Page 11 of 32 FirstFirst ... 67891011121314151621 ... LastLast
Results 251 to 275 of 782

Thread: COLUMNAS DE "EL FINANCIERO"

  1. #251

    Default

    El permiso para existir

    Juan Ignacio Zavala.

    Normalmente el poderoso comienza siendo amado, pasa a ser temido y termina por ser odiado. No pasa todo el tiempo, pero es casi una norma. Los excesos del poder van de la mano con la intolerancia. La aceptación del otro, del que piensa diferente, no es el fuerte de este gobierno. En sus conferencias multitemáticas, el presidente se da el lujo de amenazar, descalificar y adjetivar a sus gobernados. Es una clara expresión de su temple autoritario. Sus subordinados tratan de imitarlo, sin éxito porque carecen del carisma, pero hacen lo que consideran necesario para satisfacer el ánimo pendenciero del jefe.

    Ayer, dos columnistas se ocuparon de esta actitud gubernamental. Carlos Puig, en Milenio, escribió sobre el derecho de réplica de la 4T que es muy parecido a la venganza, y Raymundo Riva Palacio, en este periódico, hizo un recuento de las injurias públicas que ha recibido el señor Guillermo García Alcocer por parte del presidente y de algunos de sus colaboradores. Al osar criticar al presidente, el funcionario mereció una andanada propia de Mao y Pol Pot. El presidente habla de purificar y la antítesis de esa purificación es el presidente de la CRE. Dice Riva Palacio que “la persecución de García Alcocer y su familia, la destrucción de su fama pública y su estigmatización como corrupto es un camino que hay que observar porque se va a repetir…” El sexenio no será fácil en materia de libertades, finaliza el articulista.

    En sus memorias, FranÇois Mitterrand dice respecto del suicido de uno de sus excolaboradores –Pierre Bérégovoy– “La eliminación por asesinato, por accidente, por envenenamiento, por encarcelamiento, no es tan diferente de algunas campañas contemporáneas. En los casos de Salengro o de Bérégovoy, ante tanto encarnizamiento sólo se puede hablar de asesinatos. Y si las víctimas no se suicidan, se encuentran otros medios para eliminarlas: se ha inventado la eliminación no física, sino política del adversario. El aniquilamiento mediante algún affaire, una trampa organizada, una filtración o campañas de prensa muy bien ejecutadas”. Y concluye: “…se trata de matar, siempre, directa o indirectamente. Hay que matar al adversario. Una constante de la historia…”

    Hace unos días en Twitter, la red social del odio y la discordia política, un grupo de mujeres decidió organizarse bajo una firma: HijasdelaMX. Se trata, dicen, de un colectivo femenino apartidista que se mueve por amor a México y quieren un mejor país. De lo que se puede ver en sus cuentas son mujeres que no están de acuerdo con AMLO y con su gobierno. Lo cual me parece muy bien. La oposición no solamente está en los partidos, mucho menos en estos días de morenismo rampante. Algo hicieron que el gobierno se movilizó a intentar deshacerla a base de insultos en las propias redes. Por medio de sus líderes de opinión –los chayoteros de hoy– las han intentado ligar con Calderón –como si el expresidente fuera la única oposición a la 4T– y les niegan la posibilidad de ser apartidistas. No contentos con eso han creado un grupo de mujeres llamado madresdlaPatria para promover los “más altos valores” para dignificar a la mujer. Muy bien. Se vale. Al gobierno le duelen los esfuerzos que no controla con dinero y responde a ello. Ya se dieron cuenta de que no solamente es un individuo el que no está de acuerdo con ellos. Ante esto, un oscuro funcionario de la SFP –dependencia que persigue al presidente de la CRE– de nombre Jesús Robles Maloof escribió: “Ya revisé y tengo una opinión sobre las Hijas de la MX. Creo que tienen derecho a existir y no ser censuradas”. Saque usted sus conclusiones.

    Así pues, que treinta millones de votos nos han puesto en la circunstancia de que la nueva clase gobernante nos dé permiso de existir o nos difame y aniquile en la plaza pública como hacen con García Alcocer. Es la eliminación del adversario de la que habló Mitterrand.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...o-para-existir

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  2. #252

    Default

    Pueblo y democracia

    Por Macario Schettino.

    Ayer le describí, de forma muy general, el libro de Yascha Mounk, El pueblo contra la democracia. Hoy quisiera plantearle algunas opiniones mías al respecto.

    Lo primero es que me parece una excelente idea la división que hace Mounk entre democracia y liberalismo para entender el fenómeno actual. Su mapa de cuatro espacios (democracia liberal, democracia iliberal, liberalismo no democrático, dictadura) permite entender mejor los diferentes sistemas políticos que hoy existen.

    Sin embargo, lo que no deja del todo claro, aunque lo analiza en el capítulo 3 del libro, es cómo la democracia iliberal es inherentemente inestable. En todos los ejemplos que analiza, lo que ocurre es que un movimiento (casi siempre con un único líder) aprovecha el descontento general para desacreditar las características liberales (desprestigio de expertos y organismos autónomos, acusaciones a las élites, regodeo en el sufrimiento) para tomar el poder. Una vez ahí, se van eliminando los derechos y libertades, se desmantela el cuerpo burocrático, se concentra el poder, y acaba en una franca dictadura. Es decir: calificar al populismo de democracia iliberal es ignorar que de lo que se trata es de un movimiento autoritario de principio a fin.

    En cuanto a las tres causas que Mounk percibe de este fenómeno: redes sociales, estancamiento (y desigualdad) económico, e identidad (étnica), no hay mucha novedad. Yo estoy convencido de que los argumentos economicistas no tienen fuerza, y son más resultado de la proclividad de los académicos por encontrar siempre causas económicas de todo lo que ocurre (triste herencia de Marx). No abundaré en eso ahora, pero la desigualdad ha crecido en muy pocos países (China, Estados Unidos, Reino Unido), y en muchos casos hay que irse a buscar lo que tiene el 0.1 por ciento de la población para defender la idea. No sabía, cuando leí el libro, que era director del Centro Tony Blair, pero eso parece explicar su orientación económica. Por cierto, es el capítulo más breve y con más errores del libro.

    Como usted sabe, en esta columna se privilegia la explicación comunicacional, y por eso el impacto de redes sociales me parece mucho más relevante. Pero no de la forma en que Mounk lo plantea. Él se concentra en dos eventos importantes. El primero es la difusión de celulares en África y el incremento en violencia que eso provocó, y la Primavera Árabe. A mí me parece que lo que las redes han logrado, al romper el flujo de información “de uno a muchos”, como bien apunta Mounk, es destruir la lógica que sostenía a la democracia liberal en su tercera reencarnación, así como los periódicos destruyeron la primera, y el cine y la radio la segunda.

    La tercera causa, para Mounk, es el fin de la homogeneidad étnica, que a su juicio explica el éxito de la democracia liberal en el siglo XX. Dice que cada país tenía a un grupo étnico como élite, y eso le daba estabilidad, pero la transformación social ha derrumbado esa homogeneidad. Me parece que tiene parte de razón, pero que limita la fuerza de la explicación al concentrarse en el carácter étnico.

    Las élites en las naciones no fueron sólo homogéneas en cuestión étnica, también en género, preferencias, costumbres. Precisamente por eso lo que vemos hoy es una explosión “identitaria” que, al obligar a pertenencia a grupos, anula la individualidad y hace imposible la democracia liberal.

    La identificación inadecuada, o insuficiente, de las causas, provoca que las soluciones que ofrece Mounk en los tres últimos capítulos suenen banales: reducir barreras estructurales a las minorías étnicas; reconstruir el estado de bienestar; limitar las redes y educar ciudadanía.

    Pues sí.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...o-y-democracia

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  3. #253

    Default

    La trampa de la Guardia Nacional (I)

    Raymundo Rivapalacio.

    La Guardia Nacional es una trampa para el Ejército y no se ha dado cuenta de ello. Los gobiernos, los políticos y los ciudadanos reconocen que en el tema de la lucha contra la delincuencia son necesarios para enfrentar a los criminales y alcanzar la seguridad en el país, aunque no se han puesto de acuerdo si la Guardia Nacional será comandada por un militar, por un civil o por una combinación ecléctica de ambos. Los generales quieren todo y han escuchado el canto de la sirena del presidente Andrés Manuel López Obrador, que está invirtiendo un gran capital político para que así suceda, sin darse cuenta del camino por el cual los inducen y conducen.

    La Guardia Nacional es el símbolo de la estrategia de seguridad pública del nuevo gobierno, que así la ha presentado al país. Si no hay Guardia Nacional, ha dicho el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, los militares regresarán a los cuarteles. Es retórica política, porque en realidad no responde a una estrategia de seguridad en términos reales. Ese nuevo cuerpo no tiene presupuesto asignado. Tampoco le van a dar mayores facultades para poder operar de una forma integral y extensiva. El discurso de que o son los militares a cargo de tareas policiales o es la nada, no se sostiene con ese tipo de apoyos que supondría un modelo que se defiende con tanto ahínco.

    De hecho, poco ha cambiado en el último cuarto de siglo, cuando comenzó el involucramiento de los militares de manera regular en la seguridad pública. El presidente Ernesto Zedillo creó la Policía Federal apoyada con el Tercer Batallón de Infantería, que nunca dejó de ser militar y que para sus operaciones se requería permiso de la Secretaría de la Defensa Nacional. En el de Vicente Fox, el procurador general Rafael Macedo de la Concha era un general en activo, cuyo jefe inmediato era el secretario de la Defensa, el general Clemente Vega. En el de Felipe Calderón, el despliegue militar en el país se amplió a 47 mil efectivos, que continuó durante el gobierno de Enrique Peña Nieto. El cambio que ahora pretende el presidente López Obrador y que se consumará, es que eleva la militarización de la seguridad pública a rango constitucional.

