Page 6 of 41 FirstFirst ... 23456789101116 ... LastLast
Results 151 to 180 of 1216

Thread: COLUMNAS DE "EL FINANCIERO"

  1. #151

    Default

    Quote Originally Posted by Sirius2b View Post
    Un Presupuesto bien intencionado

    Pablo Hiriart.

    El Presupuesto que el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, entregó a la Cámara de Diputados es un documento que guarda los equilibrios macroeconómicos en las finanzas del país, no va a provocar una crisis, y tiene un agradecible aliento social.

    Sin lugar a dudas es un Presupuesto de buena fe, que recoge algunas de las principales promesas de campaña del presidente López Obrador, sin dañar al conjunto de la economía...
    Raro, Hiriart no tocó el tema del recorte a las universidades públicas, empezando por la UNAM, donde ya están mentando madres...
    The Amazing Cutter Biondo

    "El hermano de Aracnæ muestra su rostro.
    Su barco asesino es descubierto y naufraga.
    Su presunta victima, la de la ley en la mano,
    aparace salvo. Ahora, impotente, supersticioso es".





    Si algún día nos meten a la cárcel por bajar música, sólo pido que nos separen por géneros musicales.

  2. #152

    Default

    Raro, Hiriart no tocó el tema del recorte a las universidades públicas, empezando por la UNAM, donde ya están mentando madres...
    Pues yo en lo personal no me quejo.

    La UNAM y algunas otras universidades públicas, son el semillero de tanto mierda marihuano que tiene mucha responsabilidad en lo que vivimos y vamos a vivir.

    Yo por supuesto, considero mucho más importante, como dije, que la gente de clase media para arriba de este país, va a tener tiempo de prepararse antes de sufrir los efectos económicos de este gobierno.

    Es una visión personal mía.

    Yo considero a Pablo Hiriart como un hombre muy inteligente, y trato de no perderme ninguno de sus artículos.
    (Edición de firma).

  3. #153

    Default

    Tampoco tocó el tema del Fonden, que me parece, sumamente delicado: lo redujo 86%!!

    De $24.6 millardos lo dejó en $3.6 millardos.

    El primer trimestre de 2018 se ejercieron $14.5 millardos, casi el doble de lo que López tiene contemplado para todo el 2019...

    Se ve que la madre tierra ya le dijo que no habrán sismos mayores de 6º, ni huracanes por arriba de categoría 2, ni erupciones del Popo y del Colima, ni habrá inundaciones, ni sequías... chingón!!!
    The Amazing Cutter Biondo

    "El hermano de Aracnæ muestra su rostro.
    Su barco asesino es descubierto y naufraga.
    Su presunta victima, la de la ley en la mano,
    aparace salvo. Ahora, impotente, supersticioso es".





    Si algún día nos meten a la cárcel por bajar música, sólo pido que nos separen por géneros musicales.

  4. #154

    Default

    Tampoco tocó el tema del Fonden, que me parece, sumamente delicado: lo redujo 86%!!

    De $24.6 millardos lo dejó en $3.6 millardos.

    El primer trimestre de 2018 se ejercieron $14.5 millardos, casi el doble de lo que López tiene contemplado para todo el 2019...

    Se ve que la madre tierra ya le dijo que no habrán sismos mayores de 6º, ni huracanes por arriba de categoría 2, ni erupciones del Popo y del Colima, ni habrá inundaciones, ni sequías... chingón!!!
    Pues si, el presupuesto puede criticarse de muchas maneras, y si lo quieres ver así, DEBE criticarse o discutirse en cada uno de sus rubros.

    Me supongo, que a un día de su entrega, la perspectiva de que se mandara una locura que generara una crisis en el muy corto plazo, y el que eso se haya aparentemente evitado, no dio mucho espacio para comenzar a discutir eso, en todas sus implicaciones.

    Como has visto, incluso el ambiente que se va a crear entre México y los USA - si quieres, metete a mi tema donde hablo de la película de "Sicario II" - me importa mucho más en este momento, porque quiero ver si es conveniente para los empresarios invertir en USA,... o todavía cabe considerar otros destinos de inversión, menos riesgosos por ese factor político.

    Como te dije, yo me pienso ir pronto, y lo único que me interesa, en lo personal, es cuanto tiempo más queda, y como hacerlo de la manera menos costosa.

    Hoy fueron buenas, muy buenas noticias para gente como yo.

    Lo demás, ya vendrá.

    Tal vez mi perspectiva parezca un poco egoísta... pero incluso tal vez no lo ha sido TANTO como debiera haber sido ya desde hace un tiempo.
    (Edición de firma).

  5. #155

    Default

    Control político y Morena para siempre

    Por Pablo Hiriart.

    Desde septiembre, 20 mil jóvenes de Morena han recorrido el país casa por casa en los sectores de clase media baja y baja, preguntando sus necesidades, para que luego el gobierno les entregue la tarjeta con el apoyo económico correspondiente.

    Ese apoyo, gestionado de manera partidista, los atará por siempre al partido político del Presidente.

    Detrás de las buenas intenciones del presupuesto, estamos siendo atenazados por una implacable maquinaria de control político.

    Por eso en el presupuesto no vemos gasto que detone crecimiento económico como se prometió, sino asistencialismo para tener el control político de los votantes y garantizar la permanencia de Morena en el poder.

    Y por eso cancelan la reforma educativa con base en mentiras.

    No les interesa que los estudiantes aprendan a pescar, sino que el gobierno les dé el pescado para mantenerlos como clientela electoral.

    A 300 mil jóvenes de escasos recursos, que van a la universidad, se les van a dar 10 mil millones de pesos anuales.

    No se los van a entregar las universidades, previo censo elaborado por ellas, sino que el favor de incluirlos en el padrón fue de Morena y el dinero se los va a entregar el
    gobierno.

    De esa encuesta levantada por los voluntarios de Morena, salen también 44 mil 300 millones de pesos para jóvenes que no estudian ni trabajan.

    Además, otros cien mil millones de pesos para duplicar la pensión a adultos mayores.

    Y 16 mil millones de pesos para repartir en colonias populares.

    En el campo la operación es implacable. Se cambian los programas ya existentes, por otros en que el dinero será entregado por los “superdelegados”, integrantes de Morena, excandidatos de Morena y futuros candidatos de Morena.

    Miles de millones de pesos a Producción para el Bienestar.

    Miles de millones de pesos a precios de garantía.

    Miles de millones de pesos a créditos a la palabra.

    Fertilizantes gratis (600 millones).

    Muchos de estos apoyos se necesitan y algunos son dignos de aplauso. El problema está en su implementación, que es partidista.

    Los apoyos a los jóvenes los gestionaron los 20 mil voluntarios (tres mil 500 pesos mensuales) de Morena.

    El dinero para pagar a los dos millones de jóvenes que se van a capacitar en las empresas no se los van a entregar los centros de trabajo, sino el gobierno a través de la tarjeta que les tramitó Morena.

    Los programas sociales en los estados, y en el campo, estarán a cargo de los morenistas investidos de superdelegados.

    Todos ellos, superdelegados en los estados, y voluntarios que levantan censos de necesidades, están coordinados bajo el mando de Gabriel García.

    ¿Y quién es este poderoso funcionario, encargado de la red clientelar de reparto de recursos oficiales?

    Exsecretario de Organización del CEN de Morena, y durante la jefatura de Gobierno de Andrés Manuel López Obrador en el DF, fue el encargado de gestionar recursos para las campañas de su líder a través de la Asociación Civil Honestidad Valiente.

    Llegaron para quedarse. Con esa clientela electoral la tienen ganada.

    Aunque el crecimiento económico sea mínimo, no haya infraestructura para el desarrollo, y la mala educación siga condenando a los jóvenes de escasos recursos a vivir de los apoyos del gobierno. De este, más los que vengan.

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...a-para-siempre
    (Edición de firma).

  6. #156

    Default

    Ya comenzó al "Regaladera Chavista"... durará unos años... se acabará el dinero, y entonces a sufrir.

    Pero hay algo positivo: Serán años.

    Que bueno que estoy bajando estas columnas de El Financiero... es importante tener memoria, para explicar el presente, cuando este sea futuro.
    (Edición de firma).

  7. #157

    Default

    La lógica del Presupuesto: ninguna

    Por Carlos Castaneda Gutman.

    Ya hubo Presupuesto, y por fin, una medida muy aplaudible de la 4T: el aumento de los salarios mínimos nacionales y en la zona fronteriza. Lo salarios mínimos, tan modificables por decreto hoy que se incrementan como hace treinta años cuando se congelaron, podrán afectar a más o menos mexicanos. Pero ya era tiempo que su piso se elevara, y que los empresarios nacionales y extranjeros en el interior de la República y en la frontera norte, asuman el precio de un poco de justicia. Habrá costos que pagar, valen la pena.
    El Presupuesto es otra historia. A reserva de los análisis minuciosos que los expertos internos y externos harán en los próximos días, ya no de la carátula de las leyes de ingresos y egresos, sino del detalle, ofrezco una primera interpretación de lo que hay detrás. Básicamente, nada.

    En efecto, a pesar de que muchos colegas y especialistas más autorizados que yo han sugerido que el Presupuesto refleja una o varias lógicas, correcciones, virajes o cambios paradigmáticos, creo que cualquier filosofía que se quiera buscar más bien brilla por su ausencia. No es asistencialista ni prudente, neoliberal o austero, mañoso o transparente. Es el producto de dos deseos de López Obrador, que tiene la fuerza para lograr alcanzarlos... a medias.

    Primer deseo: cumplir con sus promesas de campaña, o por lo menos en una parte significativa. No importa que unas sean sensatas –elevar la asignación para adultos mayores–, dudosas –apoyo a los ninis y becas para preparatorianos–, o absurdas –refinería, Tren Maya, sembrar arbolitos–. Lo importante es que esas son las propuestas o prioridades que a él le gustan, y esas se van a plasmar en el Presupuesto, si no por completo, por lo menos buena parte. Ya varios comentócratas han señalado que del total del costo de los diez proyectos –500 mil millones de pesos– sólo se consiguieron recursos por la mitad. No queda claro el costo real de la reducción del IVA y del ISR para personas morales en la franja fronteriza; si Hacienda miente cuando lo estima en 42 mil millones y resultan ser 120 mil millones, el costo será ligeramente superior. Huelga decir que los recursos para financiar estos gastos no provienen del ahorro de sueldos de secretarios de Estado, de la supuesta venta del avión presidencial, del cierre de Los Pinos ni de andar en Jetta. Proviene de recortes de otros gastos.

    Segundo deseo: conseguir el dinero sin impuestos o deuda sino con puros recortes. Recortes realizados con la misma lógica que los proyectos: ninguna. Ni el tren ni el aeropuerto de Santa Lucía ni el tren del Istmo ni los precios de garantía surgen de una idea que vaya más allá que las ocurrencias de campaña. Los recortes, tampoco. Propongo pensar que AMLO procedió él mismo a meter tijera al Presupuesto de Egresos, o dio instrucciones para que sus colaboradores lo hicieran... como pudieran o quisieran.

    Esto es lo único que explica que se hagan recortes absurdos, sin ningún sentido –diabetes, inglés, Fonden, Sagarpa– otros más o menos coherentes –Segob, Conacyt (unas becas por otras)– y otros que fueron, según los funcionarios, simplemente errores. Van dos en dos días: el recorte a los consulados de la SRE y a la protección de mexicanos en el exterior (Ebrard ya dijo que no puede ser) y las universidades. El propio presidente reconoció que cometió un error, y que dizque lo va a rectificar. La única lógica que explica todo esto es la total ausencia de lógica.

    Ahora bien, con el paso de los días y las horas, seguramente irán apareciendo más errores, más reculadas, o en buen español, más osos y más trampas. Unas surgirán del lado de los ingresos –tal vez sí haya un aumento de impuestos para algunos– otras del lado del gasto –erogaciones no previstas, mal calculadas o sencillamente olvidadas–. Lo que no emergerá de todo esto será un plan conceptual: redistribuir riqueza, aumentar el gasto social en general, invertir en infraestructura, todo ello sin ocurrencias, y financiado como Dios manda: con impuestos, unos y otros. Así sucede en los países modernos y democráticos; el de la 4T no parece ser ni lo uno ni lo otro.

