Page 29 of 42 FirstFirst ... 19242526272829303132333439 ... LastLast
Results 841 to 870 of 1258

Thread: COLUMNAS DE "EL FINANCIERO"

  1. #841

    Default

    Desde el Golfo

    Macario Schettino

    El sábado, instalaciones de Saudi Aramco, en Arabia Saudita, fueron atacadas con drones. El resultado fue la destrucción de una capacidad de exportación equivalente a 4 millones de barriles diarios (mbd). Como referencia, es más del doble de lo que produce México, y un poco menos del 5 por ciento del mercado mundial de crudo.

    El ataque ha sido reivindicado por los houtthis, que son un elemento en combate en la guerra civil de Yemen, que lleva ya unos años. Los houtthis tienen apoyo iraní, y todo mundo sospecha que la capacidad de ataque que mostraron es en realidad proveniente de Irán, que usa a esta facción como cobertura para continuar una guerra con Arabia Saudita, que lleva buen rato. Si le busca uno, varios siglos, considerando el enfrentamiento entre Mesopotamia (Babilonia) y los Persas.

    En los últimos meses, Donald Trump había estado construyendo una alianza entre saudíes e israelíes para enfrentar a Irán, y este ataque pone a esa coalición en dificultades. La indecisión de Trump en la relación con Irán no ayuda en nada a que se pueda encontrar alguna salida negociada, pero una respuesta violenta puede no ser tampoco útil. Hay que recordar que Occidente no ha sido capaz de controlar la región desde que se lanzó la segunda guerra del Golfo, en 2003. Aunque derrocaron rápidamente a Saddam Hussein, no lograron estabilizar el país, que más bien se hizo más cercano a Irán. El derrocamiento de Mohammad Khadafi en Libia, poco después, empeoró aún más las cosas (aunque este caso hay que cargárselo a los franceses, y no a los gringos).

    La reducción de la capacidad productiva global de crudo provocó un ajuste de alrededor de 14 por ciento en el precio de referencia, ayer lunes. Es posible que esto se vaya reduciendo paulatinamente, conforme entran más productores de shale en Estados Unidos, que con este precio ya obtienen ganancias, pero en cualquier caso, todo indica que el impacto del ataque en los mercados financieros globales fue mucho menor de lo que se hubiera anticipado. Hay una menor dependencia de petróleo de la que había hace 40 años, cuando el embargo petrolero o la revolución en Irán prácticamente desestabilizaron todo Occidente, y también hay una menor presencia del Golfo Pérsico en el mercado petrolero global.

    Esto no significa que el asunto sea menor. Puede convertirse en un detonador de una situación muy complicada. En el lado financiero, sin llegar a ser algo como la quiebra de Lehman Brothers, ocurrida justo hace 11 años, sí puede mover las expectativas en una dirección negativa. En el lado geopolítico, pone a prueba a Estados Unidos como líder de una coalición inestable en Medio Oriente, y puede terminar mostrando más debilidad de la que el país vecino quisiera revelar.

    Para México, no parece ser una buena cosa. Aunque el mayor precio del crudo implica mayores ingresos para el gobierno, también significa un mayor costo del combustible, que es ahora más importante. Si el gobierno mexicano quiere evitar que ese incremento se refleje en precios, tendrá que sacrificar IEPS, perdiendo con eso la ganancia en ingreso por mayores precios del crudo. Por otra parte, la posibilidad de una desaceleración en Estados Unidos es mala noticia en términos de expectativas de crecimiento para nuestra economía, y si acaso esto llegase a escalar, se puede convertir en un detonador de locuras de Trump en contra de México, como mecanismo de reacción para mantener cerca a su electorado, justo en año electoral.

    Es decir que lo ocurrido en Medio Oriente este fin de semana es algo que deberíamos atender. Puede convertirse en un problema mayor para nosotros.
    (Edición de firma).

  2. #842

    Default

    Herrera, a defender los 'otros datos'

    Confidencial


    Herrera, a defender los 'otros datos'
    4:50

    Confidencial

    ElFinanciero_Mx


    En medio de una fuerte expectativa, los diputados esperan recibir este jueves al titular de Hacienda, Arturo Herrera, para sustentar los “otros datos” del titular del Ejecutivo sobre el desempeño de la economía para el cierre de este año y lo que nos depara para el siguiente. Lo curioso –adelantan– es que los más preocupados son los legisladores de la 4T, pues han advertido que “en serio no hay fondos” con qué atender el reparto que se hizo en el Presupuesto 2020. Mientras, la oposición no cree en la meta de crecimiento de 2.5 o mínimo 2%. Pondrán a prueba al nuevo secretario, advierten.
    (Edición de firma).

  3. #843

    Default

    Víctimas, olvidadas por AMLO

    Por Alejo Sánchez Cano.

    El gobierno de la 4T está más con los delincuentes que con las víctimas, ahora lo ratifica con la Ley de Amnistía que mandó el presidente López Obrador a la Cámara de diputados y que independientemente de que se otorgue la libertad a personas presas por ciertos actos delictivos de menor impacto, lo cierto es que la ciudadanía está en un estado de indefensión ante el hampa y ahora muchos de esos malosos, ya con el curso de alta escuela que tomaron en los reclusorios, estarán en la calle haciendo de las suyas.

    Los mensajes que se mandan desde el púlpito de Palacio Nacional en torno a los grandes capos de la droga, son de benevolencia y de misericordia, si acaso AMLO solo ha hecho alguna referencia a la “mamacita” de los malosos o un fúchila o un guácala, pero de eso no pasa.

    En cambio, hay muy pocas menciones, ya no digamos acciones del titular del Ejecutivo Federal en torno a las víctimas, por ejemplo, en la masacre ocurrida en Coatzacoalcos en donde murieron 31 personas, solo las mencionó de refilón para volver a proteger al incapaz gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García.

    Cuando era presidente electo, Obrador, en un evento realizado hace un año precisamente, se comprometió a pedir perdón a las víctimas; “Habrá justicia” dijo a familiares de desaparecidos, sin embargo, pasan los meses y solo aumentan los índices delincuenciales y el perdón a los criminales.

    La ley de Amnistía beneficiará a jóvenes relacionados con delitos contra la salud, ya sea porque son consumidores acusados de narcomenudeo, asimismo, a mujeres criminalizadas por realizarse un aborto y los médicos o parteras que participaron; a personas indígenas que no tuvieron oportunidad de una adecuada defensa, y a presos políticos o de conciencia, acusado por delitos inverosímiles.

    La liberación procederá bajo ciertas condiciones: que no se trate de reincidentes; que su sentencia no sea por homicidio, lesiones o secuestro; que no hayan utilizado armas de fuego o que no se trate de delitos graves relacionados en el artículo 19 Constitucional.

    Dice el diputado Mario Delgado que en el marco del 209 aniversario del Grito de Independencia, el Presidente de la República presenta la Ley de Amnistía, como expresión concreta del compromiso de aliviar las injusticias que padece el pueblo de México. Si tanto preocupan las injusticias que padecen los mexicanos, por qué no se aplican, verbigracia, en que fluya el presupuesto al sector salud o a incorporar a los más pobres del país a programas productivos y no a los programas político-electorales de AMLO que solo, en el mejor de los casos, los mantendrán sumergidos a ellos y sus próximas generaciones en la miseria para siempre.

    Las cárceles en México están atestadas de inocentes que en la mayoría de los casos no tuvieron para dar el cohecho respectivo, ojalá que a estos les beneficie la amnistía y no a desalmados, aunque el punto toral y de fondo es el apoyo a las víctimas, tanto en que se les haga justicia, como en la reparación del daño, aunque este sea para encontrar a su difuntito.

    (Edición de firma).

  4. #844

    Default

    Rompecabezas

    Por Sánchez Suzarrey

    Pieza por pieza.

    • Tabasco. Un grupo de ciudadanos, vecinos de la comarca del primer mandatario, lo abordan y le piden protección contra la violencia. López Obrador responde que el Ejército no está para reprimir al pueblo. Un filisteo revira: ¡pero son narcos! AMLO responde: también son seres humanos, también son pueblo.

    • El Presidente de la República, en Tamaulipas, decide dar, por fin, un manotazo: guácala, fuchi, al carajo el narco, exclama, y conmina a los delincuentes a que piensen en sus mamacitas. Termina con un exhorto: ¡Pórtense bien!

    • El Congreso aprueba la Ley de Extinción de Dominio. Lo hizo de manera exprés. En teoría va contra los delincuentes. En la práctica, atenta contra ciudadanos honrados que puedan verse ‘involucrados’ en un acto delictivo por haber rentado de buena fe una casa o un local comercial. La ley los obliga a probar que no sabían del ilícito que se cometía en su propiedad, pero, mientras son peras o manzanas, el Estado puede confiscar y vender sus bienes.

    • A Manuel Bartlett se le encuentran 23 propiedades que suman más de 800 millones de pesos. Si no puede demostrar que las obtuvo de manera lícita deberían estar sujetas a la Ley de Extinción de Dominio. Pero, en lugar de investigar a fondo, el Presidente lo exculpa públicamente porque se trata de un ardid de los conservadores.

    • La Guardia Nacional, recién sacada del horno, se emplea para perseguir a los migrantes. Es parte del acuerdo que se negoció con Trump y Pompeo.

    • Pero, al mismo tiempo, soldados, marinos y guardias son insultados, golpeados y humillados por el ‘pueblo bueno’, que está aprendiendo, día a día, que nadie ni nada está por encima de sus reclamos o veleidades.

    • Los habitantes de Tepalcatepec, según la crónica de El País, han vuelto a tomar las armas para defenderse de las embestidas del crimen organizado. Las órdenes del Ejército son muy precisas: no deben involucrarse ni intervenir. Su labor se reduce a presentarse y levantar un informe de los saldos de los enfrentamientos.

    • El Presidente de la República recibe un reconocimiento público de un cártel que lo considera un hombre bueno y honrado. Antes de eso, AMLO expresó su conmiseración por la sentencia que recibió El Chapo en Estados Unidos.

    • El Congreso de la Unión aprueba la ley que tipifica la evasión fiscal como un delito de crimen organizado, que atenta contra la seguridad nacional, por lo que conlleva prisión, y pone a todos los ciudadanos –que están registrados y pagan impuestos– bajo la Ley de Extinción de Dominio y la supresión de la libertad.

    • Los ingresos fiscales han caído fuertemente como consecuencia de la falta de inversión y crecimiento. No hay misterio. A menor actividad económica, menor recaudación. De ahí la estrategia de terrorismo fiscal contra los causantes cautivos. Pero la atonía es provocada por el propio gobierno.

    • AMLO cancela el NAIM, con una pérdida estimada en 270 mil millones de pesos. Plantea construir una refinería y el Tren Maya, que son inviables financieramente y, por si fuera poco, le entrega la educación superior al SNTE y la CNTE, que engullirán y dilapidarán decenas de miles de millones de pesos.

    • Los caprichos han obligado al gobierno de la República a efectuar recortes en todas las áreas, incluido el sector salud. Los efectos han sido dramáticos y escandalosos. Muertes e imposibilidad de dar servicio. Y no, no es propaganda de la reacción, es una realidad.

    • AMLO prometió, en su campaña, que el pago de impuestos se simplificaría, que las auditorías serían por sorteo, y que incluso la revisión de los inspectores desaparecería. Palabras que se llevó el viento.

    Estas son las piezas del rompecabezas ya montadas. Los cárteles y los grandes capos no serán tocados ni intimidados. Así que por ese lado todo bien: abrazos, no balazos.

    Los que tienen que preocuparse de no caer en la cárcel y que su patrimonio no les sea confiscado arbitrariamente son los ciudadanos. Muchos de ellos, con seguridad, votaron por AMLO; otros no, pero todos son ahora considerados como una amenaza potencial a la seguridad nacional.

    Y como cereza, la máxima juarista: “a los amigos, gracia; a los enemigos, la ley a secas”.

    Tiempos y vientos de la 4T, en apenas nueve meses. Lo que viene no será mejor.

    PS. Cierro hoy este ciclo. Le agradezco a Enrique Quintana haberme invitado a colaborar y los años en que me publicaron sin cortapisa alguna. Hasta pronto.

    (Edición de firma).

  5. #845

    Default

    La IP se hace chiquita ante el gobierno

    Por Pablo Hiriart.

    Morena quiere votar antes del 20 de octubre en la Cámara de Diputados la ley que equipara a la evasión fiscal con crimen organizado, y los dirigentes empresariales no quieren ver en su justa dimensión la gravedad del caso.

    Callan por miedo o por una ilusa prudencia, pues cuando quieran protestar será demasiado tarde.

    Esa ley no es sólo contra la evasión, sino contra la libertad y la iniciativa privada.

    Con habilidad retórica y ayuda de medios de comunicación, el gobierno quiere hacer pasar esa ley como un freno “a las factureras”, es decir, contra los fabricantes de facturas apócrifas que permiten deducir impuestos.

    No es así. Eso es la fachada. Y los líderes empresariales lo saben y callan.

    Al poner evasión fiscal en la misma canasta de delitos graves como narcotráfico, huachicol y crimen organizado, la sospecha o denuncia de fraude al fisco con dolo por 7.5 millones de pesos hacia arriba será cárcel automática, antes de iniciarse el juicio.

    Y de acuerdo con la nueva Ley de Extinción de Dominio, los bienes de los acusados por delitos graves podrán ser incautados y rematados por el gobierno antes de que concluya el juicio.

    Es un atropello monumental meter a la cárcel a un empresario por la sola sospecha de evadir al fisco, o por una denuncia de un tercero.

    Peor aún es que le quiten los bienes sin importar su procedencia lícita, y se los rematen antes de ser declarado culpable.

    Si resulta inocente no le devuelven sus propiedades, sino un monto similar al valor comercial de lo que le remataron.

    “Pero es que esa casa no la quería vender porque es herencia de mi abuelo a mi padre y de él a mí y yo se las quiero dejar a mis hijos”, podrá alegar el despojado al ser declarado inocente.

    No hay vuelta de hoja. Los bienes se vendieron y confórmese con los tres pesos que le da el gobierno por la casa familiar.

    Esa monstruosidad ya se votó en la Cámara de Senadores, con el voto en contra de PAN y PRI, y esta semana se discutirá y votará en Diputados.

    Después no habrá derecho al pataleo.

    Los dirigentes empresariales más destacados han guardado un inexplicable silencio, teniendo la fuerza para frenarla.

    No se trata de romper lanzas contra el gobierno y declararle la guerra, sino de hacer valer el peso que en toda sociedad democrática tiene el sector productivo.

    En el Presupuesto para el próximo año viene una drástica caída de la inversión del gobierno, de entre -5.4 y -5.9 por ciento.

    Lo anterior quiere decir que las expectativas de crecimiento económico estarán basadas en lo que haga el sector privado.

    ¿No es esa una herramienta poderosa para exigir garantías básicas?

    Por ejemplo, no ser tratados como delincuentes, encarcelados con prisión oficiosa y despojados de sus propiedades por la sospecha de un empleado del gobierno de Morena, y no por el fallo de un juez.

    Le están pidiendo todo y la IP no pide nada a cambio. Ni en defensa propia. Ni respeto.

    Esos pasos de tiranía deben frenarse ahora. Después no se va a poder.

    Los dirigentes empresariales, ¿no van a defender la presunción de inocencia cuando está a unos días de abolirse en la Cámara de Diputados?

    ¿No van a defender la propiedad privada?