    La oposición política y los organismos de derechos humanos han rechazado este proceso de militarización, pero los militares han visto en ello el blindaje legal por el que cabildearon los secretarios de la Defensa Clemente Vega, Guillermo Galván, Salvador Cienfuegos y Luis Cresencio Sandoval, para evitar las lagunas legales que los tienen en la frontera con la ilegalidad. El Ejército ve hoy una oportunidad adicional para ampliar sus recursos y extenderse a empresas colaterales, como las que le ha asignado López Obrador en materia de bienes raíces y construcción, reclutamiento y capacitación de personal civil, hasta este momento.

    En gobiernos anteriores tenían inyección de recursos, como recibieron de Calderón presupuesto para las Bases de Operaciones Mixtas, y durante el de Peña Nieto los gobernadores les pagaban servicios como si fueran Policía Bancaria e Industrial. También les financiaban cuarteles y bases con tal de que permanecieran en sus estados enfrentando criminales. En la administración de López Obrador los negocios serán asignados directamente, pero mantendrán la misma arquitectura de los sexenios previos en sus posibilidades para atacar la inseguridad. Es decir, más allá de cómo resulte el mando, no habrá diferencia con el pasado en las facultades de combate a los delincuentes, ni en cuanto a aspectos operativos. El gran cambio con el nuevo gobierno, es el político.

    En esto radica la trampa de la Guardia Nacional. Hasta antes de la ley que creará ese nuevo cuerpo policial militarizado, la responsabilidad por resultados y las violaciones a los derechos humanos recaían en el poder civil. Incluso el presidente López Obrador, en su defensa de los militares-policías, ha reiterado que el fracaso de la estrategia no se debió al Ejército, sino a los políticos que la diseñaron. No eran malos los soldados sino los políticos. La condena no debía ser para la Secretaría de la Defensa, sino para la Presidencia y el gabinete de seguridad. Las palabras son música para los oídos de los militares, pero en el largo plazo serán veneno.

    El consenso para que los militares encabecen la lucha contra la delincuencia, significa que el poder civil está transfiriendo la responsabilidad al Ejército. La reacción de los gobernadores es clara: sí a los militares pero, ¿dónde están sus planes para mejorar sus policías, con mejores salarios y recursos para su capacitación y equipamiento? La postura del presidente y su secretario de Seguridad y Protección Ciudadana es igualmente diáfana: si los soldados no están en ese combate, no habrá serenidad en el país. Entonces, quienes rendirán cuentas por los resultados serán los generales en la Secretaría de la Defensa Nacional, no los civiles en Palacio Nacional o Constituyentes.

    Mejor imposible. Los militares pasarán a la primera fila del aparador de la seguridad, y si las cosas no salen bien o violan los derechos humanos, el gobierno ya no será su cobertura política ni el que responda por ellos. Sólo ellos serán responsables del éxito o del fracaso de la lucha contra la delincuencia. Ya se verá al final del sexenio, cuando ante las críticas y acusaciones, exigencias de resultados en el corto plazo y tropiezos, los militares se encuentren en una situación peor que la actual, señalados de incompetentes y de violar las leyes, allanando el camino para el anhelo final de López Obrador, acabar con las Fuerzas Armadas.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...dia-nacional-i

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  4. #254

    Default

    ¿Qué hacer con Pemex?

    Por Enrique Quintana.

    Cuando se dio a conocer el conjunto de medidas para fortalecer Pemex la semana pasada, muchos analistas señalaron que el problema no era la falta de dinero en la empresa petrolera, sino su mala administración.

    Incluso dijeron que podía duplicarse o triplicarse el monto de las transferencias del gobierno federal, ello implicaría echarle dinero bueno al malo.

    Uno de los primeros ajustes para responder a esta inquietud se formalizó el martes pasado en la conferencia mañanera del presidente López Obrador, cuando refirió que el gobierno no estaba de acuerdo con la iniciativa de ley para darle más atribuciones al director y quitárselas al Consejo.

    En realidad, eso ya se había dicho en la presentación enviada a los analistas el miércoles 13 de febrero por la tarde.

    Sin embargo, había la incertidumbre de que esto se tratara de ‘una finta’ y al final pasara la propuesta morenista. La afirmación del presidente le quitó toda posibilidad a la propuesta, que ya fue archivada.

    En el documento de la semana pasada hay otro ingrediente que no ha recibido el respaldo presidencial.

    Dice el texto en su página 15: “Compartir riesgos con terceros promueve la optimización de la explotación y el aumento en la producción”.

    Muchos analistas e inversionistas que leyeron esta afirmación entendieron que hay un cambio de posición respecto a los llamados ‘farm out’, es decir, asociaciones estratégicas de Pemex.

    La versión oficial, hasta ahora, es que estas asociaciones están suspendidas por tiempo indefinido. No sabemos si la afirmación de Pemex implique que sigan.

    El hecho es que, sin ellas, se va a dificultar a Pemex llegar a las metas de producción fijadas para este sexenio.

    Además de la reactivación de las asociaciones, Pemex necesita aterrizar la estrategia en un plan de negocios, que ponga el acento en las inversiones en áreas que pueden ofrecer una respuesta productiva en un tiempo corto (para los parámetros de la industria), como las de aguas someras, sin cancelar la posibilidad de proyectos de largo plazo, como los de aguas profundas, pero realizados con la menor inversión posible por parte de Pemex.

    Otro ingrediente de un modelo de empresa diferente tendría que pasar por el tema de la refinación. La reconfiguración y optimización de las refinerías existentes debe ser respaldada. No puede ser posible que tengamos un uso de sólo 40 por ciento promedio de su capacidad instalada.

    Pero la construcción de la nueva refinería debe irse con tiento para poder destinar los recursos que Pemex tenga prioritariamente a exploración y producción.

    Pronto tendremos una revisión del contrato colectivo. Esta debe emprenderse con la filosofía de dar un salto en la productividad laboral de la empresa y subir al sindicato a esta filosofía.

    Todas estas medidas no van a resolver el problema de fondo de Pemex, pero serían pasos muy relevantes en la dirección correcta. Con ellos se limitaría la posibilidad de que nos reduzcan el grado de inversión, por lo menos en los siguientes dos años más o menos.

    Tener un lapso así para demostrar que el gobierno tiene capacidad para reestructurar la operación de la empresa, es algo que puede ser la diferencia entre un fracaso seguro en la estrategia global de esta administración y la oportunidad de que fructifiquen las estrategias de crecimiento.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...er-con-pemex-1

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  5. #255

    Default

    Héroes en la era de la 4T

    Enrique Cárdenas.

    Las acusaciones sobre Guillermo García Alcocer, presidente de la Comisión Reguladora de Energía (CRE, con estatus de órgano constitucional autónomo), que le propinó el presidente de la República y que 'sustanciaron' la secretaria de la Función Pública y el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la SHCP, son lamentables y, por lo que se ve, injustas y difamatorias. El presidente de la CRE ha explicado con acuciosidad por qué no ha incurrido en conflicto de interés como se le acusó, y de seguir las indagatorias, lo único que queda ante la andanada presidencial es una correcta impartición de justicia por otro poder del Estado, distinto del Ejecutivo.

    Su pecado original es haberse negado a presentar su renuncia como se lo pidió quien sería la secretaria de Energía, Rocío Nahle, desde antes de tomar posesión el nuevo gobierno. Guillermo García Alcocer hizo bien en negarse, pues no podía someterse ante los deseos de una futura funcionaria que NO era ni sería jefa de la CRE, por mandato constitucional. Desde ese momento se vio que el nuevo presidente iría tras el aparato institucional que da sustento al mercado energético en México y, en los hechos, iniciar la contrarreforma energética. Ya hay evidencia contundente que ese es el camino que ha emprendido el gobierno de la 4T: regresar a tiempos en que Pemex dependía de los designios del presidente, de una idea obsoleta de autosuficiencia y seguridad energética, de subsidios cruzados y de voracidad del sindicato.

    El colmo de la 'rebeldía' fue cuando García Alcocer cuestionó los miembros de las ternas que sometió el presidente al Senado para ocupar las vacantes en la CRE, pues estas estaban cargadas hacia los hidrocarburos y no a la electricidad. Añadió en la entrevista que el presidente estaba desinformado sobre el papel del sector privado en la generación de energía eléctrica (El Financiero, 14 de febrero). Ya las ternas habían sido fuertemente criticadas por algunos senadores que los cuestionaron en sus comparecencias, en las que fue evidente lo inapropiado que resultaron algunas personas para ocupar esos puestos. Claramente no cumplían con el perfil necesario.

    El presidente recalcó que esto no se debía a una venganza por los dichos de García Alcocer, pero por los hechos no parece haber ninguna otra motivación. En todo caso, la alternativa es peor: que el presidente quisiera establecer un escarmiento a cualquier funcionario que difiera en sus opiniones o juicios, especialmente quienes tienen cierta protección institucional y jurídica. Por ejemplo, quienes forman parte de los órganos autónomos o del Poder Judicial. Finalmente en la conferencia de prensa en que el presidente de la CRE presentó sus argumentos, le pidió audiencia al presidente López Obrador para tratar de zanjar los problemas. Ojalá así sea.

