Page 34 of 38 FirstFirst ... 2429303132333435363738 LastLast
Results 826 to 850 of 928

Thread: COLUMNAS DE "EL FINANCIERO"

  1. #826

    Default

    AMLO: el perdedor del crecimiento

    Sergio Negrete Cárdenas.

    El Presidente descubre que no podrá meter el gol que tanto prometió y, como un mal perdedor, mueve la portería. Ahora reconoce su impotencia para cumplir con lo que se cansó de ofrecer en campaña: un elevado crecimiento económico. No es nada nuevo: también dijo que el crimen desaparecería en cuanto se calzara la banda presidencial y que la corrupción dejaría de existir gracias al ejemplo que daría. De Palacio Nacional irradiarían abrazos y una honradez purificadora.

    Es la misma persona que escribió en su Plan Nacional de Desarrollo, suyo porque lo redactó, tirando al basurero el hecho por Hacienda, que la economía mexicana crecería 4% anual en promedio durante el sexenio y nada menos que 6% en 2024. Esas cifras fueron presentadas a principios de mayo como la llave para lograr un mayor bienestar. Ahora el crecimiento es algo para tecnócratas fifís, neoliberales obsesionados con metas cuantitativas.

    Porque el Presidente ha encontrado una nueva forma de evidenciar su ignorancia: no se trata de crecimiento, ahora pontifica en las mañaneras, sino de desarrollo. Dice que la riqueza está siendo redistribuida (de ricos a pobres, es de suponerse). De nada sirve ese crecimiento que ahora se le antoja neoliberal, cuando de lo que realmente se trata es de repartir con mayor justicia aquello que se produce.

    Como tantas veces, Andrés Manuel López Obrador se engaña para tratar de engañar y miente por ignorancia o conveniencia. Simplemente, no hay desarrollo con un bajo crecimiento económico. Es una condición necesaria, aunque no suficiente, que no puede obviarse. Proclamar que no es algo importante es continuar condenando al país al estancamiento.

    Por más que trate, no puede repartir el pastel existente de tal forma que mejoren dramáticamente las condiciones de los desposeídos. Si algo muestra su gobierno es ineptitud, quitando a muchos, incluyendo pobres, medicinas, servicios de salud, estancias infantiles, albergues y becas, para dar a otros (ninis, estudiantes, viejos, algunos de ellos pobres) dinero en sobres con los colores de Morena. Un batidillo aderezado con una fuerte dosis de corrupción, como lo muestran esos registros de ninis que no existen, pero sí cobran.

    AMLO no se cansó de criticar que la economía mexicana creció 2% en promedio por décadas. Cuando, bajo su conducción, el país creció en el segundo trimestre cien veces menos (0.02%), la respuesta fue el desprecio por los números y la exaltación de algo imposible de comprobar. Para tener datos duros sobre la distribución del ingreso hace falta una encuesta que el INEGI levanta cada dos años (la siguiente en 2020) y cuyos resultados interpreta el Coneval (en 2021, suponiendo que dicho Consejo todavía exista). Mientras tanto, los sermones de la mañanera sobre ese maravilloso desarrollo que vive el país tienen toda la solidez de una cortina de humo.

    No hay crecimiento hoy, tampoco perspectivas de que habrá uno significativo en el futuro cercano o lejano. Un gobierno que limita la inversión privada (como ocurre en el sector energético), la amedrenta con acciones (el circo de las gaseras) y además la asusta porque la inseguridad explota sin control, no puede esperar más empleos y bienestar. Y si inicia acciones “redistributivas” vigorosas (mayores impuestos o expropiaciones) será mucho peor.

    Sin llegar al año en Palacio Nacional, AMLO se ha declarado un perdedor del crecimiento. Será también una brutal derrota para México, primero para los pobres.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  2. #827

    Default

    En busca del crecimiento perdido

    Por Enrique Quintana.


    Si se hace un análisis meticuloso del documento Criterios de Política Económica 2020, se pueden encontrar dos escenarios de crecimiento del PIB para este sexenio.

    Por un lado, se encuentra el 'crecimiento inercial' y por otro un crecimiento deseado, supuestamente producto de los cambios que empujen el PIB durante este sexenio.

    En la página 112 del documento aparece el escenario macroeconómico derivado de la trayectoria inercial. El crecimiento del 2020, bajo este escenario, es el que estableció en el Presupuesto, calculado en un promedio de 2 por ciento.

    Del próximo año hasta el fin del sexenio, el crecimiento del PIB iría aumentando gradualmente hasta llegar a 2.7 por ciento en el 2024.

    Es decir, el crecimiento anual promedio del sexenio, bajo este escenario, sería de 2.1 por ciento, muy parecido a lo que hemos observado a lo largo de todo este siglo.

    Sin embargo, hay otro escenario, que supone que dan resultado las estrategias de crecimiento y que, por lo mismo, del 2 por ciento estimado para el próximo, se llega hasta un 4 por ciento para el cierre del sexenio.

    ¿Qué factores son los que supone Hacienda para que el crecimiento puede alcanzar esa tasa?

    Asómbrese: Estado de derecho; honestidad y combate a la corrupción; promoción de la certeza; eliminación de los privilegios; mayor capacidad recaudatoria; competencia; infraestructura; reducción de la pobreza; competitividad y acceso a mercados.

    Yo suscribo sin reservas la agenda de crecimiento propuesta por Hacienda. Y sin saber qué tasa de crecimiento pudiéramos alcanzar, tengo la certeza de que lograríamos un nivel mucho mayor que el planteado en el escenario inercial.
    Y, creo que la mayor parte de economistas y expertos suscribiría casi sin modificaciones está agenda.
    ¿Cuál es el problema?

    Que existe la duda de si el conjunto de las políticas públicas va a poder articularse en función de estas prioridades del crecimiento.

    El Estado de derecho, quizás la prioridad número uno, tuvo un golpe terrible cuando se cuestionaron los contratos relacionados con los ductos. El asunto afortunadamente se enderezó.

    Pero sigue habiendo preocupación sobre el caso de Santa Lucía, donde se ha amenazado pasar por encima de los amparos, para asegurar la construcción de ese aeropuerto.

    Hay ciertos temores respecto a la forma en la que se apliquen los criterios en materia de extinción de dominio o la equiparación de la defraudación fiscal con la delincuencia organizada.

    Hay dudas respecto a la prevalencia de la honestidad, no solo en los altos niveles del servicio público, sino en todas las instancias operativas o de ventanilla.

    Casos como el de los privilegios a la CNTE cuestionan la real eliminación de los privilegios en el país.

    En fin, ya no le sigo para no cansarlo, pero pareciera que hay un gran número de políticas públicas o incluso específicamente de decisiones presidenciales que no van con la agenda del crecimiento.
    No sé si haya la posibilidad de que en algún momento puedan ser alineadas las acciones del gobierno. Pero, creo que el escenario más probable es que sigamos con el escenario inercial.

    Y, por lo mismo, lo más importante para los próximos años es que se preserve la estabilidad.

    El efecto será mucho menor si tenemos un sexenio más de crecimiento modesto a si tenemos un periodo en el que de nueva cuenta hayan explotado las turbulencias.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  3. #828

    Default

    Terrorismo fiscal, y también político

    Por Pablo Hiriart.

    La propuesta del gobierno es equiparar a la defraudación fiscal, así sea cometida por error involuntario, con delincuencia organizada. Y a partir de ahí aplicar la recién aprobada Ley de Extinción de Dominio.

    Ya Morena la aprobó en el Senado, con matices realizados al calor de la discusión, pero al final la esencia sigue siendo la misma.

    Cárcel a quien se sospeche que defraudó al fisco, sin derecho a fianza, independientemente que si al final del proceso el ciudadano resulta inocente.

    Aunque sea inocente, o haya actuado sin dolo, el contribuyente perderá su casa u otros bienes por la sospecha de los comisarios de la 4T de que cometió fraude al fisco.

    Eso es terrorismo fiscal por donde se le vea.

    Vaya paradoja: los que defraudaron al fisco por una década entera sin pagar impuestos por el dinero que les donaba “la gente”, ahora que llegaron al poder quieren meter a la cárcel a quien ellos presuman que usó una factura falsa.

    Además, quitarle sus bienes antes de probar que es culpable.

    Esa es la relación que el gobierno quiere construir con sus gobernados.

    Eres un delincuente peligroso para la seguridad nacional, por la sola sospecha de funcionarios del gobierno morenista.

    Directo a la cárcel mientras se averigua si eres culpable o inocente de defraudación.

    Y tus bienes pasan a propiedad del Estado, que los vende o remata a través del Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado.

    ¿Eres inocente y así lo determina el juez?

    Lo que sucede, según las nuevas leyes, es que te pagan el importe de la casa o el bien que te expropiaron y vendieron.

    Esa casa de historia familiar o que se ganó con el trabajo y el dinero bien habido del contribuyente, de sus padres o sus abuelos, ya la perdió.

    ¿Y el tiempo que el contribuyente pasó en la cárcel como reo de alta peligrosidad, sin haber cometido delito alguno?

    Recibirá un 'disculpe' usted, si es que andan de buen humor los comisarios políticos del gobierno habilitados como inspectores del fisco.

    Equiparar en la ley a la defraudación fiscal con amenaza a la seguridad nacional, es tratar al contribuyente como terrorista.

    Así quiere relacionarse el gobierno con sus gobernados.

    No hay medias tintas. Cárcel inconmutable por sospecha, o denuncia. Agreguemos también persecución política.

    ¿A quién se le ocurre equiparar la actividad empresarial con delincuencia organizada en potencia?

    A Morena. Ya aprobaron la ley en el Senado y pasó a diputados.

    Hay un matiz importante que hizo el senador Ricardo Monreal: el contribuyente que adquirió, compró, expidió o vendió un comprobante fiscal que no supere un aproximado de ocho millones de pesos, enfrentará el procedimiento penal en libertad.

    Qué magnánimos.

    El principio, sin embargo, sigue siendo el mismo. Y lo de delincuencia organizada no se lo quita nadie, por lo que sus bienes se expropian (incautan) y se venden antes de ser declarado culpable por un juez.

    En la ley que mandó el gobierno y aprobó Morena, no existe la presunción de inocencia.

    Aunque un contribuyente haya presentado una factura presuntamente falsa, sin tener conocimiento de que la empresa que se la expidió existe o no, va a la cárcel y le rematan los bienes.

    No necesita haber dolo, y ni siquiera delito juzgado, para que el contribuyente sea tratado como parte del crimen organizado y el gobierno le arrebate y le venda sus bienes.

    A los criminales y narcotraficantes no se les persigue. A los contribuyentes sí.

    ¿Por qué?

    En el mejor de los casos, porque se les cayó la recaudación.

    Se les cayó, no por culpa de los contribuyentes, sino por su falta de aptitud para gobernar.

    La economía se les vino abajo y se quedaron sin dinero.

    En julio, la caída en la recaudación de IVA fue de 7.9 por ciento, en comparación con el mismo mes de 2018.

    Y la caída en el ISR fue de 10.1 por ciento.