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...puesto-ninguna
    (Edición de firma).

  8. #158

    Default

    Reglas para gobernar en el #MundodeAMLO

    Por Ana María Salazar.

    Además del hartazgo de la sociedad, fue la soberbia y el agandalle de los partidos, gobernantes y empresarios lo que permitió que llegara a la Presidencia Andrés Manuel López Obrador, con un poder inimaginable en un país democrático.

    Reglas para gobernar en #MundodeAMLO o como ser autoritario y someter a tus adversarios “democráticamente”, es el título completo de esta colaboración. Porque ya después de tres semanas de gobierno se empiezan a vislumbrar ciertos rasgos o reglas de como gobernará el presidente Andrés Manuel López Obrador un país que necesita ser más democrático, más equitativo y menos corrupto. Y curiosamente las reglas de gobierno que parece que usará López Obrador, tienden más al autoritarismo.

    Y tal vez lo que se necesita es un Presidente autoritario, para que a mediano y largo plazo México sea un país más equitativo y menos corrupto. Pero observando y analizando cómo han sido las tres primeras semanas de este gobierno, ya podemos visualizar nuevas reglas para gobernar. Podríamos llamarlos los AMLOprincipios de gobierno. Y a diferencia de los principios que regirán las decisiones y estrategias de este nuevo gobierno, que publique la semana pasada, los AMLOprincipios tienen que ver con su estrategia de liderazgo y control.

    Les recuerdo que la semana pasada sugerí cuáles serían los principios que regirían las políticas públicas de este gobierno (me disculpo por ser repetitiva):

    Uno.- Centralización del poder y las decisiones en todos los ámbitos.
    Dos.- Visión a largo plazo.
    Tres.- Desdén por los tecnócratas. Él piensa que no los necesita.
    Cuatro.- Poco temor a presiones externas.
    Cinco.- No tiene temor al desorden o crisis.

    Sugiero que hagan un análisis de las decisiones y anuncios que ha hecho el Presidente en estas tres semana, pues confirma estos principios de cómo ejercerá las políticas públicas en su gobierno.

    Desde que fue electo Presidente, AMLO también daba indicios de cómo ejercería el control para poder implementar la cuarta transformación, objetivo no fácil en un país tan dividido como es México. Vemos cuáles podrían ser las “AMLOreglas para gobernar”.

    Uno: Se necesita ser autoritario para gobernar. En general, a cualquier otro presidente que hubiese tomado las decisiones que ha hecho AMLO desde que ganó las elecciones, lo hubieran acusado de autoritario, intransigente o necio. A Andrés Manuel no le preocupa que lo tachen con estos calificativos. En una nación en donde la percepción sobre los beneficios que conlleva vivir en la democracia ha ido a la baja en la última década, el que acusen a AMLO de autoritario lo fortalece ante su base, que busca a un caudillo que le resuelva a corto plazo los terribles problemas que afectan a México, y que un “México democrático” no ha podido resolver.

    Dos: Debilitar, destruir o desaparecer los contrapesos. Ante la posibilidad de un gobierno autoritario por naturaleza y por exigencia de los electores, presentes y futuros, la esperanza es que los pesos y contrapesos aseguren que se acoten aquellos instintos de usar la violencia y la intimidación en contra de quienes se opongan al gobierno. Malas noticias para estos ilusos. En México desaparecieron los pesos y contrapesos que puedan acotar a este gobierno. La única esperanza es que el presidente López Obrador le preocupe su legado histórico y que esto acote posibles excesos por parte de él y su gobierno.

    Tres: Buscar la debilidad de sus adversarios y amenazarlos. La mayoría de los que pudiesen oponerse a la cuarta transformación tienen cola que le pisen. El presidente López Obrador es el que decide a quien investigar, a quien amenazar y a quien perdonar. A la mayoría de las instituciones también les aqueja una falta de credibilidad, así que en cualquier momento AMLO puede lanzar un ataque, ya sea mediático, por redes sociales o físico, para acallar un opositor de las otras ramas del poder o del sector privado. Y la sociedad civil no saldrá a defenderlos, por la falta de credibilidad.

    Sólo el tiempo dirá cómo usará el presidente López Obrador su extraordinario poder y apoyo político. Lo más interesante será entender si permitirá que los secretarios, delegados, legisladores y operadores políticos usen y abusen de los superpoderes de López Obrador, y si el Presidente está dispuesto a controlarlos cuando estos también sean los autoritarios de la cuarta transformación.

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...el-mundodeamlo
    (Edición de firma).

  9. #159

    Default

    El ejemplo no cala

    Juan Ignacio Savala.

    Predicar con el ejemplo es algo que uno oye desde pequeño y que con el tiempo ve que pocas veces se cumple, que es difícil mantener la congruencia entre lo que se dice y lo que se hace, y que resulta menos costoso personalmente esperar que otros hagan ese compromiso para poder criticar sus fallos. Claro, siempre hay quien cree que pone el ejemplo y termina de manera abrupta en el cajón de la hipocresía.

    Los líderes políticos suelen presentarse como personas ejemplares en varios campos de la vida diaria: personas amorosas con su familia, hombres de bien, padres cercanos, maridos impecables, funcionarios probos, personas a prueba de fuego en honestidad, gente competente que tiene a mano las ideas y la gente para resolver los problemas que enfrenta la nación. Es parte de la narrativa de ser candidato. Nadie que quiera ganar podría presentarse de manera transparente, algo así:

    “Soy un hombre de mediana inteligencia, básicamente medio pendejo, no le entiendo a la economía ni a las políticas públicas; no soy marido fiel, me gusta ponerme hasta la madre y no entiendo a mis hijos, siento que para ellos soy una figura devaluada, razón por la cual abandoné el difícil reto de educarlos; nunca me he robado dinero, pero tampoco he tenido la oportunidad, la verdad es que nunca me han ofrecido corromperme, no sé por qué. No creo en nada, mis seres queridos apenas me toleran y estoy aquí ante ustedes porque soy famosón y la competencia está de lágrima, pero la verdad es que la campaña me gusta mucho porque es puro ataque y desmadre, pero me da mucho miedo ganar y afrontar las responsabilidades de dirigir un país”.

    Un discurso así se agradecería mucho, todo el mundo terminaría carcajeándose y derrumbaría la carrera de cualquiera. Por eso se prefiere el rol modélico.

    Andrés Manuel López Obrador tiene clara vocación de “predicador”. Cree que es el prototipo de persona que necesita nuestra vida pública para sanearse en todos los aspectos. Su liderazgo es innegable y lo ha hecho con la gente, lo cual ha sido notable. Su lenguaje es sencillo y acorde con lo que la gente quiere escuchar. Los hace sentir, echar a andar emociones respecto de la realidad que vive el país. Y él cree en la fuerza del ejemplo como acicate moral para los demás. Pero resulta muy difícil tratar de imponer el estilo de vida propio a los demás. Incluso con los hijos no siempre tiene resultado, pues cada uno hace ejercicio de su libertad. Imponer una conducta, un estilo a los demás, resulta difícil, salvo que se sometan a una disciplina militar y ese no parece ser el caso de los que conforman la nueva clase gubernamental, o sea, en Morena.

    Puede ser útil para la imagen del presidente que viaje en un Jetta –va muy a tono con lo que él quiere transmitir como uno de sus mensajes principales: la austeridad, la contención material–. Pero el ejemplo no cunde con los suyos. Muy al contrario, en una foto de hace unos días, legisladores de Morena fueron a una reunión a Palacio Nacional, se estacionaron en lugares prohibidos. Pero lo que llamó la atención es que había varios BMW y Mercedes Benz. Lo mismo con el reloj de varias decenas de miles de pesos que la titular de la Función Pública, la señora Eréndira Sandoval, porta en sus apariciones públicas. ¿Es malo tener esos relojes? Pues no. Ya sabemos que ella tiene varias propiedades y artículos de lujo, pero dada la función que representa y las palabras de su superior, uno pensaría que tomaría más en serio los llamados a la austeridad.

    Es claro que el presidente tendrá que trabajar con su equipo y compañeros de partido si quieren hacer del ejemplo presidencial una política pública. Por lo pronto, no ha calado.


    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...jemplo-no-cala
    (Edición de firma).

  10. #160

    Default

    El Paquete Económico 2019

    Manuel Sánchez González.

    El Paquete Económico que anualmente el Ejecutivo envía al Congreso para su revisión y, en su caso, aprobación, desglosa las fuentes y usos de recursos, los cuales considera necesarios para llevar a cabo su programa.

    El plan de 2019 puede analizarse, al menos, desde dos ángulos.

    El primero y más común entre los comentaristas es el contable. Su principal indicador es el balance público, que mide la diferencia entre los ingresos y egresos del Gobierno.

    Ese saldo es importante porque guarda relación con el ritmo de endeudamiento gubernamental y la percepción de su sostenibilidad. Así, un déficit elevado mantenido por mucho tiempo puede presionar las tasas de interés, conducir a más impuestos y hasta generar temores sobre un posible financiamiento inflacionario.

    Aparentemente, la nueva administración buscó aumentar la confianza del público anunciando, en semanas anteriores, que perseguiría un superávit primario, es decir, un balance excluyendo el servicio de la deuda, de 1% del PIB. La confirmación de ese parámetro en el ejercicio presupuestal parece haber reducido las preocupaciones sobre una posible “irresponsabilidad” fiscal.

    Además, la evaluación de los analistas ha tendido a ser positiva, con base en el argumento de que, en su opinión, los supuestos y las proyecciones incorporadas para tal balance son razonables. Al parecer, existía el temor de que se recurriría a premisas ostensiblemente contradictorias o imposibles. Ante ese estándar mínimo, la mayoría ha calificado el paquete como “sensato”.

    Si bien, en tales circunstancias, el optimismo es lógico, la consistencia contable no puede garantizar el cumplimiento del plan. Las desviaciones pueden provenir, por lo menos, de dos causas.

    Por una parte, con independencia de su aparente razonabilidad, los supuestos en los que se fincan las proyecciones sólo por excepción coincidirán con la realidad. Ello es así porque todo pronóstico tiene inherente un margen de error.

    La discrepancia sería de particular consecuencia si se sobreestiman notablemente los ingresos. La variación podría provenir de factores múltiples, como una desaceleración de la actividad económica y la continuación de la caída de la extracción petrolera.

    Por otra, la administración podría decidir voluntariamente desviarse de las proyecciones, por ejemplo, aumentando las erogaciones en sus rubros preferidos. En cualquiera de los casos, el Gobierno podría sacrificar el balance objetivo antes que adecuar el total o la mezcla de los desembolsos.

    --------------------------------------------------------------------------

    Un segundo criterio de análisis es el económico, el cual es más trascendental para las posibilidades de bienestar.

    Desde esa perspectiva, importan el grado y la forma como el Gobierno interviene en la economía. Su participación puede alentar la actividad económica si se enfoca a construir un ambiente favorable para los negocios. Sin embargo, puede fácilmente inhibirla si desplaza al sector privado y desalienta el trabajo, la inversión y la productividad.

    La reasignación del gasto y la mayor parte de los proyectos “prioritarios” del Paquete de 2019 no apuntan en la primera dirección y, en muchos casos, parecen más bien caer en la segunda.

    Por ejemplo, sin descartar oportunidades de mayor eficiencia, en términos reales respecto a lo aprobado para 2018, el presupuesto combinado de las entidades relacionadas con la seguridad pública y la impartición de justicia disminuye, como lo hace el de la secretaría encargada de la infraestructura no asociada con las paraestatales.

    En contraste, aumentan considerablemente los gastos de Pemex y CFE, en un contexto de freno a la reforma energética. Con mucho, la expansión más significativa se prevé para las secretarías encargadas de las transferencias a colectivos específicos.

    Además, del gasto previsto para los proyectos prioritarios, menos de la quinta parte podría catalogarse como de infraestructura, destacando el Tren Maya y el Aeropuerto de Santa Lucía, cuya viabilidad y beneficio social neto no han sido esclarecidos.

