El aniversario más amargo del euro es cuando se cumple una década de su lanzamiento, la crisis revela serios problemas de diseño en su introducción y el engaño al personal de infantería, morrocotudo.