Page 8 of 9 FirstFirst ... 3456789 LastLast
Results 176 to 200 of 224

Thread: ETA 1958-2008 Medio siglo de historia

  1. #176

    Default

    Entrevista a ETA
    «Las armas de ETA callarán cuando todos los proyectos políticos, incluida la independencia, sean materializables»

    Traducción integra de la entrevista al castellano

    Los dos miembros de ETA entrevistados por GARA afirman que lo que está en juego hoy es el marco político: «El partido se juega entre lo que necesita Euskal Herria y lo que requieren España y Francia. Que esas puertas se abran tanto como para que entremos en la fase de la independencia dependerá de la unión de las fuerzas favorables a este pueblo y de los pasos que se den en ese camino».

    Esta idea, que los entrevistados destacan en la primera pregunta planteada por este periódico, sobrevuela constantemente el encuentro, y es detallada, matizada y desarrollada en varias respuestas más, aunque partiendo de la siguiente premisa: «Desde que en el año 1999 muchas fuerzas soberanistas regresaran a sus palacios de invierno, la izquierda abertzale se ha quedado sola en la defensa de los derechos de Euskal Herria». Es por ello, afirma ETA, que «el Estado ha dirigido todas sus fuerzas contra la izquierda abertzale y contra ETA, queriendo llevar el conflicto a los vértices Estado-izquierda abertzale». ETA considera que «ahí el enemigo se siente más cómodo», pero agrega que esa «comodidad» parte también del hecho de que la organización armada, «en los últimos meses, no ha mostrado una línea lo suficientemente fuerte como para hacer daño al enemigo».

    Lógica de los estados

    A este respecto, los dos miembros de ETA entrevistados por GARA inciden en que «las ofensivas del enemigo están guiadas por una estrategia político-militar, cuya finalidad última es el independentismo. Y ése es su objetivo porque sabe que desde el independentismo pueden abrírsele nuevas oportunidades a este país. La lógica de los estados es muy simple: neutralizando al agente principal que puede traer el cambio político de la soberanía, se impide que pueda producirse ese cambio de raíz. Por tanto, no es tanto si están cerrando las puertas de la solución o no, sino que están buscando la mayor debilidad posible del vértice de las demandas populares y de los derechos de este país en ese proceso de cambio de marco».

    En cualquier caso, ETA destaca que la posibilidad de un nuevo proceso de negociación y acuerdo depende, sobre todo, de que los estados, «en primer lugar, garanticen la igualdad de oportunidades y los derechos civiles y políticos, abriendo así un escenario democrático en el que no tendrían cabida las expresiones de violencia y persecución. Ése sería el punto de partida del proceso democrático. Naturalmente, antes de sentarse a hablar con los que defenderían los intereses y el proyecto del Estado para llegar a ese escenario democrático, sería necesario que las fuerzas que tienen en cuenta los derechos democráticos de Euskal Herria confluyeran en un acuerdo de mínimos de cara a conseguir la soberanía».

    Superar el bloqueo

    Pero, ¿cómo salir de la actual situación? ETA afirma que «el desbloqueo vendrá, en primer lugar, de la interiorización de que estar esperando al PNV resulta baldío y, en segundo lugar, de poner fin a la dispersión de aquellas fuerzas que tienen en consideración los derechos de este pueblo y de su activación».

    Disponibilidad

    Preguntados sobre su disponibilidad a favorecer nuevos escenarios o a poner de nuevo sobre la mesa ofertas expresadas en el último proceso de negociación, afirman que «ETA está dispuesta a poner punto final a la trayectoria de la lucha armada en el momento en que sean levantados los topes de los estados a la decisión que tenemos los ciudadanos vascos para decidir nuestro futuro. Dicho de otro modo, las armas de ETA callarán cuando todos los proyectos políticos, incluida la independencia, puedan materializarse».

    Críticas

    Llegados a este punto, los entrevistados abordaron también algunas de las críticas que les llegan desde ámbitos políticos y periodísticos tras 50 años de actividad: «ETA -afirman- nunca ha tenido esa tendencia a perpetuarse, porque su voluntad siempre ha sido la de superar cuanto antes el conflicto político. Así lo hemos demostrado en esos 50 años, con diferentes iniciativas y propuestas. Nosotros estamos dispuestos a poner punto final mañana mismo a esta dura lucha y exigente militancia si el enemigo mostrara un mínimo respeto político hacia nuestro pueblo. Lamentablemente no es así».

    Coche-bomba contra el Opus

    En la entrevista se abordan también algunas de las últimas acciones armadas de ETA, como la que llevó a cabo con el coche-bomba colocado en la Universidad de Iruñea. Los entrevistados matizan, antes que nada, que el ataque iba destinado contra el Opus, no contra la Universidad, y niegan que la advertencia previa a la explosión del artefacto se realizara de forma poco clara. A este respecto, denuncian que «dificultando o impidiendo nuestros avisos, el Gobierno español busca que en un atentado ETA mate o hiera a ciudadanos, de modo que recaiga sobre nuestra organización toda la responsabilidad de esas graves consecuencias».

    Ataques con misiles

    Al hilo de recientes informaciones periodísticas sobre que ETA dispondría de misiles para preparar atentados, los entrevistados desvelan que «misiles para derribar aviones arrebatados a ETA fueron activados en tres intentos de atentado contra José María Aznar, cuando era presidente del Estado español».

    Asamblea interna

    ETA desvela en la entrevista que la organización está inmersa en un «proceso reflexivo y asambleario cuya finalidad consiste en fijar una estrategia político-armada eficaz» y que, entre otros puntos, ha analizado en profundidad la situación estructural de Euskal Herria, reflexionado sobre la situación política, valorado el último proceso negociador y debatido «sobre la línea armada y la estrategia a llevar a cabo para que los derechos de Euskal Herria sean reconocidos». Los miembros de ETA entrevistados anuncian que esperan concluir el proceso asambleario antes de este verano.

  2. #177

    Default

    Comunicado ETA ante el Gudari Eguna


    En un comunicado publicado en la edición digital de Berria Documento ETAren agiria, con motivo de la celebración mañana, día 27, del Gudari Eguna, ETA recuerda, ante la "fase política" por la que pasa el País Vasco, que se encuentra en "una situación llena de oportunidades y de peligros" y cuando se cumplen 50 años desde su constitución, que la izquierda abertzale "representa los sueños y los deseos de los abertzales y de la gente de izquierdas" y es "el principal motor para lograr la independencia".

    "Aunque los estados quieran ahogar en la rueda de la represión a la izquierda abertzale", ésta "será capaz de poner encima de la mesa otra vez nuevas iniciativas políticas para que Euskal Herria consiga un nuevo marco político". "Quieren cerrarnos la oportunidad, pues nosotros abriremos nuevas oportunidades a Euskal Herria".
    ETA le dice a la izquierda abertzale de que, "como ha hecho durante toda su historia tiene la responsabilidad de dar nuevos pasos en el proceso de liberación de Euskal Herria" y, así, debe "hacer valer la cosecha" de la "dura pero fructífera lucha de estos 50 años para realizar cambios profundos en los próximos años".

    A su juicio, la izquierda abertzale debe "cultivar el camino para llegar a un nuevo marco político que abra las puertas a la independencia" y, para ello, consideró "imprescindible creer en la vía de la lucha y reforzar su capacidad"."A través de la suma de fuerzas de la izquierda abertzale y de una estrategia eficaz fijaremos nuevos hitos en la lucha de la liberación", afirmó ETA.

    Tras asegurar que la izquierda abertzale será "capaz" de "materializar los cambios que nos acerquen a la independencia y al socialismo" por encima de "los estados y de esos que están dispuestos a vender el pueblo", aseveró que "estamos inmersos en una fase para lograr un nuevo marco político, y las fuerzas de la izquierda abertzale están fijadas para lograr ese objetivo".

    Según ETA,
    "con la unión, la fuerza y la lucha de todos" los que están "en los diferentes ámbitos de lucha" se lograrán estos objetivos, "cada uno organizándose y luchando en su ámbito". "Ese es el camino, ya que sólo un pueblo bien organizado consigue sus objetivos",
    apuntó.

    Por otro lado, denuncia
    "la dura apuesta de los estados para pisar y hacer desaparecer Euskal Herria como los nazis", frente a la cual, la "lucha de la izquierda abertzale hasta hoy en día ha evitado la asimilación de nuestro pueblo". "Los intentos de los estados para acabar con Euskal Herria dividiendo nuestro territorio, debilitando nuestra identidad o imponiendo una cruda represión, han fracasado"
    INDEPENDENCIA Y SOCIALISMO

    A juicio de ETA, su "primer logro" en estos 50 años de actividad ha sido la "resistencia firme" que ha permitido que los estados español y francés "no hayan podido lograr sus objetivos". No obstante, indica que "la lucha de la izquierda abertzale va más allá" puesto que "tiene un proyecto político claro para Euskal Herria: independencia y socialismo".

    "Gracias a la lucha, hasta hoy en día, hemos ido abriendo nuevas puertas y marcando nuevos hitos" y el hecho de que "50 años después las oportunidades de unir territorios y ser dueños de nosotros mismos estén abiertas de par en par deja claro en valor y la importancia del camino de la lucha llevada a cabo",
    .

    ETA insiste en que la izquierda abertzale,
    "por encima de quienes han querido vender a nuestro pueblo ante los estados", ha ido "abriendo nuevas situaciones en Euskal Herria" y "creará nuevas situaciones por medio de la lucha que nos acercarán a la independencia y el socialismo"
    .

    Tras reconocer que en ese "camino" ha sido "imprescindible la aportación de miles de ciudadanos y luchadores", recuerda a quienes "han llegado a darlo todo por la libertad de Euskal Herria" y a "los cientos que hoy en día lo están dando todo por el pueblo y para el pueblo". "Gracias a ellos tiene Euskal Herria abiertas las puertas de la libertad y también gracias a ellos cruzaremos las puertas de la libertad en los próximos años", señala.

    ETA, de cara a la celebración este fin de semana del Gudari Eguna de 2009, recuerda a los militantes fallecidos este año, Kepa Arizmendi 'Baztan' y Jose Antonio Otxoantesana 'Okana', así como a Jon Anza, desaparecido el pasado mes de abril en Francia, como consecuencia, a su juicio, "del aparato represivo de los estados", y al edil de ANV en Billabona Remi Ayestaran, fallecido el mes de julio a causa de una dolencia y que considera "víctima de la violencia policial".

    Censura que, "ante las oportunidades creadas por la lucha de tantos años, los estados están recrudeciendo la represión y la opresión hacia nuestro pueblo", porque "saben bien que la izquierda abertzale es, a través de su fuerza y su estrategia, el movimiento político que puede llevar a Euskal Herria a ser un Estado".

    "Saben que la lucha de toda la izquierda abertzale es el mayor obstáculo que se han encontrado en estos 50 años", incidió. ETA consideró que,
    "en este momento en el que su telaraña constitucional está agotada en nuestro pueblo", los estados español y francés "tienen un gran miedo a un cambio democrático"
    , así como a la oportunidad que tenemos para que Euskal Herria logre el derecho a decidir y la unión territorial".

    FRENTE REPRESIVO

    Es por ello que, a su juicio, se han "enfrascado en un frente represivo sin piedad: recrudeciendo la política penitenciaria contra los presos políticos, profundizando en la ilegalización de la izquierda abertzale, incrementando la persecución policial y prohibiendo movilizaciones".

    Finalmente, opina que con todo ello
    "pretenden ocultar la verdadera realidad de nuestro pueblo" y "echar por tierra esos cambios, aunque para ello tengan que herir, secuestrar, encarcelar o asesinar", pero "tal y como se equivocaron en el pasado ahora también están muy equivocados porque la izquierda abertzale es un movimiento firmemente enraizado en la sociedad"
    .

  3. #178

    Default

    Ya pueden ustedes perdonar, peo, en realidad el comunidado del anterior post es de la izquierda abertzale no de ETA. El diario Berria, que ha publicado el comunicado atribuyéndoselo a ETA ha reconocido el error.

    Este si es el comunicado oficial de ETA


    ETA explica en este comunicado remitido a GARA en el Gudari Eguna que su proceso de reflexión ha concluido. Expresa que seguirá «con las armas en las manos mientras los enemigos de Euskal Herria apuesten por la represión y la negación», pero añade a la vez la «oferta» de un proceso democrático y recalca que lo «defenderá e impulsará»

    El proceso de reflexión interna que ETA anunció en la pasada primavera ha concluido. Esta es la primera afirmación del comunicado remitido por la organización armada y fechado en el Gudari Eguna que se celebró ayer domingo. En el texto destaca el epígrafe titulado
    «El compromiso, la voluntad y la oferta de ETA». En él, la organización armada vasca explica que «reafirmamos el compromiso de seguir con las armas en las manos mientras los enemigos de Euskal Herria apuesten por la represión y la negación. Pero al mismo tiempo decimos que la voluntad de ETA ha sido siempre buscar una salida política al conflicto político». En consecuencia, recalca su «voluntad y disposición total de emprender ese camino».
    «En Euskal Herria debe desarrollarse un proceso democrático» que «conduzca al escenario de la autodeterminación», concreta. Añade que para ello resulta «imprescindible» que los abertzales se unan a nivel nacional. «Ésa es la oferta de ETA, y ése es el camino que ETA defenderá e impulsará», dice.

    Al hilo de ello, la organización armada incide en una constatación:
    «Los mandatarios españoles repiten una y otra vez que no hablarán con ETA mientras no cese la lucha armada. ¡Como si ése fuera el nudo principal del conflicto! -replica-. Los mandatarios españoles saben que el problema no es ETA. Saben, lo saben muy bien, que el problema lo tienen con este pueblo, con su voluntad política».
    Y concluye que la solución pasa por «abrir las puertas» a esa demanda.

    Preguntas

    A partir de este anuncio, la organización armada lanza una serie de preguntas, dirigidas en primer lugar al presidente del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, y al resto de go- bernantes estatales.
    «Sin actividad armada de ETA, ¿estarían dispuestos a respetar un proceso en el que los territorios vascos decidan sobre su futuro político? Si las armas de ETA callaran, ¿estarían dispuestos a respetar la decisión de la mayoría de la ciudadanía vasca en caso de que se decantara por la independencia, y a dar los pasos necesarios? Si la lucha armada de ETA cesara, ¿estarían dispuestos a dejar de lado la represión y a respetar un proceso democrático que posibilite la resolución del conflicto?»
    Un segundo bloque de preguntas va dirigido al lehendakari, Patxi López, y al presidente del Gobierno navarro, Miguel Sanz:
    «¿Están dispuestos a aceptar a Euskal Herria y a reconocer sus derechos nacionales? ¿Están dispuestos a preguntar a los habitantes de los territorios que están bajo su dominio, sin límites y de modo abierto, sobre su futuro político?»
    ETA sitúa estas preguntas como un «desafío», pero teme que
    «por desgracia, de nuevo los silencios y los noes demostrarán que el problema no es ETA, sino la falta de voluntad política y democrática». Por contra, apunta que [«las respuestas positivas» a estas preguntas «abrirían el camino a la solución del conflicto. Los síes, y el levantamiento de esos «topes», «traerían el cese de la acción armada de ETA»
    Profundizando en todo ello y respondiendo a los acontecimientos de los últimos meses, la organización armada asegura que
    «se equivoca quien piense que va a acabar con ETA y con el conflicto político encarcelando a los miembros de ETA, robando algunos zulos en el monte o llevando a la Policía autonómica de España a Hendaia. Aunque los enemigos robaran todas sus armas a ETA, les será imposible robarle a este pueblo el vigor y las ganas de lucha»
    .

    El comunicado incluye una última pregunta, dedicada esta vez para el PNV y que reproduce la lanzada por Xabier Arzalluz a sus compañeros en una entrevista reciente: «¿Sois independentistas?». ETA reclama al PNV que explique cuál es su objetivo real, «si el Estado Vasco o la profundización en el autogobierno vascongado».

    50 años

    Esta reflexión enlaza con la última constatación del análisis que abre el comunicado: «Por suerte para Euskal Herria, el pueblo abertzale no está dispuesto a aguantar otro giro autonómico».

    ETA lo sitúa como uno de los «logros políticos» de estos 50 años. Repasa la operación de hace tres décadas «para vender a Euskal Herria y partirla», y recalca que hoy «ese marco está agotado». En el momento actual, subraya la «ofensiva del fascismo español» para tratar de sacar a la izquierda abertzale de instituciones y calles. Y homenajea a «los gudaris» fallecidos en estos 50 años o que siguen presos.

