Page 12 of 37 FirstFirst ... 2789101112131415161722 ... LastLast
Results 276 to 300 of 902

Thread: COLUMNAS DE "EL FINANCIERO"

  1. #276

    Default

    Regresa el Ogro.

    Por Macario Schettino.

    En el número de marzo de la revista Nexos, María Amparo Casar publica un gran texto en el que se describe con detalle el proceso de concentración de poder que hemos comentado en esta columna desde hace meses (por ejemplo, “Dividir y gobernar”, 16 de julio; “Tres dinámicas”, 22 de agosto). No debe analizarse el comportamiento del gobierno usando como referencia las políticas públicas, es decir, como si se tratara de una democracia liberal normal. Debe entenderse como un proceso de concentración de poder en una sola persona. Precisamente por eso, el éxito del proyecto lleva implícita la destrucción de la economía y las instituciones.

    Tirar a la basura la inversión más importante en décadas, por ejemplo, solidificó el poder personal de López Obrador. Si es capaz de destruir 10 mil millones de dólares, es capaz de cualquier cosa, y eso lo han entendido todos. Terminar con el Seguro Popular, o con Oportunidades-Progresa, programas ambos reconocidos y celebrados a nivel mundial, es también parte del proceso de destrucción necesario para que la compra directa de votos sea eficiente.

    Casar detalla precisamente esa compra. Primero, mediante la utilización de tal vez 20 mil personas conocidas como “servidores de la nación”, que han construido un padrón de necesidades de la población, que ellos llaman Censo de Bienestar. No lo es, es la recopilación de información de clientelas, que serán cubiertas con diferentes programas. Cito a Casar: “Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores. El presupuesto asignado es de 100 mil millones de pesos, el número de beneficiarios alcanzaría los 9.78 millones de personas”. “Jóvenes Construyendo el Futuro que se divide en dos y cuenta con un presupuesto de 44 mil 300 millones de pesos. La mayor parte (40 mil millones) irá a los jóvenes que ni estudian ni trabajan. Suman 2.3 millones de personas… El resto se entregará a 300 mil estudiantes de nivel superior de escasos recursos”. “Los jóvenes que ya se encuentran estudiando podrán formar parte del programa Beca Universal para Estudiantes de Educación Media Superior Benito Juárez. El presupuesto asignado es de 17 mil 280 millones de pesos para 5.24 millones de estudiantes que recogerán 800 pesos mensuales.

    “Pensión para el Bienestar de las Personas con Discapacidad Permanente costará ocho mil 500 millones de pesos y en él estarían inscritas –según el propio AMLO– siete millones de personas. Para efectos de lo que esta población representará en el padrón, a los siete millones de discapacitados habría que restarle tres millones de personas que ya están contabilizadas en el programa de Adultos Mayores. Los cuatro millones restantes alcanzan 4.5 por ciento del padrón electoral.

    “Existen datos para dos programas más: Sembrando Vida y Tandas del Bienestar. El primero costará 15 mil millones de pesos y el número de beneficiarios será de 400 mil personas. El segundo costará seis mil millones y favorecerá a un millón de pequeños negocios. Estos son los siete principales programas para los que se (pudo) recabar datos. El presupuesto total asignado es de 191 mil millones de pesos, los favorecidos son 23 millones (de) personas y su peso en el padrón electoral estimado para 2021 será de 25.7 por ciento”.

    El responsable de los “servidores de la nación”, dice Casar, es Gabriel García Hernández, que es también el coordinador de los superdelegados estatales. Permítame complementar con una cita del artículo de Edna Jaime este viernes pasado en El Financiero: “Para 2019 el monto aprobado (a programas sociales) es de 630 mil millones de pesos, pero la relación se modificó a 41 por ciento del Presupuesto para programas con reglas de operación y 58 por ciento sin reglas. La bolsa de recursos asignada a los subsidios que se ejercerán sin reglas asciende a 365 mil millones de pesos”.

    De eso se trata, pues.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...egresa-el-ogro

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  2. #277

    Default

    De la esperanza a la desilusión

    Benjamín Hill.

    El Financiero publicó ayer un estudio de opinión elaborado por Alejandro Moreno (https://bit.ly/2EzEv3d) en el que se muestra que al finalizar el primer trimestre de esta administración, el presidente López Obrador cuenta con una elevada aprobación, rayando el 80 por ciento. Una aprobación tan alta es inédita en los últimos 30 años, y sólo es comparable con la que tuvo en momentos de su gobierno el expresidente Carlos Salinas, a quien –oh, ironía– López Obrador ha conferido desde hace años la investidura de Némesis.

    Es debatible si la aprobación de López Obrador se explica por las acciones ya realizadas por su gobierno, o si lo que vemos es fruto de la dinámica inercial de la campaña y el entusiasmo por el triunfo electoral, el efecto llamado “luna de miel”. Los datos de la encuesta no permiten esclarecer ese dilema, más bien profundizan la duda, pues más o menos la mitad (52 por ciento) de los encuestados que aprueban a López Obrador “dicen aprobarlo por lo que ha hecho hasta ahora; en contraste, el 47 por ciento dice aprobarlo por lo que esperan que haga (…)”.

    A falta de datos que permitan construir un juicio más informado sobre la aprobación del presidente a estas alturas, permítanme adelantar la hipótesis de que quienes aprueban a López Obrador por lo que ha hecho hasta ahora son su 'voto duro', los apoyadores acríticos que le aplaudirían irreflexivamente lo que hiciera pase lo que pase, incluso los errores, como de hecho ha ocurrido. Me temo que todos conocemos gente así. La otra mitad de quienes aprueban la gestión de López Obrador parece ser un grupo más juicioso, entre los cuales podemos suponer que hay personas que han creído en la viabilidad de las promesas del presidente, pero que no están listos para extenderle un cheque en blanco; le dan el beneficio de la duda, pero al final podrían negarle su apoyo en el futuro si las expectativas que tienen sobre el gobierno no se cristalizan.

    La distinción entre los dos grupos que aprueban hoy a López Obrador –los incondicionales, por un lado, y los que vinculan su apoyo a resultados de gobierno, por otro– es significativa, porque nos dice que la aprobación presidencial podría moverse al ritmo en el que los resultados de gobierno se sientan y sean apreciados. Para el grupo más reflexivo, lo que ha logrado hasta ahora el gobierno de López Obrador, sus principales acciones –cancelar el nuevo aeropuerto, bajar sueldos y eliminar prestaciones a burócratas, presentar y lograr la aprobación de la iniciativa que crea la Guardia Nacional, desaparecer o transformar a la baja programas sociales y apoyos a grupos vulnerables, iniciar una 'estrategia' contra el robo de combustible, etcétera–, no ha sido suficiente. Es un grupo que, o bien espera más de lo que se ha hecho hasta ahora, o tal vez quiere otra cosa del gobierno, otro tipo de políticas.

    Sobra recalcar que las expectativas sobre el gobierno actual son muy altas. Quienes apoyan hoy al presidente a cambio de la promesa de un futuro mejor, sustentan su esperanza en la creencia de que el gobierno federal tiene la capacidad y la voluntad de remontar la complejidad que implica el diseño de políticas públicas y de tener éxito; que son capaces de empatar esas expectativas con políticas públicas sofisticadas, de vanguardia, que persigan objetivos claros, elaboradas cuidadosamente, con base en los mejores diagnósticos y operadas conforme a un plan, una línea de tiempo, una estrategia de comunicación, que vayan acompañadas de un análisis de riesgos, y con objetivos de mediano y largo plazos evaluables. La creencia de que el gobierno es capaz de hacer todo, es lo que alimenta la esperanza de que las cosas mejoren. Sin embargo, a 100 días de gobierno no hay motivos para pensar que existe esa capacidad. No hay motivos para alimentar la esperanza.

    En democracia la legitimidad no solamente viene de las elecciones, también tiene que ganarse en el ejercicio de gobierno. Los procesos electorales son un escaparate para las propuestas de gobierno, para contrastar ideas sobre cómo se va a gobernar, para demostrar que las propuestas presentadas son mejores que las de los otros candidatos. Un gobierno electo democráticamente, sobre todo cuando llega con una votación tan grande como la del gobierno actual, tiene un margen enorme para impulsar iniciativas legales, reformar la administración pública, colocar sus mensajes y convencer a grupos escépticos para sumarse a la transformación; es el momento de los grandes cambios, los grandes proyectos, de ser ambicioso y de presentar idea de rumbo, de darle forma a una idea, a un estilo de gobernar. Pero es desolador ver que el gobierno no ha mostrado señales que indiquen que el tiempo de la luna de miel ha sido aprovechado.

    El gobierno goza de una amplia aprobación hoy y eso es una buena noticia para ellos. La luna de miel sigue hasta ahora. Pero no hay garantías de que la esperanza se mantendrá ad infinitum. Si las expectativas que mantienen esa aprobación no encuentran motivos para alimentarse, eventualmente esa esperanza morirá. Muchos, incluso quienes no aprobamos la gestión del presidente, esperamos que proponga un buen plan de gobierno y lo ejecute con éxito para bien de México. Sin embargo, cada día que pasa, con cada yerro, con cada política pública mal diseñada, improvisada, con cada política que contradice propuestas de campaña, con cada rectificación de una pifia, se va desgranando una razón adicional para no ser optimista y sentirse desilusionado sobre el sombrío futuro del país. Para muchos será la confirmación de nuestros peores temores. Para otros será pasar de la esperanza a la desilusión

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...-la-desilusion

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  3. #278
    The Amazing Cutter Biondo

    "El hermano de Aracnæ muestra su rostro.
    Su barco asesino es descubierto y naufraga.
    Su presunta victima, la de la ley en la mano,
    aparace salvo. Ahora, impotente, supersticioso es".





    Si algún día nos meten a la cárcel por bajar música, sólo pido que nos separen por géneros musicales.