    El resto se destinaría a traspasos y, en menor medida, a subsidios para ciertas actividades productivas. En los primeros sobresalen los recursos destinados a apoyar a los jóvenes que ni estudian ni trabajan, lo que podría conllevar el riesgo de premiar la falta de esfuerzo por encima de los méritos.

    En suma, la razonabilidad de los supuestos del Paquete es insuficiente para otorgarle un veredicto positivo. Además de no garantizar el cumplimiento de las metas ante un escenario menos favorable, contrario a los que se postula, su diseño dista mucho de representar una posible herramienta para el desarrollo económico.

    Exsubgobernador del Banco de México y autor de Economía Mexicana para Desencantados (FCE 2006).

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...economico-2019
    (Edición de firma).

  11. #161

    Default

    Histeria migratoria

    Alejandro Gil Recasens.

    Exagerar la gravedad del problema migratorio le ha redituado políticamente al presidente Donald Trump. Desde que anunció su candidatura mostró a la inmigración ilegal como un fenómeno creciente y como la principal amenaza a la seguridad nacional de su país. Aprovechó así la inquietud social existente en muchas comunidades, abatidas tanto por el cierre de plantas y el desempleo como por el aumento de la delincuencia y las adicciones. A la gente abrumada por sobrevivir no le interesa escuchar explicaciones macroeconómicas; en cambio, busca a quien culpar de sus dificultades.

    Los inmigrantes son un sector fácil de imputar porque su presencia coincide con el surgimiento de esos acontecimientos y porque no están organizados para defenderse.
    Trump ha construido toda una narrativa sobre el peligro de migraciones masivas como las que se han visto en Europa en la última década. Se ha esmerado en crear la imagen de hordas de pandilleros de las Maras asesinando a sus conciudadanos. Ante eso, su insistencia en reforzar a las corporaciones de seguridad y justicia migratoria, en construir barreras a lo largo de toda su frontera sur y en deportar sin juicio a los indocumentados suena lógica y hasta patriótica.

    Lo preocupante es que ni en su partido ni en la oposición han reaccionado para centrar el debate en realidades objetivas y soluciones viables. Los republicanos han visto la ventaja de seguirle la corriente al presidente porque observaron el impacto que tuvo, en gran parte de la opinión pública, la reciente irrupción de la caravana de centroamericanos en la garita de San Ysidro.

    Los demócratas han sido incapaces de elaborar el proyecto creíble de reforma “comprehensiva” que vienen anunciando desde hace años. Peor aún, en la reciente campaña se les ocurrió plantear la desaparición de la Patrulla Fronteriza, con lo que le dan la razón a Trump cuando los acusa de ser débiles frente a “la invasión”.

    Caer en la trampa

    Lo ocurrido la semana pasada ilustra el juego en el que han caído. Trump se ha mostrado intransigente en el tema del muro fronterizo. Solicita 25 mil millones de dólares para extenderlo a lo largo de toda la frontera. Hoy sólo cubre 700 millas (1126.54 kilómetros), edificadas en los gobiernos de Clinton y Obama. Sin el apoyo de los demócratas, en la Cámara de Representantes aceptaron asignar cinco mil millones (lo que alcanzaría para 65 millas (104.607 Km) más, a lo largo del valle del río Grande). En el Senado hay un acuerdo bipartidista para concederle 1.6 miles de millones, por lo que lo más probable es que se termine conviniendo un monto intermedio. Trump amenaza con no promulgar el Presupuesto y cerrar el gobierno el próximo viernes si no obtiene lo que quiere. Repetido cada dos o tres años, el cierre del gobierno ya no espanta a nadie: a lo más se retrasan ciertos pagos y se suspende temporalmente a algunos empleados.

    En ese contexto invitó a los líderes congresionales demócratas a una reunión en la Casa Blanca, con la idea de alcanzar un arreglo y evitar la parálisis gubernamental. Cuando la vocera designada de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi y el líder de la minoría en el Senado, Charles Schumer, entraron a la Oficina Oval descubrieron que estaba presente la prensa y que se estaba transmitiendo en vivo por televisión. Luego de echarles su acostumbrado discurso sobre la frontera en llamas, Trump los retó a dejar de ser pusilánimes. Directa como es, Pelosi le dijo que habían ido de buena fe y que continuaran la discusión en privado. Él le contestó: “Pero no está mal hacerlo en público, Nancy; eso se llama transparencia”. Furiosa, Pelosi le aseguró que ellos tienen los votos suficientes y que él sería el responsable del cierre del gobierno. Con su conocida teatralidad Trump le respondió: “Me hago cargo de las consecuencias Nancy; no les echaré la culpa; estaré orgulloso si ese es el costo de mejorar la seguridad fronteriza”. Descontrolada y a la defensiva, Pelosi sólo alcanzó a decir: “Nosotros sí queremos que haya seguridad fronteriza”.

    Los veinte minutos que duró el show fueron suficientes para mostrar a un presidente “sinceramente” preocupado por proteger a sus ciudadanos y a unos líderes legislativos obstruccionistas y políticamente muy ingenuos. La histeria antiinmigrante sólo se apagará cuando los demócratas sean capaces de formular una propuesta migratoria convincente.

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...ria-migratoria
    (Edición de firma).

  12. #162

    Default

    2019 & Real Estate

    Claudia Olguín.

    En los últimos días del período 2016-2017, el mercado de capitales se había enfocado a financiar. La actividad estaba en plena jauja. Sin embargo, ya a finales del año pasado se veían venir una inflación creciente, un dólar más fuerte y menos aún, las presiones en las tasas de interés y otros factores que complicaron la ecuación.

    Inimaginables eran las fuertes presiones que habría de generar la renegociación del Tratado de Libre Comercio en América del Norte (TLCAN), mismas que quitaron estabilidad a los mercados, además de lo que provocaron la transición de poderes en el gobierno federal y el tsunami en que se convirtió la llegada de la fuerza política que actualmente lidera la presidencia, los gobiernos estatales, las cámaras alta y baja, y desde luego la jefatura de gobierno.

    En conjunto, este replanteamiento del mapa económico, financiero, urbano y de modelo económico han hecho lo propio en el negocio inmobiliario.

    Al final de otros ciclos hemos mencionado la manera en que con inteligencia quienes lideran la industria, han ajustado o reinventado sus modelos. Después de todo, la lógica de la oportunidad de los negocios y una mayor rentabilidad ante la inversión en un país con más riesgo.

    La pregunta es si en medio de este movimiento, marcado por desafortunados anuncios como la cancelación del Aeropuerto de la Ciudad de México, las oportunidades en el negocio se mantienen. La realidad es que aún con ajustes, sí.

    Algunos en el negocio creen que el mercado terminará reacomodándose.

    La respuesta a la cerrazón de nuevos permisos de construcción en la Ciudad de México, es la salida a nuevos mercados; la ralentización de procesos de comercialización de espacios corporativos, se cubrirá con una menor dependencia del arrendamiento; y finalmente, el reciclaje se convertirá en una opción real en ciudades donde la demanda continúa, pero ante el actual contexto ya no es posible crecer.

    Las posibilidades existen, y desde luego algunos sectores de especialidad encontrarán oportunidades de crecimiento. Tal y como lo han pensado los bancos comerciales en el segmento hipotecario donde se ve un 2019 con retos, pero también de razones para mantener un incremento en los créditos colocados.

    Thor Urbana con pie firme en Costa Canuva

    Los últimos días han sido relevantes para el mercado inmobiliario turístico. No es sólo la inversión anunciada de 150 millones de dólares en Riviera Nayarit, sino la unión de Thor Urbana, GFA y Mota-Engil Turismo para detonar la nueva etapa que vivirá esta región que en el pasado se había presentado como Costacapomo bajo la figura de un Centro Integralmente Planeado (CIP).

    Ahora el proyecto va más allá de un corredor, en él se han apostado recursos privados y retomado una alianza con FONATUR, que en conjunto sellan una alianza para detonar una zona de 150 hectáreas con una inversión de Mota-Engil de mil 800 millones de dólares, donde se levantará una comunidad de mar orientada al segmento de lujo que busca bienestar y armonía con la sustentabilidad generada.

    El punto de partida es un hotel Ritz-Carlton Reserve de 110 habitaciones, de la cadena Marriot, que será el segundo de la cadena para un mercado.

    Para el destino es una oportunidad de detonar de manera ordenada la zona, al que se dotará de amenidades como al que se unirán 4 marcas adicionales especializados en el turismo de lujo, en el caso de Thor Urbana, la posibilidad de robustecer su presencia en el mercado turístico de lujo.
    Oportunidades

    Un mosaico de posibilidades permanece abierto en el real estate.

    Se requiere de visión, actitud y ánimo para reinventarse en medio de la incertidumbre. En este espacio, creemos en un sector que ha construido bases sólidas, mismas que le permitirán renovarse para navegar al ritmo de los nuevos tiempos. ¡Feliz 2019!

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...19-real-estate
    (Edición de firma).

  13. #163

    Default

    AMLO: enemigos dentro de casa

    Luis Pazos.

    En una plática que sostuve hace años con Enrique Iglesias, quien fue Presidente del Banco Central de Uruguay, Presidente del BID y muy amigo del expresidente socialista de Chile Salvador Allende, que terminó su gestión con hiperinflación, macro devaluaciones y una escasez generalizada de alimentos, me hizo una confidencia que le comentó Salvador Allende.

    Iglesias platicó con Allende una semana antes de que se suicidara, según unas versiones, o lo mataran durante el golpe militar que puso fin a su fallida gestión. En esa plática Salvador Allende le dijo que quienes más influyeron para generar la crisis económica que atravesaban fueron radicales de izquierda incrustados en su gobierno y partido. En otras palabras, culpó a compañeros de ideología, de partido y colaboradores, de la crítica situación en que se encontraba la economía chilena.

    Algo parecido le sucede al nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. Desde que fue nombrado Presidente electo a la fecha, varias de sus declaraciones, decisiones y acciones le han restado popularidad, creado incertidumbre, impulsado la devaluación y frenado la inversión nacional y extranjera, indispensable para el crecimiento y la creación de empleos. Muchas de sus posiciones equivocadas le han sido recomendadas y aplaudidas por asesores y radicales de izquierda dentro de su gobierno o legisladores de su partido.

    Las expectativas negativas causadas por sus decisiones erróneas, no son producto de un “complot” externo o que los “mercados” se pongan de acuerdo para hacerle la vida difícil. Han sido los consejos de contratistas “amigos” los que lo llevaron a cometer la antieconómica y anti-austera decisión de cancelar el aeropuerto de Texcoco, que deja ver que en México ni la ley, ni los contratos, ni la lógica, ni los altos costos cuentan para las decisiones que tome el Presidente.

    La pérdida de popularidad, la incertidumbre del sector productivo sobre lo que pasará en el país, la percepción de inseguridad y las expectativas negativas sobre la situación económica de México, no es producto de un “complot” externo sino de errores del mismo Presidente, impulsados y solapados por colaboradores, “amigos” y legisladores de su partido.

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...dentro-de-casa
    (Edición de firma).

  14. #164

    Default

    ¿Por qué estamos tan enojados?

    Raymundo Rivapalacio.


    El termómetro social está muy caliente. Hay una división en la sociedad acelerada por la victoria presidencial de Andrés Manuel López Obrador, que partió a la nación. Pero no nos equivoquemos. La victoria de López Obrador no inició este quiebre, galvanizó lo que se viene acumulando desde hace bastante tiempo, mucho antes, ciertamente, de que sus posibilidades de llegar a la presidencia fueran reales. La pregunta de por qué estamos tan enojados, no tiene respuesta. Tampoco se ve solución.

    Una corriente de pensamiento cree que la indignación social creció y se alimentó durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, que se catapultó por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa y el escándalo de la casa blanca. Sin embargo, fueron reactivadores, no detonadores. La desaprobación de Peña Nieto no comenzó en el otoño de 2014, cuando se dieron esos eventos, sino en el verano de 2013, tras la aprobación de la reforma fiscal, cuando por primera vez se cruzó la aprobación con el rechazo a su gestión. El quiebre social no se dio con Peña Nieto, se venía arrastrando tiempo atrás.