    ¿Qué clase de líderes empresariales son?

    Muy bien que se reúnan catorce o quince veces con el Presidente y salgan felices.

    Así son todos los presidentes y esa es su chamba: agradar y hacer sentirse bien a su interlocutor en corto. Por eso llegaron donde llegaron.

    Pero de ahí a creerles lo que dicen es otra cosa.

    Luego vienen los filtros: los secretarios de Estado, los grupos a su alrededor, los equilibrios de fuerza dentro del conglomerado gobernante, la ideología, la almohada, el olvido porque hay otras prioridades, etcétera.

    Alfonso Romo y los dirigentes empresariales salen orondos después de cada café con el Presidente, y anuncian que sí va el aeropuerto de Texcoco, que regresan las rondas petroleras, que la CNTE no tendrá injerencia en las plazas de maestros, que seguirá la evaluación docente...

    Puro cuento.

    Las palmaditas en el hombro o una anécdota simpática les hace olvidar con quién están tratando.

    La realidad está en los hechos. Ahí, en el Congreso, por ejemplo.

    Los van a meter a la cárcel por sospecha de fraude fiscal, si no se alinean con el gobierno o se les ocurre apoyar a la oposición.

    También les quitarán los bienes a quienes caigan en desgracia política, aunque sean inocentes.

    Y no será ilegal, porque lo van a aprobar los diputados, como ya lo hicieron los senadores.

    Estarán los votos en contra de PAN-PRI-MC y PRD, pero el sector privado no habrá dicho ni pío.

    Sus dirigentes volverán a Palacio Nacional donde recibirán las seguridades de que la ley no se aplicará arbitrariamente.

    Más café, y saldrán convencidos de que tienen de su lado a López Obrador.

    Pobres de ellos.

    Pobres de sus agremiados.

    Qué tristeza por el país.
    (Edición de firma).

  6. #846

    Default

    El asesinato de Garza Sada (I)

    Por Raymundo Riva Palacio.

    En la política todo está vinculado, hasta lo que no está. Soslayarlo puede reabrir las heridas y dividir. Esto sucedió la semana pasada, donde la conmemoración luctuosa por el asesinato de don Eugenio Garza Sada, un empresario ejemplar que le dio fuerza moral y dirección a los industriales en Monterrey, la acompañó Pedro Salmerón, hasta ese momento director del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México, con un mensaje en Facebook donde elogió a Garza Sada y explicó el contexto social y político de aquellos años de febril actividad guerrillera, llamando a sus asesinos “jóvenes valientes”. Esas palabras, sacadas de contexto pero desafortunadas al no tomar en cuenta el entorno polarizado e irracional que se vive, desataron una polémica encendida.

    El asesinato de Garza Sada no enorgullece a la izquierda, aunque en ella se refugió Salmerón para ocultar su poco tacto político y fugarse hacia delante, al decir que era la extrema derecha fascista quien lo atacaba. Salida fácil y hueca, como las que hoy abundan. Este tema no está resuelto. María de los Ángeles Magdaleno, recordó en un ensayo en el número 99 del Boletín de Investigaciones Históricas de la UNAM en la primavera de 2014, que el Partido Comunista había calificado a la Liga Comunista 23 de Septiembre, la de los “jóvenes valientes” que asesinaron a Garza Sada, como “un grupo manejado por la ultraderecha, sin ninguna ideología revolucionaria”, lo que de otra forma documentó el periodista Jorge Fernández Menéndez en 2006 con su libro Nadie supo nada, donde demuestra que el gobierno del presidente Luis Echeverría supo con bastante tiempo de antelación que se planeaba el secuestro del empresario –tenía un informante, Leonel, en la célula que lo planeó–, sin que hiciera nada por impedirlo.

    El asesinato de Garza Sada está profusamente documentado en los expedientes de la extinta Dirección Federal de Seguridad en el Archivo General de la Nación. Está también la génesis de la Liga Comunista 23 de Septiembre, su desarrollo, sus planes y sus fracasos. En el expediente 11-235-74 H250 L-11 figuran las declaraciones de Ignacio Arturo Salas Obregón, primer líder de esa guerrilla. La LC23S se fundó el 15 de marzo de 1973 en la casa del dirigente del Frente Estudiantil Revolucionario, Fernando Salinas Mora, El Richard, en Guadalajara, y según la declaraciones de Salas Obregón, “desde la primera reunión se planteó la necesidad de efectuar el secuestro de alguna persona importante para obtener una fuerte cantidad de dinero y la liberación de compañeros presos en diferentes cárceles”. Posteriormente se determinó que la víctima sería Garza Sada, haciendo a un lado otra víctima potencia, Eugenio Garza Lagüera.

    No parece fortuito que hayan pensado en un empresario de Nuevo León. Salas Obregón estudió en Monterrey y, paradójicamente había estado en un instituto que recibía apoyo financiero de quien fue víctima. Ahí conoció a Raúl Ramos Zavala, quien tenía la idea de unificar a todos los grupos armados, objetivo que no vio porque fue abatido en un enfrentamiento en 1972, pero que lo introdujo con quien sería uno de los jefes de la célula que realizó el atentado. Salas Obregón declaró que “asesoró y supervisó” los planes del secuestro, pero admitió que su ejecución recayó en los responsables del Comité Coordinador Zonal, Jesús Piedra Ibarra –hijo de doña Rosario Ibarra de Piedra–, José Ángel García Martínez, y Javier Martínez Torres, quien ejecutó al chofer y al ayudante de don Eugenio cuando defendieron al empresario, y que también murió en el atentado. Los otros autores materiales del asesinato, según el Expediente 11-235 L-31 H 240-254, fueron Anselmo Herrera Chávez, que murió durante el ataque; Elías Orozco Salazar, que fue procesado en Monterrey; Edmundo Medina Flores, e Hilario Juárez García, que escaparon. Salas Obregón y Piedra Ibarra fueron detenidos más adelante por la DFS, y desde entonces están desaparecidos.

    De acuerdo con Salas Obregón, interrogado por la DFS, se iba a pedir como rescate de Garza Sada la liberación de todos los presos que pertenecían a la LC23S, que se les proporcionara un avión para salir de México, y cinco millones de pesos en dólares, que acompañarían con la exigencia de la publicación de las bases fundamentales de la guerrilla, un llamamiento a obreros, campesinos y estudiantes, así como una huelga general. Eso no sucedió, como tampoco tendrían éxito final en su objetivo de cambiar el régimen por las armas. Como escribió Magdaleno en su ensayo, “los militantes de la LC23S y otros grupos, integraron una guerrilla que retó militarmente al Estado y éste casi los aniquila”.

    El Estado lo encabezaba el presidente Echeverría, quien de acuerdo con el Expediente 11-219-972 de la DFS, consintió el asesinato. Al día siguiente del atentado, los empresarios del Grupo Monterrey publicaron un desplegado en el periódico local Tribuna, donde preguntaban: “¿Hacia dónde nos llevan nuestros políticos demagogos que cada vez vociferan y alardean de los sistemas comunistas? ¿Por qué aguantarnos asaltos, robos, asesinatos y terrorismo?”. Los empresarios tildaban de “populista” a Echeverría y el presidente los veía como sus enemigos. Doscientas mil personas acudieron al funeral, y ahí, en su cara, le gritaron “asesino”. Rogelio Garza Zambrano, sobrino de don Eugenio, político y empresario, dijo años después: “Echeverría no jaló el gatillo, pero ese crimen fue fruto de su retórica seudorevolucionaria”.

    Los abusos fueron de las dos partes. La guerrilla, cuyas tácticas produjeron más secuestros y asesinatos, y el gobierno, que desató una feroz guerra sucia contra las guerrillas, donde murieron decenas, quizá cientos de ellos, pero también arrasaron con personas inocentes. Ese capítulo no ha sido cerrado políticamente, y el tropiezo de Salmerón abrió involuntariamente la oportunidad que, lamentablemente, el presidente Andrés Manuel López Obrador, no aprovechó. De ello hablaremos mañana.
    (Edición de firma).

  7. #847

    Default

    Productividad inexistente

    Macario Schettino

    En el intento de entender mejor lo que ocurre con la economía nacional, me puse a comparar el empleo formal (es decir, afiliados al IMSS) con la actividad económica por sector. Puesto que no son exactamente las mismas definiciones para el IMSS y para Inegi, considere usted los datos que comentaré a continuación como indicadores aproximados. De hecho, aunque tienen un comportamiento parecido con el cálculo de productividad que hace Inegi, no son idénticos. Sin embargo, se puede tener una idea para nueve sectores (los que existían hace 20 años), que es un poco mejor que tenerlo sólo para primario, secundario y terciario.

    Los resultados son aterradores. En lo que va del siglo (18 años y medio), hemos tenido un incremento de productividad general tan sólo en cuatro ocasiones (2002-2004 y 2010). En todos los demás años, incluyendo el actual, es mayor el incremento en empleo que en producción, o lo que es lo mismo, hay más personas ocupadas por unidad producida. En breve, somos menos productivos. El sector con mejor desempeño es el de electricidad, gas y agua, en el que sólo en cuatro ocasiones hay una caída en productividad. Es muy importante en esto el cierre de Luz y Fuerza del Centro, que eliminó 30 mil empleados con productividad cero o negativa (aunque muy democráticos).

    Fuera de ese rubro, los otros ocho tienen al menos 10 años (de los 19) con caída en productividad. Incluso en manufacturas, desde 2010 no hemos tenido un año positivo. El otro que mejora con alguna frecuencia es Comunicaciones y Transportes, con nueve años de avance, pero en los últimos tres no ha sido así. En este 2019, con el estancamiento económico, no es sorpresa que todos los sectores caigan en productividad, aunque nada más estamos utilizando dos trimestres (que son los publicados). Si consideramos el año entero (del segundo de 2018 al segundo de 2019), dos rubros logran tener un pequeño incremento en productividad: electricidad, gas y agua, y comercio.

    Los dos sectores con mayores caídas en productividad son el de industria extractiva (por la caída en producción de petróleo, que no se ha acompañado de una igual caída en plazas en Pemex) y el de servicios sociales y comunales, que es esencialmente gobierno, educación y salud. Ahí el incremento en empleo también supera el crecimiento de la producción: cada año es menos eficiente.

    Reitero que este cálculo aproximado no es comparable con el que Inegi realiza, que es mucho más cuidadoso, pero utilizando otras cifras, tanto de producción como de empleo. En el periodo que puedo comparar (2005 a la fecha), Inegi estima un crecimiento en productividad laboral de cerca de 1.5 por ciento por encima del cálculo aquí presentado. Es decir, de 2005 a 2018 Inegi encuentra un incremento anual promedio de 0.3 por ciento, mientras mi cálculo es de -1.2 por ciento.

    En esos 18 años, según mis números, sólo tres rubros no tienen una caída: Electricidad, gas y agua (3.9 por ciento), Manufacturas (0 por ciento), y Comunicaciones y Transportes (0.4 por ciento). Considerando los dos primeros trimestres de 2019, el primero cae a 3.5 por ciento, Manufacturas se vuelve negativo, y Comunicaciones y Transportes casi llega a cero.

    Este comportamiento no es atribuible al gobierno actual, aunque éste pueda haber acelerado la caída. Durante dos décadas, el crecimiento en empleo ha superado el crecimiento en producción prácticamente en todos los sectores. Esto, a pesar de la gran transformación económica de los años noventa. La posposición de las reformas durante todo ese tiempo impidió que el crecimiento del sector exportador pudiera extenderse a otros y a otras regiones. Se sumó a ello un crecimiento poblacional mayor del grupo en edad de trabajar (por reducción de migración). Como sea, este es el problema a resolver, si se quiere tener, de verdad, un país exitoso. Platicamos de esto.
    (Edición de firma).

  8. #848

    Default

    El desplome de la inversión

    Macario Schettino

    La semana pasada, Inegi publicó la información de oferta y demanda agregadas para el segundo trimestre del año. No agrega información en términos del comportamiento de la economía en su conjunto, pero ayuda a entender mejor los diferentes componentes de la demanda. Ya sabíamos, por ejemplo, que el consumo privado crecía, y lo mismo ocurría con el comercio exterior, y también era conocida la caída en inversión y en gasto público. Lo nuevo son los montos.

    Sin embargo, las diferentes metodologías para calcular las variables generan confusión, y esto es especialmente cierto en lo relativo a la inversión. Para ilustrar, permítame utilizar dos periodos en los que tuvimos una contracción importante. Dependiendo de la comparación, puede ocurrir que uno sea peor que el otro, o al revés. Me refiero al primer año de la administración de Peña Nieto y al actual.
    No sé si recuerde, pero a fines de 2011 se publicó una modificación en el método utilizado por Infonavit para la adquisición de vivienda, que alteró por completo el mercado y de hecho quebró a varias vivienderas. Desde septiembre de 2012 hubo una caída en la construcción residencial, acompañada de menor gasto de gobierno (por ser primer año de administración), y el resultado es una caída general de la inversión. El problema es saber de qué tamaño fue.

    Si revisamos el índice de actividad industrial de la construcción (IAI), la caída de septiembre de 2012 a septiembre de 2013 fue de -4.6 por ciento, y a su interior, de -5.3 por ciento en edificación. Si vemos el índice de formación bruta de capital fijo (FBKF), la caída en construcción fue de -8.3 por ciento que corresponde a una caída en inversión total de -7.1 por ciento. Si vemos los datos de oferta y demanda agregadas, la caída en inversión fue de -7.3 por ciento en la parte privada, pero nada más de -1.9 por ciento si consideramos toda la inversión, incluyendo la variación de existencias (es decir, inventarios).

    Haciendo la misma comparación ahora, entre junio de 2018 y junio de 2019, la caída en construcción, según el IAI, fue de -6.3 por ciento, pero en el índice de FBKF es de sólo -4.5 por ciento, que corresponde a una contracción en la inversión total de -7.4 por ciento. Pero cuando nos vamos a oferta y demanda, la caída ya nada más es de -5.2 por ciento, que casi no varía al considerar inventarios (-5.4 por ciento).

    Es decir: si comparamos la caída en inversión de 2012-2013 con la de 2018-2019, utilizando los datos de oferta y demanda, son muy similares, e incluso un poco peor la primera. Si incluimos en esa comparación la variación de inventarios, la actual es notoriamente peor. Pero si la comparación se realiza con el índice de formación bruta de capital, o con el de actividad industrial, no hay duda alguna de que lo que ocurre hoy es más serio.

    Hay muchas razones por las cuales puede haber discrepancias en las series, pero convendría que Inegi produjese un documento explicando este tema. No encuentra uno este tipo de diferencias en otros renglones.

    Más allá de eso, el nivel actual de inversión en el país es sumamente bajo. Sólo en las recesiones de 1995 y 2001-2003 tuvimos peores números. En ambas, las recuperaciones fueron producto de jalones del mercado exterior, y tardaron cinco años en regresarnos a un nivel razonable (22-23 por ciento del PIB). Incluso en la recesión de 2009 la caída no fue seria, y en menos de dos años regresamos al nivel previo.

    Hoy, sin embargo, no hay señal alguna de cómo regresar. Peor aún, el dato de actividad industrial de julio fue mucho peor al de junio. Sí hay un desplome en inversión, y no hay decisión para enfrentarlo.
    (Edición de firma).

