Page 1 of 5 12345 LastLast
Results 1 to 25 of 104

Thread: COLUMNAS DE "EL FINANCIERO"

  1. #1

    Default COLUMNAS DE "EL FINANCIERO"

    Se va Peña Nieto: luces

    Por Pablo Hiriart.

    Como todo presidente, Enrique Peña Nieto deja un legado de luces y sombras.

    En menos de un mes habrá otro mexicano sentado en la silla presidencial, y antes de que ello ocurra vale la pena dedicarle dos entregas al mandatario que se va.

    Luces: Creó cuatro millones de empleos formales, en buena medida producto de la reforma laboral que sacaron adelante priistas y panistas, la alianza política que ha permitido avanzar al país (no olvidar que se detestan entre ellos, pero desde 1988 habían sido capaces de sumar cuando se trata de México, salvo en la pasada elección presidencial) en los últimos 30 años.

    Nos dejó una reforma educativa que eleva la calidad de la enseñanza pública.

    Los maestros se evalúan para ascender, aumentar sus ingresos y obtener plazas. Antes eso estaba en manos de camarillas sindicales y políticas, en detrimento de la niñez mexicana.

    Hoy, 206 mil maestros han obtenido una plaza o un ascenso exclusivamente por concurso, es decir por méritos académicos.

    Concretó una reforma energética que ya tiene comprometidos alrededor de 200 mil millones de dólares en inversiones para explorar y explotar yacimientos en aguas profundas, y recuperar esa riqueza a la que el Estado solo no podía acceder por falta de recursos.

    Nos dejó una reforma en telecomunicaciones que abarató la conexión entre mexicanos, se acabaron los pagos de larga distancia y casi toda la población no infantil tiene un celular en la mano y se conecta al conocimiento global en Internet.

    El poder adquisitivo del salario creció 17 por ciento en el sexenio.

    Más de dos millones de personas salieron de la pobreza extrema.

    La inversión extranjera sumó más de 192 mil millones de dólares, cifra histórica.

    Histórica fue también la tasa de inflación, por baja.

    Tuvimos 35 trimestres de crecimiento económico ininterrumpido.

    Más ciudadanos que nunca en la historia tuvieron acceso al crédito para la vivienda popular a través del Infonavit.

    Peña Nieto deja a un país bajo techo.

    Puso a México como la sexta potencia turística del mundo.

    Exportamos más manufacturas que todos los países de América Latina juntos.

    Hoy tenemos una balanza comercial agropecuaria favorable, como no había ocurrido nunca antes en la historia.

    Salvó el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que había sido sentenciado a muerte por el antimexicano presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

    Nunca se enganchó en la polémica tuitera con el estrafalario y prepotente mandatario de EU. Y cuando habló con él, en público y en privado (luego se dieron a conocer esos diálogos), lo hizo con decoro y a la altura de la representación de un gran país.

    Marcó distancia del gorilato venezolano. La Cancillería recibió a las familiares de presos y perseguidos. En los foros internacionales México estuvo del lado correcto: el opuesto a Maduro.

    El país tiene finanzas sanas y crece con mayor rapidez que el promedio del resto del mundo.

    La deuda externa es manejable y se encuentra en los menores rangos de los países de la OCDE, con respecto al PIB.

    En el Banco de México deja cerca de 180 mil millones de dólares de reservas para la siguiente administración.

    Pero sobre todo lo anterior, subrayo que Peña Nieto fue un presidente de buena fe, que gobernó sin odios ni rencores.

    Jamás usó la publicidad oficial para extorsionar a los medios de comunicación y financió aún a los más adversos a su persona y a su proyecto, pudiendo no hacerlo.

    Nunca reprimió a los movimientos sociales.

    Fue un demócrata en toda la extensión de la palabra.

    Esas son las luces del presidente que se va en unos días.

    También hubo errores y sombras, como veremos mañana.

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...na-nieto-luces

  2. #2

    Default

    Parece ser que hicieron una limpieza de los foros y corrieron a gran parte la mierda Lopezobradorista, al menos eso se deduce de los comentarios, y efectivamente, los foros de ese periódico parecen más civilizados que los de otros... me supongo que debe ser cierto.

    Creo que eso también pasó al principio en Venezuela... es una medida temporal, pero eso permite a la gente que vaya al leer el periódico, permitirle razonar. La estrategia Cubana siempre ha sido el tratar de destruir la capacidad de pensar, mediante el insulto y promover la imbecilidad en los países que agrede.

    Muy buenos dias estimado Sr, Hiriart! que tenga un mas
    que excelente inicio de semana y como acordamos la
    limpia de estos foros de todas las lacras que venían a
    insultar y hacerse los graciosos han sido "eliminados"

    Quedan algunos fanáticos de Liopez que se sienten con
    "poder" pues según ellos "ganaron" pero son solo unos
    pobres diablos, apestados sociales y sin auto estima...
    Pocos ya...en estos foros...esperamos a los peje
    saurios a soltar su diarrea mental ......salgan de
    sus cuevas peje chairos !!
    Levanta la cabeza un ser inmundo:
    Hola Bot....ya no sabes dar los buenos días?..
    Creeo que los eliminados fueron los que perdieron la elección!!
    jajajaja
    Así es Elliot, excelente programa de limpieza, ya no veo por acá al Sr. dueño del financiero y que mandaba ultimatums para que empezara a lambisconear al pejestorio, ni al señor juanito que se la pasaba despotricando con su "documentación" o a don canelin que se ve que se drogaba para comentar. Ni tampoco he visto a jorgito pero eso es temporal por que al rato estará por acá ahora anda ocupado defendiendo Sta Lucía por que dice que en 1 año van a conseguir el estudio que de acuerdo a MITRE toma 10 años, si es posible hacer secundaria en 6 meses y prepa en un año o carrera en 15 años me canso ganso que si lo consiguen, pero al rato las consecuencias y el yo no fui.
    Entre las “luces” sobresale el acuerdo en lo oscurito que hizo con el narcopejecamaján, quien a cambio de su triunfo usando la bien aceitada maquinaria priista, el narcomesías le prometió impunidad para él y los suyos. Y la tiene garantizada, pues peña se lleva su “escudo” por si el narcopejecamaján se arrepiente del acuerdo: le sabe santo y seña de cómo asaltó el poder, de cómo fue financiado por el narco a través del Z-40 y de pejenarcogeneral que ocupará alto cargo, etc. Acuerdos en lo oscurito entre “los de arriba”
    ¡Huy Pablo! Solo le falto poner su slogan de "para que lo bueno se siga contando". De todas esas luces veo más de una fundida. El fin.
    Buenos dias. Ciertamente han desaparecido los comentarios fecales de los pejezombies, quizá ya se dieron cuenta que fueron usados y que no les cumplirá nada. Amlo al no bajar la gasolina como promesa de campaña los perjudico pues sus alimentos se encarecieron, transporte y lo peor seguirán igual de jodidos y ya sin ilusiones.
    Te falto :

    Subió la paridad peso dólar como nunca : lo recibió en 12 pesos y lo dejo en 20 pesos!!! se mas honesto !!!
    ¿Cómo nunca? otro que cree que el país se inauguró hace 18 años. Infórmese bien que pasó en México en los 70's y 80's el peje ya lleva mas de un peso de devaluación y eso que aún no es presidente.

  3. #3

    Default

    Se va Peña Nieto: sombras

    4:50Actualización 06/11/2018 - 8:31

    Por Pablo Hiriart.

    ---------------------------------------

    Con indudables logros en distintos rubros, el presidente Peña Nieto tuvo fallas y omisiones que contribuyeron a que su gobierno y partido fuesen rechazados en las urnas, y en la silla con el águila y la serpiente quede sentado Andrés Manuel López Obrador.

    Sombras.- El origen de sus errores se encuentra en una sola palabra: arrogancia.

    Peña Nieto no era así, pero dejó que su principal asesor, Luis Videgaray Caso (un buen canciller), le imprimiera un sello de altanería y de soberbia a su gobierno, que arruinó la principal virtud del mandatario que se va en tres semanas: la capacidad de conectar con la gente.

    Se dejó encerrar en Los Pinos y le faltó firmeza para ubicar en su lugar a su gran amigo y consejero.

    Como apunté en la columna del pasado 3 de septiembre, Peña Nieto nunca trasmitió afecto por sus gobernados y desestimó el respaldo popular como sostén de su proyecto.

    Un proyecto de cambios de gran calado como el que emprendió, necesitaba que el presidente Peña fuera los fines de semana a estrechar manos en colonias populares, organizar comités de vecinos, abrir grifos de agua, regañar gobernadores y presidentes municipales, en lugar de jugar golf con sus amigos.

    Fue un presidente lejano al que le faltó contacto físico y afectivo con la gente.

    No frenó a tiempo la corrupción desbocada de algunos gobernadores y funcionarios federales.

    Reaccionó con desdén inicial ante bombas políticas como la casa blanca.

    Invitó a Donald Trump a Los Pinos en plena campaña presidencial, cuando más nos insultaba.

    Menospreció los efectos emocionales del socavón de Cuernavaca, y no castigó políticamente a los que tenían que pagar por ello. No era sólo un asunto de justicia, sino de respuesta política ante el malestar por la tragedia.

    Tarde y mal reaccionó Peña Nieto ante el crimen de los 43 normalistas en Iguala, donde los responsables políticos de la masacre lo pusieron a él como el asesino que no es, y quedaron impunes.

    No fue capaz de revertir la inseguridad y la violencia, y deja al país lastimado por una dramática crisis delictiva.

    Con su desidia para actuar a tiempo dañó gravemente a un partido histórico, de centro, indispensable para amortiguar la polarización que se avecina.

    Nunca quiso ver a López Obrador como el rival político a vencer. Lo apuntamos aquí desde 2013: “AMLO está en la lona, pero está en el ring”.

    Su herencia puede que no sean los grandes cambios que impulsó, porque su sucesor se encargará de hacer retroceder las manecillas de esta historia.