  4. #179

    Default


    La revista Viento Sur ha publicado una reflexión plural sobre la historia de ETA, en la que varios autores aportan sus valoraciones y conocimiento


    3
    plural

    Presentación

    ETA (1959-2009)

    Euskadi ta Askatasuna (“Euskadi y Libertad”), ETA, nació el 31 de julio de
    1959, sesenta y cinco años después de que naciera el Partido Nacionalista Vasco
    (PNV) en esa misma fecha, la de la festividad religiosa del vasco fundador de
    los jesuitas, San Ignacio de Loyola. El predecesor de ETA fue Ekin (“actuar”) un
    grupo de jóvenes constituido en 1953 en torno a tareas de estudio y formación y
    en actividades en defensa del euskera. En 1957 se integraron en EGI la organi-
    zación juvenil del PNV. Pero diversas confrontaciones políticas y organizativas
    con la dirección del PNV llevaron a que se produjera en EGI una escisión de la
    que finalmente nació ETA.

    A poco que hagamos memoria, asociaremos ETA con importantes e impactan-
    tes acontecimientos de nuestra historia política: el Proceso de Burgos en 1970; la
    muerte de Carrero Blanco en 1973; las últimas ejecuciones sumarias del franquis-
    mo en 1975; la irrupción electoral de Herri Batasuna (HB) en 1979 y el espacio
    electoral que, desde entonces, ha mantenido; la paralización de la central nuclear
    de Lemoniz en 1982; la creación desde el corazón del Estado español de los
    Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL) en 1983; el atentado a un centro
    comercial de Hipercor en Barcelona en 1987; el Pacto de Ajuria Enea en 1988; la
    aparición de la kale borroka a partir de 1992/93; el aumento de atentados contra
    miembros de partidos políticos desde 1995 y con el trágico final del concejal del
    PP en Ermua, Miguel Ángel Blanco, en 1997; la tregua desde septiembre de 1998
    hasta diciembre de 1999 y la oleada de atentados posterior; la Ley de Partidos
    Políticos de 2002 y la ilegalización de Batasuna al año siguiente; la instrumenta-
    lización política que el Gobierno Aznar realizó del atentado del 11-M de 2004; la
    nueva tregua de ETA en marzo de 2006, el atentado en la T4 de Barajas en
    diciembre de ese año y la ruptura definitiva de la tregua en junio de 2007; las 835
    muertes producidas y los 161 miembros de la propia organización muertos en
    estos 50 años; los más de mil encarcelados o exiliados desde 1977 hasta hoy y las
    miles de personas duramente afectadas por sus atentados...

    En los días en que se cierra este Plural (12/17 de octubre), la policía ha detenido
    por orden del juez Garzón a Arnaldo Otegi, a Díaz Usobiaga y otros dirigentes de
    la izquierda abertzale, acusados de querer reconstruir una organización legal que
    diera continuación a Batasuna. El juez dice que lo hacían bajo mandato de ETA y
    el ministro del Interior añade que mientras ETA exista no habrá espacio para la actuación legal de la izquierda abertzale en el espacio público de la política. Todo
    esto, por supuesto, confirma la política de negación de derechos democráticos bási-
    cos a toda esa corriente política y, además, como han manifestado diversos sindi-
    catos vascos, una “instrumentalización” gubernamental del poder judicial. VIEN-
    TO SUR manifiesta su más firme protesta y condena frente a esta gravísima nega-
    ción del ejercicio de derechos políticos. Pero más allá de eso –y en lo que corres-
    ponde al análisis de estos 50 años de historia de ETA- la situación plantea el deba-
    te sobre las posibilidades y las vías para la acción política pública de esta mayoría
    de la izquierda abertzale mientras la lucha armada de ETA continúe.

    En otro orden de cosas, la historia de ETA se vincula, de una u otra manera, a
    procesos constitutivos de la izquierda en Euskadi. Una escisión de ETA en 1966
    dio origen a Komunistak la principal fuerza de la que en 1972 nació el
    Movimiento Comunista de España (MCE y MC desde 1976). Del proceso que
    se inició con la escisión entre ETA VI Asamblea y ETA V Asamblea en 1970 se
    llegará hasta la fusión LCR – ETA VI en 1973. Tras la escisión entre ETA Militar
    y ETA Político-Militar en 1974 esta última terminará siendo, años después, el
    origen de una Euskadiko Ezkerra que se fusionaría con el PSOE. Aunque su ori-
    gen no esté en una crisis interna de ETA, Aralar, mucho más recientemente, ha
    nacido como escisión de la izquierda abertzale y con la diferencia respecto a la
    lucha armada como principal argumento diferenciador en su discurso. Y, por
    supuesto, ETA ha sido y es referencia política determinante para mucha gente
    del movimiento político y social que llamamos izquierda abertzale y que estruc-
    tura a sectores significativos en la acción sindical (LAB), el movimiento estu-
    diantil (Ikasle Abertzaleak), el ecologista (Eguzki), el internacionalista
    (Azkapena) o el feminista.

    Se mire desde la perspectiva que se mire, ETA es un actor determinante en
    nuestra historia política. Por eso VIENTO SUR considera importante analizar y
    reflexionar sobre la historia de ETA. Y como corresponde a este apartado de
    nuestra revista, quiere hacerlo desde una perspectiva “plural”. A quienes escriben
    en este número se les dijo, simplemente, que el título general sería ese “ETA: cin-
    cuenta años de historia” del encabezamiento y que podían escribir sobre las cues-
    tiones y desde el enfoque que les parecieran más oportunos.

    El editor de este Plural es consciente de que ni siquiera en el campo del análi-
    sis y de las valoraciones todo punto de vista está libre de la represión político-
    judicial bajo ese infinito paraguas del “antiterrorismo”. Este editor no sabe hasta
    dónde tal amenaza habrá podido influir en los escritos que se recogen. Desearía
    que nada o, cuando menos, apenas imperceptiblemente. Pero... En todo caso este
    editor ha leído los artículos que este Plural recoge y se hace responsable de su
    edición y publicación.

    Floren Aoiz fue miembro de la dirección y portavoz de Herri Batasuna en los
    años 90. Ha publicado dos libros, La vieja herida y El jarrón roto. Vetado ahora
    en EITB, es analista político en diversos medios de comunicación, entre ellos el
    diario GARA y las radios Infozazpi Onda y Vasca. En su artículo reflexiona sobre
    el papel histórico de ETA como agente precipitante de numerosos e importantes
    cambios tanto en la sociedad vasca como en la estrategia de los diferentes gobier-
    nos españoles. A su juicio, la interpretación que ETA haga del significado actual
    de esa capacidad puede ser una de las claves del futuro de Euskal Herria y sus
    relaciones con los Estados español y francés.

    Ramón Zallo, profesor de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) en el área de la Comunicación, es además habitual analista político en medios de comunica-
    ción vascos, así como autor de varios libros y numerosos artículos sobre el con-
    flicto vasco. Su artículo ETA tras el “alto el fuego permanente” de 2006 analiza,
    como el título lo indica expresamente, el escenario posterior a la ruptura de la últi-
    ma tregua de ETA. En su artículo Ramón Zallo explica las expectativas que se
    generaron con el alto el fuego así como su por qué y sus límites. Tras recordar los
    dos procesos centrales implicados –el de paz y el político– destaca la oportunidad
    que las negociaciones de Loiola abrieron. Igualmente analiza las circunstancias y
    significado del final de la tregua y reflexiona sobre el desesperanzado contexto
    actual de espiral de violencia y represión y, además, con tres factores nuevos: un
    gobierno vasco de obediencia estatal que apuesta por seguir como hasta ahora por-
    que le es rentable política y electoralmente; una izquierda abertzale paralizada y
    neutralizada por el Gobierno y ETA y una oposición perdida en su laberinto.

    Mario Zubiaga, profesor de Ciencia Política de la UPV/EHU, estuvo imputado en el macro-sumario 18/98 acusado de pertenecer al “entorno de ETA” por su
    compromiso analítico y militante con la desobediencia civil; condenado inicial-
    mente a libertad condicional bajo fianza, fue finalmente absuelto. A partir de una
    reflexión acerca del rol que ETA ha jugado en el proceso de democratización de
    los últimos decenios, el autor trata de presentar los distintos escenarios que se
    abren en el inmediato futuro, defendiendo la conveniencia de una transición ética
    que, visto lo visto estos últimos días, va a ser dificultada por el Estado, en la
    medida en que prima el cálculo político cortoplacista de los actuales beneficiarios
    de la situación de bloqueo que vive el abertzalismo político.

    Petxo Idoyaga, editor de este Plural y miembro del Consejo asesor de VIENTO SUR, que escribe sobre la historia de ETA, es también profesor de la
    UPV/EHU. Su artículo Anotaciones históricas es una valoración, organizada de
    un modo cronológico, de algunas de las cuestiones que él considera fundamenta-
    les para analizar el significado de ETA: su papel respecto a la izquierda abertza-
    le; las relaciones entre lucha armada/lucha social; la eclosión del nacionalismo
    radical ante la transición y la reforma política; la creciente tensión social (accio-
    nes armadas, pactos antiterroristas, “manifestaciones antiterroristas” y “contra-
    manisfestaciones”) entre mediados de los 80 y finales de los 90; y lo que define
    como treguas y rupturas sin horizonte político a partir de 1998.
    Petxo Idoyaga (editor)
    19/10/2009
    "...hablar de fascismo es hablar de un Jefe del Estado español actual (el rey Juan Carlos I) que fue nombrado por Francisco Franco, al cual todos los presidentes de la “democracia” le han jurado lealtad..."

  5. #180

    Default


    Anotaciones históricas


    Petxo Idoyaga

    Es obvio que en este artículo no se valora toda la historia de ETA. He elegido los
    momentos que, a mi entender, resultan determinantes para analizarla y he tratado
    de organizarlos de una manera más o menos cronológica.

    La constitución de la izquierda abertzale (1959-1968)

    En la segunda parte de su V Asamblea (marzo 1967) ETA consolidó los perfi-
    les políticos del “Nacionalismo Revolucionario” vasco que venía definiendo
    desde algunos pocos años antes. Se definía como “Movimiento Socialista
    Vasco de Liberación Nacional” con el objetivo final de un “Estado Socialista
    Vasco Independiente”. En una primera fase el objetivo estratégico sería conso-
    lidar un “Frente Nacional” con todas las fuerzas nacionalistas, para alcanzar la
    reunificación de todos los territorios vascos disgregados entre el Estado espa-
    ñol y el francés, y la independencia.

    Para garantizar la eficacia de su actuación, ETA organizaba sus propias fuerzas
    en cuatro estructuras: Frente Político (FP), Frente Obrero (FO), Frente Cultural
    (FC) y Frente Militar (FM). La actividad, desde ellos, debía orientarse a crear una
    dinámica de “acción-represión-acción en espiral ascendente”: ante la represión
    estructural del Estado, la acción de la vanguardia demostraría que se le puede
    resistir y golpear; esto provocaría la represión contra la población a la que ésta
    resistiría enfrentándose al Estado; y una nueva acción de la vanguardia quedaría
    así legitimada, reabriendo nuevos pasos de espiral. El horizonte de esa dinámica
    sería la insurrección popular, conquistándose el Estado Vasco Independiente e
    iniciándose la (segunda) fase de lucha por el socialismo.

    Tales perfiles quedaban bastante lejos de los de su I Asamblea (1962), en la que
    expresaba taxativamente el rechazo a todo “régimen dictatorial (sea fascista o
    comunista)” en la jerga netamente democristiana de la época.

    Pero esa evolución que va de la I a la V Asamblea de ETA no es sólo la de
    esta organización. Forma parte de un proceso que moldeó diversos sectores sociales. ETA fue sólo una parte de ese proceso; pero dentro del mismo fue su principal referencia de dirección política.

    Ciertamente en Euskadi los “conflictos laborales” se mostraban, ya en aquel
    entonces, de manera significativa. ETA, sin embargo, no participó en ese movi-
    miento obrero y no jugó papel alguno, por ejemplo, en las huelgas generaliza-
    das de la primavera de 1962 que finalizaron con la implantación del estado de
    excepción en Asturies, Bizkaia y Gipuzkoa.

    Pero en Euskadi comenzaron a surgir movimientos populares vinculados a la
    cuestión nacional vasca: juventud cristiana, Euskal Jaiak (fiestas vascas) y
    otras actividades culturales, movimiento por la recuperación del euskera inclui-
    do un proceso constitutivo de escuelas en euskera (ikastolas), movimiento inte-
    lectual y artístico entroncado en el sentimiento de identidad nacional...

    Aunque ETA era una organización cuya actividad no pasaba de hacer regadas
    de propaganda, realizar pintadas y poner algún pequeño artefacto sin conse-
    cuencias /1, aparecía ante ellos como un proyecto de lucha radical, frente al folklorismo del PNV. Además era una organización muy represaliada por la policía y entre sus miembros había muchos activistas de esos movimientos.
    1/ El 18 de julio de 1961 ETA había intentado descarrilar un tren que transportaba excombatientes franquistas a
    una conmemoración en Donostia. El atentado falló y provocó el desmantelamiento de la organización en Gipuzkoa. Pero fue un atentado aislado, y no hubo atentados armados hasta 1968.


    Por otra parte el impacto de la revolución cubana en 1959 fue enorme y se añadió
    al atractivo que ejercía ya la revolución argelina y precedió a la de Vietnam (todas
    afirmadas como de liberación nacional, todas proyectadas en defensa del socialismo). También el despertar de la clase obrera y de la idea del socialismo penetró tanto
    en ETA como en esos movimientos. Al calor de todo ello, la presencia de jóvenes
    trabajadores en ETA y de ésta en el movimiento obrero comenzó a crecer, pero
    siempre vinculada al agrupamiento en el FO de la propia organización /2.
    2/ ETA participó activamente en la constitución de la Comisión Obrera Provisional de Gipuzkoa, el verano de 1966, pero este hecho estuvo protagonizado por el sector que en ese momento representaba el conflicto con la dirección de la organización y que fue expulsado en la primera parte de la V Asamblea celebrada en diciembre
    (tema que se trata más adelante).


    El 7 de junio de 1968, en un enfrentamiento armado con un control de la
    Guardia Civil cayó muerto Txabi Etxebarrieta, uno de los líderes de ETA. Con
    Etxebarrieta iba Iñaki Sarasketa que fue detenido y condenado a muerte, poco
    después, en juicio militar sumarísimo. La movilización popular logró la conmutación de esta pena de muerte. Y durante las semanas posteriores, centenares de
    actos reivindicaron la memoria de Txabi Etxebarrieta y apoyaron a ETA. Miles
    de personas participaron en tales actos, pese a que muchos de ellos fueron
    masacrados por la policía. Cuando finalizó ya el ciclo de manifestaciones, ETA
    ejecutó el 2 de agosto al jefe de la Brigada Político y Social de Donostia
    Melitón Manzanas, uno de los torturadores más conocidos en Euskadi. Las
    miles de personas que habían aguantado la represión las semanas anteriores sintieron la acción de ETA como una victoria propia (“acción-represión-acción en
    espiral ascendente”). Y muchas más miles de personas que no habían sufrido
    tal represión, sintieron, también, respeto y simpatía ante ello.

    Lo que ocurrió entre junio y agosto de ese 1968 fue, a mi entender, la constitu-
    ción pública de la izquierda abertzale como movimiento político y social identi-
    ficado con la independencia nacional como razón de ser, con el socialismo como
    horizonte, con el radicalismo en el enfrentamiento a la represión como forma de
    acción, con ETA y la lucha armada como referencia política dirigente y con una
    amplia cobertura social de solidaridades en el exterior de la misma.

    Frente nacional y lucha armada: dos escisiones internas (1966-1970)

    ETA-Berri/Komunistak. A partir de 1966 desde la Oficina Política –responsable de la publicación de Zutik, la revista de ETA– se empezó a cuestionar la
    idea de la lucha armada y la del “frente nacional”, al que contrapondrá un
    “frente de la clase obrera”. Una de las principales consecuencias de este giro
    fue que el FO se implicara en la construcción de CCOO y también en la utili-
    zación de las estructuras del “sindicato vertical” para la acción sindical.

    Estas reflexiones enlazaron, además, con lo que en Europa comenzó a llamar-
    se “nueva izquierda” y se defenderá que sin esperar “a que se pueda votar a los
    gobernantes para mandar sobre nosotros mismos (hay que) poner el máximo
    de poder en manos del pueblo” /3, es decir, una estrategia de “reformas revolucionarias”/4 cuyo papel protagonista debía estar en CCOO.
    3/ Zutik no 42, junio 1966.
    4/ Zutik no 43, septiembre 1966.


    La primera reacción contra estas orientaciones vino de antiguos militantes del
    exilio que representaban posiciones muy etnolingüistas y rechazaban cualquier
    acercamiento al marxismo. Con ellas se alió una parte mayoritaria del Comité
    Ejecutivo que, aun definiéndose “comunistas y abertzales”, consideraban
    “españolista” el rechazo al “frente nacional” y “liquidacionista” su perspec-
    tiva de reformas y su abandono de la lucha armada.