  9. #849

    Default

    San Luis Potosí a las “carreras”

    Alejo Sánchez Cano

    Ya son cuatro los Informes que presenta Juan Manuel Carreras, gobernador de San Luis Potosí y los avances son tangibles en esta entidad ya que es la 6ª economía más dinámica del país, con 70 mil nuevos empleos y con un crecimiento promedio anual del 4.6 por ciento del PIB.

    Carreras López es un negociador por excelencia y ello ha permitido tender puentes de entendimiento con todas las fuerzas políticas de la entidad, en su administración se ha reconocido la pluralidad de los distintos actores políticos y sociales, además de que se ha privilegiado el diálogo, los espacios de acuerdo y la voluntad de colaboración.

    Durante su mensaje, indicó que el salario base de cotización al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), se ha incrementado en 35 por ciento con relación al 2015, aunado a que, en estos cuatro años, se ha promovido la inversión privada por 130 mil 750 millones de pesos, 37 por ciento mayor a la registrada en los seis años anteriores.

    Con una inversión de 400 millones de pesos realizada por OMA, se entregó la nueva y moderna terminal del Aeropuerto Internacional Ponciano Arriaga en la Capital, esta cifra alcanzó los 627 mil pasajeros, un crecimiento del 140 por ciento; así como del proyecto aeroportuario de la Huasteca, que implicará una inversión superior a los mil millones de pesos entre la ampliación de la pista, la modernización de la terminal y las obras de infraestructura vial para su acceso.

    En materia turística, el titular del Ejecutivo señaló que, en estos cuatro años, han visitado a la entidad más de seis millones de turistas, lo que significó un crecimiento de 8.9 por ciento, por encima de la media nacional de 6.5 por ciento, además de que una de cada cuatro habitaciones de hotel, se han construido en lo que va de su gobierno, se edificaron 73 hoteles y el sector restaurantero ha crecido 12 por ciento.

    Proyectos a los que se suma la inauguración de la planta más moderna en el mundo de la armadora alemana BMW, que abona al fortalecimiento del clúster automotriz con 233 empresas que, además de la vinculación con el sector educativo por medio del modelo dual.

    Agregó que en la entidad potosina se han apoyado 35 mil proyectos productivos, es decir, 2 mil 500 millones de pesos, lo que se traduce como el estado que más monto colocó para financiamiento de las MIPYMES en el país.

    Además se logró la reducción del gasto, el de operación bajó en términos reales 11 por ciento, entre 2015 y 2018, de la mano se dio el crecimiento de la inversión, el monto asignado a obra pública se incrementó 101 por ciento; al pasar de 1,935 millones de pesos en 2015, a 3,897 millones en 2018, y la disminución de pasivos.

    Se dio forma al Sistema Estatal Anticorrupción, que incluyó la creación de la Fiscalía Anticorrupción. Habrá que recordar que este Gobierno Estatal es el más auditado en la historia, ya que el monto fiscalizado sobre el gasto ejercido pasó de 55 por ciento en 2014, a 105 por ciento en 2017, las observaciones de la Auditoría Superior de la Federación que fueron de 17 por ciento sobre los recursos auditados en 2014, se redujeron a sólo el 0.5 por ciento en el último resultado del órgano fiscalizador

    Entre los principales logros en estos cuatro años, Carreras López destacó el combate a la pobreza con importantes resultados, ya que entre 2014 y 2018, más de 109 mil potosinos superaron la pobreza y más de 50 mil, la pobreza extrema.

    Juan Manuel Carreras recordó el Primer Lugar Nacional en acceso a los servicios de salud, así como en el avance en el Nuevo Hospital Central, que estará en funcionamiento su torre principal al cierre de este año, y a finales del 2020 deberá quedar concluido en su totalidad.

    Con una inversión sin precedentes se ha mejorado o ampliado 7 de cada 10 planteles de educación básica; así como 1 de cada 3 en bachillerato y 2 de cada 3 en educación superior, además de la inversión por 104 millones para crear la Nueva Universidad Tecnológica Metropolitana, que estrenó sus instalaciones en Ciudad Satélite, entró en operación el Centro de Capacitación en robótica del ICAT en un esfuerzo conjunto con empresarios potosinos. Se trata de un centro único en América Latina con 20 brazos robóticos.

    Se puso en marcha el complejo de Seguridad y Acceso a la Justicia, que incluye el nuevo Centro de Control, Comando, Cómputo, Comunicaciones, Inteligencia e Información, el C5-i2, con una inversión de 350 millones de pesos, que permitirá fortalecer el monitoreo de video vigilancia y mejorará la coordinación de esfuerzos en tiempo real con los subcentros ubicados en las 4 regiones del Estado.
    La transformación de la Procuraduría de Justicia en Fiscalía General del Estado, es una de las reformas institucionales más importantes en mucho tiempo para combatir la impunidad y garantizar el acceso a la justicia.

    Los recursos presupuestales autogenerados en esta administración se han logrado mayores ingresos entre 2015 y 2018, sin crear nuevos impuestos, ni aumentar las tasas de los ya existentes, al crecer 27 por ciento en el último año.

    San Luis Potosí va a la “carrera” por el desarrollo y mejor calidad de vida de sus habitantes y ello, en mucho se debe a su gobernador, quien conforma la trípode de los magníficos del PRI, que junto con Quirino Ordaz, de Sinaloa y Alfredo del Mazo, de Edomex, le dan lustre al otrora poderoso partido.
    (Edición de firma).

  10. #850

    Default

    Las mañaneras, dogmas de fe

    Alejo Sánchez Cano

    El presidente López Obrador tiene muy clara la idea de que sus conferencias mañaneras son la piedra angular de la forma tan peculiar que tiene para gobernar, a través de ellas se posiciona diariamente el mensaje que quiere que asimilen sus seguidores, al tiempo de mantener en la agenda pública temas que sirven como distractores o cortinas de humo ante los asuntos escabrosos como la inseguridad, el desempleo, el nulo crecimiento económico, entre otros.

    Para miles de mexicanos la única información que procesan en torno a AMLO son las conferencias mañaneras y, si acaso, alguna actividad presidencial de la que dan cuenta principalmente los medios electrónicos y párenle de contar.

    A López Obrador no le interesa si muchos de sus dichos son falsos, ya que eso no será considerado por sus partidarios, quienes lo que dice el presidente lo toman como verdad absoluta.

    Para sus adeptos, el presidente no miente, no engaña, es incorruptible, honrado y austero y quien ose decir lo contrario, será “condenado a la hoguera”, aunque este sea un familiar.

    La palabra del presidente es un acto de fe que no acepta cuestionamientos.

    Los seguidores de AMLO cuando escuchan alguna noticia o descalificación contra él reaccionan de forma iracunda, ya que ellos creen que son mentiras, fake news o, de plano, los quejosos hablan de ardor porque fueron desplazados del poder.

    Nunca reconocen que existe 'otra' realidad lacerante que lastima a diario a gran número de mexicanos. Solo cuando los toca el efecto del mal gobierno, recapacitan y en un proceso profundo de contrición, aceptan que se equivocaron.

    El dogma presidencial, ese que se pronuncia desde el púlpito de Palacio Nacional, es suficiente para cientos de miles de mexicanos que no quieren contrastar esa información con otros datos, aunque estos sean los duros o, más aún, que sean surgidos de la cruda realidad.

    La piedra angular de AMLO es la propaganda y la comunicación, al igual que ocurrió con Hitler, guardando las proporciones, y por ello las mañaneras se tornan en ese instrumento propagandista que tanto envidiaría Josehp Goebbels, ministro de propaganda del genocida.

    A la propaganda y comunicación, la cooptación de seguidores a través de programas sociales, se suma la revocación de mandato para perpetuarse en el poder, sin embargo, para que esta ecuación funcione se requiere que el punto de equilibrio no se rompa, que es cuando el número de detractores del presidente superen a sus fieles.

    Por ello, AMLO y sus legisladores requieren con urgencia de que se apruebe la revocación de mandato en 2021, ya que de no hacerlo se corre el enorme riesgo de que en 2022, ya no se tenga el apoyo popular.

    De acuerdo a las proyecciones económicas, 2022 será el año de quiebre de la economía mexicana, en donde la crisis pegará a los hogares mexicanos, particularmente en los sectores socioeconómicos más desprotegidos.

    Mientras llega este nefasto año, seguiremos padeciendo las mañaneras, aunque para otros, es la palabra que marca el camino hacia la felicidad.
    (Edición de firma).

  11. #851

    Default

    La economía política de la felicidad

    Otto Granados

    Presidente del Consejo Asesor de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura

    A pesar de que el examen de temas complejos se diluye frecuentemente en la espesa lava de las noticias del día, la discusión sobre la relación entre felicidad, economía y política no es menor, y tanto en el ámbito académico como en el público se ha producido, desde hace al menos década y media, una mayor aproximación para comprenderla.

    Recuérdese, por ejemplo, el trabajo pionero de Richard Layard, de la London School of Economics, Happiness. Lessons of a new science (2005), que exploró los vínculos entre las ciencias sociales, la filosofía moral y la felicidad de las personas, y luego vinieron los de Bruno S. Frey, de la Universidad de Zurich, Happiness. A revolution in economics (2008), y que por cierto fue el enfoque con que el INEGI empezó a trabajar el tema, y de Derek Bok, de Harvard, The politics of happiness. What government can learn from the new research on well-being (2010). Sólo después la OCDE y el propio INEGI decidieron entrar a ese campo de investigación. ¿Por qué?

    Entre otras razones porque, como sugería Jeremy Bentham hace siglos, si toda decisión gubernamental debe evaluarse por su impacto sobre la felicidad de la sociedad, entonces variables como el empleo, el crecimiento económico, la seguridad pública o los derechos humanos no son sólo un fin en sí mismas sino que su contribución depende de cuánto elevaron en la población la sensación de felicidad, definida como sentirse bien, disfrutar de la vida y creer que ésta es buena. En general, los estudios muestran que el incremento en esa sensación influye positivamente sobre la salud, la productividad laboral o la creatividad, las cuáles, a su vez, mejoran los estados de ánimo y la cohesión social, al menos hasta que los países alcanzan cierto nivel de ingresos. Es en este punto en el que dichas políticas deben dirigirse hacia otros objetivos más complejos –por ejemplo la confianza interpersonal, la vida comunitaria y los referentes morales, cosas que suelen ser mucho más importantes que el mero hecho de ganar más dinero–, pero eficaces para que los ciudadanos se sientan mejor.

    La segunda cuestión tiene que ver con la economía: ¿qué relación hay entre las ciencias económicas y el grado de felicidad individual? ¿Cómo impactan las políticas públicas los niveles de satisfacción de las sociedades? ¿Son suficientes el crecimiento de la economía y del ingreso per cápita para asegurar que cuando las personas son más ricas, son también más felices? La literatura especializada sugiere que a medida que el conocimiento crece, parece claro que contra lo que supone el pensamiento convencional la aplicación de determinadas políticas públicas puede tener una influencia decisiva en la noción de felicidad que experimentan las sociedades. Por ejemplo, diversos estudios explican, utilizando un variado instrumental metodológico, cómo y por qué, a pesar de la mejoría en los ingresos en la mayor parte de los países desarrollados, durante los últimos 50 años el nivel de felicidad no ha crecido en idéntica proporción. Para empezar se recurre, como dije antes, a una definición sencilla de felicidad y se correlacionan los sentimientos de satisfacción con la variedad de actividades humanas diarias –desde el sexo, la socialización y la siesta, hasta el traslado al trabajo o el cuidado de los niños– para concluir que el simple aumento de los ingresos es condición necesaria, pero no suficiente, para una mayor felicidad. Es decir, el contexto social, tener más o menos satisfactores que los demás o la vida en comunidad también importan.

    De hecho, algunos hallazgos son reveladores. En Estados Unidos, Japón o Europa occidental, sus ciudadanos son más ricos, trabajan menos, viven y viajan más, son más saludables y gozan de vacaciones más largas, pero no son mucho más felices que hace medio siglo e incluso el porcentaje de la gente que dice ser “muy feliz” se redujo en los últimos 30 años en EU, mientras que el ingreso personal aumentó más del doble. Hay cierta evidencia de que, rebasando un ingreso de 15 mil dólares anuales, los niveles de felicidad que se alcanzan parecen ser ya independientes de las percepciones económicas, lo que conduce a que otros factores centrales –libertad, seguridad, salud mental, etc.– ocupen un lugar más relevante que el salario.

    Además, ciertos elementos culturales arraigados –el gregarismo familiar, la creencia en Dios o el temperamento– probablemente expliquen por qué algunos países con bajo ingreso personal muestran tasas altas de felicidad. Según el World Happiness Report 2018, que diseñó el propio Layard, México registra niveles de felicidad casi tan altos como Francia o Gran Bretaña a pesar de que estos países tienen ingresos más de cuatro veces mayores que los del mexicano promedio; y de los diez países que lideran ese informe, todos, excepto uno, registran pérdidas en sus puntajes de la última década.

    La tercera conclusión es que la percepción de felicidad derivada de tener un patrimonio depende más de la comparación con el de otras personas que con la cuantía del propio. A unos estudiantes de Harvard les preguntaron si preferían ganar 50 mil dólares anuales mientras que otros ganan la mitad, es decir, 25 mil, o bien 100 mil dólares mientras que otros perciben el doble, o sea 200 mil: la mayoría escogió la primera opción. Y, finalmente, también cuenta la forma como la gente se ve a sí misma e interactúa con los demás, es decir, los grados de confianza o de capital social que existen en su entorno. En Gran Bretaña esos niveles se redujeron del 56% en 1959 al 31% en la actualidad y en EU del 55% al 39% en igual lapso.

    ¿Existe, pues, una respuesta razonable para entender la felicidad? Quién sabe, pero de que la política importa, importa.
    (Edición de firma).

  12. #852

    Default

    Lecciones que México ha aprendido y que Argentina no

    Gabriel Casillas

    A mediados de marzo del año pasado asistí a las reuniones ministeriales del G20, cuya presidencia estaba a cargo del gobierno argentino (“G-20 2018, mayor preocupación por el proteccionismo”, 20 de marzo, 2018). En el panel en el que me tocó participar —como miembro del comité de estudios económicos del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF)—, comentamos sobre nuestras perspectivas en torno a las economías de Latinoamérica y cómo a lo largo de nuestra historia nos hemos encontrado “entrando y saliendo” de gobiernos y políticas de carácter populista (“Latinoamérica y su eterno andar entre los ciclos (neo)populistas y (neo)liberales”, 25 de junio). No obstante lo anterior, considero que hay de populismos a populismos y en particular destaqué dos aspectos que me parecían relevantes en ese momento y que considero que siguen vigentes:

    (1) La forma de instrumentar los programas sociales. En México llevamos varios años modificando nuestra política social reduciendo subsidios y aumentando apoyos directos. Salvo algunos subsidios que todavía quedan, como el del precio de la gasolina —que afortunadamente hoy se instrumenta mediante el ajuste en el cobro de un impuesto especial fijo—, y el de las tarifas eléctricas, los programas sociales en México se llevan a cabo con transferencias directas. Hay muchas críticas acerca de este tipo de programas, que los ubican como ‘asistencialistas’, más que de desarrollo económico —porque ‘se otorga el pescado, en lugar de enseñar a pescar’, etc—, y porque independientemente de que realmente existan necesidades sociales, estos programas pueden buscar la creación de bases clientelares. No obstante lo anterior, considero que en un país como el nuestro, con la magnitud de pobreza y desigualdad que desafortunadamente nos caracteriza, son muy necesarios. Ahora, independientemente de las evaluaciones que se pueden hacer a este tipo de programas desde el punto de vista social, no tengo duda de que los apoyos directos son mucho mejores en términos de manejo fiscal. Cuando un país tiene un problema fiscal y tiene que verse en la necesidad imperante de reducir los programas sociales, es muy diferente retirar subsidios, que apoyos directos. Cuando un gobierno está de alguna manera obligado a retirar apoyos directos, éste enfrenta enojo de la población, pérdida de capital político y puede tener un impacto negativo en el PIB. En la Argentina de los Kirchner (2003-2015) instrumentaron todo tipo de subsidios. Cuando llegó Mauricio Macri al poder en 2015 se le complicó mucho reducir el déficit fiscal debido a que al reducir los subsidios, no solo enfrentó las mismas consecuencias que cuando se retiran apoyos directos (e.g. enojo de la población, pérdida de capital político), sino que además, enfrentó una elevación significativa de la inflación. Esto se debe porque el retiro de un subsidio implica un aumento en los precios que paga el consumidor. Adicionalmente, los subsidios que los gobiernos normalmente deciden otorgar se instrumentan en precios de productos en los que la población promedio asigna una parte más grande de su ingreso, por lo que normalmente estos productos subsidiados tienen un ponderador alto en el índice de precios al consumidor, lo que hace que el impacto en la inflación sea todavía más grande cuando se retira el subsidio.