    Peña Nieto llegó a la presidencia con un humor social muy bajo. De acuerdo con las encuestas sobre el humor, Peña Nieto arrancó en el punto más bajo que había tenido Felipe Calderón, tras la crisis financiera global de 2008, y nunca pudo mejorar. Calderón fue el primer presidente que consistentemente estuvo por debajo de la línea de flotación del humor social, que no bajó con la crisis del sistema de pagos en 1994-1995, llamado coloquialmente el error de diciembre, ni tras los asesinatos del candidato presidencial del PRI, Luis Donaldo Colosio, y del secretario general de ese partido, José Francisco Ruiz Massieu, en 1994. Para cuando llegó Peña Nieto a Los Pinos el humor social venía calentándose y volviéndose cada vez más beligerante y más agresivo.

    Las redes sociales contribuyeron a la masificación del descontento. Se volvieron catalizadoras de humores que ayudaron a darle el empuje final a López Obrador para que llegara a la presidencia, con una amplia cantidad de votantes que nunca lo habían respaldado, pero no fueron el principio de todo. ¿En dónde empezó? Es difícil saberlo. Lo que es fácil establecer es que no se dio con el advenimiento político de López Obrador.

    El quiebre de 1968 y el Movimiento Estudiantil se procesaron con la reforma política, de 1978, de Jesús Reyes Heroles, que le abrió la puerta de la legalidad a la izquierda mexicana y la posibilidad de competir electoralmente. El Tratado de Libre Comercio de América del Norte negociado por el presidente Carlos Salinas, significó un golpe que sería mortal al corporativismo y al clientelismo acendrado del PRI. Es retórico hablar si Salinas perdió la oportunidad de abrir y oxigenar al sistema cuando se achicó para liquidar el PRI y fundar el Partido de la Solidaridad, que se quedó incluso con la papelería impresa, pero permitió el comienzo de la alternancia.

    En 1991, Ernesto Ruffo se convirtió en el primer gobernador de la oposición, cuando Salinas obligó al presidente del PRI, Colosio, a aceptar la derrota. Pero desde años antes el humor social ya había cambiado. Se vio en la toma de la sociedad civil de las calles durante los sismos de 1985, donde se le perdió el respeto a la figura presidencial. En ese mismo año, recuerdo una discusión con Enrique Krauze en la casa del corresponsal del Financial Times, David Gardner, sobre la venidera elección para la gubernatura de Chihuahua, donde el historiador, indignado con el sistema controlado por el PRI, estaba seguro que ahí comenzaría, con la victoria de Francisco Barrio, el principio del fin del partido en el poder.

    No sucedió, pero la molestia creciente era notoria. Para entonces, Lorenzo Meyer, otro historiador, también discípulo como Krauze de Daniel Cosío Villegas, el gran crítico del poder, retomó su estafeta todos los lunes en la primera plana del Excélsior de Regino Díaz Redondo –satanizado por haber encabezado la revuelta contra su entonces director, Julio Scherer García, en agosto de 1976–, para hacer la crítica permanente del gobierno y del sistema. Las redes sociales no existían en aquél entonces, pero la crítica no era divisoria de la sociedad, sino que desde diferentes posiciones e ideologías, coincidía en la censura del autoritarismo mexicano.

    El trabajo en los medios, las organizaciones civiles y los partidos de oposición contribuyeron al triunfo del primer presidente de alternancia, Vicente Fox, que llegó a Los Pinos con un fuerte apoyo de la izquierda. La desilusión de Fox al no haber concretado el cambio prometido, se convirtió en enojo cuando quiso meter a la cárcel al entonces jefe de Gobierno de la Ciudad de México, López Obrador, por un delito menor que ameritaba una sanción administrativa. La reacción contra el desafuero de López Obrador y poco antes la marcha de un millón de personas en la capital federal en contra de la inseguridad, reflejaron que algo importante, en activismo y beligerancia, había sucedido con la sociedad mexicana.

    ¿Pero qué detonó el enojo? No hay todavía una respuesta clara ni en México ni en otras partes del mundo. Hay indicios, como en Francia, detonadora de cambios políticos profundos en los últimos 250 años, que la desigualdad es un combustible fundamental para el quiebre de la sociedad, como se podría argumentar también en México. Pero no nos equivoquemos en culpar a nadie con ligereza e irresponsabilidad. Necesitamos saber cómo y el porqué llegamos a esto, y evitemos terminar destrozándonos unos a otros. Estamos tarde.

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...tan-enojados-2
    (Edición de firma).

  15. #165

    Default

    Buen reseña, aunque no tiene la clave.

    Hay que tomarlo en cuenta como "antecedentes".
    (Edición de firma).

  16. #166

    Default

    Motivos para el desengaño

    Por Pablo Hiriart.

    A estas alturas los votantes de Morena deben estar desconcertados por los bandazos de su gobierno que apenas empieza.

    Suponían que correr gente de sus empleos era un recurso de los “neoliberales” en momentos de crisis, pero su líder les demuestra que también puede haber despidos masivos sin que haya crisis.

    Ineptitud o perfidia, vaya uno a saber. El caso es que en la administración pública se recortan personas de sus trabajos como si fueran cáscaras de cacahuate.

    (Jo, jo… Chairito: "Mamá, Papá, que bueno que votamos por Morena"... Padres: "Espera hijo, nos acaban de correr, te tenemos que sacar de la escuela")

    Los votantes de Morena creyeron, porque se los dijo su líder, que era un error garrafal buscar la seguridad por medio de la militarización.

    En concreto, les dijo, antes de las elecciones: “Es perverso que los potentados utilicen al Ejército para enfrentar el problema de la inseguridad que ellos crearon por dedicarse a saquear”.

    Ahora, ya con la banda en el pecho, crea 266 coordinaciones regionales de seguridad en el país, y todas ellas estarán dirigidas por miembros de las Fuerzas Armadas con los civiles subordinadas a ellos.

    “Nada de que mandan todos… En las coordinaciones, mandos del Ejército y mandos de la Marina en las costas. Y que ese mando sea el que coordine a todos”, dijo esta semana.

    Los que ofrecieron desmilitarizar el combate a la inseguridad, van a militarizar el país por completo: 150 coordinaciones regionales, por ahora, con una meta de 266.

    ¿Qué dicen a ello los votantes de López Obrador?

    ¿Seguirán en protestas contra el presidente por usar a las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad, y seguirán dibujando en sus periódicos a los militares como opresores del pueblo pobre?

    El presidente y su secretario Alfonso Durazo no tienen un plan alternativo en seguridad, más que la militarización.

    Alfonso Durazo (el único secretario de Seguridad Pública del mundo sin un policía al cual mandar), dijo ayer que “vamos a policializar al Ejército”. Que Dios no lo oiga: sería acabar con nuestro Ejército.

    Desconcertados deben estar los votantes de Morena cuando ven a los funcionarios de su gobierno echar las campanas al vuelo porque “fue un éxito la recompra de bonos del Nuevo Aeropuerto de Texcoco”.

    Sólo a un desubicado le puede parecer exitoso que a los acreedores les paguemos miles de millones de pesos por una obra que no se va a construir.

    Pagan por destruir. Y lo festejan.

    Decepcionados, por decir lo menos, deben estar esos votantes si en verdad creyeron que se iba a dar marcha atrás al “gasolinazo”.

    Cuando subió el precio de la gasolina (gasolinazo), Andrés Manuel López Obrador arengó a la nación: “De acuerdo con el procedimiento constitucional esto (revertir el gasolinazo) es viable. Se puede hacer para reformar la Ley de Ingresos y revertir el aumento de las gasolinas, en el gas, en el diésel, en la energía eléctrica. Se puede modificar la Ley de Ingresos, lo pueden hacer los diputados. Llegó el momento de las definiciones, de actuar de manera congruente, el Congreso representa al pueblo”.

    Este martes se presentó en la Cámara de Diputados la propuesta para quitar IEPS a los combustibles y revertir así el gasolinazo. Morena votó en contra. Exactamente en contra de lo que había planteado, gritado y grafiteado en todo el país: “no al gasolinazo”.


    La presidenta de la Cámara, Dolores Padierna, dijo al contabilizarse la votación: “Desechada la propuesta de quitarle recursos al presidente López Obrador”.

    No hay congruencia. Todo era un ardid electoral. Acrecentar el enojo social para capitalizarlo políticamente.

    A “la hora de las definiciones”, defendieron el gasolinazo.

    Y lo hicieron a gritos, como los del diputado Gerardo Fernández Noroña contra los que querían revertir el gasolinazo: “Son unos traidores al pueblo. Son unos vendepatrias. Son unos asesinos. Son miserables. Son hipócritas”.

    Desengañados deben estar muchos votantes de Morena, que esperaron encontrar mayor sensibilidad social a la hora de repartir el Presupuesto.

    Ni un centavo a los Comedores Comunitarios donde 800 mil personas reciben, dos veces al día, comida caliente.

    Noventa y dos por ciento de recorte a la Prevención de Sobrepeso, Obesidad y Diabetes, nuestro principal problema de salud.

    Al programa de Atención a Personas con Discapacidad, 42.8 por ciento de recorte.

    Y así una larga lista de recortes que pretendían bajar ingresos a las universidades públicas, lo que se frenó por un amago de rebelión estudiantil.

    Quitan 82 por ciento del presupuesto a los consulados para defensa de mexicanos en el exterior.

    A la cultura no le aumentan la partida, sino que la castigan con un recorte de 7.6 por ciento.

    Todos estos recortes, subrayo, sin que el país esté en crisis.

    Motivos para el desengaño tienen de sobra los votantes de Morena.

    Por vacaciones, esta columna volverá a aparecer los primeros días de enero.

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...a-el-desengano
    (Edición de firma).

  17. #167

    Default

    Van por la seguridad privada

    Por Salvador Camarena.

    En medio de la discusión para sacar adelante las leyes del nuevo modelo de seguridad pública, los legisladores de Morena estarían a punto de buscar modificaciones legales para regular a las empresas de seguridad privada que operan en el país.

    Hay versiones que hablan de que en el Congreso de la Unión incluso se estaría por discutir un cambio más a la Constitución, a fin de darle esa potestad, la de regular la seguridad privada, al mismísimo ya saben quién, por lo que tendrían que modificar el Artículo 89 de la Constitución, que es el que establece facultades y obligaciones del Presidente de la República.

    El cambio ha provocado que algunos de los actores involucrados en ese creciente sector respinguen, pues verían afectados sus muy discrecionales márgenes de maniobra.

    En abril pasado, en la anterior legislatura, el PRI aprovechó su peso mayoritario en el Senado para sacar, de manera un tanto sorpresiva y con quejas de la entonces oposición, una ley que presuntamente regularía esas empresas.

    Una nota de La Jornada de la sesión en que se aprobó la nueva ley apuntaba que “el presidente de la comisión de Seguridad Pública, el priista Ernesto Gándara, dijo que el objeto de esta ley es regular la seguridad privada ‘como auxiliar’ de la función pública de seguridad. Poner un orden en esa actividad, y definir claramente las competencias y la base de coordinación entre la Federación y las entidades federativas, con el fin de lograr la homologación a nivel nacional de los requisitos y modalidades”.

    En esa ocasión, el sonorense puntualizó que en el país hay 6 mil empresas dedicadas a la seguridad privada, “pero únicamente 3 mil 640 están debidamente acreditadas. De ésas últimas, mil 232 cuentan con permiso federal y 2 mil 408, con permisos locales, y 2 mil 300 operan sin registro y sin personal certificado. Ese sector aporta el 1.4 por ciento del Producto Interno Bruto y laboran más de 500 mil efectivos, que prestan 300 mil horas diarias de vigilancia”. (https://www.jornada.com.mx/ultimas/2...vada-8033.html)

    Un especialista consultado me explicó ayer que se puede decir que todas las corporaciones policíacas (municipales, estatales y federales) e incluso militares del país, apenas si tienen el mismo número de integrantes que aquellos que trabajan para empresas de seguridad privada, cuyo número calcula en 750 mil.

    Aunque en la ley pasada por el Senado el 24 de abril ya se establece que los integrantes de las policías privadas pueden ser llamados a asistir a las autoridades en situaciones de emergencia o algunas labores de investigación y prevención del delito, el especialista consultado advirtió que no se puede echar mano así como así de esta especie de banca o reserva, porque su realidad está plagada de guardias que operan sin los debidos controles de confianza o sin la certificación de competencias policiales.

