Page 17 of 40 FirstFirst ... 7121314151617181920212227 ... LastLast
Results 481 to 510 of 1191

Thread: COLUMNAS DE "EL FINANCIERO"

  1. #481

    Default

    Me canso ganso

    Por Jaime Sánchez Suzarrey.

    1. La marcha del 5 de mayo provocó molestia e irritación entre los simpatizantes del gobierno. El punto clave fue la demanda #AMLORENUNCIA. Les pareció excesiva y fuera de lugar. Apenas el año pasado, advierten, López Obrador fue elegido con 53% de la votación y su popularidad se incrementó hasta alcanzar un 80-86%.

    2. Las estimaciones del número de manifestantes varían, pero la cifra de 15 mil en CDMX parece ajustarse a la realidad. ¿Son muchos o pocos? Pocos, si se piensan en la manifestación de 2004 contra la inseguridad. Muchos, si se registra que AMLO cumplirá apenas su primer semestre en el gobierno.

    3. No les falta razón a los que afirman que hay una correlación entre el inicio del descenso de la popularidad del Presidente, que consignan Mitofsky y GEA-ISA, y el número de ciudadanos que marcharon. Amén de poner en evidencia que la polarización es cada vez mayor.

    4. Es por eso que en el entorno de los intelectuales que simpatizan con AMLO se afirma que ‘se necesitan demócratas, pero no de estos’, que se han radicalizado porque no soportan la rusticidad del Presidente, su populismo a ultranza y su rijosidad verbal. Así que la gran pregunta sería cómo organizar una oposición moderna que no odie ni descalifique ni defienda intereses y privilegios del pasado.

    5. El problema está en que el radicalismo de los manifestantes ha sido provocado y azuzado por el propio Presidente la República. No se trata sólo de una cuestión de forma, sino también de fondo.

    6. Las mañaneras se han convertido en el Tribunal Supremo donde el Presidente descalifica y condena a presuntos culpables. Sus rayos y centellas van desde señoritingo hasta fifí, ñoño, fresa, pasando por ‘conservadores hipócritas’ que ahora critican pero no alzaron la voz cuando los neoliberales devastaron al país.

    7. La lengua de López Obrador es muy filosa y derrama ingenio. Tal como afirma Gabriel Zaid, si Pellicer fue un poeta de la alegría, AMLO es un poeta del insulto. Hasta el día de hoy su glosario es impresionante, pero más impresionante es que lo renueva día tras día de manera espontánea.

    8. Por si lo anterior fuera poco, está el tema de fondo. AMLO se ha lanzado contra los organismos autónomos (CRE, CNH, INEGI, INAI), ha tomado decisiones irracionales (NAIM, Santa Lucía, Tren Maya, Dos Bocas), ha realizado ‘consultas patito’ y ahora emprenderá ‘obras patito’, que serán ejecutadas por el Ejército o el propio gobierno de la República.

    9. Una de las peores caras del patrimonialismo (uso de los recursos públicos como si fueran propios) es la corrupción, ya que el gobernante o funcionario se apropia bienes públicos mediante actos ilegales. Pero existe otra cara, igualmente perniciosa, que tiene que ver con el uso irracional e irresponsable del patrimonio público, que termina dilapidando o aniquilando recursos públicos.

    10. ‘Me canso ganso’ se ha convertido en la frase emblemática de López Obrador. No se trata de una mera ocurrencia. Sintetiza y expresa la voluntad presidencial de utilizar los recursos públicos de manera discrecional sin someterse a legislación alguna. En otras palabras, se trata del uso del patrimonio público como si fuera propiedad personal de López Obrador.

    11. Este tipo de excesos no son nuevos. Los padecimos con Echeverría y López Portillo, a grado tal que el Estado quebró entre 1970 y 1982. Nadie en su sano juicio puede, por tanto, felicitarse de que AMLO se jacte hoy de sus decisiones arbitrarias e irracionales. El daño patrimonial que se inflige al Estado y la economía nacional constituye un delito diferente a la corrupción, pero sus efectos pueden ser igual de perniciosos.

    12. El malestar de los ciudadanos que marcharon el pasado 5 de mayo está anclado en todo lo anterior. No se les puede pedir que sean prudentes y se comporten de manera diferente, cuando el principal agente polarizador despacha en Palacio Nacional. Y menos aún se les puede acusar de defender intereses y privilegios del pasado.

    13. La polarización amainará el día que AMLO abandone su lenguaje rijoso y se comporte como el Presidente de todos los mexicanos. El día que actué racional y responsablemente sin dilapidar los recursos públicos. El día que asuma que los contrapesos no son un lastre, sino un componente esencial del orden democrático.

    14. Así que no hay que confundir la gimnasia con la magnesia.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...me-canso-ganso
    (Edición de firma).

  2. #482

    Default

    Repitiendo errores

    Macario Schettino

    La idea de que las economías pueden crecer continuamente es muy reciente. Aunque nadie parece acordarse, prácticamente por toda la historia de la humanidad el crecimiento fue algo poco frecuente.

    En algunos momentos, asociado a Estados fuertes y eficientes, se podía explotar adecuadamente una cantidad grande de tierra, y con ello tener excedentes suficientes. Pero nadie esperaba que los hijos vivieran mejor que los padres, como estos no habían vivido mejor que los suyos, o sus abuelos.

    El dominio de la técnica, el control de energías diferentes de la humana y la animal y, mucho más tarde, el conocimiento científico, permitieron tasas de crecimiento espectaculares (comparado con lo conocido) en algunas regiones de Europa hacia mediados del siglo XVII. Para el siglo XVIII esas nuevas formas se movieron a lo que hoy es Reino Unido, y desde mediados del siglo XIX el crecimiento estalló, extendiéndose a las naciones europeas establecidas fuera del continente: Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda.

    No fue sino hasta el siglo XX que ese crecimiento ocupó toda Europa, y hasta después de la II Guerra que se intentó extenderlo a todas las nuevas naciones. Setenta años después, apenas tres han logrado un éxito notable: Japón, Corea y China.

    El primer jalón de crecimiento, entre 1870 y 1913, fue aprovechado en América Latina por un puñado de países. Argentina y Uruguay prácticamente entraron al club de ricos, exportando grano y reses, pero al no desarrollar una industria propia, quedaron fuera después de la II Guerra. El único país latinoamericano que había iniciado el proceso de industrialización, México, se destruyó en una lucha interna. Esa tragedia nos dejó fuera en ese momento, pero además nos separó durante el resto del siglo XX, porque los ganadores de la guerra civil decidieron promover el nacionalismo revolucionario, un conjunto de ideas centradas en el aislamiento, el rechazo al extranjero y al empresario, y el capitalismo de compadrazgo.

    Aunque se sigue celebrando el crecimiento económico de las décadas de los 50 y 60, en realidad se trató de un crecimiento agotador: se ocupó el territorio, se utilizó la mano de obra disponible, y se mejoró un poco el capital instalado proveniente del Porfiriato. Para mediados de los sesenta, ya no daba, y empezó el endeudamiento, que para 1982 colocó al país en una situación seria.

    Este mismo fenómeno ocurrió en otros países latinoamericanos y africanos, que apostaron a la construcción de infraestructura como base del crecimiento, porque eso es lo que entonces se creía. Presas, autopistas, refinerías, siderúrgicas que jamás pagaron lo invertido en ellas. Esos proyectos se financiaron con deudas, que además crecieron para cubrir las necesidades de una población que, esa sí, crecía aceleradamente.

    Fue entonces que los estudiosos empezaron a dudar de que el crecimiento dependiese directamente la inversión, y a considerar otros factores importantes para su aparición: sistema financiero desarrollado, educación de calidad, instituciones sólidas. Hace cuarenta años que aprendimos que los proyectos faraónicos son un problema serio, más cuando se les acompaña con subsidios directos a la población. Ambas cosas reducen la cantidad de dinero que puede recaudar el gobierno, al mismo tiempo que amplían sus obligaciones. Aunque por un tiempo puede parecer que las deudas no crecen, es sólo porque no queremos ver los flujos futuros que estas políticas comprometen.

    No debe usted tener duda de que los errores cometidos hace décadas son exactamente los que estamos cometiendo hoy: construcción de proyectos de infraestructura que no pagarán jamás lo invertido en ellos, acompañados de reparto arbitrario de dinero. La suma de estos costos no podrá ser cubierta por una recaudación que irá declinando. Después dirán que hubo una sorpresa, y que “no nos volverán a saquear”. Ajá.
    (Edición de firma).

  3. #483

    Default

    Otro oso (otra marginación de SRE): el embajador de Venezuela

    Jorge G. Castañeda

    Haber otorgado el beneplácito al embajador de la dictadura de Nicolás Maduro en México constituye una vergüenza para el país, un error político, pero sobre todo una pifia diplomática innecesaria. Lo es por la persona a la que le fue concedido, por las explicaciones que se dieron, y por la incapacidad o renuencia a adoptar una solución factible, fácil y económica.

    Francisco Arias Cárdenas fue golpista con Chávez en 1992. Se dirá que se trataba de una buena causa, contra un régimen neoliberal; que Chávez también lo fue; pero nada de todo eso justifica su aceptación por un tercer país. Los venezolanos eligieron a Chávez en 1998, pero México no tenía por qué aceptar a uno de sus colegas. Ya me imagino si el gobierno chileno de Patricio Aylwin, en 1990, nos hubiera mandado de nuevo embajador a un exmiembro de la junta que derrocó a Salvador Allende. Que por cierto Carlos Andrés Pérez, el presidente venezolano contra el cual se alzaron, entre otros, Chávez y Arias Cárdenas, era tan amigo de México como el Chicho.

    En segundo lugar, la Cancillería inventó una serie de mentiras o medias verdades para justificar el otorgamiento del beneplácito. La Convención de Viena no obliga a otorgar o negar beneplácitos en un plazo determinado y la supuesta, anacrónica y absurda Doctrina Estrada no dice absolutamente nada al respecto. La tesis según la cual en los archivos de la Cancillería no figura ningún trazo de un beneplácito anteriormente negado es un argumento para tontos e ignorantes. Los beneplácitos no se niegan por escrito; se hace palpable de manera indirecta u oficiosa que un determinado país no desea que fulano de tal sea el embajador de otro determinado país y punto.

    Me remito a los dos casos que sí conozco, de dos beneplácitos negados en los hechos a México, en los años ochenta. Tanto el Reino de Holanda como el Reino Unido le comunicaron a los gobiernos de De la Madrid y de Salinas de Gortari que sus candidatos a ocupar la representación diplomática de México en La Haya y Londres no eran aceptables, y que mejor los retiraran. Si no deseaban hacerlo, no habría un rechazo formal, pero jamás una aceptación. Se retiraron ambas candidaturas, después de un “intervalo decente”.

    Por último, acceder a la petición de Maduro fue un error político. La embajadora anterior del dictador había sido por lo menos aprobada por la Asamblea Nacional, donde la oposición es mayoritaria. Arias Cárdenas es el embajador de la Asamblea Constituyente, espuria, desconocida por buena parte del mundo, y repudiada por el pueblo venezolano. Maduro lo es también. Incluso en términos jurídicos no queda claro si podrá tomar posesión de la representación diplomática en la Ciudad de México.

    Pero, sobre todo, la metida de pata trae dos consecuencias lamentables. En primer lugar, cualquier taparrabos de neutralidad al que hubiera podido aspirar López Obrador se destruyó. Por razones de pura afinidad ideológica, se otorgó un beneplácito innecesario. ¿Por qué innecesario? La respuesta es evidente para cualquiera con un mínimo de experiencia. Bastaba con no dar respuesta a la solicitud de Maduro: ni sí, ni no. Nos lo han hecho muchas veces; todos los países recurren a esta medida; nadie puede reclamar nada, y si reclaman, ni siquiera es pertinente responder. “Estamos estudiando el caso”.

    Al desaparecer todo viso de neutralidad, queda patente la toma de partido de AMLO por Maduro, y la marginación completa de la Cancillería. Sabíamos que no metió ni las manos en el tema del Rey de España; conocimos las objeciones del secretario a las modalidades de la visita de Kushner a México y cómo fue informado a última hora; ahora nos enteramos que tampoco incide en la política hacia Venezuela. Nadie nos va a convencer de que Ebrard no sabía que existía una alternativa, y que prefirió el oso de Arias Cárdenas a la demora indefinida. Fue Morena, y las huestes chavistas mexicanas, que obviamente se brincaron a Ebrard y convencieron a quienes mandan que sí había que aceptar al enviado de Maduro. Golpista, ilegal e innecesario.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...r-de-venezuela
    (Edición de firma).

  4. #484

    Default

    El desafío de AMLO a los escépticos

    Víctor Piz

    Hay varias preguntas sobre la decisión del gobierno de México de declarar desierta la licitación del administrador del proyecto para la construcción de la nueva refinería en Dos Bocas:

    ¿Dónde está el acta de fallo del proceso? ¿O el acta de apertura y recepción de propuestas?

