, desde 1938, el símbolo de la independencia nacional. Mito y tabú intocable, situado por encima de los pedestres ciudadanos, que deben, al grito de guerra, defenderlo con su propia vida.

    El problema es que Pemex ha sido un estruendoso fracaso. Su deuda de 104 mil millones de dólares, equivale al 97 por ciento de sus activos, amén que registra el nivel de productividad más bajo del mundo. Emplea 141 mil trabajadores que generan un promedio de 33 mil barriles diarios por trabajador contra 53 mil barriles que produce ExxonMobil.

    Pero no sólo es una cuestión de ineficiencia e improductividad. Es también un asunto de corrupción. Pemex fue la caja chica del PRI durante el priato y produjo cacicazgos como el de La Quina (1962-1989) y Romero Deschamps.

    A partir de la guerra contra el huachicol, AMLO se comprometió a eliminar la corrupción en todas sus formas y reconoció que el problema fundamental está en el interior de la paraestatal e involucra al sindicato, trabajadores, mandos medios y altos.

    Sin embargo, de la declaratoria de hostilidades al día de hoy, no hay prácticamente ningún acusado o procesado. Tan pronto como terminó la escasez, se asumió –sin evidencia alguna– que el huachicoleo había sido prácticamente erradicado.

    Entre tanto, vale señalar que este aniversario lo celebramos con sabores amargos. La gasolina no sólo no ha bajado, sino cuesta mucho más cara que en Texas. Mientras la Magna vale en México 20.50 del otro lado de la frontera se puede adquirir a 9.39.

    Este solo dato impone una reflexión. El modelo mexicano de explotación del petróleo ha sido un desastre, que tiene múltiples antecedentes. Uno de los más relevantes es la bancarrota del país en 1982, bajo la presidencia de López Portillo.

    Pero voy a lo esencial. El comparativo del esquema mexicano con el texano es devastador, para nosotros. El liberalismo (neoliberalismo, como ahora se dice) no es el problema, sino el estatismo. Texas es una potencia en producción de crudo, gas y gasolina. México, en cambio, ha dejado de producir y hoy es un importador de crudo, gas y gasolina.

    No hay que ser un doctor en economía por Yale, o la UNAM, para asuntar que algo se ha hecho muy, pero muy bien del otro lado de la frontera, y algo se ha hecho pésimo de este lado.

    Peor aún. El programa de la 4T para atender la crisis de Pemex no tiene pies ni cabeza. Tal como se ha señalado: ¿para qué invertir miles de millones de dólares en una refinería ineficiente, cuando se puede importar gasolina a precios más bajos? La prioridad de Pemex debería ser explorar y extraer petróleo para obtener mayores utilidades.

    Las razones del desastre que acabo de describir son varias, y no hay espacio para abordarlas todas, pero hay dos que son fundamentales: el artículo 27 constitucional y el monopolio de Pemex, aberraciones costosísimas, que han eliminado la libertad de emprender, explotar el subsuelo y la competencia.

    De hecho, la Constitución de 1857, que aprobaron los liberales, no tiene un solo ingrediente del colectivismo quimérico que está consignado en el artículo 27. Si Juárez resucitara hoy, sería el primero en proponer una rectificación radical del rumbo que se adoptó el 5 de febrero de 1917, y reafirmó el 18 de marzo de 1938.

    Imposible, por lo demás, esperar que ese giro provenga de la 4T. El ADN de este gobierno es nacionalista-revolucionario. Pero mientras no haya rectificación, seguiremos dando vueltas y tumbos en la noria de la corrupción y la ineficacia.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...-y-un-desastre

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  18. #318

    Default

    La relación entre México y los EUA: a 100 días de AMLO

    Por Mauricio de María y Campos.

    No hay duda que AMLO y Ebrard tienen un gran dilema: cómo llevar la relación con los EUA y Trump sin que se produzca un choque de trenes y al mismo tiempo defender una posición nacional digna y eficaz en lo general y frente a temas claves en la relación bilateral como los migrantes, la seguridad, el crimen organizado –en especial la cooperación sobre narcotráfico- y las cuestiones económicas -comercio, inversiones, hidrocarburos-. El otro desafío es informar a la opinión pública mexicana y extranjera sobre esa relación.

    Hasta ahora la estrategia de apostarle a la convivencia y a evitar reacciones a temas simbólicos como el muro y alardes para el consumo interno norteamericano, parecía estar funcionando. ¿Por cuánto tiempo y a qué costo? No mucho más. Somos numerosos los mexicanos a los que, después de las concesiones del gobierno anterior, nos gustaría ver una posición más firme ante los excesos de Trump, más allá de las protestas formales -como sería el caso frente a la reciente devolución a nuestro país de migrantes no mexicanos (que habíamos entendido ya no ocurriría) y particularmente la muy polémica remisión de menores, violando posiblemente derechos humanos.