    Sí, la economía que crecía a un modesto 2.5 por ciento el año pasado, la 'lograron' bajar a 0.0 por ciento.

    Obviamente se les vino abajo la recaudación. Y el año que viene tampoco va a estar a la altura de sus expectativas, porque la economía no va a crecer al dos por ciento.

    ¿Qué culpa tiene el contribuyente que el gobierno haya golpeado la confianza de los inversionistas con decisiones ideológicas, o de hígado, como fue cancelar el NAIM y frenar la reforma energética?

    Ninguna. Pero el ciudadano va a pagar las consecuencias porque el gobierno no admite ni asume sus errores.

    Y de manera adicional, el gobierno de Morena tendrá una poderosa arma para encarcelar y despojar de sus bienes a los empresarios que no se alineen con la 4T.

    A los que financien partidos o medios de comunicación críticos.

    A los que investiguen o denuncien corrupción de funcionarios del gobierno.

    O tal vez no lo hagan. Pero tendrán el instrumento legal a la mano.

    Terrorismo fiscal y también político.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  4. #829

    Default

    El enigma de Nuevo Laredo

    Por Raymundo Riva Palacio.

    Desde hace más de una década, la violencia en Tamaulipas ha sido muy difícil de explicar, no por sus desenlaces sanguinarios sin escrúpulos, sino por la complejidad de la anatomía del fenómeno. Durante años se ha tejido una red de políticos, empresarios, líderes sindicales, activistas y periodistas vinculados a organizaciones criminales, pero al mismo tiempo, políticos, líderes sindicales, activistas y periodistas han enfrentado a los cárteles y, en muchos casos, sufrido las consecuencias; es decir, el exilio o la muerte. El gran marco que envuelve a todos es la sociedad, mujeres, hombres, hijas, hijos, madres, padres, familiares, amigas, amigos, conocidos, que quedan en medio de todo, sin trincheras donde guarecerse y a la merced de aquél que, en ese momento, tenga la mayor capacidad de fuego.

    Hoy es turno de Nuevo Laredo, la gran frontera mexicana del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, desde donde arranca la superautopista IH 35, que conecta hasta Toronto y sirve de distribuidor para alrededor de 100 mil millones de dólares de productos que exporta México anualmente a esa región, que lleva años atrapada entre esos dos fuegos. En los últimos días ha estado en el ojo nacional porque un grupo de gasolineras se negó a abastecer de combustible a militares por las amenazas del narcotráfico, y por la difusión de la denuncia del Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo, de una posible ejecución extrajudicial de cinco hombres y tres mujeres.

    Las autoridades estatales iniciaron una investigación, a la que se sumó, con la suya propia, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, frente al repudio que ha levantado este caso, que comenzó con una balacera entre Las Tropas del Infierno, el brazo armado del Cártel del Noreste, una escisión de Los Zetas, y policías municipales. El Comité de Derechos Humanos afirmó que había sido un “montaje” y que los policías los habían asesinado. Lo que parece claro no es tan claro, y habría que caminar de manera muy prudente en esa investigación al haber antecedentes de eventos similares montados, empero por el CDN.

    El pleito armado entre Las Tropas del Infierno y la Policía Municipal comenzó el 19 de agosto pasado, cuando inició un operativo contra los grupos criminales. Los municipales estaban instalando un filtro de seguridad en la carretera que conduce a Piedras Negras, Coahuila, cuando un presunto comando del CDN llegó a ese punto y comenzó a dispararles. Tres policías resultaron heridos y uno murió en el hospital. El 27 de agosto un grupo especial de la Policía Estatal, enviado como refuerzo, fue atacado en las inmediaciones del aeropuerto por presuntos miembros de ese cártel, donde murieron siete personas.

    Esa misma noche decenas de personas fueron al hotel donde se hospedan para impedir la entrada y salida de personas y vehículos. Algunos de ellos llevaban niños en brazos que colocaron como escudo, demandando la salida de la Estatal de Nuevo Laredo. Al día siguiente, cuando la Policía Municipal iba a trasladar a tres internos del Centro de Ejecución y Sanciones a una cárcel federal, uno de ellos líder del CDN, estalló una protesta de aparentes familiares que acusaron a la Policía de movilizaciones irregulares. En medio de la confusión, los policías fueron atacados dentro del Centro y perseguidos hasta el hotel donde se hospedan.

    La siguiente acción, el 4 de septiembre, fue resultado de las amenazas a las gasolineras para que no vendieran combustible ni a policías ni a militares, que trajo a Nuevo Laredo la atención nacional. Desde entonces, ante las presiones del gobierno federal para que no discriminen el servicio –el recurso legal para forzarlas a vender combustible a quien lo solicite–, el CDN extendió sus amenazas a todo tipo de comercio para que no les vendan ningún producto.

    Esta historia ya la hemos visto otras veces, en otras ciudades. Ante la presión contra los delincuentes, los cárteles movilizan a la sociedad a través de sus amplios tentáculos mediante la complicidad o el temor, generando acciones cívicas en su contra y utilizando las redes sociales para denunciar “abusos policiales” y “desapariciones”, que detonan de manera natural acciones jurídicas basadas en presuntas violaciones a los derechos humanos. Las comisiones que los defienden intervienen, en algunas partes de manera auténtica y en otras movilizadas por los grupos delincuenciales. El propósito de los criminales, al utilizar a la sociedad y a órganos como las comisiones de derechos humanos, es paralizar las acciones policiales y militares.

    En el caso de Nuevo Laredo, la Secretaría de Seguridad de Tamaulipas informó el jueves que suspendió temporalmente a los policías involucrados en la presunta ejecución de ocho personas, el 5 de septiembre, en Valles de Anáhuac, un fraccionamiento semiabandonado, en reacción a la difusión que tuvo la denuncia del Comité de Derechos Humanos. La acción gubernamental neutralizará indirectamente los operativos.

    La razón de por qué la Policía Municipal en Nuevo Laredo realizaba los operativos, es porque en junio de 2018, tras una serie de hechos similares a los que estamos observando, la Marina tuvo que dejar de hacerlos ante medidas cautelares que le impedían operar en esa región tamaulipeca. No hay información suficientemente creíble para saber cuál es el fondo de lo que está sucediendo hoy en esa ciudad. Es cierto que el CDN ha mostrado capacidad de penetración en la sociedad para manipularla, pero también las ejecuciones extrajudiciales no son ajenas al fenómeno de la violencia que vivimos desde hace dos décadas.

    Uno pensaría que la investigación alumbrará el camino al origen de lo que sucede en Nuevo Laredo. Sin embargo, la experiencia dice que una vez más no sabremos qué tan podrido está México.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  5. #830

    Default

    La nueva Morena

    Salvador Camarena

    Cuando lleguen las próximas citas comiciales, el partido del Presidente de la República no podrá prometer lo mismo que en 2018, o sí, lo mismo pero erosionado por escándalos, arrebatos e insuficiencias que costarán votos.

    El vuelo de la promesa de quienes se presentaron desde 2015 como distintos al prianismo se cotejará en agendas clave como anticorrupción, política frente a EU, cuestiones de género, uso de las Fuerzas Armadas en cuestiones de seguridad, respeto a las instituciones, laicismo y Estado de derecho.

    La metamorfosis ha ocurrido ya en algunos de esos temas, pero no es una cuestión acabada.

    Ya no habrá gritos en los mítines de Morena despotricando contra Donald Trump. Esa retórica quedó sepultada luego de todos estos meses en que el presidente López Obrador y su canciller se han propuesto, como ningún gobierno antes, ser los más obsequiosos con las condiciones que demanda el mandatario estadounidense. Esa promesa, bye.

    Las maromas morenas serán de antología cuando de seguir como va el affaire Bartlett Bienes Raíces –denuncia periodística frente a la que López Obrador ha decidido exculpar antes que investigar a su colaborador– la promesa de la anticorrupción, favorita de las anteriores campañas de AMLO, no resista la prueba de la risa.

    Será interesante ver en los debates justificar que Andrés Manuel un día sí y otro también abraza, y da chamba y encargos como repartir la cartilla moral, a ministros de culto religioso. Juarismo en sotanas.

    Construir un cuerpo policial para todo el país en cosa de meses es casi una misión imposible. Que encima esa nueva policía demuestre efectividad inmediata para domar un poderío criminal que lleva un decenio acumulando fuerza, más. Pero si encima ni siquiera se ha iniciado ese proceso, porque las Fuerzas Armadas son las que en realidad componen y dirigen a la Guardia Nacional, que Morena prometió que sería civil, pues entonces el panorama es desolador. Vivimos el peor de los mundos de la simulación. El ideario de Morena, una fuerza que se decía de izquierda y que como tal prometía en campaña que, de ganar, los soldados regresarían a los cuarteles, ahora tendrá que reconocer frente al electorado que llevó la lógica calderonista de usar al Ejército en labores de seguridad a un nivel de esteroides.

    Las mujeres que hayan votado por AMLO tendrán a la mano harto ejemplo para demandar explicaciones en las nuevas citas electorales: Por qué Morena es tolerante con los dichos misóginos de Mireles, por qué este gobierno desbarató de un plumazo las estancias infantiles, por qué se desdeñó el apoyo a los refugios de mujeres violentadas, por qué no fue solidario con los reclamos de las mujeres asesinadas y violadas en la capital y en el país, por qué son tan refractarios a las cuestiones de género.

    En el mismo tenor, combativos e influyentes sectores como los que militan en los colectivos de científicos y artistas tendrán en las campañas mucho qué cuestionar sobre la atrabiliaria manera en que se condujo la titular del Conacyt y no pocas autoridades culturales, sobre el desdén a estudiantes en el extranjero, sobre el maltrato a jóvenes y niños brillantes.

    Esta breve revisión deja en pendiente el asunto de Baja California, donde en unas semanas veremos si Morena confirma que es una fuerza predispuesta a la trampa a un nivel de peligro democrático.

    Si bien en 2020 hay pocas elecciones (Congreso de Coahuila y ediles de Hidalgo), el ajuste de la plataforma electoral de Morena, impuesto por el contraste entre sus promesas y la realidad a la hora de ejercer el poder, está en marcha.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  6. #831

    Default

    Números para 2020

    Por Macario Schettino.

    Como vimos ayer, la economía sigue en malas condiciones, pero parece confirmarse que hemos tocado fondo. En el segundo trimestre de este año (abril-junio), el crecimiento de la economía, medido por el IGAE, en datos originales, fue de -0.9 por ciento, comparando con el mismo trimestre del año anterior. Todo indica que, sin grandes mejorías, ése será el peor número por un rato. A eso me refiero cuando digo que tocamos fondo.

    De este tercer trimestre tenemos muy poca información. En julio, por ejemplo, la industria (lo veíamos ayer) siguió cayendo, pero menos que los tres meses previos. Recuperar un ritmo positivo en este renglón, me parece, tardará todavía muchos meses. En mis números, creo que tendremos un trimestre positivo en el sector industrial para el segundo del año próximo. Es decir, del -3 por ciento del segundo de 2019 iremos reduciendo la caída hasta llegar a un crecimiento de 1 por ciento en el segundo de 2020.