    (2) El manejo de la deuda gubernamental en términos de la divisa en la que se emite. En México hemos modificado significativamente la estructura de la deuda gubernamental en términos de la moneda con la que se emite. En 1994 alrededor del 80 por ciento de la deuda gubernamental estaba denominada en moneda extranjera (principalmente dólares) y el resto en pesos mexicanos. Hoy en día estos porcentajes prácticamente se encuentran invertidos. Es decir, solo el 30 por ciento de la deuda está en moneda extranjera y el 70 por ciento está denominada en pesos mexicanos. Eso hace una gran diferencia en momentos de volatilidad financiera internacional. El año pasado estaba cenando en un restaurante muy tradicional del barrio de Puerto Madero, en la Ciudad de Buenos Aires. Al ver la cuenta me percaté que no tenía que hacer ninguna conversión de pesos argentinos a pesos mexicanos. El tipo de cambio de pesos del peso argentino estaba en 20.20 pesos por dólar y el del peso mexicano estaba en 18.70 por dólar, por lo que el tipo de cambio peso mexicano-peso argentino estaba prácticamente al uno por uno en marzo del año pasado (con decimales era 1.08 pesos argentinos por un peso mexicano). En ese momento, la deuda gubernamental en Argentina se encontraba alrededor de 55 por ciento del PIB y la de México cerca de 46 por ciento del PIB. Con la fuerte devaluación que sufrió el peso argentino en los últimos 18 meses —pasando de 20.20 a 56.60 pesos argentinos por dólar (180 por ciento)—, la deuda gubernamental de Argentina —en donde el 70 por ciento está denominada en moneda extranjera—, se encuentra hoy alrededor de 85 por ciento del PIB —debido principalmente a la variación cambiaria—, mientras que en México permanece en 46 por ciento del PIB.

    * Las opiniones que se expresan en esta columna no necesariamente coinciden con las del Grupo Financiero Banorte, ni del IMEF, por lo que son responsabilidad exclusiva del autor.
    (Edición de firma).

  13. #853

    Default

    Bandazos

    Antonio Cuéllar

    Los tiempos que atraviesa la humanidad son controvertidos, no sólo por el desbordamiento del crecimiento demográfico y los movimientos migratorios, o por el calentamiento del planeta y sus efectos en el ámbito alimentario y de supervivencia, sino también, en buena medida, por la manera beligerante en la que se asumen las cosas y enfrentan los problemas. Vivimos en una época en la que nuestra sociedad se aleja de la conciliación y se acerca recurrentemente a la judicialización de las diferencias.

    La inexistencia o la deficiencia de los mecanismos legales que faciliten una resolución amistosa de los conflictos en que los individuos nos vemos inmersos resulta lamentable porque consiguientemente nos vemos conminados a conducir nuestros conflictos hacia el camino de las resoluciones binarias, en las que una persona es absuelta y otra condenada, sin colores grises intermedios, que recomponen el tejido social.

    El inicio del presente sexenio se vio indeleblemente marcado por una decisión arbitraria del Presidente de la República, que tiene y seguirá teniendo un alto impacto en la credibilidad del país como un destino de la inversión productiva, en su competitividad, en su economía, pero sobre todo, en la credibilidad de sus instituciones: la cancelación del proyecto de infraestructura que jamás había sido concebido, a mano alzada y sin miramiento de sus terribles consecuencias, el NAIM en Texcoco.

    El capricho presidencial, el arrebato irracional de quien dirige al país fue tan grande y contundente, que el rompimiento inmediato del diálogo con una buena parte de la sociedad que veía en el propio proyecto una imagen de país, impulsado hacia escenarios de competitividad internacional, se ha visto gravemente dañado desde ese momento.


    Ante la inexistencia de cualquier procedimiento conciliatorio que permitiera una resolución lógica y consistente, que de manera expedita restituyera el derecho social a la ejecución de un proyecto técnica y económicamente viable, se detonaron los procesos de defensa ante el Poder Judicial de la Federación por quienes, con la representación de la colectividad, identifican en éste el espacio de resguardo de nuestros derechos humanos y el contrapeso a las arbitrariedades del resto de los poderes constituidos.

    Es en el seno de los diversos Juicios de Amparo que se han promovido que, con apego a la ley, se han concedido medidas suspensivas que persiguen, ante todo, conservar la materia del juicio y hacer viable la restitución de un derecho, si llegado el momento, los Tribunales descubren un acto arbitrario en contra del cual conceder la protección de la Justicia a favor del gobernado.

    Resulta extraño y preocupante que existan y se impulsen ideas para dar al proyecto de Santa Lucía una cualidad especial, de interés público, con el propósito de esquivar las consecuencias de las medidas de suspensión judicial que obstaculizan su continuación, ya que pensamientos como ese nutren el universo de tesis que encuentra en este gobierno, un régimen autoritario y dictatorial. ¿Acaso es esa la verdad?

    Más descabellada resulta entonces la iniciativa senatorial que propone la imposición de penas en contra de abogados que, en el ejercicio de la profesión y en el amparo, ofrezcan documentos o testigos falsos que entorpezcan o dilaten la resolución de un juicio.

    La propuesta es inconducente porque los delitos en el ámbito de la impartición de justicia, ante la presentación de pruebas falaces, o por la afirmación de hechos falsos u ocultamiento de antecedentes relevantes que incidan en el juicio, para ofrecer alguna ventaja procesal a los litigantes, ya existen. La iniciativa pretendería sancionar, hasta con cárcel o con la imposición de una pena trascendente, como lo sería la de no poder ejercer libremente una profesión, a aquel abogado que mediante el ejercicio lícito de un derecho procesal reconocido por la ley, coloque al gobierno en una posición de parálisis administrativa por impericia o ignorancia de los abogados del Estado.

    Las ideas de la Cuarta Transformación alrededor de la supresión de los derechos del gobernado para combatir un acto autoritario del Estado son obsoletas. Se plantean ante la desesperación y afectadas de una ceguera imperdonable. La abolición de la institución del amparo, para favorecer un propósito propio, podría tener repercusiones en el futuro de inconmensurable trascendencia, en perjuicio de toda nuestra sociedad. ¿Será que a la izquierda en el poder se le olvidó muy pronto que fue oposición, y que fatalmente deberá volver a serlo en algún momento?

    Una idea que sería congruente con la plataforma ideológica que pregona conllevaría a la organización exitosa de consultas populares, para la realización de foros en los que se materialice con viveza la democracia participativa directa, legítima, que podría proyectar a México por mejores linderos.

    Las herramientas para acabar y terminar con la corrupción están previstas en la ley, no hace falta modificarla. La dolencia de buenas ideas para impulsar el crecimiento, y de mucho mayor inteligencia para entender la importancia que tiene la protección de nuestras instituciones, como el Amparo, aparece como un bandazo que demuestra la incapacidad y la improvisación de algunos de nuestros legisladores.
    (Edición de firma).

  14. #854

    Default

    Fascista, el golpe a la educación

    Por Pablo Hiriart.

    A cien años del surgimiento del fascismo en Italia, en México tiene una réplica perfecta en el golpe que ha dado el presidente López Obrador a la educación en el país.

    Y no es sólo por el triunfo de los violentos que tienen amedrentada a la sociedad.

    Ni porque esos violentos, hoy vencedores, hayan amarrado, arrodillado y rapado en la plaza pública a maestros que de buena fe se evaluaron para concursar por un ascenso o una plaza.

    “Por traidores”, argumentaron los líderes de la CNTE en Chiapas.

    Los ejemplos de las acciones fascistas de la CNTE son abrumadoras.

    También hay definiciones teóricas que permiten señalar, sin lugar a dudas, a la contrarreforma educativa del Presidente y la Coordinadora como una acción típicamente fascista.

    Umberto Eco escribió en 1995 El fascismo eterno, donde explica las principales características que dan cuerpo al “espíritu fascista”.

    Citado por Andrea Rizzi en El País del reciente sábado, en su columna Brújula Europea, Eco nos dejó las evidencias del fascismo, entre las que el articulista destaca:

    “El culto a la tradición y el rechazo a la modernidad; el rechazo frontal (hasta la aniquilación) de la crítica y el disenso, que se tratan como traición; el miedo a la diferencia; la agitación de las clases medias frustradas; el populismo (como levantamiento de clases populares contra élites)”.

    Todo eso está en la contrarreforma educativa que Morena impuso en el Congreso, luego de los acuerdos privados entre el Presidente de la República y los líderes de la CNTE en Palacio Nacional.

    Rizzi señala que en las formas contemporáneas del fascismo en las sociedades occidentales, está “la reducción a mínimos el disenso, no a través de la violencia, sino del abuso de las mayorías parlamentarias”.

    Eso es exactamente lo que sucede con la demolición de la reforma educativa por parte del Presidente y su partido, no obstante que había sido pactada por todas las fuerzas políticas antes de la llegada de AMLO al poder, y aprobada por todas las legislaturas estatales.

    Ahora tienen mayoría simple en el Congreso, y aplastan.

    Patente está en la contrarreforma presidencial el rechazo a la modernidad y el culto a la tradición.

    Ésta indicaba que las plazas de maestros y los ascensos no se concursaban, sino que quedan a discreción del gobierno y el sindicato.

    Pues eso está de regreso. Volvió la tradición y se van a entregar las plazas por méritos sindicales y beneplácito del gobierno, no por las capacidades del profesor.

    Una tradición políticamente muy rentable para Morena, pues con la baja calidad educativa se asegura el voto de clientelas políticas cautivas de sus programas sociales y del adoctrinamiento en las aulas.

    Hay que ver el artículo décimo transitorio de la Ley General para la Carrera de las Maestras y Maestros. Quienes en los últimos seis meses hayan dado clases y no tenían plaza, aun sin ser maestros, se les dará la base.

    Tal prerrogativa les ahorra a los “profesores” tener que pasar por las comisiones tripartitas. Directo a la basificación. En Oaxaca, esa medida le dará a la CNTE 15 mil nuevas plazas.

    El gobierno teme que los estudiantes sepan, adquieran conocimientos, cuestionen y tengan criterio propio. Por eso anula los concursos, las evaluaciones y las promociones por méritos académicos.

    Y el populismo presidencial es la impronta con la cual se impuso la contrarreforma: “Se terminó este ciclo de la mal llamada reforma educativa que tanto daño causó sin ningún beneficio. Todo por el conservadurismo al querer privatizar la educación”, dijo López Obrador hace poco más de una semana al anunciar que se caía la reforma del sexenio anterior... antes de que votara el Congreso.

    Seguramente muchas personas de escasos recursos o que simplemente le creen al Presidente (son millones), se sintieron aliviadas porque se salvó la educación pública gratuita.

    Pero lo anterior es falso. Populismo puro y duro. Nunca hubo proyecto alguno para privatizar la educación.

    “Se hizo a espaldas de los maestros”, dijo, cuando hubo centenares de foros estatales, decenas de nacionales, con 28 mil participantes, 15 mil propuestas y 300 mil comentarios y sugerencias por vía digital sobre la reforma.

    Hubo concursos para ascender u obtener plazas por capacidad: 206 mil maestros lograron escalar por esa vía, la del mérito y el conocimiento.

    Todo eso va para abajo. Y las plazas las repartirán el sindicato y el gobierno, sepa o no sepa el profesor o aspirante a serlo.

    A lo anterior se llegó con un acuerdo, ese sí cupular, entre el Presidente y líderes de la Coordinadora en Palacio Nacional.

    Como expusimos hace una semana, los líderes de la CNTE, de Morena y los altos mandos del gobierno ya la libraron: tienen a sus hijos en escuelas privadas.

    Los que pierden son los que no tienen dinero para pagar educación privada de calidad.

    Su futuro es ser carne de cañón contra la modernidad y mantener la tradición (el statu quo). A alinearse con el sindicato y el partido. No habrá de otra.

    Eso es fascismo, por donde se le vea.

    ¿No es para tanto? ¿El gobierno de Morena también tiene giros progresistas?

    Sí, de acuerdo, pero eso no les quita lo fascistas en el tema educativo.

    Un dato final: hace 100 años, en Il Popolo d’Italia, los fascistas hacían su aparición con un manifiesto entre cuyos objetivos figuraban propuestas loables, recuerda Rizzi en el artículo mencionado: “establecer el sufragio universal (y la elegibilidad de las mujeres), jornadas laborales de ocho horas y el salario mínimo”.
    (Edición de firma).

  15. #855

    Default

    El asesinato de Garza Sada (y II)

    Por Raymundo Riva Palacio.

    Cuando se presentan las oportunidades hay que aprovecharlas porque quizás nunca regresen. No es algo que se le dé al presidente Andrés Manuel López Obrador cuando sale de su hábitat natural: el neoliberalismo, la corrupción, los conservadores, sus adversarios, sus diferencias. Palabras convertidas en concepto político para justificar lo que sucedió y lo que viene. Retórica hueca para cubrir deficiencias conceptuales e indefiniciones políticas. Por eso, cuando le preguntaron el lunes sobre el episodio protagonizado por Pedro Salmerón, exdirector del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México, que llamó “jóvenes valientes” a quienes asesinaron a don Eugenio Garza Sada hace 46 años, lamentó la polémica y dijo: “Hay que evitar la confrontación… ir al cambio por el camino de la concordia”.

    El Presidente se escabulló. “Nuestros adversarios, los conservadores, que están moralmente derrotados, están buscando todas nuestras posibles fallas o errores porque quieren articularse, quieren agruparse, quieren construirse en un grupo reaccionario como los que ha habido cada vez que se lleva a cabo una transformación en nuestro país”, dijo en la conferencia de prensa mañanera, eludiendo el debate. “Yo me he tenido que autolimitar mucho, no saben cuánto, pero todos tenemos que hacerlo porque así lo requieren las circunstancias y porque vamos avanzando sin confrontación, sin desgaste, desde luego sin agresiones mayores, sin violencia”.