  4. #279

    Default

    Se ve que los Rusos ya no pueden tan fácil en las redes sociales.

    Los bots son poderosos, pero no tanto.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  5. #280

    Default

    Tienen que ayudar a AMLO

    Por Enrique Quintana.

    Si alguien tuviera que formarse opinión respecto a la economía mexicana con lo que se dijo ayer en medios respecto a la baja de perspectiva de S&P, quizás hubiera concluido que el país está al borde de la hecatombe.

    Y, si alguien se hubiera formado una opinión de lo mismo, pero observando el comportamiento de los mercados financieros, hubiera llegado a una conclusión completamente diferente.

    Resulta que ayer, después de que S&P dio a conocer sus bajas, el peso recuperó terreno frente al dólar y ganó cerca de 5 centavos. Las tasas de referencia (TIIE a 28 días) bajaron ligeramente y aunque la bolsa bajó levemente, siguió la tendencia de los últimos 10 días.

    Es decir, el cambio de perspectiva de S&P influyó muy poco en el comportamiento de los inversionistas.

    ¿Por qué razón?

    La primera fue porque estaba descontado que S&P hiciera algún ajuste respecto a la nota o la perspectiva de México o de Pemex, luego de que Fitch y Moody’s ya lo habían hecho.
    Además, el cambio fue bastante moderado al no bajar la nota, sino sólo cambiar la perspectiva.

    Y, tercero, en términos generales, aun si S&P bajara un escalón las calificaciones del gobierno de empresas públicas mexicanas, quedarían por arriba de las notas que ya tienen de Moody’s y Fitch.

    Si es así, ¿por qué se armó el escándalo por la revisión de perspectiva de S&P?

    A mi juicio, por los vacíos de comunicación que está dejando el gobierno federal.

    Le pongo un ejemplo. En este espacio le comentamos recientemente dos cosas.

    La primera es que, de acuerdo con el calendario previsto, los ingresos presupuestales del gobierno en enero van arriba del calendario previsto, a pesar de la caída respecto a las cifras del año pasado.

    La segunda es que la inversión pública creció en enero en 14 por ciento en términos reales, lo que de continuar cambiaría el patrón que el gasto público ha tenido desde hace años, con caídas sistemáticas de la inversión.

    ¿Vio usted a alguien del gobierno argumentando lo que estos dos rasgos del comportamiento de las finanzas públicas significan? Yo no.

    Pareciera a veces que los colaboradores del presidente le están dejando toda la chamba de comunicar. Y, por más habilidades que el presidente tenga, a veces, en los asuntos muy técnicos, ni recibe las preguntas adecuadas ni da las respuestas que lleven a las explicaciones.

    Al revés, a veces las preguntas lo conducen a confrontaciones completamente innecesarias, como sucedió en el caso de S&P.

    López Obrador y su gobierno tienen críticos que van a aprovechar cualquier resbalón o trastabilleo para lapidarlos. Así ha ocurrido.

    Quienes intentamos hacer una evaluación objetiva no dudamos en criticar cuando las circunstancias así lo ameritan, pero sin magnificar los hechos con intención de desacreditar.

    Pero hay que tomar en cuenta que exponerse a cuestionamientos sin sustento por no dar las explicaciones necesarias, es un riesgo innecesario por el que podemos pagar todos.

    ¿Por qué no las diversas dependencias habilitan a un vocero para que cada mes, cada quincena, o cuando así se requiera, den las explicaciones técnicamente precisas?

    El presidente es un fantástico comunicador. Los resultados electorales y su popularidad así lo demuestran. Pero las acciones de gobierno van a necesitar más y más algo que vaya más allá de la expresión presidencial.

    ¿Habrá el talento para entender y operar ese cambio?


    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...-ayudar-a-amlo

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  6. #281

    Default

    'Consultas' peligrosas

    Pablo Hiriart.

    Las consultas “al pueblo”, sin reglas ni importar que sólo vote el uno por ciento de los convocados, es un paso más al totalitarismo hacia el que nos deslizamos.

    No importa la ley escrita. La ley que vale es la voluntad del Presidente.

    Así se perfila el panorama al que nos adentramos, todavía entre los algodones de las instituciones democráticas y una situación económica que no es desastre.

    Pero esas instituciones van a ser copadas o anuladas por el nuevo gobierno y la economía dejará de ser el colchón en que descansamos mientras avanza, a paso de ganso, un totalitarismo que no queremos ver.

    Tanto observar cambios políticos, alternancia y altercados dentro del terreno democrático, nos ha provocado ceguera de taller.

    ¿Cómo que va a haber consulta de revocación de mandato, esté o no aprobada en la ley?

    Así lo dijo el Presidente y no hay nada más que discutir. Eso no es democracia.

    En dos años tendremos a López Obrador en campaña para ganar su ratificación en el cargo, y de paso hacer triunfar a Morena en todos los estados en la elección federal.

    Apoyado, claro está, en las 22 millones de personas que estarán recibiendo estímulos económicos directos a manera de “programas sociales”.

    Con la votación del uno por ciento del padrón se canceló el aeropuerto en Texcoco, por encima de la opinión de los especialistas.

    Vamos a tener dos aeropuertos, aunque menos vuelos, dijo ayer el vicepresidente de la IATA a López-Dóriga.

    Pero ese era el deseo de López Obrador y así se hizo. Punto.

    Con el 0.6 por ciento del padrón ganó el “sí” a la termoeléctrica en Huexca, Morelos, lo que es positivo. Ganó la opción afirmativa porque era la voluntad del Presidente.

    Le gustó la termoeléctrica, pero no el aeropuerto.

    Está en litigio un proyecto minero en Baja California Sur, y él decidió que no, que no se hacía, como si el Presidente o “el pueblo bueno” tuvieran facultades sobre un manifiesto

    de impacto ambiental o los tribunales de amparo, los reglamentos y leyes que regulan las inversiones.

    Lanzó una “consulta” en el sur para el Tren Maya y se aprobó sin que haya estudio de impacto ambiental ni proyecto ejecutivo.

    Su palabra es la ley. Y cada uno, tarde o temprano será víctima del totalitarismo presidencial.

    Todo el poder en una persona, por encima de la ley.

    Anunció que en unas cuantas semanas hará una “consulta” para ver si el pueblo quiere enjuiciar a los expresidentes de la República.

    Será un show fuera de la ley.

    Circo y linchamiento.

    Textual: “Que el pueblo diga, queremos enjuiciar a Salinas” por las privatizaciones.

    “Queremos enjuiciar a Zedillo” por Fobaproa.

    “Queremos enjuiciar a Fox” por traidor a la democracia.

    “Queremos enjuiciar a Felipe Calderón porque convirtió al país en un cementerio”.

    “Queremos enjuiciar a Peña por corrupción”.

    Si hay pruebas que actúe. Y si no las hay, que se dedique a gobernar.

    Tendremos, en unas semanas, juicios por voluntad popular, sin un soporte legal.

    Así destruyen los totalitarios a las personas y a las instituciones democráticas.

    Eso hicieron el titular del Ejecutivo y su secretaria de la Función Pública –la misma que dijo “AMLO, el presidente, es el Estado”– con el director de la Comisión Reguladora de Energía, Guillermo García Alcocer, al que acusaron de conflicto de interés y pariente de lavadores de dinero, sin una sola prueba.

    Destruyeron a García Alcocer con infamias.

    Y cuando éste, abatido por el linchamiento público, fue con el Presidente y en privado le ofreció su renuncia si ello era necesario, López Obrador lo exhibió y lo humilló.

    Jugó con él, como el gato con el ratón malherido.

    Mientras eso sucede, ¿dónde está la Suprema Corte de Justicia?

    ¿Dónde está el Instituto Nacional Electoral?

    ¿Dónde está la Comisión Nacional de los Derechos Humanos?

    Se entiende que su misión no es buscar pleitos. Aunque sí defender el estado de derecho.

    Defender la legalidad en las elecciones y consultas, para que se hagan como mandata la Constitución.

    Defender la honra de las personas abusadas por el Estado.

    Si todos callan pensando que la maquinaria totalitaria puede avanzar y tomar impulso porque a ellos no les va a afectar, quizá se equivoquen y será tarde cuando se arrepientan.

    Tal vez López Obrador no tenga aspiraciones totalitarias y el equivocado sea uno. Ojalá. Pero las señales que comienza a mandar apuntan hacia allá.

    Sin equilibrios ni contrapesos, él y sus partidarios pasarán sobre cada uno de nosotros. A paso de ganso.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...tas-peligrosas

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  7. #282

    Default

    La brecha entre percepción y realidad

    Victor Piz.

    La percepción de los consumidores y hogares mexicanos camina por un lado y la de los empresarios y negocios, por otro.

    Hay una notoria brecha entre la perspectiva de unos y otros sobre la situación presente y futura del país.

    El tema no ha pasado inadvertido por la junta de gobierno del Banco de México.

    “Lo que hemos detectado… es que se percibe una brecha entre la confianza de los consumidores y el clima de negocios y la inversión”, algo que no es exclusivo del país, dijo el gobernador Alejandro Díaz de León en la presentación del informe trimestral de inflación.

    En México, “el entorno de incertidumbre… y su efecto en esta brecha entre la inversión y la percepción por el lado del consumo es uno de los elementos que hacia adelante probablemente sean más complejos” en términos de expectativas, dijo.

    Veamos algunas cifras del INEGI que ilustran muy bien el contraste de percepciones:

    En diciembre, la confianza del consumidor creció 22.9 por ciento anual y en enero repuntó 32.8 por ciento, pese al desabasto de combustibles, los bloqueos a las vías férreas en Michoacán y los conflictos laborales en Tamaulipas.

    Pero en febrero se disparó 42.1 por ciento anual y el índice escaló a su máximo histórico.