    Fueron expulsados de ETA el 7 de diciembre de 1966, en la primera parte de
    la V Asamblea y se organizaron como ETA-Berri (“Nueva ETA”) que en 1969
    se denominó Komunistak y sería una de las bases constitutivas del Movimiento
    Comunista a partir de 1972.

    ETA VI/LKI. El verano de 1968 parecía corroborar la dinámica de “acción-
    represión-acción”. Pero esta quedó quebrada por la represión que, en la prima-
    vera de 1969, detuvo u obligó a exilarse a toda la dirección y la mayor parte de
    militantes de ETA.

    La VI Asamblea se celebró en septiembre de 1970. Aunque desde los prime-
    ros documentos se planteó la conversión de ETA en partido obrero y se reclamó el marxismo-leninismo, la perspectiva del “frente nacional” se mantenía y
    la propia reconversión en partido obrero se definía en relación a aquel:
    “Organización fundamental, igual a Frente. Pero el frente se crea y se conso-
    lida en la medida en que se crea y se consolida el partido de vanguardia” /5.
    5/ “Carta a los makos”, mayo 1970.

    Pero la crítica al frentismo fue ganando apoyo y en el documento que llevó la
    dirección a la Asamblea se sustituía por un mero “contactos con las fuerzas
    patrióticas”, mientras se insistía en la actuación unida con “las organizaciones
    políticas tituladas proletarias”. El documento subrayaba la autodeterminación
    nacional, pero no recogía ya la expresión de “Estado Vasco Independiente”.
    Aunque no se formulaba ruptura expresa con la lucha armada, se decía que
    “debemos examinar muy críticamente el nivel y funciones que la misma debe
    cumplir en el estadio actual” y se centraba toda la orientación en el trabajo por
    la base en el movimiento obrero y otros sectores sociales.

    La dirección del Frente Militar que se encontraba en el exilio y algunos de los
    militantes históricos de la corriente etnolingüista que habían abandonado la orga-
    nización tras la V Asamblea, se unieron contra la VI Asamblea.“ETA –escribie-
    ron– creó hace años la nueva resistencia (que...) unida con la de las
    Organizaciones Vascas que luchan por la Independencia Nacional de todo el
    territorio vasco, es el embrión del Frente Nacional (...); quien no esté con el
    Pueblo Vasco y su Resistencia, está en contra de aquel y de ésta” /6. Este sector se denominó a sí mismo “ETA V” y fue el que prosiguió con la lucha armada.
    6/ Manifiesto distribuido tras la VI Asamblea.

    En diciembre de ese año se celebró el Proceso de Burgos contra la dirección
    de ETA que había sido detenida en la primavera del año anterior. El día 28 el
    Tribunal Militar dictó nueve penas de muerte contra seis de los acusados. Y en
    Euskadi estalló una huelga general de carácter, por primera vez, netamente polí-
    tico. Las huelgas fueron también muy importantes en el conjunto del Estado
    español y la protesta se extendió ampliamente en las calles y ganó el escenario
    internacional. Franco tuvo que conmutar las penas de muerte.

    En esa huelga, el papel de ETA fue escaso. Más aún, los encausados en el
    Proceso de Burgos publicaron una carta condenando a la fracción de ETA V y
    dando su apoyo a ETA VI. Pero la indudable vinculación entre aquella primera
    huelga general política contra el franquismo y la lucha armada de ETA que se
    juzgaba en el Proceso de Burgos, creó un escenario muy favorable para un
    nuevo aliento de la izquierda abertzale en las claves, incluida la lucha armada,
    en que se había manifestado en 1968. En ese camino fue muy importante que
    una gran parte de militantes de EGI, las juventudes del PNV, ingresaran en ETA
    V atraídos por su radicalidad nacionalista y por la lucha armada. También lo fue
    que, a muy corto plazo, algunos presos significativos –Mario Onaindía entre
    ellos– se pasaran al apoyo incondicional a ETA V que quedaría, al final, como
    la única referida con las siglas ETA.

    A lo largo de 1971, ETA VI prosiguió su proceso de alejamiento del naciona-
    lismo y de la lucha armada, iniciando el camino que le llevaría a confluir con la
    LCR en 1973.

    La reorganización ante el fin del franquismo(1973-1978)

    El 20 de diciembre de 1973, ETA culminó su Operación Ogro con el atentado
    mortal contra el presidente del Gobierno Carrero Blanco que era la representa-
    ción más pura y dura de continuidad del franquismo. La repercusión política de
    este hecho sobre la crisis final de la dictadura fue significativa.

    Durante los años 1971 a 1973 ETA tuvo un crecimiento importante. Un ele-
    mento significativo de este crecimiento fue el de su Frente Obrero, hasta el punto
    de que alcanzó un significativo nivel de autonomía. Pero la combinación entre
    esa misma autonomía y las dificultades que les planteaba para la acción sindical
    el pertenecer a una organización armada, fue creando conflictos entre el FO y el
    FM. Tras el atentado contra Carrero Blanco, el FO se escindió de ETA; en
    Gipuzkoa creó la organización LAIA y en Bizkaia se disolvió un tiempo después.

    La escisión del FO, fue sólo un preludio de la gran ruptura que iba a producir-
    se entre ETA-m y ETA-pm en el verano de 1974. El fondo de la escisión no serán
    ya diferencias ideológicas, estratégicas o sobre la lucha armada. En esos temas el
    acuerdo fue casi total incluso durante años posteriores a la ruptura. El problema
    era cómo organizarse ante tiempos que anunciaban ya el fin del franquismo.

    En el interior de ETA el debate que se abrió fue si había que crear una estruc-
    tura netamente político-militar que superara las anteriores “autonomías orgáni-
    cas” de cada frente (posición de la que nacerá ETA p-m), o si, tanto por razones
    de seguridad como políticas, había que separar netamente la relación orgánica
    del sector dedicado a la actividad militar con quienes se dedicaran a la acción
    política (posición de la que nacerá ETA militar).

    En paralelo, ambas tendencias apoyaron la creación de LAB como organización
    abierta, pero de carácter exclusivamente abertzale y eso pese a que en unas CCOO
    divididas la CECO representaba una corriente obrera combativa (huelga general
    del 11 de diciembre de 2004) y defensora de la autodeterminación nacional.

    El 27 de septiembre de 1975, las ejecuciones de los militantes de ETA Txiki y
    Otaegi y de los del FRAP García Sanz, Baena y Sánchez Bravo, provocaron hasta
    cuatro jornadas de huelga general en Euskadi. Pese al estado de confrontaciones
    internas que ETA vivía, la dinámica social fue un nuevo aliento, más potente aún
    que el de diciembre de 1970, para la ebullición de la izquierda abertzale.

    En esas movilizaciones se forjó la creación de la Koordinadora Abertzale
    Sozialista (KAS) y, más adelante,se presentó la “Alternativa KAS” como pro-
    puesta de negociación con el Gobierno que podría poner fin al conflicto vasco /7.
    7/ 1.Establecimiento de libertades democráticas. 2.Amnistía. 3.Adopción de medidas destinadas a mejorar las condiciones de vida de las masas populares y en particular de la clase obrera. 4.Disolución de los cuerpos represivos. 5.Reconocimiento de la Soberanía Nacional de Euskadi, lo que conlleva el derecho del pueblo vasco a disponer con entera libertad de su destino nacional y la creación de un Estado propio. 6. Establecimiento inmediato y a título provisional de un Estatuto de Autonomía que surta efecto en Araba, Gipuzkoa, Nafarroa y Bizkaia.
    7.Constitución, en el marco de tal Estatuto, de un Gobierno Provisional de Euskadi.

    Se integraron en KAS ETA p-m, LAIA, EHAS (que se transformará en 1977 en
    HASI) y LAB a los que pronto se sumó EIA (el partido político creado por ETA p-m en su VII Asamblea); ETA militar le dio su apoyo desde el exterior.

    En las Elecciones Generales de 1977, mientras que el resto de KAS, al igual que
    ETA militar, consideró que allí no había más que una autorreforma del franquismo y llamó al boicot, ETA-p-m, EIA y LAB (en la que predominaba EIA) defen-
    dieron que se iniciaba una democracia parlamentaria en la que se debía participar,
    crearon Euskadiko Ezkerra (EE) como plataforma electoral y abandonaron KAS.

    ETA p-m mantuvo una intensa actividad armada hasta seis días después de la
    intentona golpista del 23-F de 1981, ante la que analizaron la lucha armada
    como peligro para la democracia. En el polo opuesto, ETA militar caracterizó
    ese 23-F como un “autogolpe” y quedó ya como la única ETA que ha pervivido
    hasta nuestros días. En 1980 LAB volvió a KAS y más adelante se le sumaron
    la organización de movimiento vecinal ASK y la juvenil Jarrai.

    Con la “Alternativa KAS” ETA militar, no planteará ya que el objetivo de la
    lucha armada es la insurrección popular sino lograr que el Estado negocie dicha
    alternativa, supeditando a esto el abandono de la lucha armada.

    Eclosión de la izquierda abertzale y auge de la lucha armada (1978-1987)


    El año 1978 se constituyó Herri Batasuna (HB) como coalición electoral repre-
    sentativa de la izquierda abertzale que se reclamaba de la línea de KAS. En las
    primeras elecciones en que compareció, las generales de 1979, obtuvo 149.685
    en la Comunidad Autónoma Vasca (CAV) y 22.425 en Nafarroa (15,2% y 8,9%)
    respectivamente. Se mantuvo en parámetros similares durantes las siguientes
    elecciones hasta llegar a las Europeas de junio de 1987.

    En éstas, como se sabe, el Estado español es circunscripción única. HB hizo
    campaña en todo el Estado con el apoyo, entre otros, de LCR y MC. Obtuvo
    360.952 votos (1 diputado) de los que 110.999 los obtenía fuera de la CAV y de
    Nafarroa. En la CAV quedó como primera fuerza electoral con el 19,79% de los
    votos. En los ayuntamientos HB pasó de 260 concejales en 1979 a 669 en 1987.

    Fueron, además, tiempos de importantes movilizaciones en las fábricas y en los
    centros de enseñanza y en torno a cuestiones como la oposición contra la central
    nuclear de Lemóniz o el movimiento del No a la OTAN. En todas ellas la izquierda
    abertzale fue muy activa y ganó un espacio importante en los movimientos sociales.

    La actividad armada se multiplicó en ese periodo. Las muertes en atentados
    de ETA entre 1978 y 1988 (incluyendo las de ETA p-m hasta 1981) fueron 513,
    frente a las 75 de la década anterior. Si comparamos con las 57 producidas
    desde el año 2000 hasta hoy, el dato es ilustrativo. Pero en aquel periodo la actividad armada de ETA todavía galvanizaba resistencias y procesos hacia la
    izquierda abertzale /8.
    8/ Aunque comenzara a generar divisiones en movimientos diversos, como ocurrió, por poner sólo un ejemplo, con sus atentados en el tema de la central nuclear de Lemóniz que tenía enfrente un extraordinario movimiento social al que la intervención armada dividió (pese a que el secuestro y muerte a manos de ETA del ingeniero jefe de la central fuera el factor determinante de su definitiva paralización).

    Para entenderlo hay que recordar que durante los años 70, las movilizaciones
    políticas contra el franquismo habían sido en Euskal Herria más continuadas e
    importantes que en ningún otro punto. En el Referéndum Constitucional de
    1978, la abstención (apoyada por todas las fuerzas nacionalistas y la extrema
    izquierda) en la CAV fue del 55,53%. Y ETA aparecía como el obstáculo que
    impedía la clausura con pedigrí democrático de la “Transición”.
    La aparición de los GAL contribuyó, además, a un enorme descrédito del
    Estado y a un reforzamiento de la legitimidad de ETA. La “guerra sucia” unida
    a la represión policial directa provocó que, en ese mismo periodo, los miem-
    bros muertos de ETA fueran 63 y de las cárceles vacías al terminar 1977 se lle-
    gara a 504 presas y presos en 1987.

    Los años oscuros (1987-1999)

    Unos días después del éxito de HB en las elecciones europeas, el 19 de junio
    de ese junio de 1987, una bomba de ETA en un centro comercial de Hipercor
    en Barcelona, causó la muerte de 21 personas e hirió a 45.

    Es muy difícil que un sólo acto marque la frontera en cualquier historia política.
    Antes, habían muerto trece personas en la cafetería Rolando de Madrid y otras seis
    en los atentados de Atocha y Chamartín y cuatro trabajadores en atentados contra
    la central nuclear de Lemóniz y... Pero creo que el atentado a Hipercor puede esta-
    blecerse como la fecha que marca un proceso involucionista en la historia de ETA.
    Si en el periodo anterior la violencia armada podía parecer legítima para bas-
    tantes sectores sociales –particularmente en Euskadi– ante el déficit democrá-
    tico, la negación de la autodeterminación y la represión, Hipercor rompía cual-
    quier justificación entre medios y fines. No fue suficiente para abrir una crisis
    entre la izquierda abertzale y ETA, pero sí para echar definitivamente por tie-
    rra la solidaridad con Euskadi de sectores populares de todo el Estado español
    y para erosionar la cobertura social ante la represión por parte de sectores vas-
    cos no pertenecientes a la izquierda abertzale.

    Además se producía en un cambio de contexto muy importante: en 1982 el
    PSOE había conquistado el gobierno de España y en 1983 se había firmado el
    tratado de adhesión al Mercado Común Europeo. ETA seguía manteniendo,
    como si nada hubiera cambiado, la tesis de que era franquismo maquillado.
    Pero en la conciencia de la gente el cambio era evidente. Y esto quitaba legiti-
    midad a la lucha armada para la conquista de objetivos políticos.

    El 5 de noviembre de 1987 se firmó el primer acuerdo antiterrorista entre los
    partidos políticos (incluidos PNV y EE), el Pacto de Madrid. El 12 de enero del
    siguiente año, con un lehendakari nacionalista –Ardanza- al frente, se firmó el
    Pacto de Ajuria Enea. Literalmente éste era un pacto no sólo por la “pacifica-
    ción” sino también por la “normalización política” del conflicto vasco, pero
    de facto se convirtió exclusivamente en la plataforma de cobertura política a la
    acción “antiterrorista” del Estado. El número de presos de ETA superó ya
    ampliamente la barrera de los 500 y la tortura en las comisarías se impuso, sin
    que todo ello tuviera enfrente un significativo movimiento de protesta social.

    El 28 de enero, ETA anunció una tregua de 60 días que luego alargó. El trasfon-
    do eran las Conversaciones de Argel entre la organización armada y el Gobierno
    español que se mantuvieron, con reuniones y cortes sucesivos, hasta 1989 pero sin
    que nada avanzara. No pasó de ser el último coletazo sobre la esperanza de que
    ETA negociara directamente con el Estado la Alternativa KAS o algo similar.

    El cambio de la política del gobierno francés respecto a los refugiados vascos
    fue determinante. Si todavía en 1984 las primeras extradiciones de militantes
    de ETA, firmadas por el gobierno de Mitterrand, habían tenido una importante
    contestación política interna, la declaración judicial de ETA como “asociación
    de malhechores” y la posterior política de arresto de sus dirigentes y de expul-
    sión al extranjero o de confinamiento en zonas lejanas a la frontera de muchos
    refugiados se convirtió en norma generalizada. Posiblemente la acción con
    mayor efecto contra ETA fue la detención de su principal núcleo dirigente en
    Bidart en 1992, año en el que pensaba obtener un gran impacto de sus acciones
    con ocasión de la celebración de los Juegos Olímpicos de Barcelona.

    Pero hubo otro hecho muy determinante: las movilizaciones en la calle con-
    tra las acciones de ETA. Quien tomó la iniciativa fue la coordinadora Gesto por
    la Paz. Si al comienzo eran concentraciones minoritarias, se multiplicaron
    cuando en 1993, en respuesta al secuestro durante 116 días del industrial Julio
    Iglesias Zamora, mucha gente se puso en la solapa, bien a la vista, un lazo azul
    de protesta. Las actividades de Gesto gozaron del apoyo de las instituciones y
    de los medios de comunicación. Pero no fueron una creación institucional o
    mediática, sino una actividad social directamente enfocada contra ETA.

    La respuesta de ETA fue involutiva. Y arrastró a toda la izquierda abertzale
    organizada a un proceso en el que la defensa de ETA se convirtió en un eje de
    su actividad y en el que construyó prácticas y discursos cercanos a la confron-
    tación social (lo que se dio en llamar estrategia de “socialización del dolor”).

    Aunque en 1995 ETA propuso lo que llamó “alternativa democrática”, ésta
    poco modificaba la sostenida hasta ese momento como Alternativa KAS. Al
    contrario, a partir de ese mismo año sus atentados giraron hacia miembros de
    partidos políticos; si entre 1978 y 1995 de las 623 víctimas mortales sólo 10
    (1,6%) eran cargos políticos, de las 93 posteriores lo han sido 26 (27,96%).

