Los reyes presidieron hoy el desfile de la Fiesta Nacional (No, no han desfilado toros, ni toreros), de un Estado que no tiene fiesta nacional (la anterior fue la victoria franquista del 18 de julio), no tiene bandera (algo que surgió tan patriótico como una mera subasta) y, por no tener, no tiene ni himno, pues lo que así denominan sus defensores, lo sacaron de un hecho histórico que "conmovió al país" como puede ser la llamada Marcha Granadera que, para colmo, hay quien dice es de origen centroeuropeo.

Como no estuvimos, nos han contado que Su Chistosa Majestad, Juan Carlos I “El Cojo bribón”, fiel a su nuevo sobrenombre (los anteriores se callan por imperativo legal) presenció la cabalgata la mayor parte del tiempo sentado en silla de ruedas. Realmente ese hombre entre, soñarreras, senectudes y cojeras, no hay quien lo mantenga en pie.

Cerca suya los dos aspirantes a presidir el gobierno de la nación parloteaban de fútbol, pues para Rajoy acudir a estos saraos es un “coñazo” donde abundan generalotes y coroneles luciendo medallas ganadas en ninguna parte.

Desfilaron tres mil uniformados, formado por aborígenes peninsulares y personal foráneo, además 147 vehículos y 55 aeronaves derrocharon gasolina a costa ajena.

Por cierto ¿alguien vio la cabra de la Legión o con la crisis la incluyeron en el rancho del cuartel?



http://jmalvarezblog.blogspot.com/20...n-desfile.html