    Tanto a finales de 2018 como a principios de 2019 reflejó, principalmente, el incremento en los indicadores sobre la percepción de los consumidores respecto a la situación económica presente y futura del país.

    Ese optimismo lo refuerza la medición del ‘bienestar subjetivo’, donde el nivel de satisfacción con la vida reportado por la población adulta urbana en enero fue el mayor en la historia de la serie desde 2014.

    Sin embargo, la confianza de los consumidores y hogares no se corresponde con la cautela que muestran los empresarios y negocios nacionales.

    En febrero, el Indicador de Confianza Empresarial Manufacturero se ubicó en 51.3 puntos y se mantuvo, por segundo mes consecutivo, por arriba del nivel de 50 puntos, que separa el optimismo del pesimismo.

    Pero de los cinco componentes que integran el indicador, el que pregunta a los empresarios manufactureros si este es el “momento adecuado para invertir”, refleja que en el sector se siguen posponiendo o frenando planes de inversión.

    Concretamente, se ubicó en 40 puntos –zona de pesimismo– e hiló 135 meses por debajo del nivel de 50 puntos.

    Dicho de otra manera, la opinión pesimista para realizar inversiones en el sector manufacturero se ha mantenido inalterada por 11 años y tres meses.

    Otro botón de muestra lo ofrece la encuesta que realizó el Banco de México en febrero entre especialistas en economía del sector privado.

    El porcentaje de analistas que consideran que el clima de negocios en los próximos seis meses empeorará se mantuvo en 47 por ciento y sigue siendo la opinión predominante.

    La proporción de los que piensan que la economía mexicana no está mejor que hace un año se mantuvo en 87 por ciento y es la idea preponderante.

    Como remache, 63 por ciento de los especialistas cree que este es un mal momento para realizar inversiones y no sólo es la opinión predominante, sino que es la segunda más alta desde 76 por ciento en diciembre.

    Los indicadores sobre la confianza de los negocios retratan la perspectiva de debilitamiento de la economía mexicana, en línea con el deterioro de la inversión.

    Veremos a qué visión la realidad le da la razón.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...ion-y-realidad

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  8. #283

    Default

    Mi opinión...

    Los ignorantes votaron por AMLO. Los ignorantes ESTAN felices. Y no se sabe cuanto tiempo les va a durar. La gente que piensa y que TIENE INFORMACION, piensa y actúa distinto y eso es muy sencillo. Es tan sencillo como eso, y fácil dentender. Muchos ya lo habíamos notado hace semanas.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  9. #284

    Default

    Cuentas del gobierno

    Por Macario Schettino.

    Se publicaron los datos de las finanzas públicas al mes de enero, el viernes pasado. En términos de ingresos, el crecimiento en términos reales de la recaudación de Impuesto Sobre la Renta creció poco más de un punto porcentual, es decir, muy por debajo de la proyección de Hacienda. Los demás ingresos importantes, todos peor: cayó el ingreso por petróleo (especialmente los ingresos propios de Pemex) y el IVA se contrajo notoriamente. Hay un crecimiento importante en IEPS, especialmente en el aplicable a gasolina, porque en enero de 2018 había un subsidio que desapareció en el transcurso del año, y ahora se cobra completo. Al respecto, es interesante notar que el precio de gasolina en enero fue significativamente menor, en Estados Unidos, al que se había tenido en enero de 2018.

    Considerando esa reducción, y descontando el efecto del dólar, un litro de gasolina Premium debió costar en enero 16.62 pesos, y costó 20.28. Es decir, usted pagó 3.66 pesos adicionales, y todo fue IEPS. Lo mismo ocurrió con la Magna, debió costar 15.05, usted pagó 18.95, el gobierno tuvo ingresos adicionales de 3.90.

    Esta columna cree que el impuesto a la gasolina es una gran idea, porque permite recaudar, se aplica esencialmente a quienes tienen mayores ingresos, y además ayuda a reducir la contaminación. Pero hubo millones de mexicanos que se quejaron de la nueva forma de calcular precios en enero de 2017, y llamaron a ese fenómeno el 'gasolinazo'. En aquel entonces, el ajuste fue de tres pesos, ahora fue de cuatro, y ya no dijeron nada. No sé si se aflojaron con el desabasto, o nada más están cegados por la fe.

    En cualquier caso, con todo y este incremento en ingresos, la suma total se quedó por debajo de lo que esperaba Hacienda. Imagino que el reporte influyó en la decisión de S&P de poner la calificación soberana en perspectiva negativa. De poco sirve decir, al mismo tiempo, que los gastos del gobierno también se contrajeron. Sirve poco porque está muy complicado comparar con meses anteriores, porque es muy evidente que no gastan porque no saben cómo (no porque no quieran), y porque los anuncios de gasto futuro son muy grandes.

    Primero, no se puede comparar fácilmente lo que está ocurriendo en esta administración porque el gasto de diciembre fue significativamente menor a lo normal. No sé si usted sabe, pero se pagaron sueldos, aguinaldos y todo lo posible en noviembre, para que la nueva administración no tuviese que cargar con nada de la anterior. Por esa razón, el gasto programable en diciembre fue 22 por ciento menor al del mismo mes de 2017. Enero, sin embargo, es apenas 8 por ciento menor a enero de 2018, lo que apunta a que no se mantendrá un gasto bajo el resto del año.

    La razón es que los nuevos funcionarios no le han entendido aún a los procedimientos. Esto suele pasar en cada cambio de gobierno, y más cuando es un nuevo partido el que llega al poder. El caso actual, sin embargo, es todavía peor, porque desplazaron a muchos mandos medios, que son los que se saben los procedimientos, y hay secretarías totalmente detenidas. Los defensores del gobierno han celebrado que Presidencia redujo su gasto en 95 por ciento mientras Desarrollo Social lo incrementó en más de 100 por ciento, pero eso es una mentira.

    La desaparición del Estado Mayor Presidencial en realidad transfirió su costo a la Defensa; los costos de los aviones (que no se han vendido) e instalaciones, los acomodaron en otro sitio; y buena parte de los costos de la Oficina presidencial están también reclasificados, de forma que parezca que la pobreza franciscana ha invadido al gobierno.

    No se deje engañar, como no se dejó engañar S&P: los riesgos son elevados.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...s-del-gobierno

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  10. #285

    Default


    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  11. #286

  12. #287

    Default

    ¿Quién tiene la razón acerca del crecimiento económico?

    Por Eduardo Sojo.

    En los últimos días se ha generado una suerte de debate sobre la evolución de la economía. Por un lado las encuestas públicas y privadas de opinión muestran una ciudadanía que tiene una mejor opinión de la economía que hace un año; y por el otro, numerosos analistas e instituciones financieras piensan lo contrario. ¿Cuáles son los hechos?

    1.- Venimos de una mala transición económica. El tipo de cambio no se apreció después de la elección como había sucedido en anteriores transiciones. El Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa de Valores tuvo una caída de 16.2 por ciento entre julio y noviembre. Las Afore tuvieron una minusvalía significativa entre octubre y noviembre (136 mil millones de pesos) y el riesgo país subió de niveles de 196 puntos en julio a niveles cercanos a 240 a principios de diciembre.

    2.- La mala transición económica se combinó con una desaceleración de la economía. De acuerdo con cifras del Inegi, el ultimo trimestre de 2018 la economía sólo creció con cifras desestacionalizadas 0.25 por ciento respecto al trimestre anterior, mientras que en el tercer trimestre había crecido 0.61 por ciento.

    3.- Los primeros años de gobierno no han sido particularmente buenos para el crecimiento económico. Ya no tenemos crisis sexenales, pero son años de bajo crecimiento. En el 2000 la economía creció 4.9 por ciento y 1.0 por ciento en el 2001; en el 2006 el PIB creció 4.5 por ciento y 2.3 por ciento en el 2007; y para 2012 y 2013 los crecimientos fueron 3.6 y 1.4 por ciento, respectivamente.

    4.- El entorno externo es favorable para el crecimiento. Las estimaciones de crecimiento para el economía de los Estados Unidos son cercanas a 2.7 por ciento para el 2019, y en el primer mes del año los índices de producción industrial y manufacturero de Estados Unidos crecieron a una tasa superior al 3 por ciento.

    5.- El mercado interno no parece iniciar con cifras alentadoras. A tiendas iguales las ventas de ANTAD muestran una caída cercana al 2 por ciento en términos reales en enero, y las ventas de automóviles una disminución de 1.9 por ciento respecto al 2018 en el periodo enero-febrero.

    6.- Salvo lo anterior, las cifras agregadas disponibles para el 2019 no muestran signos de preocupación. Las series desestacionalizadas para enero de asegurados ante el IMSS y la tasa de desempleo abierto se ven bien; se ven bien también las estadísticas relativas a las expectativas de pedidos manufactureros y confianza empresarial, ademas por supuesto de la confianza de los consumidores que se encuentra en niveles récord. El punto negro se encuentra en los mercados financieros donde la tasa de fondeo gubernamental subió de 7.93 en noviembre a 8.26 en enero.

    7.- Las encuestas de expectativas no muestran signos de preocupación, sino lo contrario. En las encuestas de expectativas en hogares y unidades económicas se hace la misma pregunta: ¿Cómo considera que será la situación económica del país dentro de 12 meses respecto de la situación actual? En el caso de los hogares, en diciembre, enero y febrero pasados hemos tenido la cifra más alta desde que se levanta la encuesta; y en la encuesta levantada en unidades económicas manufactureras se tiene un valor superior al registrado en los últimos cuatro años para un período enero-febrero.