    Un segundo caso preocupante es el de la presidenta de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), Alejandra Palacios. Dentro de su esfera de trabajo, Alejandra Palacios escribió un artículo en el Reforma, en el que mencionaba que la designación directa a un solo banco, Banco Azteca, para ser el intermediario que va a dispersar dinero público a beneficiarios de programas sociales, tendía a limitar la competencia en el sistema bancario. Inmediatamente salieron plumas denostándola y cuestionando su trabajo y el de la Cofece. El Grupo Salinas presentó una denuncia ante el Órgano Interno de Control de la Cofece y, casualmente, el senador de Morena, Cruz Pérez Cuéllar, solicitó la comparecencia de Alejandra Palacios en el Senado. ¿Cuál es la intención? ¿Conocer sobre el tema de las asignaciones directas en las que este gobierno ha tenido varias asignaciones muy notorias (las 671 pipas por la 'emergencia' del desabasto de Pemex, la anunciada 'licitación por invitación' para la refinería de Dos Bocas y tramos del Tren Maya, además de las tarjetas de Banco Azteca)? ¿O simplemente se trata de mostrar quién manda y amedrentarla?

    Ambos, Alejandra Palacios y Guillermo García Alcocer, son personas comprometidas con su institución, además de honestas y capaces. Han mostrado dignidad y la entereza de resistir presiones del máximo poder político en defensa de instituciones del Estado. Merecen ser llamados héroes en esta era de la 4T.


    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...a-era-de-la-4t

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  6. #256

    Default

    Pierde fuerza la inversión extranjera

    Por Enrique Quintana.

    Quien piense que México es un país que estuvo atrayendo en los últimos años oleadas de inversión del exterior en virtud de las reformas estructurales que se realizaron, deberá ver con cuidado las cifras que ayer dio a conocer el Banco de México.

    Al dar los datos de la balanza de pagos al cierre del año pasado, el Banxico refirió que la suma de inversión extranjera directa en 2018 fue de 24 mil 746 millones de dólares.

    Esta cifra es inferior a los 28 mil millones registrados en el 2017.

    Se trata de una caída de 12 por ciento.

    Pero, lo peor del caso es que la tendencia va a la baja. En el 2016 las entradas netas de inversión directa del extranjero fueron de 30 mil 151 millones, por lo que ya en 2017 se había presentado una caída.

    Y en el primer año de la administración de Peña ya se había llegado a una cifra de 33 mil 767 millones, una cifra que posteriormente ya no se alcanzó.

    Sin duda pesa la incertidumbre que causó la llegada de Donald Trump a la presidencia de EU, pero también la falta de certeza respecto al rumbo de México.

    Y lo digo por el contraste con la inversión foránea en cartera, que en términos generales responde más a las variables financieras que a las expectativas empresariales.

    La inversión en cartera había bajado a un ingreso neto de 7 mil 270 millones de dólares durante 2017 y repuntó el año pasado a 15 mil 226 millones.

    Es decir, el hecho de que se hayan disipado los temores cambiarios, al tiempo que los rendimientos en pesos se han mantenido atractivos en el contexto internacional, hizo que la compra de instrumentos financieros por parte de los extranjeros se haya multiplicado por más de dos veces en 2018.

    El orden de magnitud de la inversión directa que México recibe está muy lejos de la que llega a países que son competidores directos en un mercado como el de EU.

    Por ejemplo, China recibió 136 mil millones de dólares en 2017 o Brasil atrajo 63 mil millones de dólares.

    La competencia por los capitales en el mundo es cada vez más complicada y hay que hacer una promoción intensa si queremos que ese flujo hacia México aumente. No lo va a hacer de manera espontánea.

    Si tuviéramos un empresariado local pujante, al que le sobran recursos para invertir, tal vez otra sería la historia, pero no es así.

    Al margen de que ya no esté ProMéxico y ahora la tarea de promocionar se haya encomendado a las embajadas, si se quiere que no se desplome la llegada de inversión productiva del extranjero, los diplomáticos deberán trabajar horas extra, pues si México no se hace presente será materialmente imposible asegurar la llegada de capitales.

    Y lo será más si se percibe que al gobierno no le gustan estas inversiones y que hará poco por atraerlas.

    Tal vez 30 mil millones de dólares parezcan pocos para una economía del tamaño de la nuestra, pero las empresas extranjeras que se instalan con frecuencia traen consigo tecnología, conocimiento y demanda de productos y servicios que puede ser provista por empresas locales.

    El impacto real es mucho mayor de lo que la cifra dice.

    Así que no hay que engañarse, el último año del gobierno de Peña ya fue mediocre en la atracción de inversión directa foránea. Pero si no se hace el esfuerzo necesario, el primer año del gobierno de AMLO podría ser peor.
    Last edited by Sirius2b; 26-02-19 at 12:49 PM.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  7. #257

    Default

    En Morena también hay talento

    Por Pablo Hiriart.

    Hay dos versiones de lo ocurrido el jueves anterior en el Senado: Monreal madrugó al presidente y sacó un dictamen que quitó la militarización de la Guardia Nacional, o convenció al mandatario de que estaba equivocado y había que incorporar los argumentos de la oposición.

    Cualquiera de las dos posibilidades conducen a un hecho irrefutable: el talento de Ricardo Monreal.

    Con Monreal se puede disentir y debatir sin que la agresión verbal sea la respuesta ni que tome al otro como su enemigo, lo que en política y en estos tiempos no es poca cosa.

    Se puede cuestionar su pasado, los brincos en distintos partidos, pero después de lo ocurrido el jueves ya nadie, de manera objetiva y desapasionada, podrá dudar de su talento.

    Es, quizá, el mejor cuadro que dejó ir el PRI después de la ruptura en 1987.

    Los hechos, a simple vista, ocurrieron así:

    En la conferencia mañanera el presidente había lanzado amenazas a diestra y siniestra.

    Si en el Senado no aprobaban su iniciativa de reformas constitucionales para crear la Guardia Nacional, él exhibiría uno por uno a los senadores que votaran en contra de su proyecto.

    Exigía una Guardia militarizada y advertía desde Palacio Nacional:

    “No me voy a dejar. Soy perseverante. No voy a echarme para atrás. Ahora resulta que les preocupa la militarización, cuando ellos la aplicaron como estrategia”.

    Su propuesta perdió hasta entre sus propios compañeros.

    Al día siguiente puso buena cara y aceptó la realidad. Aplastante, por lo demás: 127-0.

    Con esos números, alcanzados en la pluralidad, no hay nada que discutir, ni chistar.

    Es que mientras desde Palacio Nacional salían amenazas y denuestos, en el Senado trabajaba la política.

    Había diálogo. Se escuchaban unos a otros, sin insultos, y llegaron a un acuerdo que se plasmó en un espléndido proyecto, distinto al del presidente.

    La votación fue unánime.

    Después del posicionamiento de todos los grupos parlamentarios de la Cámara de Senadores, que dieron cuenta de los pormenores del acuerdo alcanzado, en San Lázaro encendieron las alarmas.

    El líder de los diputados de Morena, Mario Delgado, quiso atajar lo que iba a ocurrir en el Senado y advirtió que esa no era la iniciativa que quería el presidente, votada en la Cámara baja.

    Reiteró la postura en favor de la militarización de la Guardia, como establecía la iniciativa que los diputados habían aprobado.

    “El modelo que salió de aquí (Cámara de Diputados) era una policía militarizada, dejaba los mejores valores del Ejército como parte de la Guardia”, protestó.

    Y anunció también que le harían cambios a lo que votaría el Senado.

    Quedará la duda: o Delgado no estaba al tanto de los nuevos acuerdos entre el líder de Morena en el Senado y el presidente López Obrador, o fue un intento fallido para desautorizar a Monreal ante los senadores de su partido.

    Pasarán años hasta que sepamos bien a bien lo ocurrido entre el martes, miércoles y jueves 21 de febrero.

    Lo que se diga en estos días estará pasado por el tamiz de las conveniencias del momento. Y de momento lo que sirve es que parezca que ganaron todos, porque así es la buena política.

    La verdad se conocerá dentro de muchos años. Tal vez cuando AMLO o Monreal escriban sus memorias.

    El hecho concreto es que cuando Mario Delgado lanzó la voz de alerta, Monreal y los morenistas del Senado, más PAN, PRI y los demás partidos cruzaron juntos el Rubicón.

    La suerte estaba echada: no se permitiría la militarización del país como lo pretendía el proyecto del presidente.

    Viernes por la mañana –el día siguiente de la votación–, López Obrador salió a reconocer el gran esfuerzo político del Senado por llegar a un acuerdo benéfico para el país.

    Pidió a los diputados aprobar lo que les llegara de la Cámara de Senadores con todas las enmiendas que cambiaron su iniciativa.

    Su propuesta había sido derrotada de manera inapelable.

    Pactado o no entre el presidente y Monreal el cambio del proyecto militarizador, de lo sucedido en el Senado se desprenden grandes lecciones para todos:

    En una democracia hay que hacer política con los que piensan distinto.

    No sólo hay que pontificar, hay que escuchar.

    El que piensa diferente, también puede buscar el bien de México.

    Nada se arregla con amenazas y bravuconerías.

    Apretar a los gobernadores del PRI no es suficiente para doblegar a los senadores de ese partido, que se dieron a respetar.

    Las organizaciones de la sociedad civil también cuentan.

    Hay que dialogar, parlamentar, no encerrase en el monólogo.

    Y mucho menos insultar y amenazar para que se haga una sola voluntad.

    En todos los partidos hay gente talentosa.

    Ahora el gobierno ya tiene en sus manos un instrumento legal muy valioso para devolverle la paz al país y proteger la actuación de las Fuerzas Armadas como colaboradoras temporales en tareas de seguridad pública.

