Results 1 to 5 of 5

Thread: ACOSO SEXUAL A HOMBRES

  1. #1

    Default ACOSO SEXUAL A HOMBRES

    Tomado de la editorial de "Uno Contenidos".

    Los hombres también lo sufren

    Aunque en menor medida, los hombres también padecen el acoso sexual. Cuando se juntan los términos acoso sexual y hombre, generalmente se asocia el papel de verdugo, al segundo. Los medios de comunicación periódicamente sacan a la luz noticias que reflejan la situación de indefensión e impotencia que experimentan muchas mujeres al ser víctimas del acoso sexual. En los últimos días, casos como el del alcalde de Ponferrada o hace unos años, las acusaciones que se vertieron sobre Bill Clinton, no hacen más que reforzar este estereotipo. A pesar de ello, los hombres muchas veces también están al otro lado de la mesa: ellos también padecen el acoso sexual.


    MANOLO ÁLAMO / UNO CONTENIDOS

    Recientemente, un estudio de CC.OO. sobre el acoso sexual vio la luz. En el se aseguraba, con abundante soporte estadístico, que aproximadamente el 18% de las mujeres sufría (o había sufrido) algún tipo de acoso sexual en el trabajo. El dato ya de por sí era alarmante, pero además también se añadía, que al menos un 8% de los hombres también lo habían sufrido. El estudio también señalaba, que era posible que la cifra no fuese tan elevada, ya que muchos hombres confundían que negarse a tener relaciones sexuales con alguna de sus compañeras, no puede ser contemplado como acoso.

    Para poder hablar propiamente de acoso, además de la contrapartida sexual, debe haber por medio una presión o un chantaje, que obligue a la persona en cuestión, a mantener relaciones sexuales contra su voluntad, por el temor de sufrir represalias en el trabajo. El acosador (o en este caso la acosadora) se aprovecha de su posición de mando en la empresa, para tener algo con que presionar a sus subordinados y conseguir los propósitos sexuales.

    Normalmente el proceso es gradual. Primero tienen lugar insinuaciones verbales, posteriormente ya se intenta el acercamiento físico y en tercer lugar, las presiones psicológicas. Es en esta última etapa cuando, si se ofrece resistencia a sus intentos, pueden aparecer las represalias laborales. Incluso existen algunos casos de despidos encubiertos bajo excusas como, ineficacia en el trabajo o disminución de la disciplina.

    La dificultad de demostrar jurídicamente este delito, hace que muchos de los hombres y muchas de las mujeres, opten por callar y no denunciar su caso. Precisamente para evitar esto, en 1998 se creó en Madrid la primera Asociación para la Defensa de la Mujer Acosada (Apadema). Durante la primera semana que funcionó esta asociación y sin apenas publicidad, ya recibió cerca de 40 llamadas de mujeres acosadas. Pero también se dio el caso, de hombres que les llamaron, por encontrarse en una situación idéntica a las mujeres y no saber qué podían hacer. La iniciativa de asociaciones como ésta, hace que poco a poco la gente afectada se atreva a denunciar este delito. En muchas ocasiones no se hace porque puede provocar la pérdida inmediata del empleo.

    Para solucionar este problema, desde los sindicatos se sugiere que el acoso sexual se regule directamente en los convenios colectivos. De esta forma la presentación de una denuncia, no iría acompañada de la pérdida del trabajo, por ejemplo. Desde el Código de Conducta de las Comunidades Europeas, se sugiere a los empresarios que expresen tanto públicamente, como por escrito que no se tolerará este tipo de conductas. Por su parte en la Unión Europea, existe una iniciativa para unificar la legislación de los 15 en esta materia. La promotora fue la Comisaria para Asuntos Sociales, Anna Diamanto, que en su momento también fue víctima de acoso sexual.

    Entre el mismo sexo: cuando el jefe no se fija en las mujeres Puede darse el caso, que el hombre no sufra el acoso por parte de su jefa, es decir de una mujer. Puede darse la circunstancia, que el jefe sea homosexual y sean los empleados los que sufran sus presiones. De hecho, las hemerotecas están llenas de casos como éste.