    Preocupa enormemente también la declaración de Trump el pasado 12 de marzo al portal derechista Breitbart News de que está considerando calificar a los cárteles mexicanos de la droga (60 han identificado, según Andrés Oppenheimer-Reforma, 18 de marzo) como organizaciones terroristas extranjeras, lo que le daría a su gobierno la capacidad de atacarlos por orden ejecutiva en cualquier lado, sin la aprobación del Congreso y darle gusto a sus seguidores racistas en la construcción del muro.

    Urge poner un límite y llegar a un entendimiento. Los recientes descalabros de Trump ante una Cámara de Representantes dominada por los demócratas y los tiempos electorales apuntan ya a un regreso a su táctica de usar a México como punching bag y chivo expiatorio.

    No sabemos qué entendimientos puedan estarse dando fuera de la luz pública como suele suceder en las relaciones entre países y personalidades. La política es un fenómeno complejo en la práctica y en las relaciones bilaterales todavía más, cuando pasamos de los principios a las acciones concretas y de la diplomacia pública a la privada. Quisiera dar el beneficio de la duda. Lo que está claro es que no puede la opinión pública, cansada de las concesiones de Calderón y Videgaray-Peña Nieto, aceptar que nuestro gobierno siga dando su brazo a torcer… y menos aún a cambio de nada, sin reciprocidad visible alguna del gobierno de Trump.

    Sería importante que la SRE informara mejor lo que está sucediendo. Ello eliminaría algunos equívocos, sospechas injustificadas y acusaciones de 'especialistas' mal informados o mal intencionados que critican al gobierno actual.

    Un caso a destacar la semana pasada es el que se refiere a las acciones conducentes para la aprobación por el Congreso de los EUA del T-MEC. El martes de la semana pasada me llegó, a través del sistema de información de Concamin para negociadores del T-MEC, un informe publicado por World Trade Online con el mensaje de que, según analistas de nuestro país, México no está preparado para entablar conversaciones con el Congreso de los EUA. Según esa comunicación, Jorge Suárez Vélez, el articulista mexicano de Reforma y miembro del Consejo Asesor del Wilson Center de Washington declaró que México no estaba ni remotamente preparado para realizar las conversaciones con congresistas de los EUA, especialmente con los demócratas que insisten en agregar cláusulas sobre cuestiones laborales y ambientales. “La administración de AMLO no tiene una estrategia al respecto”, declara Suárez Vélez. Para respaldar esa aseveración el artículo también cita a Jorge Buendía, conocido encuestador, quien, se señala, argumenta que AMLO durante sus conferencias mañaneras es muy general, monopoliza la información y a veces contradice a sus subordinados.

    Preocupado por esta situación me puse a investigar con mis amigos en Washington y en México en el sector académico y político y me encontré con información muy diferente. La información citada en el artículo mencionado procede de un foro organizado en el Wilson Center con críticos de AMLO ansiosos de reflectores.

    En contraposición supe, a través de funcionarios de la SRE, que en los últimos dos meses la embajadora de México se ha reunido con ocho senadores (entre ellos los presidentes de los comités que considerarán el T-MEC en su oportunidad), así como con 24 congresistas. Está también por realizarse una reunión con el importante Caucus Hispánico. La semana pasada se reunieron la embajadora Bárcena, las secretarias de Economía y de Trabajo, el subsecretario Seade de la SRE y Luz María de la Mora, subsecretaria de Comercio Exterior con el negociador de EUA, Lightheizer. La embajadora se reúne con congresistas y consulados en diversas partes de los EUA.

    La opinión recogida entre mis conocidos es que pocas veces ha estado una administración mexicana tan comprometida en su diálogo con el Congreso de manera institucional. Todo indica que la relación entre Lighthizer y los demócratas se está suavizando. Esto es importante porque la preocupación es que, de no acordarse un T-MEC aceptable a ambos bandos, Trump pudiera cumplir con su amenaza de derogar el TLCAN vigente, dejando a México y Canadá en el aire –situación que no sería deseable para México, aun para los que hemos sido críticos de ambos tratados por sus desigualdades inherentes en contra de México.

    Otro caso que debería destacarse más es la importante actuación reciente de Juan Ramón de la Fuente, embajador ante la ONU, junto con nuestra embajadora en Viena, para insistir en la necesidad de reformar el obsoleto y pernicioso régimen global sobre drogas y la necesidad de garantizar los derechos humanos. Los organismos multilaterales pueden y deben ser un instrumento de negociación de México a pesar de la renuencia de Trump.