    Pero sería injusto cargarle a Peña Nieto la responsabilidad total de un gobierno impopular.

    La sociedad –es decir, todos nosotros– se ensañó contra él durante los seis años de su mandato.

    Todo ello trabajó para hacer ganar a su antítesis: López Obrador.

    Las redes sociales y los WhatsApp se saturaron con burlas y escarnio por razones tan baladís como pronunciar mal una palabra en inglés.

    O por ponerse unas calcetas extrañas para correr.

    Equivocarse en una suma durante un comentario informal.

    Haber dicho volvido en lugar de vuelto.

    O estar casado con una actriz exitosa que vive y viaja como actriz exitosa.

    Personajes y organizaciones que representan, o dicen representar a la sociedad civil, lo golpearon y fiscalizaron con dureza extrema.

    Ese rigor no lo tienen hacia los desplantes autoritarios y antidemocráticos del presidente electo.

    No dejaron que hubiese mando policial único ni fiscal general nombrado por la mayoría en el Senado, y pusieron la mirada inquisidora y burlona en cada movimiento de los familiares del presidente, para denunciar y acusar.

    Ahora no hacen lo mismo con el presidente electo.

    Se entiende: no es igual ponerse enfrente de un presidente demócrata, que los va a respetar digan lo que digan, que hacerlo con un presidente autoritario que los desprecia y los tiene en la mira.

    En síntesis, ahí están las luces y las sombras de Peña Nieto.

    La sociedad mexicana lo juzgó y lo reprobó en las pasadas elecciones.

    Pero ese juicio no siempre coincide con el de la historia.

    Con los años, veremos.

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...-nieto-sombras

  4. #4

    Default

    En pocas palabras, una sociedad de que "Galleguizó"... o sea, se expresó, porque pudo, como extremadamente cruel, cobarde e ignorante, frente a un presidente que no devolvió un solo golpe.

    Cuando esta sociedad, sobre todo los jóvenes, no encuentre trabajo, ni medicinas ni comida... les voy a recordar a todo el que pueda, sus infamias.

  5. #5

    Default

    Lo que está en juego

    4:50Actualización 06/11/2018 - 13:25

    La cita electoral de este martes 6 de noviembre en los Estados Unidos, puede tener histórica trascendencia para el país. Y lo es de forma especial, porque está en juego mucho más que el sólo balance del Congreso.

    Según todas las encuestas, los demócratas sostienen una ventaja de más de 10 puntos porcentuales de victoria sobre los republicanos: (55 por ciento-43 por ciento: CNN), para la mayoría en la Cámara de Representantes.

    En el caso del Senado donde los republicanos mantienen el liderazgo (51-49 asientos) y donde están en juego solamente 35 asientos, las tendencias indican que serán los mismos republicanos quienes puedan mantener la ventaja, incluso, arrebatar a los demócratas unos asientos de más a los que hoy ostentan.

    Pero el tema de fondo es la profunda división entre los seguidores del presidente Trump y los millones de estadounidenses quienes se encuentran decepcionados o frustrados por los 654 días de Donald Trump en la Oficina Oval.

    El nacionalismo más rancio, el proteccionismo absurdo, la guerra comercial con China, la insistente retórica antinmigrante convertida en una amenaza a la seguridad nacional, han provocado una profunda herida que divide a los distritos más conservadores y religiosos, de aquellos liberales y globales. Trump ha significado un profundo factor de desunión y división en su país. Sin embargo, su base de apoyo sólido –ligeramente disminuido del 40 al 34 por ciento del electorado- está más firme y unida que nunca.

    A su favor, un crecimiento inusitado de la economía, provocado en buena medida por su reducción fiscal a las empresas, produjo un impulso a la inversión y al crecimiento que ha impedido un derrumbe en los índices de aprobación. El viejo factor económico –“It´s the economy, stupids”- sigue representando el factor de mayor peso.

    Pero lo que se pone en la balanza es la definición ética y moral de un país que ha renunciado al liderazgo occidental en los últimos 18 meses. Hacia al mundo, Estados Unidos renunció a una posición de vanguardia al sostener posturas y discursos antiglobales, antimultilaterales, anti libre comercio, antidiálogo; la fuerza y la factura de su rol como policía del mundo, fue el que Trump esgrimió ante la OTAN, ante el G7, ante la Cumbre de París.

    Al interior, más grave aún, el deterioro y daño severo a la que un día fue, la democracia más avanzada del mundo. Una presidencia en litigio y descalificación permanente con los medios; un peligroso viraje de la Suprema Corte hacia el conservadurismo más primitivo, por la imposición de Trump de los jueces faltantes; un Congreso sumiso, limitado, incapaz de la autocrítica y de la independencia que por décadas lo ha caracterizado.

    Lo que está en juego es el futuro político de Donald Trump y su ambiciosa pretensión de reelegirse. Está en juego su permanencia en la Casa Blanca, en el caso de un probable triunfo demócrata pueda liderear los comités en la Cámara baja que ordene investigaciones a sus finanzas, sus impuestos, sus sospechosas ligas con Rusia, el Kremlin y los oligarcas de ese país.

    Trump puede tener un segundo bienio muy complicado si los demócratas se apoderan esta noche del liderazgo en Representantes, aunque parece improbable que lo pudieran conseguir en el Senado que abriría claramente la puerta a un eventual proceso de impeachment o destitución.

    Pero no todo está escrito. Hoy, millones de votantes –se espera una participación sin precedentes- definirán el futuro de su país, la posibilidad de contener a un presidente imperial, desbocado, que pretende destruir todas las relaciones que EU ha construido con el mundo desde la Segunda Guerra Mundial.

    Esta noche estaremos presenciando el resultado de un referéndum a Donald Trump y su hostil, belicosa, humillante, racista y denigrante forma de hacer política.

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...-esta-en-juego

  6. #6

    Default

    Medio término

    4:50Actualización 06/11/2018 - 13:43

    Hoy hay elecciones de medio término en Estados Unidos. Se renueva la Cámara de Representantes y 35 senadurías, además de que se eligen 39 gobernadores. Es una elección cuya importancia no puede menospreciarse.

    De acuerdo con las encuestas, agrupadas en la página 538 de Nate Silver, los demócratas tienen 88 por ciento de probabilidad de ganar la mayoría en la Cámara, pero apenas 16 por ciento de alcanzarla en el Senado. Debe ser una estimación cercana a la realidad, porque Trump ya dijo el fin de semana que él se concentró en el Senado, así que da por descontada su derrota en la Cámara baja.

    El Senado hoy se reparte 51-49 a favor de los republicanos, y es difícil que pierdan dos lugares (netos). Si sólo perdiesen uno, quedando en 50 ambos partidos, el voto de desempate corresponde al vicepresidente, de forma que seguirían teniendo mayoría los republicanos. Sin duda, mientras menor sea la ventaja del partido de Trump, más difícil será para éste impulsar sus propuestas, que no sólo son rechazadas por los demócratas, sino por cualquier conservador con principios. La capacidad que ha tenido Trump de destruir esos principios en el Partido Republicano es notable, pero la elección de hoy puede ponerle fin.

    Si el Congreso queda dividido en Estados Unidos, como indican las encuestas, la parálisis legislativa que seguiría dará espacio a ataques aún más virulentos de parte del presidente, me imagino, para tratar con ello de polarizar lo suficiente a la ciudadanía rumbo a 2020. Si las estimaciones son correctas, la ruptura entre las ciudades (demócratas) y el campo y los pueblos (republicanos), será más marcada a partir de hoy. Polarizar en esas condiciones es muy fácil para alguien sin escrúpulos, que insistirá en que los yuppies (o como se les diga hoy) son holgazanes pervertidos, que han traicionado al verdadero corazón de América, que apuestan a sumar millones de migrantes para con eso ganar y destruir a los blancos anglosajones evangélicos. Porque este es su mercado, y específicamente los hombres entre ellos. Es muy impresionante ver que la intención de voto está empatada entre hombres, pero los republicanos pierden entre mujeres, dos a uno. Si le sumamos educación, mientras dos de cada tres mujeres con estudios de licenciatura votarían Demócrata, dos de cada tres hombres sin estudios votarían Republicano (CNN).

    En este escenario, el más probable, la mayor polarización en Estados Unidos no será una buena noticia para nosotros. Primero, porque seguramente México será uno de los temas de disputa. Segundo, porque un entorno global de polarización va a favorecer esa misma tendencia al interior de nuestro país. Es precisamente lo que ha llevado al hundimiento, y casi desaparición, del centro político en Europa, y ha permitido la elección de personajes como Bolsonaro en Brasil. Considerando la ausencia de proyecto del nuevo gobierno en México, del que hablamos ayer, el camino de la polarización sería el que recorreríamos.

    Como siempre, podemos tener esperanza en un triunfo demócrata. Beto O’Rourke, candidato demócrata al Senado por Texas, que enfrenta a Ted Cruz, podría convertirse en una estrella política, además de obtener esa curul que parece casi escriturada a los republicanos. Cambiaría por completo el panorama, pero sus probabilidades de triunfo son escasas, apenas 25 por ciento. Su campaña ha logrado colocar al borde del triunfo a varios representantes, y tal vez quede cerca de Cruz, pero no sería suficiente.

    Si las cosas ocurren como indican los números, entonces el proceso de irracionalidad, miedo, angustia y enojo seguirá avanzando. Y tal vez a un ritmo más acelerado. Hace dos años, parecía que Trump no podría ganar. Vaya que se ha oscurecido el panorama desde entonces.

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini.../medio-termino

  7. #7

    Default

    Etapas de un duelo aeroportuario

    4:50Actualización 06/11/2018 - 10:59

    Por Joel Virgen Rojano.

    Negación. Ira. Negociación. Depresión. Aceptación. Tras los resultados de la consulta popular, los distintos agentes económicos y de mercado han pasado por todas estas fases. No todas han sido superadas. Permítanme ubicar aquí estas fases e identificarnos en el plano de una respuesta natural a un choque. En este caso, algo más que la cancelación de una enrome obra de infraestructura. Es probable que a estas alturas muchos tendremos claro que el tema va más allá de dicha cancelación y hoy se trata de la asimilación de una señal poderosa para los inversionistas actuales y futuros.