    En ese contexto nació y se desarrolló la kale borroka, las acciones de coman-
    dos de jóvenes activistas, que durante años se repitieron cada fin de semana con
    tres escenarios prioritarios: la quema de autobuses públicos y de entidades bancarias, el ataque a sedes de partidos políticos y la preparación de duros enfrentamientos de molotov y barricadas con la policía, que muchas veces se desarrollaban en el entorno de espacios muy transitados.

    En mayo del 95 ETA secuestró al industrial Jose María Aldaya (342 días de
    secuestro), en enero del 96 al funcionario de prisiones Ortega Lara (532 días) y en
    noviembre de ese año al abogado Cosme Delclaux (232 días). Mientras se mantu-
    vieron estos secuestros todas las semanas había concentraciones del “lazo azul” con-
    vocadas por Gesto en muchos sitios, y una a una tuvieron enfrente otra de la izquier-
    da abertzale. La tensión se disparó y los enfrentamientos fueron aumentando.

    En la campaña electoral de 1996 para el Congreso de Diputados, HB aprove-
    chó los espacios gratuitos de publicidad electoral para difundir un vídeo en el
    que ETA explicaba su Alternativa Democrática. Aznar ganó dichas elecciones
    y HB llegó en la CAV al punto más bajo de su porcentaje electoral (12,47%).

    El verano de 1997 el proceso involutivo de ETA y de la izquierda abertzale
    tocó fondo. El 30 de junio la policía liberó a Ortega Lara /9.
    9/ Un ejemplo ilustrativo de la degeneración del mensaje y del discurso lo dio el diario EGIN al día siguiente. Sobre una fotografía en la que el funcionario de prisiones recién liberado presentaba una imagen demacrada y destrozada hasta el extremo, el titular de toda la portada decía “Ortega vuelve a la cárcel”.

    El 10 de julio ETA secuestró a al concejal del PP en Ermua (Bizkaia) Miguel Ángel Blanco dando un plazo de dos días para que se tomaran medidas de liberación de presos. El secuestro originó importantes manifestaciones de rechazo y en la sociedad
    vasca se generó una espera de enorme tensión. Dos días después ETA lo mató
    de un tiro. La reacción fue enorme. En Ermua y en otros muchos lugares, la
    reacción incluyó ataques no sólo contra sedes y personas de HB, sino contra lo
    que sonara a izquierda abertzale. Algunos de estos ataques tuvieron en su orga-
    nización a provocadores natos y en todos ellos había mucho odio y hasta carga
    reaccionaria almacenada contra la izquierda abertzale; pero los años anteriores
    habían creado un caldo de cultivo para que aquello se produjera. Y se produjo
    algo más. Aunque la mayor parte de las personas que esos días salieron a pro-
    testar lo hizo, exclusivamente, contra ETA, se configuró un movimiento de opi-
    nión pública - el Espíritu de Ermua- sostenido por el Estado, por el PP y el
    PSOE y por muchos medios de comunicación bajo dos identificaciones:
    “Democracia=Constitución” y “Nacionalismo=Terrorismo”.

    Treguas y rupturas sin horizonte político (1999-2009)


    El 29 de noviembre de 1997, el Tribunal Supremo dictó sentencia condenatoria
    contra la Mesa Nacional de HB por haber incluido el vídeo de ETA en las elec-
    ciones de 1996 y sus miembros fueron encarcelados. El 15 de julio de 1998 cerra-
    ron las instalaciones del diario EGIN y de su emisora de radio. El Estado lanza-
    ba una ofensiva directa contra lo más visible de la izquierda abertzale civil.

    En paralelo, el Espíritu de Ermua iba ganando espacio público y hasta para el
    propio PNV y el Gobierno Vasco faltaba aire. El lehendakari presentó en 1998
    el conocido como Plan Ardanza para reconducir el Pacto de Ajuria Enea hacia
    una resolución dialogada del conflicto entre los partidos representativos pero se
    topó con el rechazo del PSOE y el PP.

    El 12 de septiembre de 1998 PNV, EA, HB, IU, Zutik, Batzarre, EKA, siete sin-
    dicatos y nueve organizaciones sociales suscribieron el Pacto de Lizarra o Estella.
    Cuatro días después ETA anunciaba una tregua ilimitada y argumentaba que corres-
    pondía a las fuerzas políticas establecer un escenario de solución del conflicto.

    En ese contexto desde la izquierda abertzale se lanzó la iniciativa de creación
    de Euskal Herritarrok (EH). Se planteó éste como un espacio electoral y de rea-
    grupamiento de la izquierda para la acción política. La iniciativa obtuvo una
    respuesta positiva y bastante gente que había estado fuera de HB se sumó a ella
    (por ejemplo, la casi totalidad de las personas del partido Zutik). La izquierda
    abertzale seguía siendo el núcleo sociológico más numeroso de la izquierda
    vasca y, en un espacio sin ETA, recuperaba su capacidad de iniciativa política.
    En el plano electoral del 12,47% que HB había tenido en las anteriores eleccio-
    nes EH subió al 17,91% en las del Parlamento Vasco y al 19,85% en las
    Europeas del año siguiente.

    En enero de 1999, tras la ruptura de las negociaciones entre el PNV y el PSOE
    (que hasta entonces gobernaban en coalición) fue elegido lehendakari Ibarretxe
    que estableció un acuerdo de legislatura con EH, en el que se decía expresamen-
    te: “Reiteramos nuestra apuesta inequívoca por las vías exclusivamente políti-
    cas y democráticas para la solución del conflicto de naturaleza política existen-
    te en Euskal Herria”.

    En septiembre de ese mismo año se constituyó públicamente Udalbiltza una
    asamblea de electos municipales abertzales (1.778 firmaron su constitución) de
    todos los territorios de Euskal Herria.

    El 28 de noviembre de 1999 ETA anunció oficialmente su decisión de dar por
    concluida la tregua y dio dos razones para hacerlo. La primera, que el Gobierno
    sólo quería hablar de que ETA declarara irreversible la tregua. La segunda, que
    PNV y EA no habían cumplido, en lo que hacía referencia al desarrollo de un pro-
    yecto de institucionalización nacional de Euskal Herria, un “acuerdo secreto” /10
    que tenían con ETA para que ésta declarara la tregua. El año 2000 murieron 23
    personas en atentados, entre ellas el portavoz socialista en el Parlamento Vasco
    Fernando Buesa y el exministro socialista Ernest Lluch.
    10/ En abril del 2000 ETA envió a los medios de comunicación copia del citado acuerdo que llevaba los sellos de la propia ETA, del PNV y de EA. Ambos partidos contestaron que ese documento llevaba un texto al dorso en el que ellos declaraban que no aceptaban todo lo planteado por ETA.

    La mayor parte de gente que se había incorporado en 1998 a EH, lo abando-
    nó. Cuando en 2001 se celebraron Elecciones Autonómicas en la CAV (en las
    Generales del año anterior llamó al boicot), el voto a EH descendió al 10,12%
    (casi 80.000 votos menos) y el número de escaños de 14 a 7.

    En junio de 2002 entró en vigor la Ley de Partidos Políticos y el 17 de marzo
    de 2003 el Tribunal Supremo dictó la ilegalización de Batasuna (que había sus-
    tituido a EH y a HB). Las actuaciones policiales se multiplicaron con alta eficacia a ambos lados de la frontera. Se modificaron leyes para que los presos de
    ETA cumplieran íntegramente sus condenas y para que se les suprimieran todos
    los beneficios penitenciarios incluidos, retroactivamente, los que previamente
    habían obtenido. El año 2002 el número de presos de ETA en las cárceles espa-
    ñolas subió a 650 y al finalizar 2004 llegó a 719.

    ETA realizó atentados mortales hasta mayo de 2003. El 11 de marzo de 2004,
    diez explosiones de bombas puestas por comandos jidaístas en trenes de pasa-
    jeros de Madrid provocaron una matanza. El Gobierno de Aznar mantuvo, con-
    tra todos los datos, que la autoría era de ETA esperando así beneficiarse de una
    votación “antiterrorista” en las Elecciones Generales que iban a celebrarse unos
    días después. Batasuna fue la primera en negar esa versión y en denunciar su
    utilización. Después, esa denuncia se convirtió en clamor popular y Aznar per-
    dió las elecciones frente al PSOE de Zapatero. Pero la izquierda abertzale –y
    mucho más ETA– continuaban, sin apoyo social, fuera del juego político.

    El 14 de noviembre de 2004 Batasuna realizó un acto político en el velódro-
    mo de Anoeta de Donostia en el que planteó una solución negociada del con-
    flicto vasco mediante la constitución de una mesa multilateral de partidos para
    acordar soluciones políticas y otra mesa entre el Gobierno y ETA para solucio-
    nar el conflicto armado. A mi entender, la Propuesta de Anoeta representa a
    quienes en la izquierda abertzale y en la propia ETA consideraban ya que la
    lucha armada era incapaz de enfrentarse a la eficacia del Estado, era un obstá-
    culo para consolidar un movimiento soberanista plural, era, también, un freno
    para desarrollar una perspectiva de izquierda social y era, en fin, un lastre para
    que la izquierda abertzale ampliara su iniciativa política.

    El 17 de mayo del año siguiente el Congreso de Diputados autorizaba al
    Gobierno a negociar con ETA. En junio ésta declaró que suspendía toda clase de
    atentados contra representantes de partidos políticos. Y el 24 de marzo de 2006
    inició una tregua unilateral e indefinida y el 29 de junio el presidente del
    Gobierno español informó que se había iniciado el diálogo con ETA.

    Un ejemplo, sólo uno, de las ilusiones que la nueva situación despertó fue la
    constitución del colectivo Ahotsak, voces de mujeres para la paz como se denomi-
    naban a sí mismas. El 8 de abril de 2006 mujeres parlamentarias, cargos políticos
    y sindicales de todas las tendencias (a excepción del PP) y de los siete territorios
    de Euskal Herria hicieron público un manifiesto y pusieron en marcha un movi-
    miento muy activo, que fue creando grupos adheridos por toda la geografía vasca.

    Pero en los meses siguientes el Gobierno socialista no realizó ningún gesto
    significativo de humanización del conflicto (respecto a los presos de ETA, por
    ejemplo), sino que mantuvo la política de represión policial, de ilegalizaciones
    y de apertura de procesos judiciales masivos contra lo que se generalizó como
    “entorno de ETA”. Y actuaciones de ésta, como un robo masivo de armas en
    Francia, aumentaban, también, la sensación de fragilidad de la tregua y de las
    negociaciones que podía haber por detrás.

    Sin embargo el 31 de octubre las representaciones de Batasuna, PSE-PSOE y
    PNV que venían reuniéndose en el santuario jesuita de Loiola, se retiraron de la
    mesa con un borrador de acuerdo en el que se defendía que todos los proyectos
    políticos pudieran ser materializados sin coacción y en el que se comprometían a
    “promover la creación de un órgano institucional común” para la CAV y Nafarroa, “que tendrá las atribuciones ejecutivas y de propuesta legislativa en el marco competencial que se acuerde, de conformidad con el ordenamiento jurídico”. Nunca había tenido el conflicto vasco un acuerdo de base política tan firme como ése. Cuando volvieron a reunirse, Batasuna propuso una modificación que hacía saltar el acuerdo, proponiendo como punto de partida, directamente, lo que, en todo caso, debía ser final: que ese “órgano institucional” tendría como tarea “elaborar un Estatuto de Autonomía” común para la CAV y Nafarroa.

    El 30 de diciembre el atentado de ETA contra la T-4 de Barajas adelantó ya
    el fin de la tregua que hizo oficial el 5 de junio de 2007. La bomba dinamitó,
    al mismo tiempo, muchas de las ilusiones y de las iniciativas sociales que se
    habían construido, entre ellas Ahotsak.

    Es evidente que ETA valoró las repercusiones que esa decisión tendría en la
    represión sobre la izquierda abertzale. Desde entonces el “estado de excepción”
    contra ésta ha sido absoluto. Y, lo que es igualmente importante, la perspectiva
    abierta por la Propuesta de Anoeta está bloqueada y la izquierda abertzale care-
    ce de un proyecto político con credibilidad mientras ETA perviva.

    Tras la ruptura de la tregua de 1998, un sector de la izquierda abertzale creó Aralar.
    No es imposible que Aralar gane la hegemonía en la izquierda abertzale. Pero es una
    hipótesis que, a día de hoy, no parece muy real. El riesgo que hoy existe es que
    aumente lo que ya está ocurriendo: que la persistencia de ETA condicione hasta tal
    punto el espacio para la acción política y social de la mayor parte de esa izquierda
    abertzale, que se desagarre en jirones ante su falta de credibilidad y ante la inhibición
    social sobre el cerco que le somete (con éxito creciente) el Estado. Desgraciadamente,
    la manifestación de protesta del 18 de octubre contra las detenciones de Otegi y sus
    compañeros, es más la excepción que la regla de los últimos tiempos.

    Algunos hechos apuntan a que podemos estar ante una confrontación públi-
    ca entre quienes en la izquierda abertzale y en la propia ETA defienden el final
    unilateral del protagonismo condicionante de la lucha armada para dar todo el
    protagonismo a la acción política. Hay quien dice que el proyecto de Otegi y
    Diez Usobiaga, cuando han sido detenidos por orden del juez Garzón, iba en
    ese sentido. Pero la historia de estos 50 años apuntala sólidamente la conside-
    ración de que, a fin de cuentas, una solución negociada al conflicto sólo será
    positiva si el peso de la organización armada está sobre la mesa.

    Creo que ahí se juega, más allá de las siglas, el futuro del espacio para la polí-
    tica de izquierda en Euskal Herria (y, quizá, por rebote, en todo el Estado espa-
    ñol). Porque, sociológicamente, las fuerzas mayoritarias de la izquierda vasca
    siguen estando y siguen siendo las de la izquierda abertzale.
    "...hablar de fascismo es hablar de un Jefe del Estado español actual (el rey Juan Carlos I) que fue nombrado por Francisco Franco, al cual todos los presidentes de la “democracia” le han jurado lealtad..."

  6. #181

    Default

    ETA, historia de un precipitante

    Floren Aoiz

    1. Dos aclaraciones preliminares. En primer lugar, quiero aclarar que
    estas no son mis opiniones, sino sólo aquellas que pueden publicarse sin que ni
    un servidor ni quienes patrocinan la edición den con sus huesos en la cárcel.
    Hay que andarse con mucho cuidado en este Estado español que Franco deci-
    dió que fuera una “democracia”, en el que Carrero Blanco es una “víctima del
    terrorismo”, la Falange un partido legal, el Borbón habla con cariño del dicta-
    dor y Arnaldo Otegi fue encarcelado por alabar a una de las personas que se
    jugó la vida luchando contra el régimen fascista instaurado tras la victoria de
    los sublevados en julio de 1936.

    En estas condiciones un debate sincero es, sencillamente, imposible. Uno
    dice lo que puede decir. Se puede escribir cualquier cosa contra ETA, pero
    hablar sobre esta organización sin reproducir el discurso impuesto por el nacio-
    nalismo español es cuando menos arriesgado.

    La segunda aclaración hace referencia a mi punto de vista sobre la materia.
    Por mucho que se empeñen Garzón, la Fiscalía o las diferentes policías espa-
    ñolas ni he sido ni soy militante de ETA, mucho menos -obviamente- dirigen-
    te de esta organización. Lo quiero recalcar porque desde diciembre de 2002
    debo pasar cada quince días por un juzgado como imputado por un supuesto
    delito de pertenencia a banda armada y la Fiscalía pretende considerarme
    miembro de esta organización ¡en grado de dirección! Mi punto de vista será o
    no interesante, pero desde luego no es la visión de alguien de ETA.
    2. El susto de Carrillo. Cuando ETA hizo saltar por los aires al número dos del franquismo y principal valedor de la sucesión juancarlista del dictador,
    Carrero Blanco, la izquierda convencional quedó totalmente obnubilada.

    ¿A quién se le había ocurrido saltarse el guión de una manera tan impactante?
    Carrillo, incapaz de aceptar que en Euskal Herria había surgido un grupo
    política y materialmente capaz de cargarse a la eminencia gris del régimen, apuntó a la CIA. Y eso que Carrero era uno de los engranajes de la cohesión entre EE UU y el franquismo, algo que Carrillo sabía muy bien.

    No se trataba sólo de una necedad más de Carrillo. Era la demostración del
    divorcio entre una izquierda anquilosada, vendida, derrotada y domesticada,
    que ansiaba pastar en los prados del establishment y la viva realidad social y
    política vasca. Carrillo acaso veía reaparecer bajo formas insospechadas el fan-
    tasma de los maquis que tanto le había costado liquidar, pero no se trataba de
    los coletazos de la lucha contra el golpe de 1936, sino de algo totalmente nuevo.