    AMLO tiene la ventaja frente a sus antecesores de contar hoy con un alto respaldo político de tres cuartas partes de los mexicanos; frente a un Trump que apenas ganó su elección y hoy parece contar con un decreciente grado de aprobación. Sin embargo, no hay duda que nuestra relación es y seguirá siendo asimétrica y frágil. AMLO puede verse afectado en su poder de negociación por factores externos e internos, particularmente económicos. Es indispensable cuidar la estabilidad y al mismo tiempo asegurar el crecimiento, la inversión y el empleo, con equidad e inclusión social a que se ha comprometido AMLO, a partir de un fuerte impulso proveniente de la demanda interna, que nos de mayor margen de maniobra ante las amenazas externas. Estas parecen agravarse en el entorno global recesivo y de guerras comerciales.

    Urge precisar la política exterior a seguirse a futuro particularmente frente a los EUA, así como hacia otras regiones del mundo que ofrecen oportunidad de diversificación política y económica –particularmente China, India y el resto de Asia–. Eso lo entiende bien Ebrard. Europa y América Latina lo están haciendo con urgencia. México no debe quedarse rezagado.

    Para ello es crucial un buen gobierno que trascienda las buenas intenciones y las cristalice en efectivas decisiones a través de funcionarios públicos con suficientes conocimientos y capacidad de decisión. Pasados los 100 días todavía hay muchas áreas de la administración pública en que no se han hecho nombramientos o en que no se han reanudado las actividades normales. Es verdad que en muchos casos ello se han encontrado irregularidades y corruptelas que demandan reformas de fondo; hay que corregirlas a la brevedad posible, pero también seguir adelante con lo que funciona razonablemente bien.

    Sugiero que, más allá de las conferencias mañaneras y de reuniones del gabinete de seguridad, se pongan en marcha reuniones sistemáticas de gabinetes económico, social y de asuntos internacionales con fines de coordinación y que los resultados importantes y relevantes de las conclusiones se den a conocer a los ciudadanos por voceros autorizados.

    Está faltando información detallada para explicar lo que se está haciendo bien y para contrarrestar las críticas infundadas desde México o el exterior.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...0-dias-de-amlo

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  19. #319

    Default

    ¿Democracia en peligro?

    Samuel Aguilar Solis.

    Mucho se ha luchado y mucho ha costado tener la democracia que los mexicanos hoy tenemos, desde el ya lejano 1977 cuando con la iniciativa sobre reforma político-electoral se abrían los espacios del poder para que la oposición ingresara con reglas del juego, que por cierto, no ponía en peligro la hegemonía del PRI, pero sí iniciaba un incipiente sistema de partidos propio de toda democracia.

    El largo proceso de liberalización política que culminó con la alternancia en la presidencia de la República el año 2000 no fue gratuita, al inicio fue producto de la débil legitimidad que daba que al proceso electoral de 1976 solo acudiera el candidato del PRI y sus partidos 'satélites' , pero también era resultado de una mayor demanda social y muchas luchas sociales, estudiantiles y sindicales que habían precedido a la decisión de 'oxigenar' el sistema político.

    La crisis del 'milagro mexicano', que de manera ejemplar quedaba de manifiesto con la devaluación de agosto de 1976, indicaba que dicho modelo de desarrollo estabilizador estaba ya fuera de lugar en nuevo contexto nacional y mundial, y sin embargo, los nuevos actores que él mismo había producido estaban a la cabeza de la demanda de apertura democrática. Hay que aclarar que en el tiempo del 'milagro mexicano' las manifestaciones, huelgas y protestas de trabajadores y profesionistas como los médicos y maestros estuvieron presentes ya que el modelo económico tenía como base el control sindical, los bajos salarios y el corporativismo político, lo que hizo posible que nuestro país fuera competitivo en el contexto de la guerra mundial y después en el periodo de la Guerra Fría por estos factores.

    Las represiones sobre el movimiento estudiantil en 1968 y 1971 agudizaron la crisis de legitimidad y si a esto sumamos la búsqueda por la vía armada del acceso al poder por varios grupos radicales y las experiencias que en América Latina y el Caribe se estaban dando, era mejor buscar una salida política y legal a la crisis de legitimidad y política que el sistema vivía.

    Si bien es cierto que el modelo de desarrollo estabilizador trajo un avance importante en el país y su planta productiva y desarrollo urbano; también es cierto que su crisis y las recetas que se implementaron a su estallido, al que por cierto se llamó 'desarrollo compartido', costaron más al avance económico y terminaron por cancelar la construcción de una clase media amplia y sólida que, con el transcurrir del nuevo modelo de los años ochentas, el resultado que tenemos es una gran pobreza y desigualdad social que es lo que al final del día, junto con la gran corrupción, la impunidad, la violencia, la inseguridad dan pie a la tercera alternancia política y explica el triunfo de López Obrador y su movimiento político denominado Morena.