    Negación. “Esto no puede estar pasando”. Todos, mercados, empresarios y opinión pública realmente no tuvieron tiempo de quedar varados en esta fase. El resultado de la consulta pudo no haber sido una sorpresa después de todo. Esto al tomar en cuenta el sesgo por construcción de la misma y la probada efectividad de las preguntas incluidas en la boleta de la consulta en cuanto a la inclinación a la cancelación del proyecto de Texcoco.

    Ira. “¿Por qué yo? ¡No es justo!”. Los mercados reaccionaron abaratando drásticamente los activos financieros locales el lunes 29 de octubre. Los mercados no castigaron, reaccionaron a lo que concluyeron implicaba un deterioro en las expectativas macrofinancieras. Si se extralimitaron o exageraron eso aparentemente todavía no lo deciden, dichos activos no se han revalorado sustancialmente tras el choque. Por su parte, los empresarios reaccionaron manifestando su extrañamiento y expresando un sentido de desilusión y desencanto.

    ¿Los analistas? Presenciamos la materialización de algunos de los elementos de riesgo que hasta ese punto permanecían a un costado de un escenario central donde la opción de la continuación del proyecto aeroportuario era el más poderoso en términos de factibilidad técnica y económica.

    Negación. Sí, todavía existe la esperanza entre algunos participantes del mercado e inversionistas de que el proyecto de Texcoco puede ser rescatado. ¿Es posible? Preguntan todavía algunos. Quizás no se han convencido que lo que presenciamos fue un manifiesto de ruptura entre un régimen y otro. En esta fase todavía hay público. No todos, sin embargo.

    Depresión. Aquí se ubican los que extrañan la anterior realidad. Se busca una razón de seguir. Aquí probablemente encontramos las primas de riesgo todavía amplias y el potencial deterioro del clima de negocios y valor reputacional erosionado. Veremos en unas semanas, por ejemplo, la reacción de la confianza de consumidores y productores que hasta hace poco internalizaban un futuro brillante. Constataremos si hay depresión o la confianza ha atravesado sin chistar un trago amargo.

    Aceptación. En este punto se aprende a vivir sin lo ausente. Valdría la pena preguntarnos qué tan cerca nos encontramos de esta fase. Estamos listos para aceptar el nuevo statu quo, recalibrar nuestros riesgos, refundar el marco desde el cual analizar esta economía mexicana y sus mercados e identificar las nuevas oportunidades. Aquí es relevante sin duda la provisión de información, el control de daños y el paso firme cuesta arriba en la recuperación de la confianza. La anterior sin duda un elemento clave en toda ecuación de determinantes de la inversión.

    La señal fue enviada desde el domingo 28 de octubre por la noche. Para el momento en que el presidente electo se dirigía a la opinión pública

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...-aeroportuario

  8. #8

    Default

    Todos pierden

    4:50Actualización 06/11/2018 - 10:29


    1. Pierde el país, que se queda sin aeropuerto. Lo más probable es que Santa Lucía ni siquiera llegue a construirse. No hay proyecto ni diagnóstico de funcionamiento. Y, de edificarse, enfrentará todos los problemas señalados por MITRE.

    2. Pierde el Estado –como tal– porque se liquida una obra viable financieramente, que podría haber generado recursos para inversión social o productiva.

    3. Pierden los más de 40 mil trabajadores que se quedarán sin empleo. Amén de los miles de empleos directos e indirectos que hubiera generado el nuevo eeropuerto en la zona.

    4. Se pierden años de planeación. Santa Lucía, en cambio, carece de viabilidad técnica y el costo de 67 mil millones de pesos, de Jiménez Espriú, está deliberadamente subestimado; según el Colegio de Ingenieros Civiles de México, el costo real sería cuatro veces mayor, es decir, 217 mil 428 millones de pesos.

    5. Pierde la zona de Texcoco, particularmente sus habitantes, que recibiría una fuerte inversión de recursos para el desarrollo en materia de infraestructura y generación de empleo.

    6. Pierde el nuevo gobierno margen presupuestal porque tendrá que destinar 120 mil millones de pesos para responder por la cancelación de la obra, que eran un activo y no un pasivo.

    7. Pierde la iniciativa privada y los fondos que invirtieron en el aeropuerto, incluidas Afore. Amén de la avalancha de demandas nacionales e internacionales que se prevé.

    8. Se pierde confianza con la consecuencia natural: mayor presión sobre la calificación de la deuda.

    9. Pierde conectividad un país que tiene una ubicación geográfica privilegiada, por la vecindad con Estados Unidos, y por los 11 mil kilómetros de costas en el Pacífico y el Atlántico.

    10. Pierden las líneas aéreas que enfrentarán, en el mejor de los casos, tres parches a medio funcionar o, en el peor, la saturación cada vez mayor del tráfico aéreo en el Valle de México.

    11. Pierde la industria del turismo, ya que la afluencia de visitantes fluye principalmente por vía aérea. Turquía, a contrapelo, acaba de inaugurar el aeropuerto más grande del mundo, que recibirá 90 millones de pasajeros y llegará a 200 millones en su etapa final.

    12. Pierde AMLO credibilidad en el interior porque se había comprometido públicamente –como ha mostrado Gustavo de Hoyos– a continuar el proyecto si se concesionaba a la iniciativa privada.

    13. Pierde AMLO respeto en el exterior porque, como lo ha advertido la prensa internacional, es una decisión irracional, y el timo de consultas populares –como base de la toma de decisiones– espanta a los inversionistas.

    14. Pierde AMLO autoridad porque todas las opiniones calificadas de MITRE, OACI, ingenieros, asociaciones de pilotos y controladores, así como de las aerolíneas, fueron olímpicamente ignoradas.

    15. Pierde AMLO porque muchos de sus votantes son moderados y no avalan semejante irracionalidad.

    16. Pierde AMLO dignidad y respeto por haber armado una consulta ‘patito’ y dar un espectáculo lamentable, que además amenaza repetir e institucionalizar. Las argucias se hilaron como cuentas de rosario. Falsas promesas. Imparcialidad comprometida. Y contradicciones manifiestas: el ‘pueblo sabio’ decidió, no el presidente.

    17. ¿Qué se ganó? Según AMLO, el manotazo. Pero, como dice el dicho, el caldo salió más caro que las albóndigas. La relación costo-beneficio, si es que existe, deja un saldo muy desfavorable para el presidente electo y su arranque de gobierno.

    18. Una decisión donde todos pierden, incluso el responsable, no puede ser calificada más que como un gravísimo error. El expresidente Felipe González declaró, en alguna ocasión, que la cuestión no era equivocarse, sino corregir inmediatamente.

    19. Lo deseable y lo mejor para todos sería que AMLO enmendara el yerro. La forma más simple sería licitar la construcción, para realizarla con recursos privados, y luego concesionar la operación, como se había prometido.

    20. La otra alternativa es, como ha sugerido Gabriel Quadri, realizar una consulta popular constitucional, con carácter vinculante, que sea impulsada por un tercio de los senadores o los diputados, o por el 2 por ciento del listado del padrón electoral, es decir, dos millones de firmas.

    21. Aún hay tiempo. O, en todo caso, no hay peor lucha que la que no se hace.

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini.../todos-pierden

  9. #9

    Default

    Asuntos de política que la economía no entiende

    14:50Actualización 06/11/2018 - 9:15

    L a semana pasada se canceló la obra del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM). La reacción de los mercados financieros internacionales, así como de algunas calificadoras de riesgo no se dejó esperar. La reacción inicial de los mercados estuvo caracterizada por una depreciación del peso mexicano frente al dólar de EU de 19.22 —al inicio de la consulta—, alcanzando un nivel máximo de 20.47 (6.5 por ciento), el mismo número de desviaciones estándar que las elecciones de EU en noviembre de 2016. Asimismo, el índice S&P/BMV IPC se cayó poco más de nueve por ciento y el rendimiento de los bonos del gobierno federal a tasa fija en pesos con vencimiento a 10 años se incrementó 85 puntos base (de 8.21 a 9.06 por ciento). En cuanto a las tasas de interés de corto plazo, los futuros de las tasas de TIIE con vencimiento en tres meses ahora descuentan un incremento de la tasa de política monetaria de casi 40 puntos base (pb) de aquí a fin de año, cuando la semana antepasada anticipaban un incremento de nuestro instituto central de solo 20 pb. Hacia delante, los futuros de la TIIE ya no anticipan la posibilidad de que el Banco de México pueda reducir la tasa de referencia en la segunda mitad de 2019, que hace apenas unas semanas ya descontaban la posibilidad de un recorte de 14 pb en la tasa de referencia durante el tercer trimestre. Por su parte, las calificadoras de riesgo Fitch Ratings y HR Ratings revisaron su perspectiva de calificación de la deuda soberana de México de ‘estable’ a ‘negativa’.

    Les confieso que personalmente quedé atónito con la decisión de cancelar el NAIM. No tenía duda que de alguna manera se iba a continuar la construcción del NAIM, sabiendo que iba a costar más caro cancelarlo y hacer el proyecto alternativo de Santa Lucía —independientemente si va o no a solucionar el problema de saturación del aeropuerto actual de la CDMX—, que continuarlo. No tenía duda de que la obra continuaría por lo que podía ocasionar en los mercados financieros, sobre todo porque restaría directamente recursos futuros que nuestro presidente electo podría utilizar para los programas sociales, al encarecer el costo de la deuda del gobierno federal. No tenía duda que la racionalidad económica iba a imperar. La realidad económica no depende de teorías, ni ideologías, existe y se impone, máxime que estoy en el entendido de que se conocían las consecuencias potenciales. En este sentido recordé la frase: “El corazón tiene razones que la razón no entiende”, atribuida al físico y matemático francés Blaise Pascal (1623-1662). Efectivamente, la política es de emociones y por ello, en muchas ocasiones da “razones que la razón no entiende”. Hoy me queda claro que la racionalidad que imperó fue la política, que no siempre está alineada con la racionalidad económica.