    ¿Cuánto presupuesto pidió cada empresa participante? ¿Cuáles son sus plazos de construcción estimados?

    Es información que hasta ahora no ha sido divulgada por el gobierno.

    Pero como señaló Citibanamex, “el que (la licitación) se declarara desierta nos confirma que han sido equivocados los estimados de tiempo –3 años– y costo –hasta 8 mil millones de dólares– por parte del gobierno”.

    Según sus estimaciones, para construir una refinería que produzca 400 mil barriles diarios procesando crudo pesado, se necesitan 8 años y una inversión de 12 mil millones de dólares.

    En el diagnóstico coincide la calificadora Moody’s, cuyo escenario base supone un costo de entre 10 y 12 mil millones de dólares, además de que, con el tiempo, la obra “provocará un mayor consumo de recursos fiscales para el gobierno”.

    La construcción de la refinería en Tabasco fue calificada por los economistas de Citibanamex como un “nuevo error” del gobierno.

    El 18 de marzo se entregaron las invitaciones restringidas para participar en la licitación a los consorcios Bechtel-Techint y WorleyParsons-Jacobs, así como a las empresas Technip y KBR.

    La semana pasada, la Secretaría de Energía informó que “tres empresas incumplieron con las bases solicitadas y la cuarta manifestó su declinación a participar en el proceso”.

    Declarar desierta la licitación representa un duro revés para uno de los principales proyectos de la presidencia de Andrés Manuel López Obrador, junto con el Tren Maya y el aeropuerto en Santa Lucía.

    Ahora la secretaria de Energía, Rocío Nahle, será la responsable del proyecto de construcción de la refinería, que iniciará el 2 de junio y –según AMLO– concluirá en mayo de 2022, con el costo de 8 mil millones de dólares.

    La consultora Eurasia Group advirtió que “si bien es probable que la refinería no se complete, el proceso comenzará y el gasto adicional agregará presión a las finanzas de Pemex”.

    Agencias calificadoras, como la propia Moody’s, han alertado de los efectos que podría tener en el perfil crediticio de la petrolera y en las finanzas públicas del país.

    “Este desarrollo confirma que el presidente AMLO no se retirará de sus proyectos favoritos, lo que creará riesgos no sólo para Pemex, sino también para las cuentas fiscales del gobierno”, agregó Eurasia.

    Como parte del ‘rescate del sector energético’, uno de los proyectos prioritarios del gobierno es rehabilitar las seis refinerías existentes y la construcción de una nueva, la de Dos Bocas, cuya capacidad de producción será de 340 mil barriles por día de crudo pesado obtenido en los campos mexicanos.

    Pemex recibirá apoyos extraordinarios para la modernización de sus refinerías y se le reducirá su carga fiscal, lo que le permitirá liberar recursos para la exploración y producción de petróleo.

    Si bien el objetivo del plan es restablecer la refinación, la pregunta es si con la nueva refinería y la rehabilitación de las existentes, “a mediados del sexenio se va a dejar de comprar gasolina en el extranjero y van a bajar los precios de los combustibles”, como prometió AMLO.

    ¿Insistirá en desafiar a los escépticos? ‘Me canso ganso’.
    (Edición de firma).

  5. #485

    Default

    El cielo gris y la moral hasta el suelo

    Jonathan Ruiz Torre


    Lo conocí el año pasado en su actual etapa de autorrealización, ésa en la que uno idealmente ya no espera recibir, sino dar. Raúl Monforte fue hace décadas secretario de Agricultura en su estado, Yucatán, lo que le generó adeptos y detractores. Hoy en su rancho produce suelo.

    Quienes nacimos en la Ciudad de México devastada por el pavimento desde hace años, no tenemos manera de percibir el daño que hacemos al suelo los mexicanos, nos queda lejos el avance urbano. En la capital hace décadas que matamos los bosques y luego cubrimos con negro impermeabilizante el suelo para que no crezcan más pinos. Nunca más, si es posible, para que transiten los carros.

    Los chilangos sabemos que alrededor sí hay árboles. Hacia Cuernavaca, hacia Toluca, hacia Michoacán… muchos de esos árboles mutan hoy en ceniza micrométrica que nos invade. Se acaban.

    En Monterrey, Querétaro y en Mérida atestigüé el avance del pavimento. Las tres ciudades entraron en un frenesí inmobiliario en pos de las utilidades de constructores y de la gente que hoy aspira a una “vivienda”.

    Monforte sabe que la cosa ya cambió, que el clima se calienta y la Tierra nos cobra el daño, así que detenernos ya no urge… es cuestión de supervivencia.

    En un tercio de su rancho de Sucilá solo alimenta árboles variados de la región, en natural desorden. Sus hojas caen y alimentan el suelo, como fue todo en un inicio. Es una herencia económica que les dejará a sus hijos y nietos. El buen suelo en Yucatán es escaso y en el mundo escaseará cada vez más. El suelo fértil es crecientemente valioso.

    Él lo produce y además está produciéndolo para empresarios, a manera de servicio que comercializa… por aquí el dueño de una empresa turística, por allá otro que envasa bebidas. Ellos invierten en suelo, le pagan a la empresa de Monforte por cuidar y mejorar la tierra de sus propiedades en las que también “cosecharán” caobas y cedros que sembró el equipo del exfuncionario.

    No es el único. El mismo jefe de la oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, regenera suelo por la vía de cosechas que deja morir para que alimenten el suelo. En la Península del sur la gente habla de un empresario de Monterrey que logró sembrar árboles de Teca, una madera preciosa bien valorada por los asiáticos, lo mismo que hace Proteak, la empresa dirigida por Omar Nacif, que produce futura madera de la misma manera sustentable.

    Pero a decir de un reportaje de los periodistas Cristian Rodríguez y Arturo Contreras, en Pie de Página, citado ayer por Pedro Kumamoto, hay criminales que ante la escasez de suelo queman bosques para así usar el producto de bosques que no cuidaron.

    https://elfinanciero.com.mx/opinion/...ico-se-quema-i

    Pretenden ahí producir aguacates, a la vista de los 2 mil 600 millones de dólares anuales que ya genera solamente la exportación del producto. Exigirán dinero a cambio de explotar un suelo que no les pertenece más allá del título de propiedad de una superficie, en un acto quizá legal, pero carente de moral, que es una razón de las que tienen la Ciudad de México bajo un cielo gris envenenado.

    El Gobierno ya reaccionó con medidas de corto plazo, pero las de largo plazo son más importantes. Hacer una refinería en días récord de polución parece un despropósito. Alguien tiene que analizarlo seriamente. Más necesitamos hacer suelo.
    (Edición de firma).

  6. #486
    Atrincherado
    Join Date
    Mar 2012
    Location
    León
    Posts
    495

    Default

    A poco no es una delicia entrar a este foro y ver como los fifis se retuercen de dolor, como babosas rociadas con sal de grano.

    Arturo

  7. #487

    Default

    El canciller de florero

    Por Pablo Hiriart.

    Asombra que algunos se asombren porque la Cancillería mexicana haya dado el beneplácito a un militar golpista venezolano, nombrado embajador en nuestro país sin contar con la autorización del Congreso de su país.

    Francisco Arias Cárdenas formó parte de la asonada militar de Hugo Chávez contra la democracia venezolana, y ahora viene como representante diplomático del gobierno de Nicolás Maduro, que ilegalmente gobierna ese país sudamericano.

    Se cerró el círculo de nuestra postura respecto a ese régimen dictatorial: no somos neutrales, estamos con Maduro.

    Digo que asombra que haya asombrados por esta acción del gobierno de México: las decisiones más importantes en política exterior (no confundir con política comercial), las toman los dos partidos gobernantes: Morena y el Partido del Trabajo (PT).

    Cualquiera que conozca, así sea mínimamente, a Marcelo Ebrard, sabrá que es un hombre inteligente y que de ninguna manera comulga con esa dictadura atroz que se ha enraizado por la fuerza en Venezuela.

    El problema es que Ebrard está pintado en la Cancillería. La influencia principal es de Yeidckol Polevnsky, líder de Morena, en acuerdo con su jefe político, el Presidente.

    O para decirlo con una metáfora muy utilizada en las conferencias mañaneras en Palacio Nacional: Ebrard está de florero.

    Lo usan para otras cosas, relaciones públicas, comerciales, protocolarias, menos para conducir la política exterior.

    Bien lo decía ayer en estas páginas el ex canciller Jorge G. Castañeda: Ebrard pudo evitar dar el beneplácito a ese personaje impresentable que es el embajador de Maduro, pues nada obliga a dárselo ni a rechazarlo. Se pudo haber puesto frío y tiempo de por medio.

    La respuesta fue diferente: aceptado, por escrito.

    Bienvenido el embajador de un gobierno que se brincó su propia Constitución para mandarnos a Arias Cárdenas, ya que su nombramiento debió haber pasado por la Asamblea Nacional (Congreso) y no ocurrió así.

    Más alineados con Maduro, imposible.

    ¿Y Ebrard? ¿Dónde está el canciller?

    No tiene mayor peso en los temas sustantivos de la dependencia que formalmente está a su cargo.

    Lo de fondo, como son las decisiones políticas en relación con Venezuela, no lo ve él, sino las cabezas de la coalición gobernante: Yeidckol y Anaya.

    A Ebrard lo mandaron a comprar pipas a Estados Unidos para transportar combustibles al inicio de la “guerra” contra el huachicol.

    ¿No lo debió haber hecho personal de Pemex o de Comunicaciones y Transportes? Sí, pero fue el canciller, junto con la secretaria de la Función Pública y otros funcionarios.

    Lleva la relación formal con Mike Pompeo, pero la cercanía del gobierno mexicano con la Casa Blanca está en manos privadas.

    De los preparativos de la cena López Obrador-Jared Kushner el canciller no fue informado, sino hasta poco antes que se realizara y a la que acudió sin mayores antecedentes. Un florero, pues.

    A México vino como invitado de la Secretaría de la Función Pública y del esposo de su titular, el ex ministro de Economía de Argentina, Axel Kicillof, a quien se le señala como uno de los artífices de la bancarrota en ese país que hoy a duras penas se levanta, con riesgo de recaer en noviembre.

    ¿Tuvo algo que ver en esa invitación el secretario Ebrard? Hasta donde sabemos, nada.

    Al contrario. Mientras él hacía maromas para justificar la complacencia del gobierno de México ante la dictadura venezolana con el manto de la no intervención, la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, se despachó con una descalificación rotunda hacia el presidente de Argentina, electo democráticamente en un país con el cual tenemos relaciones diplomáticas.

    A Ebrard le pasó de noche la exigencia de una disculpa del gobierno de México al rey de España. Nadie le pidió la opinión al canciller.

    Entonces, ¿para qué esta Ebrard?

    Marcelo ha sido, quizá, el mejor Jefe de Gobierno que ha tenido la capital del país. O sin el quizá. A pesar del resbalón de la Línea 12.

    ¿Por qué una persona con su capacidad y preparación acepta jugar el papel de florero en su área, las relaciones exteriores?

    Decía el presidente Ruiz Cortines que en política hay que aprender a tragar sapos y sonreír.

    A Ebrard lo veremos muy sonriente durante casi cinco largos años, hasta que se resuelva la candidatura presidencial de Morena.

    ¿Resistirá?
    (Edición de firma).

  8. #488

    Default

    Se contrae la inversión pública y no es substituida por inversión privada

    Eduardo Sojo.

    En las últimas semanas hemos analizado la evolución de la industria de la vivienda, del sector turismo y las exportaciones; en esta entrega analizamos cómo va la inversión en este inicio de año y de sexenio. La inversión es importante no solo porque es un factor relevante del PIB por el lado de la demanda, sino también porque es uno de los indicadores adelantados del crecimiento de la economía.

    Las cifras publicadas para los dos primeros meses del año apuntaban a una caída moderada de 0.5% respecto al mismo periodo del año anterior; sin embargo, y a pesar de que las cifras de marzo se publican el 6 de junio, ya es posible adelantar una caída mayor.

    La inversión en el Sistema de Cuentas Nacionales se denomina Formación Bruta de Capital Fijo y se divide en dos grandes categorías: la construcción y la maquinaria y equipo. El primer grupo se divide a su vez en dos, construcción de instalaciones industriales, comerciales y de prestación de servicios, así como obras de infraestructura, por un lado, y construcción de vivienda por el otro.

    Una forma de evaluar anticipadamente cómo va la inversión, es a través de la información del Índice de Producción Industrial, que incluye la construcción residencial y no residencial; y de las importaciones de maquinaria y equipo.

    La construcción residencial inició con crecimiento en el mes de enero, sin embargo, para el trimestre en su conjunto registra una caída de 0.6% respecto al mismo periodo del año anterior. Adicionalmente el tren de la vivienda parecería estar desacelerándose de acuerdo a la información del Registro Nacional de Vivienda.