    Tiene razón en que cada cambio radical presenta resistencias fuertes. Emiliano Zapata se levantó en armas contra la industrialización de los ingenios en Morelos, como él mismo, sin empuñar las armas, se ha rebelado y desmantelado el proceso de industrialización del país de los últimos 40 años. Son acciones reaccionarias, que es lo que achaca a otros. Quienes se oponen al cambio climático y a la equidad de las mujeres, como sucede con él, también son clasificados mundialmente como conservadores, aunque en realidad forman parte ineludible de la agenda de izquierda. López Obrador es una contradicción viva entre el conservadurismo que ataca y el progresismo que proclama.

    Sobre este tema dice mucho pero no dice nada. De la renuncia de Salmerón, a quien elogió como historiador, dijo que su decisión dejó sin argumentos a “los adversarios”. Pero al mismo tiempo lo justificó políticamente, reduciendo a lo personal el asesinato del fundador del Grupo Monterrey. “Hay que separar entre los familiares del señor Garza Sada, que tienen sentimientos de dolor por haber perdido a un ser querido, a los amigos también -dijo en su conferencia- (de) los adversarios políticos nuestros. Por ejemplo, el que salgan los expresidentes y agarren esto de bandera en contra de nosotros”. Qué triste, para todos.

    El asesinato de Garza Sada, un desastre militar de la Liga Comunista 23 de Septiembre, dio pie a otros asesinatos: el del empresario tapatío Fernando Aranguren, y el del cónsul de Estados Unidos en Guadalajara, Terrance Leonhardy –la Liga nunca supo que era agente de la CIA con cobertura diplomática–; secuestros como el del cónsul honorario de Gran Bretaña en Guadalajara, Anthony Duncan Williams, y del empresario sonorense José Hermenegildo Sáenz, o el fallido contra Margarita López Portillo, hermana del entonces presidente electo.

    Las acciones guerrilleras provocaron una respuesta feroz del presidente Luis Echeverría, que desató una guerra sucia contra los movimientos armados, que fue continuación de la larga noche de represión en México. El gobierno de Echeverría tenía infiltrada a la LC23S y supo con antelación del secuestro contra Garza Sada, pero no hizo nada por evitarlo. Era una época en la cual estaba confrontado con el Grupo Monterrey, y el asesinato, por omisión, también fue su responsabilidad.

    No es desconocido que Echeverría creaba conflictos para resolverlos él mismo. El más importante, quizás, el del Movimiento Estudiantil de 1968, donde se jugaba la candidatura presidencial con el secretario de la Presidencia, Emilio Martínez Manautou, y que se inclinó por quien le representó al presidente Gustavo Díaz Ordaz la mano dura intransigente, no la conciliadora y negociadora. Esa cerrazón fue lo que detonó la lucha armada, cuando cientos de universitarios vieron que las opciones políticas estaban cerradas y consideraron que sólo mediante las armas podrían cambiar al país. Por diferentes razones, que no son motivo de este texto, fracasaron. Pero en el camino se fueron autodestruyendo con asesinatos y acciones contra la población, ejecuciones contra policías o ajusticiamientos internos por diferencias ideológicas.

    Sí hay razones suficientes para discutir lo que hizo el Estado mexicano con aquellos disidentes y con sus prácticas salvajes contra quienes se le rebelaban, como también existen para las autocríticas de los asesinatos y excesos que cometieron las guerrillas justificando su necesidad de cambio. Al presidente López Obrador no le parece que debe ser motivo de discusión, pero en los hechos toma postura. Por ejemplo, este lunes, el Estado mexicano –así se dijo– ofreció una disculpa pública a Martha Alicia Camacho Loaiza, exmilitante de la LC23S, que fue una de las víctimas de la guerra sucia. El domingo en Los Pinos se entregó el premio Carlos Montemayor a dos exmiembros de la misma organización.

    Es decir, sí hay una definición presidencial en los hechos, pero no así en las palabras. López Obrador ha dicho reiteradamente que la opción armada no es solución, y el mandato de las urnas el año pasado demostró que sí es posible el cambio mediante votos, no balazos. Su legitimidad le permitía abrir este debate y zanjar de una vez las diferencias históricas que arrastramos desde entonces. Desgraciadamente no lo hizo. En cambio, pronunció una vez más frases baladís. “(En) este ambiente hay que procurar serenar, tranquilizar”, dijo. Pero volvió a atacar a los empresarios, a los funcionarios públicos, a los medios. Nuevamente, gasolina sobre el pasto seco. Nuevamente, un debate frustrado.
    (Edición de firma).

  16. #856

    Default

    ¿Recuerdan cuando las fábricas no se movían?

    Jonathan Ruiz Torre

    Ya no es lo mismo. El equipo del presidente Andrés Manuel López Obrador confía en que pronto los legisladores estadounidenses aprueben la nueva forma de hacer comercio con México.

    No obstante, las cosas cambiaron. Cualquier acuerdo –como el Tratado México Estados Unidos y Canadá (TMEC)– y la operación inclusive de la Organización Mundial de Comercio, ahora están supeditados a lo que decidan en dos oficinas: la del presidente Donald Trump o la de su homólogo chino Xi Jinping.

    Un desacuerdo y la discusión deriva en un arancel inesperado para cualquier país, en cualquier momento, en un castigo a sus exportaciones que justa o injustamente sacará de competencia a quien invirtió en una fábrica remota para exportar desde ahí.

    Hay una solución. Bienvenidos a la era del 'abastecimiento nómada', como le llama George Bailey, director ejecutivo del Digital Supply Chain Institute, la organización de reciente creación derivada del organismo que dirige el expresidente de IBM, Sam Palmisano, llamada Center for Global Enterprise, un think tank dedicado al estudio de los retos de las empresas contemporáneas.

    En una encuesta internacional reciente de este instituto incluyeron a México entre los países consultados y encontraron que 57 por ciento dijo que las firmas globales están en proceso de abrir ubicaciones para su cadena de suministro fuera de China.

    La investigación fechada en junio de 2019 indica que los países entre los que perciben con mayor factibilidad de emigrar producción de manufactura desde ahí son Bangladesh y Vietnam.

    México queda en un tercer lugar empatado con India e Indonesia, entre 10 países.

    “Aquí hay cinco cosas que toda empresa debe hacer para prosperar en un entorno plagado de desacuerdos comerciales, aranceles, mercados cerrados y todos los problemas comerciales asociados”, advirtió Bailey.

    Uno. “Acepten que los problemas comerciales continuarán impactando al mundo”.

    Dos. “Implementen una cadena de suministro digital que requiera un ‘giro frontal’ de los procesos para centrarse en los clientes”.

    Tres. “Adopten un plan de ‘abastecimiento nómada’ que sea lo suficientemente ágil como para cambiar la producción a medida que las medidas políticas y económicas surtan efecto. El abastecimiento nómada significa que usted está dispuesto y puede cambiar la producción a las geografías de menor costo o mayor valor”.

    Cuatro. “Decidan cómo manejarán cualquier aumento de costos a corto plazo impulsado por las tarifas u otros problemas. ¿Se los pasarán al cliente?”.

    Cinco. “Determinen cómo su cadena de suministro digital se convertirá en la mejor para sus clientes” y en este punto una jugada clave: “Asegúrense de tener el complemento adecuado de personas capacitadas (especialmente las que toman decisiones basadas en datos y análisis). Todavía no he conocido una empresa que tenga todas las personas adecuadas y la capacitación adecuada. Muchos de ustedes se sorprenderán de la cantidad de cambio que se requiere”.

    En México y en algunas partes de Estados Unidos mucha gente piensa que digitalizar la información de su negocio es opcional.

    Cuidado. La discusión en Asia ya está en la definición de la ‘ciencia de datos’ como una que compita con la química o la física. Es como si otros ya confiaran en la medicina genómica, mientras acá aún dependen del buen tino del boticario y sus frasquitos.
    (Edición de firma).

  17. #857

    Default

    Educar para producir

    Por Macario Schettino.

    El mejor estudio que conozco acerca de la productividad es el libro de Bill Lewis, El poder de la productividad. Lo es porque resulta de un estudio detallado de la productividad por sector en diversos países del mundo, y no viene ni de trabajo de gabinete ni del cálculo simple de dividir lo producido entre el número de trabajadores, como es frecuente.

    Lewis presenta dos conclusiones que me parecen fundamentales. La primera es que la productividad está asociada a las reglas. Una persona es más o menos productiva dependiendo de la eficiencia y claridad de las reglas que operan en su trabajo. Pone incluso el ejemplo de un mexicano, analfabeta, que llega a Houston a trabajar en la industria de la construcción, y sin aprender a leer y escribir, ni a hablar inglés, se vuelve tres veces más productivo, porque su actividad está más claramente definida, y su trabajo puede ser más eficiente.

    La otra conclusión es que, si bien educación e inversión en capital físico son importantes, lo son en realidad cuando existe competencia económica. Mientras no hay con quién competir, nadie utiliza a fondo ni su capital humano ni sus herramientas. Pero cuando aparece la competencia, esos elementos resultan decisivos.

    La educación en México, como usted sabe, no nos permite competir. De acuerdo con la prueba PISA, el nivel promedio de los jóvenes mexicanos (15 años) es uno de los más altos de América Latina, apenas debajo de Chile y Uruguay, pero la proporción de jóvenes en nivel de excelencia es casi la peor del continente, sólo por encima de República Dominicana. Esto significa que México cuenta con una cantidad importante de personas preparadas moderadamente, que son capaces de participar en la producción, pero en actividades no muy demandantes. Más claro: podemos competir en ensamblado, y por eso una cantidad importante de empresas internacionales han ubicado en México esa parte del proceso productivo, pero no otras.

    Podemos ensamblar autos, celulares, satélites, computadoras, pero no podemos inventarlos. Apenas el 0.3 por ciento de los jóvenes mexicanos terminan en nivel de excelencia. Compare usted con Brasil, que en el promedio está por debajo de nosotros, pero que logra ubicar en ese nivel al 1.5 por ciento de sus jóvenes. Y puesto que tienen una población del doble de la nuestra, esto quiere decir que hay 10 brasileños en ese nivel por cada mexicano.

    La causa de esta aparente paradoja (promedio alto, excelencia baja) me parece que resulta de un sistema educativo que premia la mediocridad. Al maestro no se le evaluaba por el número de alumnos excelentes, sino por la homogeneidad de sus resultados. Y en la escuela, la única manera de ser iguales es hacia abajo.

    No es extraño que un sistema educativo construido en los años treinta del siglo pasado se haya centrado en la homogeneidad. Se trataba de producir una clase trabajadora hasta entonces inexistente. Además, había que adoctrinarlos en el respeto al gobierno emanado de la Revolución, y por eso se dedicaba el 25 por ciento del tiempo de niños y jóvenes a estudiar historia, geografía y civismo, después agrupadas en Ciencias Sociales.

    Pero este mismo sistema es hoy un lastre, y por eso había que transformarlo. Y el primer paso era terminar con intereses laborales y políticos construidos a su alrededor. De eso se trataba la reforma educativa. Pero los afectados supieron organizarse, apoyar a un candidato, y cobrarle el favor. Nada difícil, siendo que ese candidato tiene un mapa mental ubicado precisamente entre los años 30 y 70 del siglo pasado.

    Se ha condenado a México a dedicarse a actividades que hoy empiezan a escasear, y que desaparecerán en el futuro. Se ha condenado a los niños y niñas de este país a décadas de pobreza.
    (Edición de firma).

  18. #858

    Default

    Quote Originally Posted by Sirius2b View Post
    Más allá del Truinfalismo.

    Por Leonardo Kourchenko.

    Es natural el canto victorioso del nuevo gobierno a los 100 días de ejercicio. Lo hicieron sus predecesores. Enarbolar los primeros triunfos y avances en su propio proyecto de gobierno, resulta congruente con los políticos que presumen más sus reformas que la propia implementación de las mismas.

    Me parece encomiable el sistemático esfuerzo por la austeridad gubernamental; ciertamente se cometieron múltiples excesos y abusos en el pasado. Dicho lo cual, con frecuencia parece que esa disciplina de austeridad puede llevarse, en la espiral del ahorro, proyectos positivos y de enorme servicio a la ciudadanía. Un ejemplo son las guarderías y el otro los refugios para mujeres víctimas de la violencia.

    No puede ser a rajatabla el impulso austero del gobierno. Deben evaluarse pros y contras de cada iniciativa. Y sin duda, corregir los excesos no significa cancelar los programas.

    En esa ruta podríamos eliminar el 90 por ciento del gobierno federal, los partidos políticos y múltiples instituciones que, con abusos y excesos, han estado presentes en la vida pública. Es vital diferenciar, establecer parámetros de evaluación de eficiencia, y no simplemente cortar porque aparecen gastos no comprobados o inconsistencias. Ningún partido existiría si aplicáramos la misma métrica, incluido Morena.

    El presidente parece vacunado contra todo lo que signifique 'intermediarismo'. Para él son intermediarios los prestadores de servicio a quienes el Estado concesiona servicios a infantes o a madres trabajadoras. Son intermediarios prácticamente la totalidad de las organizaciones de la sociedad civil (ONG’s, OSC’s) a las cuales AMLO considera un esbozado brazo del empresariado. No reconoce mérito alguno a estas organizaciones que han sido vitales para el fortalecimiento de nuestra joven e imperfecta democracia. El presidente fustiga y ataca con excesiva frecuencia a dichas organizaciones, donde sin duda podrán existir desvíos y excesos, pero donde la gran mayoría trabaja con un enorme compromiso por causas que el gobierno es incapaz de alcanzar, cubrir, proteger, atender.

    El dinero directo entregado mediante prestaciones sociales a las madres que hacen uso de las guarderías, no substituye o corrige el problema. Una madre con tres mil pesos en la bolsa no será capaz de establecer una guardería con los niveles de servicio y profesionalismo que las estancias infantiles ofrecían. Una decisión equivocada producto del impulso con que el nuevo gobierno elige posturas y asume estrategias, con frecuencia sin evaluación profunda y datos sustentables.

    El sector turismo es otro que eventualmente estará en la lista de los afectados por este esfuerzo de austeridad. La cancelación del CPTM (Consejo de Promoción Turística de México) y de ProMéxico trajo consigo la eliminación absoluta de presupuestos importantes destinados a la promoción del país en el extranjero. La posición de México ante el mundo no se ha ganado sólo con nuestras riquezas y tesoros, sino con el apoyo de una consistente estrategia de promoción. Sin ella, sufriremos las consecuencias.

    El stand presentado por México en la reciente Feria de Berlín –según testimonios de los asistentes– fue de vergonzosa calidad y oferta. Ya aparece una primera cifra de finales de año y principios de enero, donde se registra una caída del 1.6 por ciento en visitantes extranjeros. Focos de alerta encendidos en el sector.

    En lo económico las señales son mixtas: hay datos estables y alentadores, como la paridad cambiaria y la inflación a la baja, pero otros preocupantes, como el descenso en las perspectivas de inversión. El presidente insiste en asumir como una cruzada personal –“no se les va a hacer”– los indicadores adversos de instituciones, calificadores y hasta el Banco de México. Nadie le quiere llevar la contraria, sólo evaluar las variables económicas a la fría luz de los números. Algo que en el gobierno parece no ser relevante.