    Si la decisión de cancelar el NAIM no se entiende bajo una racionalidad política, entonces se abre ‘la caja de Pandora’ y se torna probable cualquier modificación que implique la pérdida de la estabilidad macroeconómica o de plano la destrucción institucional de nuestro país (como las iniciativas legislativas recientes que pretenden utilizar las reservas internacionales del Banco de México, por ejemplo, que no es una propuesta de nuestro presidente electo). No obstante lo anterior, poniendo al frente la racionalidad política y la abrumadora votación que logró Andrés Manuel López Obrador, creo que los pilares para entender el sexenio que está a punto de comenzar son los siguientes: (1) Retomar las políticas que Andrés Manuel propuso en su libro más reciente; como sabemos, no va a poder llevar a cabo todas las políticas planteadas, por lo que considero que las que tendrán prioridad son las que nuestro presidente electo ha repetido a lo largo de sus discursos y que fueron reproducidas en www.proyecto18.mx y los documentos titulados ‘Pejenomics’. ¿En dónde estarán los límites? (2) Responsabilidad fiscal. Si hay un tema en el que López Obrador ha sido totalmente consistente a lo largo del tiempo y con todas las audiencias, es que será fiscalmente responsable (los inversionistas globales tienen muy en cuenta este punto); y así (3) las propuestas que se contrapongan a las propuestas prioritarias o que queden fuera de la restricción presupuestal, no se llevarán a cabo. En mi opinión, el resultado de instrumentar este marco de acción se encuentra cerca de lo que nuestro presidente electo desea lograr —en donde nunca he dudado de sus buenas intenciones para nuestro país—, y lejos de los escenarios catastróficos que algunos analistas y columnistas han sugerido.

    El autor es director general adjunto de Análisis Económico y Relación con Inversionistas de Grupo Financiero Banorte y presidente del Comité Nacional de Estudios Económicos del IMEF.

    Las opiniones que se expresan en esta columna no necesariamente coinciden con las del Grupo Financiero Banorte, ni del IMEF, por lo que son responsabilidad exclusiva del autor.


    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...ia-no-entiende

  10. #10

    Default

    Juegan con la economía, y eso cuesta

    4:50Actualización 08/11/2018 - 8:19


    Si alguien piensa que el acuerdo en un privado del restaurante La Alcachofa entre el presidente electo y una decena de empresarios solucionó el problema económico derivado de la cancelación del aeropuerto en Texcoco, se equivoca por completo.

    Tal vez arreglaron su problema, no lo sabemos, pero el del país se ahonda conforme pasan los días.

    Después del error económico y político de parar la obra del Nuevo Aeropuerto Internacional con una consulta de bisutería, los mercados reaccionaron y el nerviosismo aumentó.

    Banorte modificó sus expectativas de la relación peso-dólar y la puso, para el próximo año, en 22.50 pesos por dólar.

    Y el crecimiento económico, según estima Citibanamex, será de un paupérrimo uno punto siete por ciento. Sí, 1.7% para el año entrante.

    Menos inversión.

    Más cara la deuda.

    Más alzas en tasas de interés.

    Menos empleo.

    Es lo que sucede cuando los políticos juegan con la economía.

    Al cancelar el aeropuerto, el presidente electo mandó una pésima señal que los mercados registraron y la prensa internacional lo tomó como algo insólito, por lo equivocado.

    Peor señal es que López Obrador entendió el mensaje de los mercados e insiste en el error en lugar de rectificar.

    Y los mercados no son unos señores de abrigo largo, flor en la solapa, cara de marrano y sombrero de copa, como los pintan en La Jornada.

    El mercado somos todos.

    El que deja de comprar un coche por temor a cómo venga la situación.

    Los que prestan más caro porque se tienen que cubrir ante posibles impagos por falta de solvencia económica.

    Los que deciden quedarse en casa en vacaciones en lugar de ir a Acapulco, porque ven incierto el futuro cercano.

    O el que pasa sus ahorros a dólares porque desconfía del manejo responsable de la economía.

    Entonces los mercados no previenen los errores económicos: los castigan.

    Los mercados castigaron la medida autoritaria y sin lógica económica de cancelar el aeropuerto en Texcoco.

    Para el próximo año, dólar a 22.50 y crecimiento de la economía de 1.7 por ciento.

    Y a pesar de ello, nuestro presidente electo desafía a los mercados e insiste en implantar su voluntad por sobre la lógica económica.

    Anunció que vienen más consultas fuera de la ley. Eso nos va a perjudicar.

    Con tal obstinación de hacer su voluntad al margen de la ley y de la lógica económica, se explica la presencia estelar de Nicolás Maduro en su toma de posesión, algo que casi ningún presidente del mundo hace: invitarlo.

    Tienen los mismos reflejos.

    De acuerdo con el reporte de Citibanamex a sus clientes –se publica hoy en El Financiero–, “la decisión de cancelar el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México llevó a una significativa reacción negativa de los mercados financieros, aun en el escenario favorable de los mercados emergentes”.

    Es decir, vamos a crecer menos y las otras economías emergentes van a crecer más. Totalmente a la inversa de lo que ha venido ocurriendo.

    Explica Citibanamex que “los vientos sobre la economía se exacerban” porque habrá menos inversión y primas de riesgo más altas (se encarecerá el crédito).

    López Obrador prometió, y sigue prometiendo, que vamos a crecer a un promedio de cuatro por ciento anual en su sexenio.

    Por ese camino vamos a estar muy lejos de esa meta.

    En cuanto al tipo de cambio, Citibanamex dice a sus clientes que “en nuestra perspectiva, la reciente depreciación del peso no se revertirá”. Y espera que el Banco de México tenga que subir tasas a 8 por ciento la próxima semana.

    Banorte, a su vez, dice que “internamente se ha dado un incremento en el riesgo país, después de los comentarios recientes de las calificadoras”. Es decir, por la cancelación del aeropuerto.

    Apunta que el tipo de cambio, en lugar de terminar diciembre a 18.60 pesos el dólar como habían previsto, va a cerrar en 20.50.

    Y que el próximo año no va a quedar en los 19.50 que habían calculado, sino en 22.50 pesos por dólar.

    Es el resultado de jugar con la economía.

    De la pérdida de la confianza.

    De creer que las cosas se pueden arreglar en corto y en lo oscurito con un reducido grupo de empresarios.

    De falta de transparencia en las políticas públicas.

    Eso, ni modo, no lo aceptan los mercados.

    Y las consecuencias las pagaremos todos. Los que menos tienen, en especial.

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...a-y-eso-cuesta

  11. #11

    Default

    Comentarios...

    El narcopejemesías podrá eludir y pasarse por las talegas todas las leyes sociales; pero jamás podrá eludir las leyes de la Economía. Al igual que Chávez y maduro, el narcopejecamaján cree que los mercados se deben mover a ritmo de su pejendejismo; pero la realidad les muestra todo lo contrario; pese a la crisis que está generando el pejeführer, como todo embrutecido pueblerino que se respete, le vale y sigue en su pejendejez crónica, llevándose entre las patas al país y empobreciendo más a toda esa masa de idiotas que lo vieron -y siguen viendo- como “salvador” de su jodidez; masa fatal de atenidos y holgazanes, que no quisieron sopa y ahora se tragarán cuatro platos, porque su pejemesías aumentará su pobreza moral y económica. Igual que en Venezuela
    Yo creo que ese crecimiento que espera el doncito AMLO es en su mundo feliz, porque finalmente para él lo único que cuenta es lo que diga el pueblo y que los mercados no lo mandan. Tristemente, culpa al pueblo de sus absurdas decisiones y como un cobarde solo se oculta en el pueblo, no tiene el suficiente valor para decir “yo lo mando y se hace” no quiere aparentar lo que en realidad es, un dictador nefasto.

  12. #12

    Default

    El movimiento

    4:50Actualización 08/11/2018 - 9:54

    -------------------------------------------------

    La cercanía con la entrada en funciones del nuevo gobierno nos conduce a preguntar a diestra y siniestra decisiones y estrategias de actividades específicas. La toma de posesión, la residencia presidencial, el propio Estado Mayor Presidencial, las giras, los cuerpos de seguridad, y muchas otras cosas más.

    El nuevo gobierno tiene –nos lo aseguran sus cercanos e integrantes– la firme convicción de sentar precedentes que marquen diferencias significativas con administraciones anteriores.

    En el caso de la toma de posesión, la obligada asistencia del nuevo titular del Ejecutivo a la ceremonia y juramentación con la bandera nacional y el Congreso en pleno, están ultimando detalles, nos indican. Los viejos protocolos de las comisiones de recepción y despedida, hoy en su mayoría integradas por legisladores de su propio 'movimiento', podrán ser 'aderezadas' con integrantes de bancadas de minoría. El discurso, el Himno, los dignatarios invitados, todo eso parece estar dentro de los márgenes del protocolo acostumbrado. Con todo, el equipo de transición busca, a toda costa, resquicios y espacios no reglamentados para innovar y modificar fórmulas. Más que comprensible, por tratarse del primer gobierno extraído de la izquierda a nivel federal.

    El protocolo dentro del recinto, el Himno, el posicionamiento del Congreso, que tocará al venerable Porfirio Muñoz Ledo, está casi perfectamente planchado. Gran problema, el que la calidad y profundidad del discurso del presidente de la Cámara de Diputados pueda superar o ensombrecer al mensaje del propio presidente constitucional. No es difícil, considerando que uno es un tribuno, campeón de oratoria, con larga prosapia en las lides parlamentarias, mientras que el otro, es un campeón, pero de la plaza pública, del discurso improvisado, del verbo ardiente del corazón. Sin duda será un buen duelo.