    En 1998 el Tribunal Supremo de los Estados Unidos, dio cobertura a la demanda que se presentó en Luisiana, en la que hacía referencia a la molestia que sufrió un empleado, al ser víctima del acoso de su jefe. Los nueve jueces del Supremo establecieron por unanimidad, que la ley federal también prohíbe el acoso sexual entre individuos del mismo sexo y condenó al jefe del demandante.

    En el mismo sentido, España aprobó durante el primer semestre de 1998 una reforma del Estatuto del Trabajador, en la que se ampliaba la tipificación del delito de acoso sexual al poder imponer penas, cuando éste se producía "entre iguales". Con esta revisión de la ley, en España el delito de acoso sexual se hacía extensivo a los trabajadores de igual categoría y no sólo, cuando se produjera de superior a subordinado, como hasta entonces.

    En definitiva, la sociedad poco a poco va concienciándose de la necesidad de luchar contra el acoso sexual y además, queda claro que puede afectar a cualquiera: no sólo a las mujeres, sino también a los hombres.
    Es curioso que hablar de acoso sexual a hombres suena casi como paradojico. Debido a la profunda carga social y cultural que nos condiciona a creer que a un hombre no se le puede acosar sexualmente (al menos por parte de una mujer, dejen ustedes por parte de una mujer hermosa), por la sencilla razon de que el hombre debiera responder "como hombre" en esas situaciones y simplemente aceptar el ofrecimiento con una sonrisa.

    Hay una buena cantidad de razones por las que un hombre puede negarse a tener sexo, sin embargo, casi siempre estas razones pueden resultar ser insuficientes para alejarlo de un aura de sospecha cuando se presenta una situacion asi. ¿Es un esposo o un novio fiel? ¿Simplemente no toma el sexo de una manera tan ligera? ¿Ha decidido permanecer celibe por cualquier razon? si, si, si... pero vamos, es ¡HOMBRE! ¿Como voy a creer que si una mujer le ofrece sexo sin compromiso y aparte con una "recompensa" de un buen puesto laboral o algo va a negarse y encima de todo a ofenderse?

    Creo que en este sentido la situacion sigue pareciendonos sospechosa. Y creo que esta mal. Pero de lo que estoy seguro es que este es un problema real. Existe. Y en gran medida esa inmensa carga social impide que se conozcan a plenitud cifras y casos. Desafortunadamente ni hombres ni mujeres parecen preocuparse por cambiar este punto de vista, al menos no en esta cultura y no en el futuro cercano.

    Despues de todo, el hombre siempre sera hombre.

    ¿Que no?

  2. #2

    Default

    Igual que la violencia intrafamiliar, pero estos temas no pegan mucho porque son considerados patrimonio y usufructo propietario de las feministas calzoneras y descalzonadas.

    De hecho, el término "violencia intrafamiliar" se refiere casi exclusivamente a madrizas a las viejas. Las madrizas a los hombres o los niños no merecen mayor atención, pues no conviene así a las fugitivas del fogón.

  3. #3

    Default

    De hecho, el término "violencia intrafamiliar" se refiere casi exclusivamente a madrizas a las viejas. Las madrizas a los hombres o los niños no merecen mayor atención, pues no conviene así a las fugitivas del fogón.
    De hecho, es aun peor. ¿Como puede responder un hombre cuando es atacado (asi, con todas las letras) por una mujer en casa?

    ¿No responde? Es un mandilon, blandengue, debilucho.

    ¿Responde? Es un cobarde maldito golpeador de mujeres..

    Sin embargo, creo que en el caso de los niños, la atencion si es muy grande. La violencia intrafamiliar se da por dos vertientes principalmente, a las mujeres y a los niños. Luego a los ancianos (Casi no se considera violencia las vejaciones psicológicas a los que son sometidos, desafortunadamente), luego a las mascotas (en serio) y en último, último, ultísimo lugar a los varones.

    Nombre, pobre del marido cuya mujer lo agrede. La tiene perdida de antemano, responda o no.

  4. #4

    Default

    Yo no culparía a un tipo golpeado por su mujer mas que de una culpa in eligendo...

  5. #5

    Talking

    Imaginense un instituto nacional del hombre.

    Si en Mexico ya existe:

    Instituto Nacional de la Mujer
    y el
    Instituto Mexicano de la Juventud.


Bookmarks

Posting Permissions

  • You may not post new threads
  • You may not post replies
  • You may not post attachments
  • You may not edit your posts
  •