    El sector primario no ha entrado en números rojos (aunque algunos meses reporte decrecimiento), y no esperaría que eso ocurra. Sin embargo, puesto que su aportación al comportamiento de la economía en su conjunto es de apenas 3 por ciento, tampoco es relevante en este análisis, aunque sí lo sea para quienes viven de él.

    La mayor aportación al IGAE viene de los servicios, y es de casi 63 por ciento. Por lo mismo, de ellos depende el funcionamiento de la economía, y es ahí donde hemos visto una caída más marcada. En el segundo trimestre de 2018, justo antes de las elecciones, crecían al 3 por ciento anual. En el segundo trimestre de 2019, el último dato que tenemos, crecieron cero. Insisto que tenemos poca información todavía, porque hasta dentro de dos semanas se publicarán datos de julio, y los que hay no apuntan a una recuperación todavía. En ventas, Antad y Walmart tuvieron un mal julio y un buen agosto. El comportamiento es muy similar al que se vio en marzo-abril, que se reflejó en un crecimiento en ventas al menudeo de 1.3 por ciento, y una contracción al mayoreo de -2 por ciento.

    Comunicaciones y transportes ha pasado de crecer al 5 por ciento a -0.5 por ciento en el último trimestre, mientras que servicios financieros e inmobiliarios, que crecía 4 por ciento, lo hizo al 1.5 por ciento entre abril y junio. Puesto que estos cuatro rubros (comercio al mayoreo, menudeo, comunicaciones y transportes, financieros e inmobiliarios) representan dos tercios de los servicios, y ninguno de ellos muestra una recuperación clara, me parece que una buena estimación es que se mantendrán en el nivel actual en este segundo semestre.

    Con base en lo que hemos comentado, el crecimiento de la economía mexicana en este año cerrará alrededor de cero. Los números apuntan a -0.2 por ciento, pero el margen de error podría llevarnos a 0.1 por ciento. Es lo mismo, es cero.

    Para 2020, sin embargo, no hay muestra alguna de que las cosas pudiesen ser distintas. Ya veíamos ayer que la mejor estimación para la industria es un crecimiento cercano a medio punto porcentual. Lo que determinará el crecimiento de la economía será lo que pase con los servicios. Si el comportamiento mostrado en los últimos seis meses se mantiene durante 2020, entonces la economía mexicana podría crecer 0.5 por ciento durante ese año. Si hubiese una recuperación acelerada, que llevara a los servicios al nivel que tenían en la primera mitad de 2018, entonces sería factible esperar un crecimiento de toda la economía de 1.5 por ciento.

    Precisamente por eso le comentábamos que las estimaciones de Hacienda para el próximo año no son razonables. Un rango de 0.5 a 1.5 por ciento para 2020 tiene más sentido. Y si quiere más exactitud, entre 0.5 y 1 por ciento me parece mejor aún.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  7. #832

    Default

    'El vendedor de silencio'

    Por Juan Ignacio Zavala.

    Es una gran novela. Sin duda Enrique Serna ha logrado un amplio retrato del México de hace unas décadas. Un México que ya se fue, pero que política y mediáticamente sigue haciéndose presente. La vida de Carlos Denegri es –literal– una novela. Es un personaje muy del corte político mexicano: macho, misógino, corrupto, astuto, charro, mujeriego, acomplejado, prepotente y perverso. El vendedor de silencio es una novela sobre la política mexicana que se cuajó en el siglo XX, sobre sus torceduras y vicios. Tranzas que se festejan, complicidades delictivas, el abuso, la mentira, la corrupción como prácticas generalizadas. Aunque muchas cosas han mejorado, es un hecho que de ahí venimos y ahí seguimos.

    Es también una novela sobre nuestros medios. Denegri, que hizo del 'chayote' una industria, fue el periodista modelo para muchos, hasta que cayó de la gracia presidencial y una generación nueva lo destronó. Es la leyenda negra del periodismo. Supo cruzar los pantanos y caminar orgullosamente manchado, cambiaba de bando sin problema hasta que llegó un momento en que él mismo organizaba los bandos. Se dio cuenta del poder de la información, y mientras más íntima la información, más jugosa la recompensa. Lo mismo le daba aplaudir cualquier discurso presidencial, defender cualquier tropelía gubernamental, que ventilar líos de faldas: la cuestión era hacer sonar la caja. Denegri, si no funda, sí hace de la relación prensa-poder un jugoso negocio en que vale más callar porque los silencios cuestan más (de ahí el acertado título de la novela). Cabe preguntarse a casi cincuenta años de la muerte de Denegri, en qué ha avanzado nuestra prensa y cuál sigue estancada en esa época y en esas costumbres.

    Hombre inteligente, culto, políglota, era un profesional en su trabajo. Sabía cómo y en dónde conseguir información, por qué lado llegar a los encumbrados, hacerse de amistades que conseguían meros chismes o información de fondo. Generoso en las propinas y en los regalos con los empleados de los poderosos: las secretarias, los choferes o los meseros del lugar de moda o los porteros de los edificios, que saben quién entra y quién sale. Julio Scherer dijo de él que estaba “dotado como ninguno para nuestro oficio” y que “era el mejor y el más vil de los reporteros”. Así el personaje que abordó con precisión y lucidez Enrique Serna.

    En Denegri vemos a un hombre refinado sobrio, y con alcohol a un dipsómano prostibulario y golpeador. Es también una novela sobre el alcohol como amo y señor de una persona. En la novela asistimos a las glorias del columnista y a las bajezas del borracho, a los triunfos del talentoso y a los sótanos del macho misógino; asistimos a las mieles de la cumbre y a las heces de la corrupción; a la sofisticación del cosmopolita y a los pleitos cantineros del charro; a los cantos de la admiración y a los dramas del vicio. Como buen priista, Denegri adora las casas –¡como Bartlett!–, el lujo, la desmesura, la ostentación –lo mismo de un reloj que de una mujer. Como buen hombre de poder mexicano es prepotente, un sátrapa que se sabe protegido por la impunidad, porque también sabe que los medios dan y quitan y ejerció esa facultad como pocos.

    Si van a leer algo en estos días, lean la novela de Enrique Serna. Es un libro que trae toda una época con sus restaurantes, bares, centros nocturnos; un México de la transición de los generales a los licenciados, de los ideales a la corrupción, la cumbre de la prensa escrita y la llegada de la televisión y también sobre las miserias de nuestros políticos y nuestros medios.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  8. #833

    Default

    La inocultable dependencia con los yanquis

    Por Raul Cremoux.

    En 1960, durante su última intervención ante el Congreso de la Unión como presidente de Estados Unidos, el general de cinco estrellas, Dwight Eisenhower, previno a su país y al mundo de lo que significaba el complejo Militar Industrial como el más avasallador pistón que podía mover cielos y montañas.

    Purificado y robustecido a través de los años y vanagloriado con interlocutores tan variados y diestros como periodistas, políticos, empresarios, líderes religiosos y políticos, desde cinco años antes de que terminara el milenio esas fuerzas buscaban con afán la “necesidad” de una intervención militar, que les permitiera lo mismo afirmar su poder que extender sus dominios. El universo arábigo musulmán ya había pasado por pruebas y análisis clínicos militares para ofrecer un amplio repertorio de posibilidades bajo el denominador común de poseer esos territorios ricos en yacimientos de muy diversos atractivos, entre los que sobresalía el petróleo.

    Fue así que en la bella mañana del 11 de septiembre de 2001, a las 8:46, deliberadamente se estrelló un avión con 247 pasajeros y ocho tripulantes contra la torre norte del complejo conocido como Word Trade Center (Comercio Mundial). 40 minutos más tarde, otro contra la torre sur. Un poco después, el mundo supo que un avión transgredía el hipercuidado espacio aéreo sobre el Pentágono para estrellarse en su bien diseñado edificio. Por si fuera poco, un avión capturado por individuos de claro perfil delincuencial, fue defendido por los propios pasajeros y obligado a descender, como fuera, en terrenos de labranza y estrellarse.

    El mundo cambió. De golpe entramos a la era del terrorismo a escala planetaria y las derivadas que, en lo económico, político, social, científico, artístico y religioso se dieron. Había que buscar culpables… y por supuesto se encontraron. Una, dos, tres y sigue la lista; la tecnología aplicada a los instrumentos de guerra ha brindado un escenario espectacular en el que sobresale la fuerza brutal seguida de las empresas que buscan rehacer los territorios destruidos. Dígalo el claro ejemplo del poderoso e influyentísimo vicepresidente de George Bush, el señor David Cheney, encargado de la doble tarea. En ese largo proceso que con plegarias y flores acaba de celebrarse en la Unión Americana, el pasado día 11, también nosotros mexicanos participamos. Lo hacemos en forma pasiva pero con consecuencias reales y profundas. Nuestras porosas fronteras no sólo permiten el paso a menesterosos que desean legítimamente mejorar su nivel de vida, permiten el paso a quienes huyen de bandas criminales que desgraciadamente los encuentran, aquí en México, en su peregrinar hacia el sueño americano. Y supuestamente para los servicios de inteligencia yanqui, pueden ver pasar a potenciales o terroristas reales.

    Eso le ha servido al agresivo presidente Trump para amenazarnos con imponer unilateralmente impuestos a todos los productos nacionales que lleguen a su país. La respuesta del actual gobierno mexicano la conocemos harto bien. Se ha cedido en todo. Guardias y soldados en las dos fronteras, visitas y genuflexiones; sonrisas y apapachos.

    En tanto esto nos obliga y agacha, el complejo Militar Industrial se expande. Con Rusia negocia dividendos, con Europa Occidental trata de vencer frenos, a Japón, Corea del Sur y Asia en general, la ha vuelto a colonizar, salvo a China, a la que se ha atrevido a rivalizar y hasta amenazar. Se dirá que eso es debido al carácter esquizofrénico agresivo del Trump. Puede ser cierto, tanto como que él forma parte de ese cerrado, compacto y poderoso complejo. Es uno de sus destacados miembros.

    El destino nos ha colocado, tal como lo dice el refrán leyenda, tan cerca de los yanquis y tan lejos de Dios para con ello doblegar ahora nuestras espaldas agradecidas con el Imperio. No han sido pocas las ocasiones en que como bien describiera en sus libros Gastón García Cantú, hemos hecho frente a las más de doscientas intervenciones armadas, unas veces con cierta fortuna y otras arrinconados. Siempre adoloridos.

    Ahora, como ya es usual, les servimos hasta con entusiasmo y, si el Tratado Comercial y la suerte nos lo permiten, conservamos algunas migajas de dignidad.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  9. #834

  10. #835

    Default

    No es tanto un problema de publicidad oficial que el matutino sigue recibiendo. El drama central está en la empresa de tecnología satelital de Arroyo que ha perdido diversos negocios con gobiernos y alcaldías.
    ...

  11. #836

    Default

    El principio de una tiranía



    El país quiere un Presidente que respete a las instituciones. Por eso el reconocimiento general a la sobriedad incluyente de su grito la noche del 15, con los símbolos patrios y nuestros héroes en su lugar. Son lo que nos une.