    Lo que aún está por definirse con ajustes repetidos y continuos cambios, es el programa posterior a la ceremonia en el Congreso. El presidente tiene la intención de dirigirse a

    Palacio Nacional, y ahí –ohh, nostalgia de otros tiempos– recibir la salutación de partidos, fuerzas militares, organizaciones civiles y el pueblo todo. Con respeto a los organizadores, pero más bien suena a una visión retrospectiva en el tiempo, aquella de coches descubiertos, lluvia de confeti y el pueblo vivo saludando al nuevo tlatoani.

    Una vez en Palacio, ¿qué sucede? ¿Recibe dignatarios? ¿Saldrá al balcón a saludar a la gente reunida –y seguramente acarreada por Morena– para lanzar vítores y hurras al nuevo presidente? ¿Saldrá sólo? ¿Con su familia?

    Hacemos votos porque no tenga el mal gusto de aparecer ahí con el impresentable de Nicolás Maduro, porque causará profunda deshonra al pueblo de México. O de Daniel Ortega o Evo Morales. ¿Cabrá la sensatez? Ya invitarlos fue suficiente desatino.

    Por todos lados me informan que estaba previsto un concierto sinfónico en una plaza pública, pero era indispensable la participación de un director “del movimiento”. Para las posiciones de gobierno se buscan “simpatizantes, seguidores, activistas del movimiento”.

    México corre el grave riesgo de desechar a una clase gobernante, me refiero más a la técnica que a la política, los funcionarios del Banco de México –200 retiros voluntarios por adelantado–, de la Secretaría de Economía, de Relaciones Exteriores –cónsules, embajadores y expertos en temas internacionales–, de Energía, de telecomunicaciones, para substituirlos con “la gente del movimiento”.

    Es decir, aquellos fieles simpatizantes de AMLO y de Morena, perredistas en un momento de su historia, de izquierda casi todos. Estoy seguro de que habrá gente talentosa y preparada, pero me preocupa que esta premisa de contratación funja como sentencia y como condena.

    Nos ha costado casi 30 años capacitar, entrenar y formar a mexicanos profesionales en el servicio público, financieros y diplomáticos, ingenieros y expertos en muy diversas áreas, que ahora serán retirados por una baja substancial de salario, además de no pertenecer “al movimiento”.

    ¿Qué es el movimiento?, pregunto, y responden orgullosos que es la base de la cuarta transformación, el movimiento auténticamente social –dicen que nutre y alimenta al nuevo gobierno–. Suena bonito, pero otras voces hablan más de un amasijo informe, de corrientes políticas, ideológicas, radicales, sindicalistas que pretenden aprovechar la coyuntura para ocupar algún espacio de poder.

    “El movimiento”, ese que defienden como guía ideológica y operativa, bien puede convertirse en un pretexto de segregación y de rechazo social a todos aquellos que hayan colaborado o trabajado con administraciones anteriores.

    Me recuerda a los kirchneristas en Argentina, o con mayor gravedad, a los chavistas de Venezuela. “Si usted no es –me los confió una venezolana a la que después de dos años le otorgaron un pasaporte– lo suficientemente chavista, aquí, no tiene cabida”.

    Esperemos que “el movimiento” no se convierta en instrumento de rechazo, marginación, venganza social, porque entonces la cuarta, no alcanzaría ni la tercera.

  13. #13

    Default

    ¿No sería lo correcto mencionar a los autores de los artículos?

  14. #14

    Default

    Congreso y vacío

    4:50Actualización 08/11/2018 - 8:39

    Por Macario Schettino.

    En Estados Unidos, las elecciones del martes dejaron a Donald Trump con una sola pata en el Congreso. Perdió el control de los Representantes y sólo tiene ahora al Senado, aunque no queda todavía claro con qué margen. Dos o tres elecciones siguen en duda, porque el conteo no ha terminado, o porque habrá recuento, y de eso depende cómo quedarán. Más aún, regresa al Senado Mitt Romney, por los republicanos, que tengo la impresión que actuará como lo hizo McCain, vendiendo muy caro su apoyo, o de plano frenando a Trump.

    En los Representantes tampoco se han terminado todos los conteos, pero es claro que los demócratas tendrán mayoría. Falta ver si Nancy Pelosi sigue como coordinadora de la fracción (y en ese caso, Speaker of the House) o si el proceso de 2020 ya la jubila y abre espacios a otros. Aunque Trump no cambiará nunca, ahora tiene menos poder y una oposición real que va a buscar descarrilarlo para evitar su reelección, al menos.

    Acá en México, en cambio, el Congreso parece un palenque. La abrumadora mayoría de Morena prácticamente impide cualquier movimiento de la oposición, pero la falta de estructura de esa organización no permite un funcionamiento lógico. Se presenta cualquier cantidad de iniciativas, sin ton ni son: eliminar la reforma educativa, sustituir la palabra “varón” por “hombre” en la Constitución, poner las reservas del Banco de México a disposición del Presupuesto, incrementar la retención de impuestos en las operaciones, lo que sea que se les ocurra.

    En los dos meses que lleva esta Legislatura, parece que la única decisión relevante ha sido el reconocimiento de que las instituciones de salud del Estado deben cubrir a matrimonios del mismo sexo. La propuso Germán Martínez y fue aprobada por unanimidad en el Senado. La otra iniciativa aprobada, que han celebrado mucho, es la limitación de sueldos y salarios en el gobierno y la eliminación de las pensiones a expresidentes. Esa no es una buena idea, pero se cumple una más de las promesas de campaña.

    Como hemos estado muy atentos a las decisiones del presidente electo, que mientras no tome posesión son sólo declaraciones, no cuidamos lo que hace el Congreso, que tiene relevancia inmediata: ya son poder legalmente constituido. Sabemos que un día dejará Pemex de exportar petróleo, porque lo anunció AMLO, o que el 1 de diciembre ya no habrá obras en Texcoco, pero son eventos que aún no ocurren. Lo que sí es un hecho es la reducción de salarios a altos funcionarios, que entrará en vigor el 1 de enero de 2019.

    Eso es ya una ley.

    El problema en el Congreso es que no hay, como decíamos, una lógica clara. Puesto que Morena no es un partido político, no hay disciplina. Sus huestes se mueven siguiendo a liderazgos que se han agrupado en distintas facciones. Yo alcanzo a identificar cuatro, pero posiblemente haya más: bolivarianos, ebrardistas, monrealistas y claudios, por el tamaño de cada una de ellas. No agrupan a todos, y las ocurrencias individuales abundan, como fue el caso de las reservas internacionales.

    Mientras el desorden campea en el Congreso, desde el equipo de AMLO no surgen soluciones. Pospusieron otra vez el plan de seguridad, seguimos esperando el Presupuesto, nada claro hay en educación o energía. Es cierto que su gobierno empieza dentro de tres semanas, pero fue AMLO el que quiso hacerse del poder desde el día de la elección y arrollar a la administración de Peña. El vacío actual es su responsabilidad.

    Y es curioso que hayan decidido convertir a diciembre en un mes perdido: están pagando ya los sueldos del mes y el aguinaldo. Más vacío y desorden, pues.

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...ngreso-y-vacio

  15. #15

    Default

    ¿Estás preparado para una recesión económica?

    4:50Actualización 08/11/2018 - 11:29

    Por Alberto Tovar.

    Me llamó la atención el comentario en redes sociales de un defensor del nuevo gobierno, refiriéndose a los críticos como “economistas de cafetería”. El caso es que los resultados ya no son teóricos, sino tan reales que afectan a ricos y pobres, por eso, independiente de las preferencias políticas es prudente contar con un plan para las finanzas personales en caso de resentir una recesión.

    Hasta ahora hemos tenido crecimiento en la producción, aunque insuficiente para ofrecer trabajo formal a todos los que ingresan al mercado laboral. En días pasados se dieron a conocer las cifras al tercer trimestre de 2018 del PIB, que avanzó 2.7 por ciento anual. Para darnos una idea, tendría que incrementarse a un ritmo mayor a 4 por ciento para que se empiece a revertir la problemática del desempleo.

    Se equivoca quien diga que no podemos estar peor. En este momento la previsión es de menor crecimiento y además parece cocinarse una tormenta perfecta con la falta de confianza generada entre los inversionistas por el efecto de la cancelación del aeropuerto, la corriente proteccionista global y el cambio de reglas con el Tratado de Libre Comercio.

    En el contexto doméstico, en nada ayuda la mayor inflación y el alza de las tasas de interés que encarecen el crédito y limitan los proyectos productivos.

    Es cierto, el crecimiento económico es insuficiente, con ganadores y perdedores, mientras que técnicamente entraríamos a una recesión al registrarse una caída en la producción total en al menos dos trimestres consecutivos y una gran diferencia es que el impacto negativo se presenta en todos los sectores.

    Tal vez sintamos lejanas de nosotros las cifras de PIB, pero se dejan ver en forma real a través del estancamiento salarial, pérdida del empleo en el entorno familiar, baja en las ventas en los negocios, mayor inseguridad, volatilidad de las inversiones, etcétera.

    Eventos como la suspensión de la construcción del aeropuerto hacen esperar que será un arranque de gobierno complicado en cuanto a actividad económica se refiere y muy poco podemos influir en el ámbito macroeconómico.

    Lo que sí es factible hacer es tomar las previsiones para enfrentarlo en el terreno de las finanzas personales. Si no sucede y resulta que empezó a darse una mejoría sustancial, tendremos un basamento para otras metas.

    El primer reto es ponernos en orden en los gastos, reducir el nivel de endeudamiento y ser precavidos con las decisiones. Debemos cuidar la fuente de trabajo y tener en el radar la posibilidad de perderlo y armar un plan “B” si esto sucede. Hay que entrar a detalle en estos aspectos, dejaré el tema para futuras entregas.

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...sion-economica

  16. #16

    Default

    Legisladores de pacotilla

    Alejo Sánchez Cano.

    La Ley de Remuneraciones de Servidores Públicos está plagada de inconsistencias legales, al tiempo de reflejar diversas contradicciones con otras normas vigentes, es ambigua y contradictoria; con ello quedaron en evidencia, por su torpeza, los legisladores que la promovieron y la votaron.