    8.- No obstante lo anterior, prácticamente todos las instituciones y analistas han modificado a la baja las expectativas de crecimiento para este año. El Banco de México, por ejemplo, bajo su perspectiva de crecimiento para el 2019 de manera importante, de un rango de 1.7 a 2.7 por ciento, a un rango de crecimiento de entre 1.2 y 2.1 por ciento; y en la encuesta sobre las expectativas de los especialistas en economía del sector privado se pasó de un crecimiento esperado de 2.2 por ciento en octubre a uno de 1.6 por ciento en la encuesta de febrero.

    Dado lo anterior, ¿quién esta en lo correcto? En mi opinión tienen la razón los que piensan que el crecimiento de la economía va a ser más bajo que lo esperado por el gobierno y que esa baja expectativa de crecimiento se debe al impacto de eventos como el desabasto de gasolina y el gas, la toma de vías del tren en Michoacán, los conflictos laborales en Matamoros, la mala decisión del aeropuerto de la CDMX, lo lento que inicia el mercado interno, el bajo nivel de infraestructura pública, el cambio de señales en el sector energético que va a concentrar los pocos recursos disponibles en Pemex y CFE, y la caída de la inversión privada por la incertidumbre en el entorno.

    Mal harían los que tienen la responsabilidad de gobernar, en no darse cuenta que los pronósticos más pesimistas sobre la economía tienen que ver con factores internos, que de no corregirse podrían afectar los escenarios más allá del 2019.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...ento-economico

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  13. #288

    Default

    Después del diluvio

    Por Macario Schettino.

    A diferencia de lo que se cree, durante el siglo XX el gasto social del gobierno mexicano fue miserable. Como lo ha mostrado John Scott, este gasto sólo creció un poco durante el gobierno de José López Portillo, a través del Coplamar, aunque su incremento verdadero ocurrió en los sexenios de Salinas, Zedillo, Fox y Calderón. En una más de las contradicciones entre el cuento y la realidad, son los gobiernos “neoliberales” los que realmente gastan en elevar el bienestar de la población.

    El mismo profesor Scott ha demostrado que la gran mayoría de los programas “sociales” anteriores a 1992 eran regresivos, es decir, daban más dinero a quien menos necesitaba. Desde la educación superior gratuita o subsidiada hasta las pensiones, el dinero lo recibía quien vivía en los grupos de más ingreso de la población.

    Precisamente por eso, desde los años noventa se empezó a construir una forma diferente de gasto social, a través de programas dirigidos a quien realmente lo necesita, buscando reducir o eliminar las restricciones más relevantes al desarrollo de las personas: educación, salud, alimentación. De ahí viene Progresa, luego Oportunidades y luego Prospera, y también con esa lógica se construyó el Seguro Popular, para evitar que las enfermedades catastróficas destruyesen el patrimonio familiar.

    Bueno, vamos de regreso. Como lo platicamos hace unos días, utilizando la información de María Amparo Casar (Nexos de marzo) y de Edna Jaime (El Financiero, viernes pasado), el gobierno ha decidido regresar a programas que reparten dinero de forma indiscriminada, sin reglas de operación, y destruir el esfuerzo de los últimos 25 años. Lo hace, como sabemos, para concentrar todo el poder en una sola persona, López Obrador, convertido en la encarnación del Ogro Filantrópico.

    No soy experto en el tema, pero no parece haber defensa legal frente al desmantelamiento del sistema y el regreso a la discrecionalidad, es decir, al clientelismo. Podemos reclamar en blanco y negro, o en redes sociales, pero nada más.

    Pero la nueva orientación puede fracasar. En sí misma, esta nueva lógica (o más bien, este regreso al pasado clientelar) tiene el problema de incrementar la informalidad, debido a que desincentiva el ingreso de jóvenes al mercado formal. Adicionalmente, es muy probable que los recursos que reciban las personas sean gastados en la informalidad. Con ello, no habrá un incremento en recaudación que pueda sostener esta política en el mediano plazo.

    Por otra parte, las decisiones arbitrarias de López Obrador han reducido la inversión y la actividad económica, además de incrementar el riesgo. Todo esto hace aún más difícil sostener un gasto “social” discrecional y elevado. Finalmente, hay que recordar que desde 2016 ya hubo alertas por el tamaño de deuda del país, que si bien no es muy elevada en comparación con el PIB, sí lo es en relación a la recaudación, que es precisamente lo que se complicará. Por eso las calificadoras anunciaron perspectiva negativa, y la posibilidad de perder grado de inversión en este año o el siguiente no es baja.

    De todo lo anterior, no tengo muchas dudas, pero no sé qué pasaría a continuación. Del paralelo 20 hacia el sur, el colapso económico puede administrarse, al estilo latinoamericano, con la popularidad del dictador y la fuerza pública. Al norte, sin embargo, las cosas son diferentes: es una economía global, de alto crecimiento, a la que la pérdida del grado de inversión le causaría un daño mucho más serio e irreversible. No debe olvidarse que desde 1995 hemos vivido de eso, especialmente a partir de la caída de producción petrolera iniciada en 2004.

    Es algo que hay que pensar, porque estamos a meses de verlo.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...es-del-diluvio
    Last edited by Sirius2b; 08-03-19 at 09:44 AM.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  14. #289

    Default

    Cien días, Economía.

    Por Macario Schettino.

    El arranque de un gobierno de diferente partido es siempre difícil. Así le ocurrió a Vicente Fox en 2001, y a Peña Nieto en 2013. El primero, además, enfrentó una grave recesión en Estados Unidos, la más importante para nuestras exportaciones, que para fines de ese año se sumó al ingreso de China a la OMC, cerrando de forma definitiva nuestro acceso al
    mercado estadounidense. Peña Nieto no tuvo ese golpe externo, pero sí la caída de la inversión residencial, producto del cambio de reglas para construcción de vivienda.

    El primer mes de gobierno de Vicente Fox, diciembre de 2000, la inversión tuvo una ligera caída, apenas 1 por ciento, que pronto se convirtió en un gran bache: el primer trimestre de 2001 reportó -5 por ciento en este indicador. El promedio del año entero, 2001, fue de -7 por ciento. Con Peña Nieto, la caída era notoria desde antes, porque los cambios de reglas en construcción de vivienda empezaron a tener impacto desde mediados de 2012. En su primer mes la inversión cayó casi 5 por ciento, pero se moderó durante el año, para terminar en -3.3 por ciento.

    López Obrador no tenía enfrente ni un cambio de reglas ni una recesión del principal cliente, pero tomó la absurda decisión de cancelar la construcción del NAIM, en octubre. Al mes siguiente, la inversión caía 2.4 por ciento; en diciembre, la caída fue de 6.4 por ciento. El nivel del índice de inversión en diciembre fue de 103 puntos, inferior al promedio de 109 en que estuvimos de enero a octubre. No hay indicios de que haya mejorado en los primeros meses de este año, porque sus componentes –vehículos, maquinaria y construcción– o están parados, o han caído las ventas. Si no hay cambio en la tendencia, la inversión caerá 5 por ciento en el primer trimestre, y posiblemente sea similar en todo 2019.

    Es muy importante comprender que la caída en inversión no resulta de asuntos económicos ni internos ni externos, sino de la pérdida de confianza de los inversionistas. Si ésta se recuperase, podríamos ver datos muy diferentes. Pero recuperar la confianza no es una cosa sencilla, y es muy probable que, si ocurre, tarde meses en cristalizar. El golpe que significó la cancelación del NAIM, sumado a los ilusos proyectos del gobierno (refinería, tren maya), y a la conferencia mañanera, que sólo siembra confusión, han convencido a los inversionistas de que México no es confiable, de forma que sólo con rendimientos exorbitantes estarían dispuestos a colocar aquí su dinero.

    La caída de inversión debería preocupar, porque no hay otra fuente de crecimiento a la vista. El gasto del gobierno será inferior este año, en parte porque así ocurre el primer año de gobierno, especialmente con un partido distinto y, sobre todo, ahora que desplazaron a la mayor parte de las personas que sabían qué hacer, y en parte porque las transferencias no tienen un impacto en el PIB, salvo cuando se transforman en consumo de los receptores.

    Pero el consumo está también detenido, a pesar de los altos niveles de confianza, como ya hemos comentado en otras ocasiones. De forma que si el consumo no crece, el gasto se contrae (ligeramente) y la inversión cae 5 por ciento, el crecimiento en 2019 será de -1 por ciento.

    Es una estimación que queda fuera de lo que los analistas han publicado, y bastaría con un ligero crecimiento del consumo, de 2 por ciento, para que el crecimiento de la economía fuese cero y no negativo. No parece estar ocurriendo ahora.

    El tema de fondo es el siguiente: si la inversión no se recupera y continúa la trayectoria actual, la economía se contraerá. Y no veo cómo habría más inversión con la forma actual de gobernar. Eso cuesta destruir la confianza con una decisión absurda

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...-dias-economia

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  15. #290

    Default

    100 días: lo bueno

    Por Pablo Hiriart.

    A cien días del arranque del gobierno de Andrés Manuel López Obrador hemos tenido aspectos positivos, negativos y desagradables.

    O para decirlo en el lenguaje del magistral Sergio Leone, existe lo bueno, lo malo y lo feo.

    Lo bueno: en estos cien días no ha habido persecución política de carácter penal hacia los opositores del proyecto presidencial, y la libertad de expresión goza de cabal salud.

    Apenas van cien días, es cierto, pero la realidad es esa: las libertades no han sufrido menoscabo alguno.

    López Obrador le ha dado la vuelta al ánimo social y hoy tenemos una población optimista con respecto al presente y a su destino. Entre el 67 y el 80 por ciento de los ciudadanos aprueban la gestión gubernamental.

    Presentó un presupuesto razonable que no provocó ni fuga de capitales ni una caída del peso con respecto al dólar. La estabilidad financiera es un hecho.

    La inflación está controlada y en el corto plazo no hay nada qué temer en ese renglón.

