El octópodo adivino afirma que no se siente seguro en Alemania.