    De su capacidad va a depender si la Guardia Nacional puede bajar la delincuencia y la criminalidad a niveles razonables.

    No hay pretextos para que ello no ocurra.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...en-hay-talento

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  8. #258

    Default

    Peligros para el presidente

    Por Raymundo Rivapalacio.


    El próximo sábado el presidente Andrés Manuel López Obrador estará en Hermosillo, Sonora. Como ha sido hasta ahora, viajará con un equipo de seguridad no mayor de 20 personas y se apoyará en las policías locales más los grupos de voluntarios que se sumarán a la protección del presidente. Igualmente, carecerá de información de inteligencia –que es parte de las tareas no vistas del desaparecido Estado Mayor Presidencial–, donde se establecían los riesgos que podría enfrentar el jefe del Ejecutivo para tomar la decisión final si iba o no al lugar previsto. López Obrador no toma en cuenta esas consideraciones, y las únicas ocasiones en las que ha optado por no ir a una ciudad o comunidad, es porque espera reclamos políticos que no quiere enfrentar. El presidente dice que el que nada debe nada teme, y que quien no hace daño, no es atacado. Pero lo que sucede en Sonora debería preocuparlo sobremanera.

    De acuerdo con los últimos datos de incidencia delictiva del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, enero de este año fue el más violento en la historia de México, con un incremento significativo en las cifras de homicidio doloso. Sonora fue el tercer estado que registró el mayor aumento, con 58.3 por ciento de homicidios dolosos más que en el mismo periodo en enero de 2018, superado sólo por Quintana Roo y Jalisco. La violencia en Sonora ha ido en aumento progresivo desde hace más de un año, derivado del choque entre los cárteles Jalisco Nueva Generación, que encabeza Nemesio Oseguera, El Mencho, y el Del Pacífico, que encabeza Ismael El Mayo Zambada, que durante el juicio a Joaquín Guzmán Loera, en Brooklyn, quedó claro que es el jefe máximo del narcotráfico, a través del brazo armado de los hijos de El Chapo, Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán, Los Salazar.

    Una fractura aparente en Los Salazar propició que un viejo enemigo de El Chapo Guzmán en Sonora, inyectara más violencia a la confrontación entre los cárteles. Se trata de Fausto Isidro Meza Flores, apodado El ChapoIsidro, que fue aliado Del Pacífico, pero rompió para vincularse con los remanentes del Cártel de los Beltrán Leyva, que desde que se escindieron de la organización Del Pacífico, hace casi una década, se asociaron con Los Zetas. La descomposición en las organizaciones criminales es el contexto de la violencia en esa región que va a visitar López Obrador, y que tiene como preámbulo la aparición de mantas en la vía pública de la capital sonorense, con el mismo mensaje:

    “COMIENZA LA LIMPIEZA EN EL PAÍS VENIMOS CON TODO EL APOYO DEL GOBIERNO FEDERAL REGRESA LA VIEJA ESCUELA BIENVENIDOS AL DIALOGO TODOS LOS CARTELEROS O SE ALINEAN O LOS ALINEAMOS
    ATTE MAYO ZAMBADA”
    Las mantas fueron secundadas por una hoja volante que se comenzó a distribuir en las casas de Hermosillo, el viernes pasado, que decía, entre otras cosas, lo siguiente:
    “LLEGO LA HORA DE LA LIMPIEZA SOCIAL
    “Llegó el momento de iniciar una nueva limpieza para todos los malparidos, tiradores de droga, focoqueros, marihuaneros y demás consumidores de otras drogas, ladrones callejeros, patinadores de carros, motos, prostitutas, violadores y fanfarrones.
    “LOS TENEMOS EN LA MIRA
    “Todos aquellos que nos encontremos después de las 10:00 de la noche No respondemos si caen inocentes compartan más tiempo con su familia, jóvenes. No los queremos ver en la calle Robando, Drogándose, con el mofle modificado o fanfarroneando.
    “A TODOS LOS CIUDADANOS HAGAN ALGO PRODUCTIVO
    “JUICIO Y MUERTE LLEGARÁ A LA HORA DE NUESTRA CACERÍA INICIAL”.
    El presidente López Obrador quedará atrapado en ese ciclo de violencia expresado por los mensajes. Altos funcionarios de su gabinete de seguridad desestimaron estos mensajes entre criminales, pero no parece haber un análisis detrás de su contenido para saber, por ejemplo, qué organización o qué miembros de qué cártel los están colocando, que le permitan determinar el grado de riesgo que implica, o descartarlo como tal. La respuesta de los funcionarios es empírica, sin información de inteligencia que justifique soslayarlo. Nada puede tomarse de manera automática, pero tampoco, nada puede descartarse mecánicamente en la tierra de los cárteles.

    Los mensajes entre delincuentes siempre arrojan información. En este caso, en vísperas del viaje de López Obrador, lo que se debería estar procesando en la Ciudad de México es con qué finalidad se están afirmando algunas cosas, como la manta donde se habla del “apoyo del gobierno federal” porque “regresa la vieja escuela”, que sugiere el retorno al statu quo que se vivió con algunos políticos priistas, donde había acuerdos tácitos con los cárteles de dejarles hacer sus negocios a cambio de la pacificación nacional y dinero para sus bolsillos.

    Esas mantas aparecieron después de que el presidente proclamara, desde Palacio Nacional, el final de la guerra contra los cárteles y antes de que ofreciera a familiares de El Chapo gestionar visas “humanitarias” ante el gobierno de Estados Unidos para ver a su pariente, e instruir a la Cancillería para que estudiara repatriarlo. La sinapsis que está apareciendo entre las acciones del presidente y el Cártel del Pacífico no es positiva para la imagen de López Obrador, como tampoco ser laxo y descuidado con lo que está sucediendo en Sonora. Cuidado con las cosas que no son.

    El contexto de violencia y los mensajes de cercanía con Zambada y Guzmán, no lo ayudan en sus esfuerzos por garantizar seguridad. Quizás él no lo vea, pero hay gobiernos, expertos y narcotraficantes que sí están observando lo que hace y deja de hacer.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...-el-presidente

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  9. #259

    Default

    Es recesión

    Por Macario Schettino.

    Como sabe usted, ayer se publicaron los datos de comportamiento del Producto Interno Bruto (PIB) al cierre de 2018. La economía creció 2 por ciento durante el año entero, aunque en el último trimestre, la tasa de crecimiento anual fue de 1.7 por ciento. Utilizo los datos originales y comparación con el mismo periodo.

    Sin embargo, también se publicó ayer el Indicador Global de Actividad Económica (IGAE), que es una aproximación cercana a un PIB mensual (que no se calcula). Ahí se comprende mejor la dinámica de la economía: en octubre crecía al 2 por ciento, en noviembre al 1.8 por ciento, y en diciembre, apenas 0.2 por ciento.

    Este último dato es resultado de un sector primario muy fuerte, que crece casi al 5 por ciento, una industria que reportó una contracción de 2.5 por ciento en ese mes, y un sector servicios creciendo apenas 1.2 por ciento. La contracción de la industria se debió esencialmente a que la minería (que en más de 80 por ciento es la extracción de petróleo) tuvo una caída de 8 por ciento, mientras la construcción se contraía 3.9 por ciento, y la generación de electricidad, en 1.1 por ciento. En los servicios, se puede destacar una caída en turismo de 1.6 por ciento, y en actividades de gobierno, de 3.8 por ciento. Todo eso, en diciembre.

    Si ve usted una gráfica del IGAE, es sorprendente la caída de ese mes. En los anteriores, la economía se movía cada vez más rápido, partiendo de un crecimiento de 1 por ciento anual, a fines de 2017, apuntando hacia el 3 por ciento, que parecía se alcanzaría a inicios de 2019. Sin embargo, la tendencia se rompe desde noviembre, y para diciembre más bien parece que nos dirigimos a las cifras negativas.

    El dato de IGAE del primer mes de 2019 se publicará hasta fines de marzo, pero algunos indicadores de enero parecen confirmar esta nueva tendencia. La producción de petróleo, que, como le decía, es muy buena parte del PIB minero, cayó en enero 15 por ciento, casi el doble de lo que había caído durante el último trimestre de 2018. Construcción, que depende de la inversión privada tanto como de la pública, no creo que tenga un mejor comportamiento, puesto que ni el gobierno ni las empresas parece que estén invirtiendo ahora. Por todo ello, la actividad industrial de enero debe haberse movido de forma muy parecida a diciembre, es decir, entre 2 y 3 por ciento de contracción.

    En el lado de servicios, ya habíamos comentado que las ventas al menudeo en enero parecen haber sido menos buenas que en diciembre. Antad y Walmart reportan prácticamente 0 por ciento de crecimiento, en términos reales, y las ventas de autos sufrieron una contracción importante. Tanto el turismo como el gasto de gobierno deben seguir en la tendencia de diciembre, porque no hay señal alguna de que se muevan más rápido. En turismo, por cierto, el impacto del desabasto de combustible puede haber empeorado las cosas. Si suponemos que esas caídas son compensadas con el crecimiento en medios de información y sistema financiero, que eran los que crecían, y todo el sector terciario crece cero, el IGAE de enero indicará una caída de 0.5 por ciento anual. Si no alcanzan a compensar las actividades mencionadas, me inclino a pensar más en una contracción de la economía en su conjunto de alrededor de 1 por ciento.

    Es difícil imaginar otro comportamiento, porque es muy evidente la contracción de la inversión, el consumo y el gasto de gobierno. La única fuente de crecimiento, por lo tanto, serían las exportaciones, pero precisamente las manufacturas dejaron de crecer en diciembre, y si consideramos las huelgas en Tamaulipas y el paro de trenes en Michoacán, es difícil que en enero se hayan recuperado. Lo sabremos este jueves.