    Más allá de inconsistencias en la redacción (como el establecimiento de sanciones en salarios mínimos y no UMAS, así como la referencia al Distrito Federal en lugar de la CDMX), esta ley es confusa, ya que establece que los salarios se determinan de manera anual y no podrán ser modificados en un mismo ejercicio; sin embargo, la entrada en vigencia el 6 de noviembre abre la posibilidad de que se sancione, en lo que resta de 2018, a quienes autoricen o reciban remuneraciones por arriba del tope que se ha estimado en 108 mil pesos para el presidente de los Estados Unidos Mexicanos.

    Además, genera incertidumbre entre servidores públicos, en particular los encargados de autorizar el pago de salarios, quienes no tienen certeza si pueden ser sancionados por cumplir sus obligaciones actuales.

    Algunas interpretaciones ya han adelantado que la entrada en vigencia en noviembre, abre la posibilidad para que se determine un nuevo tabulador de remuneraciones con el salario presidencial vigente; es decir, el del presidente Peña Nieto.

    La entrada en vigor de esta ley debería haber esperado al 1 de enero de 2019.

    Aunque la ley pretende regular a todos los integrantes del Poder Judicial de la Federación, los jueces y magistrados federales se encuentran protegidos por el artículo 94 constitucional, en el que se establece que no se podrá disminuir su remuneración durante el encargo.

    Este “nimio detalle” lo habrán considerado los legisladores de Morena, que por cumplir las instrucciones de Andrés Manuel López Obrador hicieron una ley al vapor y con inconsistencias que abren la puerta a una lluvia de amparos.

    Es previsible que se amparen los funcionarios públicos, no sólo los trabajadores del Poder Judicial, en razón de que se afectan sus derechos laborales y se viola el criterio de progresividad en los salarios.

    La pérdida del capital humano de calidad, es otro factor que impacta en la propia operatividad del Estado, sólo hay que mencionar que en instituciones como Pemex y CFE, que compiten con empresas transnacionales, tendrán serias dificultades para retener a su personal especializado, que puede encontrar mejores condiciones laborales en el sector privado.

    Claro, para el discurso populista esto no importa, lo relevante para ellos es que hay que acabar con la alta burocracia.

    La fuga de cerebros se haría extensiva a otras dependencias, cuyos trabajadores no encuentren incentivos para mantenerse en el sector público.

    En el caso particular del Poder Judicial, resultará poco atractivo para los especialistas del derecho apostar por la carrera judicial (que requieren una licenciatura en derecho, así como maestrías y doctorados de alta especialización), cuando pueden recibir mejores ingresos como litigantes privados.

    Son múltiples las inconsistencias en la citada ley. Otro caso sería que al incrementar los salarios de personal de base y sindicalizados, podría ocurrir el caso de que un subalterno (jefe de departamento, por ejemplo) reciba una percepción mayor a la de su superior jerárquico (subdirector). Esto a pesar de que la propia ley asegura que la remuneración debe ser proporcional a la responsabilidad del puesto.

    Si AMLO pasó por alto la inconstitucionalidad de todo el proceso de cancelación del aeropuerto de Texcoco, pues que se puede esperar de los legisladores morenistas que, la mayoría por ignorancia y la minoría por perversidad, están legislando en razón de intereses ajenos al bien de la nación. Son de pacotilla, diría el clásico.

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...s-de-pacotilla

  17. #17

    Default

    Leyendo artículos de El Universal, me doy cuenta que hay gente que si comprende lo que se viene con el Lopizmo…

    Esta aportación me ha parecido mucho mas interesante y valiosa que la columna de un intelectual fanático de amlo. Ni este Sr., con todo el prestigio que tiene, porque lo tiene, puede presentar la 4a transformación como algo digno de tal nombre, mas allá de la siempre aplaudible lucha contra la corrupción que no es por otro lado original, y un intento por reducir la desigualdad social tampoco original pero siempre bienvenida. Excepto que la de amlo se puede reducir a "todos jodidos es mejor para todos". En el lenguaje de amlo no existen las palabras progreso, desarrollo, crecimiento, superación, mejora, avance, modernidad, tecnología, investigación, superación, creación de empleos. Todo es anular el progreso y repartir migajas a los pobres. Vaya transformación, mal concebida y peor ejecutada.
    MIENTRAS MONREAL TIRA LA BOLSA DE VALORES Y EL FUTURO SECRETARIO DE HACIENDA JUNTO A AMLO,SALEN A CALMAR AL MERCADO Y DE PASO REGAÑAR A SUS LEGISLADORES,ALGO COMO DURMIENDO CON EL ENEMIGO.

    AMLO DE FIN DE SEMANA Y MONREAL NECIO A TIRAR LA BOLSA,PERO ESPEREN HAY ALGO RARO EN ESTO,MONREAL RECIBIO UNA ORDEN DE AMLO,ANTES DE HABLAR DE LOS BANCOS, ACASO ES TEATRO DE LOS DOS PARA HACER CREER QUE AMLO NO MANDA EN LAS CÁMARAS.!!!

    YA EL PEJE OFRECE EL AVION,QUIZAS HAGA UNA ENCUESTA PREGUNTANDO SI SE DEBE VENDER, TAMBIÉN FALTA LA ENCUESTA DE SI DEBE VIVIR EN LOS PINOS,ADEMAS QUE NO SE LE OLVIDE LA DE PREGUNTAR SI DESAPARECE EL EMP, O LA MAS IMPORTANTE SI BETY LA CHAIRA DEBA QUEDARSE ATRAS DE LA PUERTA,SIN PELEARSE CON PROCESO.

    MAL COMIENZO PARA UN GOBIERNO QUE AUN NO COMIENZA. :-(
    Para nuestra mala suerte, tendrían que haber ocurrido las elecciones presidenciales de ambos países con los resultados ya conocidos por las características de ambos presidentes . Trump ególatra, fascista, ocurrente, falso, mentiroso, chimoltrufo - que como tuitea una cosa, al rato tuitea lo contrario -y sin preparación alguna para desempeñar el cargo que lo único que ha hecho es dividir su país y enemistarse con el resto del mundo privilegiando su AMERICAN FIRST en lugar de ser- por su jerarquía en muchos aspectos - un factor de conciliación y entendimiento mundial . Y que tenemos por nuestro lado, un presidente electo casi idéntico con toda proporción guardada, que con su cantaleta LOS POBRES FIRST les ha pegado a ellos, ya - sin ser presidente oficial - estocadas económicas que hubiesen servido para llevar a cabo programas productivos, que no fueran dadivas . Y me refiero a la cancelación del AICM y sus locuras de invertir miles de millones de pesos - independientemente del costo que se tirara a la basura del AICM - en los nuevos de Santa Lucia, Toluca y Benito Juárez, que ya las líneas aéreas internacionales le han adelantado que no usaran los aeropuertos alternos porque les duplicarían sus costos del personal de tierra. Pero eso no es toda su locura, es construir el tren Maya, que al igual que la idea - que no proyectos - de los aeropuertos alternos, se le ocurrió una buena mañana en su terruño, que hacer por acá, ha, ya se, se vería bonito un tren entre toda esta selva, lo hare porque 30 millones de seguidores me apoyan, si lo hare y sera de 900 kilometros y al otro dia, no mejor que sea de 1,500 kilomteros y como esa idea tiene la de construir varias carretera que unan algunos munipios de Oaxaca, pero la genial idea es hacerlos con pico y pala y revolvedoras manuales para darle empleo a sus habitantes, o no exportar el petroleo que se extrae con un valor 20 mil millones de dolares al año -que haria un hueco mas a la economia nacional - o cancelar la reforma educativa hasta que no quede una coma de ella o los anuncios que ha hecho a travez del congreso de la cancelacion de comisiones bancarias y otras de otro tipo que ha ocacionado perdidas multimillonarias que el no comporende pero que es directamente responsable. En fin, Trump en su entorno y Lopez Obrador en el suyo -sin calcular todavia cuando choquen oricialmente sus personalidades - estan llamados a ser en la historia individual de sus paises, lo que nunca debio haber ocurrido por el daño que le pueden ocasionar a largo plazo y que tardara años en recuperarse.

  18. #18

    Default

    "En el lenguaje de amlo no existen las palabras progreso, desarrollo, crecimiento, superación, mejora, avance, modernidad, tecnología, investigación, superación, creación de empleos. "

    ------------------------------------------

    Ese tipo lo tiene claro...

    Y yo también: AMLO representa perfectamente al 50% o más de las alimañas que pululan las calles de México... y a este foro.

    Lo asombroso no es que AMLO haya llegado... sino que tardó tanto, que a muchos nos hizo pensar, que realmente México iba a progresar, a ser algo grande.

    =(.

  19. #19

    Default

    AMLO: triunfo anticultural

    Por Salvador Camarena

    Andrés Manuel López Obrador habla mucho, casi todos los días, a distintas horas y casi de cualquier tema.

    Desde hace muchos años, al menos desde que con videoescándalos (2004) y un desafuero (2005) intentaron sacarlo a la mala de la competencia presidencial, López Obrador incide con fuerza en el espacio mediático, hace trabajar horas extras a las redacciones, enciende las redes sociales y, aunque no necesariamente con los mejores argumentos, suele dominar en los debates.

    El hoy presidente electo nos hace hablar, opinar, discutir, criticar, polemizar e incluso denostar. Pero, ¿nos hace razonar? ¿Provoca debates con algún provecho? ¿Tras esas discusiones surgen acciones cívicas o institucionales? ¿Nuestra actual conversación pública es algo más que una alharaca?

    Miles de personas salieron ayer a protestar –principalmente– por la cancelación del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México.

    Se trató de una manifestación en la que estuvieron grupos que no suelen tomar las calles para expresarse. Sin duda es una buena noticia que más en México hagan uso del derecho de manifestación. Tan legítimo eso como el derecho a criticarlos. Salvo que las críticas se pierden –mayormente– en la trampa de la polarización, en la trampa tendida por AMLO.