    Pero a la hora de gobernar López Obrador lleva al país por otro camino.

    En caso de no reparar y reaccionar ahora ante el túnel en que su gobierno nos está metiendo, después será demasiado tarde para impedir el establecimiento de una tiranía.

    Si el propio Presidente cree en lo que gritó el domingo, debe frenar su ley que equipara fraude fiscal con delincuencia organizada, en la que el acusado va a la cárcel sin haber sido declarado culpable.

    El tema es mucho más grave de lo que parece.

    Irá a la cárcel el que quiera el gobierno, no el que haya cometido un delito.

    Y se le quitarán sus bienes, aunque hayan sido adquiridos legalmente, porque al ser delito grave aplica la reciente Ley de Extinción de Dominio.

    No los podrá recuperar nunca, aun y cuando después del juicio, que enfrentará desde la cárcel, sea declarado inocente.

    Esa ley que equipara al fraude fiscal con delincuencia organizada, otorga un poder ilimitado a los funcionarios públicos del régimen, sobre la libertad de los ciudadanos.

    López Obrador dice que “el PRI y el PAN se están oponiendo en el Congreso para que sea delito grave la expedición de facturas falsas y la evasión fiscal”.

    No es así. No es únicamente por 'facturas falsas' por lo que un ciudadano irá a la cárcel sin juicio previo.

    Con la sola sospecha del auditor fiscal de que hay evasión de impuestos con dolo, el auditado va a la cárcel.

    No es como dice el Presidente que PRI y PAN se oponen a castigar el fraude al fisco.

    PAN y PRI se oponen a nulificar la presunción de inocencia que plantea esa ley, por la cual quien el gobierno considere sospechoso de fraude fiscal irá directo a la cárcel y ahí, tras las rejas, enfrentará el juicio.

    Y mientras se desarrolla el proceso, el gobierno le podrá confiscar los bienes aunque el acusado pruebe que los adquirió legalmente.

    La sola sospecha del morenismo gobernante llevará a un empresario a la cárcel y le quitarán sus bienes, que serán rematados por el Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado.

    No importa si es culpable o inocente. El desenlace es exactamente el mismo: cárcel y despojo de sus bienes al ciudadano sobre el cual recaen las sospechas del gobierno.

    Podrán usar, porque será legal, esa herramienta contra sus adversarios políticos. Contra empresarios que financien medios de comunicación críticos. O simplemente contra los que no se alineen con el gobierno.

    Estamos ante el principio de una tiranía. ¿No lo vemos?

    Ahí está escrito, en la ley que aprobó Morena, contra los argumentos de los cada vez más combativos senadores del PAN y del PRI.

    La sociedad no puede dejarlos solos.

    No están defendiendo privilegios, como dice el Presidente, sino el régimen de libertades que existe en el país.

    La prensa oficialista (a la que progresivamente se suman más medios), dice que la oposición se opone a castigar a “las factureras”.

    Falso. No sólo por una factura falsa va preso un contribuyente (aunque no sepa que era de una empresa fantasma) y puede ser despojado de sus bienes, sino por sospecha de evasión fiscal.

    Una denuncia anónima basta. Como en los países gobernados por tiranías de izquierda o de derecha.

    El poder que tendrá un auditor del SAT es de terror.

    Podrá mandar a la cárcel a un empresario por su sola sospecha, al que le van a rematar sus bienes, como ocurre en el caso de la delincuencia organizada a raíz de la reciente Ley de Extinción de Dominio.

    ¿De qué tamaño será la mordida cuando lo que está en juego es la libertad y el patrimonio de quien no ha violado la ley?

    ¿Hasta qué punto el gobierno usará ese instrumento para castigar a sus críticos o acobardarlos?

    Mejor no esperarse para averiguarlo.

    Si pasa esa ley, es el principio de la tiranía.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  12. #837

    Default

    AMLO se pliega a EU

    Dario Celis

    La urgencia de Enrique Peña Nieto por negociar un acuerdo comercial con Estados Unidos y la presión de Andrés Manuel Lopez Obrador por firmarlo, llevaron a entregar 'casi todo' a cambio de nada.
    Ambos negociaron y aceptaron firmar un T-MEC desventajoso y leonino, respecto al TLCAN, en temas como contenido nacional en industria automotriz, solución de controversias, reforma laboral, protección ambiental y propiedad intelectual en industria farmacéutica.

    Desde AMLO y hasta el canciller Marcelo Ebrard, pasando por el subsecretario para América del Norte y negociador Jesús Seade, y las secretarias de Economía y del Trabajo, Graciela Márquez y María Luisa Alcalde, lo han dado todo y sin medida.

    Cosa de ver: contenidos en industria automotriz; reforma laboral (igualar salarios en la frontera, democracia y transparencia sindical); solución de controversias; industria farmacéutica, y política migratoria.

    Por si fuera poco, hay al menos cinco señales que hacen suponer que la incertidumbre sobre el T-MEC continuará.

    La guerra comercial declarada por el presidente Donald Trump al régimen chino de Xi Jinping simplemente no tiene para cuándo acabar y ni cómo va a terminar.

    El premier canadiense Justin Trudeau disolvió el Parlamento de su país y llamó a elecciones generales el pasado 11 de septiembre, las cuales se llevarán a cabo el 21 de octubre.

    La líder demócrata Nancy Pelosi opina que el T-MEC requiere modificaciones en materia laboral, de protección ambiental, en materia de precios de medicinas y en mejores mecanismos de cumplimiento y vigilancia de las normas acordadas con México y Canadá.

    El T-MEC ya se convirtió en parte de la agenda en las elecciones internas de Estados Unidos; los demócratas no quieren que sea una victoria política de Trump y pretenden poner su sello propio, previo a las elecciones de 2020.

    La falta de señales claras de López Obrador y su gobierno de la cuarta transformación en materia de inversión y empleo.

    Uno de los negociadores del pacto comercial original firmado hace 24 años nos confía que lo mejor para México, en este incierto contexto, es que ese texto “siga vivo”.

    Y es que el intercambio comercial bilateral está blindado por encima del proteccionismo de Trump.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  13. #838

    Default

    Nuevo Laredo, la putrefacción

    Por Raymundo Rivapalacio.

    La crónica de la violencia y los ajustes de cuentas que se viven actualmente en Nuevo Laredo, comenzaron el 4 de enero de 2017. Ricardo Martínez Chávez, coordinador regional de la Procuraduría General de Justicia de Nuevo Laredo, fue emboscado por un comando poco antes de la medianoche y lo acribillaron. Iba acompañado de una agente del Ministerio Público, un jefe de departamento y un agente de la Policía Investigadora. Se informó que el ataque se dio después de haber tenido una reunión de trabajo, pero nunca se dijo con quién y de qué se trataba esa junta. Lo que sucedió en ese encuentro, según se colige de informes de inteligencia del gobierno federal, es lo que motivó el asesinato.

    De acuerdo con la información de inteligencia, aquella reunión de trabajo en enero de 2017 había sido para enviar el mensaje al Cártel del Noroeste, que tiene bajo su control Nuevo Laredo, Guerrero y Mier, en el pequeño cuerno tamaulipeco que encierra a Nuevo León, de que todos los acuerdos que podrían haber tenido en el pasado, se cancelaban. Esa región no estaría ya más en su control. En desafío claro, respondieron asesinando al mensajero. Hoy se encuentra sujeta a proceso por ese crimen Sofía del Carmen, quien era la presunta jefa de la plaza de Nuevo Laredo, y sobrina de los hermanos Miguel y Omar Treviño Morales, El Z40 y El Z42, que fundaron ese cártel tras las rupturas internas de Los Zetas y el Cártel del Golfo.

    Un día después, sucedió otro evento vinculado. El delegado estatal del Cisen, Marco Francisco González Meza, el coordinador general de la Policía Federal de Tamaulipas, Sergio Licona Gómez, el inspector general, Tito Jiménez Vázquez, y el oficial Macedonio Hernández, murieron en la autopista Monterrey-Nuevo Laredo, cuando se dirigían a una reunión de emergencia del Grupo de Coordinación Tamaulipas, para decidir las acciones a seguir tras el asesinato de Martínez Chávez. Oficialmente se dijo que se había tratado de un accidente, y la camioneta blindada de la Policía Federal en la que viajaban, quedó prácticamente destrozada a un costado de la carretera.

    El asesinato de Martínez Chávez cimbró las estructuras de seguridad. Escasos dos meses antes, Francisco Javier García Cabeza de Vaca había asumido la gubernatura y había designado como nuevo fiscal a Irving Barrios Mojica, con un historial negro de sus tiempos cuando trabajó en la PGR durante el gobierno de Felipe Calderón. Barrios Mojica era jefe de la Unidad Especializada en Investigación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita, y fue pieza instrumental de la entonces procuradora, Marisela Morales, en la manipulación de testigos para acusar a personas públicas, como sucedió con el llamado michoacanazo, cuando se detuvo a 10 alcaldes y 25 funcionarios estatales y municipales en Michoacán, y la llamada Operación Limpieza, que se fue desmoronando y dejó en entredicho el trabajo de la PRG y de su entonces titular, Eduardo Medina Mora.

    Barrios Mojica nombró a Martínez Chávez, quien también había trabajado en la PGR en las áreas que combaten la delincuencia organizada, como coordinador regional en Nuevo Laredo. El gobernador designó a Félix Arturo Rodríguez, quien llegó directamente de Puebla, donde estaba acusado de extorsión y privación de libertad, como director del Centro de Análisis de Información y Estudios de Tamaulipas, responsable de los comandos especiales, algunos de los cuales son los que están presuntamente acusados de la ejecución de ocho personas en Nuevo Laredo la semana pasada. Informes del gobierno federal señalan que algunos de sus integrantes forman parte de varias organizaciones criminales enemigas del Cártel del Noreste.

    Tamaulipas está podrido en términos de seguridad, como lo está mostrando el microcosmos de Nuevo Laredo, donde los sucesos violentos de las últimas semanas sugieren que las organizaciones criminales se están alineando con las fuerzas de seguridad del estado para eliminarlos. En Mier, el municipio que sirve de barrera que impide fácilmente llegar a grupos rivales a Nuevo Laredo, opera el grupo conocido como Los Metros, una escisión del Cártel del Golfo, fundado por José Eduardo Castilla, El Coss, exlíder del Cártel del Golfo, que se alió con el Cártel del Pacífico, cuyo brazo armado es el Cártel Jalisco Nueva Generación, antes de ser detenido y extraditado a Estados Unidos.

    La guerra que enfrenta el Cártel del Noreste, dicen funcionarios federales, es con el CJNG por la aduana de Nuevo Laredo, la principal frontera del comercio con Estados Unidos y Canadá. El control de esa aduana, por donde cruzan 13 mil 500 contenedores al día, es altamente redituable para los grupos criminales, que cobran miles dólares por cada unidad que cruza. De acuerdo con informes de inteligencia, el Cártel del Noreste, en colusión con autoridades federales, maneja la aduana, por donde entran todo tipo de mercancías –sobre todo dinero–, salvo explosivos, municiones y medicinas.
    Esa aduana es tan peligrosa, que cuando el subsecretario de Gobernación, Ricardo Peralta, era administrador general de Aduanas del SAT, el secretario de la Marina, el almirante José Rafael Ojeda, le recomendó no meterse en la de Nuevo Laredo, y que si se concretaba la mudanza de su dependencia a esa ciudad, como deseaba el presidente Andrés Manuel López Obrador, viviera en Laredo, Texas, no en territorio mexicano. Peralta fue relevado en mayo.