    La construcción no residencial incluye la construcción de obras de ingeniería civil, que es lo que generalmente llamamos infraestructura, es decir, la construcción de carreteras, caminos, puentes, puertos, aeropuertos, sistemas de agua potable y drenaje, presas y obras de riego, infraestructura para la generación y distribución de electricidad y telecomunicaciones, oleoductos, gasoductos, perforación de pozos petrolíferos, etcétera.

    La construcción de infraestructura registro una caída de 3.5% en el primer trimestre del año respecto al mismo período del año anterior, pero quizá lo que más sorprendió fue la caída que se registró en el mes de marzo (8.0%) que llevó a que la construcción no residencial registrara un nivel de actividad no visto desde julio del 2007, hace cerca de doce años. Es cierto que es solo un mes, pero si este nivel de actividad continúa en los siguientes meses, sería una señal de alarma para la actividad económica y especialmente para la generación de empleos.

    La construcción no residencial, también incluye los trabajos especializados para la construcción, es decir, instalaciones, acabados, etc., que, como es lógico, también disminuyeron, aunque su caída fue mayor, 7.3% en el primer trimestre respecto del mismo período del año anterior.

    El otro componente de la inversión, la maquinaria y equipo, se refiere a la adquisiciones de activos fijos nuevos y cualquier renovación, reconstrucción o ampliación que incremente significativamente la capacidad productiva o que amplíe su vida útil. Entre las adquisiciones de maquinaria y equipo destacan las relacionadas con: automóviles y camiones; maquinaria y equipo para la industria en general, y para el sector agropecuario, la construcción y la industria extractiva; equipo de aire acondicionado, computadoras, equipo de oficina, etcétera.

    Este rubro presenta una caída de 2.7% en el periodo enero-febrero. La adquisición de bienes nacionales registró una disminución de 6.3% y la correspondiente a bienes importados de 0.4%; sin embargo, ya conocemos que las importaciones de bienes de capital para el mes de marzo tuvieron una caída a tasa anual de 4.8% y que en el trimestre en su conjunto la disminución fue de 2%, lo que anticipa una caída aun mayor para el trimestre en el rubro de maquinaria y equipo.

    Por último, el gasto programable del sector público en inversión física tiene una caída de 6.3% en términos reales en los primeros tres meses del año, respecto a lo registrado el año anterior.

    En síntesis, todos los indicadores apuntan a una caída importante de la inversión en el primer trimestre del año, pero quizá estemos presenciando un fenómeno más grave. A partir del 2010 la inversión privada había venido substituyendo la disminución de la inversión pública y por ello se había mantenido relativamente estable la relación inversión a PIB; ahora empezamos a entrar en el peor de los mundos, un gobierno federal que quiere hacer todo, pero que no tiene recursos, experiencia y proyectos ejecutivos, y un sector privado que no es bienvenido a los proyectos de infraestructura y tiene dudas sobre invertir en infraestructura productiva. Ojalá que los tomadores de decisiones no tarden mucho en darse cuenta de este fenómeno.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...ersion-privada
    (Edición de firma).

  9. #489

    Default

    Salarios

    Por Macario Schettino.

    Hoy se publica la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo para el primer trimestre de 2019. Será una fuente de información de gran importancia para evaluar la política que, hasta el momento, parece ser la mejor del nuevo gobierno. Me refiero al incremento del salario real, que se ha impulsado con un incremento importante al salario mínimo (que ya había ocurrido desde el año anterior), e incluso al doble en algunos municipios de la frontera.

    Esta columna había propuesto, hace tres años, precisamente duplicar el mínimo, considerando que la mayor parte de los trabajadores formales ganaba entonces por encima de dos salarios mínimos. No habría efecto en la economía formal, y si se hacía con cuidado, podía no impactar tampoco la inflación. Por ejemplo, no realizando un incremento porcentual, sino un ajuste en monetario, o incluso cambiando la denominación del salario.

    La parte complicada es que dos tercios de quienes trabajan en México lo hacen sin prestaciones de seguridad social, ya sea porque trabajan por su cuenta, son comisionistas o son informales. De acuerdo con INEGI, los informales al cierre de 2018 sumaban 30.5 millones de personas, frente a 23.5 millones de formales (aunque no todos tengan prestaciones completas). Para esos poco más de 30 millones, el valor del salario mínimo es irrelevante. Si su contratación está al margen de las leyes (impuestos, seguridad social, salud), no existe razón para que se respete el salario mínimo, ni siquiera como referencia. Varios economistas afirman que si el sector formal incrementa los salarios, habrá un efecto sobre la informalidad en el mismo sentido. Eso es precisamente lo que podremos verificar con la ENOE publicada hoy.

    De hecho, ya se puede tener alguna referencia con las encuestas de 2018, de forma que puedo comparar el cuarto trimestre de 2017 con el de 2018. En ese lapso, el salario mínimo subió 10%, el primer aumento realmente grande en décadas. El de este año fue de 16%, todavía mayor. Bueno, entre el cuarto trimestre de 2017 y el cuarto de 2018, la formalidad creció ligeramente, de 43 a 43.4%. Los ingresos, sin embargo, se contrajeron.

    La población ocupada pasó de tener un ingreso promedio de 3.12 salarios mínimos (SM) a 3.09. Este cálculo lo hago omitiendo a quienes no especificaron su ingreso, a pesar de que la proporción es elevadísima, y ya en otras ocasiones explicamos que parece deberse a un tema de seguridad, y por lo tanto son los de más ingresos los que no responden. La población que está en informalidad, en cualquier clasificación, pasó de 1.52 a 1.49 SM. Los clasificados como sector informal pasaron de 1.69 a 1.64 SM; aquellos que se clasifican fuera del sector, en el ámbito no agropecuario, pasaron de 1.71 a 1.67 SM, y los del ámbito agropecuario (que es agricultura de autoconsumo, en su mayoría), pasó de 0.9 a 0.85 SM.

    Si incluyo en el cálculo a quienes no especificaron ingreso, en el nivel más alto, no hay cambio en las comparaciones, en todos los casos hay una caída en el ingreso promedio de las personas. Un fenómeno interesante es que, en la economía formal, los niveles de ingreso que más crecen en número de personas son los que ganan menos de dos salarios mínimos, mientras que los de ingresos más altos no cambian mucho. En la economía informal, en cambio, hay una contracción en el número de personas en ingresos más elevados, y un incremento sólo en el grupo que gana menos de un salario mínimo.

    Esto parece indicar que el incremento del mínimo en 2018, por 10%, no provocó un ingreso más alto de la población, especialmente en quienes viven en la economía informal. La ENOE de hoy aportará información acerca del impacto del aumento de 16% de este año. Ya lo platicaremos.


    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...ttino/salarios
    (Edición de firma).

  10. #490

  11. #491

    Default

    (De otro medio).

    Venezuela: la literatura del caos

    Javier Lafuente Hace 8 horas

    Las calles de Caracas son, en su mayoría, escenarios de una vida que ya no es. No hace falta ser muy perspicaz para darse cuenta de que, en muchos lugares en los que ahora se sobrevive, no hace tanto se gozó. De que la decadencia que atrapa el paisaje urbano no es sino un manto de la ostentación de un pasado próximo. Y así, el dolor, la dificultad, la descomposición, la falta de aliento se convirtieron en relato. Desde la novela, el cuento, la poesía, cada vez más autores confrontan una realidad oscura, violenta. Todos se acercan a un mundo que se vino abajo: Venezuela.

    Un grupo de mujeres que emprende un club de lectura en una ciudad sin nombre sacudida por la violencia, gobernada por el Alto Mando; el miedo de una hija a que roben a su madre pese a que esta está ya enterrada; el amor entre una espía de la CIA y uno de la inteligencia cubana; un barrio caraqueño donde aparece un hombre cuyo apellido coincide con uno de los máximos exponentes de la poesía rusa, al que Stalin confinó en Siberia. Los escenarios, los personajes, las tramas son innumerables, pero los rasgos en común entre las obras que proliferan apenas varían. Ni la lejanía de los que viven fuera del país ni la cercanía de los que lo sufren son obstáculo para que la cotidianidad sea ajena a los autores. “Desde hace años, Venezuela es una emergencia permanente. No lo digo en plan metafísico. Se trata de una angustia concreta que va desde conseguir medicinas o comida hasta regresar a casa en una ciudad sin luz. Es casi imposible que todo esto no toque la escritura. Creo que, para muchos de nosotros, la realidad se ha vuelto una herida incomprensible. Tratar de escribirla es una forma de ordenar esa locura, de organizar incertidumbre y el dolor que produce”, explica Alberto Barrera Tyszka, que tiene los pies en México, donde reside desde hace años, pero a quien le cuesta despegar la cabeza de Venezuela, su país, al que está permanentemente conectado.

    Barrera publicó a finales del pasado año Mujeres que matan (Literatura Random House), “una novela sobre el contagio veloz e irracional de la violencia”, en palabras del autor, donde un grupo de mujeres se enfrentan a distintas formas de agresión oficial. Las páginas de Mujeres que matan ahondan en la descomposición que ya describió enPatria o muerte (Premio Tusquets 2015), y que, en cierta manera, tuvieron su preludio hace 14 años en Hugo Chávez sin uniforme. Una historia personal (DeBolsillo), escrito junto a Cristina Marcano, acaso la biografía definitiva del mandatario fallecido; el tótem de la revolución bolivariana, del denominado socialismo del siglo XXI, a quien no pocos ven como el origen de la descomposición, que se ha perpetuado con su sucesor, Nicolás Maduro, en el poder. “Todo se vino abajo en el momento en que estalló la ilusión de modernidad, que era un espejismo, y entramos en barrera en este cuento del socialismo inclusivo y soberano, que ha sido la mayor estafa de un grupo de corruptos que llegaron tarde al saqueo de la corona. Le debemos este sainete a la izquierda de los años sesenta que se quedó resentida porque se dejó pacificar con dinero. Y a unos políticos de la Cuarta [República] que no estuvieron a la altura de la deuda social que arrastraba el país”, describe el editor y periodista venezolano Sergio Dahbar.

    Chávez aún vivía cuando Karina Sainz Borgo decidió dejar Venezuela, donde nació en 1982, para instalarse en Madrid hace 13 años. Antes de eso ya tenía intención de escribir sobre un país que, dice, ya no existe y al que después de lidiar durante años con el desarraigo ha escrito una suerte de carta de amor enLa hija de la española (Lumen), su primera novela, uno de los fenómenos literarios del año, publicada en 22 países. “Yo no reconozco al país y el país no me reconoce a mí”, dice Sainz Borgo. La novela es el retrato de una mujer de 38 años tras la muerte de su madre, de cómo se enfrenta sola a una ciudad donde la violencia, otra vez la violencia, lo marca todo. “La destrucción ha sido tal que disolvió el relato. Para que haya una catarsis tiene que quedar por escrito”, explica la autora.
    No todos los autores abarcan Venezuela desde fuera. El poeta Igor Barreto sigue viviendo en Venezuela, desde donde ha reflexionado sobre la pobreza en su apabullanteEl muro de Mandelshtam (Bartleby). Lejos de espantar la crisis de su país, Barreto ha tratado de aprender de ella, como un método quizás de supervivencia. “Es una circunstancia para conocer mejor al ser humano. Es imposible conocer el carácter de una persona o un país si no entra en crisis. He podido conocer mejor a Venezuela”, afirma, cuando trata de explicar lo que denomina una “relación íntima con este proceso de marginalización”. “Yo creo, siento, que tengo una gran fortuna al poseer un lugar. El lugar es el templo. Yo no me iría nunca de Venezuela porque es el lugar del que puedo hablar muy bien, donde ser testigo de las cosas que ocurren y pensar en ellas”, apostilla el poeta.

    Barrera Tyszka, Sainz Borgo, Barreto, también Moisés Naím, que ha publicadoDos espías en Caracas (Ediciones B), son apenas algunos de los nombres que afloran en una lista que se termina por volver ingente. “Pienso en Victoria de Stefano, en Ana Teresa Torres, en Eduardo Liendo, Israel Centeno, Juan Carlos Méndez Guédez, en Fedosy Santaella. En gente más joven como Rodrigo Blanco, Eduardo Sánchez…, y por supuesto quedan muchísimos nombres por fuera”, aporta Barrera: “Es un proceso irremediable, en cierta forma vallejiano: “Un hombre pasa con un pan al hombro / ¿Voy a escribir, después, sobre mi doble?”.

    La novedad, si así pudiera llamarse, radica en que la narrativa ha cobrado fuerza en los últimos años. Tradicionalmente no ha sido el género más aventajado si se compara con el cuento o la poesía, de mayor raigambre, con exponentes fuera y dentro de Venezuela como el eterno Rafael Cadenas. “Siempre he sentido que en el país ha habido, y hay, enormes poetas y pintores. Y que la narrativa debía esperar. Pareciera que le ha llegado el tiempo”, considera Sergio Dahbar. “Es muy difícil que surja una narrativa que no exprese lo que pasa en el país. Si lees un cuento de un joven que vive en un barrio horrible donde matan a la gente y ese joven trabaja en un canal de televisión como escenógrafo y le piden que diseñe un barrio bonito porque la televisión debe mostrar el lado chévere de Venezuela, te das cuenta de que finalmente la literatura termina por registrar el horror múltiple de esta sociedad. Pareciera que la gravedad los ha convocado. Comienzan a aparecer autores que pegan duro en el exterior con libros que tienen público y de alguna manera han encontrado la voz de la tribu. Semejante hipótesis, de confirmarse, es una gran noticia”.