    Pero no parece haber duda, hemos entrado en la primera recesión originada en México desde 1996.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...no/es-recesion

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  10. #260

    Default

    La ciencia de Andrés

    Por Javier Risco.

    La doctora Jacqueline Peschard fue contundente en la columna publicada la semana pasada en las páginas de este diario: “Hay un mensaje recurrente en el discurso del gobierno del presidente López Obrador: el desprecio por el conocimiento científico, técnico o especializado. El argumento detrás es que quienes lo generan, ya sean académicos u organizaciones de la sociedad civil, son grupos privilegiados, que se han beneficiado de recursos públicos sin dar resultados suficientes y que, incluso, han cobijado actos de corrupción, por eso son la ‘mafia científica’”.

    Sí, hasta el momento, el mensaje más relevante del Ejecutivo en relación a la investigación y al desarrollo científico en este país tiene que ver con una descalificación. Sin embargo, no podemos quedarnos ahí, envueltos en una coyuntura voraz, que incluye un plan contra el robo de combustible, una postura de no intervención en Venezuela, señalamientos de funcionarios y exfuncionarios corruptos, y una lista de carpetas con temas diversos; es necesario asentar antes de los primeros cien días hacia dónde voltea López Obrador en temas de ciencia. Si no lo hace él, al menos que lo haga la directora del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), María Elena Álvarez-Buylla.

    Así como tiene proyectos consentidos en infraestructura como el Tren Maya, o en temas energéticos como la creación de refinerías, o en el deporte, su amado béisbol, ¿cuáles son los grandes proyectos científicos que tiene en la cabeza el presidente López Obrador para la primera parte de su sexenio?

    Según Álvarez-Buylla, tiene dos en mente. Ayer, en entrevista radiofónica en el programa Así las Cosas, de W Radio, señaló: “El gran proyecto de ciencia y tecnología del presidente es una ciencia pertinente, una ciencia ética y una ciencia que justamente acompañe, sustente, complemente los grandes proyectos que ha puesto sobre la mesa, que dicho sea de paso coinciden en mucho con la agenda de los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU. Ahora que anunciemos los primeros proyectos nacionales, van a ver que están ahí complementados y apoyados proyectos como puede ser salud preventiva; en salud vamos a hacer un gran esfuerzo, la ciencia y tecnología tiene mucho que decir en el futuro (…). Otro es un gran proyecto articulado en su caso con la Secretaría de Energía, en torno a mayor eficiencia en la generación de energía y la transición energética para ir disminuyendo los impactos en cambio climático, este es otro plan nacional estratégico”.

    Así que las dos grandes obsesiones del Ejecutivo en temas científicos tienen que ver con la medicina preventiva y su desarrollo, y disminuir el impacto en cambio climático con la mayor eficiencia en la generación de energía. Del primero habrá que esperar quiénes sustentan este proyecto nacional, cuánto dinero se otorga de Presupuesto y cuáles serán sus objetivos a corto, mediano y largo plazos; sin embargo, del segundo proyecto del presidente quedan muchas dudas: cómo puede Andrés Manuel López Obrador impulsar un proyecto científico nacional para disminuir los impactos del cambio climático, cuando su principal apuesta en su plan energético es la construcción de dos nuevas refinerías en México –por cierto, el gobierno federal no ha solicitado la Manifestación de Impacto Ambiental ni ha ingresado el proyecto de la refinería de Dos Bocas para que sea sometido a consulta.

    No queda claro si se trata de una incoherencia, de una mala comunicación o de ignorancia. Hoy por hoy, los proyectos energéticos del gobierno federal chocan con las intenciones de desarrollo científico. Habrá que esperar ambos proyectos nacionales en manos del Conacyt. Ojalá pronto el Ejecutivo nos demuestre que ve en la ciencia algo más que una “mafia”.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...ncia-de-andres

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  11. #261

    Default


    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  12. #262

    Default

    Aclarando

    Por Macario Schettino.

    Hemos comentado en esta semana diversos datos económicos que, insistimos, apuntan a que en el inicio del año la actividad se ha reducido y hemos entrado en un período recesivo. Esto puede afirmarse porque las variables que se utilizan para definir un inicio de recesión eso indican: actividad industrial, empleo, ventas al menudeo, se debilitaron claramente en el cierre de 2018, y la tendencia no parece mejorar. Sin embargo, un crecimiento negativo no es una tragedia, ni mucho menos. En todas las economías hay ciclos de expansión y contracción, por diversas razones. En este caso, lo trágico es que no había razón de fondo para que se frenara la economía. Es normal que al inicio de un gobierno haya menor impacto del gasto, porque los que llegan tardan en entender cómo utilizarlo, pero no es normal que se atente contra inversiones en proceso, en particular de la magnitud del NAIM. Eso, la reversión de la reforma energética, la aparición de tensiones laborales, el desabasto de combustible, son fenómenos que impactan negativamente en la actividad económica, y que no tenían por qué ocurrir. Por eso hablamos de una recesión autoinfligida. Pero hay que insistir en que no es una crisis como las que hemos conocido en México, al menos de 1976 a 1995. No hay un ajuste cambiario brutal, ni incrementos de inflación, e incluso las tasas de interés están en niveles altos, pero muy razonables. No debemos esperar una caída del PIB como las de esos años, ni nada cercano. Pero tampoco podemos esperar crecimiento, como lo van confirmando especialistas e instituciones, que ahora estiman que podremos llegar a 1.5 por ciento durante 2019. Para los que se quejaron de que el crecimiento de 2.4-2.8 por ciento que vivimos por más de 20 años era poco, pues ahora habrá menos. Lo importante es saber si después de unos meses de contracción, los actuales, tendremos un proceso de recuperación significativo o no. Algunos creen que la repartición de dinero directo a distintos grupos sociales servirá para estimular el consumo, y por lo tanto el crecimiento. Me parece que es una idea errónea, propia de la época que tanto le gusta al presidente, cuando estimular la demanda servía para crecer. Eso, precisamente, fue lo que eventualmente nos llevó a crisis serias: el problema de México no es realmente de demanda, sino de oferta. No producimos lo suficiente, en condiciones razonables de calidad y precio. No percibo razones para creer que la oferta disponible del país crecerá, porque eso es resultado de tres fuentes: inversión, educación y competencia. La desconfianza producida por la cancelación del NAIM, la errada estrategia energética, y la efervescencia laboral no van a favorecer mayor inversión. Eso fue lo que le dijeron los empresarios al presidente el miércoles, pero no lo entendió. La cancelación de la reforma educativa, y regresar el control de la misma al sindicato, nos mantendrá en un nivel educativo deplorable, que nos permite ensamblar, pero no inventar. Eso, en los próximos cinco años, dejará de ser útil para competir a nivel internacional. Finalmente, las acciones del nuevo gobierno no parecen favorecer la competencia económica, sino a un grupo distinto de compadres. Las reformas estructurales de 1992 a 2014 fueron debilitando el capitalismo de compadrazgo, de forma débil, pero consistente. Hoy, el consejo asesor 'empresarial' del presidente, su ataque constante a los órganos reguladores, y su insistencia en regresar al 'desarrollo estabilizador', implican menos competencia económica y, por lo tanto, menor productividad y competitividad internacional. En suma, no estamos al borde de una crisis económica como las antiguas, sino sólo entrando en una etapa de debilidad. La duración de la misma no es fácil de establecer, pero si las cosas siguen como hasta hoy, dudo que recuperemos ese ritmo que no les gustaba, el 2.4-2.8 por ciento, en varios años. Iremos viendo.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...o/ir-aclarando

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  13. #263

    Default

    Encuestas de tres meses: ver la historia

    Por Castañeda Gutman.

    Se ha vuelto casi un mantra el invocar mañana, tarde y noche las altísimas cifras de aprobación de López Obrador. Sus partidarios exaltan los 80 por ciento-90 por ciento que descubren en diversas encuestas; sus adversarios lamentan las mismas cifras, pero todos parecen coincidir en los números, y en lo insólito de la calificación de AMLO en sus primeros meses.

    No pongo en duda la calidad de las encuestas traídas y llevadas por unos y otros, pero comento otra. Consulta Mitofsky, de Roy Campos, acaba de divulgar su pesquisa de los tres primeros meses de gobierno de López Obrador, en una encuesta levantada en vivienda entre mil mexicanos en edad de votar. El trabajo de Campos encierra la ventaja (como las encuestas de GEA) de contar con una serie histórica, que en este caso se remonta al sexenio de Salinas, aunque no le otorgo gran valor a estudios realizados en aquel clima autoritario.

    Extraigo varias conclusiones de la encuesta de Consulta Mitofsky. En primer lugar, coloca a AMLO en un 67 por ciento de aprobación a finales de febrero, tres puntos más que un mes antes. Es un muy buen nivel, pero nada que ver con lo que presumen sus adeptos. Se ubica tres puntos abajo de Fox en el mismo momento, pero hace 18 años –se hallaba en 70 por ciento de aprobación, de acuerdo con la misma empresa–, algunos puntos arriba de Calderón y Peña Nieto al cumplir tres meses de gestión.

    Donde los defensores de la 4T pueden encontrar consuelo es en una tendencia contraria al pasado en el caso de AMLO. A diferencia de Fox, Calderón y Peña Nieto, López Obrador sube un poco, mientras que sus predecesores descendieron, en montos más significativos. Asimismo, pueden congratularse del hecho de que la medida gubernamental más aplaudida ha sido la eliminación de las pensiones de los expresidentes: una acción que no costó absolutamente nada y que tampoco significa nada en el mundo real, aunque sí en el imaginario colectivo de un país enojado. Incluso pueden festejar la aprobación, por 55 por ciento de los mexicanos, de una medida –la reducción del IVA y del ISR en la frontera norte– que no tuvo lugar.