    Incluso el pronóstico de inflación fue rebasado positivamente y mantiene una tendencia a la baja. No hay motivo a la vista para que suban las tasas de interés.

    Sus dos propuestas para el Banco de México distaron mucho de recaer en personas subordinadas o sin criterio propio: Jonathan Heath y Gerardo Esquivel.

    De acuerdo con el INEGI, citado el miércoles en estas páginas por Víctor Piz, la confianza del consumidor se disparó 42.1 por ciento en febrero, lo que constituye un máximo histórico.

    Ya había crecido en diciembre a 22.9 por ciento anual, en enero repuntó a 32.8 y en febrero tocó las nubes de un 42.1 por ciento anualizado.

    Es decir, existe un buen ambiente y plena confianza en que la situación económica va a mejorar. Con base o sin ella, lograr esa percepción positiva es el sueño de cualquier político. López Obrador lo alcanzó en cien días.

    En el Congreso su proyecto de Guardia Nacional fue aprobado por la unanimidad de sus integrantes.

    Morena pudo haber sacado una reforma con la división de los partidos, con voto fraccionado y fórceps en la Cámara alta, pero ahí en el Senado hubo la capacidad de lograr que todos cedieran y todos aportaran.

    No es un asunto menor. Alcanzar plena coincidencia para ayudar a atacar el principal flagelo que padece el país, la inseguridad, habla de la lealtad con que cuenta el Presidente de parte de los partidos políticos de oposición cuando de por medio está el interés del país.

    Si funciona o no funciona la Guardia Nacional es otro tema. Pondrá a prueba la capacidad de sus operadores, pero es distinto a no tener herramientas para actuar.

    López Obrador se deshizo de símbolos ostentosos y ofensivos del poder.

    Los funcionarios no estacionan sus camionetas blindadas en la plancha del Zócalo, junto a los cinturones de clase media baja que rodean el corazón de la ciudad.

    Tampoco se usan los helicópteros oficiales para el solaz y esparcimiento privado de nadie.

    Hasta ahora no ha habido un solo acto de frivolidad del jefe del Ejecutivo que tengamos que reprocharle, ni excesos que agravien a la ciudadanía.

    Muchos de los cambios de forma impresos en estos cien días serán irreversibles, para bien.

    El Presidente ha logrado un gran respaldo de la población, y eso le da prácticamente carta blanca para hacer crecer a México sin pelearse prácticamente con nadie.

    Pero, cuidado con los triunfalismos, porque ese poder también puede servir para lo malo y para lo feo, como veremos mañana y el miércoles.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...-dias-lo-bueno

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  16. #291

    Default

    Esto está empezando

    Por Jorge Berry.

    Se cumplen los primeros 100 días del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, y aunque sigue siendo muy poco tiempo para hacer una evaluación razonable, todos, incluyendo al presidente mismo, ceden ante la tentación.

    Quienes esperábamos una transición tranquila y sin sobresaltos, nos equivocamos brutalmente. De facto, López Obrador empezó a gobernar desde agosto de 2019, ante el vacío que dejó Enrique Peña Nieto, quien, al digerir la masiva derrota electoral, desapareció del mapa, seguramente ocupado en arreglar su particular situación posgobierno. AMLO llenó rápidamente el vacío de poder.

    En algún artículo anterior mencioné que uno de los grandes peligros que enfrentaba el presidente era la prisa con la que comenzó a implementar los cambios. Esa prisa lo llevó a tomar decisiones intempestivas, precipitadas y mal sustentadas, cuyas consecuencias, de no revertirse, estaremos pagando por años. Es el caso de la debacle del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

    El daño económico de esta medida se ha comentado mucho. Pero la forma en que se aplicó no puede minimizarse. Justificar la cancelación a través de una consulta popular sin una gota de sustento legal, sin mecanismo alguno para garantizar la equidad del resultado, sin intentar siquiera aplicar un poco de maquillaje para hacer el ejercicio medianamente aceptable para quienes no interpretan su voluntad como dogma, es un acto de soberbia. La mejor respuesta que pudo dar el presidente cuando se le cuestionó el método, fue “es que teníamos prisa. No daba tiempo de legislar al respecto”.

    La prisa lo llevó a otra decisión igualmente trascendental y no menos controvertida, que fue la creación de la Guardia Nacional. En campaña, prometió sacar al Ejército de las calles, pero cuando asumió el poder chocó de frente con la canija realidad. Sacar al Ejército sin tener una policía nueva, entrenada e inmune a la corrupción le llevaría todo el sexenio. ¿Y mientras? No hay soluciones mágicas e inmediatas. La Guardia Nacional es un simple cambio de uniformes, pero los soldados seguirán a cargo, con un marco jurídico un poco más claro, y ojalá tengan éxito. Y aquí sí hay prisa. Los índices delictivos siguen creciendo en todo el país, y la sensación de inseguridad de los ciudadanos es más alta que nunca.

    La joya de la corona (¿o la espina?) es Pemex. La empresa, por más inversión que reciba, es insostenible, y amenaza con llevarse al bote de basura a toda la economía nacional. Por más que las satanicen los fanáticos de la 4T (que poco ayudan al presidente) las calificadoras saben su negocio. Lo conocen mucho mejor que los funcionarios a quienes el presidente designó al frente de Pemex, y quienes han hecho un ridículo tras otro al presentar sus planes de rescate de la empresa. No mencionan, por ejemplo, la brutal y onerosa carga financiera que significa mantener una planta laboral tres veces más alta de lo necesario, con tal de tener en paz al sindicato. A diferencia de lo que hizo con la burocracia, aquí el presidente no ha querido sacar el machete.

    Convendría al presidente López Obrador tomar un descanso y revaluar la contribución real de su gabinete. En una administración cuya bandera es la lucha contra la corrupción, resulta inaceptable que a cada rato se conozcan casos de nepotismo o de franca incompetencia entre los funcionarios, muchas veces para cumplir cuotas de partido. Si la primera condición para ocupar un puesto en el gobierno es la honestidad, la siguiente debería ser la experiencia y el conocimiento de las responsabilidades a enfrentar, pero es evidente la ineptitud de demasiados nuevos servidores públicos.

    Apenas lleva 100 días, presidente. Todavía está a tiempo.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...esta-empezando

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  17. #292

    Default

    100 días: lo feo

    Por Pablo Hiriart.


    La trágica muerte de la gobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso y el líder opositor Rafael Moreno Valle es un misterio que mancha los primeros cien días del nuevo gobierno.

    Es irresponsable acusar al gobierno federal de esas muertes y las de tres personas más que viajaban en el helicóptero siniestrado.

    Pero sí existe una carga sobre el nuevo gobierno al no aclarar ese percance mortal en el que murieron la gobernadora que el Presidente detestaba y el principal –si no es que el único– líder de oposición en el país.

    En Morelos fue asesinado el dirigente opositor a la termoeléctrica de la Huexca, Samir Flores, tres días antes de la consulta para validar esa obra.

    La prensa oficialista culpa del homicidio al gobierno de ese estado, pero la oposición de Samir Flores no era a un proyecto de Cuauhtémoc Blanco, sino a uno que le interesa echar a andar al Presidente.

    Ante la falta de respuesta a ese crimen, en las manifestaciones de protesta se vuelven a leer las pancartas de “Fue el Estado”.

    No reaccionar con rapidez y transparencia ante ese tipo de muertes le costó parte de la aceptación de su sexenio a Enrique Peña Nieto, por los 43 normalistas de Ayotzinapa.

    Ojo, no hay teflón que dure seis años. Y la sangre es muy cara.

    Ciento treinta y cinco personas murieron quemadas en Hidalgo y todavía no hay responsables castigados. Se le ha echado tierra al asunto.

    Las autoridades tuvieron conocimiento del derrame de combustible cinco horas antes del estallido y no tomaron las precauciones mínimas para evitar la mortandad.

    Si eso le hubiera ocurrido a Peña Nieto o a Felipe Calderón, las demandas estarían hasta en La Haya, cosa que no ha ocurrido ahora porque los manifestantes de aquella época ahora están en el gobierno.

    El Presidente no tuvo la culpa del incendio, pero por supuesto que hay responsables. ¿Dónde están?

    Feo ha sido el respaldo a Nicolás Maduro en desmedro de los derechos humanos del pueblo de Venezuela.

    Maduro se reeligió en el poder mediante unas elecciones en las que no participó la oposición. Creó una Asamblea Constituyente con atribuciones por encima del Congreso. Tortura y encarcela a sus opositores y a sus ciudadanos los tiene comiendo de la basura.

    Prácticamente todo el mundo libre desconoció esa reelección de Maduro y dio su respaldo al mandatario temporal designado por el Congreso, salvo México, Nicaragua, Bolivia, Cuba, Rusia, Irán y Turquía.

    La falta de solidaridad con el pueblo venezolano nos ha aislado políticamente del resto de las naciones libres y no sería remoto que paguemos las consecuencias cuando el Senado de Estados Unidos vote el T-MEC que sustituye al TLCAN.

    Por congruencia a los tradicionales principios de nuestra política exterior, basados constitucionalmente en la promoción de los derechos humanos, debimos habernos puesto del lado de los demócratas venezolanos y no junto a un impresentable dictador.

    Con la faramalla de un “diálogo” le dimos el tiempo que necesitaba el dictador para desmovilizar a la oposición y hacer los amarres internos con las Fuerzas Armadas de su país y sortear el temporal interno y externo.

    Maduro se conserva en el poder por dos razones: la cohesión de la cúpula narco-militar en torno suyo, porque si cae el jefe van a juicio, y por el respaldo que tiene en foros internacionales de parte de un grupo naciones caracterizadas por su talante dictatorial.

    México no es una dictadura, pero cerramos filas con Maduro por una razón que está a la vista del que quiera ver: los líderes de los dos partidos gobernantes en México, Yeidckol Polevnsky de Morena, y Alberto Anaya del PT, apoyan, promueven y defienden a regímenes dictatoriales del llamado “socialismo del siglo XXI”.