    Otro sector de enorme preocupación con perspectivas en alerta, es el energético. Todos los indicadores señalan que la inversión en la refinería de Dos Bocas es un despropósito –por decir lo menos– y que los recursos –60 mil millones de pesos ya anunciados para la primera etapa– serían mucho más efectivos destinados a corregir la debilidad financiera y productiva de Pemex. Esto provocó declaraciones encontradas entre Hacienda, Energía y el propio presidente, entre martes y miércoles. Pero no escuchan. Pareciera una firme terquedad el construir una refinería –afirman que en tres años estaría operativa, prácticamente imposible– con un gasto gigantesco cuando refinar en Estados Unidos –como se ha venido haciendo hace décadas– es más barato, eficiente y rápido.

    En voz de muchos expertos y empresarios consultados, afirman que es demasiado pronto hacer un balance. Sin embargo, se aplaude la austeridad, el ahorro, el trabajo desprovisto de rituales y boato; preocupa la necedad de iniciativas poco evaluadas, estudiadas, como el tren maya, la refinería, la cancelación a contracorriente del aeropuerto.

    Es como si se hicieran muchas cosas sólo con el ánimo de comprobar que los detractores estaban equivocados, aunque lo que se cancela sea útil, efectivo y necesario.

    https://www.elfinanciero.com.mx/opin...l-triunfalismo
    El sector turismo es otro que eventualmente estará en la lista de los afectados por este esfuerzo de austeridad. La cancelación del CPTM (Consejo de Promoción Turística de México) y de ProMéxico trajo consigo la eliminación absoluta de presupuestos importantes destinados a la promoción del país en el extranjero. La posición de México ante el mundo no se ha ganado sólo con nuestras riquezas y tesoros, sino con el apoyo de una consistente estrategia de promoción. Sin ella, sufriremos las consecuencias.
    Burocracia dorada del Consejo Turístico ganaba 10 mil dólares al mes, y gastaba a manos llenas

    El extinto Consejo de Promoción Turística de México erogó un 801 por ciento más del presupuesto aprobado por el Congreso en 2018. Fue sustituido en julio por el Consejo de Diplomacia Turística, luego de ser señalado por gastos innecesarios y tener una “burocracia dorada” que ganaba entre 5 mil hasta 10 mil dólares mensuales (más prestaciones) en sus oficinas de Norteamérica, Sudamérica y Asia o 6 mil euros mensuales en Europa.
    La Unidad de Inteligencia Financiera prepara una denuncia luego de identificar desvíos de 3 mil millones de pesos a cuentas propias y de empresas en Estados Unidos.


    ...no, pos con razón hay tanto zoofílico priyísta ardido...

  19. #859

  20. #860

    Default

    Sin el T-MEC se necesita un plan para crecer

    Por Enrique Quintana.

    ‘Tengo a un grupo de varias empresas que solo está esperando la ratificación del Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC) para concretar una serie de importantes inversiones’, me dijo la semana pasada un secretario de Desarrollo Económico de un estado de la República.

    Le puedo asegurar que no se trata de un caso único. Hay diversos proyectos que prácticamente ya están listos y que solamente esperaban la certidumbre que otorgaría el nuevo tratado.
    No es que el TLCAN no sea un buen tratado. Si el presidente de Estados Unidos no lo hubiera puesto bajo fuego, quizás varias de las inversiones que se han contenido ya se hubieran realizado. Pero, no fue así.

    La semana pasada, tras el comienzo formal del proceso para el juicio político al presidente Trump surgieron voces diversas que señalaron que este hecho no pone en riesgo la ratificación del T-MEC.

    No estoy de acuerdo. A mi parecer, las probabilidades de que el nuevo Tratado sea ratificado por la Cámara de Representantes se han reducido sustancialmente. No se han ido a cero… pero casi.

    Sería muy extraño que los representantes demócratas que buscan destituir al presidente Trump le dieran al mismo tiempo la oportunidad de colgarse la medalla de haber conseguido un nuevo acuerdo que sería ‘vendido’ por Trump como el mejor de la historia para EU.

    La buena noticia es que las probabilidades de que Trump denuncie el TLCAN también se han reducido a una cifra muy pequeña, pues un gesto así le generaría un muy alto costo político, en una circunstancia en la que requiere respaldo de sus simpatizantes y de los integrantes del Partido Republicano.

    Con todo, el juicio político y luego el proceso electoral en EU, volverán a abrir un periodo de incertidumbre, que no va a abonar a la llegada de mayores inversiones.

    El gobierno mexicano no puede ignorar esta circunstancia, por lo que va a requerir buscar otros resortes para inducir la inversión, ante el muy elevado riesgo de que el T-MEC no se ratifique ni en este año ni en el siguiente.

    En un plazo breve será lanzado el Plan Nacional de Infraestructura, que va a identificar proyectos específicos a ser desarrollados en los siguientes años.

    Si los esquemas de financiamiento son claros y resultan creíbles, será uno de los ingredientes más importantes para detonar el crecimiento… pero no va a ser suficiente.

    Si el Banco de México baja en medio punto más las tasas de interés antes de que termine el año, también ayudará.

    El Paquete Económico 2020, con los compromisos de disciplina fiscal, también va a resultar otra pieza importante.

    Pero va a faltar.

    Va a ser necesario que el gobierno muestre en acciones la disposición a apostarle al sector privado, por ejemplo, en el sector energético.

    El que se convoque a la subasta eléctrica pospuesta; que se lancen de nuevo los ‘farmout’ por parte de Pemex; que se reanuden las rondas petroleras; que se facilite la realización de negocios mejorando la regulación en asuntos como los que atiende Semarnat o Profepa; que haya señales claras en los planes sectoriales. Vaya, todo eso contribuiría a impedir que la posposición de la ratificación del T-MEC tenga un impacto negativo en las inversiones.

    Si no se articulan acciones que muevan a la economía mexicana, entonces el riesgo de que tengamos nuevamente un estancamiento económico en 2020 va a ser muy grande.

    Ojalá que el gobierno de AMLO realice las acciones necesarias para evitarlo.
    (Edición de firma).

  21. #861

    Default

    El gobierno que incita a violar la ley

    Darío Celis

    En febrero de este año se presentaron en el sector salud tres casos de reacciones adversas por suministro de metotrexato. Fue en el Hospital del Niño Poblano, donde tres infantes murieron.

    Tanto la Secretaría de Salud del estado como el propio nosocomio aceptaron que los decesos no fueron por la calidad del fármaco en sí mismo, sino por la forma en que se suministró.

    El respectivo reporte de farmacovigilancia así lo demostró. El metotrexato es un medicamento muy maduro. Lleva 20 años siendo un genérico y ya incluso dejó de ser rentable para la industria.

    Pero a pesar de que las autoridades locales reconocieron que la causa de las muertes fue por la forma en que se dosificó el fármaco, el laboratorio PiSA recibió una orden de verificación sanitaria.

    ue la 19MF330901748M0 de la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), que preside José Alonso Novelo, un pediatra yucateco, cuya principal virtud es ser partidario de Morena y amigo de Andrés Manuel López Obrador.

    El regulador hizo la verificación de rigor y de ella se desprendió la conclusión de que el metotrexato del laboratorio tapatío de Carlos Álvarez Bermejillo tenía cero defectos críticos.

    Lo que sí se le señaló a la empresa en el reporte de farmacovigilancia de la Cofepris fueron problemas “administrativos” que quedaron asentados en seis observaciones.

    La misma dependencia de Novelo reconoció que el fármaco para combatir el cáncer en niños no estaba contaminado. Pero aún así impuso una medida sanitaria. Fue con el folio número 89

    ¿Cuál fue esa medida? Prohibió que PiSA la siguiera fabricando y distribuyendo a los hospitales del sector salud. Así, desde el mes de mayo la producción del metotrexato quedó suspendida.

    La Cofepris y el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, pensaron equivocadamente que tenían suficiente metotrexato para sustituir a PiSA.

    Desde ese mes de mayo emitieron un comunicado diciendo que había otros cuatro productores del medicamento. Y todavía tres meses después, ya con quejas de padres y médicos, lo volvieron a ratificar.

    Con el riesgo de desabasto por el cierre de las líneas de producción de PiSA por un tema administrativo y la orden de no distribuir, la Cofepris publicó en su página web lo siguiente:

    Palabras más palabras menos, existen cinco productores de metrotexato que tienen el permiso para importarlo hasta el 2020 y que equivale a una producción de 35 millones de unidades.

    Efectivamente, además de PiSA lo tienen el mexicano Zurich, el español Accord, el argentino Asofarma, el israelí Teva y el alemán Fresenius. Pero ya nadie, excepto el primero, lo produce.

    El metrotexato es un fármaco maduro cuyo costo de fabricación versus el valor del mercado hace que ya no sea redituable. Por eso el gobierno de la 4T tuvo que salir a comprarlo de emergencia a Francia.

    La medida de seguridad folio 89 de PiSA se materializó hasta el 11 de junio en un acta de prevención que ratificó la suspensión de producción y distribución del metotrexato por la Cofepris.

    La firmó el director ejecutivo de Supervisión y Vigilancia Sanitaria, Ricardo Cárdenas Orozco. Pero otra vez, se sancionan inconsistencias administrativas, no la calidad del producto.

    A partir de ahí la Cofepris y la Secretaría de Salud, de Jorge Alcocer, ordenan a PiSA que recoja lo que había mandado a centros de distribución. Eran 17 mil dosis, que equivalían a un mes de abasto.

    Cuando la oficial mayor de Hacienda, Raquel Buenrostro, asegura en privado que PiSA escondió y chantajeó al gobierno con el metotrexato, o la mal informan o actúa de mala fe.
    Tanto los susodichos Novelo y López-Gatell debieron saber:

    1) Que la calidad del metotrexato de PiSA nunca estuvo en falta y que las muertes de los niños fue por la forma en que se les dosificó el producto.
    2) Que a pesar de que había cinco productores, PiSA era el único que lo producía y no por una cuestión de monopolio, sino porque los otros cuatro dejaron de fabricarlo e importarlo.
    3) Que el producto nunca se ocultó: conocían de las 17 mil dosis y sabían perfectamente dónde estaban porque la misma Cofepris le ordenó a PiSA recogerlas.
    4) Conocían desde junio que el nivel de inventario iba a provocar un inminente desabasto en los hospitales del sector público.

    Cuando Novelo y López-Gatell se enteran que de los cuatro laboratorios que podían sustituir a PiSA ninguno podía hacer frente al ya inevitable desabasto, salen con un cuento más.

    El 27 de agosto se emite un comunicado en el que informan que los principales “productores” del metrotexato no cuentan con el certificado de vigilancia y buenas prácticas de fabricación.

    La Cofepris vuelve a mentir: primero en mayo dijo que había cinco fabricantes que garantizaban 35 millones de dosis y tres meses después asegura que ninguno tiene certificados para hacerlo.

    Y además remata cargando toda la responsabilidad del desabasto a PiSA, cuando desde mayo le frenó la producción y le ordenó recoger el metotrexato so riesgo de que se echara a perder.

    El desabasto del fármaco hizo crisis el 26 de agosto, cuando padres de niños con cáncer cerraron los accesos al aeropuerto de la CDMX. El tema se empezaba a salir del ámbito de la Cofepris.

    Novelo empezó a decir más mentiras para justificar sus errores. Ese mismo lunes recibió una llamada de Alejandro Mohar, titular de la Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad (CCINSHAE).

    El especialista urgió a Novelo a liberalizar las únicas dosis que había en todo el país: las 17 mil que PiSA recogió por orden de la misma Cofepris. Novelo todavía intentó cubrirse diciendo que éstas nunca se habían asegurado y que la empresa las tenía guardadas.

    La intervención de Mohar derivó en una reunión al otro día, el martes 27 de agosto, entre Novelo y el director de Relaciones Institucionales de Pisa, José Antonio Zavala.

    Zavala llegó muy temprano a las oficinas de Novelo desde Guadalajara con el ánimo de apoyar el problema del desabasto, pero en la recepción le dijeron que no tenía cita y que tenía que gestionarla vía correo electrónico.

    El directivo fue recibido por Novelo hasta las 2 de la tarde y en la reunión, donde todo el tiempo lo grabaron, revisaron los alcances del acta de prevención del 11 de junio en la que la Cofepris le ordenó a PiSA suspender producción y distribución de metotrexato.

    Novelo quiso defenderse asegurando lo mismo que horas antes le señaló a Mohar: nosotros nunca aseguramos el producto. Y Zavala contestó que la Cofepris puso sellos que impedían la movilización del metotrexato.

    El dizque chantaje que acusan Novelo, Buenrostro, López-Gatell y el propio López Obrador se deriva del hecho de que en esa reunión el titular de la Cofepris pidió a Zavala violar los sellos que ellos mismos pusieron para distribuir el fármaco a los hospitales.

    Zavala se negó porque era un delito federal y así lo expuso a su interlocutor. Y es que la presión ya era incontenible. Alguien le aseguró a AMLO que el producto ya estaba disponible y en horas quería hacer el anuncio.

    A las 6 de la mañana del martes 28 Mohar llamó a Zavala para informarle que el Presidente anunciaría la disponibilidad del metotrexato. Otra vez advierte que no violarían los sellos porque era un delito federal.

    A los 20 minutos recibe otra llamada y le aseguran que la orden viene de Presidencia y que liberaran el fármaco aún sin la autorización de la Cofepris. Para los de la 4T, el rechazo a una invitación a violar la ley fue interpretado como un acto de chantaje.

    Al final López Obrador saldría a decir que había problemas con el suministro y que instruyó a su gabinete a salir a comprarlos en el exterior.

    El desabasto ya pegaba. El 29 de agosto el secretario de Salud, Jorge Alcocer, se disculparía con los padres y dos días después se aventuraba a decir que el metotrexato ya estaba disponible.

    Pero no: el medicamento llegó hasta el 21 de septiembre, o sea 20 días después, y en cantidades mínimas. Buenrostro y López Gatell anunciaron 38 mil dosis para lo que resta del año pero hasta ahora han entrado 5 mil.

    El desabasto continúa y el problema ya rebasó a la Comisión de Salud del Senado. El asuntó ya está escalando a la Junta de Coordinación Política que preside Ricardo Monreal.

    Hoy, por lo pronto, están citados Alcocer y Novelo.
    (Edición de firma).

  22. #862

    Default

    El tigre está suelto

    Raymundo Riva Palacio

    No fueron pocos los que interpretaron como amenaza la afirmación que hizo el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador en la convención anual de banqueros en Acapulco, de que, si se diera un fraude electoral, él no frenaría el descontento popular y no sería él quien amarrara al tigre. La metáfora generó reacciones de alarma, por lo que trató de matizar sus declaraciones. No hubo fraude en la elección, sino un voto masivo a su favor que le dio enorme legitimidad a su victoria y a su Presidencia. Sin embargo, él no dejó de seguir alimentando al tigre con la exacerbación de sus sentimientos y un discurso de odio que afirma no tener, pero que todos los días ejecuta contra todo aquél que, deliberadamente o no, interfiere en sus planes. Su obsesión contra un pensamiento diferente llega a veces a lo absurdo.

    Hace unos días, en su conferencia de prensa matutina, al hablar sobre la construcción del nuevo aeropuerto en Santa Lucía, dijo que en un vuelo a la Ciudad de México, el capitán informó a los pasajeros que tendrían una demora para aterrizar por la saturación en el aeropuerto Benito Juárez. Cualquier persona que haya viajado a esta capital en los últimos años sabe que, rara vez, sobre todo en la noche, llegará a tiempo porque siempre está saturado. López Obrador sugirió, sin embargo, que el piloto había exagerado la saturación, porque seguramente era “simpatizante del conservadurismo”. Dijo textualmente: “Lo que quieren es que haya saturación de más en el aeropuerto y nos echen la culpa a nosotros”.