    El asesinato de Martínez Chávez se dio cuando el Cártel del Noreste entendió que el statu quo en el que operaban se iba a modificar y el crimen fue la respuesta de lo que enfrentarían si lo intentaban el gobierno o sus adversarios, el CJNG, que es el que pretende apoderarse del control de la aduana de Nuevo Laredo. Por esta razón, Nuevo Laredo vive en zozobra desde hace más de dos años y medio.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  14. #839

    Default

    Botón de pánico

    Salvador Camarena.

    El fin de semana festivo pasé varias veces en Guadalajara junto a postes en los que un cartel anunciaba: Botón de pánico. Lo que me llamó la atención fue que en ningún momento, de las diversas ocasiones que transité por ahí, había gente activando ese mecanismo de alarma.

    En las mismas horas en que yo pasaba por esos postes, las autoridades de Jalisco aumentaban de 35 a 44 el número preliminar de cuerpos localizados en un predio de La Primavera. De lo que sustrajeron de una sola fosa los forenses llenaron más de un centenar de bolsas de carne humana hecha pedazos. Frente a ello, la soledad y el silencio del botón de pánico son sintomáticos.
    Al menos 44 personas asesinadas y sepultadas clandestinamente, pero no es la población la que sale a gritar su alarma; muy pocos son quienes reclaman a las autoridades para que se investigue, castigue y haga algo que evite sucesos así. En Jalisco, en México.

    ¿Cómo nos pudimos acostumbrar a esto? Margaret Atwood en su famosa novela El cuento de la criada dice que “nada cambia en un instante: en una bañera en la que el agua se calienta poco a poco, uno podría morir hervido sin tiempo de darse cuenta siquiera. Por supuesto, en los periódicos aparecían noticias: cadáveres en las zanjas o en el bosque, mujeres asesinadas a palos o mutiladas, mancilladas, solían decir; pero eran noticias sobre otras mujeres, y los hombres que hacían semejantes cosas eran otros hombres. Nosotras no conocíamos a ninguno de ellos. Las noticias de los periódicos nos parecían sueños o pesadillas soñadas por otros. Qué horrible, decíamos, y lo era, pero sin ser verosímil. Sonaban excesivamente melodramáticas, tenían una dimensión que no era la de nuestras vidas. Éramos las personas que no salían en los periódicos. Vivíamos en los espacios en blanco, en los márgenes de cada número. Esto nos daba más libertad. Vivíamos entre las líneas de las noticias”.

    Creemos que nos escondemos de la realidad en los márgenes de las noticias, que éstas no hablan de nosotros, que no nos atañen 44 muertos localizados a 10 o a 500 kilómetros, qué más da.
    El botón de pánico es una entelequia: las autoridades lo ponen a sabiendas de que nadie lo activará sino en el remoto caso de que le afecte directamente, que nadie se movilizará porque los que mueren, ya lo dijo el gobierno de Jalisco a propósito de varios de los encontrados en La Primavera, eran criminales. Ah, qué tranquilidad que mueran los criminales; salvo que ¿por qué habría que creer en esta ocasión a autoridades que nunca han resuelto crimen alguno?

    Al mismo tiempo que redacto esto se oyen los aviones del desfile militar. Y por las calles de la capital del país y en la televisión marcha la Guardia Nacional. Otras entelequias: celebrar la Independencia en medio de un mar de sangre, con amplios territorios inexpugnables para la autoridad legalmente constituida.

    Como la semana pasada, he de citar de nuevo a Sonia Serrano, mi colega tapatía que tuiteó el viernes este mensaje: “escuché a una periodista extranjera decir que debemos pensarnos como un país en guerra. Creámosle. Díganselo a sus hijos. En los últimos días conocí tres incidentes: el Ejército, la policía de Tlajomulco y uno con chicos armados. Deben cuidarse como en un país en guerra”.
    Lo que plantea Sonia tiene trasfondo. De hecho, especialistas como José Antonio Guevara y Daniela Malpica, cada cual por su lado, han señalado la urgencia de que se discuta y determine si México vive en conflicto armado.

    “Sólo con esa determinación se podrán ofrecer respuestas humanitarias adecuadas para proteger a la población civil, los bienes civiles (hospitales, iglesias, negocios, propiedad privada y colectiva), así como para minimizar el sufrimiento de las personas que no participan en las hostilidades”, señala Guevara en un reporte publicado este año. También, citando organismos internacionales que apuntan a que sí vivimos en conflicto armado, Malpica tiene un texto al respecto disponible aquí.

    Activados por muchos, los botones de pánico debieran sonar para los 44 de La Primavera, como debieron sonar desde mucho antes para tantos más. Mejor salir vivos en las noticias, demandando justicia, que creer que la muerte que recorre México no tiene nada qué ver con nosotros.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  15. #840

    Default

    ¿Y sí va directo a la quiebra el periódico? Qué pena :(

  16. #841

    Default

    Desde el Golfo

    Macario Schettino

    El sábado, instalaciones de Saudi Aramco, en Arabia Saudita, fueron atacadas con drones. El resultado fue la destrucción de una capacidad de exportación equivalente a 4 millones de barriles diarios (mbd). Como referencia, es más del doble de lo que produce México, y un poco menos del 5 por ciento del mercado mundial de crudo.

    El ataque ha sido reivindicado por los houtthis, que son un elemento en combate en la guerra civil de Yemen, que lleva ya unos años. Los houtthis tienen apoyo iraní, y todo mundo sospecha que la capacidad de ataque que mostraron es en realidad proveniente de Irán, que usa a esta facción como cobertura para continuar una guerra con Arabia Saudita, que lleva buen rato. Si le busca uno, varios siglos, considerando el enfrentamiento entre Mesopotamia (Babilonia) y los Persas.

    En los últimos meses, Donald Trump había estado construyendo una alianza entre saudíes e israelíes para enfrentar a Irán, y este ataque pone a esa coalición en dificultades. La indecisión de Trump en la relación con Irán no ayuda en nada a que se pueda encontrar alguna salida negociada, pero una respuesta violenta puede no ser tampoco útil. Hay que recordar que Occidente no ha sido capaz de controlar la región desde que se lanzó la segunda guerra del Golfo, en 2003. Aunque derrocaron rápidamente a Saddam Hussein, no lograron estabilizar el país, que más bien se hizo más cercano a Irán. El derrocamiento de Mohammad Khadafi en Libia, poco después, empeoró aún más las cosas (aunque este caso hay que cargárselo a los franceses, y no a los gringos).

    La reducción de la capacidad productiva global de crudo provocó un ajuste de alrededor de 14 por ciento en el precio de referencia, ayer lunes. Es posible que esto se vaya reduciendo paulatinamente, conforme entran más productores de shale en Estados Unidos, que con este precio ya obtienen ganancias, pero en cualquier caso, todo indica que el impacto del ataque en los mercados financieros globales fue mucho menor de lo que se hubiera anticipado. Hay una menor dependencia de petróleo de la que había hace 40 años, cuando el embargo petrolero o la revolución en Irán prácticamente desestabilizaron todo Occidente, y también hay una menor presencia del Golfo Pérsico en el mercado petrolero global.

    Esto no significa que el asunto sea menor. Puede convertirse en un detonador de una situación muy complicada. En el lado financiero, sin llegar a ser algo como la quiebra de Lehman Brothers, ocurrida justo hace 11 años, sí puede mover las expectativas en una dirección negativa. En el lado geopolítico, pone a prueba a Estados Unidos como líder de una coalición inestable en Medio Oriente, y puede terminar mostrando más debilidad de la que el país vecino quisiera revelar.

    Para México, no parece ser una buena cosa. Aunque el mayor precio del crudo implica mayores ingresos para el gobierno, también significa un mayor costo del combustible, que es ahora más importante. Si el gobierno mexicano quiere evitar que ese incremento se refleje en precios, tendrá que sacrificar IEPS, perdiendo con eso la ganancia en ingreso por mayores precios del crudo. Por otra parte, la posibilidad de una desaceleración en Estados Unidos es mala noticia en términos de expectativas de crecimiento para nuestra economía, y si acaso esto llegase a escalar, se puede convertir en un detonador de locuras de Trump en contra de México, como mecanismo de reacción para mantener cerca a su electorado, justo en año electoral.

    Es decir que lo ocurrido en Medio Oriente este fin de semana es algo que deberíamos atender. Puede convertirse en un problema mayor para nosotros.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  17. #842

    Default

    Herrera, a defender los 'otros datos'

    Confidencial


    Herrera, a defender los 'otros datos'
    4:50

    Confidencial

    ElFinanciero_Mx


    En medio de una fuerte expectativa, los diputados esperan recibir este jueves al titular de Hacienda, Arturo Herrera, para sustentar los “otros datos” del titular del Ejecutivo sobre el desempeño de la economía para el cierre de este año y lo que nos depara para el siguiente. Lo curioso –adelantan– es que los más preocupados son los legisladores de la 4T, pues han advertido que “en serio no hay fondos” con qué atender el reparto que se hizo en el Presupuesto 2020. Mientras, la oposición no cree en la meta de crecimiento de 2.5 o mínimo 2%. Pondrán a prueba al nuevo secretario, advierten.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  18. #843

    Default

    Víctimas, olvidadas por AMLO

    Por Alejo Sánchez Cano.

    El gobierno de la 4T está más con los delincuentes que con las víctimas, ahora lo ratifica con la Ley de Amnistía que mandó el presidente López Obrador a la Cámara de diputados y que independientemente de que se otorgue la libertad a personas presas por ciertos actos delictivos de menor impacto, lo cierto es que la ciudadanía está en un estado de indefensión ante el hampa y ahora muchos de esos malosos, ya con el curso de alta escuela que tomaron en los reclusorios, estarán en la calle haciendo de las suyas.

    Los mensajes que se mandan desde el púlpito de Palacio Nacional en torno a los grandes capos de la droga, son de benevolencia y de misericordia, si acaso AMLO solo ha hecho alguna referencia a la “mamacita” de los malosos o un fúchila o un guácala, pero de eso no pasa.

    En cambio, hay muy pocas menciones, ya no digamos acciones del titular del Ejecutivo Federal en torno a las víctimas, por ejemplo, en la masacre ocurrida en Coatzacoalcos en donde murieron 31 personas, solo las mencionó de refilón para volver a proteger al incapaz gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García.

    Cuando era presidente electo, Obrador, en un evento realizado hace un año precisamente, se comprometió a pedir perdón a las víctimas; “Habrá justicia” dijo a familiares de desaparecidos, sin embargo, pasan los meses y solo aumentan los índices delincuenciales y el perdón a los criminales.