    Cauta a la hora de hablar de una narrativa venezolana como género en sí mismo se muestra Karina Saiz Borgo: “Antes de identificar un fenómeno necesitamos un periodo más largo, es un proceso que apenas comienza”. Un recorrido que, si depende de los acontecimientos que se suceden vertiginosamente, tiene visos de prolongarse en el tiempo, al menos hasta ver un país reconstruido.

    Venezuela, país cuya cotidianidad no cesa de aportar paradojas, encuentra en la literatura una de las más dolorosas. La eclosión de una narrativa poderosa coincide con un momento en el que prácticamente solo puede publicarse y conseguirse fuera de Venezuela. Dentro del país, la industria editorial casi ha desaparecido. Las grandes firmas se han ido. Muchos escritores, correctores, diseñadores, traductores, dueños de imprentas… se han ido. “Es un sentimiento extraño, de alguien que se va quedando solo en una casa donde antes había mucha gente, actividad, emoción, sana competencia, profesionalismo… Editar en Venezuela es hoy por hoy un atrevimiento, una osadía, un gesto de fe”, asegura Sergio Dahbar. No quiere que sus palabras suenen a victimización. “No es ese el caso. Pero hay algo de impresionante en la idea de que sigues aferrado a un oficio artesanal y de alguna manera prehistórico, pero que al mismo tiempo sabes que es muy valioso y que apunta a darle valor a los otros que se han quedado contigo y que están como tú luchando contra las adversidades”.

    Cualquiera que llegue ahora a Caracas y pregunte por una librería será observado, probablemente, con resignación por su interlocutor, que le hablará con orgullo, eso sí, de las librerías de Sabana Grande, de que no hace tanto podía haber pasado por Suma, Alejandría, Noctua, de que las sucursales de las grandes cadenas —Nacho, Tecniciencia—, de las que ahora o no quedan nada o son actos de resistencia, se contaban por decenas. Y le dirán que ya no es cuestión de cómo costear el alquiler del local, ni de lo imposible que resulta meter libros, no ya distribuirlos. Que quién puede comprarlos. El salario mínimo de un venezolano es de 40.000 bolívares, unos siete dólares, la mitad o un tercio de lo que puede costar un libro. “Esto te habla de un aislamiento importante”, asegura Karina Sainz Borgo: “El autoritarismo, en todas las partes del mundo, achica tu mundo, te obliga a renunciar a las preguntas más complejas”.
    (Edición de firma).

  12. #492
    Atrincherado
    Join Date
    Mar 2012
    Location
    León
    Posts
    495

    Default

    Quote Originally Posted by Arturo View Post
    A poco no es una delicia entrar a este foro y ver como los fifis se retuercen de dolor, como babosas rociadas con sal de grano.

    Arturo
    Si, definitivamente lo es, aunque despues de 3 minutos de lectura se vuelve muuuuy aburrido

    Arturo

  13. #493

    Default

    Señor, se contestó a sí mismo con su clon equivocado.

    Saludos.
    (Edición de firma).

  14. #494

  15. #495

    Default

    Lo que no hizo Peña y sí hace AMLO

    Por Pablo Hiriart.

    El domingo el Presidente estuvo en Balancán y bajo el calor del mediodía le habló a sus paisanos de la importancia de no echar la flojera porque “compañero, escucha, en la hamaca no se lucha”.

    Un día antes, sábado 18, fue a Ocosingo, Chiapas, y exhortó a los tzeltales a no beber cerveza, a dedicarle más tiempo al amor, y tampoco tomar “aguas puercas” –en referencia a los refrescos–, pues es mejor tomar pozol, pinol, tascalate o café.

    Regañó a los que manejan los programas de becas para estudiantes de nivel medio superior porque los recursos no llegaban a quienes lo necesitan, según le dijeron los jóvenes ahí reunidos.

    A todos los lugares donde va estrecha manos, suda la gota gorda, escucha y responde lo que la gente quiere oír o lo que él puede ofrecer, le hace preguntas a la multitud que se congrega para estar con su Presidente, explica sus programas.

    Dijo a los asistentes, para convencerlos de la necesidad de apoyar el programa Sembrando Vida: “avancemos lo más que se pueda, no se las pongamos fácil a los de la mafia del poder, que si ellos vuelven otra vez, que les cueste trabajo echar para atrás lo que se haya conseguido, lo que se haya avanzado”.

    Y la gente se prende. Lo mismo en Palenque, Balancán y Ocosingo.

    Cree en lo que dice. Se emociona con la tarea y la ve también como una obligación pedagógica.

    Hay épica en los discursos de López Obrador en los pueblos, comunidades y rancherías.

    Por eso y no por otra cosa la gente responde que es un honor estar con Obrador.

    Se esté de acuerdo o no con el Presidente, así se promueve un proyecto y así se gana a la población.

    López Obrador sabe que el respaldo es indispensable para la transformación que quiere hacer y para ello se necesita pueblo, gente, apoyos.

    Los apoyos, en política, así como vienen se van. Nadie los tiene asegurados para siempre. Son veleidosos, caprichosos, hay que cultivarlos.

    AMLO pone a la gente de su lado con un discurso sencillo y les enseña al enemigo: la cerveza, la mafia del poder, el agua puerca, regaña a los funcionarios que no hacen la tarea…

    Esa épica, de ponerse delante de “los héroes”, hacerlos sentirse importantes y valiosos para vencer a “los antihéroes” y lograr la hazaña colectiva, la lleva a todas las ciudades.

    Sábado 13 de abril, en Hopelchén (“Me dieron pozol dulce de oreja de mico”). Domingo 14, en Champotón (“Ya me autorizaron los campechanos a decir: si quieres corrupción, ¡toma tu Champotón!”). Domingo 21 de abril, en Veracruz (“Nos entregaron un país en crisis, un cochinero, pero lo estamos limpiando”). Sábado 27 de abril, en Minatitlán (“¿Saben cuántas víctimas nos dejaron los dos sexenios anteriores? Más de un millón, de los gobiernos de Calderón y de Peña Nieto, pero eso como que se olvida, como que hay amnesia”). Domingo 28 de abril, Juchitán (“Requerimos la unidad necesaria, la básica. No pelearnos. La patria es primero. Ya chole de pleitos”). Sábado 4 de mayo, Sabinas y Ciudad Acuña (“Podemos tener buenas intenciones, dar instrucciones, pero no se cumplen. No. Se tiene que cumplir. Ya ven cómo soy yo, de perseverante, de terco”). Domingo 5 de mayo, Piedras Negras (“No hay generales que pertenezcan a la mafia del poder. Son leales servidores de la nación”).

    Y así va consolidando adhesiones o al menos evita que se le escapen.

    Claro, para eso hay que trabajar sábados y domingos.

    Nuestro ex presidente Enrique Peña Nieto, con una extraordinaria agenda de reformas que, bien llevadas, nos habrían sacado del subdesarrollo en uno o dos sexenios, nunca se preocupó por convencer.

    La opinión pública le pareció secundaria y prefirió el golf a estrechar manos sudorosas.

    Nunca tomó en serio que si él fracasaba, fracasaba con él un formidable proyecto de país.

    “Su popularidad va a la baja, presidente, y eso conduce a la entrega del poder”, le dije, a manera de pregunta en Palacio Nacional durante una entrevista que le hicimos seis periodistas en su segundo año de gobierno.

    “No gobierno para las encuestas”, respondió.

    Se equivocó medio a medio.

    Una agenda de reformas como la que él traía para el país, necesitaba respaldo popular y lo rehusó.

    ¿Alguien ha movido un dedo por la derogación de la reforma educativa? Nadie. Cero manifestaciones. Ni Claudio X dice esta boca es mía.

    ¿Hay protestas en Tabasco y Campeche por el congelamiento de la reforma energética que iba a levantar esa zona? Cero.

    Lo más repudiado en el gobierno de Peña Nieto fueron las reformas estructurales porque él no las promovió pueblo por pueblo, ciudad por ciudad.

    López Obrador, en cambio, trae la lealtad de pueblos enteros que le aplauden a rabiar la siembra de árboles frutales en la selva, un Tren Maya, dos vaquillas, una refinería y otros proyectos en su agenda.

    El gran proyecto de transformación del país que presentó Peña Nieto y en buena medida venía de sexenios anteriores, fue aprobado por las cúpulas, pero le faltó corazón. Le faltó pueblo. Le faltó épica.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...y-si-hace-amlo
    (Edición de firma).

  16. #496

    Default

    4T 'vs'. ecología fifí

    Por Jaime Sánchez Suzarrey.

    1. Mascota, Jalisco, Pueblo Mágico, está en un valle rodeado de montañas en lo alto de la Sierra Madre Occidental. La orografía es muy parecida a la del Valle de México, pero a muy pequeña escala. Su clima es templado. La temperatura más alta, en mayo, alcanza los 29 grados. Está a 200 kilómetros de Guadalajara y 100 de Puerto Vallarta.

    2. El miércoles pasado, sin embargo, la temperatura alcanzó los 35 grados y en algunas zonas subió hasta 37. Ese día, al entrar al Valle, al mediodía, procedente de PVR, el termómetro de la moto registró esos niveles.

    3. La razón me la explicó un agricultor: la tala y quema que se realiza en el valle y los alrededores para preparar la tierra para la siembra, antes que entren las aguas, a mediados de junio.

    4. La tala y quema tiene su antecedente en la roza y quema del mundo precolombino, particularmente la agricultura nómada de los mayas. El hecho es que esta práctica ha sobrevivido a través de los siglos y sigue siendo utilizada por ejidatarios, comuneros y pequeños propietarios en todo México.

    5. Por eso Mascota, la Esmeralda de la Sierra, que se encuentra a 700 kilómetros de la CDMX, experimentó esas temperaturas. El fenómeno no incluyó los niveles de contaminación de CDMX. Pero no hay duda que hay factores comunes entre ambos valles.

    6. Hay que subrayar, adicionalmente, que la tala y quema ha alcanzado este verano niveles extraordinarios, que no se explican por su dinámica propia. Tal como ha señalado Gabriel Quadri, las políticas de la 4T han jugado un papel relevante.

    7. Por una parte, los programas de estímulo al campo, concentrados en transferencias directas a los productores, aunadas a los precios de garantía, han provocado que ejidatarios, comuneros y pequeños propietarios hayan decidido incrementar los terrenos de siembra. Lo han hecho por el método tradicional que siempre han utilizado: la tala y quema.

    8. Por la otra, el gobierno decidió recortar el presupuesto de la Comisión Nacional Forestal en un 40 por ciento y suprimió el Programa de Empleo Temporal que servía para controlar los incendios, mediante cortafuegos, y evitar que se propagaran.

    9. Así que, como las hojas de una tijera, el efecto real de esa conjunción de estrategias provocó la agudización de las quemazones, que acabaron repercutiendo en los altísimos niveles de contaminación en CDMX, que no tienen que ver con las emisiones del transporte.

    10. Claudia Sheinbaum intentó esquivar su responsabilidad con un pésimo argumento, echándole la culpa a las administraciones anteriores. Pero dicho eso, es verdad que la contaminación vino de fuentes que no son la combustión de motores ni la industria, y que no había protocolos ni programas para enfrentar el fenómeno.

    11. Otro hecho notable es que la Semarnat prácticamente se hizo ojo de hormiga. Imposible saber si fue por la incapacidad de la secretaria Josefa González-Blanco, o porque sabía que la causa está en los recortes a la Comisión Nacional Forestal y en los programas de estímulo a la tala y quema.

    12. Resultaría ingenuo esperar que la 4T, y en particular el Presidente en sus mañaneras, haga un examen riguroso de lo que ocurrió y reconozca que se provocó un efecto indeseado, pero real. La autocrítica, ya se sabe, no es uno de los pilares de este gobierno. Por lo demás, no está dispuesto a echar abajo el programa de estímulos al campo ni los recortes a la Conafor ni a reactivar el Programa de Empleo Temporal.

    13. Ahora bien, más allá de eso, que de por sí es bastante grave, la gran sorpresa de este gobierno no es que haya abrogado la reforma educativa ni las transferencias en efectivo a campesinos, jóvenes y adultos mayores ni su rechazo visceral al NAIM, la gran novedad es que tiene una agenda antiambiental efectiva y sistemática.