    En esa sesión, el entonces senador Manuel Bartlett, de Morena, y hoy director de la Comisión Federal de Electricidad, denunció que la ley aprobada ese abril era antifederalista y que incluso se abría la posibilidad a que las guardias privadas fueran usadas para el espionaje. Y si ya Bartlett se preocupa por el espionaje, pues qué decir.

    Hoy, con una nueva realidad en el Congreso de la Unión, y en medio de la polémica por la inminente aprobación de la ley que instalará una Guardia Nacional donde las Fuerzas Armadas tendrán el rol principal, trasciende que Morena también se alista para meter mano en las compañías de seguridad privada (incluso ya se habla de que existe un anteproyecto).

    El problema es si con una burocracia reducida como la que distinguirá (es un decir) a este gobierno federal, se podrá hacer frente al reto administrativo que es evaluar a esos cientos de miles de elementos que están en esas compañías privadas, cuando al mismo tiempo hay que poner en pie la Guardia Nacional que Andrés Manuel López Obrador quiere.

    Esta columna reaparecerá el 3 de enero. Gracias a los lectores por tanto este año. Y felices fiestas.

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...uridad-privada


    Comentario:

    Quieren evaluar a la policía que se paga con dinero privado, pero no quieren evaluar a los maestros, que se pagan con dinero público. Transformación de cuarta.
    (Edición de firma).

  18. #168

    Default

    ¿Harán una jugada maestra con los bonos del aeropuerto?

    Johnatan Ruiz Torre.


    “Ayer el presidente dijo que se hará ‘lo que más convenga’ con el NAIM. Lo que más convenga no es explícitamente cancelarlo”
    Hay todavía una jugada que el presidente podría jugar con quienes prestaron dinero para construir el enorme aeropuerto que de acuerdo con lo dicho, no será construido.

    Advertencia: Lo que se expone a continuación tiene una buena dosis de optimismo.

    Sabemos que basado en una “consulta popular” Andrés Manuel López Obrador anunció antes de ser investido la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

    ¿Cómo reaccionó el mercado ante quienes son dueños de esos los pagarés o bonos que respaldan los préstamos? Los depreció. Su valor cayó de inmediato ante la percepción de riesgo de impago que antes no existía.

    Ya con la banda presidencial puesta, el mandatario instruyó a su equipo a negociar. ¿Qué negocia? Tratar de pagar lo menos posible por dichos documentos y saldar con ello la deuda que debía pagarse durante años.

    De los 6 mil millones de dólares que recibió vía bonos en préstamos el proyecto, el Gobierno negocia actualmente mil 800 millones de dólares. La oferta que según el gobierno fue aceptada por una mayoría de los acreedores es la de pagar 100 dólares por cada 100 dólares de bonos, más un premio de 10 dólares.

    Conseguir este trato, de acuerdo con abogados, no significa cancelar la construcción del NAIM, pues de parar las obras, el estado incurriría en un “default técnico” porque aunque no dejara de pagar, eliminaría la fuente original de los recursos para pagar los préstamos. Mataría pues, la gallina que daría los huevos para cubrir la deuda, lo que elevaría el riesgo de que nunca sea pagada.

    Eso dispararía demandas, pago de abogados propios y externos y un descrédito internacional que pararía inversiones por un buen rato, en detrimento del sexenio de López Obrador.

    Entonces queda renegociar todos los bonos, no solo una parte. Son 6 mil millones y hasta no haber pagado todas las deudas, no habrá manera sensata de cancelar las obras que, como sabemos, ahí siguen y siguen.

    No está fácil, pero si convence a todos con ofertas similares, el Gobierno de AMLO será dueño de todos esos bonos y tendría al menos dos opciones: cancelar entonces sí, todas las obras del NAIM y condenar a los mexicanos a ser el hazmereir global al estar obligados a pagar 6 mil millones de dólares con sus impuestos por un aeropuerto que jamás tendrán ó... hacer una jugada maestra:

    Ahorrarse el pago de ese dinero más los intereses que esos bonos incluyen. ¿Cómo? Vendiendo esos títulos a quien esté interesado en construir el NAIM asumiendo la responsabilidad de concluir sus obras a cambio de quedarse con el gran negocio que representará ese aeropuerto, para lo que habría lista de postores, incluidos aliados del presidente.

    Con ello, a cambio de la modificación de planes, López Obrador podría entregar a su base política una larga lista de millones de dólares ahorrados por tal circunstancia, que podría aminorar el peso de los reclamos por acabar con un supuesto ecosistema funcional en Texcoco y ayudar a pagar el costo político de la modificación de planes.

    Ayer en rueda de prensa, el presidente dijo que se hará “lo que más convenga” con el NAIM. Lo que más convenga no es explícitamente cancelarlo.


    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...del-aeropuerto
    (Edición de firma).

  19. #169

    Default

    La felicidad de ser burócrata y haber votado por AMLO en 2018....

    -----------------------------------

    Amarga Navidad

    Raul Cremoux.

    Alguien le ha de haber dicho que estaba inquietando a un poderoso avispero, y por ello AMLO decidió rectificar y reconocer que el presupuesto a las universidades e institutos de educación superior debiera ser, cuando menos, igual al de este año. Congratulémonos, aunque la idea de crear 100 universidades sin antes no reforzar a las muchas que se encuentran a punto de la bancarrota, resulta cuando menos inquietante.

    Rectificar, lo decía Plutarco, brinda la oportunidad de crecer internamente y de alcanzar la grandiosidad ante los otros. Si ese fuera el espíritu que súbitamente ha mostrado AMLO, ahora tendría la oportunidad de alcanzar gran altura. Veamos, lo del nuevo aeropuerto es la inmensa plataforma de consecuencias graves por enmendar. El sentido común aunado a las cuentas enormes que el país tendría que pagar, representan hoy un algo en lo que no se ha reparado: el deterioro de la autoestima de quienes ahí continúan trabajando. Saben bien que la obra no será terminada sino enterrada entre toneladas de olvido. La Comisión Nacional de los Derechos Humanos no ha contabilizado que quienes portan cascos y chalecos de protección son modestos trabajadores, quienes se adaptaron a vivir cerca de la obra y muchísimos han sacrificado tiempo con la familia y con su propia forma de vivir para levantar el NAIM.

    Y si de baja autoestima hablamos, hay que referirse a la descalificación que se ha hecho de los empleados públicos lanzados a la calle bajo el supuesto de que no son necesarios. Con decisiones francamente arbitrarias que no toman en cuenta el talento, los conocimientos y la trayectoria, se les niega hasta lo legítimamente obtenido a través de años de esfuerzo. Muchos tratan de negociar con las nuevas autoridades sus aguinaldos y finiquitos. Otros no saben si los moverán a lugares distantes junto o sin sus familiares. Los más viven horas de zozobra y angustia sin que nadie les dé una respuesta. Empleados que llevan lustros con contratos renovables y otros simplemente de confianza, les piden renuncien de forma voluntaria y a otros se les cancela la plaza por razones “de austeridad”. En más de una ocasión se les ha dicho que los de su clase son irresponsables, incumplidos e ignorantes cuando no corruptos y abusivos. Los hay pero, ¿son todos así?

    ¿Quién hace funcionar los engranajes de esa compleja maquinaria institucional?

    Durante la campaña se nos repitió hasta la náusea que evitada la corrupción dentro del gobierno y con manejo austero y republicano, se ahorrarían 500 mil millones de pesos. ¿Dónde están? En ninguna parte del presupuesto se ve esa cifra. Lo que si vemos es que no se dan las indemnizaciones prometidas, y además quienes las recibieron no volverán a ser contratados en el gobierno, contrariando su derecho al trabajo. Con ello vemos legiones de personas buscando chamba en una época bautizada como el puente Lupe-Reyes, en la que es particularmente difícil contratarse. ¿Qué va a ocurrir con tanto personal desplazado sin que haya mediado una razón suficiente, convincente?

    El personal sindicalizado, proclive a las ordenanzas del partido, cualquiera que esté en el poder, y donde es más espeso el caldo de cultivo para los abusos y las irregularidades, permanece con todas las garantías a las que todos debieran tener derecho.

    Los ahorros se dan, no en los símbolos como abrir Los Pinos o vender el avión presidencial, cuyo mantenimiento cuesta más de 340 millones de pesos y una renta de siete mil 560 millones anuales, sino en las asignaciones correctas a los diversos proyectos.

    Y aunque la madre tierra lo permita, ¿Dónde está el proyecto del Tren Maya y quienes son los constructores que concursan la obra, cuáles los beneficios detallados y la pertinencia cuando hay tantos pendientes?

    La rebaja presupuestal de más del 7.0 por ciento a Cultura parece ignorar que ya de suyo los recursos eran escasos; ahora que llega un gobierno de izquierda, lo menos que esperábamos era un aumento importante.

    ¿Es de izquierda?

    Muchos de estos errores que vemos cada tercer día se deben a lo que Tatiana Clouthier, excoordinadora de la campaña de AMLO, califica de prisa inexplicable, y que a tanta gente le hará pasar una amarga Navidad entre el desempleo y el mal trato que le da una administración que prometió amor, paz y felicidad.

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...amarga-navidad
    (Edición de firma).

  20. #170

    Default

    La felicidad de ser un burócrata pendejo que votó por AMLO azuzado por bots rusos.
    (Edición de firma).

  21. #171

    Default

    Tercer país seguro. ¿No qué no?

    Por Alejo Sánchez Cano.

    Ni en el periodo de transición ni ahora como Presidente de la República se ha atrevido López Obrador, ya no a contradecir, sino a fijar la postura de México en diversos temas ante Donald Trump, desde el pago del muro fronterizo, hasta la política de migración. Es tanto el temor del tabasqueño que ahora ha aceptado que la deportación de migrantes no mexicanos que haga el país del norte sean aceptados en territorio nacional.

    Reza el comunicado oficial de la Secretaría de Relaciones Exteriores que ante la orden, perdón, ante la intención del gobierno de Estados Unidos, vía el Departamento de Seguridad Interna (DHS por sus siglas en inglés), de implementar una sección de su ley migratoria que le permitiría devolver a extranjeros, no mexicanos, a nuestro país para que aguarden aquí el desarrollo de su proceso migratorio, México autorizará su permanencia hasta que se decida su condición migratoria en el país de las barras y las estrellas.

    Las acciones que tomen los gobiernos de México y de Estados Unidos, dice el boletín, no constituyen un esquema de Tercer País Seguro, en el que se obligaría a las personas migrantes en tránsito a solicitar asilo en México. Están dirigidas a facilitar el seguimiento de las solicitudes de asilo en Estados Unidos, sin que eso implique obstáculo alguno para que cualquier persona extranjera pueda solicitar refugio en México.

    Sin embargo, se está poniendo en la práctica la letra chiquita del T-MEC, que obliga a México a asumir la obligación de dar asilo a todos los que transiten en su territorio, para así evitar que lleguen a Estados Unidos; es decir, el presidente Trump quiere que las peticiones de asilo a su país las asuma como propias México, lo cual transgrede la soberanía de nuestro país.

    Han mencionado algunos legisladores mexicanos que nuestro país tiene vocación de asilo por decisión propia, no impuesta desde el exterior.

    El esquema de Tercer País Seguro conlleva grandes riesgos en materia de seguridad interior, empleo y desarrollo económico, por lo que no es de extrañarse que vendrá un extrañamiento a la cancillería por haber aceptado dar asilo a migrantes que pretender conseguir su residencia en Estados Unidos.

    La frase despectiva, de que México es el patio trasero de nuestro vecino del norte, se torna una realidad con esta acción de López Obrador.

    Por varias semanas se negó que existiera la obligación como Tercer País Seguro, empero ahora con los hechos se desmiente a la posición oficial del nuevo gobierno.

    El punto tres del boletín oficial de la cancillería no tiene desperdicio:

    (El gobierno mexicano) “garantizará que las personas extranjeras que hayan recibido su citatorio gocen plenamente de los derechos y libertades reconocidos en la Constitución, en los tratados internacionales de los cuales es parte el Estado mexicano, así como en la Ley de Migración. Tendrán derecho a un trato igualitario sin discriminación alguna y con el debido respeto a sus derechos humanos, así como la oportunidad de solicitar un permiso para trabajar a cambio de una remuneración, lo que les permitirá solventar sus necesidades básicas.”