    La ley de Amnistía beneficiará a jóvenes relacionados con delitos contra la salud, ya sea porque son consumidores acusados de narcomenudeo, asimismo, a mujeres criminalizadas por realizarse un aborto y los médicos o parteras que participaron; a personas indígenas que no tuvieron oportunidad de una adecuada defensa, y a presos políticos o de conciencia, acusado por delitos inverosímiles.

    La liberación procederá bajo ciertas condiciones: que no se trate de reincidentes; que su sentencia no sea por homicidio, lesiones o secuestro; que no hayan utilizado armas de fuego o que no se trate de delitos graves relacionados en el artículo 19 Constitucional.

    Dice el diputado Mario Delgado que en el marco del 209 aniversario del Grito de Independencia, el Presidente de la República presenta la Ley de Amnistía, como expresión concreta del compromiso de aliviar las injusticias que padece el pueblo de México. Si tanto preocupan las injusticias que padecen los mexicanos, por qué no se aplican, verbigracia, en que fluya el presupuesto al sector salud o a incorporar a los más pobres del país a programas productivos y no a los programas político-electorales de AMLO que solo, en el mejor de los casos, los mantendrán sumergidos a ellos y sus próximas generaciones en la miseria para siempre.

    Las cárceles en México están atestadas de inocentes que en la mayoría de los casos no tuvieron para dar el cohecho respectivo, ojalá que a estos les beneficie la amnistía y no a desalmados, aunque el punto toral y de fondo es el apoyo a las víctimas, tanto en que se les haga justicia, como en la reparación del daño, aunque este sea para encontrar a su difuntito.


    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  19. #844

    Default

    Rompecabezas

    Por Sánchez Suzarrey

    Pieza por pieza.

    • Tabasco. Un grupo de ciudadanos, vecinos de la comarca del primer mandatario, lo abordan y le piden protección contra la violencia. López Obrador responde que el Ejército no está para reprimir al pueblo. Un filisteo revira: ¡pero son narcos! AMLO responde: también son seres humanos, también son pueblo.

    • El Presidente de la República, en Tamaulipas, decide dar, por fin, un manotazo: guácala, fuchi, al carajo el narco, exclama, y conmina a los delincuentes a que piensen en sus mamacitas. Termina con un exhorto: ¡Pórtense bien!

    • El Congreso aprueba la Ley de Extinción de Dominio. Lo hizo de manera exprés. En teoría va contra los delincuentes. En la práctica, atenta contra ciudadanos honrados que puedan verse ‘involucrados’ en un acto delictivo por haber rentado de buena fe una casa o un local comercial. La ley los obliga a probar que no sabían del ilícito que se cometía en su propiedad, pero, mientras son peras o manzanas, el Estado puede confiscar y vender sus bienes.

    • A Manuel Bartlett se le encuentran 23 propiedades que suman más de 800 millones de pesos. Si no puede demostrar que las obtuvo de manera lícita deberían estar sujetas a la Ley de Extinción de Dominio. Pero, en lugar de investigar a fondo, el Presidente lo exculpa públicamente porque se trata de un ardid de los conservadores.

    • La Guardia Nacional, recién sacada del horno, se emplea para perseguir a los migrantes. Es parte del acuerdo que se negoció con Trump y Pompeo.

    • Pero, al mismo tiempo, soldados, marinos y guardias son insultados, golpeados y humillados por el ‘pueblo bueno’, que está aprendiendo, día a día, que nadie ni nada está por encima de sus reclamos o veleidades.

    • Los habitantes de Tepalcatepec, según la crónica de El País, han vuelto a tomar las armas para defenderse de las embestidas del crimen organizado. Las órdenes del Ejército son muy precisas: no deben involucrarse ni intervenir. Su labor se reduce a presentarse y levantar un informe de los saldos de los enfrentamientos.

    • El Presidente de la República recibe un reconocimiento público de un cártel que lo considera un hombre bueno y honrado. Antes de eso, AMLO expresó su conmiseración por la sentencia que recibió El Chapo en Estados Unidos.

    • El Congreso de la Unión aprueba la ley que tipifica la evasión fiscal como un delito de crimen organizado, que atenta contra la seguridad nacional, por lo que conlleva prisión, y pone a todos los ciudadanos –que están registrados y pagan impuestos– bajo la Ley de Extinción de Dominio y la supresión de la libertad.

    • Los ingresos fiscales han caído fuertemente como consecuencia de la falta de inversión y crecimiento. No hay misterio. A menor actividad económica, menor recaudación. De ahí la estrategia de terrorismo fiscal contra los causantes cautivos. Pero la atonía es provocada por el propio gobierno.

    • AMLO cancela el NAIM, con una pérdida estimada en 270 mil millones de pesos. Plantea construir una refinería y el Tren Maya, que son inviables financieramente y, por si fuera poco, le entrega la educación superior al SNTE y la CNTE, que engullirán y dilapidarán decenas de miles de millones de pesos.

    • Los caprichos han obligado al gobierno de la República a efectuar recortes en todas las áreas, incluido el sector salud. Los efectos han sido dramáticos y escandalosos. Muertes e imposibilidad de dar servicio. Y no, no es propaganda de la reacción, es una realidad.

    • AMLO prometió, en su campaña, que el pago de impuestos se simplificaría, que las auditorías serían por sorteo, y que incluso la revisión de los inspectores desaparecería. Palabras que se llevó el viento.

    Estas son las piezas del rompecabezas ya montadas. Los cárteles y los grandes capos no serán tocados ni intimidados. Así que por ese lado todo bien: abrazos, no balazos.

    Los que tienen que preocuparse de no caer en la cárcel y que su patrimonio no les sea confiscado arbitrariamente son los ciudadanos. Muchos de ellos, con seguridad, votaron por AMLO; otros no, pero todos son ahora considerados como una amenaza potencial a la seguridad nacional.

    Y como cereza, la máxima juarista: “a los amigos, gracia; a los enemigos, la ley a secas”.

    Tiempos y vientos de la 4T, en apenas nueve meses. Lo que viene no será mejor.

    PS. Cierro hoy este ciclo. Le agradezco a Enrique Quintana haberme invitado a colaborar y los años en que me publicaron sin cortapisa alguna. Hasta pronto.


    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  20. #845

    Default

    La IP se hace chiquita ante el gobierno

    Por Pablo Hiriart.

    Morena quiere votar antes del 20 de octubre en la Cámara de Diputados la ley que equipara a la evasión fiscal con crimen organizado, y los dirigentes empresariales no quieren ver en su justa dimensión la gravedad del caso.

    Callan por miedo o por una ilusa prudencia, pues cuando quieran protestar será demasiado tarde.

    Esa ley no es sólo contra la evasión, sino contra la libertad y la iniciativa privada.

    Con habilidad retórica y ayuda de medios de comunicación, el gobierno quiere hacer pasar esa ley como un freno “a las factureras”, es decir, contra los fabricantes de facturas apócrifas que permiten deducir impuestos.

    No es así. Eso es la fachada. Y los líderes empresariales lo saben y callan.

    Al poner evasión fiscal en la misma canasta de delitos graves como narcotráfico, huachicol y crimen organizado, la sospecha o denuncia de fraude al fisco con dolo por 7.5 millones de pesos hacia arriba será cárcel automática, antes de iniciarse el juicio.

    Y de acuerdo con la nueva Ley de Extinción de Dominio, los bienes de los acusados por delitos graves podrán ser incautados y rematados por el gobierno antes de que concluya el juicio.

    Es un atropello monumental meter a la cárcel a un empresario por la sola sospecha de evadir al fisco, o por una denuncia de un tercero.

    Peor aún es que le quiten los bienes sin importar su procedencia lícita, y se los rematen antes de ser declarado culpable.

    Si resulta inocente no le devuelven sus propiedades, sino un monto similar al valor comercial de lo que le remataron.

    “Pero es que esa casa no la quería vender porque es herencia de mi abuelo a mi padre y de él a mí y yo se las quiero dejar a mis hijos”, podrá alegar el despojado al ser declarado inocente.

    No hay vuelta de hoja. Los bienes se vendieron y confórmese con los tres pesos que le da el gobierno por la casa familiar.

    Esa monstruosidad ya se votó en la Cámara de Senadores, con el voto en contra de PAN y PRI, y esta semana se discutirá y votará en Diputados.

    Después no habrá derecho al pataleo.

    Los dirigentes empresariales más destacados han guardado un inexplicable silencio, teniendo la fuerza para frenarla.

    No se trata de romper lanzas contra el gobierno y declararle la guerra, sino de hacer valer el peso que en toda sociedad democrática tiene el sector productivo.

    En el Presupuesto para el próximo año viene una drástica caída de la inversión del gobierno, de entre -5.4 y -5.9 por ciento.

    Lo anterior quiere decir que las expectativas de crecimiento económico estarán basadas en lo que haga el sector privado.

    ¿No es esa una herramienta poderosa para exigir garantías básicas?

    Por ejemplo, no ser tratados como delincuentes, encarcelados con prisión oficiosa y despojados de sus propiedades por la sospecha de un empleado del gobierno de Morena, y no por el fallo de un juez.

    Le están pidiendo todo y la IP no pide nada a cambio. Ni en defensa propia. Ni respeto.

    Esos pasos de tiranía deben frenarse ahora. Después no se va a poder.

    Los dirigentes empresariales, ¿no van a defender la presunción de inocencia cuando está a unos días de abolirse en la Cámara de Diputados?

    ¿No van a defender la propiedad privada?

    ¿Qué clase de líderes empresariales son?

    Muy bien que se reúnan catorce o quince veces con el Presidente y salgan felices.

    Así son todos los presidentes y esa es su chamba: agradar y hacer sentirse bien a su interlocutor en corto. Por eso llegaron donde llegaron.

    Pero de ahí a creerles lo que dicen es otra cosa.

    Luego vienen los filtros: los secretarios de Estado, los grupos a su alrededor, los equilibrios de fuerza dentro del conglomerado gobernante, la ideología, la almohada, el olvido porque hay otras prioridades, etcétera.

    Alfonso Romo y los dirigentes empresariales salen orondos después de cada café con el Presidente, y anuncian que sí va el aeropuerto de Texcoco, que regresan las rondas petroleras, que la CNTE no tendrá injerencia en las plazas de maestros, que seguirá la evaluación docente...

    Puro cuento.

    Las palmaditas en el hombro o una anécdota simpática les hace olvidar con quién están tratando.

    La realidad está en los hechos. Ahí, en el Congreso, por ejemplo.

    Los van a meter a la cárcel por sospecha de fraude fiscal, si no se alinean con el gobierno o se les ocurre apoyar a la oposición.

    También les quitarán los bienes a quienes caigan en desgracia política, aunque sean inocentes.

    Y no será ilegal, porque lo van a aprobar los diputados, como ya lo hicieron los senadores.

    Estarán los votos en contra de PAN-PRI-MC y PRD, pero el sector privado no habrá dicho ni pío.

    Sus dirigentes volverán a Palacio Nacional donde recibirán las seguridades de que la ley no se aplicará arbitrariamente.

    Más café, y saldrán convencidos de que tienen de su lado a López Obrador.