    14. Para confirmarlo basta pasar lista:

    •Uso de carbón para generar electricidad.
    •Termoeléctricas que utilizan combustóleo.
    •Parar las subastas de energías sustentables.
    •Tren Maya que atenta contra los ecosistemas de la Península de Yucatán.
    •Ignorar los estudios de impacto ambiental.
    •Refinería Dos Bocas y destrucción de manglares.
    •Y etcétera.

    15. ¿De dónde viene esa agenda e impulso? ¿Es una cuestión generacional de la gerontocracia? ¿Son intereses amafiados? ¿O es el mismo Presidente que considera que la ecología y el cambio climático son modas fifís?

    16. No se puede adivinar. Tal vez sea una combinatoria de varias o todas. Pero hay algo cierto e indiscutible: la fobia a la ecología permea la 4T.
    (Edición de firma).

  17. #497

    Default

    Sin medida ni clemencia

    Por Macario Schettino.

    Usted seguramente recordará que hace un año proponía no votar por López Obrador, porque consideraba que su talante autoritario y su profunda ignorancia, especialmente en economía, eran amenazas para el funcionamiento del país. También afirmé entonces que me preocupaba la gente que lo acompañaba, porque parecía una recreación del viejo PRI, en el mejor de los casos, o el surgimiento del socialismo bolivariano, en el peor.

    Lo que no consideraba entonces, y sí me ha sorprendido, es la abismal incompetencia del gobierno de López Obrador. Además de no resolver los problemas que México arrastra, y que no son su culpa, han sido capaces de generar crisis tras crisis, por decisiones equivocadas, por ignorancia, por soberbia.

    Incluso antes de tomar posesión, López Obrador actuó en contra de su gobierno, y del país mismo, con la cancelación, sin argumento alguno, de la construcción del NAIM. Además del daño patrimonial que eso significa, la cancelación de futuro, producto de la menor conectividad de la capital del país, dañará al menos a una generación entera.

    Una vez tomando posesión, produjeron, por pura incapacidad, una crisis de desabasto de combustible. Para evitar el costo político, López Obrador inventó que estaba luchando contra el robo, el huachicol. El resultado inmediato fue la muerte de centenar y medio de personas, semanas de dificultades para todo el centro y occidente del país, y el olvido. Siguen diciendo que han reducido el robo, sin cifras creíbles.

    A continuación, crearon una crisis en Pemex, y más ampliamente, en el sector energético, por el abandono de la reforma, y su sustitución por políticas anacrónicas, desde la construcción de una refinería, hasta el regreso a combustibles fósiles en CFE, pasando por todo tipo de ocurrencias. Pemex ya ha perdido calificación en su deuda, y todo lo que se le presta es ahora contra el crédito del soberano. Es decir, han apostado al país para salvar Pemex. Por si fuera poco, se acaba de anunciar la condonación de deudas por 11 mil millones de pesos a los tabasqueños organizados por López Obrador hace 25 años para violar la ley y no pagar su consumo de electricidad. Otro daño al patrimonio nacional, dirigido en beneficio de clientes políticos. Es, literalmente, un robo.

    En el entretanto, se ha complicado el abasto de medicamentos de diversos tipos, así como la dotación de material y atención en hospitales, debido a recortes presupuestales arbitrarios y a despido de personal especializado. Todo, por el afán de demostrar que el gobierno mexicano era todo, absolutamente, un problema de corrupción y altos ingresos de funcionarios. El resultado es la incapacidad de la administración pública para cumplir con funciones elementales. Además del problema en el sector salud, ya sabe usted que no habrá libros de texto gratuitos a tiempo, y no se imprimirán todos. Por lo mismo.

    El caso más reciente es la crisis ambiental en varias ciudades del país, incluyendo la capital. La causa son incendios forestales, que han ocurrido en mucha mayor medida que en otros años, no por calentamiento global o alguna razón de ese tipo, sino por la cancelación del programa de empleo temporal y la reducción presupuestal a la Comisión Nacional Forestal. Cada año, en estos meses, la sequía favorece los incendios. Para evitarlo, se contrata a jóvenes que hacen cortafuegos, retiran material seco, limpian terreno. Ahora no se hizo.

    Note usted que todo: desabasto de combustible, caída de la economía, falta de medicinas y libros, crisis ambiental, es producto de un grupo de incapaces e ignorantes, que además son soberbios.

    Bastaría contratar a quien sí sabe, en cada ramo, para evitar esto. Más claro: hubiera bastado no despedirlos. Pero no, López Obrador se cree superior, y sus cercanos lo imitan.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...a-ni-clemencia
    (Edición de firma).

  18. #498

    Default

    Decadencia

    Por Macario Schettino.

    Michel Onfray es un filósofo francés extraordinario. Como es costumbre con los filósofos franceses, es verboso, de forma que utiliza muchas más palabras de las necesarias para explicar sus ideas. Pero lo extraordinario es que, a diferencia de la mayoría de sus colegas coterráneos, es bastante claro. De hecho, en general es agradable leerlo, más allá de que siempre se aprende con él.

    Ha escrito decenas de libros, con diferente nivel de profundidad y atractivo. Recientemente decidió publicar una “breve enciclopedia del mundo”, que tendrá tres volúmenes. El primero, Cosmos, salió hace tiempo, y aunque empecé a leerlo, no logré tomarle gusto. El segundo, Decadencia, se publicó en español hace poco, también por Paidós, y es bastante interesante. Tanto, que intentaré darle una segunda oportunidad a Cosmos.

    En Decadencia, Onfray se propone analizar “la vida y muerte de Occidente”, que equipara con la civilización judeo-cristiana. El libro consta de dos partes, cada una con tres capítulos. En la primera, “Los tiempos del vigor”, habla del nacimiento, crecimiento y poderío de esta civilización. Muy ordenado, Onfray incluye cinco secciones en cada capítulo, que, a grandes rasgos, están dedicados al nacimiento del cristianismo, el desarrollo desde el siglo IV al X, y finalmente la época del enfrentamiento con el Islam entre el XII y el XVI.

    La segunda parte, “los tiempos del agotamiento”, incluye sus tres capítulos, con cinco secciones cada uno: Degeneración, Senescencia y Delicuescencia, que corresponden, más o menos, a los siglos XIV a XVIII (visto desde el caos interno de la Iglesia), los dos más recientes, y finalmente lo que vivimos hoy. Cierra el libro una conclusión.

    Como le decía, Onfray escribe bien, aunque sea excesivo en muchas ocasiones, y esto significa que hay momentos muy atractivos en el libro, acompañados de otros que pueden costar trabajo, por tener demasiados detalles, innecesarios para el desarrollo de las ideas. Sin embargo, el primer capítulo de la primera parte, y los dos iniciales de la segunda son realmente buenos, aunque no a todo mundo le van a gustar. Vale la pena leerlos, sin embargo.

    En su análisis de cómo Occidente (es decir, el cristianismo para él) se ha desarrollado y ahora desaparece, Onfray no puede escapar de la maldición que aqueja a todo mundo: uno escribe desde lo que conoce. Su descripción y análisis de los últimos siglos es excelente desde la perspectiva francesa, pero deja muy de lado otra que, en mi opinión, tiene igual importancia y lo llevaría a conclusiones distintas. Prácticamente no menciona a Spinoza, e ignora por completo la filosofía anglosajona. Puesto que ha sido precisamente ese espacio (Países Bajos-Reino Unido y sucesores) lo que ha dado a los últimos siglos una dinámica diferente, lo que le queda a Onfray es sólo la perspectiva de la decadencia, totalmente francesa.

    Tal vez por eso su conclusión es desesperanzadora. Como lo hizo Harari en Sapiens, al omitir en el análisis ciertos elementos, acaba concluyendo algo que no parece tener mucho sentido, pero que seguramente vende bien. Onfray, como Harari, se rinde a ese “transhumanismo” que está de moda, y le agrega la preocupación europea contemporánea, que hace suya: la derrota frente al Islam, pacífica o no.

    Es una pena que sea así. Ambos autores podrían concluir de forma muy diferente si hubiesen incorporado en el proceso ciertas facetas que prefirieron dejar de lado, o que simplemente no perciben. Sin embargo, puesto que hay una oferta considerable desde el mundo anglosajón que comete el error opuesto, la aportación de Onfray es útil. El error sería leer nada más una perspectiva.

    Aunque hoy el mundo anglosajón parece encabezar el camino al precipicio (entre Trump y el Brexit), no olvidemos que aportaron los tres grandes momentos liberales del último medio milenio. Otro día platicamos de eso.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...ino/decadencia
    (Edición de firma).

  19. #499

    Default

    Dónde está Andrés Manuel

    Antonio Cuéllar


    En la última semana han empezado a sonar distintas señales de alarma y se encienden focos rojos, tanto en el ámbito de la economía nacional como, sobre todo, en el del medio ambiente y el destino desastroso al que estamos enfilados, para el caso de que no se tomen acciones correctivas rápidamente. La emergencia atmosférica en la que vivimos quienes habitamos en la capital del país y algunas de las grandes urbes de la megalópolis, demuestran la severidad del daño que puede ocasionar el débil planteamiento de políticas públicas en materia ecológica, imputable a esta administración federal y a algunas locales que la acompañan.

    No es extraño que quienes entienden de la gravedad de la problemática escriban y se manifiesten en la pluralidad de medios de información que la modernidad ha colocado a nuestro alcance, sí, las benditas redes sociales. La sociedad percibe que algo no anda bien y se organiza en consecuencia. Es quizá el símbolo de la importancia que tiene la marcha de quince mil almas en la Ciudad de México a principios de este mes, y un puñado de ciudadanos inconformes en otras capitales del país.

    La manifestación social podría tener una medición equivocada, pues todo haría parecer que sea trató de unos cuantos ciudadanos que no constituyen una masa significativa frente al gran conglomerado que aglutina todavía el Presidente de la República —muy a pesar de las carencia de rumbo en el arranque de este gobierno, Andrés Manuel López Obrador continúa teniendo una gran popularidad entre el electorado—. Sin embargo, el despertar de una ciudadanía inconforme tiene un significado que se debe de valorar desde otra perspectiva.

    La ciudadanía no cuenta dentro de sus aspectos esenciales con un fin u objetivo último por virtud del cual deba salir a marchar y expresarse en la calle. La organización política del país como función social encargada de canalizar la energía que nuestros problemas aglutina está encomendada a unos cuantos, a los partidos políticos. El hecho de que la sociedad civil produzca una convocatoria con tan importante respuesta constituye un evento que bajo ningún motivo se puede pasar por alto.

    En condiciones normales, es la oposición misma la que tiene el deber de identificar y consumar ese liderazgo dirigido a señalar y denunciar lo que está mal, lo que rompe con las reglas. Es ahí en donde Andrés Manuel tuvo grandes aciertos como oposición.

    En el momento en que durante las administraciones pasadas se adoptaron políticas que vieron por los intereses del país de manera sectaria, aprovechó la oportunidad para levantar la voz y pregonar desaciertos del gobierno en perjuicio de las clases sociales que no se vieron privilegiadas. Cuando hubieron actos de corrupción se señalaron y cuando se incurrió en abusos de autoridad, por acción o por omisión, se aprovechó la existencia de un aparato de información que fue lapidario en contra de quienes ocuparon el Palacio Nacional.

    Estamos presenciando la manipulación artera de la ley o su inobservancia descarada, en la asignación de contratos o desviación del presupuesto, o en el incumplimiento de obligaciones de financiamiento en perjuicio de segmentos importantes de nuestra ciudadanía (profesores, médicos, guarderías y empleados públicos, por mencionar algunos), y el grave problema no es exclusivamente la afectación trascendente al estado de derecho, sino la inexistencia de un liderazgo opositor que pueda significar un contrapeso político que produzca un balance positivo de gobierno frente al Ejecutivo Federal.

    La manifestación de quince mil ciudadanos en la Ciudad de México no fue un grito que clamara la terminación anticipada de lo que se avizora como un mal gobierno, como un pésimo administrador de los recursos públicos; es más bien la voz angustiada de quienes reclaman la inexistencia de una fuerza que los represente. El reclamo y la denuncia del cinco de mayo no fueron dirigidos a Morena y a Andrés Manuel López Obrador, porque los ciudadanos no tienen una voz que los represente; la manifestación tuvo como destinatarios a los integrantes de una gran clase política que se ha mantenido a lo largo de las últimas décadas, y que a pesar de ver lo que está pasando, ha decidido permanecer callada, cómplice de la destrucción de una democracia que tardó muchas décadas en ser construida.

    El video que compartió el “compañero” Fernández Noroña, en el que denunció y confrontó descortésmente a una señora que en las salas de abordar del aeropuerto tuvo el atrevimiento de llamarle “Pejezombie”, es el reflejo fiel de lo que está sucediendo en nuestro país. Una sociedad que está ávida y urgida de contener una conducción política que puede ser muy peligrosa, que no encuentra en su representación institucional a algún actor con liderazgo moral y político que pueda expresarse en su nombre.