    La sobrevaloración que tiene el Presidente de sí mismo, corresponde a su ego al pensar que todo lo que sucede tiene que ver con él. No es el epicentro del mundo ni todos están atentos a lo que hace o deja de hacer. Pero la retórica con la cual procesa inconvenientes –algunos ajenos a su responsabilidad, como la saturación del aeropuerto–, polariza y enfrenta. Su visión maniquea de la vida pública ha colocado a quienes no son sus incondicionales como sus enemigos, y los combate todos los días. A quienes lo apoyan, se les han sumado grupos violentos tolerados por el gobierno.

    La toma de casetas, por ejemplo, se ha convertido en un método sistemático de allegarse recursos los fines de semana. Las autoridades consienten que se tomen las casetas en horas específicas de la mañana sin que intervengan. El resultado práctico es una especie de impuesto social para compensar, quizás, la falta de recursos y de crecimiento derivado de la política económica. Ofrecer amnistía a delincuentes –en lugar de reponer procesos para hacer justicia dentro de la ley–, y ofrecer disculpas a los victimarios y olvidar a las víctimas, aumentan la combustión social. La impunidad para el que violenta y afecta las libertades de terceros, envía señales de apoyo para que se ultraje, sin castigo y hasta con alegría –“las benditas redes sociales”, justifica–, a todos aquellos a quienes apunta el Presidente en sus mañaneras.

    La tolerancia al vandalismo ante la mirada pasiva de la policía de la Ciudad de México durante la marcha por el quinto aniversario de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa dejó pintas que decían “quema al rico”, una evocación al discurso del Presidente donde acusa que todo aquel que ha tenido en su vida movilización social, lo ha logrado gracias a un sistema de privilegios, abusos y corrupción de los gobiernos anteriores, por lo que son “conservadores” y “neoliberales”. En otra marcha 48 horas después, por la despenalización del aborto, activistas dañaron muros y rejas de la Catedral Metropolitana, y prendieron fuego a la puerta de la Cámara de Comercio de la Ciudad de México.

    La permisividad a la violencia del presidente López Obrador, con los mensajes claros a quienes delinquen de que las fuerzas de seguridad no irán detrás de los criminales porque “no van a reprimir” –confusión conceptual o posición política que manipula la aplicación de la ley con un delito–, y que prefiere becarios a sicarios, porque la forma de pacificar el país es con abrazos y no balazos, otorga carta blanca a quienes quieran cometer delitos o utilizar la fuerza para alcanzar sus objetivos.

    El tigre está suelto, pero no aquel que veía López Obrador durante la campaña electoral, como consecuencia de un fraude electoral que lanzaría a las calles a miles de personas para impedirlo. El que soltó al tigre es su discurso que blinda a criminales, y el que reiteradamente llama a la acción –el ataque violento a todo lo que no es López Obrador y su proyecto–, para que se sumen a su lucha por transformar el país. Su estrategia es altamente riesgosa.

    El presidente López Obrador está conjurando un clima de violencia entre los buenos, que son los que lo respaldan, y los malos, que son el resto de los mexicanos, los que se mantienen pasivos y neutrales, y los que discrepan de él. Su discurso de empoderamiento lo acompaña con llamados implícitos al ajuste de cuentas mediante demagogia simplista, pero efectiva, ofreciendo el paraíso e identificando a los demonios. No es, como dice, Presidente de todos los mexicanos, sino de una parte. Esta división que hace diariamente con la semántica fractura el tejido social y alimenta el encono. Cuidado. Tenemos experiencias amargas. Recordemos siempre que el clima mata.

    Nota: En la columna “Ayotzinapa, el oscuro teniente”, publicada el jueves pasado, se identificó a Leonardo Vázquez Pérez, exsubdirector de Seguridad Pública de Guerrero, como un teniente retirado. La Secretaría de la Defensa precisó que Vázquez Pérez alcanzó ese grado en la Fuerza Aérea, donde fue operador aéreo, pero que fue dado de baja en 2001.
    (Edición de firma).

  23. #863

    Default

    La violencia tiene permiso

    Por Pablo Hiriart.

    Mientras el gobierno premie a los violentos y reconozca sus crímenes como actos heroicos, no hay salida del callejón en que nos encontramos.

    Si continúa la espiral vandálica y polarizadora nos vamos a estrellar con un desenlace trágico.

    El incentivo para la violencia lo pone el gobierno, que no le ha tomado el peso al peligro de sus acciones.

    Premia en Los Pinos a los integrantes de la Liga Comunista 23 de Septiembre, sin invitar a los que renunciaron a la violencia y han contribuido a democratizar el país.

    El presidente elogió al historiador que justificó el secuestro y asesinato de un empresario destacado, aunque le aceptó la renuncia como funcionario.

    Le piden perdón a una exguerrillera que fue torturada, sin que haya reciprocidad de parte de esos grupos que también torturaron, mataron y secuestraron.

    No es reconciliación lo que se busca a través de esa ruta, sino reivindicar la violencia contra las instituciones del Estado mexicano.

    Al tiempo que premia a la guerrilla comunista, se hace todo lo que Estados Unidos nos ordena.

    ¿Qué esquizofrenia es esa?

    Se está dando el pistoletazo para el resurgimiento de los grupos que postulan la violencia contra los exponentes del “Estado burgués”: los empresarios y la propiedad privada, las Fuerzas Armadas, y los disidentes explícitos de su ruta que conculca libertades.

    Se están metiendo a lo hondo y en esos caminos suele no haber reversa.

    Ya lo estamos viendo con los ataques al Ejército, a la propiedad privada (librerías, hoteles, comercios), rienda suelta a la violencia sin que el Estado ejerza su deber de castigar esa vía.

    Al contrario, manda abrazos, da premios, es indulgente y muestra simpatía por los violentos. A lo más que se llega es a un regaño retórico del presidente.

    Síganle, es la señal.

    El presidente ha dicho que el país requiere reconciliación y actúa en sentido contrario.

    Una señal de reconciliación y cierre de heridas hubiera sido juntar a exmiembros de la Liga Comunista 23 de Septiembre con los hijos de sus víctimas.

    ¿No es posible todavía?

    Entonces no premien a los asaltantes del cuartel Madera.

    Para los familiares de los tenientes, sargentos, cabos y soldados del Ejército Mexicano, muertos a tiros por los comunistas galardonados en Los Pinos, no hubo siquiera una corona de flores.

    Nada de reconciliación, eso es para el discurso mañanero y que lo crean los empresarios.

    La realidad está ahí: la exguerrillera con el puño en alto junto a funcionarios de Gobernación que le aplauden casi al punto de las lágrimas.

    Además de la reivindicación oficial de la violencia con “sustento ideológico”, está el mensaje que se manda: la violencia tiene permiso.

    La consecuencia lógica es que se multipliquen los actos vandálicos y asesinatos por parte de grupos armados, con ideología o sin ideología.

    Nos regirá la ley de la selva si el presidente de la República no pone un freno a la complacencia con las bandas criminales, con ideología o sin ideología.

    La respuesta presidencial a los hechos vandálicos del pasado jueves, con motivo del aniversario del secuestro de los normalistas de Ayotzinapa, fue que “hubo excesos” y lo que vimos “no es anarquismo, sino una variante del conservadurismo”.

    ¿Y qué rayos importa la ideología de los embozados que atacaron medio centenar de negocios, incendiaron una librería, saquearon comercios y destruyeron parte de hoteles y edificios públicos?

    El presidente lleva el tema hacia una disquisición ideológica, y no a lo que es: un tema de Estado. Y él es el jefe del Estado.

    Mientras el vandalismo hacía de las suyas en las calles céntricas de la Ciudad de México, en el municipio Leonardo Bravo, en Guerrero, un grupo armado emboscó a un convoy del Ejército y mató a tres soldados del 15 batallón de Infantería, recién llegado de Veracruz.

    Desconocemos si los criminales eran guerrilleros o narcos, el hecho es que atacaron y mataron a soldados de nuestro Ejército.

    Los muertos eran muchachos de origen humilde que se enrolaron en la milicia con la idea de servir a México.

    Cuando se le preguntó al presidente por esa emboscada, respondió: “aquí viene un cambio de política (de seguridad), nosotros no queremos la guerra, nosotros no declaramos la guerra”.

    ¿Y qué pasa con los soldados muertos, con los ciudadanos extorsionados, con las familias amenazadas y gente obligada a fungir como halcones o burreros?

    El incentivo a la violencia no puede ser mayor y no se ven intenciones de corregir.

    Ante la frustración por la falta de resultados en economía (el PIB de julio cayó a bajo cero: -0.6 por ciento) y por los fiascos con sus profecías propagandísticas sobre el caso Iguala, entre otros, la violencia de los grupos radicales que acompañan al lopezobardorismo va a aumentar.

    Ya vieron que no pasa nada. A lo sumo, que el presidente les diga conservadores.

    Les dan lo que quieren, como a la CNTE. Todo lo obtuvo con base en chantajes, actos violentos y humillantes contra otros mexicanos.

    Todo lo consiguieron por la fuerza, nada por la razón,

    Ahí está el ejemplo. Ese es el camino.

    Tienen que parar esa dinámica porque es extremadamente peligrosa.

    No puede el gobierno reivindicar la violencia revolucionaria porque se va a multiplicar. Ya lo estamos viendo.

    O cambian su permisividad a la violencia, o nos vamos a estrellar con una pesadilla.
    (Edición de firma).

  24. #864

    Default

    El gobierno activista

    Juan Ignacio Zavala

    Uno de los retos que se presentan a quien gana las elecciones es el de reconocerse como gobierno. Las campañas están llenas de momentos emotivos, el discurso suele tener una buena dosis de romanticismo, los candidatos quieren proyectarse como héroes que libran batallas épicas contra los monstruos gigantes de la opresión y la injusticia. Dependiendo del carisma, con el tiempo el ganador deja de ser el líder carismático para convertirse en una autoridad con luces y sombras en su gestión.

    El gobierno federal no tiene planes de asumirse como autoridad. Sienten que son activistas, que todo lo que hacen tiene que ser validado por los demás y que no hay por qué cuestionarles nada, porque ellos están del lado de las víctimas. Es más, ellos, los gobernantes, se sienten víctimas. Por eso no entienden las críticas. Creen que la campaña no termina nunca, que su función consiste en prometer y no en cumplir lo que mandata la ley.

    No es sencilla la labor de gobernar. México es un país complejo con retos complicados. El gobierno pasado no se caracterizó por su eficiencia y seguramente dejó muchas cosas prendidas con alfileres. Pero eso no se va a solucionar pidiendo disculpas a nombre del Estado o diciendo una y otra vez que les dejaron un tiradero. Se entienden los problemas y dificultades, pero ellos ofrecieron arreglar todos los problemas de manera rápida, impecable y barata. No lo hacen porque los problemas y sus soluciones son más difíciles de lo que pensaban.

    No deja de sorprender que el gobierno decida abrir más frentes de los que tenía en la agenda. Creen que las soluciones se dan si se es solidario en el gesto con quienes padecen desigualdad e injusticia. Cuando la autoridad se torna activista, lo más común es que haga y diga disparates. Este gobierno exige que se le trate no como la autoridad que es, sino como los activistas opositores que fueron. No hay manera de que eso suceda, cada día que pasa la ciudadanía demanda más soluciones de su gobierno y estas no consisten en gritar consignas o enseñar pancartas.

    Reabrir las investigaciones de lo sucedido en Ayotzinapa tiene dos posibilidades: o se hace justicia que sea creíble para los familiares de los estudiantes desaparecidos y para la sociedad toda, o se entrará en un campo minado que no tenga solución alguna y solamente enlode más nuestro sistema de justicia y añada impotencia al horror sufrido por los jóvenes estudiantes.

    La aparición del Presidente con una camiseta de los 43 no le quita la responsabilidad que como autoridad tiene de dar la solución que prometió. La camiseta es una buena foto pero una mala idea. La mejor solidaridad que puede ofrecer la autoridad es la justicia, más allá de portar una frase o levantar un puño. La respuesta le llegó ese mismo día en la tarde, cuando jóvenes vándalos prendieron fuego a comercios y la puerta de Palacio, que es el domicilio presidencial.

    Los gobiernos siempre tienen la intención de desviar la atención de los verdaderos problemas, ya sea con anuncios superficiales, conferencias de prensa insustanciales, o incluso festivales y verbenas. El penoso caso de Claudia Sheinbaum es un claro ejemplo. Los habitantes de la CDMX son víctimas de la violencia cotidiana. La inseguridad capitalina es alarmante y la señora permite que cualquier manifestación se convierta en un festín para delincuentes; ella no dice nada, solamente se asoma para a anunciar una megapeda con karaoke en honor a José José.

    Ojalá los gobiernos de Morena entiendan pronto que son autoridad y que se espera que gobiernen, no que marchen.
    (Edición de firma).

  25. #865

    Default

    En 2015, el Consejo turístico pagó 18 mdd por filme de James Bond en un trato lleno de anomalías: ASF

    En la película Spectre (2015), el agente 007 James Bond persigue a un villano por calles del Centro Histórico de la Ciudad de México y pelea desde un helicóptero que sobrevuela el Zócalo. Detrás de cámaras, México Orgullo del Mundo, una sociedad creada por el cancelado Consejo de Promoción Turística, pagó 18 millones de dólares a la productora para presentar al país en al menos cuatro minutos, de acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación. Este órgano fiscalizador observó la carencia de normatividad para hacer esa Sociedad y recomendó investigar a los funcionarios públicos que no dieron seguimiento al contrato.

  26. #866

    Default

    Y así seguirá

    Macario Schettino.

    Las expectativas sobre la economía mexicana se van alineando alrededor del cero. Décimas más o menos, estamos estancados y así seguiremos. Como ya hemos comentado en muchas ocasiones, el estancamiento es resultado del desplome de la inversión, que no se puede contrarrestar con otras fuentes de demanda. De hecho, si no fuese porque consumo y exportaciones sí crecen, entonces lo que tendríamos sería una contracción.

    Y es importante recordar eso, porque es más probable que dejen de crecer estas dos a que la inversión se recupere. Por un lado, los inversionistas extranjeros están esperando a ver con qué reglas funcionará el comercio con Estados Unidos, que es el más importante que tenemos. Aunque NAFTA funciona bien, y el T-MEC no representa muchos cambios profundos, con los que tiene es más que suficiente para tener que esperar. Este es un caso claro de lo que dice la canción, mata más la duda que el desengaño. Es posible que la aprobación se posponga hasta 2021.

    Sin embargo, a esa fuente de incertidumbre se sumó la actitud del nuevo gobierno, ejemplificada con la cancelación del NAIM. A partir de entonces, la inversión privada empieza a frenarse, y a últimos meses sufre una caída muy seria.

    No creo que pueda modificarse la percepción interna porque no se trató sólo del NAIM, sino también de revertir la reforma educativa, obstaculizar la energética y proponer cambios en reglas que van en sentido opuesto a lo que hemos hecho desde inicios de los noventa. En lugar de reducir la discrecionalidad, lo que hoy se legisla la amplía. Luis Rubio listaba tres ejemplos en su colaboración del domingo: la ley de extinción de dominio, la prisión preventiva oficiosa y las modificaciones en el tema fiscal. En todos los casos, se amplía el poder del Estado y se reducen los mecanismos de defensa de los ciudadanos. Se puede argumentar que se trata de reducir con ello el poder de los cárteles, los delitos o la evasión fiscal, pero la manera en que quedan las leyes (o iniciativas) regresa a los viejos tiempos en los que un funcionario tiene el poder discrecional de terminar con la libertad de una persona. Y eso vale mucho, es fuente de corrupción. Por eso México se convirtió en un país profundamente corrupto bajo el régimen de la Revolución, por la discrecionalidad de las leyes.