    Pero la experiencia después de 1997 y de la primera alternancia y sus gobiernos divididos era que los poderes del Estado se respetaran y pusieran a trabajar a favor de la sociedad y del país, que fueran eficientes en su gestión, que mantuvieran la honestidad como principio y la rendición de cuentas como obligación. Al no hacerlo abrieron la puerta al descrédito de la clase política y sus partidos pero también a la llegada de un candidato que fincó justo en estos factores su discurso antisistema y ahora ya como presidente popular saca a la luz sus creencias y razones del país que añora bajo, quizá, la consigna de que 'todo pasado fue mejor' y eso no necesariamente es así. Hoy con una amplia popularidad y el control del Congreso y una Corte de Justicia alineada, los equilibrios constitucionales se han desdibujado, la polarización política se exacerba, y para la frágil democracia que tenemos el presidente plantea una más directa a base de 'consultas populares' fuera del marco constitucional como la cancelación del aeropuerto de la Ciudad de México y hoy con la aprobación de la 'revocación de mandato' busca incluirse en la boleta electoral en las elecciones intermedias de 2021, rompiendo la equidad al incluirse de manera oportunista e inmoral (él que tanto pregona esto hasta con una 'constitución moral'), pues es inequitativo ante los otros partidos y candidatos con todo el uso que tiene del aparato del Estado.

    No se dice no a la consulta de 'revocación de mandato', pero no a contentillo del presidente, sino a petición de otro poder constitucional o de la sociedad y no junto con el proceso electoral.

    Lo que la sociedad quiere me parece es un gobierno eficiente, honesto y transparente que le dé resultados sobre los problemas que día a día nos aquejan y no uno que le esté preguntando si quiere que se quede o ya se vaya, para eso habrá elecciones en el 2024, y menos sembrar la sospecha de decirnos adelante que el “pueblo sabio”, está aferrado que quien hoy gobierna le siga “hasta que se canse el ganso”. En el ejercicio del poder no hay cabida para inseguros pero da el caso que en la reglamentación del ejercicio de ese poder hay una consigna que a este país le costó una Revolución: Sufragio Efectivo NO Reelección.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  20. #320

    Default

    Y lo que falta.

    Por Macario Schettino.

    Van cien, faltan dos mil. No deberían ser muy diferentes; infancia es destino, dicen. La culpa es de los otros, neoliberales, fifís, mafia del poder, complotados en 2006, 2012, 2018, o cuando haya sido. Lo que se recibió no sirve y hay que rehacerlo: energía, política social, de salud, nada ha servido.

    Cualquiera sin algo invertido nota de inmediato los errores: ideas que a mediados del siglo XX eran malas, hoy ofrecidas como brillantes y novedosas soluciones. Cancelar licitaciones, rondas, líneas de transmisión, eventos internacionales, para construir una refinería; tirar a la basura Oportunidades, Seguro Popular, para repartir dinero a jóvenes en edad productiva, nada más por respirar (y votar); regresar a precios de garantía, créditos a la palabra, sementales prestados, como si el campo fuese el de 1950, como si no fuese México un exportador de frutas, verduras y legumbres, como si no produjésemos y consumiésemos hoy más proteína animal que en cualquier otra época. Todo, como si de verdad viviéramos hace medio siglo. Incluyendo bautizo de heredero con arzobispo primado.

    Que el presidente, sus secuaces, compañeros de partido y alianzas, subordinados de gobierno, crean que vivimos en 1969 no me parece un problema serio. Que 60, 70 u 80 por ciento de los mexicanos crea que este liderazgo merece respeto, aprobación y cariño, es una tragedia. ¿De verdad hay decenas de millones de mexicanos que no vieron pasar el último medio siglo?

    No tengo ningún motivo para dudar de las encuestas, aunque siempre se tomen con un grano de sal. Sin duda la popularidad del presidente es elevadísima. Lo confirma, por ejemplo, la gran confianza del consumidor, medida por Inegi. Pero en esa confirmación se aclara mucho: los consumidores creen más en el futuro que en el presente. Y así debe ser su voluntad de creer: no es que vivan hoy mejor, pero creen que lo harán, porque de verdad creen que López Obrador mejorará su situación. Bienaventurados.

    Los primeros cien días, la semana que ha seguido, el anuncio ayer de la construcción de la refinería, en obra decidida mediante invitación a cuatro empresas, gritan lo que cualquiera vería, si no lo cegara el ánimo de creer: el nuevo gobierno está desfasado medio siglo. Y si su ejemplo fue un fracaso monumental, obvio decirle lo que ahora nos espera. Esos cincuenta años han sido los de mayor transformación en la historia humana, y el nuevo gobierno ni siquiera los imagina.