    Pero lo más positivo para el gobierno, a corto plazo, se encuentra en las preguntas sobre la percepción de la gente sobre varios temas. Llama mucho la atención cómo el apoyo a AMLO logra transformar el sentimiento de los mexicanos en contra de hechos objetivos. El 46 por ciento de los mexicanos considera que la situación económica del país se encuentra mejor que antes; sólo 51 por ciento piensa que está peor. Hace un año, las cifras eran de 78 por ciento peor, versus 18 por ciento mejor. Es una evolución fantástica, sobre todo cuando sabemos, a ciencia cierta, que la situación económica del país ha empeorado los últimos cinco meses, empezando en octubre, ya que el cuarto trimestre de 2018 tuvimos un crecimiento del PIB raquítico. La gente piensa que sí, porque AMLO lo dice, y la gente le cree.

    Sucede algo parecido con la percepción sobre la seguridad del país. Sabemos que la violencia en México creció en diciembre y enero, frente a cualquier comparación que se escoja. Enero fue el mes más sangriento en la historia moderna de México, medido en homicidios dolosos. No se le pueden cobrar esos muertos a López Obrador (aunque llegará el día en que ya sean suyos), pero es obvio que la inseguridad ha aumentado. No obstante, el porcentaje de personas que considera que la seguridad “está peor que antes” disminuyó de manera dramática (cayó 20 puntos), mientras que la opinión contraria aumentó en esos mismos 20 puntos. De nuevo, la gente quiere creer, con independencia de los hechos que vive todos los días. La luna de miel de todos los presidentes de México perdura, en el caso de AMLO.

    Ahora bien, el presidente tiene buenas razones para preocuparse y estar de mal humor. Fox perdió casi la cuarta parte de su popularidad durante su primer año de gobierno, en buena medida debido a un crecimiento económico nulo. A López Obrador le puede suceder lo mismo, sobre todo si observamos la sucesión de malas noticias en materia económica, y el agravamiento de la inseguridad durante los próximos meses.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...er-la-historia

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  14. #264

    Default

    Mi opinión...

    Lo que vemos es un "truinfalismo latino"... con componente mexicano... pero más que nada, alimentado por los que apoyaron a MORENA, los Venezolanos y los Cubanos...

    Pero como dijo un forista, las cosas son lo que son, no lo que la gente cree de ellas. Yo puedo "convencerme" de que no tengo cáncer (si lo tuviera), pero eso no va a cambiar la evolución de las cosas.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  15. #265

    Default

    AMLO-empresarios, un 'lovefest' hueco

    Sergio Negrete Cárdenas.

    Fue un lovefest. El presidente con la cúpula del Consejo Coordinador Empresarial. Se lanzaron retos, ofrecieron ayuda, abrazaron sonrientes. Sería de festejar, despertaría el optimismo, si las acciones presidenciales respaldaran sus dichos.

    Porque López Obrador es el presidente más antiempresarial desde Luis Echeverría. No se cansa de acusarlos de corruptos, ineficientes y abusivos. Su gobierno es impoluto, el sector privado florece en la podredumbre. Dice buscar que inviertan, pero cierra tajante el paso a ese dinero, particularmente en el sector energético. Critica como si tratara de criminales a los funcionarios públicos que, aunque muchos años hayan pasado, trabajan en el sector privado. Se erige en un Torquemada que los condena a la hoguera de la opinión pública (no tiene base legal para hacer otra cosa), con algún subordinado incluso leyendo una lista de nombres.

    Es el mismo presidente que dijo le sería prioritario “no afectar la economía de las empresas, porque es afectar la economía del país”. También el mismo que canceló un aeropuerto futurista escudándose en una farsa de 'consulta popular', quien dijo que no habría más concesiones para que empresas privadas puedan explorar y explotar petróleo del Estado mexicano (pagando derechos e impuestos) porque las existentes habían invertido poco y producido menos. Es el titular del Ejecutivo que habla con ensoñación de la industria eléctrica previa a 1992, cuando una empresa privada no podía generar un solo kilowatt de electricidad.

    Si algo ha aprendido un inversionista nacional o extranjero en estos meses, es que no puede confiar en las palabras de López Obrador o sus funcionarios cuando los hechos (lo que vale) van en dirección contraria. Esa desconfianza se manifiesta en dinero que mejor se guarda o lleva a otra parte. Es uno de los principales factores que implica la fuerte desaceleración económica que ya se experimenta.

    Mientras que el Banco de México rebanó seis décimas de punto porcentual a la expectativa de crecimiento para 2019 (el punto medio pasó de 2.2 por ciento a 1.6 por ciento), AMLO y empresarios 'acordaban' que harían lo necesario para lograr eventualmente un incremento anual de 4.0 por ciento del PIB, aparte de acabar con la pobreza extrema y la corrupción en el sexenio. La corrupción fue el reto que el presidente lanzó a los líderes empresariales, de nuevo implicando que era el sector privado el origen del problema.

    Cuando se plantean ilusiones tarde o temprano se acaba desilusionado. Probablemente los empresarios están buscando llevar la fiesta en paz, mostrando buena cara ante la tempestad sexenal. Quizá López Obrador genuinamente entenderá que el gobierno es un mal administrador, que un burócrata que maneja dinero ajeno tiene el incentivo de enfilarlo a su bolsillo, o que la voluntad presidencial no es suficiente para impulsar el PIB. Lo más probable es que, más pronto que tarde, acabe culpando a los empresarios de sus propios fracasos.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...lovefest-hueco

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  16. #266

    Default

    La popularidad de un gobierno destructor

    Por Pablo Hiriart.

    Pensar que la popularidad del presidente en sus primeros cien días de gobierno será una constante en el sexenio es no entender nada de nada.

    Al principio se aplauden los cambios, después se evalúa el trabajo.

    Y su gobierno ha sido, básicamente, un destructor.

    Le quitó 346 millones de pesos a los refugios de mujeres víctimas de la violencia, y le dio 500 millones de pesos a Probeis para promover el deporte que a él le gusta.

    Destruye un programa que es muy útil para las mujeres que reciben maltrato físico.

    ¿Por qué? Porque es más rentable electoralmente entregar dinero a mujeres incluidas en un padrón que ellos, es decir el gobierno, harán.

    Ese dinero, en muchos casos, quedará para disfrute del golpeador. Importan los votos.

    Destruye el programa de estancias infantiles para beneficio de madres trabajadoras, y a cambio se les da un dinero a las personas que dejaban a sus hijos y podían trabajar sin preocupaciones.

    Mandarán a sus niños a ser cuidados por la cuñada, la sobrina, el abuelito u otras personas sin capacitación profesional, pero hay dinero de por medio. Son mil 600 pesos al bimestre. Es decir, votos.

    Y destrucción a lo grande es tirar la obra del nuevo aeropuerto, con impacto en el desarrollo del país.

    La semana pasada se informó del pago de 34 mil millones de pesos a tenedores de la Fibra E. Treinta mil corresponden a la devolución del dinero invertido, y cuatro mil millones de pesos a un premio por aceptar la devolución del dinero.

    Regalaron cuatro mil millones de pesos porque el pueblo sabio dijo en una consulta que no quería un mega aeropuerto en Texcoco sino ampliar la base de Santa Lucía, utilizar más Toluca y seguir con la terminal aérea que tenemos.

    Pero eso no es todo con el aeropuerto: faltan por pagar cuatro mil 200 millones de dólares (unos 84 mil millones de pesos) a tenedores de bonos que se emitieron en el extranjero.

    Más aún: el secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, informó que se revisan más de 400 contratos vigentes para pagar los adeudos que suman un desembolso de 40 mil millones de pesos.

    Otra cantidad elevada implicará destruir lo ya construido del aeropuerto en Texcoco (la tercera parte) y remodelar el lugar.

    ¿De cuántos miles de millones de pesos estamos hablando por destruir el Nuevo Aeropuerto?

    Hasta ahora, de unos 160 mil millones de pesos, aparte de la demolición y rehabilitación.

    Más lo que va a dejar de ingresar al país por esa obra.

    Más los empleos que ya se destruyeron y los que no se crearán.

    Más lo que habrá que invertir para construir Santa Lucía, remodelar la actual terminal aérea (se va a habilitar el hangar presidencial... pero el problema son las pistas) y reacondicionar Toluca.

    Todo eso porque el “pueblo sabio” –es decir el capricho presidencial–, dijo que es mejor tres aeropuertos chicos operando de manera simultánea a uno grande en Texcoco.
    Los que verdaderamente saben del tema, como la IATA, opinan que eso no es viable ni seguro.

    Alexandre de Juniac, director general de la IATA, estuvo el jueves pasado en México y dijo ante Jiménez Espriú: “El aeropuerto de la Ciudad de México está saturado, las conexiones a Toluca, a casi 70 kilómetros de la Ciudad, serán casi imposibles, y convertir la base militar de Santa Lucía en un aeropuerto comercial implica mucho tiempo y una inversión significativa”. (Entre otras cosas, habrá que destruir 940 casas de militares situadas ahí, informó la Comisión de Defensa del Senado).

    Y agregó: “la experiencia que tenemos con base en diferentes países es que generalmente los aeropuertos comerciales no son manejados por el Ejército. Eso no funciona”. Los ejércitos, dijo, por lo general se encargan de la seguridad de los países, no de operar terminales aéreas comerciales.