    Con Carrero saltaban por los aires la falacia de la “reconciliación nacional” y
    todo el discurso entreguista con el que algunos esperaban lograr el visto bueno
    de los cocineros de la transición, el postre a servir tras la muerte del “Caudillo”.
    Había surgido un nuevo sujeto político que formulaba sus propios objetivos y
    no aspiraba a pedir una parte del pastel de la reforma, sino a afrontar una pro-
    funda trasformación social y lograr un cambio histórico en las relaciones entre
    Euskal Herria y los Estados español y francés.

    3. ETA, factor precipitante. En la preperación de mi libro sobre la transición
    postfranquista en Navarra topé, gracias a Justo de la Cueva, con las ideas de
    Jauregiberry /1.
    1/ Jauréguiberry, F. (1983) Question nationale et mouvements sociaux en Pays Basque sud. París: Tesis de
    Doctorado en Sociología, Ecole des Hautes Études en Sciences Sociales.


    Me pareció sugerente su visión de ETA y los movimientos generados en el último tramo del franquismo y primeros tiempos de la reforma. Ideas como iceberg o elemento precipitante aparecían así como una invitación a visualizar el proceso histórico del surgimiento y evolución de ETA como catalización de factores y tendencias más profundos y de mucho más largo recorrido. Sin reparar
    en estos elementos, cualquier análisis de la historia de ETA sería muy parcial y difí-
    cilmente nos permitiría comprender la pervivencia de un fenómeno de lucha arma-
    da y movilización social como el que se ha producido y sigue reproduciéndose en
    Euskal Herria frente a dos de los Estados más poderosos de Europa occidental.

    Pueden respirar tranquilos quienes hayan temido que me remonte a la prehis-
    toria o glose la resistencia vascona al imperio carolingio. Simplemente quiero
    recordar que existe un fenómeno histórico de muy largo recorrido que se ha
    expresado de muy diversas maneras y que podemos denominar pervivencia del
    pueblo del euskara. Pervivencia que no, desde luego, inmutabilidad ni continui-
    dad mecánica. Lo vasco, por llamarlo de algún modo, es una constante que ha
    tenido durante siglos muy diversas expresiones, siendo la lengua y la cultura
    política las más importantes. Los vascos no sólo tenemos una lengua diferente,
    no sólo hemos guardado un sentimiento identitario –que no es lo mismo que
    conciencia nacional en el sentido moderno del término– sino que –y esto es
    muy importante–, tuvimos nuestras propias estructuras estatales y tenemos
    nuestra cultura política, que ha chocado históricamente con otras que nos han
    sido impuestas por la fuerza.

    [SIZE="3"“El movimiento que
    surge en Euskal Herria,
    que en absoluto puede
    identificarse
    mecánicamente con
    ETA, es un fenómeno
    masivo, un nuevo
    movimiento popular,
    surgido de la sociedad
    y que escapaba al
    control de las facciones
    burguesas tanto como
    a la dirección de los
    partidos tradicionales
    de la izquierda
    española"][/SIZE]

    El franquismo llevó la presión para españolizar Euskal Herria al extremo. En ese
    clima surge ETA, pero no se trata de un fenómeno de oposición a la dictadura, sino de algo mucho menos coyuntural. Lo que ocurre hace ahora unos 50 años es el surgimiento de un fenómeno político totalmente nuevo: el independentismo de izquierdas. ETA se convierte, con su actividad armada y su liderazgo de la lucha contra el franquismo en el factor precipitante de numerosos procesos y fenómenos desencadenados en estas décadas. Pero si tiene esa capacidad de precipitación no se debe sólo a su vocación de agitar el panorama social y político del país creando nuevas situaciones, nuevos sujetos políticos, nuevos espacios de lucha. Es –además de por eso– porque existían condiciones.




    4. El nuevo independentismo popular. ETA no surge de la nada, pero no es el hijo pródigo del Partido Nacionalista Vasco. La irrupción en el escenario vasco de la izquierda abertzale no puede interpretarse exclusivamente como una muestra del desencanto de algunos sectores con la estrategia del PNV. Estamos, por el contrario, ante un sujeto político nuevo, que evoluciona de la adhesión más o menos estricta a los valores del nacionalismo burgués a una nueva cultura política y, sobre todo, a una nueva estrategia, una nueva praxis que está muy lejos del comporta-
    miento pactista y sumamente conservador del partido fundado por Sabino Arana.

    ETA y la izquierda abertzale tienen más que ver con la industrialización y la apa-
    rición de la clase obrera vasca que con la evolución interna del PNV, por más que
    el surgimiento de esta organización se produjera en un contexto concreto. La pre-
    tensión de fosilizar la historia de ETA podrá ser un buen negocio para personajes
    que han hecho de su papel de “fundadores de ETA” su único capital personal, pero
    las circunstancias concretas del nacimiento de esta organización son infinitamente
    menos importantes que su evolución y su conexión con determinados intereses
    populares. Conexión y precipitación, regeneración y reproducción de unas nuevas
    subjetividades.

    ETA es capaz de responder a unos deseos, y su vez los trasforma, les da cuerpo y contribuye a moldearlos. En un primer momento porque cuestiona con éxito al franquismo el monopolio de la violencia legítima. Más tarde porque se convierte en un poder real, un contrapoder si preferimos ese término, capaz de oponerse a la operación reformista poniendo sobre la mesa un escenario alternativo de ruptura basada en la exigencia del respeto a los derechos del pueblo vasco.

    Con el surgimiento de ETA sectores populares vascos pasan a hacer política
    directamente. Ya no se trata de adherirse a una u otra fracción de la burguesía, o
    de la nobleza, como en otras etapas de nuestra historia. Tampoco se reproducen
    los esquemas mentales y prácticos del nacionalismo español, en el que se encua-
    dran tanto el PSOE-UGT como el PCE. La izquierda abertzale es algo nuevo. Es
    un fenómeno popular, ligado a unas capas sociales determinadas que quieren
    tener su propio protagonismo y es un fenómeno nacional vasco, muy diferente de
    lo que en esos mismos momentos está ocurriendo en el resto del Estado español.

    Este nuevo independentismo se va fortaleciendo en el tramo final del fran-
    quismo y en él la influencia de ETA es notable, pero no se trata de un fenóme-
    no simple. ETA marca pautas, pero también cambia y siente la influencia de los
    nuevos movimientos sociales que van surgiendo. La idea del “todo es ETA”
    esgrimida para justificar la criminalización de organizaciones populares vascas
    no se ha correspondido nunca con la realidad, aunque sí con la percepción que
    ha tenido del fenómeno el nacionalismo español.

    Por otra parte, la complejidad de las relaciones entre ETA y otros organismos o
    sectores supera conceptos como dirección o vanguardia, aunque se haya querido
    interpretar en esos términos. El movimiento que surge en Euskal Herria, que en
    absoluto puede identificarse mecánicamente con ETA, es un fenómeno masivo, un
    nuevo movimiento popular, surgido de la sociedad y que escapaba al control de las
    facciones burguesas tanto como a la dirección de los partidos tradicionales de la
    izquierda española. Frente a los partidos al uso, ETA precipita procesos complejos
    en los que los sectores que se apartaban de las posiciones más combativas quedan
    pronto arrinconados, no habiendo espacio para liderazgos personales convencio-
    nales. Estos movimientos recurren a formas de lucha que van desde el accionar
    armado hasta la acción político-cultural, pasando por el movimiento obrero o el
    estudiantil, creando una efervescencia inasimilable por el régimen franquista.

    La interrelación entre estas expresiones combativas no se basaba en esquemas
    “clásicos”. Por ello, las fórmulas represivas que habían resultado eficaces en la
    lucha contra el maquis o el PCE no sólo fueron incapaces de frenar el desarrollo
    de este movimiento, sino que aceleraron y profundizaron su desarrollo. En reali-
    dad, ni el Estado franquista ni su aliado principal, EE UU, habían previsto que
    surgiera un movimiento independentista de estas características, en sintonía con
    las aspiraciones de la clase obrera. Y lo que no fueron capaces de comprender
    hasta mucho más tarde es que adquiriera una capacidad de lucha y desgaste del
    régimen como la que demostró. Finalmente tuvieron que hacer frente a la reali-
    dad: en 1969, Carrero se refería así a ETA
    “anda por el camino de crear graves
    complicaciones a la unidad de la Patria y a las relaciones con la Iglesia
    /2”.
    2/ Carrero, citado en Tusell, J. (1993) Carrero, La eminencia gris del régimen de Franco. Madrid: Temas de hoy,
    pág. 350.


    El franquismo respondió con bestialidades y torpeza al nuevo desafío. Una de
    las expresiones más significativas de esta respuesta fue el Proceso de Burgos,
    que pretendiendo ser un alarde de fuerza del régimen se convirtió en expresión
    de su debilidad. La represión contribuyó a convertir a ETA en símbolo y punta
    de lanza de la lucha contra el franquismo, pero también de las reivindicaciones
    de clase. El dirigente de ETA Argala diría años más tarde que en torno a este
    juicio “comenzó a hacerse patente de modo evidente” la identificación de la
    clase obrera con la lucha armada /3.
    3/ Beñaran Ordeñana, J. M. Argala. Prólogo a Apalategi, J. (1979) Los vascos de la nación al Estado. P.N.V., E.T.A,
    ENBATA, Elkar, versión digital del prólogo en http://www.marxists.org/espanol/argala/argala1.htm


    Como señalara Pérez Agote, a partir de las movilizaciones en torno al Proceso de
    Burgos se desbordaron los frenos que el régimen había impuesto a la expresión
    pública de la “densa vida colectiva cotidiana /4”, y se produjo una notable trans-formación en la sociedad vasca, al adquirir la calle un notable protagonismo en la vida colectiva a través de la red asociativa y la cuadrilla. Los estrechos límites del franquismo y su ideología fascista, basada en la rigidez social, la explotación y un nacionalismo español agresivo e intolerante, chocaban con la efervescencia de una sociedad vasca erizada por la industrialización, los cambios sociales, el deterioro de la lengua y la cultura autóctonas y una larga tradición de desconexión con las tendencias dominantes a nivel de estado.
    4/ Pérez-Agote, A. (1984) La reproducción del nacionalismo. El caso vasco. Madrid: CIS-Siglo XXI de España,
    págs. 116 y 117, citado en De la Cueva Alonso, J. (1988) La escisión del PNV. Bilbo: Txalaparta, Bilbo, pág. 103.


    El juicio-escarmiento de 1970 demostró que el Estado español era incapaz de frenar ese fenómeno, pues sólo podía recurrir a estrategias que agudizaban las contradicciones. Para el franquismo resultó imposible frenar el crecimiento de la resistencia vasca. Ya lo adelantó Franco en un Consejo de Ministros:
    “La lucha contra ETA va a durar, se ha hecho crónica /5”.
    5/ Citado en Cerdán, M., y Rubio, A. (2003) Lobo. Un topo en las entrañas de ETA. Barcelona: Plaza y Janés, pág. 25.

    Quienes prepararon a conciencia el postfranquismo terminaron por compren-
    der que el movimiento surgido en Euskal Herria iba a convertirse en el escollo
    fundamental para sus planes de transición de la ley a la ley. Así lo reconocía un
    informe confidencial del Consejo Provincial del Movimiento en Gipuzkoa de
    septiembre de 1972:
    ...tengamos bien presente, que la resolución del problema del País Vasco no
    admite ninguna demora. Debe ser resuelto en vida del Caudillo. Si no se logra-
    ra eliminarlo de la herencia política que recibirá el príncipe de España al cum-
    plirse las previsiones sucesorias, se realizará de tal forma en los primeros tiem-
    pos de su reinado, que exigiría una respuesta militar con todos los riesgos y
    condicionamientos que ello había de entrañar para el signo, definitivamente
    pacífico, que debe caracterizar la Monarquía del Movimiento /6.

    6/ Citado en Colectivo Unitario-LAB (1989) Obreros somos...1969-1989. El Movimiento Obrero en la Comarca
    de Tafalla. Tafalla: Altaffaylla, pág. 35.



    5. Precipitante de la crisis de la reforma, como señalara un ex-jefe de los “grises” /7. Sin embargo cuando a la muerte de Franco se impuso el modelo de reforma que había sido preparado mucho antes, la presión contra el independentismo vasco se acentuó notablemente. Ya no se trataba de la represión de la dictadura surgida del golpe de julio de 1936, sino de un “Estado de derecho” que contaba con el apoyo de las “fuerzas democráticas”, algunas de ellas defensoras en su día de la Segunda República Española.
    7/ Delgado, J. (2005) Los grises. Víctimas y verdugos del franquismo. Madrid: Temas de Hoy, pág. 261.

    Se produjeron sensibles cambios en las posiciones de los agentes políticos y sociales y tanto ETA como el movimiento independentista se fueron adaptando a la nueva situación. La represión, lejos de reducirse, se intensificó y ésa ha sido la tendencia hasta la actualidad.

    El iceberg del que hablábamos ha ido desarrollándose en estos años en direccio-
    nes diferentes, a veces incluso contrapuestas. Euskal Herria sigue siendo tierra de
    movimientos sociales potentes y muy creativos. En algunos casos, como en la lucha
    contra la central de Lemoiz, la confluencia de diversas formas de actuación ha obli-
    gado a alterar los planes gubernamentales, pese a estar apoyados por importantes
    agentes políticos y económicos locales. En otros, los resultados han sido mucho
    menos claros, o incluso sumamente frustrantes para los movimientos sociales.

    Es evidente, en cualquier caso, que el posfranquismo y los cambios sociales,
    económicos y culturales vividos en estos años han afectado a la visión de amplios
    sectores con respecto a la práctica de la lucha armada y la propia imagen de ETA.
    La maquinaria propagandística de la “democracia española” ha cargado constan-
    temente contra el independentismo buscando su identificación con ETA para faci-
    litar su criminalización y los efectos de esa machacona insistencia están a la vista.

    El independentismo vasco ha estado muy solo en su denuncia de la reforma
    posfranquista. Muchos de quienes a la muerte de Franco rechazaban una com-
    ponenda con el régimen han ido aceptándola con el paso del tiempo. En
    muchos casos, la crítica a la lucha armada de ETA ha sido la tapadera de pro-
    cesos de involución ideológica y política. El desarrollo del Estado de las
    Autonomías, la imposición de la separación de Euskal Herria peninsular en dos
    comunidades, la LOAPA, la guerra sucia, el plan ZEN, la sintonía PSOE-PNV,
    la implicación de la Ertzantza en tareas represivas, los pactos “antiterroris-
    tas”...; todos estos factores han ido complicando el panorama político vasco y
    han supuesto grandes obstáculos para el independentismo vasco.

    El Estado de las Autonomías logró importantes apoyos en la Euskal Herria
    peninsular. Buena parte de las complicidades entonces aparecidas han ido
    cayendo a lo largo de los últimos años, pero en su día provocaron un duro
    enfrentamiento dentro de las fuerzas de ámbito vasco, ya que buena parte de
    ellas se alió con el nacionalismo español frente al independentismo. La insisten-
    cia de la izquierda abertzale en la defensa del derecho de autodeterminación, el
    fracaso de la represión y la arrogancia del nacionalismo español, que siempre ha
    visto el estado de las autonomías como un mal menor, fueron provocando un
    notable desgaste de la reforma y terminaron por hacerla entrar en crisis, pero el
    proceso fue complejo y estuvo erizado de dificultades para el independentismo.

    ETA ha sido capaz de mantener su fuerza operativa pese a la escalada represiva.
    Ha sufrido caídas, descabezamientos, escisiones, infiltraciones y ataques de todo
    ipo, pero ha cumplido 50 años con capacidad para golpear duramente al Estado
    español. De este modo, ha ido dinamitando las expectativas de una salida policial,
    aunque desde Madrid y París se sigan haciendo grandes esfuerzos para hacer creí-
    ble esa posibilidad.

    Desde la muerte de Franco, la capacidad de ETA de precipitar cambios en
    nuestra sociedad se ha evidenciado en numerosas ocasiones, tanto por sus aten-
    tados como por sus treguas y/o altos el fuego. Ha llegado a acuerdos con fuer-
    zas políticas y ha sido capaz de sentarse con representantes de diversos gobier-
    nos españoles, en algunos casos con la presencia de destacadas personas o ins-
    tituciones del ámbito internacional. No obstante, todos los intentos de resolver
    el conflicto en términos políticos han fracasado hasta ahora y en más de una
    ocasión ETA se ha visto envuelta en las trampas propagandísticas de los gobier-
    nos españoles, más preocupados por culpar a esta organización del fracaso de
    las tentativas de solución que de llevarlas adelante.