    No parece que entiendan el fin de la era del petróleo, la transformación que eso implica en construcción de autos, el efecto indirecto en manufactura (vía impresión 3D), la orientación del mercado a turismo, entretenimiento y comunicación, utilizando 5G. No parece que imaginen ese mundo de personas mayores, con deudas inmensas, que implica tasas de interés bajas de forma permanente. No se ve que tengan idea de la recomposición geopolítica asociada a estos procesos.

    Lo que tienen es lo que había hace medio siglo: petróleo, combustóleo, autodeterminación, seguridad alimentaria, con sus variantes new age: el alma del maíz, los aluxes y Jesusa.

    Alguna vez comentamos aquí cómo en los últimos 25 años hemos reformulado prácticamente todo lo que sabíamos. Se ha generado más conocimiento en este tiempo que en toda la historia humana previa, incluso en áreas que uno imaginaría estables. Todo eso, según parece, forma parte de ese periodo que ha sido formalmente borrado. La pesadilla neoliberal, en la que se logró el mayor avance económico, democrático y de conocimiento de toda la historia humana, ha terminado.

    Vamos a ver qué sigue. Aunque el resto del mundo no le importe a nuestro líder, entre el desfonde de Europa, el avance de China y el inicio del proceso a Trump, vivir en 1969 no parece una gran idea.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...o/lo-que-falta

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  21. #321

    Default

    Respuestas...

    Pongámoslo de manera sencilla:

    La educación en México está por los suelos. El 70-80% de la gente no lee, no se informa, no tiene estudios superiores. A un porcentaje similar no le importa lo que pase en el mundo, sino poder vender sus fritangas, manejar su pesero, vender su mercancía en los tianguis sin pagar impuestos.

    Esa gente es la mayoria... SON LOS QUE LLEVARON A AMLO A LA PRESIDENCIA. Sin duda tienen el gobierno que se merecen.

    La pregunta es ¿Que haremos el 20-30% de la poblacion que vivimos y vemos las cosas de manera distinta?

    Por esas y otras razones con tristeza veo un país de salvajes. Esto ya no tiene solución. Cada quién tiene que valorar lo que tiene a su alcance para salvaguardar su vida y su familia.

    Qué hizo la gente pensante en Venezuela? Emigrar del país. Vayamos preparando las maletas.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  22. #322

    Default

    Posneoliberal

    Por Rosario Guerra.

    Nadie sabe cuál es el contenido o el alcance de la propuesta de AMLO relativa a un nuevo modelo de desarrollo posneoliberal. Al igual que la declaratoria de que se acabó la guerra contra el narcotráfico, sin precisar tampoco si se trata de una estrategia de perdón, o de permisibilidad, o de nuevos y ocultos pactos. Apunta se dejará atrás el modelo de pillaje, antipopular y entreguista para impulsar un modelo que no se guíe por recetas extranjeras, basada en la honradez, con crecimiento económico y distribución de la riqueza, con igualdad sustantiva y dignidad, sin discriminación, con justicia, donde la migración sea opcional.

    El tema es ideológico y desde luego los objetivos son deseables e incuestionables. Pero como dicen el diablo está en los detalles. En energía se quiere ser autosuficiente y sostenible. Pero se rechazan energías limpias, se clausuran eventos para impulsarlas y CFE ya no compra a privados, lo que desincentiva inversiones, pone además en riesgo suministro futuro y busca centralizar su gobierno corporativo. Vamos a quemar más carbón para producir electricidad. Se anuncia no se utilizará el fracking lo que nos restará competitividad, se invertirá en nueva refinería convocando 4 empresas involucradas en corrupción, lo que crea riesgos de que PEMEX no pueda asumir pago deuda al invertir en refinación pues además ha postergado rondas para exploración y explotación, que si son rentables. Son procesos prolongados porque a pesar de lo que ha dicho AMLO no se trata tan solo de perforar y extraer petróleo. Ya no son esos tiempos. Y aunque le corra prisa es difícil que PEMEX sea muy exitoso en ese esfuerzo sin aliados.

    En economía no sabemos cómo piensa lograr un crecimiento de 4%. Este año si bien nos va quizá superemos el 1%. Por lo pronto el turismo, que aporta más divisas que el petróleo, empieza a caer. Torruco criticó que el sexto lugar mundial como insuficiente y dijo debíamos atraer turismo de mayor gasto, pero estamos cayendo en número de visitantes y de ranking, acabamos con la promoción y parece se pueden cancelar grandes eventos como F1 con su derrama de 14 mil millones, que otros eventos locales no suplirán. En infraestructura se habla de tres proyectos, cuando el país requiere mucho más. La cancelación del NAICM ha sido trágica porque nos relega en competitividad y conectividad, cancelando opciones de desarrollo. Parece que según expertos si se construye Santa Lucía disminuirán vuelos a CDMX porque no pueden operar simultáneamente las pistas y hay riesgos de seguridad. No hay aún proyecto ejecutivo del tren maya, no sabemos su costo ni sus beneficios, no se concluyen estudios, tampoco la afectación medioambiental.