    Al igual que Luis, ignoro si se trata de un programa destructivo de parte de quienes gobiernan, o si es tan sólo resultado de esa forma de legislar que ameritó una mentada de madre de parte de Porfirio a sus compañeros diputados. Lo que sí es claro es que destruyen la confianza, y, por lo tanto, imposibilitan cualquier recuperación de la inversión. Si el T-MEC se pospone hasta 2021, entonces entramos a lo que Carlos Urzúa, secretario de Hacienda hasta hace poco, ha escrito durante tres semanas: nubarrones económicos. En opinión del exsecretario, para ese año sería indispensable una reforma fiscal profunda.

    Lo pongo más claro. Las acciones del gobierno no sólo han estancado la economía, y nos han hecho más vulnerables al exterior, sino que también han comprometido el futuro, al reducir el abasto de energía y la formación de capital físico y humano. Además, han debilitado seriamente las capacidades operativas de la administración pública, como se evidencia en los desabastos (combustibles, medicinas), la reversión de la política social (ahora sin reglas), y la posición de México en el mundo.

    El daño causado hasta hoy ya exige varios años para revertirse (piense en la reforma educativa, la confianza para invertir o el costo fiscal de Pemex). Para 2021, serán décadas las que se requieran. Y no puede hacerse nada hasta entonces, si acaso.
    (Edición de firma).

  27. #867

    Default

    Farsantes en el Senado

    Raymundo Riva Palacio

    El Senado discutió el martes la desaparición de poderes en Guanajuato, Tamaulipas y Veracruz, solicitada por el PAN contra un gobierno de Morena, y por Morena contra dos gobiernos del PAN. La justificación en los tres casos es por los altos índices de criminalidad y la falta de respuestas adecuadas por parte de las autoridades. Todo esto es una farsa. Están jugando con espejos para disfrazar sus vendettas políticas, como parte de una lucha ratonera entre dos fuerzas que avanzan rápidamente a una confrontación total. Es un juego que no está claro dónde va a terminar y cuánto durará su pretensión de engañar a todos.

    Los revanchismos sobre esos gobiernos tienen que ver con temas que rebasan por mucho el de la seguridad, el pretexto para destituir a Diego Sinhue Rodríguez en Guanajuato, Cuitláhuac García en Veracruz, y Francisco Javier García Cabeza de Vaca en Tamaulipas. Los panistas fueron por la cabeza del gobernador de Veracruz tras la destitución forzada del exfiscal Jorge Winckler, que había nombrado el exgobernador panista Miguel Ángel Yunes. La acción contra el de Tamaulipas se dio como respuesta a una presunta ejecución de ocho personas por parte de policías estatales en Nuevo Laredo. Y contra el guanajuatense, la joya económica del PAN, aprovechando el hecho de que el robo de combustible no ha podido ser controlado. Las razones, sin embargo, no se sostienen.

    De acuerdo con el Sistema Nacional de Seguridad Pública, esas tres entidades están muy lejos de estar entre las más violentas del país. Guanajuato se encuentra en el lugar nueve (mil 542 homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes entre enero y agosto), Tamaulipas figura en el 21 (792 homicidios dolosos), y Veracruz está en el 28 (407). Si los senadores y senadoras estuvieran realmente preocupados por la seguridad, serían otras las entidades donde pondrían el ojo: Colima, el más violento, con 2 mil 315 homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes; Querétaro, que ha tenido mil 995; Aguascalientes, con mil 917; la Ciudad de México, con mil 874, y Baja California, con mil 882. En Veracruz se dio la mitad de las víctimas de delitos que en la Ciudad de México, pero el énfasis está en Cuitláhuac García, no en Claudia Sheinbaum. Ese realmente no es el problema de fondo.

    Al pretexto balín que anteponen, se suman lecturas incorrectas de la Constitución. Para uno de los más reconocidos constitucionalistas, el maestro Elisur Arteaga, “las amenazas de los panistas y morenistas son simples bravatas, (y) están encaminadas a producir ruido. No van más allá”. Arteaga ha explicado y documentado cómo, de acuerdo con el artículo 76 fracción V de la Constitución, el Senado no puede desaparecer los poderes en las entidades. “A lo que lo faculta ese precepto es simplemente a certificar la desaparición de los poderes, cuando realmente no existen, y a declarar, con vista a esa certificación, que es llegado el caso de designar gobernador provisional”, abundó.

    “La aprobación de la certificación de haber sido desaparecido por poderes de una entidad, se hace por el voto de más de la mitad de los senadores presentes, lo que significa que los panistas, ni contando con el voto de los priistas y los perredistas, podrían lograrla. Los senadores de Morena, si bien pudieran contar con los votos necesarios para aprobar una declaración de esa naturaleza, no les alcanzaría para nombrar gobernador provisional, pues de conformidad con ese mismo precepto, el nombramiento de gobernador se debe hacer contando con el voto aprobatorio de las dos terceras partes de los senadores presentes”.

    Según Arteaga, “ni uno ni otro sacarían provecho de su acción y, en cambio, meterían ruido donde hay silencio y más desorden donde hay menos desorden. Si en estos momentos esas entidades, contando con autoridades legítimas, se muestran ingobernables por el alto índice de criminalidad, mucho más lo serían para el caso de que resultaran gobernadas por autoridades impuestas y derivadas de una errónea interpretación del texto constitucional”.

    Arteaga aporta la interpretación jurídica frente a la aberración jurídica en la que están incurriendo panistas y morenistas en el Senado, y el Sistema Nacional de Seguridad Pública contradice las intenciones políticas con los datos duros de cómo los gobernadores que quieren destituir, no son quienes, por esas razones de incapacidad en el combate a los criminales que provocan la violencia, deberían de estar en la picota. Pero está claro que tampoco se trata de eso.

    No son serias nuestras legisladoras y legisladores, ni están actuando con responsabilidad. Están dispuestos a torcer la ley para satisfacer apetitos vengativos y manejar tramposamente las estadísticas y la información dura, engañando a la ciudadanía. El maniqueísmo de sus acciones y declaraciones ha contribuido a la falta de referentes sólidos en el debate público, y a la creciente fabricación de argumentos falsos y contextos inexistentes.

    La confusión que generan refuerza la vacuidad deliberativa en la que nos encontramos, donde la sonoridad, aún sin fundamento, es lo que domina en el ruido ensordecedor de nuestra política. No era lo que se esperaba de ellos cuando se les dio el voto, pero es la forma como responden, despreciando con su traición a quien los eligió, y sumándose a una clase política ruin que contribuye a la confusión. No estamos pasando por el momento de mayor luminosidad en nuestra vida pública, pero sí por tiempos donde la farsa predomina en los asuntos públicos. Sus pugnas políticas devienen vendettas y conducen a discusiones tramposas. Son éstas signo de los tiempos, ante lo cual no se puede claudicar. La mediatización no ayudará a nadie, empezando por aquellos que ven en ella la nueva forma de hacer política.
    (Edición de firma).

  28. #868

    Default

    Se complica el entorno mundial

    Enrique Quintana

    Uno de los pocos motores económicos que ha seguido funcionando en México es el de las exportaciones no petroleras, que en el mes de agosto crecieron en 4.6 por ciento y en los primeros ocho meses del año lo hicieron a una tasa de 5.2 por ciento.

    Para este sector que se mantiene con dinamismo es muy mala noticia la que ayer se dio a conocer respecto a la dinámica fabril en los Estados Unidos.

    El índice de pedidos del Instituto de Gerentes de Compras (ISM) del sector fabril se ubicó en un nivel de 47.8 puntos, que es el más bajo desde hace 10 años e implica contracción económica.

    La explicación de este comportamiento tiene que ver fundamentalmente con el desempeño del comercio internacional.

    Ayer, la Organización Mundial de Comercio (OMC) actualizó sus cifras respecto a su previsión del crecimiento del comercio este año, el cual estima en 1.2 por ciento y se compara muy desfavorablemente con el 3 por ciento registrado en el 2018.

    Para el 2020, el pronóstico es una recuperación a 2.7 por ciento de crecimiento, pero siempre y cuando las condiciones comerciales regresen a la normalidad y cesen los conflictos comerciales.

    De acuerdo con datos del Departamento de Comercio de Estados Unidos, las importaciones de bienes de EU en el mes de julio cayeron en -0.6 por ciento.

    México hasta ahora ha logrado escapar a esta caída y en el mes de julio las importaciones provenientes de nuestro país crecieron 6.7 por ciento, de acuerdo con los datos de EU.

    Las principales exportaciones mexicanas a nuestro vecino del norte están asociadas con la actividad industrial norteamericana. Por eso resultan mala noticia las cifras que anticipan un freno en la actividad fabril.

    Los datos de la Reserva Federal indican un comportamiento no muy diferente que nos habla de un virtual estancamiento. La producción industrial en agosto creció apenas en 0.4 por ciento respecto al mismo mes del año pasado y en el caso específico de las manufacturas, hubo un retroceso de -0.4 por ciento.

    El crecimiento de las exportaciones de bienes y servicios contribuyó con 0.9 puntos porcentuales al resultado económico del segundo trimestre del año. Es decir, sin el impulso de este sector, en lugar de tener cero crecimiento, la economía hubiera caído en -0.9 por ciento.

    Esa es la razón por la cual puede ser muy preocupante que se apague ese motor.

    De hecho, lo que hay que buscar es el desarrollo de cadenas de valor en las que participen de manera más activa los proveedores mexicanos para que el crecimiento de la exportación pueda tener un mayor efecto doméstico.

    El consumo, que es la otra de las variables que habían empujado a la economía, por su debilidad, ya no contribuyó al crecimiento en el segundo trimestre, sino que le quitó 0.2 puntos porcentuales al desempeño económico.

    En el mediano y largo plazos, un agravamiento del conflicto comercial entre China y Estados Unidos ofrece oportunidades a las empresas establecidas en México para tener una mayor presencia en el mercado norteamericano.

    Sin embargo, en el corto plazo, el efecto negativo de este enfrentamiento, sin lugar a duda, tendría un costo para el desempeño de la economía mexicana.

    El ambiente internacional está muy complicado, por lo que se requiere que más pronto que tarde se manden señales positivas para la inversión en México.
    (Edición de firma).

  29. #869

    Default

    Morena, enterradores de empresas y contribuyentes

    Darío Celis

    El gobierno de Morena y su banda arrolladora de diputados podrían pasar a la historia como los 'enterradores' de miles de emprendedores y pequeñas y medianas empresas.

    Va a ser el resultado del impacto social que tendrá el Paquete Económico para el ejercicio fiscal 2020 que hace unas semanas entregó el secretario de Hacienda, Arturo Herrera.

    En un foro organizado por la Cámara de Diputados participarán alrededor de 20 emprendedores, asociaciones de profesionistas y organismos empresariales que irán al recinto legislativo.

    Acudirán a advertir que de aprobarse las leyes fiscales el efecto social va a ser desastroso: muerte y achicamiento de empresas, pérdida de empleo y poder de compra y caída de impuestos.

    Los participantes al foro saben de la urgencia de más recursos públicos para gasto social, por eso van a plantear una reforma fiscal incluyente, donde todos se expresen y sean tomados en cuenta.

    Pero lo más importante: una reforma donde no se trate al contribuyente como delincuente, donde no se violen derechos humanos y se elimine el terrorismo fiscal tipo Francisco Gil Díaz.

    Los emprendedores, colegios de profesionistas y organismos empresariales asistirán a tres mesas de trabajo con diputados y senadores para plantear propuestas fiscales alternativas.

    Serán planteamientos que preserven el empleo y el poder adquisitivo, en medio de un estancamiento económico que corre el riesgo de agravarse si el T-MEC no ratifica Estados Unidos.

    También asistirán distribuidoras de catálogo: madres solteras y empleadas domésticas para rogar que no les quiten su ingreso para completar la quincena. Muchas votaron por AMLO.
    (Edición de firma).

  30. #870

    Default

    Onerosos caprichos

    Alejo Sánchez Cano

    Con la postura asumida por el juez federal Juan Carlos Guzmán Rosas en torno a las tres suspensiones definitivas que él mismo concedió y que ahora se retractará, merced a las “nuevas reflexiones y análisis” que hará, se complementan los tres asuntos de gran envergadura que han puesto al gobierno y al mismo país en la antesala de la recesión económica. Uno, la misma cancelación del NAIM; otro, la transformación de Santa Lucía en un aeropuerto comercial; y el tercero, que no se le ha prestado la atención debida, el parón a la economía por el desabasto de gasolinas en aras de una supuesta guerra contra el huachicoleo.

    Vayamos por partes, de acuerdo con la información que publica el diario Reforma, el juez Quinto de Distrito en Materia Administrativa ya rechazó incluso que se tengan que conservar las obras del aeropuerto de Texcoco, como lo había establecido en sus sentencias previas.

    Con esta medida se conforma el daño patrimonial a la nación por la cancelación de las obras del nuevo aeropuerto y que seguramente en el futuro, por supuesto después de 2024, año en que termina el sexenio de López Obrador, tomará fuerza en los tribunales correspondientes.

    Al continuar el proyecto del aeropuerto de Santa Lucía se concretará otro capricho del presidente de la República, ya que a la fecha no existe ni siquiera el proyecto ejecutivo, ni los dictámenes de aviación que indiquen la compatibilidad del espacio aéreo para vuelos comerciales, amén de la abierto rechazo de los pobladores de la región.

    Las dos decisiones de AMLO: suspender las obras del NAIM y convertir al aeropuerto de Santa Lucía en un aeropuerto comercial, representa el prototipo del dispendio de los recursos públicos que también es considerado como otra modalidad de la corrupción.

    Los colectivos que ahora se han amparado contra la decisión presidencial, no cejaran en su lucha para que, por la vía legal, se reviertan tales acciones que surgen del empecinamiento que no representa ningún beneficio a la nación.

    El galimatías en que se metió el propio juez Juan Carlos Guzmán de primero conceder la suspensión definitiva y luego revertirla, da elementos suficientes para impugnar su resolución, aunque en ésta se haya contemplado el argumento del gobierno en considerar al aeropuerto de Santa Lucía dentro del inventario de infraestructura estratégica del país.

    Veremos qué tanta validez tiene lo plasmado en la Constitución al considerar al Poder Judicial autónomo e independiente del Poder Ejecutivo y hasta dónde sus fallos consideran el bien de los mexicanos, por encima de decisiones políticas.

    La supuesta independencia del Poder Judicial en torno al Ejecutivo se va diluyendo con la actuación parcial de jueces en asuntos que son de gran relevancia, tanto por lo que significa en el impacto presupuestal, como en el mismo desarrollo económico y social.

    Los caprichos en torno a ambos aeropuertos, el de Texcoco, por su cancelación y el de Santa Lucía, por su reconversión, impactarán negativamente en el PIB y tendrán incalculables consecuencias económicas que ya se padecen en el primer año de gobierno.
    (Edición de firma).

Bookmarks

Posting Permissions

  • You may not post new threads
  • You may not post replies
  • You may not post attachments
  • You may not edit your posts
  •