    Con esta medida se alienta que los flujos de inmigrantes centroamericanos y de cualquier país del mundo aumenten, y con ello elevar exponencialmente los problemas por los que transita México.

    VACACIONES. Nos vemos el próximo 7 de enero de 2019. ¡Abur!

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...guro-no-que-no
    (Edición de firma).

  22. #172

    Default

    Con Trump, a toda costa

    Por Carlos Castaneda Gutman.

    El nuevo acuerdo migratorio entre México y Estados Unidos aún tiene mucho camino que recorrer para volverse realidad. Por lo pronto, podemos formular algunas reflexiones ante un entendimiento que México nunca había aceptado, ni en los peores momentos de la migración centroamericana a Estados Unidos, y que constituye una verdadera vergüenza para el país.

    Primero, conviene reproducir al respecto algunas notas de Estados Unidos, ya que, para variar, los medios mexicanos no pueden informar debidamente sobre el tema.

    Según The Washington Post, el diario que siguió el asunto con la mayor cercanía desde algún tiempo (aclaro: soy columnista de The New York Times):

    “Homeland Security anunció nuevas medidas que requieren que los solicitantes de asilo en la frontera regresen a México y esperen allí mientras sus solicitudes sean procesadas, posiblemente durante meses o años, y describió el plan como uno de los cambios más significativos en materia migratoria en décadas... Esta política enfrentará retos jurídicos... Sin embargo, el acuerdo equivale a un triunfo diplomático significativo para Trump, quien se ha involucrado en conversaciones delicadas para engatusar a México y convertirlo en una antesala migratoria para los centroamericanos que buscan asilo en Estados Unidos... En entrevistas con el WP el mes pasado, altos funcionarios de AMLO dijeron que aceptarían esta postura... como parte de un paquete más amplio de desarrollo y asistencia para crear empleos en Centroamérica y reducir la necesidad de emigrar... Pero ese financiamiento consiste principalmente en recursos que Estados Unidos ya ha asignado. Los funcionarios mexicanos negaron cualquier vínculo entre el anuncio del paquete de desarrollo y el de migración... Los mexicanos insistieron en que la postura no era un acuerdo, sino más bien una imposición de EU... El esbozo del cambio en materia de asilo fue negociado por el canciller mexicano y la secretaria de Homeland Security, el secretario de Estado y un pequeño grupo de colaboradores que se reunieron en un hotel en Houston el mes pasado... “Me pregunto si México sabe en lo que se ha metido, dijo un analista de seguridad fronteriza en WOLA. La espera para audiencias de asilo hoy excede 1,200 días. ¿Realmente esta preparado México para recibir a cientos de miles de personas durante tanto tiempo?”

    Surgen varias preguntas ante estos anuncios y sus consiguientes interpretaciones. ¿El acuerdo entre México y Estados Unidos abarca únicamente a los centroamericanos que soliciten asilo a partir de ayer, o a todos los que se encuentran en Estados Unidos desde hace tiempo?

    Según el gobierno de México, sólo se aplica a los nuevos y a los que se encuentran en Tijuana. Según Washington, involucra a todos los solicitantes de asilo centroamericanos, estén donde estén dentro de Estados Unidos, y hayan llegado cuando hayan llegado.

    ¿Dónde serán ubicados los “retornados”? ¿Permanecerán en libertad dentro de México y podrán arriesgarse a ingresar a Estados Unidos sin papeles, o serán instalados en campamentos de refugiados, con o sin supervisión de ACNUR, resguardados por autoridades mexicanas? No se sabe, pero la lógica sugiere lo segundo.

    ¿Quién va a sufragar el costo de todo esto, sobre todo si se trata de todos los centroamericanos sin papeles en Estados Unidos y no sólo los de Tijuana? Hace meses se filtró la versión, según la cual Washington ofreció 20 millones de dólares para asumir este costo; México lo rechazó. ¿En qué estamos?

    ¿Qué va a suceder si organizaciones de la sociedad civil norteamericanas y/o mexicanas impugnan la legalidad de la decisión de Estados Unidos de deportar a los centroamericanos a México, y de México a recibirlos? No hay duda que grupos como la ACLU y la AILA lo harán allá; quizás (es poco probable) alguna ONG mexicana tendrá el valor de hacerlo aquí. ¿Cómo quedaríamos si el poder judicial norteamericano decide que la deportación es ilegal, pero nosotros seguimos resguardando a los hondureños?

    No hubiéramos podido imaginar una capitulación de esta magnitud de un gobierno dizque de izquierda en México ante Estados Unidos. Pero tiene lógica: evitar a toda costa cualquier enfrentamiento con Trump. El problema radica en la definición de “a toda costa”.

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...p-a-toda-costa
    (Edición de firma).

  23. #173

    Default

    Manifestaciones a domicilio

    Por Juan Ignacio Savala.

    El presidente López Obrador se quejó el día de ayer por qué había manifestaciones afuera de su casa. “Se protesta en las plazas públicas, yo fui opositor muchos años y nunca fui a protestar frente a la casa de un servidor público”, dijo molesto. Se entiende, debe ser muy molesto para él, pero sobre todo para sus vecinos, pues el hecho de que ahí viva el Presidente no les traerá ningún beneficio, al contrario, serán puras molestias.
    El Presidente tiene razón al decir que nunca fue a la casa de un servidor público, simplemente en una ocasión tomó una avenida céntrica de la Ciudad de México y se instaló meses en ella desquiciando la vida de millones de personas. Ahora se enoja porque van a su casa a protestar. Ni modo, así es la vida cuando se pone a dar vueltas.

    En las decisiones alocadas del nuevo gobierno está la de Los Pinos. Qué bueno que lo abrieron y que exhibieron una película, y que la gente estuvo muy contenta. Ahora bien, ¿cuánto costará hacer un museo de esas instalaciones? ¿En serio, a Chapultepec le urgía un museo más? No lo creo. Pero bueno, nunca están de más, aunque dada la situación de austeridad del gobierno sería mejor destinar algo de dinero a los sueldos de la burocracia que a encerar pisos que nadie usa, porque de cualquier manera tendrán que mantener ese lugar para que no termine convertido en un llano abandonado. Poco a poco se podrá dar cuenta el oficialismo lo útil que era tener la oficina y la casa del Presidente en el mismo lugar. Ahorita todo es bonito por el inicio y la esperanza puesta en el cambio prometido por el Presidente, pero con los meses ese dulce terminará por agriarse. Es inevitable. Y entonces sí verá lo difícil que será salir de su casa ante el alud de manifestaciones por las más diversas causas.

    El malentendido ahorro, salvan centavos y pierden pesos, los lleva también a un concepto un poco torcido de la austeridad. Los traslados presidenciales, la seguridad que requiere –por más que sea limitada si las cosas se ponen difíciles por el enfrentamiento con el crimen organizado, tendrá que reforzarla– también tiene que ver con las facilidades que tenga el Presidente para trabajar. La residencia oficial no era un asunto de lujo, sino de pragmatismo. Mientras los presidentes estaban en su oficina, en su casa, no molestaban a nadie, no tenían vecinos. Lo mismo es en la Casa Blanca, en la Rosada de Argentina o en la mayoría de los países, pero aquí se les ocurrió que era un dispendio. Si el Presidente es austero, podía vivir ahí sin ningún problema. Incluso sin muebles, podía dormir en el piso o en una cama de clavos, no usar los cubiertos y comer con las manos, desconectar el refrigerador y el congelador para ahorrar luz y alumbrar con velas. En fin, que el tipo de vida se podía acoplar perfectamente en esas instalaciones sin estorbar a la ciudadanía, pero decidieron otra cosa y ya comenzaron las consecuencias.

    Es muy probable que la zona en que vive el presidente López Obrador se convierta en un área caótica. Imaginemos que ya pasadas las vacaciones que vienen, los despedidos del gobierno se organicen para manifestarse por las injusticias de las que han sido víctimas con el trato despótico que les ha propinado la nueva clase gobernante. ¿A dónde van a ir a manifestarse? Pues a casa del Presidente para molestarlo y si pueden impedirle salir –ya sean burócratas, maestros, estudiantes, bomberos o cualquiera de los sectores que se han visto afectados por las decisiones gubernamentales. La queja del Presidente no procede: él eligió las manifestaciones a domicilio.

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...es-a-domicilio
    (Edición de firma).

  24. #174
    About to be temporary terminated sasahe's Avatar
    Join Date
    Jun 2009
    Location
    Monterrey, N.L, Mex.
    Posts
    7,641

    Default

    el pueblo es sabio y si se manifiesta afuera de su casa, es porque es bueno.

    no tiene porque enojarse, mas si el decidio pernoctar diariamente en su humilde tejaban. claro, como se esta viendo, fue otra decisión al vapor sin pensar en las consecuencias ni en sus vecinos.
    Mientras escribo esto, un ambicioso, populista, falto a sus promesas y examoroso lider, pero no vulgar, abordo de una blanca suburban blindada, está acomodándose la corbata de su elegante traje, para dar su mensaje de impugnacion de la eleccion 2012, en un espontaneo mitin de prensa organizado en un hotel. Porque sabe que para tener una MORENA y un #YoSoyAmlo123 sumisos, solo se necesita de borregos "informados" que saben hacer su trabajo, y esos, pululan en el interneis a la hora del desayuno.

  25. #175

    Default

    El miedo

    Por Macario Schettino.


    Ayer comentábamos que el fenómeno del populismo (o democracia iliberal) creciente tiene causas que no hemos podido establecer con certeza. Sin pretender una respuesta contundente, todo indica que el elemento relevante detrás de las transformaciones políticas es un sentimiento: el miedo. Miedo que, dice Nussbaum, puede aparecer en forma de ira, asco o envidia. Miedo que reduce nuestra capacidad analítica y potencia la dependencia del mito. Miedo que, por lo mismo, anula la confianza en los otros (base de la democracia) y la concentra en el salvador (sustento del populismo).

    Tampoco puedo asegurarle de dónde proviene el miedo, pero todo indica que es resultado de la ruptura de lo que creíamos que funcionaba. Es esa disonancia cognitiva que en otras ocasiones hemos comentado: nuestra explicación del mundo se vino abajo. Sin esa referencia, no podemos entender lo que ocurre. Y nos da miedo. Terror.
    No es la primera vez que ocurre, claro, pero en cada ocasión en que nuestros esquemas han caído, hemos tardado mucho en volver a construirlos. Y en ese tiempo, nuestros miedos, iras, ascos y envidias nos han llevado a cometer todo tipo de injusticias y crímenes.

    Nos pasó hace poco más de cien años, cuando el mundo de la Bella Época dejó de tener sentido, y el miedo se transformó en la búsqueda de soluciones totalitarias, fuesen comunismo, nacionalismo o fascismo. Nos ocurrió antes, siglo y medio antes, y acabamos entregados al terror. Y hace quinientos años, cuando el mundo cristiano se vino abajo, el miedo se convirtió en una fe abrasiva, destructora, que llevó a la mayor mortandad jamás registrada.

    Aunque la mayoría de los estudiosos de la sociedad siguen pensando que es la economía, la forma de producción, lo que determina a los grupos humanos, lo que hoy vivimos es muestra fehaciente de que hay algo todavía más importante que eso: el tramado de cuentos que le da sentido a la vida. Cuando estos cuentos se vienen abajo, sobreviene el terror, el pánico, la angustia de vivir en un mundo que no tiene explicación.

    La Gran Recesión de 2008 fue el fin de nuestras explicaciones más recientes. Lo que creíamos dejó de ser funcional. Por eso revivieron ideas marxistas, que no duraron mucho, y han crecido las explicaciones posmodernistas, mucho más exitosas. Unas y otras no permiten construir una narrativa incluyente (a pesar de sus promesas), de forma que el miedo no se atenúa, sino al contrario. Por eso mismo buscamos la salvación a través de los hombres fuertes. Por eso abrazamos creencias (cuasi) religiosas. Eso es lo que está detrás de Narendra Modi (hinduismo), Recep Tayipp Erdogan (islam), Donald Trump y Jair Bolsonaro (evangélicos), y en versiones menos trascendentales: Vladimir Putin, Xi Jinping, Andrés Manuel.