    En política social se dice se acabará corrupción e intermediarismo. Sin conocer datos se cierran estancias infantiles y opciones de cuidado a primera infancia, se cancelan comedores comunitarios y se desamparan comunidades pobres. Se cancela apoyo a albergues para mujeres violentadas y sus hijos. A cambio ofrecen dinero conforme padrones que se elaboran a modo, supuestamente para dar libertad de elección, pero no habrá opciones al cerrar estancias, refugios y comedores porque se acabará la oferta. Se destinarán cerca de 191 mil millones de pesos a 23 millones de beneficiarios en forma universal, sin requisitos especiales. La pobreza se rompe con educación, salud, alimentación y acciones que rompan el círculo. Las ayudas pueden tener un primer impacto en consumo pero no revierten causas. Veremos si se mejoran índices.

    En avance democrático vemos a Palacio Nacional convertido en paredón mediático. Se acusa, se juzga y se condena sin seguir protocolos de legalidad, lo que complicará que se concreten acciones al violar el debido proceso. Bajo el discurso de respeto a oponentes, se descalifica a los fifis, conservadores, corruptos, en fin, se polariza y el Presidente deja de ser referencia de unidad nacional. Se habla de poner a consulta derechos humanos especialmente de mujeres y minorías, aunque la iniciativa respectiva lo niega. Se especula sobre reelección por una revocación de mandato, que puede solicitar el propio Presidente, para hacer campaña y aparecer en boleta en 2021. Se habla de libertad de expresión pero bajo supuesto lavado de dinero y campañas negras se condena serie de Populismo, se ataca a Enrique Krause por versiones de empleados de Tatiana Clouthier, y veladas acciones desplazan plumas de periódicos y conductores de radio. Aparecen nuevos “analistas” que defienden la 4 T en TV con más fanatismo que argumentos.

    Los empresarios, los banqueros, están en la mejor disposición del impulsar inversiones, a eso se dedican. Pero no hay una definición clara de cuáles son las condiciones, cuáles las reglas, cuáles los incentivos. Porque si bien sabemos recursos de AFORES se liberarán para apoyar proyectos gubernamentales, siempre que se garantice su tasa de retorno, no sabemos a ciencia cierta cómo planean hacer de México una potencia. Todos lo deseamos. Hay recursos humanos, capacidad instalada, experiencia, conocimientos, entusiasmo, pero ni una clave de qué es la nueva etapa posneoliberal. ¿Se cierra la economía, se busca autosuficiencia, en que consiste el nuevo nacionalismos en un mundo global? ¿Se busca un modelo de desarrollo estabilizador en un entorno nuevo poco favorable al mismo?

    Las metas y el deseo de mejorar al país son claras y encomiables. Lograrlas implica mucho trabajo, innovación, experiencia y vocación. No es ideología o solo voluntad de cambio, sin claridad y guía para lograrlo. Hay voluntad de mantener estabilidad macroeconómica, pero la caída de ingresos preocupa, aun cuando tampoco hay una dinámica de gasto.

    Hoy requerimos políticas públicas desde el Estado que hagan sentido en el mercado. No se opone uno al otro. Ambos existen con sus dinámicas y deben complementarse, no confrontarse. Eso evita riesgos de crisis y de retrocesos, ojalá AMLO lo entienda. Tiene la gran oportunidad histórica de transformar al país, pero si se pierde la visión de estadista en falsos debates, no iremos a buen puerto.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin.../posneoliberal

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  23. #323

    Default

    Del resentimiento.

    Por Juan Ignacio Zavala.

    Vuelvo a ese magnífico libro que sirve de consulta para estos tiempos políticos. La democracia sentimental: Política y emociones en el siglo XXI. (Manuel Arias Maldonado, ed. Página indómita). Es de gran ayuda para ubicarse en este nuevo mapa de la política mundial. Ya en otros textos he compartido algunas citas pertinentes con lo que sucede en el escenario nacional.

    Son muchos los sentimientos que se tienen y que se explotan en estos días en los que alguien decide dar sepultura al modelo neoliberal y otros deciden culpar a los migrantes de la situación de su país, o en la que cada quién va fabricando y señalando a su enemigo. En esta canasta sentimental y emocional destaca el resentimiento. Los adversarios, por ejemplo, de AMLO, no bajan a su fanaticada de una bola de resentidos; ciertas expresiones revelan efectivamente resentimiento; pero ahora también la oposición está resentida por haber terminado en el bote de la basura. Aquí algunos subrayados del libro de Arias Maldonado.