    ¿Está en las nubes el presidente con la popularidad?

    Sí, desde luego que lo está. Pero sus errores lo van a bajar.

    No se puede destruir lo bueno sin consecuencias.

    Grave está siendo la destrucción de la reforma energética… y no entienden por qué les bajan la calificación de Pemex.

    Y esta semana o la otra acabarán por destruir la reforma educativa, para que la gente de escasos recursos viva de las dádivas del gobierno (clientelas-votos) y no del desarrollo de sus aptitudes (libertad).

    El costo para México de la regresión destructiva va a ser muy alto.

    La popularidad actual no quiere decir nada importante. Se aplauden nuevas formas y no se observa el daño que se provoca en el fondo.

    Lo padeceremos.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...rno-destructor

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  17. #267

    Default

    No descalificar a las calificadoras

    Por Enrique Quintana.

    Algunos de los partidarios del gobierno del presidente López Obrador han sido muy críticos de las tres grandes calificadoras que han tomado recientemente decisiones sobre México.

    El 29 de enero, Fitch tomó la decisión de bajar dos escalones la calificación de la deuda de Pemex y dejarla apenas en el nivel mínimo para tener el grado de inversión.
    Moody’s ya había bajado previamente –en la administración de Peña Nieto– la calificación de Pemex, pero el 15 de febrero señaló que el plan de fortalecimiento de Pemex había resultado decepcionante, pero dejó en el mismo nivel la nota de la petrolera, que también está en el peldaño más bajo del grado de inversión.

    S&P, por su parte, que no había hecho movimientos, el viernes 1 de marzo puso en perspectiva negativa la calificación de la deuda soberana de México, es decir, la del gobierno.

    Ayer, como era de esperarse, también revisó la perspectiva de la deuda de Pemex, en consonancia con la revisión que hizo a la deuda soberana y la dejó en BBB+, pero ahora con perspectiva negativa.

    Pero, de hecho, la calificación de S&P deja la deuda de Pemex en tres escalones arriba del grado especulativo en virtud del respaldo gubernamental que la empresa tiene.

    Hay que entender que las calificadoras pueden poner buenas notas a empresas estatales y malas notas a empresas privadas. Pueden poner notas positivas a monopolios y notas negativas a empresas que están en mercados competitivos.

    No se juzga el tipo de empresas, sino la capacidad de pago de los emisores de deuda.

    Después del gran chasco que recibieron con las crisis de 2008, mejoraron sus métodos y son más exigentes en las valuaciones, en las que, por cierto, no coinciden.
    Fitch y Moody’s tienen a Pemex más abajo que S&P.

    Y tienen razón quienes argumentan que los problemas de Pemex no surgen en el gobierno de AMLO, sino vienen de administraciones anteriores.

    Le cuento rápidamente. Los grandes campos del golfo de Campeche, Cantarell y Ku-Maloob-Zaap, comenzaron su declinación en la producción desde hace más o menos 15 años.

    Sin embargo, Pemex no retuvo los recursos necesarios para invertir en exploración, pues pagó demasiados impuestos y derechos, o no fue exitoso en la exploración. Y no se desarrollaron nuevos campos para compensar la caída de los mencionados.

    Ese hecho deterioró gradual y sistemáticamente las finanzas de la petrolera.

    La salida que le dio el gobierno de Peña Nieto a esta problemática fue la reforma energética. Es decir, abrir al sector privado la exploración y extracción de hidrocarburos, con objeto de que Pemex no tuviera que cargar con la responsabilidad exclusiva de incrementar la producción por carecer de los recursos para hacerlo.

    El problema es que este modelo daría resultados de largo plazo frente a un deterioro inmediato de las finanzas de Pemex.

    El problema que están viendo las calificadoras es que, decidido a no continuar profundizando la reforma energética, el gobierno de AMLO no ha presentado una propuesta creíble para la petrolera.

    No importa que no continúe con la reforma, las calificadoras juzgarán la capacidad de pago de Pemex y el efecto que su eventual fortalecimiento pueda tener en las finanzas públicas.

    Descalificar a las calificadoras, en lugar de entender el problema que están visualizando, es el mejor camino para meternos en un problema mayor.


    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...-calificadoras

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  18. #268

    Default

    Quieren más pobres

    Georgina Morett.


    Con todos los planes del gobierno federal hacia el Ejército, el priista Enrique de la Madrid les hace un llamado para pedirles que no se dejen corromper con los distintos negocios que les proponen, porque son una institución a la que la sociedad mexicana le tiene respeto, reconocimiento y agradecimiento por la valentía con la que han luchado contra el crimen.

    El Ejército mexicano ha mantenido la disciplina por muchísimos años y respetado al poder civil en nuestro país, aunque esto no ocurre en otras latitudes, y una muestra es que sólo podemos entender la permanencia de Nicolás Maduro en Venezuela por el apoyo de sus fuerzas armadas.

    Es por ello que uno de los opositores más lúcidos del nuevo gobierno, el exsecretario de Turismo, les pide que no se dejen corromper con los distintos negocios que les propone el gobierno federal.

    Con un priismo que tiene reacciones de oposición como de un perezoso, Enrique de la Madrid ha llamado la atención por su crítica hacia diversas acciones del nuevo gobierno, pero retoma las palabras de Jesús Reyes Heroles, al señalar que en política, “lo que resiste, apoya”.

    Reconoce algunas acciones de Andrés Manuel López Obrador y el origen de su gobierno, que viene de una victoria democrática contundente y un enorme apoyo popular, pero señala que en algunas hay síntomas de fascismo, como los siguientes ejemplos:

    “El hecho de que se pintan como líderes que vienen de fuera del sistema, que buscan constantemente chivos expiatorios, mienten patológicamente, que saben que no pueden resolver algo y prometen hacerlo”. Éstos para él son focos rojos.

    Entre las acciones que reconoce está el programa de apoyos para los adultos mayores, ya que el sistema de pensiones en nuestro país es insuficiente, y el de los ninis, que los integrará al empleo.

    Además de que considera que nos generó más consciencia sobre la gran la desigualdad que hay en el país y el compromiso que debemos tener para reducirla.

    Pero asegura que fue muy mala la decisión suspender el aeropuerto en Texcoco y lo equipara a darse un balazo en el pie, ya que se perdieron 200 mil millones de pesos, cuando sólo faltaban 80 mil millones para terminarlo, además de que asegura que Santa Lucía no es opción, por lo que esta acción pasará a los anales de la historia como el capricho de un mandatario.

    Y después se refiere a un tema que conoce a fondo, el turismo, ya que uno de los programas que este gobierno desaparecerá es ProMéxico, que se encargaba de la promoción de nuestro país en todo el mundo.

    El exdiputado federal comenta que ya se viven las primeras consecuencias de la cancelación de ProMéxico, ya que, en enero, el nivel de ocupación en Cancún fue 71 por ciento, cuando antes era de 79, y los vuelos de Estados Unidos a Cancún tienen 25 por ciento menos gente, y obvio esto va a continuar si no se corrige el error de acabar con la promoción del país.

    Respecto al desmantelamiento del gobierno federal, Enrique de la Madrid señala que les permitirá ahorrar unos cuantos pesos, pero que se pagará con grandes niveles de ineficiencia, además de que considera que en el fondo de esta decisión, lo que se busca es que nadie contradiga al actual gobierno. Y pone como ejemplo que en Nacional Financiera salieron 200 funcionarios.

    Respecto a la situación con los empresarios, señala que van a asistir a las comidas y a los eventos públicos, pero subraya que eso no quiere decir que van a llegar las inversiones.

    Y termina la entrevista con la frase: “Quieren tanto a los pobres, que quieren que haya más pobres en México”.



    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...ren-mas-pobres

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  19. #269

    Default

    Se reduce la perspectiva crediticia de México

    Por Benito Solis.

    Las calificaciones crediticias que se le otorgan a México por parte de las grandes empresas calificadoras siguen siendo importante noticia, pero la mayoría de la población no tienen claro lo que significa y cómo les puede impactar en su vida diaria. Son tres las empresas globales de este tipo que se utilizan con más frecuencia, en los mercados financieros mundiales, que son Moody’s, Standard and Poor’s y Fitch. Con base en las mismas se otorgan créditos y se realizan cobranzas, se negocian tasas de interés así como plazos para los diferentes financiamientos.

    Además, es muy común que los inversionistas las consideren para analizar sus distintos proyectos y en dónde colocarán sus recursos, así como para evaluar diversas empresas, negociar participaciones accionarias y mucho otros temas financieros más. Todo esto se refleja en la vida diaria en el país, ya que mejores calificaciones influyen en la instalación de más proyectos de inversión, por lo que se crean más empleos y se pagan mejores salarios a la población; en menores tasas de interés para la población, por lo que mejoran sus pagos a las tarjetas de crédito y en la hipotecas, así como más financiamiento disponible para los consumidores. Todo lo anterior propicia mayores tasas de crecimiento económico, mayor estabilidad del tipo de cambio así como más recursos al sector público, que puede canalizar a mejores servicios públicos e inclusive mayores apoyos económicos a la población de menores recursos.

    Sin embargo, cuando se reduce la calificación crediticia de los países, sucede exactamente lo contrario, es decir, mayores tasas de interés para el país y para la población en sus adeudos; menores plazos y montos en los créditos; reducción en la inversión de las empresas y sueldos reales más bajos así menor recaudación fiscal, lo cual deteriora la fortaleza financiera del gobierno. Baste recordar hace varios años cuando México no tenía el denominado ‘grado de inversión’ había tasas de interés que llegaron a estar por arriba del 100 por ciento, lo cual hacía inviable las hipotecas y muchas otras inversiones de largo plazo.