    En este sentido, los gobiernos españoles han querido hacer pagar –y en algu-
    nas ocasiones lo han logrado– a ETA y al independentismo de izquierdas la fac-
    tura del fracaso de los procesos de búsqueda de una solución dialogada. Ciertos
    errores en la gestión y enfoque de esos procesos han sido hábilmente instru-
    mentalizados por los nacionalistas españoles y sus aliados para desgastar la
    imagen de ETA y presentar a la izquierda abertzale como maximalista.
    ETA también ha sacudido el espectro social del independentismo, en ocasio-
    nes con impactos que han provocado desmarques. Como se puso en evidencia
    en el caso de Miguel Ángel Blanco, los nacionalistas españoles han querido uti-
    lizar contra la propia ETA y contra los defensores de los derechos nacionales
    de Euskal Herria la capacidad precipitante de ETA.

    ETA ha cambiado mucho desde la muerte de Franco. También su imagen, la
    percepción de sus acciones armadas y sus propuestas políticas, como ha cam-
    biado su influencia social. Los cambios en su modo de accionar y su capacidad
    operativa son también destacables. ETA sigue teniendo una capacidad de pre-
    cipitación notable, que va mucho más allá de sus acciones armadas.

    El efecto del último alto el fuego o los atentados de este verano muestran esa
    capacidad de ETA de marcar agenda y evidenciar la incapacidad de la repre-
    sión para neutralizarla. No obstante, resulta evidente que la actuación policial
    ha dificultado notablemente la práctica armada. ETA ha sufrido numerosas
    caídas y la represión dibuja a un escenario cada día más complicado para sus
    acciones.

    La represión se ha desplazado en los últimos años a las organizaciones polí-
    ticas independentistas, en un intento de neutralizar su influencia social y evitar
    cualquier tipo de avance hacia nuevos escenarios. Las recientes detenciones de
    Arnaldo Otegi, Rafa Díez y otros militantes independentistas, al igual que las
    ilegalizaciones, los juicios y los encarcelamientos, suponen la confirmación de
    la vuelta de tuerca en la estrategia represiva del nacionalismo español.

    En cualquier caso, hay que tener en cuenta que esta escalada represiva obe-
    dece a la profunda crisis de la reforma y su “solución autonómica”. Nunca el
    modelo autonómico actual había tenido menos apoyos que ahora en la Euskal
    Herria peninsular. Nunca había existido una demanda tan extendida de superar
    este marco. Paradójicamente, la izquierda abertzale se enfrenta a las mayores
    dificultades de su historia para hacer política, pero nunca había obtenido tantas
    victorias políticas. Hoy es más débil que nunca la defensa de los estatutos. Hoy
    hay más fuerzas que nunca demandando el derecho a decidir de la sociedad
    vasca. El discurso que la izquierda abertzale mantenía poco menos que en soli-
    tario en los primeros años de la reforma es sistemáticamente plagiado por todo
    tipo de agentes, sindicatos, partidos... Hasta el PNV se vio obligado a ofrecer
    una versión descafeinada mediante su famoso plan Ibarretxe.

    Epílogo: el efecto precipitante en la Europa del siglo XXI.

    No es lo mismo pretender ser un factor precipitante que serlo. Muchos agentes pre-
    tendieron marcar las pautas de la resistencia al franquismo. De algunos de ellos
    la mayor parte de la sociedad actual no conoce ni el nombre. El de ETA es
    sobradamente conocido aunque ahora mismo el papel que jugó frente a la dic-
    tadura haya sido enterrado por la propaganda “antiterrorista”.

    ETA ha querido ser factor precipitante y lo ha sido. Ha logrado obligar a todos
    los agentes políticos y sociales a posicionarse e incluso cambiar sus estrategias y
    sus discursos. Esto se debe a diversos factores, pero uno de ellos es que ETA deci-
    dió utilizar la lucha armada y fue y ha sido capaz de practicarla pese a haberse
    desencadenado una acción neutralizadora descomunal por parte del Estado espa-
    ñol con la colaboración de otros Estados y especialmente la interesada complici-
    dad francesa. No obstante, la práctica armada, que ha variado notablemente a lo
    largo de los años es sólo una de las cosas que ha hecho ETA. Con las armas o sin
    ellas, ETA ha actuado como un sujeto de primer orden en la política vasca y en
    las relaciones entre la sociedad vasca y los Estados español y francés.

    Pasado este tiempo, ETA, que como toda organización formada por personas
    está sujeta a contradicciones y diferencias de criterios, sigue teniendo capacidad
    para precipitar cambios, algo que no siempre tiene que ver con la trascendencia
    de la lucha armada en términos puramente militares. ETA ha realizado numero-
    sas acciones armadas en estos 50 años, algunas de ellas de gran eco, pero su
    capacidad de actuar como precipitante de los procesos sociales no ha sido siem-
    pre paralela a su capacidad operativa. En relación al Proceso de Burgos, como
    señala Jauréguiberry /8, ETA logró gran audiencia y popularidad pese a hallarse sumida en una importante crisis.
    8/ Jauréguiberry, F. (op.cit).

    Comparto con él que la dimensión de Euskadi Ta Askatasuna supera su propia existencia como organización y debe ser vista más bien como la parte visible de un iceberg que el hielo y el frío del franquismo no habían dejado de formar a lo largo de los 30 años anteriores.

    En mi opinión, podemos deducir de la historia que ETA tiene en sus manos
    la capacidad de precipitar o contribuir a precipitar notables cambios en la socie-
    dad vasca. La elección de esta idea como título y eje central de mi reflexión no
    es casual, ya que expresa también un deseo personal. Podemos estar ante un
    nuevo cambio histórico, que altere los guiones que otros han escrito para
    Euskal Herria. Un cambio que abra un nuevo ciclo y permita nuevas alianzas,
    complicidades eficaces para cambiar la sociedad y avanzar hacia la indepen-
    dencia, dejando en manos de la sociedad la toma de decisiones. Creo que ETA
    se enfrenta al reto de precipitar ese cambio, o, cuando menos, de contribuir a
    precipitarlo, porque sería erróneo creer que el cambio depende de uno solo de
    los agentes implicados.

    El gran sujeto de ese cambio debe ser la sociedad vasca y es de esperar que
    todos aquellos agentes que pueden ayudar a precipitarlos se pongan cuanto
    antes manos a la obra.
    "...hablar de fascismo es hablar de un Jefe del Estado español actual (el rey Juan Carlos I) que fue nombrado por Francisco Franco, al cual todos los presidentes de la “democracia” le han jurado lealtad..."

  7. #182

    Default

    Comunicado de ETA. 2010 enero 17


    ETA hace suyos los planteamientos expresados por la izquierda abertzale

    «La izquierda abertzale ha hablado y ETA hace suyas sus palabras. No podemos quedarnos mirando al enemigo, es hora de tomar la iniciativa y actuar». Iniciativa, debate, colaboración, proceso democrático, activación de la sociedad, organización y lucha son los ejes principales sobre los que pivotan las reflexiones que ETA recoge en este comunicado remitido a GARA. «Teniendo claro que hay que responder a la represión -afirma la organización armada-, nuestra fuerza radica en la lucha política».

    Traducción íntegra al castellano: Comunicado de ETA a Euskal Herria
    "...hablar de fascismo es hablar de un Jefe del Estado español actual (el rey Juan Carlos I) que fue nombrado por Francisco Franco, al cual todos los presidentes de la “democracia” le han jurado lealtad..."

  8. #183

    Default

    Comunicado de ETA





    ETA muestra su total disposición a dar los pasos que sean necesarios para favorecer el cambio político. El comunicado que ETA ha remitido a Gara está dirigido a la ciudadanía vasca y en él, además de hacer un análisis de la situación política que vive Euskal Herria en los últimos tiempos, se incluye una «declaración» de siete puntos en la que, entre otras cuestiones, la organización armada muestra su disposición a dar «los pasos que sean necesarios» para favorecer el cambio político.

    La «Declaración de ETA» comienza expresando su respeto a aquellos agentes que, en los últimos meses, están intentando poner en marcha una nueva dinámica a favor de Euskal Herria, en un contexto marcado por «la dura situación represiva» y «la presión político-mediática». También tiende la mano para colaborar con todos los agentes que asuman que para
    «construir un escenario democrático que garantice el futuro de Euskal Herria» es necesario dar «pasos seguros» y adquirir «compromisos firmes»
    .

    Por ello, ETA hace un llamamiento a todas las mujeres y hombres vascos para que, cada cual en su medida, «luchen a favor de Euskal Herria», ya que considera que «la activación social» es «la principal garantía» para avanzar en ese sentido.

    «ETA, por su parte, manifiesta que está dispuesta a dar los pasos necesarios en el camino del cambio político, en el espacio que le corresponde», prosigue en el cuarto punto.

    A continuación, reitera su «voluntad para resolver el conflicto» y añade que su deseo y su tarea consisten en alcanzar «una formulación consensuada» para que la ciudadanía vasca decida su futuro «sin ningún tipo de límites ni injerencias» y «construir sobre bases sólidas el proceso democrático» que conlleve «las garantías» para que se pueda llevar a cabo ese ejercicio de decisión.

    También se reafirma en su actitud de «hablar al pueblo con transparencia y honestidad», lo que contrapone a la «intoxicación informativa» que, a su juicio, «el Gobierno español ha convertido en un importante instrumento político».

    Por último, ETA se reafirma en «el compromiso con Euskal Herria» que tomó hace 50 años, para asegurar que seguirá «luchando firmemente por Euskal Herria». «No cesaremos hasta alcanzar la libertad», concluye.

    Factor sicológico

    En la primera parte del texto, ETA se centra en analizar las formas y las consecuencias de lo que viene a denominar «ataque generalizado e intenso» que, según afirma en el segundo párrafo, el Gobierno español ha desencadenado contra Euskal Herria desde que llevó el último proceso al fracaso.

    Responsabiliza al Ejecutivo español de haber
    «cerrado la puerta a la oportunidad para una solución democrática» y de «haber optado por extender a todos los ámbitos la negación y por desarrollar una ofensiva represiva sin límites».
    La organización armada entiende que la izquierda abertzale es el objetivo de esa ofensiva porque
    «hace treinta años consiguió que fuera imposible la asimilación de Euskal Herria en Francia y España», y porque «ha logrado mantener abierta de par en par la puerta de la independencia y la libertad».
    En este contexto, recuerda que
    «se ha impuesto el estado de excepción en Euskal Herria», se han ilegalizado organizaciones políticas, detenido a militantes, «son constantes los recortes de derechos civiles y políticos», «endurecen la crueldad contra los presos políticos» y abundan los «secuestros de ciudadanos» y los «interrogatorios clandestinos».
    Una estrategia con la que, en opinión de ETA, no sólo se pretende condicionar la actividad política de la izquierda abertzale, sino también «influir en el factor sicológico».

    La organización armada comenta que, por enésima vez, el Estado español «pretende vender la fantasía de la salida policial», pese a que «el ministro de Interior, Pérez Rubalcaba, sabe muy bien que hoy, como ayer, la única vía que garantiza el final de la resistencia vasca es el reconocimiento de los derechos de Euskal Herria».

    Al ministro de Interior español también le acusa de estar «acostumbrado a las mentiras y la propaganda de guerra», de intentar desfigurar la realidad tras frases pomposas y de pretender desviar el debate. Pero no sólo le acusa, sino que le responde. «`Votos o bombas' es su última patraña -subraya ETA en el comunicado remitido a este diario-. Y la izquierda abertzale le responde alto y claro: «Votos», como método democrático para que los ciudadanos vascos, sin límites y sin injerencias, y siendo materializables todos los proyectos, decidamos nuestro futuro. Dar la palabra al pueblo». Acto seguido, asegura que ésa es precisamente la opción que niega el Gobierno español a Euskal Herria, que es lo que, según recuerda la organización armada, está en la base del conflicto. «Ése es el tope -concluye ETA en este punto- que la lucha de los ciudadanos debe contribuir a superar».
    Comunicado original:
    PHP Code:
    EUSKADI TA ASKATASUNAREN AGIRIA EUSKAL HERRIARI

    Euskadi Ta Askatasunak
    nazio askapenerako euskal erakunde iraultzaile sozialistakAgiri honen bidez gure herriak bizi duen egoeraz egiten duen hausnarketa politikoa helarazi nahi die euskal herritarrei:

    Espainiar gobernuak azken prozesua ondoratu zuenetik erasoaldi orokor eta bortitza antolatu zuen Euskal Herriaren kontraKonponbide demokratikoaren aukeraren atea ixteaz bateraukazioa eremu guztietara hedatzeko eta mugarik gabeko oldartze errepresiboa garatzeko hautua egin zuenEraginkortasuna lehenetsi dute zilegitasuna eta ikuspegi demokratiko ororen gainetikEspainiako legalitatearen mugak gora-beheradenak balio du Euskal Herria suntsitzeko ahalegin zahar berrian.

    Etsipenaren mezua luzatu nahi diote Euskal Herriariaskatasunaren aldeko borroka alboratu eta Espainiak inposaturiko joko-arauetan murgildu gaitezenEspainian Euskal Herriak arnas hartzerik ez duela jakinikEspainiako amaraun juridiko-politikoan euskal herritarron etorkizun askea motzean kateaturik dagoela.

    Ezker abertzalea bilakatu da erasoen helburuDuela 30 urte Euskal Herria Frantzia eta Espainiaren menpeko asimilazioa ezinezko bilakatu zuen ezker abertzaleaAskatasuna eta independentziaren atea parez pare zabalik irautea lortu duen ezker abertzaleaBadaezker abertzalearen kontrako eraso bortitzean Euskal Herriaren etorkizuna lurperatu nahi duteEzker abertzalearekiko presioan Euskal Herriaren borondatea bortxatzeko bidea aurkitu.

    Independentismoa neutralizatzeko eta zokoratzeko salbuespen egoera ezarri da Euskal HerrianAntolakunde politikoen ilegalizazioakmilitanteen atxiloketak eta jazarpen politikoa ohikoak bilakatu dira gure lurraldeanEskubide zibil eta politikoak etengabe dira urratuakEuskal preso politikoen kontrako krudelkeria areagotu dutekoherentzia zigortuz eta berrabiatu duten damutze politikan txantai gisa erabili nahianHerritarren bahiketak eta itaunketa klandestinoak ugaldu egin dira.

    Errepresio latzaezker abertzalearen jarduera politikoa baldintzatu ez ezikfaktore psikologikoan eragin nahi duena.

    Hamaikagarrenez saldu nahi dute irtenbide polizialaren ameskeriaHarrokeriaz mintzo den Perez Rubalcaba Barne ministroak ongi baitaki gauratzo bezalaEuskal Herriaren eskubideen ezagutza dela euskal erresistentziaren amaiera bermatzen dion bide bakarraAse gabeko euskal herritarron askatasun egarria dela inongo zulotan topatu ezingo duen arma.

    Gezurretan eta gerra propagandan ohitua da Espainiako Barne ministeritzaesaldi ponposoen atzean errealitatea desitxuratzeko ahaleginetaneztabaida desbideratzeko saiakeran«Votos o bombas» da azken asmakeriaEta ezker abertzaleak argi eta ozen erantzuten dio«votos»euskal herritarrokmuga eta injerentziarik gabeeta proiektu guztiak egingarri direlagure etorkizuna erabakitzeko metodo demokratiko gisaEman hitza herriariHori da Espainiako gobernuak ukatzen duen aukeragatazkaren oinarrian dagoenaHori da euskal herritarron borrokak altxarazi behar duen topea.

    Indar itxura guztien gainetikEspainiaren ahultasunaren ispilu da erasoaldiaren tamainaduela 30 urte zabaldutako ziklo autonomikoaren porrota estaltzeko ezintasunaUkazioaren marko politikoaren zilegitasun ezari ohiko ikuspegi demokratiko eskasaz erantzuten dio Espainiakinposizioa eta errepresioa areagotuz.

    Hartaraadierazgarria da marko autonomikoa zuzenean kudeatzeko egin dituzten PSE-PP eta UPN-PSN estatu hitzarmenakorain arte leiala izan den PNV baztertu behar izan badute ereJakin badakitelako eskuduntza berriak baino marko juridiko politikoa bera dagoela jokoanEta bide batez Euskal Herriaren eraikuntzan baliagarriak izan direla irizten dioten urrats guztiak indargabetzeari ekin diote.

    Aldaketa politikorako gogoa dago Euskal HerrianEspainiako gobernuaren itxikeriak eskaintzen duen etsipenaren aurrean horrela adierazi dute euskal herritarrek hamaika ekimen politikosozial eta kulturaletanHorren adierazle argia da euskal eragileek antolatu dituzten elkarlan ekimenek jaso duten babesa.

    Ilusio berri bat sortu da Euskal Herrianzalantzarik gabeEuskal Herrian aldaketa politikoa gauzatzea egingarri bilakatuko duen prozesu demokratiko bat abiatzeko espektatiba.

    Altaprozesu demokratikoak alde guztietako borondatea eta konpromisoak behar dituBaita egun jarrera itxiena erakusten duen Espainiako gobernuarena ereEuskal eragile guztion zeregina izango daberazilusioa eraginkor bilakatuprozesuak behar dituen baldintzak elikatu eta Espainiako gobernuak ezarri duen blokeoa borrokatzea.