    Porque la discusión de ayer no era sobre la causa de la marcha (el rechazo a una caprichosa medida de un –de facto– gobernante), sino sobre la procedencia socioeconómica de los manifestantes, su supuesto silencio ante otras causas y agravios sociales, y algunas expresiones xenófobas o clasistas que también se vieron en la manifestación de este domingo.

    Y ahí estamos, donde López Obrador nos quería tener. Qué mejor para un político con poder que la división sin puentes de diálogo, que el mantener a todos en una cháchara que sería vacua si no fuera porque alimenta prejuicios e impide (o al menos encarece) el entendimiento y los acuerdos.

    Andrés Manuel López Obrador quiso dividirnos entre fifís y pueblo bueno, y ahí la lleva.

    Unos se dicen fifí a mucha honra y otros, sin llegar a proclamarse en público como los representantes del pueblo bueno, asumen que, por derivada, si los fifís están históricamente errados entonces a ellos corresponde el lado luminoso del momento.

    De uno y otro lado tenemos ejemplos de estos gestores de ruido. Son detractores profesionales del interlocutor y han visto en el triunfo de AMLO su mejor oportunidad: nunca los matraqueros estuvieron tan cotizados. Ese es el oficio que hoy abrazan. Entender al otro es un lujo pequeñoburgués que no pretenden darse; la máxima de esta revolución –asumen ambos bandos– es evidenciar al diferente, y habrá likes extra si se logra ridiculizar al otro; alto esgrima verbal carente de sustancia, la lógica al servicio del bullying, cuán brillante fue lo que dije para lograr callarlos, qué importa que de ello nada surja.

    Son políticos (con puesto y sin puesto) que no gravitan en la política, son periodistas que se asumen llamados a la primera trinchera de esta guerra de egos, son activistas que juguetean con el fuego de la crispación. Estrellas de un momento sordo que más que a nadie conviene a AMLO.

    La marcha de este domingo recorre la ruta que tantas otras marchas han recorrido. Nadie quiere cuidar la buena noticia de que haya más manifestantes en un país con histórica pachorra ciudadana. Nadie quiere bajar del pedestal y tratar de escuchar a otro mexicano.

    Hay que admitir que de esto último el presidente electo no tiene mayor culpa. En su astucia, aprovecha y alimenta añejos resentimientos y recelos clasistas.

    López Obrador, el que arrasó otras fuerzas políticas y tiene temblando a no pocas instituciones, apunta un tanto a su favor. Traemos extraviado el afán de encontrar las categorías que nos expliquen lo que vivimos, su origen y sus alternativas. Quién necesita reflexión cuando hoy todo se trata de ser fifí, antififí, profifí o wanafifí, etcétera.
    Con una discusión tan devaluada, que nadie se sorprenda de que las políticas resulten chafas, ocurrentes, estrambóticas y, sobre todo, carísimas en costos para todos. Si a lo más que llegamos es a la etiqueta facilona, al insulto zafio, al clasismo, al protagonismo engolado, qué fácil la tendrá el nuevo gobierno, instigador de este triunfo anticultural.

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...o-anticultural

  20. #20

    Default

    El control de precios y el chivo del rabino

    Jorge G. Castañeda

    Como ya ha dicho media comentocracia, es imposible saber a ciencia cierta si la confusión sobre la propuesta de reducción de las comisiones bancarias fue un error o una jugada táctica de intimidación a los banqueros (extranjeros, porque eso son, y porque se dejan fácilmente intimidar). Lo primero parece difícil de creer –Ricardo Monreal es demasiado listo para irse por la libre– y lo segundo se antoja excesivamente peligroso: la Bolsa no es una montaña rusa. Pero como todo es especulación –en varios sentidos de la palabra: en verdad, ¿nadie en Morena sabía ni se fue corto en las acciones bancarias?– tal vez convenga más discutir una parte del fondo del asunto, y no tanto los detalles 'grillos'.

    Partamos de tres premisas: Las comisiones bancarias son excesivas en México y representan una proporción mayor de las ganancias de los bancos que en otros países, incluso tratándose de los mismos bancos. Segundo: la razón estriba en las insuficientes ganancias estrictamente financieras, y la necesidad de reportar/aportar utilidades significativas a las matrices de una banca casi totalmente globalizada. Y tercero: el origen de esas ganancias insuficientes del lado del crédito bancario yace en la mediocre bancarización de la economía mexicana –menor a la mayoría de los países latinoamericanos– debida, a su vez, a un exiguo mercado interno y a los 'recuerdos del porvenir': 1982, 1994.

    Por ende, procurar una reducción de dichas comisiones es a la vez una medida acertada en sí misma, y digna de ser aplaudida por las clases medias bajas: la verdadera base de la 4T. El problema es cómo lograrla. Aquí se complican las cosas, y sobre todo, volvemos al pasado. Porque al final de cuentas, la propuesta dizque pospuesta o fallida de Monreal se reduce a un control de precios. Aunque nunca fuera la intención de que viera la luz del día, es necesario resaltar que la opción default de la 4T fue esa: la de hace mil años, de Echeverría, de López Portillo, pero también de Nixon y Maduro, de Mitterand y Alemania. No es un tabú; se debe discutir, pero eso es.

    Las comisiones bancarias representan el precio de los servicios –útiles o absurdos– que ofrecen las instituciones financieras. Pueden, en democracia y en una economía abierta y libre, cobrar más o menos lo que quieran, aunque habría que ser muy ingenuo para no pensar que sus tasas no están 'cartelizadas'. Si llegaran a pedir demasiado, alguien se iría a otra parte: cajas de ahorro, el colchón, otro banco, Estados Unidos (los que pueden). En realidad no hay tal: las opciones son nulas. Visto así, la única manera de impedir el alza de esos precios, como el de la tortilla, el huevo, el cine o los boletos de avión (no la gasolina, proporcionada en México por el Estado) es con el control de precios. El gobierno decide que no se podrá cobrar más por un determinado servicio bancario que X, y punto. Si un determinado banco no está de acuerdo, puede cerrar, o en el caso de México, irse.

    El detalle yace en que esta postura no suele funcionar, sobre todo en el mediano o largo plazos. El servicio del cual se controla el precio o bien escasea, o bien padece una merma severa de su calidad, o simplemente desaparece, porque el proveedor deja de existir. Se genera un mercado negro –en el caso bancario es complicado, pero no imposible. Viene la reacción del conjunto de los proveedores, en este caso los bancos, cuyas acciones se cotizan en bolsa, y se detona una guerra entre unos y otros: gobierno y bancos; gobierno y transportistas; gobierno y productores de leche, arroz, trigo, maíz, lo que se quiera.

    Para finta, no salió mal la jugada. Pero lo interesante para los empresarios del país, que no necesariamente son lectores asiduos de Freud, es el retour du refoulé. Ya Tony Blair les dijo hace un par de días: no se dobleguen. Sobre todo, podríamos añadir ante las muestras repetidas de la reacción recurrente de la 4T, entiendan cuál es la querencia del toro (o del tigre): controles de precios, nacionalizaciones, autoritarismo, confusión e ignorancia. Ni piensen que es otro, ni caigan en la trampa del chivo del rabino. Esa se las cuento otra vez.

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...ivo-del-rabino

  21. #21

    Default

    ¿Cuánto van a durar Romo y Urzúa?

    Pablo Hiriart

    El presidente López Obrador tendrá que poner orden en su equipo de gobierno porque el pleito interno se ve desde un avión y el daño que le hacen al país es cada día más grande.

    Sin haber tomado posesión ya tiraron la Bolsa y el peso.

    ¿Qué va a ocurrir cuando asuman el poder total del gobierno?

    No atan ni desatan.

    Corrijo: lo que un día atan Alfonso Romo y Carlos Urzúa, al día siguiente lo desatan a manotazos sus diputados, senadores, o el (próximo) secretario de Comunicaciones y Transportes y un empresario privado que manda en el gobierno de la cuarta transformación.

    Dos titulares de periódico, del viernes, dan cuenta del desorden en el equipo del próximo presidente.

    La Jornada: “Gobierno electo sale al paso de tormenta financiera y bancaria”.

    El Financiero: “Sánchez Cordero ve inadmisible la intromisión en Poder Judicial”.

    Muy bien, ¿a qué tormenta financiera y bancaria salió al paso el gobierno electo?

    A la que Morena creó. Y Morena es el partido del gobierno electo.

    ¿De cuál intromisión inadmisible nos habla la próxima secretaria de Gobernación?

    De la que hizo Morena en el Legislativo contra el Poder Judicial.

    Vamos por parte.

    Morena presentó una iniciativa de ley para quitar cobros de comisiones a los bancos, lo que se oye bien pues hay indudables excesos que es preciso corregir.

    Se trata de una medida progresista.

    Sin embargo lo hicieron en el peor momento, sin dialogar con nadie, a sangre fría.

    Aún sangra la herida de la cancelación del aeropuerto de Texcoco por un disparate técnico y económico de un contratista privado muy influyente en el próximo gobierno, y lanzan esta iniciativa que les quita a los bancos, de la noche a la mañana, el 61 por ciento de sus ganancias.

    Peor aún, el Legislativo encabezado por Morena se arroga facultades del Banco de México y lo aplasta.

    Es el Banco de México el que regula las comisiones, y con la iniciativa de Morena le quitaban esa facultad.

    La Bolsa perdió seis por ciento y las acciones de los bancos se fueron por debajo del piso.

    Por la noche dieron marcha atrás, luego de que intervino Carlos Urzúa. Al día siguiente, debió salir López Obrador a decir que no modificarían comisiones.

    La pregunta es, ¿cuánto tiempo van a durar Urzúa y Romo en el gobierno de AMLO?

    Ya es abierta la andanada que hay contra ambos, que quieren mantener equilibrios en la economía.

    Si por los radicales fuera, estatizarían los bancos el día dos de diciembre.