    Quizá sea cierto lo que se dice y, al final de cuentas, sean tantos los pecados que pudieran atribuirse al PAN y al PRI por la corrupción ocurrida durante las últimas décadas, que no exista conciencia limpia que pueda cumplir el propósito para el que los partidos políticos existen. Una cosa es cierta, en esta época en que nos encontramos, nos urge contar con un Andrés Manuel López Obrador que pueda oponerse de manera efectiva al desmantelamiento de un sistema democrático que apenas empezaba a funcionar. Por acción de éste y por omisión de los partidos políticos supervivientes, nuestra clase política será plenamente responsable de lo que podría ser la revivicencia de la catástrofe económica que México vivió en los años setentas.

    Se está escribiendo un capítulo muy relevante de nuestra historia, y no existe una participación intelectual seria que pueda guiar con cordura a la construcción de una oposición que, aún desde la perspectiva presidencial, resulta indispensable.
    (Edición de firma).

  20. #500

    Default

    Tensión con Irán

    Leonardo Kourchenko

    El presidente Donald Trump parece empecinado en eliminar todo rastro de su antecesor, Barak Obama, en el gobierno de Estados Unidos. No existe ningún otro motivo racional por el cual Trump haya decidido boicotear el Acuerdo Nuclear con Irán.

    Obama y su administración buscaron mecanismos para prevenir –e impedir de ser posible- el desarrollo de armas nucleares por parte de Teherán, ante la presión y alarma del gobierno de Israel.

    Irán venía sosteniendo por lo menos durante la última década, un programa nuclear que incluía el desarrollo de uranio enriquecido, elemento esencial para la fabricación de cabezas nucleares. Los iraníes respondieron a la Unión Europea (UE) y a Estados Unidos que se trataba de un programa con fines energéticos, no balísticos ni militares. Sin embargo la confianza no ha sido el elemento predominante en la conflictiva relación entre estos dos países los últimos 30 años.

    La solución estadounidense, negociada y aprobada por el gobierno de Teherán, fue retirar bloqueo comercial a Irán e iniciar un programa creciente de relaciones internacionales que les permitieran reestablecer contacto diplomático con occidente. Lo primero fue la venta de petróleo iraní a Europa principalmente, que permitió ofrecer a los mercados internacionales 2.5 millones de barriles iraníes diarios, iniciar intercambios tecnológicos, comerciales e incluso turísticos.

    A cambio el gobierno del ayatolá Alí Jamenei ofreció la reducción supervisada por occidente, en el desarrollo de uranio y su programa nuclear. Incluso Israel, el natural enemigo del régimen iraní, se mostró complacido con el acuerdo aunque siempre desconfiado.

    La llegada de Trump a la Casa Blanca dinamitó el acuerdo sin razones aparentes. Existen múltiples versiones de la presión del consejero en seguridad nacional, John Bolton, en contra de Irán, pero parece ilógico destruir un mecanismo eficiente de control supervisado, con acceso de inspectores internacionales y con el incipiente establecimiento de un diálogo político. ¿Para qué?

    Co-firmantes del acuerdo, son los países de la Unión Europea, compradores naturales del petróleo iraní. Ante la creciente tensión por las hostiles declaraciones de Trump que impuso sanciones económicas el pasado 22 de abril, la UE ha intentado interceder ante Washington para disminuir el tono beligerante de Trump y retomar el cauce de las negociaciones. El acuerdo es un éxito de diplomacia internacional, que reabrió un canal de entendimiento entre Estados Unidos y Teherán después de 40 años de la Revolución de los Ayatolas.

    El gobierno de Irán respondió oficialmente a las continuas bravatas y provocaciones de Trump. El director del Consejo de Asuntos Exteriores del Parlamento iraní, declaró hace un par de días que “Trump es un presidente loco” y que su administración es confusa, contradictoria y caótica. El funcionario declaró formalmente la ruptura del Acuerdo Nuclear y que Irán volverá al desarrollo de uranio enriquecido. “Estaremos dispuestos a hablar con el señor Trump cuando muestre un poco de respeto”.

    El estilo de bravucón de barrio –al que los mexicanos estamos tan acostumbrados- no le funcionará el señor Trump con Irán, con el grave riesgo de desatar una crisis sin proporciones el Oriente Medio.

    El gobierno de Teherán junto con Rusia han sido aliados incondicionales de Bashar al Assad en Siria, mientras que Israel eleva sus alertas por el distanciamiento entre Washington e Irán y el regreso al programa nuclear.

    El frágil equilibrio logrado después de cuatro décadas de tensiones, ha sido desmantelado por el voluntarismo caprichoso de Trump, quien por cierto, no tiene una alternativa que ofrecer. Un portaaviones estadounidense patrulla desde la semana pasada las proximidades del Golfo Pérsico, como amenaza presente al gobierno de Irán, que ha respondido con cautela y sensatez ante los tuits y declaraciones hostiles del presidente norteamericano.

    La Unión Europea mantiene el acuerdo, a pesar de las amenazas de sanciones económicas por parte de Washington, además de pretender –inútilmente- explicarle a Trump los beneficios del acuerdo.

    Bajo la intermediación de Omán, la Casa Blanca envió a Teherán, el confuso mensaje de un canal de comunicación encubierto y directo con Washington, para distender el tono y abrir una vía de entendimiento. Irán respondió que no habrá comunicaciones hasta que el presidente no muestre el mínimo respeto.

    Los Ayatolas tienen 40 años de hostilidades americanas, están acostumbrados al integrar la lista del eje del mal –presidente Bush- y de aparecer entre los peores enemigos del mundo. Aguantarán al vociferante presidente, y buscarán mantener abiertas las vías de diálogo y comercio con Europa.
    (Edición de firma).

  21. #501

  22. #502

    Default

    El orden del paraíso.

    Raymundo Rivapalacio.

    La renuncia de Germán Martínez al Seguro Social reveló las entrañas de la cuarta transformación y más: 1) Si alguien se atraviesa en los proyectos personales y prioritarios del presidente Andrés Manuel López Obrador, se convierte en desechable. 2) Los verdugos de la Secretaría de Hacienda son intocables; el secretario, Carlos Urzúa, tiene clara la encomienda de que los recursos que necesite el Presidente, tienen que salir de donde sea, a costa de lo que sea. 3) Ninguna disposición legal lo va a frenar; si un funcionario como Martínez considera que podría violarse la ley, se le expulsa, porque vendrá otro, como el soldado que ocupaba la Subsecretaría de Gobernación, Zoé Robledo, que lo sustituirá sin importar su desconocimiento técnico o financiero. Lealtad es el factor clave para entrar en el alma de López Obrador.

    Las secuelas de la renuncia de Martínez son el cianotipo del estilo de gobernar de López Obrador. La descalificación personal al exdirector del Seguro Social, la sugerencia de que obedeció a intereses aviesos, el aislamiento gubernamental. La maquinaria funciona. El modelo también. El poder vertical es un diseño que requiere obediencia y de incondicionales dispuestos a hacer todo lo necesario, suicidarse incluso, para cumplir los programas, deseos y ocurrencias del Presidente. No es algo nuevo en López Obrador. El Presidente tiene clonado el modelo de operación del Palacio del Ayuntamiento, que trasladó a Palacio Nacional. Favor y gracia a los suyos. Y quienes abandonan el rebaño se vuelven desechables.

    Una síntesis apretada del estilo es empezar a trabajar alrededor de las 5:45 de la mañana, presidir la junta con el gabinete de seguridad, convertidas muchas veces en reuniones tumultuarias, donde acuden secretarios y secretarias por ser la única oportunidad que tienen para plantearle algo; desayuna, revisa temas electorales, toma su siesta de 45 minutos y, de manera mucho menos frecuente que antaño, se va a macanear un poco al estadio de béisbol de Ciudad Universitaria.

    Como lo hacía antes, delega de manera selectiva los asuntos de Estado. En Julio Scherer, consejero jurídico de Presidencia y secretario de Gobernación de facto, recaen los temas políticos del Presidente, a excepción de los legislativos, que encarga a Ricardo Monreal, coordinador de Morena en el Senado. Al gabinete de seguridad le da toda su confianza, aunque al secretario de la Defensa, el general Luis Cresencio Sandoval, le carga cada vez más un mayor número de responsabilidades, algunas tan estrambóticas como prepararse a ocupar áreas en el SAT. Los temas electorales, su verdadera prioridad, los ve con Gabriel García Hernández, coordinador de los superdelegados.

    En un siguiente nivel opera con los segundos de a bordo. En Gobernación, utilizaba más, hasta ayer, a Robledo, por encima de la secretaria Olga Sánchez Cordero. En Educación, la persona de confianza es el subsecretario Luciano Concheiro, relegando al secretario Esteban Moctezuma. En Economía, la relación con los empresarios depende de Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia, no de la secretaria Graciela Márquez. La manera como establece sus líneas de mando lleva a un desconcierto general.

    Antes de sus conferencias mañaneras, tiene reuniones multitudinarias con el gabinete legal, ampliado, subsecretarios, directores de empresas desconcentradas e invitados. En esas reuniones recibe los reportes de algunas de las áreas donde mostró interés en la víspera, y recibe información de su staff, aunque, como se quejan algunos funcionarios, es irrelevante el trabajo que hacen porque el Presidente difunde los números que él piensa que son los correctos, en lo que comúnmente se conoce como el momento de “yo tengo otros datos”.

    El estilo hipercentralizado de la toma de decisiones es, a la vez, un modelo que deja muchos vacíos y cabos sueltos que tratan de impedir y atar muchos de sus colaboradores de manera coyuntural y emergente. El propio Urzúa padeció las formas del Presidente, cuando ante una pregunta de Bloomberg y Reuters en la mañanera, ofreció darles al día siguiente el plan financiero para Pemex, obligando a Hacienda a hacer un copy paste de documentos previamente trabajados, que provocó decepción y preocupación en los mercados internacionales.

    El Presidente, cuyo ejercicio de mando es inflexible, también aplica una rigidez en el proceso, que ocasiona, por un lado, que sus colaboradores no lo apoyen en las tareas de gobierno, sino que estén a la deriva –porque son marginados–, en espera de qué instrucción les da en las mañaneras. También, por la forma como aplasta a sus colaboradores en las reuniones de madrugada en Palacio Nacional, ha optado por callar y no dar su opinión, porque si discrepan de la de él, serán cuestionados, maltratados y alejados del núcleo de poder. El silencio del equipo impide que le llegue información oportuna sobre lo que sucede en el para bellum de la cuarta transformación, donde, para alcanzar su paz presupuestal, se preparan para la guerra contra Hacienda, los enemigos de todos.

    Esto es lo que permite entender qué sucedió con Martínez, quien cayó derrotado. Buscó el respaldo del Presidente para reducir los recortes draconianos en su presupuesto, pero sólo encontró su espalda. Es lo que pasa con otros miembros del gabinete a quienes López Obrador ignora. Hay cansancio en el equipo de gobierno, pero también miedo. Martínez rompió con el Presidente, aunque no lo hizo objeto de sus críticas, porque estaba harto de lo que sucedía. Su realidad es la de muchos. La pregunta es cuánto más tardarán en separarse del gobierno o lucharán internamente para sobrevivir; es decir, tendrán que matar para no fracasar. En ambos casos, lo que ha provocado López Obrador con su estilo, no es nada promisorio. La carta de renuncia anticipa nubarrones.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...en-del-paraiso
    (Edición de firma).

  23. #503

    Default

    Imagen dañada

    Macario Schettino

    La imagen de México a nivel internacional, que no era extraordinaria, parece estar descomponiéndose. Es cada vez mayor la cantidad de medios, agencias, e intelectuales de otras partes del mundo que critican las decisiones del gobierno mexicano. Algunos tienen corresponsales aquí, otros simplemente ven de fuera, pero crece el consenso de que el gobierno actual no continúa la trayectoria que México había construido durante las últimas décadas.

    No debería haber sorpresa, porque López Obrador insistió constantemente en que habría un cambio de dirección en el país. Pero, así como muchos no le creyeron en México, tampoco fuera. Y por eso ahora se llaman a sorpresa.

    Algunos hacen énfasis en la política energética, que no sólo va a contrapelo de la reforma de 2013, sino de lo que está haciendo prácticamente todo el mundo. Mientras se abandona el carbón en el país que más lo utilizó desde el siglo XIX, Reino Unido, nosotros le damos nuevo impulso. Mientras se rematan refinerías en Estados Unidos, nosotros queremos construir una nueva. Mientras todos veían con envidia las subastas de energía renovable en México (viento y sol) y querían replicarlas, nosotros mejor ya no las haremos. Frente a una ola (tal vez excesiva) de preocupación por el calentamiento global, en México regresamos a los fósiles.

    Otros perciben que las decisiones en materia educativa nos están moviendo de regreso a un pasado nada recomendable. Creo que a esto se refirió Francis Fukuyama cuando dijo que López Obrador nos llevaba de regreso al siglo XX. Pues sí, como ya se ve en decisiones cotidianas, la venta y herencia de plazas en el magisterio parece estar de regreso. El atraso de Guerrero, Oaxaca y Chiapas en materia educativa es posible que se extienda a más estados que la CNTE controla: Tabasco, Veracruz, y varios más.