    “Durante los periodos turbulentos de la historia social hace aparición pública una emoción que goza de mala reputación a causa de su peligrosidad política: el resentimiento. Sin embargo, ni siquiera él escapa a la ambivalencia intrínseca a los afectos. En estos últimos años, por ejemplo, se han multiplicado los movimientos y campañas que reclaman justicia para las víctimas de la crisis, pues el resentido también puede ser quien alberga rencores justificados tras sufrir un daño del que no era responsable. Esta singular forma de ‘autointoxicación psíquica’, como la catalogó Max Scheler, es así compatible con la demanda de justicia, pero no debe identificarse automáticamente con ella: el resentido puede no tener razón en absoluto.

    “Función principal del resentimiento será entonces poner delante del criminal la realidad moral de su delito. De otro modo, el verdugo tiende a olvidar y disculpar su crimen, como el propio autor (Jean Améry, superviviente de un campo de concentración) pudo comprobar durante sus viajes por Alemania en los años de la Wirtschaftswunder de la posguerra: Alemania iba hacia delante y él no podía dejar de ir hacia atrás. Améry sugiere que el resentimiento que condena la víctima al desasosiego espiritual permanente ha de servir, al menos, para generar en el bando de los verdugos una actitud de desconfianza hacia sí mismos. El razonamiento recuerda al formulado por un personaje de Iris Murdoch: ‘a menudo los sentimientos de culpa nacen de las acusaciones más que de los delitos’.

    “Pero es que el resentimiento puede también entenderse como un acto ético y político de naturaleza creativa, que contribuye al progreso de las sociedades mediante la denuncia de sus defectos estructurales.

    “Hay que recordar que la lectura positiva de este fenómeno afectivo se asienta sobre la premisa de que el resentido tiene razón, porque ha sido objeto de una injusticia. Pero, ¿y si el resentido de equivoca? O bien: ¿no es posible que los movimientos populistas apunten hacia causas inexactas y con ello estén creando más que expresando agravios definidos? Nada garantiza la buena fe de los portavoces del resentimiento”.

    Hasta aquí las citas. Es claro que las emociones dominan la escena, es claro también que el resentimiento está en la palestra y que debemos lidiar con esto política y emocionalmente. Más vale que lo entendamos y quizá la oposición debería de tratar de empezar por entender su propia situación emocional.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...-resentimiento

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  24. #324

    Default

    Sabandijas y campañas negras

    Raul Cremoux.

    Hace unos días, el jefe de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, Santiago Nieto, presentó una denuncia ante la Fiscalía Especializada para la Atención de los Delitos Electorales (FEPADE) por supuestas irregularidades en el caso de un serial televisivo sobre el populismo en América Latina.

    ¿Lo vio usted? Muy pocos tuvimos la oportunidad de verlo, ya que su presentación fue muy breve y sin la promoción adecuada para hacerlo masivo. Aparecían lo mismo Castro que Chávez y en algún momento López Obrador. Nada fuera de lo ordinario. Al revés, los meses que AMLO lleva de jefe deseoso de popularidad, confirma lo que ahí aparecía: un individuo en campaña permanente lanzado en contra de tirios y troyanos; deseoso de encontrarse en medio de multitudes a las que promete mejoras en obras, dinero en efectivo y un arco iris de beneficios que no los ofreció ni Juárez ni Madero ni Obama.

    Los elogios a un imaginario pueblo bueno, sabio y conocedor de los laberintos donde colocar un aeropuerto, así como regalar mensualidades a millones de jóvenes que ni estudian ni trabajan y aumentar las pensiones de los ancianos, forma todo esto un abanico de elementos usados por líderes populistas en diferentes épocas y latitudes. Por si fuera poco, el propio Presidente confiesa gustarle la polémica y para ello no duda en eliminar las licitaciones de obras para invitar a empresas que, teniendo conflictos de rectitud en otros países, aquí son bienvenidas. Lo mismo ocurre con la compra de pipas buenas para almacenar y distribuir agua o leche, pero no gasolina. Para no confesar el error, pues se cambian las normas establecidas y las pipas ya pueden transportar diésel, Premium o Magna.

    ¿Y qué decir cuando el amigo no cumple las normas para ser director del Fondo de Cultura Económica? Pues que se cambie la legislación. ¿Y candidatas amigas a la Suprema Corte? Lo medular, aunque la Constitución, a la que juró defender, marque explícitamente el tiempo de su reinado, él, deseoso de ser grato ante los ojos populares, ofrece el magnífico regalo de sostener que no se reelegirá. Bueno, salvo que la masa, el pueblo en una futura consulta adecuada le exija continuar para seguir siendo beneficiados.