    Bide zaila eta arantzaz betea izango denaren zalantzarik ez du ETA-kBaina askatasunak merezi duLortuko dugu!

    ETA-ren Adierazpena:

    1.Azken hilabeteotanerrepresio egoera bortitzean eta presio politiko-mediatikoari aurre eginezdinamika berri bat abiarazi nahian Euskal Herriaren alde urratsak ematen ari diren eragileekiko begirunea adierazi nahi du Euskadi Ta Askatasunak.

    2.Euskal Herria dugu erronka kolektiboaUkazio egoera gainditu eta Euskal Herriaren etorkizuna bermatuko duen eszenatoki demokratikoa eraikitzeaBide horretan eragile guztion urrats sendoak eta konpromiso irmoak behar diraETA-k elkarlanerako eskuak luzatuak dituela adierazten du.

    3.HartaraEuskal Herriko gizon-emakumei dei egiten diegunork bere alorrean eta dituen ahalen araberaEuskal Herriaren alde borroka egin dezalaHerriaren aktibazioa baita Euskal Herriak aurrera egiteko berme nagusia.

    4.ETA-kbere aldetikdagokion eremuan aldaketa politikoaren bidean beharrezkoak diren urratsak emateko prestutasuna adierazten du.

    5.Gatazka konpontzeko borondatean berresten da Euskadi Ta AskatasunaEuskal herritarrok gure etorkizuna inolako muga eta injerentziarik gabe erabakitzeko formulazio adostua eta horretarako bermeak ekarri behar dituen prozesu demokratikoa oinarri sendoen gainean eraikitzea da ETA-ren nahia eta zeregina.

    6.Toxikazio informatiboa Espainiako gobernuaren tresna politiko garrantzitsua bilakatu den honetanherriari zintzotasunez eta gardentasunez hitz egiteko jarreran berresten da ETA.

    7.AzkenikEuskadi Ta AskatasunaEuskal Herria buruan eta bidean utzitako euskal gudariak bihotzeanduela 50 urte Euskal Herriarekin hartutako konpromisoan berresten da eta Euskal Herriaren aldeko borrokan tinko jarraituko duela aldarrikatzen duAskatasuna erdietsi arte ez dugu etsiko!

    Gora Euskal Herria askatutaGora Euskal Herria sozialistaJo ta ke independentzia eta sozialismoa lortu arte!

    Euskal Herrian2010eko martxoaren 10ean

    Euskadi Ta Askatasuna

    E
    .T.A
    "...hablar de fascismo es hablar de un Jefe del Estado español actual (el rey Juan Carlos I) que fue nombrado por Francisco Franco, al cual todos los presidentes de la “democracia” le han jurado lealtad..."

  9. #184

    Default

    En el último comunicado de ETA contiene un doble contenido. Por un lado, ofrece un detallado relato de los hechos que ocurrieron el pasado 16 de Marzo al sur de París, que se saldaron con la muerte de un policía francés y la detención de un militante de ETA. Por otro, hace una reflexión sobre la jornada de Aberri Eguna.

    En su comunicado anual de Aberri Eguna, ETA ofrece una detallada versión sobre lo ocurrido en Dammarie-lès-Lys , responsabilizando del tiroteo y sus consecuencias a los policías franceses, a los que acusa de disparar primero contra un militante que estaba «neutralizado» en el suelo y de no tener en cuenta «la clara advertencia» que posteriormente les hizo llegar otro grupo de «gudaris».

    El texto comienza haciendo referencia a la aparición del cuerpo sin vida de Jon Anza en Toulouse. ETA califica al militante donostiarra como «modelo de compromiso y coherencia», y expresa sus condolencias a sus familiares y amigos.

    A continuación se recoge la versión sobre «el enfrentamiento entre gudaris de ETA y la Policía francesa» registrado el pasado 16 de marzo. El relato se inicia señalando que la Policía francesa «secuestró a cuatro militantes de ETA en un bosque de la localidad de Dammarie-lès-Lys». Cuando los cuatro permanecían «neutralizados», «un policía disparó dos veces hacia un militante que estaba en el suelo y sin armas. Aunque supuestamente fue «a no dar», esto incidió directamente en los sucesos posteriores».

    ETA afirma que fue entonces cuando, alarmados por los disparos, otros tres militantes que se encontraban en los alrededores se acercaron al lugar y, «con la intención de evitar cualquier enfrentamiento», «hicieron una clara advertencia a los policías franceses: que tiraran las armas y se marcharan de allí». Siguiendo el relato de la organización armada vasca, mientras dos policías procedían a retirarse, otros tomaron la actitud de enfrentarse «apuntando con las armas y dando paso al tiroteo».

    «Así comenzó el tiroteo -insiste-, con quienes anteriormente habían realizado los dos disparos apuntando con las armas a los gudaris de ETA. Los militantes de ETA efectuaron en total 9 disparos. Los policías franceses, bastantes más».

    Y concluye este apartado recordando que, como consecuencia del enfrentamiento, «un ciudadano vasco fue secuestrado y el policía francés Jean-Serge Nérin resultó muerto».

    «Aclaración y reflexión»

    En en el comunicado se aclara que ese enfrentamiento tuvo lugar «en contra de la voluntad de ETA», que señala que es de sobra conocida su actitud al respecto y que se reafirma en ella. «El origen de este enfrentamiento está en la actuación de la Policía francesa contra nuestros militantes y, por tanto, de ningún modo al revés. Ellos fueron quienes se acercaron a los gudaris de ETA para secuestrarlos y fueron los primeros en disparar», añade.

    ETA pasa a comentar que tanto la ciudadanía francesa como el Gobierno de París «deberían hacer una profunda reflexión» en torno «a dónde les quiere llevar la borrachera represiva del Gobierno español». En este contexto, remarca las «significativas» reacciones que ha habido en el Estado español, indicando que, más allá de las «falsas» expresiones de solidaridad y las condenas, «no han podido ocultar la alegría al creer que estos sucesos conllevarán nuevos pasos represivos por parte del Gobierno francés».

    En este punto recuerda lo ocurrido a Jon Anza, cuya muerte enmarca en la actuación «de forma incontrolada» que lleva a cabo la Guardia Civil «bajo el amparo del Gobierno francés».

    Por último, ETA hace un llamamiento a los gobiernos francés y español para «que dejen a un lado el estéril camino represivo y, a través del diálogo y la negociación, se posicionen a favor de la solución democrática basada en el respeto de la voluntad de los ciudadanos vascos».

    Proyectos enfrentados

    El comunicado también hace referencia especial a la celebración de Aberri Eguna. ETA considera que en el último año «la fotografía política de Euskal Herria se ha aclarado», ya que es más evidente que nunca que «no hay más que dos proyectos» para elegir: «el actual modelo de negación, que nos condena a seguir encadenados a Francia y España»; o el de «la independencia que abre la puerta al desarrollo social, político, cultura y económico de Euskal Herria». A esta última opción hace referencia también al manifestar que «el independentismo ha respondido con la iniciativa política a la activación por parte del Estado español de todos sus instrumentos jurídico-políticos para destruir Euskal Herria».

    «La intención de ETA -puntualiza- es que el choque entre ambos proyectos se supere a través de la confrontación democrática, con la garantía y el compromiso por parte de todos de que respetarán lo que los ciudadanos vascos decidan» en un escenario «sin violencias, sin límites y sin injerencias».

    Agenda internacional

    En el marco de su reflexión sobre la coyuntura en que se celebra este Aberri Eguna, ETA indica que «la necesidad de resolver el conflicto vasco aparece con fuerza en la agenda internacional». Y, si bien, considera que «la llave de la solución está en Euskal Herria», ETA «asume la importancia de la implicación internacional» y anuncia que «en próximas reflexiones» recogerá «las aportaciones y opiniones que han lanzado los agentes internacionales».

    «No obstante -añade-, queremos aclarar que la desactivación de la respuesta armada no soluciona el conflicto político. Como en otros procesos de resolución de conflictos en el mundo, en el nuestro también son necesarios garantías y compromisos de todas las partes, construir el escenario democrático que garantizará una salida sólida y permanente».

    Comunicado integro en euskera
    "...hablar de fascismo es hablar de un Jefe del Estado español actual (el rey Juan Carlos I) que fue nombrado por Francisco Franco, al cual todos los presidentes de la “democracia” le han jurado lealtad..."

  10. #185

    Default

    ETA anuncia un alto el fuego, según pudo saber la BBC‎

    ETA informa de que hace ya varios meses decidió no realizar acciones armadas y llama a los agentes a responder a la situación


    <object width="480" height="385"><param name="movie" value="http://www.youtube.com/v/8GZHdFoiWoM?fs=1&amp;hl=es_ES"></param><param name="allowFullScreen" value="true"></param><param name="allowscriptaccess" value="always"></param><embed src="http://www.youtube.com/v/8GZHdFoiWoM?fs=1&amp;hl=es_ES" type="application/x-shockwave-flash" allowscriptaccess="always" allowfullscreen="true" width="480" height="385"></embed></object>


    En una declaración adelantada por la BBC, apela al Gobierno español para establecer los "mínimos democráticos necesarios" que permitan desarrollar un proceso de solución.

    ETA ha hecho pública hoy una declaración en la que informa de que "ya hace algunos meses" tomó la decisión de "no llevar a cabo acciones armadas ofensivas", al mismo tiempo que llama a los agentes políticos, sociales y sindicales vascos a dar "pasos firmes" para abrir un nuevo tiempo.

    En la declaración, avanzada por la cadena británica BBC, ETA hace un llamamiento a la comunidad internacional, a la que ya habría informado con anterioridad de su decisión de no realizar acciones armadas, "para que tome parte en la articulación de una solución duradera, justa y democrática a este secular conflicto político".

    En el vídeo se puede ver a tres militantes de ETA con los rostros cubiertos, delante del anagrama de esta organización y enseñas vascas. Uno de ellos, una mujer, da lectura del texto, en el que ETA "se reafirma en el compromiso con una solución democrática para que, a través del diálogo y la negociación, los ciudadanos vascos podamos decidir nuestro futuro de forma libre y democrática". En ese contexto apela al Gobierno español para establecer los "mínimos democráticos necesarios".

    ETA sitúa todo ello en la situación de encrucijada que, a su juicio, vive Euskal Herria: "Agotado el marco autonómico, al Pueblo Vasco le ha llegado la hora de realizar el cambio político, el momento de construir para Euskal Herria el marco democrático, siguiendo el deseo de la mayoría de la ciudadanía vasca".

    La organización armada afirma que la lucha de años ha sembrado las condiciones políticas para ese cambio, y considera que en adelante la confrontación también será necesaria para superar "la negación y la cerrazón" de los estados.

    declaración original de ETA (pdf)

    Traducción integra al castellano
    Last edited by mazuste; 05-09-10 at 07:42 AM.
    "...hablar de fascismo es hablar de un Jefe del Estado español actual (el rey Juan Carlos I) que fue nombrado por Francisco Franco, al cual todos los presidentes de la “democracia” le han jurado lealtad..."

  11. #186

    Default

    Campo abierto a la acumulación de fuerzas independentistas


    Ya está... El comunicado de ETA no precisa de análisis semióticos, sino políticos. Los términos empleados son ya lo de menos. Lo más es la apuesta de la izquierda abertzale, y ésa es irreversible.




    Una semana después de que ETA difundiera al mundo su decisión de no realizar acciones armadas empiezan a aflorar indicios de por dónde pueden discurrir las cosas en los próximos tiempos, y lo que se ve no concuerda o concuerda poco con las lecturas que se pretenden imponer desde las fuerzas imperantes en el Estado.

    ETA anuncia que ha suspendido sus atentados y los gobiernos de Lakua y Madrid contestan imponiendo la prohibición de manifestaciones que reivindican el respeto a todos los derechos, el primero de la lista el «derecho a la vida». Parece el mundo al revés. Es España.

    El dato no hace sino evidenciar lo largo y tortuoso que será el proceso hasta la consecución de un marco democrático. Y frente a los que a las primeras de cambio ya plantean respuestas hormonales, queda clara la necesidad de agudizar la paciencia, el ingenio y la suma de voluntades. Esta no es una cuestión de cojones, sino de alcanzar el objetivo.

    Para quien todavía no lo tenga claro, lo dijo la izquierda abertzale el martes: «Nadie ni nada nos va a sacar del carril». Si el Estado español se empecina en los obstáculos, la insistencia popular, por vías políticas y democráticas, los acabará superando o sorteando.

    Con el anuncio el domingo de que «hace ya algunos meses tomó la decisión de no llevar a cabo aciones armadas ofensivas», ETA abrió la puerta de un camino que no tiene marcha atrás. El empeño del Gobierno español ha sido el vender la decisión de la organización armada como fruto de su debilidad y agotamiento. Una interpretación que contrasta con dos informaciones -basadas ambas en «fuentes de la lucha antiterrorista»- que el martes publicaban los diarios del grupo Vocento. «El Correo» titulaba con estrépito su primera página diciendo que «Francia advierte que ETA está `forrada de pasta'». «La Rioja» elegía otra noticia que también figuraba en el resto de periódicos del grupo según la cual el Ministerio del Interior apunta que la organización armada cuenta con al menos cuatro comandos de los que carece de pistas, entre ellos el que destruyó el cuartel de la Guardia Civil en Burgos y el que atacó en la isla de Mallorca.

    Contando con dinero y militantes activos, y por muchas detenciones que se hayan producido, es difícil pensar que ETA tomara una decisión de este calibre e hiciera el anuncio por debilidad. Si así fuera, hubiera optado por gotear atentados de poca envergadura y escaso riesgo para ganar tiempo.

    La de ETA es una actuación política que se encuadra en la decisión estratégica adoptada por la izquierda abertzale durante el debate celebrado el pasado otoño e invierno, en el que optó por la acumulación de fuerzas y el uso de las vías pacíficas y democráticas para conseguir sus objetivos políticos. Y en la que se determinó, además, que corresponde a la formación política,
    «sea cual sea su nombre y estructura legal, ser la referencia de todos los independentistas y socialistas de Euskal Herria en la práctica política, de masas, ideológica e institucional a desarrollar en el proceso democrático»
    .

    Es cierto que la fórmula utilizada por ETA en el vídeo remitido a la BBC y a GARA para dar cuenta de su suspensión de atentados resulta chocante en comparación con las utilizadas históricamente para anunciar este tipo de decisiones de hondo calado. En cualquier caso, también es cierto que es la primera vez que declara un alto el fuego de forma unilateral e incondicional.

    Se han hecho multitud de análisis sobre el comunicado. Ha habido incluso quien desde las páginas de «El País», con el firme propósito de no entrar en el fondo del asunto («a más cómo, menos por qué») se ha entretenido advirtiendo del empleo del subjuntivo y el uso repetido de gerundios. Sin embargo, no es fácil encontrar en la historia de ETA un comunicado que requiera menos análisis semióticos que éste.

    Ya está... El paso que se le pedía está dado. Es un paso todavía desnudo que en el futuro habrán de vestir. Pero es «el paso» porque no cabe marcha atrás. No, al menos, dentro de la estrategia adoptada mayoritariamente por la izquierda abertzale y que, como explicó Rufi Etxeberria, es un mandato para todas las organizaciones que se encuadren en su seno.

    Por lo tanto, los términos empleados por ETA para dar cuenta de su decisión son ya lo de menos. Pocas veces se ha dicho tanto en apenas una frase. Porque lo fundamental es la apuesta de la izquierda abertzale, y ésa es irreversible.

    Junto a la idea de la debilidad de ETA, desde determinadas instancias se ha intentado vender la falta de repercusión del anuncio de suspensión de acciones armadas. Tal afirmación contrasta, en primer lugar, con la infinidad de páginas que los mismos periódicos dedicaban a hablar y analizar un comunicado que decían no tenía nada nuevo o resultaba insuficiente.

    Pero, probablemente, lo más doloroso y desconcertante para la estrategia del Gobierno español haya sido el eco que el anuncio de ETA ha tenido en influyentes medios de comunicación internacionales. La noche del viernes, la cadena de televisión europea, Euronews , emitió una entrevista con el mediador sudafricano Brian Currin. Un hombre determinante en este proceso. Y en la prensa destaca que «The New York Times», «Financial Times» , «Le Monde» , «The Independent» y «The Economist» han publicado trabajos sobre la materia. Pese a entender el escepticismo con el que se ha podido tomar la noticia, son muchos los que recomiendan al Gobierno español que haga una gestión inteligente de la oportunidad que se le ha presentado.

    Fue «Financial Times» el primero en pronunciarse y quizá el más claro en hablar, al apostar por la legalización de una formación de la izquierda abertzale y el acercamiento de los presos políticos vascos a sus hogares. Y «The Independent» aconsejaba al Gobierno español que tomara lecciones de lo acontecido en el norte de Irlanda.