    Los financieros no se meten a estos detalles, nada más cuidan el nivel de riesgo de las finanzas públicas. Y ahí, aunque en este momento no se vean problemas, las decisiones van encaminadas a dificultades serias. Invertir en proyectos sin sentido, y desarrollar sistemas de reparto de efectivo a cambio de apoyo clientelar no puede sino reducir la capacidad de pago del país. Por un lado, porque los programas clientelares nunca dejan de crecer; por otro, porque se está acabando con la capacidad de gestión de muchas áreas; finalmente, porque una economía que no crece, no recauda. Se va reduciendo la estimación de crecimiento para 2019 y 2020, se mantienen inversiones absurdas, y las calificadoras se preparan para bajar la calificación de México.

    Finalmente, en el tema de migración, no se puede dejar de ver la agresividad de Trump, el crecimiento en las deportaciones desde México, y las tragedias de muertes infantiles en ambos países. Y si bien el gobierno de Peña Nieto se ganó a pulso el desprestigio en su relación con Trump, el de López Obrador no parece moverse en dirección distinta.
    Un gobierno que devuelve el sistema educativo al sindicato, crea programas clientelares, regresa a combustibles fósiles, pone en riesgo las finanzas públicas, pero además se subordina al energúmeno naranja, es difícil que sea reconocido a nivel internacional.

    Es en este contexto que López Obrador insiste en no asistir a la reunión del G-20 en Japón. Ignoro si le tiene miedo a otros presidentes, a su falta de habilidades para compartir con ellos, o a la posibilidad de que ninguna línea aérea acepte llevarlo, pero no quiere ir.

    Habrá quienes crean que el resto del mundo no importa, se equivocan. Tan importa, que estamos colgados de la ratificación del T-MEC para tener alguna posibilidad de evitar el hundimiento. No estamos solos.


    https://www.elfinanciero.com.mx/opin.../imagen-danada
    (Edición de firma).

  24. #504

    Default

    Por si gustan

    Macario Schettino

    Aunque no debería haber duda de que la elección que llevó al poder a López Obrador y seguidores fue decidida alrededor de dos temas, seguridad y corrupción, la eterna oferta de ese grupo político parece ser ahora lo que guía los destinos de la nación, como antes decían. Ya de seguridad no se habla mucho, porque va peor, y de corrupción nada más se miente, según la evidencia que abunda de cómo los nuevos actúan igual que los anteriores. Pero parece que ahora lo que determina el discurso público ya no son esos temas, sino pobreza y desigualdad.

    Como usted sabe, América Latina es el continente más desigual del mundo, aunque algunos países africanos compiten con nosotros. Puesto que el ingreso promedio en nuestro continente es de medio para abajo, esa desigualdad se refleja en niveles de pobreza que deberían ser inaceptables. Por lo mismo, no cabe duda que pobreza y desigualdad deberían ser muy importantes para México. De hecho, durante todo el siglo XX lo fueron, en el discurso, pero mejoraron muy poco en la realidad.

    Pero la razón por la cual no avanzamos en estos temas, desafortunadamente, explica por qué, más allá del discurso del gobierno actual, tampoco avanzaremos. Sabemos desde hace tiempo que la desigualdad no se corrige sola. Los datos más recientes que encontré para hacer una comparación provienen de la OCDE, donde están las economías más desarrolladas del planeta, y también estamos nosotros. Medir la desigualdad es algo complicado, pero se acostumbra utilizar un índice llamado Gini (por Corrado Gini, quien lo propuso hace un siglo). Este índice va de cero a uno, donde cero es la igualdad total de ingresos, y uno es cuando una persona tiene todo el ingreso, y los demás nada. Por lo tanto, mientras más cerca de uno esté el indicador, la desigualdad es más grave.

    Bueno, el promedio del índice Gini en los países de la OCDE es de 0.471, mientras que México reporta 0.478. Es decir: igual que cualquier país desarrollado. Pero esto es antes de que el gobierno intervenga cobrando impuestos y redistribuyendo recursos. Después de la intervención del gobierno, el promedio de la OCDE se reduce a 0.313, mientras que México apenas llega a 0.459, y queda como el país más desigual de la muestra. Para que sienta más feo: antes de la redistribución, México tiene menos desigualdad que países como Luxemburgo, Australia, Austria, Bélgica, Finlandia, Alemania, Francia, Italia o Estados Unidos. El problema no es algo asociado con la cultura, estructura económica, o similares. El problema es un gobierno incapaz.

    Más claro todavía: México destina más del 30% de las transferencias al 20% más pobre de los mexicanos, que es un esfuerzo mayor al que realizan países como Bélgica, Corea, Francia, Austria, España, Luxemburgo o Estados Unidos. Pero como el tamaño del gobierno es tan pequeño en México, el impacto en términos de ingreso de mercado se reduce a un magro 2%, similar a Chile. Por eso somos los más desiguales del mundo, porque nuestros gobiernos son pequeños.

    Ya en otras ocasiones lo hemos comentado ampliamente: los gobiernos en los países desarrollados decidieron repartir mejor la suerte. Algunos desde fines del siglo XIX, la mayoría después de la Segunda Guerra. Nosotros dijimos que haríamos lo mismo, desde la Constitución del 17 y durante todo el priato. El gobierno incrementó su gasto, sin hacer lo mismo con los impuestos. Quebramos en tiempos de Echeverría y López Portillo, nos quemamos todo el excedente petrolero, y no logramos nada. Si quieren algo serio, no está tan complicado: pasa por una reforma fiscal seria y programas sociales de verdad, y no las ocurrencias populistas del viejo PRI y del nuevo Morena.
    (Para los datos: https://voxeu.org/article/income-red...-and-transfers)
    (Edición de firma).

  25. #505

    Default

    Este tema debería ser también el concentrador de los videos más importantes... aunque no sean de El Financiero.

    https://www.youtube.com/watch?v=HdROinZkqmA

    (Edición de firma).

  26. #506

  27. #507

    Default

    Chavismo en el gabinete

    Por Pablo Hiriart.

    El nuevo miembro del gabinete del presidente López Obrador, Víctor Toledo, sugiere y proclama: “Tengamos fresca la memoria, Maduro es hoy el Juárez del XIX y el Allende del XX: defiende al país del asedio se los conservadores y el imperio”.

    A la Semarnat ha llegado un exponente del “socialismo del siglo XXI” que ha hundido a Venezuela en la miseria y la persecución física de los disidentes.

    A nadie le quepa duda que este soldado del socialismo otorgará cuanto antes todos los permisos ambientales que se requieren para el ecocidio en Dos Bocas y construir la refinería, a lo que Josefa González Blanco se había negado.

    Lo anterior es importante, pero también lo es que su presencia en el gabinete significa un triunfo para los radicales.

    Hay quienes dicen que en el círculo cercano al Presidente se libra una batalla entre radicales y moderados.

    No es así: el Presidente encabeza el ala radical del gobierno y en su entorno íntimo no hay más que apóstoles que van por reeditar en México los fallidos experimentos socialistas en el continente.

    Sí hay moderados y sensatos en el gabinete, pero no en su círculo más cercano.

    Los moderados están ahí porque así conviene a la circunstancia y a la estrategia de la toma total del poder del Estado.

    El nombramiento de Víctor Manuel Toledo en la secretaría del Medio Ambiente es un acto de consecuencia ideológica.

    Se trata de un chavista de hueso colorado que cada semana defendía en La Jornada las atrocidades de Nicolás Maduro y su tenebrosa 'revolución bolivariana'.

    Dijo en su entrega del 17 de agosto de 2017:

    “Quienes hoy desde México quieren intervenir en la política interna de Venezuela, no sólo son desmemoriados, sino apátridas...”

    ¿Apátridas, secretario?

    Pedir que México se sume a la corriente mundial que exige elecciones libres en Venezuela no es intervencionismo ni actitud de “apátridas”, sino un deber constitucional que obliga al gobierno a defender los derechos humanos en sus relaciones internacionales.

    No lo hacemos porque nuestros gobernantes se pusieron del lado de Maduro.

    La razón por la cual Noruega y no México es la sede de las negociaciones entre el gobierno venezolano y la oposición, es porque no le damos confianza a los opositores al habernos decantado en favor de la dictadura.

    Dice el flamante titular de Semarnat:

    “Hoy defender la soberanía venezolana, es decir el derecho inalienable de una nación para resolver sus propios conflictos internos, significa resistir y evitar la posibilidad de una nueva muestra de despotismo imperial. El asedio que ha sufrido Venezuela como nación, sigue el mismo modelo aplicado por Estados Unidos en otros estados asiáticos y africanos como ocurrió en Afganistán. Irak, Libia y Siria”.

    El nuevo secretario de Medio Ambiente añade:

    “En el caso de Venezuela la guerra mediática lleva años, con la novedad que la artillería informativa es casi global, pues proviene de gran parte de los medios estadounidenses, europeos y latinoamericanos. El martilleo ha sido brutal y constante. Sin embargo nadie en su sano juicio podría afirmar que ese país vive una dictadura y que el presidente Maduro sea un dictador, cuando ha habido decenas de elecciones y el sistema electoral venezolano ha sido reconocido internacionalmente. Menos se pueden negar los avances en la erradicación de la pobreza, la construcción del poder popular o ciudadano, los derechos de los pueblos indígenas y la transición agroecológica para producir alimentos sanos”.

    Lo que el nuevo secretario de Estado llama “poder popular”, no es otra cosa que milicias armadas por el gobierno y sus asesores cubanos para reprimir a la oposición en Venezuela.

    Nuestro nuevo miembro del gabinete es también un admirador de los gobernantes que se eternizan en el poder:

    “En el caso venezolano, 14 años de socialismo bolivariano, cuyo perfil no acaba de delinearse por culpa del petróleo, enfrentando y cuestionando el modelo neoliberal de Occidente, quizás han sido demasiados para los poderes imperiales y la soberbia occidental, pero son demasiado pocos para su arraigo y consolidación”.

    Obviamente a este secretario de Estado le va a parecer poco un sexenio en México para arraigar la cuarta transformación.

    ¿Todavía no nos damos cuenta en qué manos hemos caído?

    ¿Aún hay dudas de hacia dónde nos quieren llevar?

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...en-el-gabinete
    (Edición de firma).

  28. #508

    Default

    ¿Quién gobierna, Presidente?

    Raymundo Rivapalacio.

    El fin de semana sucedieron eventos en Michoacán de suma gravedad. En La Huacana, sometieron a una docena de soldados y los vejaron para exigir que les devolvieran armas incautadas. En Zamora, decenas de camionetas que llevaban pintado en sus costados las siglas del Cártel Jalisco Nueva Generación, asolaron la ciudad y mataron policías en un desfile de poder y desafío al Estado mexicano. Lo hicieron porque quisieron y porque pudieron. Si usted se pregunta en dónde estaba el Presidente, que tendría que haber actuado, la respuesta es: gritando que todos los males son culpa de la corrupción, dando clases extraordinariamente fallidas de historia, y comiendo barbacoa.

    Esto es inadmisible. Su indiferencia revela irresponsabilidad. Las Fuerzas Armadas son la última frontera de la seguridad nacional y no se puede permitir que sean humilladas de la forma como lo fueron en La Huacana. Su sometimiento es una subordinación del Estado mexicano ante criminales y la claudicación de su papel de garante de la seguridad de todos. El abandono del gobierno del Ejército y el acotamiento que se hace a su labor debilita a esa institución, al país, y deja a la intemperie a una sociedad que está padeciendo los niveles de inseguridad y violencia más altos desde que se tiene registro. El vacío gubernamental lo llenan los cárteles de las drogas y las pandillas.

    Zamora es el ejemplo. En la madrugada del domingo alrededor de 30 camionetas, presumiblemente del CJNG, entraron en esa importante ciudad para sembrar terror y atacar objetivos precisos de funcionarios del ayuntamiento y el hospital regional. Dispararon contra policías municipales e incendiaron vehículos, durante el tiempo en que fueron los dueños de todo. Zamora tiene 400 policías municipales, divididos en tres turnos, por lo que a la llegada del convoy probablemente estaban trabajando máximo unos 133 elementos. Si resultaron cuatro policías muertos y siete lesionados, significa, de acuerdo con este cálculo empírico, que casi el 10 por ciento de la fuerza policial municipal fue víctima de los criminales, que debieron haber sumado cuando menos unos 200 atacantes.