    Por otra parte, el gobierno electo anunció que el primero de enero entra en vigor el decreto del Diario Oficial con la Nueva Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, que le baja el sueldo a la mitad al presidente y nadie puede ganar más que él.

    Esa Ley, impulsada por Morena, fue severamente criticada por Olga Sánchez Cordero, senadora de Morena y próxima secretaria de Gobernación del gobierno de… Morena.

    Dijo que era una “inadmisible intromisión en el Poder Judicial”, y tiene razón.

    También vulnera Morena la autonomía del Poder Judicial al legislar sobre la rotación de jueces de distrito.

    Y contra ello protestan Sánchez Cordero y el presidente de la Suprema Corte, Luis María Aguilar porque, efectivamente, atropellan a un poder autónomo.

    “Estoy por la autonomía irrestricta del Poder Judicial, no podía ser de otra manera”, dijo la próxima secretaria de Gobernación, ante la embestida de Morena.

    ¿De qué estamos hablando, si son del mismo gobierno y del mismo partido?

    Lo que tenemos ante nosotros es un pleito interno, entre sensatos y radicales, que se va a resolver en el curso del sexenio.

    Los primeros quieren hacer una transformación y los segundos una revolución.

    El fiel de la balanza será, en un comienzo, el presidente López Obrador.

    Después no se sabe si podrá o querrá controlar al tigre, se sumará a él, o terminará siendo devorado por él.

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...r-romo-y-urzua

  22. #22

    Default

    Disputa por la nación: contexto

    Macario Schettino

    El jueves, los legisladores de Morena anunciaron una iniciativa para limitar las comisiones que cobran los bancos. Las acciones de éstos cayeron de forma abrupta, arrastrando al resto del mercado de valores, y generando presión sobre el tipo de cambio. Por la noche, apareció un boletín del equipo económico del presidente electo llamando a la coordinación, pero el viernes la caída continuaba. Sólo las declaraciones de López Obrador, de que no habría modificaciones en leyes, por el momento, tranquilizó a inversionistas, y frenó las caídas. En el mercado de bonos, sin embargo, la tasa de interés regresó al nivel que había alcanzado después del anuncio de la suspensión del NAIM, que es la más alta desde la crisis de 2008.

    Tanto la suspensión del aeropuerto como el anuncio de intervención en el mercado bancario han sido motivo de grandes polémicas, en redes, medios, y en la conversación diaria.

    Hay diversas interpretaciones: se quiere controlar mercados, son señales para medir respuestas, se busca separar el poder político del económico, se trata de incompetencia pura, etc.

    En estas interpretaciones se mezclan muchos temas y eso impide una discusión ordenada y, por lo mismo, contar con evidencia clara para sustentar o desechar dichas interpretaciones. Debemos reconocer que la discusión no es abstracta: no hablamos de si es bueno o malo que haya comisiones bancarias, o de si el Estado debe controlar al mercado. La discusión debe referirse a la realidad actual de México, porque son decisiones del gobierno, no charlas de café. Permítame, durante la semana, ofrecerle algunas ideas para esa discusión.

    México es un país muy desigual, como todos sabemos, que no ha podido superar el nivel de ingreso medio. En ello, es muy parecido al resto de América Latina. Somos el continente más desigual (y más violento) del mundo. Estoy convencido de que eso tiene un origen histórico. Leandro Prados de la Escosura ha demostrado que la gran desigualdad en América Latina ocurre a fines del siglo XIX y durante el siglo XX. La explosión de la economía industrial (lo que muchos llaman capitalismo) requería materias primas, que proveían diversos continentes a Europa. Ahí se construyeron fortunas inmensas, que en América Latina fueron capturadas por las élites gobernantes de las naciones que se habían independizado medio siglo antes.

    En México, esto ocurre poco después de la más grande redistribución de riqueza que hemos vivido: la República Restaurada. El triunfo de los liberales no sólo significó presidencias eternas (Juárez hasta su muerte, Díaz por treinta años), sino también una recomposición del poder económico. La desamortización de los bienes del clero (y de pueblos y ejército) transfirió la riqueza acumulada durante 300 años a manos de los liberales, que se convirtieron en la élite del Porfiriato, sobrevivieron a la Revolución en matrimonio con los generales, y fueron los capitalistas de compadrazgo del priismo.

    Las grandes fortunas en México se han hecho alrededor de los privilegios del poder político. Desde las concesiones de construcciones y minas con Juárez y Díaz, a bancos y empresas en el siglo XX, el acceso al dinero ha pasado por el acceso al poder. Dicho de otra forma: no tiene sentido el argumento de que el poder político ahora controlará al poder económico, porque éste ha sido creado por aquél. De hecho, la única época en la que hemos logrado una paulatina independencia del poder económico ha sido durante los últimos 25 años, empezando con el TLCAN, que por primera vez abrió garantías legales, independientes de la política, para las empresas.

    Por todo esto, lo que vemos hoy es más bien el intento de acabar con esa pequeña independencia, y regresar al poder político la capacidad de decidir presente y futuro de la riqueza. Es el retorno al capitalismo de compadrazgo, no con Limantour, sino con Riobóo.

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...acion-contexto

  23. #23

    Default

    ¡Amárrenlo!

    Por Leonardo Kourchenko

    Para nadie es un secreto el daño y el impacto financiero para bancos, para la paridad cambiaria y para la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), causados por la osada ocurrencia del senador Ricardo Monreal al proponer eliminar las comisiones bancarias, la semana pasada.

    A ocho días de distancia, cálculos de especialistas financieros valúan en más de 800 mil millones de pesos en pérdidas –OJO, de valor accionario de mercado– el derrumbe accionario de instituciones como Banorte, BBVA, Citi y otros varios.

    Monreal se fue por la libre, como parece está siendo su estrategia. ¿Qué pretende el senador al desafiar abiertamente al presidente electo? ¿Es sólo un juego de espejos para distraer a la ciudadanía?

    Monreal presentó la iniciativa mediante el valioso servicio de la senadora por Chihuahua. Provocó reacciones enormes en mercados, bolsa y sector financiero, no por ingenuidad, porque si algo tiene el zacatecano es colmillo y astucia política.

    Lo que está detrás de toda esta aparente confrontación, es la construcción de cotos de poder propios, personales, no sujetos a la fuerza o al impulso del caudillo. Monreal tiene aspiraciones de largo plazo. Por qué no, suceder a Andrés Manuel; por qué no, convertirse en una pieza clave en el Senado para instrumentar iniciativas, negociaciones, articulación de proyectos y propuestas, consolidación de bloques y votación. Un nuevo Manlio, como el gran factótum del Senado, como el hombre fuerte por el que tienen que pasar todas las grandes discusiones legislativas y nacionales.

    Se sabe ya del pataleo bastante abierto entre Martí Batres, presidente de la Mesa Directiva, y el propio Monreal, por ejercer el control de la bancada, y dada su mayoría, en consecuencia de la Cámara.
    Otro escenario de batalla y confrontación es la Ciudad de México, donde Monreal tampoco se repliega a pesar de que la elegida fue Claudia Sheinbaum. En la disputada selección por el liderazgo en el nuevo Congreso de la Ciudad de México (antes Asamblea Legislativa), la próxima jefa de Gobierno perdió la posición frente a un incondicional de Monreal.

    Don Ricardo está convencido que tiene apenas unos cuatro años para construir cuadros políticos en posiciones clave que puedan ser el sustento de una eventual aspiración presidencial. Alianzas, apoyos, alfiles que respondan a su liderazgo cuando llegue el momento de disputarle la sucesión al elegido de AMLO, quien quiera que ese –o esa– pueda ser.

    Lo veremos operar para inclinar la balanza en el Senado para la nueva designación de ministros en la Suprema Corte de Justicia. Lo veremos sentarse, como señor del poder y dueño del Senado, a negociar con bancos y empresarios, comisiones y canonjías financieras. Tejer alianzas con futuros benefactores de una eventual campaña.

    Evidentemente es demasiada esfera de cristal, pero lo que vale la pena reflexionar es si todo esto lo hace con la bendición del presidente electo o lo hace por su cuenta.

    Meterle el pie a Claudia y colocar a una cuña monrealista en el Congreso capitalino; regañar y dar lecciones en público a la señora Polevnsky, al señalarle que mejor atienda y resuelva los problemas de Morena; franco desafío al declarar que son un poder independiente y nadie les da órdenes.

    Mucho protagonismo en un plazo tan corto, anda como dijeran en la escuela, muy 'sácale punta'. ¿Quiere el respaldo de AMLO para tener más controles y líneas de poder? ¿Quiere colocar a su grupo en los mandos locales y regionales de Morena, nuevamente con mirada larga al futuro? Es una incógnita, pero ciertamente ruidosa, innecesaria y muy, muy problemática.

    Ya con el espinoso tema del nuevo aeropuerto en Texcoco, la ridícula consulta y el manotazo político del caudillo a los empresarios, se habían alterado suficientemente las aguas de los mercados y las cotizaciones: Moody’s, Standard & Poor’s, Fitch y otras varias. No necesitaba Andrés Manuel otra tormenta provocada por un senador en aras de ganar atención y notoriedad. El enfrentamiento con los bancos fue absolutamente innecesario, cuando aún no nos recuperábamos –seguimos sin hacerlo– del carpetazo al NAIM.

    Ricardo Monreal esgrime una estrategia delicada, porque si en aras de ganar poder, atención, hilos de control legislativo, le provoca y causa más problemas al próximo gobierno, difícilmente gozará de las simpatías y apoyos del próximo presidente.

    Se sabe que el designado secretario Urzúa recomendó al presidente electo mesurar y reducir este tipo de “anuncios” e iniciativas, que sólo alteran y alarman a los mercados.

    Las correas no le van bien a Monreal. Pero alguien tendrá que ponérselas, antes de que cause más daño.

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...ldea/amarrenlo

  24. #24

  25. #25

Bookmarks

Posting Permissions

  • You may not post new threads
  • You may not post replies
  • You may not post attachments
  • You may not edit your posts
  •