    Hacia allá nos quieren llevar esos dos partidos.

    Ahí está lo feo de estos 100 días.


    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...00-dias-lo-feo

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  18. #293

    Default

    El 'newspeak' de la 4T

    Por Raymundo Rivapalacio.


    La selección de palabras del presidente Andrés Manuel López Obrador para explicar lo que no existe y construir una realidad en el imaginario colectivo es un prodigio. No porque mentir lo sea, sino porque refuerza su narrativa de cómo la cuarta transformación avanza pese a las adversidades, desafía los molinos de viento que esparcen la corrupción y pretenden impedir la metamorfosis del régimen a través del newspeak, la neolengua que inventó George Orwell en su novela 1984 para el control de la masas. Su palabra no ha perdido poder, está aumentada, por lo que la explicación de su realidad se incuba, al menos por ahora, en la realidad de la mayoría.

    Los mensajes relacionados con la evaluación de los primeros 100 días de su gobierno aportan pruebas. El lunes, en Palacio Nacional, dijo: “La economía afortunadamente está en marcha, aún crece poco, pero no hay ni asomo de recesión como quisieran nuestros adversarios conservadores o como pronostican de mala fe sus analistas”. La frase contiene dos ideas fuertes. “Conservadores”, que es como identifica a todos, en la derecha, la izquierda y el centro que sean críticos o discrepen de lo que plantea, que es parte del discurso ideológico que ha utilizado desde la campaña presidencial, recreando la lucha de los conservadores contra los liberales en el siglo XIX, y “recesión”, sobre lo cual ningún analista o institución ha hablado.

    La recesión es diagnosticada una vez que se dieran tres periodos (trimestres) consecutivos con una crecimiento negativo. Lo que han señalado analistas e instituciones es una desaceleración económica en México que, por cierto, están experimentando prácticamente todos los países en el mundo. Esta desaceleración tiene preocupados a todos, e incluso en Estados Unidos hay voces que están anticipando el arribo de una recesión, con diferentes impactos: ligera, dicen unos, o fuerte, con el estallido de una crisis mundial similar o peor a la que se vivió en 2009.

    La forma como lo plantea López Obrador es 'conspiracionista'. Hay razones internas, producidas por su administración, que ayudan a explicar la desaceleración que existe: la inexperiencia de su equipo, que provocó un subejercicio de 24 por ciento en el gasto programado durante los primeros 30 días de gobierno, y que no parece haber sido subsanado; acciones como la cancelación del nuevo aeropuerto y la suspensión de las rondas energéticas, que frenaron las inversiones y por tanto las posibilidades de crecimiento; la purga burocrática y la política de austeridad que tiraron el empleo y el consumo, que se vio afectado también por el desabasto de combustible, y por un factor externo, las condiciones climatológicas que afectaron las cosechas. Por su visión de que todo el pasado fue peor y el futuro será mejor, que es el motor para impulsar el cambio, él litiga permanentemente con todo aquello que no les es incondicional y lo enmarca en la lucha política. De ahí el remate desafiante a la frase sobre la recesión: “Se van a quedar con las ganas”.

    En otro campo, el martes en la conferencia de prensa matutina en Palacio Nacional respondió a una pregunta sobre la inseguridad y la violencia, y dijo que aún no la vencen, pero que la estaban conteniendo. “Contención” fue la palabra que utilizó para explicar que la violencia se ha detenido o frenado, agregando que los índices delictivos se mantienen similares a los que les dejó el gobierno de Enrique Peña Nieto. La idea de que si bien aún no hay éxito en la búsqueda por la pacificación del país, que prometió, tampoco hay retroceso, queda sembrada en el 80 por ciento de los mexicanos que lo apoyan en prácticamente todo, pese a que esta afirmación no se sostiene.

    Pero según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, la incidencia delictiva se incrementó 9.03 por ciento en los 32 estados del país en enero, un mes después de asumir la presidencia López Obrador. En cuanto a homicidios dolosos, se abrieron 11.5 por ciento más carpetas de investigación que un año antes, y el número de víctimas se elevó 10 por ciento. En la Ciudad de México, su bastión, donde controla absolutamente todo a través de la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, el homicidio doloso se elevó 80 por ciento en enero, en comparación con el mismo periodo del año pasado. Los secuestros, que venían a la baja, se dispararon. De acuerdo con la organización Alto al Secuestro, de diciembre pasado a enero de este año se elevaron 50 por ciento, y el número de víctimas se incrementó 51 por ciento. Estos datos no reflejan contención, sino desbordamiento.

    El discurso de López Obrador esconde en la retórica la realidad, y fabrica la suya para consumo del alto número de mexicanos que lo escucha y sin mayor proceso analítico, le cree. Newspeaks, como le llamó Orwell a la construcción de ese lenguaje que en su novela suprimía el libre pensamiento y el individualismo. El lenguaje de Orwell es un estudio de cómo coinciden la lingüística y la sicología, de acuerdo con los expertos. Teóricamente se podría argumentar el mismo efecto en el caso de López Obrador, aunque su enfoque es completamente político.

    El presidente gana tiempo y hace un control de daños. La contención de la delincuencia es para abrir el espacio para que empiece a funcionar la Guardia Nacional, de la que está aparentemente convencido que será la solución al fenómeno, mientras que hablar de recesión le permite clamar victoria a finales de año cuando, ante el altamente probable crecimiento mediocre, afirme que lo que evitó fue el decrecimiento. Él no pierde. Hasta ahora, y mientras millones de mexicanos sigan atrapados en su newspeak.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...speak-de-la-4t

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  19. #294

    Default

    ¿Qué pasó con las dos bocas de ayer?

    Jonathan Ruiz Torre.

    Quien conoce al subsecretario de Hacienda, Arturo Herrera, habla de él como un tipo sereno, coleccionista de arte y serio analista económico. Él se atrevió ayer a revelar una estrategia que mejoraría la situación de Pemex rápidamente: suspender la construcción de la refinería de Dos Bocas y tomar de ahí 2 mil 500 millones de dólares para darle aliento a la petrolera.

    Pero el exfuncionario del Banco Mundial y doctor en economía por la Universidad de Nueva York, quizás pasó por alto el epicentro de la propuesta: Tabasco.

    Entonces respondió el político que emergió de esas tierras, en donde construyó los cimientos de su ascenso político: “No hay retrasos en la construcción. Estamos muy bien y se va a construir la refinería, se va a terminar en tres años como se contempló y va a costar entre 6 mil a 8 mil millones de dólares”, dijo Andrés Manuel López Obrador, jefe del Ejecutivo en México.

    Puede ser coincidencia, pero cuando Jude Webber, a través de Financial Times, reveló ayer la propuesta de Herrera, el dólar se desplomó 18 centavos. Cuando AMLO desmintió a su subalterno, subió más de 10. Al mercado internacional, poco interesado en nuestra provinciana política, pudo gustarle más la idea de Herrera.

    Resulta improbable que AMLO incumpla con los tabasqueños. Los presidentes no hacen eso con su tierra. Con otras, tal vez.

    Piensen en cómo el presidente Carlos Salinas impulsó un TLCAN que convirtió a Monterrey en la segunda ciudad del país en relevancia económica; recuerden a Ernesto Zedillo salvando a un sector financiero que rescató a miles de trabajadores de la Ciudad de México; acuérdense del también capitalino Vicente Fox que se arraigó en el Bajío, región convertida en centro de empresas productoras y exportadoras de berries y próximamente, al parecer, de cannabis.

    Ahí está Felipe Calderón, que ungido en una enorme chamarra militar fue a intentar estabilizar Michoacán, iniciando en su tierra una guerra al crimen organizado, o piensen en Enrique Peña Nieto que construyó, o al menos dejó cemento y varilla para el primer tren rápido que conectará a Toluca con la capital del país.

    Tabasco hoy está destruido moral y económicamente. La violencia sigue creciendo y su economía cae más de 6 por ciento en un país que lucha desde hace años por crecer al 4 por ciento. Va al revés.

    En esa entidad no hay empresas de gran relevancia fundadas localmente, la única ruta conocida a la riqueza es Pemex. Quitar la esperanza de un Pemex que salve a todos ahí es políticamente un tiro en el pie para AMLO.

    ¿Como le haría después, por ejemplo, para pedir a los tabasqueños que por favor ya paguen la electricidad que entrega la CFE y que hace años la reciben gratuitamente?
    De acuerdo con datos recopilados por México, ¿cómo vamos?, en Tabasco cayó 3 mil 244 el número de empleos al cierre de 2018; en un año la productividad de su gente bajó de 283 a 263 pesos por hora trabajada; la pobreza laboral aumentó marginalmente al 48.8 por ciento de la población y la informalidad ya es del 60.6 por ciento.

    ¿Quitarle a Tabasco el único proyecto de gran infraestructura que inyectaría inversiones por 8 mil millones de dólares en tres años? Ese dinero equivale a un tercio de toda la producción anual del estado.

    No parece que el presidente López Obrador transite esa ruta.

