Por fin llegaron a Sinaloa donde serán sepultados con todos los honores y dignidad que en muchos años, por lo menos durante su vida y muchos años después de su muerte y después de 150 años de su fallecimiento en el extranjero y de rodar tanto en muerte como lo hizo en vida Julia Pastrana... muchos no saben quien fue, pero que ahorita en esta nota se los voy a comentar:

CIUDAD DE MÉXICO, México, feb. 11, 2013.- Si tuviéramos que aplicar la frase "La realidad supera la ficción" a la vida de una persona no encontraríamos mejor caso que el de Julia Pastrana, mujer de origen sinaloense que durante el siglo XIX fue exhibida en circos de Europa y Estados Unidos como "La mujer mono", "La mujer oso" o "El hibrido maravilloso, producto de los amores pecaminosos entre un hombre y una hembra de orangután", motes derivados de su estatura de 137 centímetros, su cuerpo lleno de vello negro y mandíbulas prominentes.

Sin embargo, Julia Pastrana estaba lejos de ser producto de "amores pecaminosos", su aspecto se debía a que padecía hipertricosis lanuginosa con hiperplasia gingival, enfermedades que la condenaron a una vida de esclavitud.

La tradición oral, dice el historiador Ricardo Mimiaga, fija el lugar de nacimiento de Julia Pastrana en el pueblo de Ocoroni, que actualmente pertenece al municipio de Sinaloa, en 1834. No ha sido posible verificar la fecha de su nacimiento, ya que no se encontró su "fe de bautismo", documento con que certificaban los nacimientos ante la ausencia de Registro Civil.

Mimiaga comenta que los habitantes de mayor edad de la región refieren "que sus ancestros hablaban de una niña muy especial en su fisonomía, cuya madre la mantenía lejos de las miradas curiosas de sus vecinos. Refieren que en su vivienda humilde no había espejos, para que la niña no viera reflejada su imagen".

Poco es lo que se ha podido indagar de la infancia de Julia Pastrana, de lo poco que se sabe, dice Mimiaga en su investigación es que a la muerte de su madre quedó a cargo de un tío que la vendió a un circo.

Otro dato del que se tiene certeza, comenta Mimiaga en entrevista con Noticieros Televisa.com es que Pastrana vivió varios años en la casa de Pedro Sánchez, quien fue gobernador de Sinaloa, en la década de los 30 del siglo XIX.

En 1854 Pedro Sánchez la vendió a Francisco Sepúlveda, administrador de la Aduana Marítima de Mazatlán, quien hizo fortuna con actos de corrupción, según lo dice en sus memorias Ireneo Paz, abuelo de Octavio Paz, en sus memorias.

"Según relata en sus memorias Ireneo Paz, Sepúlveda había vendido unas tierras en el territorio de Tepic, al sur de Mazatlán, con el fin de poder adquirir en propiedad esta mujer y poder luego hacer negocios con ella exhibiéndola en circos y ferias en los Estados Unidos", comenta el investigador.

Debido a que Sepúlveda desconocía el idioma inglés y el negocio del circo contrató al estadounidense Theodore Lent.

"Como no hablaba el idioma inglés, ni conocía de los negocios de circo de allá (Estados Unidos), contrató al estadounidense Theodore Lent. Este señor Lent resultó ser más abusado y más inteligente que el mexicano Sepúlveda, porque se aprovecha de la situación y ve un filón de oro en Julia Pastrana y se casa con ella al día siguiente de su primera presentación en el circo para apropiarse su cuerpo y así poder explotarla", relata el historiador.

Lent explotó a Pastrana llevándola por circos de Europa y Estados Unidos. Durante una de las estancias de la pareja en Londres, Julia fue examinada por odontólogos ingleses quienes enviaron los resultados de sus estudios a Charles Darwin, quien mencionó el caso de Julia en el capítulo XXV de su obra The Variation of Animals and Plants Under Domestication:

"Este es otro caso que me ha comunicado el Sr. Wallace, fue atendido por el prestigiado Dr. Purland, un dentista: Julia Pastrana, una bailarina española, era una mujer extraordinariamente fina, pero ella tenía una espesa barba masculina y una frente peluda, ella fue fotografiada y se exhibió como espectáculo, pero lo que nos preocupa es que tenía en las mandíbulas superior e inferior un conjunto irregular doble de dientes, una fila que se coloca dentro de la otra, de los cuales el doctor Purland tomó muestras".

Las giras por Europa siguieron, ?en sus escasos ratos libres, Julia se entretenía leyendo pues era ilustrada e inteligente, llegó a dominar tres idiomas?, señala el historiador Ricardo Mimiaga. Crónicas de la época dan cuenta que Julia tenía una voz melodiosa, de mezzosoprano, además de que bailaba muy bien.

A inicio de 1860 la pareja descubrió que Julia estaba embarazada, dio a luz en Moscú. Su hijo heredó su enfermedad y murió apenas 36 horas después de haber nacido. Julia falleció cinco días después a causa de fiebre puerperal.

LA EXPLOTACIÓN DESPUÉS DE MUERTA

La explotación de Julia Pastrana no terminó con su muerte, Theodore Lent, entregó los cuerpos de ella y de su hijo para que fueran embalsamados al profesor Sukolov, de la Universidad de Rusia. Luego de una disputa legal con la Universidad, Lent recuperó las momias de "su familia" y las siguió exhibiéndolas hasta su muerte en 1884.

A la muerte de Lent las momias de Julia y de su hijo cambiaron de manos varias veces, durante la Segunda Guerra Mundial los nazis intentaron llevarlas a Berlín, sin embargo el traslado no se concretó. Las momias terminaron en una bodega en Noruega donde las ratas destrozaron el cuerpo del bebé. El cuerpo de Julia fue llevado al Instituto de Investigaciones Médicas de la Universidad de Oslo, donde permaneció hasta el jueves pasado cuando fue entregado a autoridades diplomáticas mexicanas.