    En días recientes la calificadora Standard and Poors avisó que no cambiaba la calificación crediticia de la deuda del gobierno mexicano (que está en BBB+, es decir tres niveles arriba en grado de inversión), pero la ponía en perspectiva negativa. Esto significa que si la situación se mantiene igual la podría reducir en el corto o mediano plazos, preocupado por la menor participación del sector privado, la menor inversión total en el país, así como la nueva estrategia para el sector energético en el país y otros puntos más.

    Al cambiar la perspectiva del llamado ‘techo soberano” de la calificación es inevitable que se tendrán que reducir las perspectivas e incluso la calificación de diversas empresas y de la deuda de algunos estados de la República. La primera empresa a la que se cambió su perspectiva es a Pemex, pero seguirán otras. Anteriormente no existía el concepto de perspectiva o de revisión de la calificación de la deuda, sin embargo el impacto que tiene un cambio en la calificación es tan importante que ahora se considera conveniente avisar a los participantes en los mercados como estas empresas están viendo a los distintos emisores de deuda y que podrían hacer.

    Recordemos que las calificaciones que otorgan estas empresas globales a los gobiernos y a las diversas instituciones y compañías solo se refieren a su estimación de la capacidad de que puedan y quieran cumplir con sus compromisos financieros en tiempo y forma en el futuro. No dan una opinión sobre la bondad y robo de los combustibles, sobre la honradez de los funcionarios o ejecutivos que laboran allí, sobre el resultado de las elecciones y muchos otros temas (aunque pueden tomarlos en cuenta solo en función de su capacidad para cumplir con el servicio de su deuda). Lo relevante es dar la opinión de su capacidad y disposición de pago.

    Las calificadoras están indicando que es importante y grave el deterioro de las finanzas de Pemex, pero que estiman que en diversa medida el gobierno federal le seguirá dando apoyo financiero para cumplir con sus compromisos financieros. Si el mismo no existiera, la calificación de esta empresa sería significativamente menor. Sin embargo, es previsible que en el corto plazo se reduzca aún más la calificación de Pemex, lo cual elevará aún más la tasa de interés que se paga por su elevado monto de deuda. Así, esta empresa ha dejado de ser el fuerte apoyo que en alguna época fue para el gobierno.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...icia-de-mexico

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  20. #270

  21. #271

    Default

    Qué te hace pensar que la política de AMLO es la causa de la bajada de nota de las calificadoras de riesgo?

    No es esa la razón que aducen los informes de las calificadoras, sino el motivo fundamental son los perjuicios a la economía mexicana que supone la trancada del NAFTA por parte de EEUU y sus medidas de protección arancelarias.

    Es la perspectiva negativa que suponen las medidas norteamericanas proteccionistas la razón del descenso de la nota de México, pero mantuvieron el grado de inversión que es lo importante.

    Eso dicen los informes de las calificadoras que son mucho más breves y puntuales que las cosas que publicas.

  22. #272

    Default

    "Hola, me hago llamar 'Linchador' y me acabo de inscribir en este foro. Hola a todos... lo primero que hago, es entrar a temas donde Navajas y Pejistas y Chavistas como este estaban quedando en ridículo.

    No soy Navajas, ni Mazdak ni vengo del foro del Gallego.

    No soy un clon de un usuario que ya estaba acá. Soy nuevo".

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  23. #273

    Default

    Qué te hace pensar que la política de AMLO es la causa de la bajada de nota de las calificadoras de riesgo?
    No hay forma de convencer a un Chavista de que las políticas Chavistas son malas.

    Todo lo que ha pasado en Venezuela es "inducido" por el Imperialismo Gringo...

    En todo este tema, lo que se presentan son artículos de docenas de expertos mexicanos sobre el tema de la economía Mexicana.

    No es esa la razón que aducen los informes de las calificadoras, sino el motivo fundamental son los perjuicios a la economía mexicana que supone la trancada del NAFTA por parte de EEUU y sus medidas de protección arancelarias.
    Leyendo los artículos no se deduce eso... lo que se deduce es que PEMEX está arrastrando hacia abajo sus propias expectativas crediticias y se piensa que va a hacerlo también de México.

    Es la perspectiva negativa que suponen las medidas norteamericanas proteccionistas la razón del descenso de la nota de México, pero mantuvieron el grado de inversión que es lo importante.

    Eso dicen los informes de las calificadoras que son mucho más breves y puntuales que las cosas que publicas.
    Voy a seguir trayendo artículos, aunque no te guste.

    Trae las notas de las calificadoras y ponlas en un tema para discutir.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  24. #274

    Default

    Las calificadoras no voltean a ver al pasado, tienen la mira en el futuro. Y el futuro que ven en México no es nada halagüeño...
    The Amazing Cutter Biondo

    "El hermano de Aracnæ muestra su rostro.
    Su barco asesino es descubierto y naufraga.
    Su presunta victima, la de la ley en la mano,
    aparace salvo. Ahora, impotente, supersticioso es".





    Si algún día nos meten a la cárcel por bajar música, sólo pido que nos separen por géneros musicales.

  25. #275

    Default

    Dinero bueno al malo.

    Jaime Sánchez Susarey.

    1. Ayer, lunes, el PRI cumplió 90 años. Pocos días antes circuló la noticia de que el partido solicitaría un préstamo de 250 millones de pesos. ¿Es una inversión razonable?

    2. La derrota del PRI, el pasado 1 de julio, no tiene precedente. Se convirtió en la tercera fuerza política. No ganó un sólo distrito de mayoría. Y obtuvo la votación más baja de su historia.

    3. En 2012, los electores le dieron una segunda oportunidad a los priistas. Después de 12 años de gobiernos panistas, Peña se levantó con una victoria incuestionable, enarbolando las banderas de la cultura democrática y la modernización del país.

    4. Sin embargo, el gobierno naufragó estrepitosamente en un mar de corrupción, frivolidad, irresponsabilidad e ineficacia. Baste decir que minimizó deliberadamente el problema de la violencia y la inseguridad.

    5. La traición, además de la corrupción, es el otro sello emblemático del peñismo. Traicionó a los mexicanos con la invitación a Trump a Los Pinos. Traicionó a los priistas al abandonar a su candidato. Y se traicionó a sí mismo al pavimentarle el camino a López Obrador, a sabiendas que enterraría las reformas estructurales y el NAIM.

    6. La victoria indiscutible de AMLO con el 53 por ciento de la votación no se puede explicar sin hacer referencia a los escándalos de corrupción, la campaña contra Ricardo Anaya –durante la contienda electoral– y el mensaje que todos los gobernadores entendieron: Peña no apoyaba al candidato del PRI, favorecía al abanderado de Morena. ¿Cuántos de ellos decidieron operar en consecuencia? La pregunta sigue abierta.

    7. Pero además, durante todo el sexenio los priistas se reencontraron con su vieja identidad. Nadie osó cuestionar ni disentir de Peña. Obedecieron ciegamente como en los mejores tiempos del priato.

    8. Y lo anterior, a pesar de que habían hecho una travesía del desierto durante doce años, en que el partido quedó huérfano de la tutela presidencial. Elemento a subrayar porque el PRI nació en 1929, bajo el nombre de Partido Nacional Revolucionario, como una organización del Estado.

    9. En otras palabras, el ADN de los priistas, genuflexión y obediencia, que ahora se reproduce con mayor perfección en Morena, no se modificó ni un ápice con la derrota electoral y la travesía del desierto.

    10. Las diferencias entre la derrota de 2000 y la del año pasado son, por lo mismo, abismales. Ernesto Zedillo fue el primero en reconocer la victoria de Fox, entregó el poder pacíficamente, se vivió una transición de terciopelo y, además, quedaron en pie instituciones políticas y económicas, efecto de las reformas entre 1982 y 2000.

    11. En otras palabras, el PRI, a pesar de la derrota, se podía colgar la medalla de haber impulsado –por vocación o necesidad– los cambios que demandaba en país.

    12. Fue justamente ese capital político, fundado en la transición de terciopelo y la modernización del país, lo que le permitió recobrar el poder doce años después. Pero es justamente por eso que la derrota del año pasado no tiene retorno.

    13. Dije arriba que el ADN priista no se modificó un ápice en esos doce años. Me corrijo. La nueva generación, encabezada por Peña y Videgaray, llevó a extremos inimaginables la corrupción y el robo al despoblado, tal como se practicó en el gobierno federal y en los estados gobernados por Javier Duarte, César Duarte, Borge y un largo etcétera.

    14. Para acabar de completar el cuadro, empieza a ser evidente que los gobernadores priistas se están acoplando a los nuevos tiempos, toda vez que lo que se requiere es disciplina ciega al presidente de la República.

    15. Se podría señalar, en descargo de los priistas, que se apuntaron un tanto en el debate y la modificación de la iniciativa de la Guardia Nacional. Pero una golondrina no hace verano.

    16. Menos aún cuando el ADN priista es gemelo del ADN morenista y la visión del poder y el quehacer presidencial son muy similares. A final de cuentas, los priistas tienen un temple estatista y nacionalista, propio del nacionalismo revolucionario, en el que también abrevan AMLO y Morena.

    17. Noventa años son muchos para un ser humano y un partido. Pero son una fatalidad para una organización que, lejos de superar sus vicios y malformaciones, los agudizó, pulió y perfeccionó hasta la putrefacción.

    18. Lo dicho: No hay que echarle dinero bueno al malo.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

Bookmarks

Posting Permissions

  • You may not post new threads
  • You may not post replies
  • You may not post attachments
  • You may not edit your posts
  •