Pregonar el holocausto es un negocio. Fue iniciado por el judio Poliakov quien barajo datos de evacuaciones, emigraciones, etc. y a todo lo que sumo le dio el titulo de liqudación. Ya despues fue creciendo la mentira con lo que se sigui inventando. Así el estado de Israel le cobra jugosas indemnizaciones a Alemania. Ademas de estas ganancias economicas, los judios, con esta mentira, son practicamente intocables, ya que todos los que creen sus embustes los ven como las pobres victimas de tan terribles sucesos. Ya sabemos que si alguien se atreve a querer fundar un partido politico o asociacion que contradiga los intereses de los judios, puede ser rapidamente tachado de nazi, y perseguido "pare que no se repita el holocausto".