JULIA PASTRANA, UNA INSPIRACIÓN

Aunque poco conocida en México, la vida de Julia Pastrana ha inspirado obras de teatro, películas y otras manifestaciones artísticas. De entre éstas conviene destacar la película italiana La donna Scimia (1963), producida por Carlo Ponti y dirigida por Marco Ferreri, protagonizada por Ugo Tognazzi y Annie Girardot. Este film fue presentado en el 17º Festival de cine de Cannes, Francia.

LA REPATRIACIÓN

Una de las principales impulsoras de la repatriación de los restos de Julia Pastrana ha sido la artista visual Laura Anderson, quien conoció el caso cuando fue contratada en Nueva York para realizar el vestuario de una obra de teatro basada en la vida de la sinaloense.

Anderson comenta que su objetivo en este caso no es otro que el humanitario y restituir a Pastrana la dignidad que en vida se le negó, objetivo que comparte con el Gobierno de Sinaloa, que corre con los gastos del traslado y lleva los trámites ante la Cancillería mexicana.

La embajadora de México en Dinamarca Martha Bárcena Coqui, quien es también la representante ante el gobierno de Noruega, comenta a Noticieros Televisa.com que este no es el primer contacto que se tuvo para que los restos de Julia Pastrana a México. Los archivos de dichos intentos fueron enviados a México al cerrarse la embajada mexicana en Noruega en el 2002.

"El primer contacto, digamos oficial que hubo, fue una reunión mía con el director del Instituto de Ciencias Médicas Básicas de la Universidad de Oslo, donde estaba depositado el cuerpo desde 1997. Luego de esa reunión comenzamos a rastrear información, ya que el tema estuvo como en la nebulosa por tanto tiempo. Nosotros en México con el gobierno de Sinaloa y la doctora Anderson y ellos también a rastrear su información", comenta la diplomática.

Barcenas añade que la Universidad de Oslo no podía tomar una decisión sin tener una opinión de un comité de ética sobre el manejo de restos humanos y su repatriación. Ante dicha instancia la representación diplomática mexicana expuso los motivos por los que Pastrana debería regresar a México:

"Nosotros entonces dimos argumentos como embajada, como gobierno para decir por qué Julia Pastrana debería regresar a México. Expusimos que si su dignidad como ser humano había sido violada, puesta en tela de juicio en el siglo XIX cuando se le exhibía en circos, pues que merecía descansar en paz en su tierra de origen".

"Después de un largo periodo en el que nosotros dimos argumentos de por qué los restos deberían regresar a México, el comité de ética concluyó que los restos podían regresar a México, si se le daba una sepultura digna, una sepultura católica, ya que suponían que era católica, y que el gobierno de México se comprometiera a ello. Por otra parte pidió que se tomaran las muestras necesarias para hacer investigación futura", apunta la embajadora Bárcena.

La embajadora Pastrana comentó en la entrevista que se trabaja en un convenio entre el Instituto de Medicina Genómica de México y la Universidad de Oslo para realizar investigaciones conjuntas sobre las enfermedades que padecía la señora Pastrana y así poder ayudar a las personas que padecen dicha condición. Para dichos trabajos se usarán muestras tomadas al cuerpo, las cuales permanecerán bajo la custodia de la Universidad de Oslo.

CAMINO A CASA

El pasado 7 de febrero la Universidad de Oslo entregó a México los restos de Julia Pastrana. Quienes intervinieron en la ceremonia subrayaron que la repatriación significaba que Pastrana descansaría en paz en su tierra de origen y el reconocimiento de sus dignidad humana y el respeto del cual careció en vida al ser exhibida en circos y feria.

La embajadora Bárcena subrayó que en la ceremonia la vicerrectora de la Universidad de Oslo pidió disculpas porque los restos de Julia fueron exhibidos en Noruega durante los años sesenta del siglo XX.

Bárcena comenta que la vicerrectora subrayó que este caso debería ser una lección de ética para el tratamiento de restos humanos embalsamados y el tratamiento de personas con discapacidades y enfermedades.

Los restos de Julia Pastrana llegaron a México en un ataúd de madera blanco introducido, en una caja de zinc, esto último a petición de las autoridades sanitarias de Noruega y México, la cual se retirará al momento de la ceremonia.

"El caso de Julia Pastrana es uno de los más extraños que he manejado en mi carrera. Las repatriaciones a las que están acostumbradas las representaciones diplomáticas de México son de personas que acaban de fallecer y no de connacionales muertos hace tantos años y con estas características. Todo tuvimos que hacerlo por primera vez, tuvimos que preguntar que buscar desde qué documentos necesitábamos para el traslado ya que no teníamos acta de nacimiento o de defunción", finaliza la embajadora.

OTRAS REPATRIACIONES

El historiador Ricardo Mimiaga, quien recopiló los datos históricos sobre Julia Pastrana únicamente encontró dos casos similares:

"Un caso muy parecido al de Julia es el de Saartjie Baartman, una mujer de la raza negra, muerta en 1815, cuyo cuerpo momificado estuvo expuesto aproximadamente 50 años en el Museo del Hombre de París, Francia. Gracias a la intervención del gobierno de Sudáfrica, encabezado por Nelson Mandela, sus restos fueron recuperados por su país de origen y enterrados en el año de 2002".

Otro caso es el del líder charrúa Vaimaca Peru, muerto en Francia. Sus restos fueron expuestos y recuperados en el 2002 por líderes de la Nación Charrúa.

http://noticierostelevisa.esmas.com/...ulia-pastrana/