    No necesariamente los agresores pertenecen al mismo grupo. En Zamora sí opera el CJNG, legado del Cártel de los Hermanos Beltrán Leyva, que hasta 2008 eran los responsables del tráfico de metanfetaminas en toda esa región del Cártel del Pacífico. La Huacana se encuentra en Tierra Caliente, en la zona de Apatzingán, donde pelean por el control de esa zona el CJNG, Los Caballeros Templarios y la banda de Los Viagras, un grupo de ocho hermanos que fueron sus aliados y ahora luchan por el control del tráfico de drogas sintéticas. La captura de los militares de la Quinta Compañía de Infantería No Encuadrada fue para exigirles que les devolvieran las armas que habían incautado durante un operativo, entre ellas una Barrett, que es una arma reglamentaria de las fuerzas especiales de varios ejércitos del mundo.

    Era casi pedirles que les regresaran sus armas para que los mataran. La descripción no está alejada de la realidad. El presidente López Obrador ha hecho diversas propuestas, dentro de su idea de estrategia de seguridad pública, como atacar las causas socioeconómicas –solución de largo plazo–, porque no hay mexicanos malos sino que en realidad son buenos y necesitan ser encauzados –principio moral equívoco–, con el planteamiento de fondo de dar abrazos en lugar de tirar balazos –utopía política. Su plan de mediano y largo plazo es que no combatirá a los cárteles de las drogas ni a las bandas –salvo que se le crucen, como sucedió en La Huacana–, y en su plan nacional piensa concederles amnistía para que se reintegren a la sociedad, como parte de la reconciliación.

    Todos los días, en una buena parte del país, los cárteles y las bandas criminales se ríen de él en la práctica. Mientras no los toca ni en el discurso, avanzan territorialmente y arrebatan espacios a las instituciones. La falta de reflejos del Presidente en el tema de la seguridad, o su silencio porque no tiene respuestas concretas que dar, crean estos vacíos en donde los grupos criminales se mueven sin alteración ni preocupación de que el gobierno federal salga a enfrentarlos. Los adversarios de los criminales son los criminales, no las fuerzas federales que, por omisión y comisión, se han vuelto involuntarios cómplices de la violencia.

    Este lunes fue el mejor ejemplo de esta proposición. Durante la conferencia de prensa matinal en Palacio Nacional, le preguntaron que si ante los eventos en Michoacán adelantaría la llegada de la Guardia Nacional a ese estado. López Obrador divagó. Sin tener conexión absoluta con el tema en referencia, reiteró lo que ha estado diciendo en los últimos días sobre el abasto de las medicinas y lo que estaba haciendo su gobierno. Al final, ambiguamente, dijo que se estaba trabajando en ello. ¿En qué? Quién sabe qué pasaba en ese momento por la cabeza del Presidente.

    Así ni se puede ni se debe. La tolerancia presidencial para que cualquier grupo pueda enfrentar y humillar a las Fuerzas Armadas debilita al Ejército, y lo debilita a él como jefe del Ejecutivo y comandante en jefe castrense. ¿Con qué autoridad puede hablarle a los militares cuando permite que los humillen? López Obrador ha entregado la seguridad pública a las Fuerzas Armadas, pero este tipo de laxitud e indiferencia política muestran que en el fondo no hay el respaldo que afirma tener para con ellas. El doble discurso presidencial beneficia a criminales, no respalda a las Fuerzas Armadas. El vacío que deja con ello hace dudar de quién realmente manda en el país, si el Presidente constitucional o los cárteles de la droga.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...rna-presidente
    (Edición de firma).

  29. #509

    Default

    Cuando la guerra enclaustra a niños mexicanos

    Salvador Camarena

    La Secretaría de Educación del Estado de Michoacán publicó a las 23:27 horas del domingo un aviso en Facebook.

    El mensaje es el siguiente:

    “#Importante. La Secretaría de Educación en el Estado informa que las actividades escolares en las escuelas de educación básica, media superior y superior en el municipio de Zamora, se desarrollarán con normalidad este 27 de mayo de los corrientes, es decir, que no habrá suspensión de labores, por lo que solicitamos a los estudiantes de todos los niveles educativos presentarse con normalidad a sus clases”.

    Cuando se publicaba ese mensaje, los habitantes de Zamora revivían el terror de una pesadilla que les envolvió hace ocho años. La ciudad michoacana fue objeto de un ataque, sangriento pero, sobre todo, desinhibido, por parte de criminales que viajaban en una caravana de autos con las siglas del Cártel Jalisco Nueva Generación. Y sólo era el último de episodios violentos que han sacudido a esa comunidad desde principios de abril.

    Durante el fin de semana pasado, policías de Zamora fueron cazados en distintos puntos. Y la población quedó a merced de los criminales.

    Pero eso no le importó a las autoridades de Michoacán, que decretaron una normalidad de la que no son capaces de dotar a su población. Así que algún burócrata en Morelia solicitó que todos los estudiantes de Zamora fueran a clases. El llamado, sabiamente, fue desatendido.

    En el WhatsApp y en Facebook se pudieron leer desde la noche del domingo mensajes como estos:

    -Colegio Salesiano Colón de Zamora: “Atento aviso a Padres de Familia. Debido a la incertidumbre de algunos padres de familia sobre la situación de inseguridad que estamos viviendo en nuestra ciudad, les informamos que el día de mañana (lunes 27 de mayo) SE SUSPENDEN OFICIALMENTE LAS CLASES, sin embargo el personal del colegio estará laborando de manera normal para atender cualquier situación ordinaria”.

    -Centro Educativo CreSer: “Aviso Importante. Mañana lunes 27 de mayo. SUSPENSIÓN”.

    -La universidad católica UNIVA: “Aviso Urgente. Por consenso de algunos concejales, docentes y administrativos, previamente; por seguridad se suspenden las clases de hoy lunes 27 de mayo por la mañana. Favor de pasar la voz”.

    -Colegio Zamora, A.C.: “SUSPENSIÓN DE CLASES. Debido a los lamentables acontecimientos de violencia suscitados en nuestra ciudad, por disposición oficial se suspenden las clases el lunes 27 de mayo de 2019”.

    -Cumbres. Comunidad educativa: “Por razones de seguridad, mañana se suspenden clases en todos los niveles”.

    Algunas de las pocas escuelas que sí tuvieron clases este lunes, anunciaron que el martes, a pesar de que la ciudad ha sido tomada por el Ejército –ayer camionetas llenas de soldados patrullaron ostentosamente las calles zamoranas– suspenderán actividades.

    Otra vez Zamora, otra vez Michoacán. El recordatorio de que las estrategias gubernamentales que no son sino ocurrencias o voluntarismo, nunca resuelven gran cosa.

    Otra vez Zamora y otra vez Michoacán: otra vez con autoridades que viven en otra dimensión, que como no ven amenazada su integridad creen que es más importante dar una apariencia de que tienen todo bajo control.

    Por fortuna, la gente sabe más. Saben que la autoridad en Michoacán, y en varias partes de México, no tiene autoridad. Que los que imponen condiciones son los criminales. Que en la tierra de las autodefensas pasaron los años desde aquel conflicto y nunca se construyó una policía profesional, nunca se conjuró la amenaza de los grandes cárteles.

    Y por ello, la Secretaría de Educación de Michoacán ya puede decir misa, que los padres y las madres de Zamora tendrán el buen juicio de esconder a sus hijos de la guerra.

    Esconderlos, al menos momentáneamente. Porque una cosa es no sacarlos a la calle, no llevarlos a las escuelas, y otra muy distinta es protegerlos de la ausencia del gobierno, del poderío del crimen y de la apatía de buena parte del país, que está en otros temas menos en el de la exigencia por la seguridad y la paz.

    Ayer en la mañanera no se pronunció la palabra Zamora. Y de Michoacán, porque la violencia de las últimas semanas en ese estado va más allá de la ciudad fresera, apenas si se dijeron vaguedades.

    Que si ya van a mandar la Guardia Nacional, que si Durazo “lo está considerando seriamente”, que si ya habló con el gobernador...”. Vaguedades.

    Lo real es que en México hay un conflicto armado que impide, en Zamora hoy pero mañana en cualquier parte, que niños y jóvenes vayan a la escuela. Y la autoridad (es un decir) cree que a eso debemos llamarle “normalidad”.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...inos-mexicanos
    (Edición de firma).

  30. #510

    Default

    ¿Chayoteros o adictos?

    Luis Carlos Ugalde

    Una de las causas centrales de la baja calidad del periodismo en México, así como de su complacencia (autocensura) frente a los gobiernos, es que muchos medios de comunicación no viven de sus lectores, radioescuchas o televidentes, sino del dinero público. Y el exceso de éste los ha hecho adictos al dinero fácil. En consecuencia, buscan agradar a quien les paga, no a quien los lee o escucha.
    Las primeras planas de la prensa escrita, por ejemplo, están llenas de declaraciones de funcionarios y políticos. Con frecuencia el reportero no se toma la molestia ni siquiera de cotejar los dichos con la realidad y reproduce discursos y más discursos. Para contrastar lo que dice “A”, pide la opinión del político “B” y del “C”, o la de especialistas. No más. Muchos noticiarios radiofónicos son una secuencia de entrevistas con funcionarios de gobierno. Salvo algunas contadas excepciones, no hay investigación propia ni una verificación de las declaraciones de los políticos.

    El periodismo declarativo es reflejo de la estructura de ingresos de los medios: si vives de los políticos, debes retratarlos y citarlos en las primeras páginas para que vean que su inversión es rentable. Si vives del dinero que te dan los gobiernos, no puedes investigar la corrupción, ni el abuso del poder ni dar seguimiento a las fallas de sus programas sociales. Si vives del gobierno, mejor invierte en opinadores que te den una pantalla de pluralismo y de crítica, pero cuida tu cobertura periodística.

    Aun los medios tradicionalmente críticos de los gobiernos sucumben ante la precariedad financiera que se gesta en un país de pocos lectores. El diario La Jornada, típicamente crítico de los llamados gobiernos neoliberales, fue uno de los que más cobertura dio a las declaraciones del expresidente Enrique Peña Nieto durante su gobierno, presuntamente como reciprocidad por el apoyo financiero recibido. La periodista Orquídea Fong publicó en Etcétera un análisis sobre las portadas y contraportadas del periódico durante 2016, en el cual encontró 244 ediciones con posturas oficialistas, es decir, el 67.6 por ciento de las ediciones de ese año.

    López Obrador llama “chayoteros” a quienes lo critican porque ya no reciben dinero del gobierno. La Jornada no lo critica, pero quizá haya sucumbido a la tentación de dar cobertura favorable al gobierno anterior para ser viable financieramente. Otros medios critican al gobierno actual, pero también lo hacían con Peña Nieto, como es el caso de Reforma. Otros no critican a AMLO en espera de recibir dinero público, como tampoco criticaban a Peña Nieto. ¿Eso les quita la etiqueta de chayoteros?

    Que López Obrador haya centrado la discusión sobre las malas prácticas del periodismo mexicano alrededor de una lista de 36 personas físicas o morales que recibieron poco más de mil millones de pesos entre 2013 y 2018, desvía la atención del problema de fondo. No solo porque este monto es apenas una porción minúscula del total de fondos que el gobierno de Peña Nieto destinó al gasto en publicidad de gobierno, sino porque entre los nombres hay medios serios y críticos como Animal Político que han hecho periodismo de investigación, que se revuelven con otros medios o personas que por su cercanía al gobierno obtuvieron dinero sin que hayan contribuido a generar un buen periodismo.

    El grueso de la publicidad oficial del gobierno anterior se otorgó a Grupo Televisa, TV Azteca, Grupo Imagen, Grupo Fórmula, El Universal, Organización Editorial Mexicana y Grupo Milenio, que recibieron el 47 por ciento del total, poco más de 24 mil millones de pesos. Nuevamente, estas cifras no son sinónimo de culpabilidad, pero sí señalan los volúmenes excesivos de dinero que son estímulo para que los medios cortejen a los gobernantes en búsqueda de recursos públicos.

    Finalmente, un tema del que poco se habla es que algunos medios son también instrumentos para tener acceso a contratos o permisos o concesiones de gobierno en otros giros que nada tienen que ver con los medios de comunicación: por ejemplo, hospitales o la industria de la construcción o servicios financieros.

    Que el nuevo gobierno haya presupuestado 4 mil 711 millones de pesos para 2019, una cifra 26 por ciento menor frente a la ejercida en 2018, es positivo. También lo es que haya nuevos lineamientos de la política de comunicación social que establecen que ningún medio de comunicación concentrará más del 25 por ciento del total de la pauta publicitaria de una campaña, que se privilegiará a medios públicos para la producción de materiales, que se utilizarán al 100 por ciento de los tiempos oficiales, y que el gasto de campaña de comunicación social se dará a conocer en tiempo real conforme se ejerza.

    Mientras tengamos una industria de medios adicta a vivir del dinero de los gobiernos en lugar de hace periodismo para satisfacer a sus lectores, nuestro periodismo será de baja calidad. La única medicina real sería eliminar por completo el anacrónico rubro de publicidad gubernamental y mantener solo los fondos para campañas de interés público.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...eros-o-adictos
    (Edición de firma).

Bookmarks

Posting Permissions

  • You may not post new threads
  • You may not post replies
  • You may not post attachments
  • You may not edit your posts
  •