    Bajo la influencia del miedo, no se quiere pensar. Por eso el 40 por ciento que sostiene a Trump no cambia de opinión, a pesar de toda la evidencia que indica que éste no es sólo incompetente, sino un rufián.

    Lo mismo ocurre con todos los líderes mencionados, en mayor o menor medida. Los grupos que los llevaron al poder no cambiarán de forma de pensar, sin importar la evidencia y la discusión racional. Es su miedo y son sus creencias.

    En las ocasiones anteriores en que el mundo ha vivido bajo el miedo, han transcurrido generaciones enteras para cambiar. Millones de muertos han pavimentado el regreso a la racionalidad: Guerra de los Treinta Años, de los Siete Años, Revoluciones, Guerras Mundiales, de Liberación Nacional.

    Dice George Friedman que ahora podemos esperar que esto ocurra sin derramamiento de sangre. Ojalá tenga razón. Pero de que tardaremos una generación, no tengo duda.

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...ttino/el-miedo
    (Edición de firma).

  26. #176

    Default

    Decisiones que marcan

    Por Jorge Berry.

    En menos de tres semanas, Donald J. Trump cumple dos años como presidente de Estados Unidos. Desde que tomó posesión, convirtió en prioridad de su gobierno cumplir con una de las promesas de campaña que más le redituó en cuanto a apoyo de sus bases electorales: la construcción de un muro fronterizo, pagado por México.

    Esto último, el pago del muro, es lo que se le indigestó. Aún hoy, dos años después, está pagando los costos políticos de no poder cumplir. Puesto que México, con razón, se ha negado desde un principio a pagar el dichoso muro, Trump ha tenido que pedir fondos al Congreso. Ni con ambas cámaras bajo el control de su partido, logró que le autorizaran fondos y, a partir de hoy que los demócratas controlan la Cámara de Representantes, le será todavía más difícil.

    Trump, instalado en la necedad total, lanzó un ultimátum al Congreso: o le dan 5 mil millones de dólares para el muro, o no firmaría la iniciativa para mantener abierto al gobierno. Así, provocó el cierre del gobierno de EU desde días antes de la Navidad, y con el nuevo Congreso en funciones no se ven aún condiciones para lograr un acuerdo y reabrir.

    Esto, pues, es un buen ejemplo de cómo una decisión visceral, divorciada de cualquier estudio técnico o científico, puede marcar un gobierno a largo plazo.

    En México, acabamos de cumplir apenas un mes de la nueva administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, pero ya tomó una decisión, basada en la víscera, que de no corregirse, marcará su mandato para siempre. Me refiero, por supuesto, a la cancelación de la construcción del nuevo aeropuerto internacional de la ciudad de México.

    Aunque lo intentan, los apologistas del régimen no logran establecer una justificación política para esta acción, porque no la hay. ¿Quién, en su sano juicio, puede estar en contra de la generación de un polo de desarrollo que traería carretadas de divisas a México y que significaría la creación de cientos de miles de empleos directos e indirectos? El argumento de que el proyecto estaba lleno de corrupción no es válido. La corrupción se investiga, se castiga y se elimina, pero el proyecto sigue.

    Pero si políticamente la decisión es insostenible, financieramente menos. Con cifras claras y accesibles, el exsecretario de hacienda y excandidato presidencial José Antonio Meade se los demostró en un simple tuit. La respuesta del secretario de comunicaciones Javier Jiménez Espriú consistió en una descalificación indigna de un funcionario a su nivel, aunque ya sabemos que la dignidad del ingeniero no es precisamente lo suyo.

    Cualquier análisis imparcial del tema concluye que es una pésima decisión. La única explicación plausible es esta extraña necesidad de borrar de la historia todo lo que huela a Peña (igualito que Trump, que quiere eliminar todo lo que hizo Obama), y a lo que el presidente López Obrador llama “neoliberalismo mezquino”. El rótulo es lo de menos. Uno esperaría que el jefe del Ejecutivo pudiera reconocer que no todo lo que ha pasado en México antes de su entronización es malo. Cualquier ejecutivo medianamente capaz aprovecharía lo avanzado, y corregiría los errores del pasado. Pero no. El presidente opta por la destrucción, cueste lo que cueste, y en dinero, cuesta mucho.

    No tardará en darse cuenta que su proyecto de Santa Lucía no es viable, y que en temas que involucran organismos su voluntad no es dogma, ni es suficiente. Si las autoridades de aviación no avalan Santa Lucía, nos quedamos sin NAICM, sin Santa Lucía y con un aeropuerto Benito Juárez que se cae a pedazos de lo viejo e inoperante que se ha vuelto.
    De las muchas características que comparten Trump y AMLO, destaca la necedad. El propio López Obrador se describe a sí mismo como extremadamente necio. Y Trump, pues vemos su necedad prácticamente todos los días. Parece un desperdicio dejar marcada toda una administración por una necedad visceral. Pero ambos lo están haciendo.

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...nes-que-marcan
    (Edición de firma).

  27. #177

    Default

    Los insultos

    Por Ezra Shabot.

    La ofensa es siempre un arma destinada a dañar la dignidad de las personas. Insultar a alguien tiene como objetivo demeritar la calidad humana de aquel que recibe el mensaje que denigra. No siempre esta acción daña al receptor del mismo, y en ocasiones se voltea como búmeran contra aquel que profiere el insulto. En el fondo se trata de un instrumento que denota la incapacidad para argumentar por parte de aquel que, sintiéndose superior, es incapaz de responder con razones a aquello que le molesta o con lo que está en desacuerdo. Por supuesto que siempre hay una ocasión en que recurrir al insulto es un acto de impotencia ante la imposibilidad de dialogar con aquellos carentes del don de la tolerancia y la inteligencia.

    Pero si hay alguien que tiene prohibido utilizar este recurso agresivo es el político tradicional, y más aún el mandatario de un país. Frente a la elegancia discursiva de personajes como Churchill, Obama, Shimon Peres o Ángela Merkel, el primitivismo semántico de Trump, Maduro, Duterte o las últimas expresiones de López Obrador, se presentan como símbolo de las carencias argumentativas de los segundos, ante la inteligencia discursiva de los primeros. Porque incluso para golpear con el lenguaje se requiere oficio y conocimiento, y no descalificaciones propias de bravucones de bajo nivel.

    Y es que lo que se dice en una campaña electoral forma parte de lo que se conoce como la pirotecnia política propia de la competencia, pero que tiende a desaparecer una vez que se inicia el ejercicio de gobierno. La oposición puede utilizar un lenguaje rudo frente a los actos de los responsables de ejercer el poder, pero éstos son los que están obligados a responder con argumentos sólidos y con base en la superioridad que les brinda tener en sus manos las riendas de la nación. Cuando el presidente López Obrador utiliza los calificativos: fifí, neofascista, mezquinos, o hace alusión a “a tiempos de canallas”, no sólo se remonta a la época de la campaña, sino que reafirma su convicción en el sentido de que existen distintos tipos de mexicanos. Los buenos y los malos.

    Además, cuando se cuenta con la fuerza que representa ser dueño de los poderes Ejecutivo y Legislativo, la necesidad de responder con insultos desde esa posición, es un exceso que no se justifica de ninguna manera. Insisto, mientras una oposición con un poder limitado grita con pocos resultados efectivos, no tiene justificación alguna el insulto gratuito por parte de la máxima autoridad del país. Sólo aquellos gobernantes no democráticos que consideran ilegítimos a sus adversarios políticos son quienes, en un acto de soberbia y prepotencia, agreden primero verbal y después físicamente a aquellos que cuestionan su forma de actuar.

    El otro efecto de los insultos proferidos por un personaje poseedor de poder público, es el mensaje que este transmite a sus seguidores e incondicionales. Nadie puede pensar que la retórica nacionalista y racista de Trump está desconectada de las acciones de los grupos supremacistas contra hispanos, afroamericanos o judíos en Estados Unidos.

    Llamar “señoritingos”, “fifís” o “pirrurris” a determinados sectores sociales, considerados como poseedores de privilegios ilegítimos por parte del presidente, sólo legitima la acción de los violentos contra ellos, independientemente de que el propio AMLO condene el uso de la fuerza contra sus adversarios.

    Las palabras matan, y más aún cuando éstas provienen de las altas esferas del poder, desde donde se decide quién es parte del pueblo y quién no. No es esta una forma de reducir la polarización política y mucho menos generar consensos para definir el futuro del país. El insulto no funciona, a menos que se pretenda dividir a la nación.

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...t/los-insultos
    (Edición de firma).

  28. #178

    Default

    'Nuestro' hombre en Washington

    Por Salvador Camarena.

    Desde hace algunas semanas hay versiones de que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador hará un nombramiento especial en la embajada de México en Washington.
    Según diversas fuentes, la Secretaría de Relaciones Exteriores, de Marcelo Ebrard, enviará a esa representación de nuestro país a Antonio Attolini, colaborador de la campaña de López Obrador y conocido personaje de redes sociales y medios de comunicación.

    El nombramiento de Attolini, se dice, es inminente. Llegaría a incorporarse al equipo de comunicación de la embajada. Esa representación diplomática, por si hace falta decirlo, acaba de estrenar titular. El 21 de diciembre, el Senado de la República ratificó por unanimidad a Martha Bárcena como embajadora ante Estados Unidos.
    Hace diez años, cuando el avión que transportaba a Juan Camilo Mouriño desde San Luis Potosí al Distrito Federal se desplomó en Virreyes, también murieron varios colaboradores del malogrado secretario de Gobernación, entre ellos Miguel Monterrubio, que trabajó varios años en la embajada de México en Estados Unidos.

    Tras su muerte, el periódico The Washington Post publicó una nota sobre él. “Tenía cualidades excepcionales para un puesto público: compromiso, talento y lealtad”, dijo al Post el exembajador Juan José Bremer, de quien Monterrubio fue su agregado de prensa.

    La nota del periódico destaca cómo Miguel buscaba que los periodistas dilucidaran sobre los puntos “más finos” de las complejas discusiones migratorias entre Estados Unidos y México, pero también subraya cómo les presentaba las “maravillas de la cultura mexicana”. De hecho, el diario menciona que incluso organizaba tours culturales. Aquí la nota.
    En una embajada hay diversas chambas. Pero a Attolini lo ubicarán, según las fuentes, en comunicación, en manejo de redes sociales, en una especie de imposición por parte de Morena en la representación más importante de México en el mundo.

    Lo de Attolini y la diplomacia es un viejo sueño para él. Desde los doce años, según le dijo a Fernando del Collado en 2013, ha querido ser embajador en las Naciones Unidas. En esa entrevista agregó que “esto de los medios de comunicación” –sus múltiples participaciones en mesas de debate y otros foros mediáticos– para él es “contingente”.
    Será contingente, pero pinta un perfil. La duda es si ese perfil es compatible con una chamba diplomática. Porque el Attolini de los medios dice cosas como la siguiente, que expresó apenas en octubre pasado.

    A propósito de la caravana migrante centroamericana que se dirigía a Estados Unidos, Attolini dijo en el programa Econo Chairos, que se transmite en La 1 (espacio de Radio Fórmula simultáneamente aireado en Facebook Live) que Donald Trump es, entre otras cosas, “un hijo de puta”.

    Attolini y su compañero en La 1 hablaban de cómo Trump intentó presentar a la caravana como una amenaza, llegando a decir que venían “de Medio Oriente…”. Supongo que, admirado por la capacidad de Trump para manipular, Attolini exclamó: “Hijo de puta, es un puto genio para entender…”.
    A lo anterior agregó estos conceptos sobre el actual presidente de Estados Unidos:

    “Es un puto, miserable, cínico, malviviente… genio”.
    “No sé si debemos decir eso en Facebook Live”, le dijo Ricardo Moreno, su coconductor.
    “Lo es”, replicó Attolini, “lo es”.
    “Porque a mí”, insistió Moreno, “me mama la visa, me encanta Estados Unidos, me mama tener visa, amo Disneylandia, y si tienen que frenar a algunos (migrantes)…”
    —“No…”

    Attolini dijo lo anterior el 22 de octubre pasado en el segmento que se transmite en Facebook Live mientras en Radio Fórmula iban a un corte comercial. En otra de las emisiones de La 1, cuando eso ocurre, cuando se van solo a Facebook Live, Attolini ha dicho: que por estar sólo en Facebook “ya podemos hablar en serio”.