    Habrán de pensar en otra cosa en el gobierno para quitarse de encima los nubarrones que amenazan con bajar la calificación crediticia del país.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...-bocas-de-ayer

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  20. #295

    Default

    El gran experimento, brinco de fe, esperanza ciega

    Ana María Salazar

    ( "La Güerita de la CIA" xD )

    La 'estrategia' de Andrés Manuel López Obrador es un gran experimento. La interrogante es si un gobernante con la popularidad y la autoridad moral que tiene el presidente será suficiente para reducir la corrupción en México. A través de las décadas otros países democráticos han buscado reducir la corrupción mediante mecanismos que transparentan las decisiones del gobierno, que persiguen administrativa y penalmente no sólo a los funcionarios sino también a los empresarios, y crean mecanismos que dificultan los actos de corrupción. Importante también es la persecución de los 'peces gordos', que podrían incluir hasta el mismo presidente o gobernante, sus asesores cercanos, familiares y amantes –como hemos presenciado en varios países latinoamericanos. Y probablemente el enfoque principal de toda estrategia anticorrupción es tener unas autoridades independientes, que tengan la posibilidad de investigar y enjuiciar con base en las evidencias y no por presiones políticas. En casos extremos se aceptó la injerencia extranjera para asegurar la investigación independiente; botón de ejemplo es caso de Guatemala, donde se creó la CICIG (Comisión Internacional Contra la Impunidad) y debido a su eficacia está siendo desmantelada por el presidente Jimmy Morales. De hecho, muchos de los actos de corrupción que fueron propiciados por empresas en México, son castigados por el Departamento de Justicia de Estados Unidos con multas de miles de millones de dólares. Por combatir la corrupción por parte de empresas estadounidense que hacen negocio en México, los fiscales del DOJ benefician las arcas de su país –castiga a las empresas; pocas veces, mejor dicho nunca, se castiga a los funcionarios corruptos mexicanos.

    La decisión que probablemente más choca con las mejores prácticas para combatir la corrupción alrededor del mundo, es el hecho de recortar los salarios de los funcionarios públicos, exigiendo austeridad sin corrupción. La gran interrogante es si esta estrategia permitirá que funcionarios públicos puedan aspirar a mantenerse como clase media, cuando en este momento muchos están teniendo que decir entre pagar la colegiatura de sus hijos, continuar con un seguro médico de gastos mayores, o dejar de pagar la hipoteca. Y esta austeridad republicana pondrá en entredicho hasta los más leales funcionarios públicos.

    Y aunque hay que reconocer que se van a aprobar reformas constitucionales que permitirán la extinción de dominio y la detención cautelar a los corruptos, la verdad es que, en este momento, el enfoque de la estrategia anticorrupción del presidente es promover su imagen de líder moral, intachable, que exige que todos se comporten como él.

    El problema es que AMLO ya está usando la lucha en contra la corrupción con tintes políticos. A diario amenaza con la posibilidad de investigar a expresidentes –incluyendo hacer una 'consulta' sobre la posibilidad de poner en la picota pública a varios exgobernantes mexicanos–. Usa públicamente, y sospechamos que también en forma secreta, amenazar a políticos y críticos que podrían interponerse en su visión de llevar al país a la cuarta transformación. De hecho, su teoría de “borrón y cuenta nueva” parecería llevar a la inaudita posibilidad de que no sólo no se lleven a cabo investigaciones de corrupción propiciada por funcionarios de anteriores administraciones, sino permitir la liberación de gobernadores y funcionarios que actualmente están enfrentando un juicio.

    Sí, probablemente la estrategia anticorrupción de AMLO permitirá que Javier Duarte, exgobernador de Veracruz, eventualmente esté libre.

    Y lo fascinante de esta estrategia es que no ha impactado en la popularidad del presidente. Al contrario, en los últimos 100 días se ha fortalecido.

    La prueba de fuego será cuando surja información clara y contundente sobre actos de corrupción dentro de su gabinete. Si fueron actos que surgieron antes del 1 de julio, probablemente no impactará al funcionario por su política de “borrón y cuenta nueva”.

    Tal vez la estrategia de AMLO es anunciar las investigaciones, persecuciones y juicios cuando empiece a tener dificultades por las políticas equivocadas o por los secretarios incapaces. O porque simple y llanamente no podrá contener la violencia o la desaceleración económica del país.

    Entonces, al igual que con otros gobernantes, habrá investigaciones con tintes políticos en contra de exmandatarios y continuará con las voces que lo critican o que se oponen a sus políticas equivocadas.

    Si AMLO reduce la corrupción en México, tal vez se justifique el sufrimiento de mujeres y niños que no tendrán acceso a guarderías, refugios y comedores comunales. Pero su estrategia de líder moral tiene más tintes de líder populista, dispuesto hacer uso de la fuerza y centralizar el poder, que combatir la corrupción.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...speranza-ciega

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  21. #296

    Default

    AMLO ignora las ‘señales de tormenta’

    Victor Pliz.

    En su informe 100 Días de Gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que “la economía (mexicana) afortunadamente está en marcha, aún crece poco, pero no hay ni asomo de recesión como quisieran nuestros adversarios conservadores o como pronostican con mala fe sus analistas, (que) se van a quedar con las ganas”.

    Tiene razón, pues la probabilidad de recesión durante este año en México es nula.

    Los analistas sí asumen un escenario de crecimiento débil, de 1.5 por ciento en 2019 y de 1.8 por ciento en 2020, según el consenso en la más reciente Encuesta Citibanamex de Expectativas.

    En su informe de 100 días, AMLO reconoció que “estamos conscientes del escepticismo natural sobre nuestro objetivo de lograr un crecimiento anual promedio del 4.0 por ciento durante el sexenio, el doble de lo que se alcanzó en los 36 años del periodo neoliberal. Acepto el reto porque hay confianza entre inversionistas nacionales y extranjeros…”.

    Por lo pronto, el crecimiento promedio que se estima para el periodo 2019-2020 no llega ni a la mitad de la meta de 4.0 por ciento para el sexenio.

    Aún no se sabe en qué magnitud, pero el desabasto de combustibles en el centro y norte del país, los bloqueos de vías férreas en Michoacán y los conflictos laborales en Matamoros afectaron a la economía al inicio del año.

    Además de que es cíclico que en el primer año de gobierno se registre una desaceleración económica asociada a los retrasos en el ejercicio del gasto público y en las decisiones de inversión del sector privado, AMLO pasa por alto las ‘señales de tormenta’ en el entorno global.

    La actividad económica mundial está desacelerándose más rápido de lo previsto y eso pone en riesgo la estabilidad de los mercados financieros.

    Varias economías experimentan una marcada pérdida de dinamismo.

    Destacan los casos de la zona del euro, China y Estados Unidos.

    La actividad económica de la Eurozona está debilitándose velozmente, en el contexto de la incertidumbre sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

    La economía italiana está en recesión técnica y la alemana –la más grande de Europa– no crece por problemas en sus industrias automotriz y química.

    En el caso de China, su economía –la segunda más grande del mundo– está desacelerándose más rápido de lo esperado y eso podría tener efectos en el crecimiento de los mercados emergentes.

    La desaceleración económica de China es ya evidente en su comercio exterior, pues en febrero sus exportaciones registraron la caída más pronunciada en tres años y sus importaciones se contrajeron por tercer mes consecutivo.

    Si bien el retroceso de ambos indicadores se explica por un efecto estacional del Año Nuevo Chino, superó los estimados del mercado.

    En cuanto a EU, diversos indicadores de la mayor economía del mundo apuntan a un repliegue gradual de su actividad, que a finales de 2018 y principios de 2019 se vio afectada por el prolongado cierre parcial de operaciones del gobierno estadounidense.

    En particular, el mercado laboral prácticamente se estancó en febrero, cuando se generaron sólo 20 mil plazas mensuales, el menor ritmo de creación de empleo desde septiembre de 2017.

    Ahora la previsión del mercado es que la Fed mantendrá fuera de su radar cualquier aumento de su tasa de referencia en este año y aun a principios de 2020.

    El entorno global impone grandes retos para México, cuyo riesgo de contagio aún es limitado, pero un posible ‘efecto de arrastre’ no puede ni debe soslayarse por la 4T.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...es-de-tormenta

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  22. #297

    Default


    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  23. #298

    Default

    100 días. La Necia realidad

    Por Rosario Guerra.

    AMLO sorprende una vez más con su gran capacidad para comunicar su visión del país, con entusiasmo y gran convicción. Impone su versión de los hechos, más que analizar sus decisiones, ofrece una explicación simple. Verdades que no reconocen los riesgos que nos acechan, por una necia realidad, que pueden dañar la marcha del país. Ni asomo de duda sobre el cambio que quiere imponer, más allá del rumbo. Ignora opiniones de expertos, organismos internacionales o calificadoras. Su optimismo refuerza el entusiasmo que las encuestas reflejan sobre su aprobación.

    Es motivo de análisis su estilo de gobernar, de comunicar, su audacia al emprender acciones sin un debido análisis de costos y beneficios. La corrupción en el centro de todo. Sostiene un cambio necesario, profundo, que se justifica por sí mismo, que permea en la opinión pública y justifica toda decisión. El descuido de los cuidados a la primera infancia, a mujeres violentadas, a detección de SIDA, a comedores comunitarios, son resultado de supuesta corrupción y de intermediación que merma recursos a los beneficiarios. Critica clientelismo, a la vez que crea el propio, desplazando programas útiles, para repartir él con padrones de Morena y sus censos, los apoyos.

    Justifica sus decisiones con sus consultas a modo, mientras señala que acabará con prácticas de manipulación. Afirma que gobierna para todos y que guarda respeto a medios y actores políticos, aunque a diario acribilla, sin pruebas, a quienes lo cuestionan. Dice el Estado no fabricará pruebas contra opositores, aunque tras dar un golpe, a posteriori, sus colaboradores fabrican informes. Invoca derecho de réplica cuando se cuestionan sus acciones, en lo que llana diálogo circular. Es sin duda un político muy hábil, que conoce perfectamente el sentir del pueblo y transmite esperanza.

    AMLO es un fenómeno político, un hombre de poder, que lo ejerce conforme su convicción, con apoyo popular. Contrapesos son como dijo ternuritas. Ni partidos políticos, ni empresarios, ni medios de comunicación, ni redes, ni organizaciones de la sociedad civil, ni órganos autónomos le preocupan. Su debilitamiento y control se ejerce mediante el presupuesto y la descalificación. El combate a corrupción todo lo permite. Así que la batalla será aún larga y difícil para los actores críticos.