    Pobres de ellos.

    Pobres de sus agremiados.

    Qué tristeza por el país.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  21. #846

    Default

    El asesinato de Garza Sada (I)

    Por Raymundo Riva Palacio.

    En la política todo está vinculado, hasta lo que no está. Soslayarlo puede reabrir las heridas y dividir. Esto sucedió la semana pasada, donde la conmemoración luctuosa por el asesinato de don Eugenio Garza Sada, un empresario ejemplar que le dio fuerza moral y dirección a los industriales en Monterrey, la acompañó Pedro Salmerón, hasta ese momento director del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México, con un mensaje en Facebook donde elogió a Garza Sada y explicó el contexto social y político de aquellos años de febril actividad guerrillera, llamando a sus asesinos “jóvenes valientes”. Esas palabras, sacadas de contexto pero desafortunadas al no tomar en cuenta el entorno polarizado e irracional que se vive, desataron una polémica encendida.

    El asesinato de Garza Sada no enorgullece a la izquierda, aunque en ella se refugió Salmerón para ocultar su poco tacto político y fugarse hacia delante, al decir que era la extrema derecha fascista quien lo atacaba. Salida fácil y hueca, como las que hoy abundan. Este tema no está resuelto. María de los Ángeles Magdaleno, recordó en un ensayo en el número 99 del Boletín de Investigaciones Históricas de la UNAM en la primavera de 2014, que el Partido Comunista había calificado a la Liga Comunista 23 de Septiembre, la de los “jóvenes valientes” que asesinaron a Garza Sada, como “un grupo manejado por la ultraderecha, sin ninguna ideología revolucionaria”, lo que de otra forma documentó el periodista Jorge Fernández Menéndez en 2006 con su libro Nadie supo nada, donde demuestra que el gobierno del presidente Luis Echeverría supo con bastante tiempo de antelación que se planeaba el secuestro del empresario –tenía un informante, Leonel, en la célula que lo planeó–, sin que hiciera nada por impedirlo.

    El asesinato de Garza Sada está profusamente documentado en los expedientes de la extinta Dirección Federal de Seguridad en el Archivo General de la Nación. Está también la génesis de la Liga Comunista 23 de Septiembre, su desarrollo, sus planes y sus fracasos. En el expediente 11-235-74 H250 L-11 figuran las declaraciones de Ignacio Arturo Salas Obregón, primer líder de esa guerrilla. La LC23S se fundó el 15 de marzo de 1973 en la casa del dirigente del Frente Estudiantil Revolucionario, Fernando Salinas Mora, El Richard, en Guadalajara, y según la declaraciones de Salas Obregón, “desde la primera reunión se planteó la necesidad de efectuar el secuestro de alguna persona importante para obtener una fuerte cantidad de dinero y la liberación de compañeros presos en diferentes cárceles”. Posteriormente se determinó que la víctima sería Garza Sada, haciendo a un lado otra víctima potencia, Eugenio Garza Lagüera.

    No parece fortuito que hayan pensado en un empresario de Nuevo León. Salas Obregón estudió en Monterrey y, paradójicamente había estado en un instituto que recibía apoyo financiero de quien fue víctima. Ahí conoció a Raúl Ramos Zavala, quien tenía la idea de unificar a todos los grupos armados, objetivo que no vio porque fue abatido en un enfrentamiento en 1972, pero que lo introdujo con quien sería uno de los jefes de la célula que realizó el atentado. Salas Obregón declaró que “asesoró y supervisó” los planes del secuestro, pero admitió que su ejecución recayó en los responsables del Comité Coordinador Zonal, Jesús Piedra Ibarra –hijo de doña Rosario Ibarra de Piedra–, José Ángel García Martínez, y Javier Martínez Torres, quien ejecutó al chofer y al ayudante de don Eugenio cuando defendieron al empresario, y que también murió en el atentado. Los otros autores materiales del asesinato, según el Expediente 11-235 L-31 H 240-254, fueron Anselmo Herrera Chávez, que murió durante el ataque; Elías Orozco Salazar, que fue procesado en Monterrey; Edmundo Medina Flores, e Hilario Juárez García, que escaparon. Salas Obregón y Piedra Ibarra fueron detenidos más adelante por la DFS, y desde entonces están desaparecidos.

    De acuerdo con Salas Obregón, interrogado por la DFS, se iba a pedir como rescate de Garza Sada la liberación de todos los presos que pertenecían a la LC23S, que se les proporcionara un avión para salir de México, y cinco millones de pesos en dólares, que acompañarían con la exigencia de la publicación de las bases fundamentales de la guerrilla, un llamamiento a obreros, campesinos y estudiantes, así como una huelga general. Eso no sucedió, como tampoco tendrían éxito final en su objetivo de cambiar el régimen por las armas. Como escribió Magdaleno en su ensayo, “los militantes de la LC23S y otros grupos, integraron una guerrilla que retó militarmente al Estado y éste casi los aniquila”.

    El Estado lo encabezaba el presidente Echeverría, quien de acuerdo con el Expediente 11-219-972 de la DFS, consintió el asesinato. Al día siguiente del atentado, los empresarios del Grupo Monterrey publicaron un desplegado en el periódico local Tribuna, donde preguntaban: “¿Hacia dónde nos llevan nuestros políticos demagogos que cada vez vociferan y alardean de los sistemas comunistas? ¿Por qué aguantarnos asaltos, robos, asesinatos y terrorismo?”. Los empresarios tildaban de “populista” a Echeverría y el presidente los veía como sus enemigos. Doscientas mil personas acudieron al funeral, y ahí, en su cara, le gritaron “asesino”. Rogelio Garza Zambrano, sobrino de don Eugenio, político y empresario, dijo años después: “Echeverría no jaló el gatillo, pero ese crimen fue fruto de su retórica seudorevolucionaria”.

    Los abusos fueron de las dos partes. La guerrilla, cuyas tácticas produjeron más secuestros y asesinatos, y el gobierno, que desató una feroz guerra sucia contra las guerrillas, donde murieron decenas, quizá cientos de ellos, pero también arrasaron con personas inocentes. Ese capítulo no ha sido cerrado políticamente, y el tropiezo de Salmerón abrió involuntariamente la oportunidad que, lamentablemente, el presidente Andrés Manuel López Obrador, no aprovechó. De ello hablaremos mañana.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  22. #847

    Default

    Productividad inexistente

    Macario Schettino

    En el intento de entender mejor lo que ocurre con la economía nacional, me puse a comparar el empleo formal (es decir, afiliados al IMSS) con la actividad económica por sector. Puesto que no son exactamente las mismas definiciones para el IMSS y para Inegi, considere usted los datos que comentaré a continuación como indicadores aproximados. De hecho, aunque tienen un comportamiento parecido con el cálculo de productividad que hace Inegi, no son idénticos. Sin embargo, se puede tener una idea para nueve sectores (los que existían hace 20 años), que es un poco mejor que tenerlo sólo para primario, secundario y terciario.

    Los resultados son aterradores. En lo que va del siglo (18 años y medio), hemos tenido un incremento de productividad general tan sólo en cuatro ocasiones (2002-2004 y 2010). En todos los demás años, incluyendo el actual, es mayor el incremento en empleo que en producción, o lo que es lo mismo, hay más personas ocupadas por unidad producida. En breve, somos menos productivos. El sector con mejor desempeño es el de electricidad, gas y agua, en el que sólo en cuatro ocasiones hay una caída en productividad. Es muy importante en esto el cierre de Luz y Fuerza del Centro, que eliminó 30 mil empleados con productividad cero o negativa (aunque muy democráticos).

    Fuera de ese rubro, los otros ocho tienen al menos 10 años (de los 19) con caída en productividad. Incluso en manufacturas, desde 2010 no hemos tenido un año positivo. El otro que mejora con alguna frecuencia es Comunicaciones y Transportes, con nueve años de avance, pero en los últimos tres no ha sido así. En este 2019, con el estancamiento económico, no es sorpresa que todos los sectores caigan en productividad, aunque nada más estamos utilizando dos trimestres (que son los publicados). Si consideramos el año entero (del segundo de 2018 al segundo de 2019), dos rubros logran tener un pequeño incremento en productividad: electricidad, gas y agua, y comercio.

    Los dos sectores con mayores caídas en productividad son el de industria extractiva (por la caída en producción de petróleo, que no se ha acompañado de una igual caída en plazas en Pemex) y el de servicios sociales y comunales, que es esencialmente gobierno, educación y salud. Ahí el incremento en empleo también supera el crecimiento de la producción: cada año es menos eficiente.

    Reitero que este cálculo aproximado no es comparable con el que Inegi realiza, que es mucho más cuidadoso, pero utilizando otras cifras, tanto de producción como de empleo. En el periodo que puedo comparar (2005 a la fecha), Inegi estima un crecimiento en productividad laboral de cerca de 1.5 por ciento por encima del cálculo aquí presentado. Es decir, de 2005 a 2018 Inegi encuentra un incremento anual promedio de 0.3 por ciento, mientras mi cálculo es de -1.2 por ciento.

    En esos 18 años, según mis números, sólo tres rubros no tienen una caída: Electricidad, gas y agua (3.9 por ciento), Manufacturas (0 por ciento), y Comunicaciones y Transportes (0.4 por ciento). Considerando los dos primeros trimestres de 2019, el primero cae a 3.5 por ciento, Manufacturas se vuelve negativo, y Comunicaciones y Transportes casi llega a cero.

    Este comportamiento no es atribuible al gobierno actual, aunque éste pueda haber acelerado la caída. Durante dos décadas, el crecimiento en empleo ha superado el crecimiento en producción prácticamente en todos los sectores. Esto, a pesar de la gran transformación económica de los años noventa. La posposición de las reformas durante todo ese tiempo impidió que el crecimiento del sector exportador pudiera extenderse a otros y a otras regiones. Se sumó a ello un crecimiento poblacional mayor del grupo en edad de trabajar (por reducción de migración). Como sea, este es el problema a resolver, si se quiere tener, de verdad, un país exitoso. Platicamos de esto.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  23. #848

    Default

    El desplome de la inversión

    Macario Schettino

    La semana pasada, Inegi publicó la información de oferta y demanda agregadas para el segundo trimestre del año. No agrega información en términos del comportamiento de la economía en su conjunto, pero ayuda a entender mejor los diferentes componentes de la demanda. Ya sabíamos, por ejemplo, que el consumo privado crecía, y lo mismo ocurría con el comercio exterior, y también era conocida la caída en inversión y en gasto público. Lo nuevo son los montos.

    Sin embargo, las diferentes metodologías para calcular las variables generan confusión, y esto es especialmente cierto en lo relativo a la inversión. Para ilustrar, permítame utilizar dos periodos en los que tuvimos una contracción importante. Dependiendo de la comparación, puede ocurrir que uno sea peor que el otro, o al revés. Me refiero al primer año de la administración de Peña Nieto y al actual.
    No sé si recuerde, pero a fines de 2011 se publicó una modificación en el método utilizado por Infonavit para la adquisición de vivienda, que alteró por completo el mercado y de hecho quebró a varias vivienderas. Desde septiembre de 2012 hubo una caída en la construcción residencial, acompañada de menor gasto de gobierno (por ser primer año de administración), y el resultado es una caída general de la inversión. El problema es saber de qué tamaño fue.