    También en Econo Chairos, Attolini ha dicho que la decisión de Trump de imponer aranceles al acero mexicano fue legítima (cuestionó incluso que México haya preferido ir a “llorar” ante la Organización Mundial de Comercio ante esa medida en vez de aumentar los salarios en México); y ha afirmado que el actual presidente de Estados Unidos es “una anomalía, pero que no se puede normalizar con el tiempo, es una anomalía que habla de una desestructuración sistémica”. Donald Trump, dijo, le pone nombre, cara y apellido “a un sistema racista, misógino, xenófobo, discriminador que” es el capitalismo.

    La semana entrante será la reunión anual del cuerpo diplomático mexicano. Es la primera de Ebrard como canciller y la primera de Martha Bárcena como embajadora ante Estados Unidos. Será interesante ver qué dicen del supuesto nombramiento de Attolini y su particular, que no muy diplomático, lenguaje para referirse a Trump, alguien con quien según ha reiterado el presidente López Obrador este gobierno se quiere llevar requetebién.
    “Lealtad” y “compromiso” aparte, no sé si el nombramiento de Attolini ayudaría a eso.

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...-en-washington
    (Edición de firma).

  29. #179

    Default

    Preguntas para y de la fuente de Presidencia

    Por Carlos Castañeda Gutman.


    Desde sus primeras conferencias de prensa mañaneras a principios de siglo, Andrés Manuel López Obrador supo administrar con gran habilidad su relación con los reporteros de la fuente que cubrían esos eventos. No los corrompía, pero los apapachaba, les daba una mano cuando se encontraban en dificultades, los trataba con afecto y camaradería –no siempre respeto– porque entendió bien una de las características de los medios en México. El reportero de la fuente es el que nutre a los diarios, las radios y las televisoras, en sus respectivos cuarteles generales. Los editores hacen lo que pueden, pero al final del día se encuentran en manos de los reporteros de la fuente o de los boletines de prensa de los distintos generadores de noticias, casi siempre el gobierno federal, o en provincia, las autoridades estatales. Los reporteros de la fuente, incluso presidencial, son todos abnegados, con una querencia comprensible hacia la izquierda y mal pagados. Sus condiciones de trabajo son adversas, en algunos casos francamente inaceptables, por ejemplo, los que les pagan a destajo.

    Hoy en día, con las conferencias mañaneras ya como presidente, López Obrador hace lo mismo, pero se beneficia mucho más de las características intrínsecas de la fuente, que no han cambiado en estos quince años. Con grandes dificultades, dichos reporteros llegan un poco antes de las 7:00 am, a veces con recorridos de hora y media; con grandes dificultades logran leer los periódicos, incluso sus propios medios, antes de llegar y preparar sus preguntas. Aún con mayores dificultades alcanzan a entrar en comunicación con los editores de sus medios para que estos los orienten sobre qué tipo de preguntas deben formular, qué tipo de respuestas deben esperar, y qué tipo de follow up deben llevar a cabo para que López Obrador no pueda esquivar alguna interrogante.

    De ahí que en muchos casos los reporteros de la fuente no puedan formular las preguntas que merecen respuesta. Para eso los reporteros de la fuente tendrían que ser periodistas bien pagados, bien formados, respetados en sus redacciones, y disponer del tiempo necesario para preparar el acontecimiento esa mañana. No es el caso.

    Daré dos ejemplos muy sencillos de los últimos días. Aclaro que, como no escucho las conferencias de AMLO, sino que leo las versiones publicadas en diversos medios, es posible que las preguntas que esgrimiré a continuación hayan sido formuladas y obtuvieron una respuesta adecuada; o fueron formuladas y no hubo respuesta. No puedo afirmar categóricamente que no haya sucedido, pero tengo la impresión de que no.

    Hace un par de días López Obrador, acompañado por dos o tres de sus secretarios, dio información nueva sobre el reclutamiento de la Guardia Nacional. Si no me equivoco, dijo que tendría lugar en tres etapas, la primera de las cuales sería la incorporación a la misma de la policía militar, la policía naval o de la Marina, y la Policía Federal. Sumarían –insisto, si no me equivoco– 21 mil efectivos en una primera etapa. Los medios nacionales y la clase política opositora se fueron con la finta, para variar: se centraron en si el gobierno debía o no ya estar reclutando a gente para una Guardia Nacional, cuyo estatuto constitucional aún no ha sido aprobado. Eso es lo de menos. Las preguntas necesarias eran obvias y lo han sido desde el primer día que se anunció la llamada Guardia Nacional: ¿Cuántos policías militares y navales existen en el Ejército y en la Marina? ¿Qué hacen exactamente? ¿Cuántos van a ser reubicados en la Guardia Nacional? ¿Quiénes van a suplir sus funciones, cualesquiera que hayan sido, en el Ejército y en la Marina? ¿Qué tipo de entrenamiento tiene la policía militar y naval que no tienen otros estamentos del Ejército y de la Marina?

    Todas estas preguntas son sencillas y a la vez fundamentales, porque si se van a incorporar las policías militares, por ejemplo, de la Sedena a la Guardia Nacional, entonces una de dos. O bien lo que hacían antes era redundante, o era importante y no hay quien lo haga ahora; si era importante, no habrá quién lo haga y habrá que esperar a que sean formados los nuevos policías militares que cumplirán con las funciones que antes ejercían los que fueron colocados en la Policía Federal. No he visto que los reporteros de la fuente hagan estas preguntas; menos aún he visto las respuestas de López Obrador, o de Durazo, o de los secretarios de la Defensa o de la Marina. ¿Es importante? Parece que sí, ya que la Guardia Nacional en su primera etapa va a conformarse básicamente por estos contingentes.

    Segunda serie de preguntas. A partir del lamentable episodio aéreo que produjo la muerte de Rafael Moreno Valle y Martha Erika Alonso, mucho se ha hablado de los distintos investigadores estadounidenses, canadienses y ahora italianos que coadyuvan en la investigación. Enhorabuena que esta cooperación internacional se dé; existe en casi todos los casos de accidentes aéreos o atentados. Pero siempre los medios internacionales, en Malasia, en Indonesia, en Francia, en Brasil, formulan más o menos las mismas preguntas, que aparentemente no han sido planteadas por los reporteros de la fuente. ¿Existían cajas negras de datos de voz y telemétricos del helicóptero? ¿Ya fueron recuperadas dichas cajas negras? ¿Ya fueron escuchadas y revisadas por los expertos mexicanos o extranjeros? ¿Fueron enviados al National Transportation Safety Board de Estados Unidos, o a la fábrica canadiense de los motores Pratt & Whitney, o a los fabricantes italianos del helicóptero? ¿Ya las revisaron cualquiera de ellos en sus respectivos países? ¿Ya tienen información sobre qué hay en esas cajas negras?

    De nuevo, no me consta que no hayan sido formuladas estas preguntas, aunque creo que cualquier persona medianamente informada sabría si hubieran recibido alguna respuesta. ¿Qué pueden hacer los reporteros de la fuente para hacer correctamente esta chamba? Algo muy sencillo y a la vez muy complicado. Exigir mejores condiciones de pago y de trabajo, de tal suerte que los roten más, que tengan más recursos para prepararse y formular sus preguntas, leer los medios del día o de la noche anterior, incluso leer columnas –no como esta, que seguramente les aburre enormemente y con razón– pero hacer lo que hacen los periodistas que cubren las presidencias de todos los países del mundo: ser parte de un cuerpo colegiado y no individuos aislados, ser las estrellas de su medio y no los pares de las demás fuentes y, sobre todo, tener la preparación necesaria para llevar a cabo una labor absolutamente indispensable en cualquier democracia.

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini...de-presidencia
    (Edición de firma).

  30. #180

    Default

    Linchamientos

    Alejandro Moreno.

    Las noticias que nos llegaron desde Valle de Chalco el día de ayer no son las de un linchamiento que no fue, sino las de la furiosa movilización de la gente tras un presunto violador y homicida para hacer justicia por su propia mano. No es la primera vez que sucede, ni tampoco es el único lugar. La detonación de ese tipo de conductas sociales en nuestro país no es rara, ya ha sucedido en otros estados y en otras ocasiones.

    Decía Elías Canetti sobre la masa que, “una vez constituida, quiere crecer con rapidez. Resulta difícil hacerse una imagen exagerada de la fuerza e imperturbabilidad con que se extiende”. La persecución de ayer en Chalco ilustra la enorme capacidad de la sociedad mexicana para activar un tipo de solidaridad negativa que contrasta con aquella que surge en tiempos de emergencia para ayudar a otros. La turba que persigue a presuntos delincuentes no tiene como objetivo salvar vidas o ayudar a necesitados; por el contrario, busca ajusticiarlos quitándoles la vida. Para ello, la turba se sitúa por encima de la ley y las instituciones, y en muchos casos rebasa la capacidad de las autoridades. El detonante para hacerse justicia puede ser simplemente un rumor o una acusación sin fundamentos.

    El lugar en Chalco donde se dieron los eventos ayer, la colonia Poder Popular, no podría tener un nombre más simbólico. El poder popular puede expresarse con gran fuerza, como lo hizo el 1 de julio, por la vía de la institucionalidad electoral y con grandes muestras de civismo. Pero también puede tomar la forma de una solidaridad negativa que lleva a ciertas atrocidades como la justificación del linchamiento. Nos guste o no, ése parece ser uno de los rasgos del carácter nacional.

    De acuerdo con la encuesta CNEP, que se hizo en México en julio de 2018, el 43 por ciento de los mexicanos opina que el linchamiento, que la gente haga justicia por su propia mano, es justificable: el 13 por ciento opina que siempre se justifica y el 30 por ciento cree que algunas veces. El 52 por ciento cree que el linchamiento nunca se justifica, pero, a pesar de ser una mayoría, lo cierto es que por lo menos cuatro de cada diez mexicanos sí justifican el linchamiento y que la gente tome a la justicia en sus manos.


    El problema es muy amplio y afecta a cualquier ciudadano, pero me voy a permitir manifestar una preocupación gremial. Lamentablemente, la labor de los encuestadores de campo está expuesta con frecuencia a esos peligros, y basta con que alguien de la comunidad local donde se encuentra haciendo su trabajo de entrevistas lo señale como criminal, violador o secuestrador, para que desate una turba con todos los riesgos que ello representa. Los eventos de 2015 en Ajalpan, Puebla, donde dos jóvenes encuestadores fueron linchados, aún están fuertemente marcados en la memoria de la comunidad demoscópica (ver la declaración de WAPOR al respecto: https://wapor.org/statement-on-inter...jalpan-mexico/).

    En 2018 también hubo casos de turbas que afortunadamente no terminaron en linchamientos, pero que pudieron serlo. En el municipio Teotitlán de Flores Magón, Oaxaca, hubo un traumático incidente hace cuatro meses con un grupo de encuestadores; ahí hay que aplaudir la forma como se condujeron las autoridades, que también corren el riesgo ante una turba incontrolable. Como dije, la noticia en esos casos no es el linchamiento que no fue, sino ese rasgo social de organizarse para ajusticiar por mano propia. Hasta donde sé, ni en Puebla ni en Oaxaca hubo consecuencias legales o penales para la comunidad justiciera o para los provocadores, por lo que su conducta negativa queda impune. Chalco quizás quede en lo mismo.

    Sirvan estos datos de las encuestas para reflexionar acerca de uno de los rasgos de cómo somos los mexicanos y de cómo el Estado de derecho sigue siendo un gran pendiente.

    http://www.elfinanciero.com.mx/opini.../linchamientos
    (Edición de firma).

Bookmarks

Posting Permissions

  • You may not post new threads
  • You may not post replies
  • You may not post attachments
  • You may not edit your posts
  •