    Lograr tener un espectáculo matinal en donde se expone la agenda del día con preguntas a modo, ¿es una conferencia de prensa o un recuento de medidas en las que se beneficiará o perjudicará a determinados grupos?

    En el primer caso, darle a la CNTE todo lo que pidan, incluso anular el fundamental proceso de evaluación y permitirles que boqueen vías férreas y las dos cámaras, de Diputados y Senadores.

    En el segundo caso, permitir que miles de burócratas sean lanzados a la calle bajo el supuesto no comprobado de que son ineficientes o corruptos.

    ¿Es esto populismo o es una gobernanza formal seguidora de las normas y leyes vigentes? Exponer que esto vendría en un documental, ¿es una campaña negra?

    Amparado en estas condiciones, AMLO decide no felicitar, como se tiene siempre esa cortesía con los recién ungidos, a la nueva gobernadora de Puebla, quien muere junto a su marido en un todavía inexplicable suceso. En cambio permite que la jefa de Morena, la señora Yeidckol Polevnsky, promueva, en medio de tantas sabandijas como a ella le consta, la búsqueda de la candidatura para beneficiar a quien derrotado y denostado representará otra vez al pueblo poblano.

    Decretar la muerte por asfixia del neoliberalismo, sin definir qué es y calificarlo como una pesadilla sin que exista un plan, una guía, una meta aprobada que lo sustituya, ¿no es acaso buscar el aplauso de las galerías o, mejor expresado, recrearse en lo popular donde, según el ojo experto de la señora Polevnsky, viven reptiles e insectos?

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...ampanas-negras

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  25. #325

    Default

    El liberalismo prevalecerá

    Sergio Negrete Cárdenas.

    Un gobernante que aspira a ser histórico debe saber dónde situarse. Andrés Manuel López Obrador está en el lado equivocado, con ideas y propuestas que acabaron en desastre. Quizá ningún presidente llegó al cargo tan convencido de representar, con su persona, la respuesta a los problemas nacionales. Por fin cumplió con ese destino que sentía le correspondía, y llegó pleno de arrogancia, ignorancia y rencor, diciendo (quizá creyendo) ser humilde, preparado y generoso.

    El titular del Ejecutivo ofrece un refrito pensando que es una (cuarta) transformación. Su estatismo es tan añejo que millones de mexicanos no lo han experimentado en carne propia, y por esa falta de experiencia le entregaron su voto (aparte del hartazgo con las corruptelas de la administración peñista).

    El pueblo mexicano olvidó su historia, tendrá que repetirla, tropezándose con la misma piedra. El anti-pos-neoliberalismo lopista es un priismo que reedita nacionalismo y estatismo como guías del quehacer público. La botella, nueva gracias a la etiqueta de Morena, contiene un vino igual de rancio. El presidente es un excelente comunicador, un vendedor de espejismos como pocos, pero eventualmente será derrotado por la pésima calidad de su producto.

    Porque AMLO representa la antítesis del camino a un mayor bienestar. Ningún país del mundo ha prosperado ofreciendo dádivas a su población, despreciando el triunfo del esfuerzo individual. El camino es ofrecer un piso parejo (sobre todo en educación y salud), para que aquellos que nacen en desventaja puedan encontrar una base sólida que les permita crecer.

    El gobierno mexicano, en cambio, ofrece escuelas sin educación, un paso por las aulas que terminará con un bonito diploma, pero sin suficientes conocimientos. El sistema de salud empeorará (más) al tratar de ampliar cobertura con menos recursos. Solo el presidente, si acaso, se creerá que se asemeja al sistema escandinavo.

    La apuesta por los recursos naturales (el petróleo), ya se hizo, y fue un desastre. AMLO recuerda a los tercos comunistas que insistían que el sistema funciona, solo hay que aplicarlo correctamente. Con un Pemex quebrado y endeudado, pretende forjar una palanca de desarrollo. Será (de nuevo) una catástrofe.

    El camino de la libertad (individual, económica) es largo, complicado, pero el único viable. Por eso el presidente cerró su peculiar carta antireeleccionista hablando a sus enemigos (los “conservadores”), diciendo que esperaba que lo que hará durante su sexenio, sea difícil de revertir.

    Pero será revertido. Porque el estatismo-paternalismo-asistencialismo lopista no puede superar lo que consigue un individuo cuando libera todo su potencial, en lugar de estirar la mano a cambio de una lealtad efímera. El neoliberalismo económico ha triunfado en todo el mundo. Por más que AMLO quiera creer que podrá hacer funcionar lo que propone, ya se demostró que pertenece al basurero de la historia. Lo que seguro logrará será un largo y costoso retroceso.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...mo-prevalecera

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

Bookmarks

Posting Permissions

  • You may not post new threads
  • You may not post replies
  • You may not post attachments
  • You may not edit your posts
  •