    Si revisamos el índice de actividad industrial de la construcción (IAI), la caída de septiembre de 2012 a septiembre de 2013 fue de -4.6 por ciento, y a su interior, de -5.3 por ciento en edificación. Si vemos el índice de formación bruta de capital fijo (FBKF), la caída en construcción fue de -8.3 por ciento que corresponde a una caída en inversión total de -7.1 por ciento. Si vemos los datos de oferta y demanda agregadas, la caída en inversión fue de -7.3 por ciento en la parte privada, pero nada más de -1.9 por ciento si consideramos toda la inversión, incluyendo la variación de existencias (es decir, inventarios).

    Haciendo la misma comparación ahora, entre junio de 2018 y junio de 2019, la caída en construcción, según el IAI, fue de -6.3 por ciento, pero en el índice de FBKF es de sólo -4.5 por ciento, que corresponde a una contracción en la inversión total de -7.4 por ciento. Pero cuando nos vamos a oferta y demanda, la caída ya nada más es de -5.2 por ciento, que casi no varía al considerar inventarios (-5.4 por ciento).

    Es decir: si comparamos la caída en inversión de 2012-2013 con la de 2018-2019, utilizando los datos de oferta y demanda, son muy similares, e incluso un poco peor la primera. Si incluimos en esa comparación la variación de inventarios, la actual es notoriamente peor. Pero si la comparación se realiza con el índice de formación bruta de capital, o con el de actividad industrial, no hay duda alguna de que lo que ocurre hoy es más serio.

    Hay muchas razones por las cuales puede haber discrepancias en las series, pero convendría que Inegi produjese un documento explicando este tema. No encuentra uno este tipo de diferencias en otros renglones.

    Más allá de eso, el nivel actual de inversión en el país es sumamente bajo. Sólo en las recesiones de 1995 y 2001-2003 tuvimos peores números. En ambas, las recuperaciones fueron producto de jalones del mercado exterior, y tardaron cinco años en regresarnos a un nivel razonable (22-23 por ciento del PIB). Incluso en la recesión de 2009 la caída no fue seria, y en menos de dos años regresamos al nivel previo.

    Hoy, sin embargo, no hay señal alguna de cómo regresar. Peor aún, el dato de actividad industrial de julio fue mucho peor al de junio. Sí hay un desplome en inversión, y no hay decisión para enfrentarlo.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  24. #849

    Default

    San Luis Potosí a las “carreras”

    Alejo Sánchez Cano

    Ya son cuatro los Informes que presenta Juan Manuel Carreras, gobernador de San Luis Potosí y los avances son tangibles en esta entidad ya que es la 6ª economía más dinámica del país, con 70 mil nuevos empleos y con un crecimiento promedio anual del 4.6 por ciento del PIB.

    Carreras López es un negociador por excelencia y ello ha permitido tender puentes de entendimiento con todas las fuerzas políticas de la entidad, en su administración se ha reconocido la pluralidad de los distintos actores políticos y sociales, además de que se ha privilegiado el diálogo, los espacios de acuerdo y la voluntad de colaboración.

    Durante su mensaje, indicó que el salario base de cotización al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), se ha incrementado en 35 por ciento con relación al 2015, aunado a que, en estos cuatro años, se ha promovido la inversión privada por 130 mil 750 millones de pesos, 37 por ciento mayor a la registrada en los seis años anteriores.

    Con una inversión de 400 millones de pesos realizada por OMA, se entregó la nueva y moderna terminal del Aeropuerto Internacional Ponciano Arriaga en la Capital, esta cifra alcanzó los 627 mil pasajeros, un crecimiento del 140 por ciento; así como del proyecto aeroportuario de la Huasteca, que implicará una inversión superior a los mil millones de pesos entre la ampliación de la pista, la modernización de la terminal y las obras de infraestructura vial para su acceso.

    En materia turística, el titular del Ejecutivo señaló que, en estos cuatro años, han visitado a la entidad más de seis millones de turistas, lo que significó un crecimiento de 8.9 por ciento, por encima de la media nacional de 6.5 por ciento, además de que una de cada cuatro habitaciones de hotel, se han construido en lo que va de su gobierno, se edificaron 73 hoteles y el sector restaurantero ha crecido 12 por ciento.

    Proyectos a los que se suma la inauguración de la planta más moderna en el mundo de la armadora alemana BMW, que abona al fortalecimiento del clúster automotriz con 233 empresas que, además de la vinculación con el sector educativo por medio del modelo dual.

    Agregó que en la entidad potosina se han apoyado 35 mil proyectos productivos, es decir, 2 mil 500 millones de pesos, lo que se traduce como el estado que más monto colocó para financiamiento de las MIPYMES en el país.

    Además se logró la reducción del gasto, el de operación bajó en términos reales 11 por ciento, entre 2015 y 2018, de la mano se dio el crecimiento de la inversión, el monto asignado a obra pública se incrementó 101 por ciento; al pasar de 1,935 millones de pesos en 2015, a 3,897 millones en 2018, y la disminución de pasivos.

    Se dio forma al Sistema Estatal Anticorrupción, que incluyó la creación de la Fiscalía Anticorrupción. Habrá que recordar que este Gobierno Estatal es el más auditado en la historia, ya que el monto fiscalizado sobre el gasto ejercido pasó de 55 por ciento en 2014, a 105 por ciento en 2017, las observaciones de la Auditoría Superior de la Federación que fueron de 17 por ciento sobre los recursos auditados en 2014, se redujeron a sólo el 0.5 por ciento en el último resultado del órgano fiscalizador

    Entre los principales logros en estos cuatro años, Carreras López destacó el combate a la pobreza con importantes resultados, ya que entre 2014 y 2018, más de 109 mil potosinos superaron la pobreza y más de 50 mil, la pobreza extrema.

    Juan Manuel Carreras recordó el Primer Lugar Nacional en acceso a los servicios de salud, así como en el avance en el Nuevo Hospital Central, que estará en funcionamiento su torre principal al cierre de este año, y a finales del 2020 deberá quedar concluido en su totalidad.

    Con una inversión sin precedentes se ha mejorado o ampliado 7 de cada 10 planteles de educación básica; así como 1 de cada 3 en bachillerato y 2 de cada 3 en educación superior, además de la inversión por 104 millones para crear la Nueva Universidad Tecnológica Metropolitana, que estrenó sus instalaciones en Ciudad Satélite, entró en operación el Centro de Capacitación en robótica del ICAT en un esfuerzo conjunto con empresarios potosinos. Se trata de un centro único en América Latina con 20 brazos robóticos.

    Se puso en marcha el complejo de Seguridad y Acceso a la Justicia, que incluye el nuevo Centro de Control, Comando, Cómputo, Comunicaciones, Inteligencia e Información, el C5-i2, con una inversión de 350 millones de pesos, que permitirá fortalecer el monitoreo de video vigilancia y mejorará la coordinación de esfuerzos en tiempo real con los subcentros ubicados en las 4 regiones del Estado.
    La transformación de la Procuraduría de Justicia en Fiscalía General del Estado, es una de las reformas institucionales más importantes en mucho tiempo para combatir la impunidad y garantizar el acceso a la justicia.

    Los recursos presupuestales autogenerados en esta administración se han logrado mayores ingresos entre 2015 y 2018, sin crear nuevos impuestos, ni aumentar las tasas de los ya existentes, al crecer 27 por ciento en el último año.

    San Luis Potosí va a la “carrera” por el desarrollo y mejor calidad de vida de sus habitantes y ello, en mucho se debe a su gobernador, quien conforma la trípode de los magníficos del PRI, que junto con Quirino Ordaz, de Sinaloa y Alfredo del Mazo, de Edomex, le dan lustre al otrora poderoso partido.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

  25. #850

    Default

    Las mañaneras, dogmas de fe

    Alejo Sánchez Cano

    El presidente López Obrador tiene muy clara la idea de que sus conferencias mañaneras son la piedra angular de la forma tan peculiar que tiene para gobernar, a través de ellas se posiciona diariamente el mensaje que quiere que asimilen sus seguidores, al tiempo de mantener en la agenda pública temas que sirven como distractores o cortinas de humo ante los asuntos escabrosos como la inseguridad, el desempleo, el nulo crecimiento económico, entre otros.

    Para miles de mexicanos la única información que procesan en torno a AMLO son las conferencias mañaneras y, si acaso, alguna actividad presidencial de la que dan cuenta principalmente los medios electrónicos y párenle de contar.

    A López Obrador no le interesa si muchos de sus dichos son falsos, ya que eso no será considerado por sus partidarios, quienes lo que dice el presidente lo toman como verdad absoluta.

    Para sus adeptos, el presidente no miente, no engaña, es incorruptible, honrado y austero y quien ose decir lo contrario, será “condenado a la hoguera”, aunque este sea un familiar.

    La palabra del presidente es un acto de fe que no acepta cuestionamientos.

    Los seguidores de AMLO cuando escuchan alguna noticia o descalificación contra él reaccionan de forma iracunda, ya que ellos creen que son mentiras, fake news o, de plano, los quejosos hablan de ardor porque fueron desplazados del poder.

    Nunca reconocen que existe 'otra' realidad lacerante que lastima a diario a gran número de mexicanos. Solo cuando los toca el efecto del mal gobierno, recapacitan y en un proceso profundo de contrición, aceptan que se equivocaron.

    El dogma presidencial, ese que se pronuncia desde el púlpito de Palacio Nacional, es suficiente para cientos de miles de mexicanos que no quieren contrastar esa información con otros datos, aunque estos sean los duros o, más aún, que sean surgidos de la cruda realidad.

    La piedra angular de AMLO es la propaganda y la comunicación, al igual que ocurrió con Hitler, guardando las proporciones, y por ello las mañaneras se tornan en ese instrumento propagandista que tanto envidiaría Josehp Goebbels, ministro de propaganda del genocida.

    A la propaganda y comunicación, la cooptación de seguidores a través de programas sociales, se suma la revocación de mandato para perpetuarse en el poder, sin embargo, para que esta ecuación funcione se requiere que el punto de equilibrio no se rompa, que es cuando el número de detractores del presidente superen a sus fieles.

    Por ello, AMLO y sus legisladores requieren con urgencia de que se apruebe la revocación de mandato en 2021, ya que de no hacerlo se corre el enorme riesgo de que en 2022, ya no se tenga el apoyo popular.

    De acuerdo a las proyecciones económicas, 2022 será el año de quiebre de la economía mexicana, en donde la crisis pegará a los hogares mexicanos, particularmente en los sectores socioeconómicos más desprotegidos.

    Mientras llega este nefasto año, seguiremos padeciendo las mañaneras, aunque para otros, es la palabra que marca el camino hacia la felicidad.

    Mejor sitio de imágenes: http://postimages.org

Bookmarks

Posting Permissions

  • You may not post new threads
  • You may not post replies
  • You may not post attachments
  • You may not edit your posts
  •