    El límite que AMLO tendrá será el de la necia realidad. No se puede destruir sin construir. Ya tiene culpables de posibles fracasos como neoliberalismo, ex presidentes, empresarios, políticos, medios fifí y otros personajes, solo se usarán en caso de emergencia. ¿Y cuál podría ser esa emergencia? Pues la necia realidad, que el combate a la corrupción, los recortes al gasto, no le proporcionen recursos suficientes para impulsar crecimiento, inversión y empleo. Que no se logre el superávit fiscal, por caída de ingresos. El país es más que tres proyectos cuestionados o el rescate del sector energético, y aún no hay rumbo que defina como promover el desarrollo. Tenemos muchos no, pero no sabemos cuales si.

    Cierto es no estamos ante una recesión. Las cifras reales de su informe son relativas y será hasta abril que tendremos datos del trimestre económico. Es muy positivo su compromiso con el equilibrio macroeconómico, sin deuda excesiva ni más impuestos. Señala que hay confianza de inversionistas nacionales y extranjeros. Que la inversión pública será capital semilla para atraer recursos, pero acota sociedades a que exista inversión pública. Refiere que tren maya, Istmo de Tehuantepec, fibra óptica, refinería y pistas de Santa Lucía son ejemplos de desarrollo. Reiteró que el NAICM se canceló ya no por corrupción, ahora por un alto costo de mantenimiento debido a hundimiento suelos, tema discutible, al menos en una ciudad que diario se hunde. Los riesgos que señalan las calificadoras sobre plan de rescate de Pemex, una refinería costosa y poco rentable, se ignoran.

    Reconoce que en seguridad pública no hay avances, pero explica que el retraso en la aprobación de la Guardia Nacional, por mando civil, ha impedido resultados. Ya no se refirió al fin de la guerra contra el narcotráfico, no entendemos su significado o alcance. Pero es muy claro en la esperanza. Asegura México será una gran potencia. Ojalá lo logre, aunque no explica el cómo. Si se recapacita sobre riesgos y se hacen los ajustes, se refuerza en Pemex exploración y explotación, sobre refinación, probablemente logremos superar el 1% de crecimiento este año. El límite es la realidad. 100 días no permiten evaluar logros.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...necia-realidad

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  24. #299

    Default

    Narro, sereno y conciliador

    Georgina Morett.

    Una oposición responsable, de gran madurez, de respeto, que ayude a generar consenso y ponga por delante los intereses del país, es lo que plantea el aspirante a dirigir el PRI, José Narro Robles.

    Y respecto a su opinión del actual gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador considera que es muy temprano para tenerla, ya que todavía faltan muchas cosas por ver. Explica que se podrá evaluar su actuación hasta los 10 u 11 meses y subraya que simplemente no quiere hablar para dar una calificación que ni le toca.

    Hombre culto, amable, Narro Robles no descalifica al gobierno actual, cuida a su partido y evita comprometerse con sus palabras.

    Entrevistado en su oficina personal, un modesto departamento en la San Miguel Chapultepec, el exrector de la UNAM responde a los cuestionamientos que le hizo el presidente López Obrador de haber sido omiso en la compra de medicamentos en su paso por la Secretaría de Salud y asegura que en todas sus responsabilidades de vida ha actuado en contra de prácticas indebidas como la corrupción. Asegura que como secretario de Salud no le tocó formar parte de los comités de adquisiciones, pero que estará atento a lo que se plantee al respecto.

    La corrupción, dice, es efectivamente un terrible problema de nuestro país; pero que cada uno acredita su condición de persona honesta de muchas maneras, por ejemplo, con su estilo de vida, y acota que vive en la misma casa desde hace 36 años, por cierto con la misma mujer que conoció a los 15 y, por la forma en que narra la historia, es fácil asegurar que continúa profundamente enamorado.

    En definitiva, no hay forma de echar a pelear al exrector de la UNAM ni con el presidente ni con Morena ni con sus posibles contrincantes; en todo momento mantiene un tono conciliador, respetuoso y salpica la plática con su cultura.

    Él no ve ni siquiera remota la posibilidad de que el PRI esté en terapia intensiva a punto de morir, considera que el tricolor tendrá una larguísima vida por muchos años más y que ahora debe reconquistar, primero, su reconciliación, y después, el voto de la sociedad.

    Comenta que ha hablado con los distintos suspirantes priistas que han dado a conocer sus intenciones de contender por la dirigencia y que todavía no tiene acuerdos respecto a quién será su compañera de fórmula para la Secretaría General.

    A la pregunta directa de si será Claudia Pavlovich, una vez más se sale por la tangente y señala que es una gobernadora extraordinaria, a quien le tiene un profundo respeto y reconocimiento, pero que todavía no toma la decisión.

    Ante la insistencia de que no se ha visto al PRI como una oposición del actual gobierno, Narro Robles señala que muchas de las cosas que se han planteado hay que apoyarlas y otras no.
    Y a la pregunta específica de por qué no se les ha escuchado oponerse a la cancelación o disminución de recursos de los programas sociales, da una respuesta que parece muy bien informada, larga, pero difícil de creer de alguien que busca dirigir a un partido de oposición.

    Señala que “ha habido un cambio en la forma de hacer llegar los beneficios de los programas, de forma comunitaria a la focalización, es decir a la persona, esa es la estrategia que se definió por parte de un gobierno electo democráticamente.

    “Yo puedo diferir, puedo tener una opinión distinta, pero también reconozco que en algunos de esos casos vale la pena probar de manera diferente, porque las estrategias seguidas no necesariamente han resuelto el problema”.

    Todavía la carrera no empieza, pero ya se apuntan al menos cinco contrincantes.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...-y-conciliador

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  25. #300

    Default

    ¿Adónde van estos desaparecidos?

    Por Pablo Hiriart.

    Alguien con pluma filosa podría escribir, y no sin razón, “nos faltan 47”.

    Se toparía con un problema: los desaparecidos en la carretera San Fernando-Reynosa son centroamericanos ilegales, no se conocen sus nombres y nadie grita por ellos.

    Tan son ignorados –porque son los pobres entre los pobres, carecen de abogados y grupos políticos que los protejan–, que la subsecretaría de Migración había ocultado el levantón de 25 de ellos, ocurrido el pasado 21 de febrero, presuntamente a manos de grupos criminales.

    El subsecretario Alejandro Encinas 'reconoció' que “es posible decir que fueron retenidos por un grupo de la delincuencia organizada, como parte de actividades de tráfico de personas” (La Jornada de ayer miércoles).

    Encinas tuvo que admitir el hecho porque el día anterior lo había dado a conocer el periodista Héctor de Mauleón en su columna En Tercera Persona.

    (Miren por dónde emergen los contrapesos del poder: por las columnas políticas, pues las ONG, los centros de derechos humanos, los partidos y los 'líderes sociales' callan).

    De no haber sido por esa columna, Gobernación habría mantenido en silencio el levantón de esos 25 migrantes.

    A esos desaparecidos hay que sumar otros 22, supuestamente levantados en la misma carretera el jueves de la semana pasada.

    Y uno se pregunta: ¿dónde está el cambio?

    ¿Quién protege a esas almas solitarias que, literalmente, se las traga la tierra?

    La próxima semana se cumplirá un mes de que fueron levantados esos 25 migrantes que viajaban en autobús desde San Fernando a Reynosa, en Tamaulipas, y no se sabe absolutamente nada.

    De los 22 levantados el pasado jueves tampoco hay información. Las autoridades no tienen la menor idea.

    Ahora, 21 días después, cuando el hecho estalló en los medios, se arma un operativo de búsqueda.

    Alejandro Encinas dijo que esas actividades de tráfico de personas son parte de “un delito transcontinental”.

    Eso lo sabíamos desde el gobierno de Felipe Calderón.

    ¿No se les ha ocurrido nada nuevo en nueve años?

    ¿Para eso batallaron por llegar al poder?

    En 2010 ocurrió algo semejante: 72 migrantes fueron bajados del autobús y secuestrados por grupos criminales en ese mismo lugar. Luego se encontraron sus cuerpos sin vida.

    Todo el país mostró su indignación y grupos de académicos promovieron llevar a Felipe Calderón ante tribunales internacionales por “crímenes de lesa humanidad”.

    ¿Dónde están ahora John Ackerman y compañía cuando sucede algo igual (aunque esperemos que con distinto desenlace)?

    Su humanismo era de mentira.

    Su solidaridad fue fingida.

    Su indignación, una fachada política para alcanzar el poder.

    ¿No va a haber Comisión Internacional de la Verdad para el caso de estos 47 seres humanos desaparecidos en México, subsecretario Encinas?

    ¿Damos por descontado que la Policía Federal no escoltaba a los autobuses con migrantes al momento de la intercepción y secuestro, como revelan algunos testimonios?

    ¿Nada tiene que ver 'el Estado' en esto?

    Los que antes encabezaban las protestas hoy están en el gobierno, y en lugar de evitar estos horrores los esconden o trivializan.

    Es absolutamente incorrecto culpar al presidente por los desaparecidos de hoy, como incorrecto fue culpar a otros presidentes por los desaparecidos de ayer.

    Pero las autoridades tienen una responsabilidad política acerca de lo que ocurre en el territorio nacional.

    Todavía peor si los secuestros y desapariciones masivas de migrantes ocurren en el mismo sitio y con la misma gente.

    ¿Para eso querían gobernar?

    ¿Para que pasara lo mismo con ellos que con los anteriores?

    ¿Para dar las mismas explicaciones?

    ¿Para decir que no saben adónde van los desaparecidos?

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...-desaparecidos

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

Bookmarks

Posting Permissions

  • You may not post new threads
  • You may not post replies
  • You may not post attachments
  • You may not edit your posts
  •