    Una comparación que el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, dejó muy claro que detestaba, en una reciente entrevista en Radio Euskadi.

    En esa misma entrevista, Rubalcaba desveló que su práctica la desarrolla «de común acuerdo» con el PNV y va bien. Hasta el momento, Iñigo Urkullu no le ha desmentido. El eje de esta declaración no es que unos y otros hablen o incluso que entiendan. Dado que la estrategia del Gobierno español en la lucha contra ETA y la izquierda abertzale está basada en buena medida en la conculcación de derechos básicos, lo determinante de estas palabras es que el ministro de Interior ha dado a conocer que la lleva a cabo «de común acuerdo» con el PNV.

    Los últimos hechos invitan, además, a creer -al menos esta vez- las palabras de Rubalcaba. Si el pasado jueves se hubiera quemado un contenedor en algún punto de Euskal Herria, el PNV no hubiera tardado en reaccionar. Sin embargo, la Audiencia Nacional prohibió que miles de ciudadanos pudieran salir a la calle a demandar derechos, y los jeltzales no dijeron ni palabra. Hubo que esperar al viernes para que en una entrevista y a preguntas del periodista, el presidente del EBB defendiera el derecho de manifestación (una referencia, por cierto, que no figura en la reseña de la entrevista que el PNV incluyó en su página web), y tuvo que llegar el sábado para que admitiera que la prohibición supone toda una provocación.

    El Gobierno español, por su parte, da la impresión de sentirse muy incómodo con el escenario abierto el domingo y se encuentra a la defensiva. Sus declaraciones contundentes o la exigencia de prohibir manifestaciones son un ejercicio inútil, pues pasó el tiempo en el que sus exhibiciones de dureza (o inconsciencia) pudieran forzar una sensación de desistimiento en el independentismo.

    Es probable que el Ejecutivo de Zapatero necesite tiempo y superar otras urgencias acuciantes, como la de los presupuestos, para afrontar de cara la nueva situación. Pero no cabe olvidar que los movimientos que se le piden, ahora también desde fuera de las fronteras de Euskal Herria, no son una exigencia de ETA o una condición para mantener el alto el fuego; son apenas el cumplimiento de unos mínimos en materia de derechos, libertades y garantías democráticas.

    Se ha inaugurado un nuevo tiempo en Euskal Herria y se ha abierto el campo a la acumulación de fuerzas independentistas y de izquierda. Eusko Alkartasuna y la izquierda abertzale ya han avanzado un trecho con su acuerdo estratégico. Lo más eficaz es que se logren consensos con otras formaciones y agentes.

    Evidentemente, cada cual es muy libre de diseñar sus tácticas y sus estrategias, aunque para que puedan materializarse deben ser acordes a su peso específico actual y al que se le puede prever en el futuro. Nadie es imprescindible y, por lo tanto, nadie está en condiciones de poner condiciones exorbitadas. Y algunos menos que otros. Porque el barco ha zarpado y la nave va.

    A todos aquellos que digan que el anuncio de ETA del pasado domingo es «más de lo mismo», que no hay cambios en el panorama político vasco: que Santa Lucía les conserve la vista.

    Iñaki IRIONDO
    "...hablar de fascismo es hablar de un Jefe del Estado español actual (el rey Juan Carlos I) que fue nombrado por Francisco Franco, al cual todos los presidentes de la “democracia” le han jurado lealtad..."

  12. #187

    Default

    ETA se compromete con la Declaración de Bruselas




    ETA ha hecho público un nuevo comunicado, dirigido a la comunidad internacional, más concretamente, a los firmantes de la Declaración de Bruselas, en el que muestra su disposición a analizar conjuntamente los pasos que necesita una solución democrática al conflicto vasco, "incluidos los compromisos que debe adoptar ETA". Dentro de unas horas se publicará en su integridad.


    En un extenso comunicado, la organización armada muestra su respeto y agradecimiento a los firmantes de la Declaración de Bruselas , que se presentó el pasado mes de marzo para solicitar de ETA un alto el fuego permanente y verificable, y del Gobierno español una respuesta adecuada.

    En el comunicado de hoy, trece días después de la declaración en la que daba a conocer el cese de sus acciones armadas decretado ya hace algunos meses, la organización armada manifiesta que
    "ante la cerrazón de Francia y España, ETA ha hecho zarpar de nuevo el barco de la oportunidad para la resolución democrática del conflicto. Y ha tomado la primera decisión sin echar el ancla, con disposición de navegar en aguas más profundas".
    "...hablar de fascismo es hablar de un Jefe del Estado español actual (el rey Juan Carlos I) que fue nombrado por Francisco Franco, al cual todos los presidentes de la “democracia” le han jurado lealtad..."

  13. #188

    Default

    Respuesta de ETA a la Declaración de Bruselas

    Texto original, en euskera

    ETA, dispuesta a estudiar conjuntamente con los firmantes de la Declaración de Bruselas los compromisos a adoptar

    ETA ha hecho público un nuevo comunicado, dirigido esta vez a la comunidad internacional en general y a los firmantes de la Declaración de Bruselas en particular, en el que muestra su disposición a analizar juntos los pasos que necesita una solución democrática al conflicto vasco, «incluidos los compromisos que debe adoptar ETA». La organización armada muestra su respeto y agradecimiento a los firmantes del texto que se presentó en marzo para solicitar de ETA un alto el fuego permanente y verificable, y del Gobierno español una respuesta adecuada a ello.


    Este es el tercer punto de su respuesta a los firmantes de la Declaración de Bruselas, entre los que se contaban varias personalidades galardonadas con el Premio Nobel de la Paz [el texto y el listado se pueden ver en la página siguiente]. En el primero de los puntos, ETA recalca que «el conflicto de Euskal Herria con los estados español y francés se asienta en profundas razones políticas. Por eso, para superar el conflicto hace falta, más que pasos parciales, una propuesta integral que recoja las raíces del conflicto y desate sus nudos».

    «La solución debe ser firme»


    En la misma línea, ETA afirma acto seguido que para que se produzca una superación «definitiva» del conflicto, «la solución debe ser firme inevitablemente, construirse en torno a compromisos multilaterales y desarrollarse a través del diálogo y de la negociación».

    «Si hay voluntad democrática, hoy y aquí es posible solucionar el conflicto»,
    recalca ETA.

    En estos últimos meses han sido varios los agentes políticos que han insistido en que ETA no había dado respuesta directa a la Declaración de Bruselas. Al respecto, la organización armada deja claro en su mensaje que concede gran valor a la iniciativa. Destaca que entre los firmantes hay «personalidades con mucha experiencia en la solución a conflictos duros» y que la declaración «se ha convertido en una referencia innegable» en Euskal Herria.

    En consecuencia, expresa antes que nada su «respeto y agradecimiento a los hombres y mujeres que firmaron la Declaración» y añade que la toma como una aportación.


    La metáfora del barco


    En el mensaje destacan las reiteradas afirmaciones de la organización armada sobre su «disposición» a buscar la solución, y también la alusión al impulso unilateral de esta iniciativa, que se subraya con una figura gráfica: «Frente a la cerrazón de España y Francia, ETA ha hecho zarpar de nuevo el barco de la oportunidad para la resolución democrática del conflicto. Y ha tomado la primera decisión sin echar el ancla, con disposición a navegar en aguas más profundas».

    En los últimos párrafos de este comunicado, la organización armada vasca insiste en que es posible la solución si hay voluntad, y pone como ejemplo que en las últimas dos décadas «no son pocos los nuevos estados que han surgido en el corazón de Europa y que han encontrado la aceptación internacional». Cita también a Groenlandia y Escocia, como «pueblos que están construyendo su soberanía dando cauce a la voluntad de la ciudadanía».

    Aunque subraya que es consciente de que la clave de la solución reside en Euskal Herria, ETA valora como «muy importante» la aportación internacional. En este sentido, hace un llamamiento a los agentes e insti- tuciones internacionales «para que impulsen y para que participen en la estructuración de un proceso democrático que dé solución permanente, justa y democrática a un conflicto político de siglos».

    Seis meses

    El comunicado está dirigido en esta ocasión expresamente a la comunidad internacional, según se subraya desde el encabezamiento.

    Incluye otras afirmaciones que resultan novedosas informativamente. Así, después de que hace dos semanas ETA afirmara que meses atrás tomó la decisión de no realizar acciones armadas ofensivas, ahora concreta que cuando se dio a conocer la Declaración de Bruselas ya se había entrado en ese escenario: «Han pasado seis meses desde la Declaración de Bruselas de marzo (...). Como es sabido, en estos seis meses ETA no ha llevado a cabo acciones armadas. Para entonces ETA ya había dado la orden de cesar en sus acciones a los grupos operativos que tenía preparados», detalla.

    A raíz de la declaración difundida hace dos semanas por la BBC, el Gobierno español admitió que efectivamente sabía que ETA había interrumpido sus atentados, aunque lo había ocultado. En declaraciones públicas, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha situado esta decisión más o menos en torno al mes de febrero, lo que coincide con la afirmación que realiza ahora ETA.

    «Lo han desperdiciado»

    Este comunicado llegado ahora a GARA hace una referencia a los sucesivos gobiernos españoles y su actitud respecto a su acción armada. Denuncia que «la han puesto como excusa, afirmando que mientras haya lucha armada no puede haber solución alguna». Sin embargo, les reprocha que cada vez que ésta se ha interrumpido «han desperdiciado la oportunidad. Al parecer, con lucha armada no hay opción, y sin lucha armada ya no hay necesidad». ETA lo considera una «vieja forma» de enquistar la situación.

    En la primera parte del comunicado, ETA explica a la comunidad internacional las raíces históricas del conflicto político y el enfrentamiento violento que ha producido. Introduce en su análisis afirmaciones como ésta: «La Historia ha dejado una enseñanza principal a Euskal Herria: que las seudosoluciones de hoy son la fuente de conflictos futuros».
    Alude a su acción armada, pero también al «terrorismo de Estado», la tortura, la existencia actual de más de 700 presos o el hecho de que uno de ellos, Joxe Mari Sagardui Gatza, lleve 30 años en prisión. Y enumera sus iniciativas para tratar de superar el conflicto democráticamente: la Alternativa KAS (1976), las conversaciones de Argel (1989), la Alternativa Democrática (1995), el alto el fuego de 1998 o el último intento de negociación de 2006.

    «Es difícil entender la lucha armada en Europa –admite ETA en uno de los extractos de su comunicado–, pero ¿no es más difícil de entender que a los ciudadanos vascos se les niegue el derecho a decidir su futuro libre y democráticamente?», pregunta a continuación en su mensaje a la comunidad internacional.

    Declaracion de Bruselas
    Nosotros, los abajo firmantes, damos la bienvenida y elogiamos los pasos propuestos y el nuevo compromiso público de la Izquierda Abertzale con los medios «exclusivamente políticos y democráticos» y una «total ausencia de violencia» para conseguir sus objetivos políticos. Plenamente realizado, este compromiso puede ser un paso fundamental para poner fin al último conflicto en Europa.
    Tomamos nota de la expectativa de que los próximos meses pueden dar paso a una situación donde el compromiso por los medios pacíficos, democráticos y no violentos se convierta en una realidad irreversible. Para ello, hacemos un llamamiento a ETA para que apoye este compromiso declarando un alto el fuego permanente y completamente verificable. Tal declaración, debidamente respondida por el Gobierno español, permitiría que los nuevos esfuerzos políticos y democráticos avancen, las diferencias sean resueltas y se alcance una paz duradera.

    Fundación Nelson Mandela. Desmond Tutu, Nobel de la Paz. Frederik W. De Klerk, Nobel de la Paz. Mary Robinson, ex presidenta de Irlanda. John Hume, Nobel de la Paz. Albert Reynolds, ex primer ministro de Irlanda. Jonathan Powell, jefe de Gabinete del ex primer ministro británico Tony Blair. Nuala O'Loan, primera Defensora del Pueblo en materia policial en el norte de Irlanda. Raymond Kendal, ex secretario general de Interpol. Betty Williams, Nobel de la Paz. Denis Haughey, asistente de John Hume. Aldo Civico, director del Centro de Resolución de Conflictos Internacionales de Columbia. Sheryl Brown, Instituto para la Paz de EEUU. Andrea Bartoli, Instituto de Resolución de Conflictos, Washington. Alan Smith, Cátedra Unesco en Educación para la Paz. Christopher Mitchell, Instituto para el Análisis y Resolución de Conflictos. John P. Linstrot, International Peace Research Institute. Hurst Hannum, profesor de Derecho Internacional. Jon Etchemendy, administrador jefe académico en Stanford. William Kelly, Archive of Humanist Art. Declaración coordinada por Brian Currin.

    Bruselas, 29/03/2010.
    Fuente
    "...hablar de fascismo es hablar de un Jefe del Estado español actual (el rey Juan Carlos I) que fue nombrado por Francisco Franco, al cual todos los presidentes de la “democracia” le han jurado lealtad..."

  14. #189

    Default

    ENTREVISTA DE GARA A EUSKADI TA ASKATASUNA

    «ETA ha dado un paso y tiene voluntad para dar otros nuevos»

    «ETA tiene disposición para un alto el fuego permanente y verificable, y también para ir más lejos»





    «ETA tiene disposición para dar ese paso y también para ir más lejos, si se crean las condiciones para ello»
    . Así responde ETA a la pregunta de si de su comunicado dirigido a la Declaración de Bruselas cabe deducir que se comprometería con un alto el fuego permanente y verificable. Dos representantes de la organización armada entrevistados por GARA explican que esos pasos «hay que situarlos en la lógica del desarrollo del proceso», ya que, añaden, «el objetivo reside en la resolución democrática del conflicto político, en cerrar para siempre la herida, y eso nos exige actuar con responsabilidad a todos».


    Las preguntas realizadas a ETA, en Euskara

    En la extensa entrevista que GARA publicará, y cuyas preguntas adelantamos en nuestra edición digital, ETA explica que su decisión de detener las acciones armadas
    «se sitúa sobre el suelo de los logros obtenidos durante muchos años por la lucha de liberación»,
    y explica que, si ha tardado en darla a conocer, ello se debe a que
    «el protagonismo debía corresponder a los agentes que están impulsado el cambio político. Haber hecho pública la decisión después de los acontecimientos de los últimos meses ha evitado que el paso de ETA se entienda de forma inadecuada»
    , añade la organización armada, al tiempo que denuncia que el Ministerio español de Interior era consciente de que estaba mintiendo cuando anunciaba nuevas acciones por parte de ETA.

    Preguntados por si la suspensión de acciones armadas tiene fecha de finalización, los entrevistados replican con la pregunta de si hay alguien que quiera que haya tal fecha. «Nosotros, no», añaden antes de subrayar que
    «ETA quiere avanzar en el camino de la resolución, cada vez con mayor profundidad, hasta que en Euskal Herria alumbre una verdadera situación democrática»
    .

    La entrevista, lógicamente, está realizada antes de la presentación en Gernika del texto suscrito por diferentes fuerzas sobre los mínimos democráticos a alcanzar en el proceso de solución. Aun así, ETA habla del «escenario básico para que el proceso sea viable», en el que, a su juicio, se deben dar estos ingredientes:
    «Que se tomen las medidas necesarias para que todos los agentes puedan actuar en igualdad de condiciones, que se establezcan los derechos civiles y políticos, que se desactiven los castigos añadidos impuestos a los presos políticos vascos y que, en general, se desactive toda situación de presión, injerencia y violencia»
    .

    ETA entiende también que el proceso debe desarrollarse a través del diálogo y la negociación, al tiempo que fija quiénes son los protagonistas y muestra su vocación de no tutelarlo:
    «Hay que activar y articular el proceso de diálogo. Se deben fijar los objetivos del diálogo, el método, la constitución de la mesa de diálogo, las reglas de juego y la temática. ¿Cómo se hace? Eso corresponde a los agentes políticos y sociales vascos».
    "...hablar de fascismo es hablar de un Jefe del Estado español actual (el rey Juan Carlos I) que fue nombrado por Francisco Franco, al cual todos los presidentes de la “democracia” le han jurado lealtad..."

  15. #190

    Default

    Entrevista a ETA

    «ETA ha dado un paso y tiene voluntad para dar otros nuevos»

    ¿Por qué y para qué adoptó ETA la decisión de detener las «acciones armadas ofensivas»?

    La decisión se sitúa sobre el suelo de los logros obtenidos en muchos años por la lucha de liberación. Hemos hecho imposible la asimilación de Euskal Herria, y resulta evidente la importancia del cambio político para responder a sus necesidades. Por otra parte, en la sociedad vasca está suficientemente extendida la naturaleza política del conflicto, así como que su resolución, mediante el diálogo y la negociación, vendrá de la mano del reconocimiento de la territorialidad y la autodeterminación. Junto con todo ello, la izquierda abertzale ha aguantado la incesante agresión por parte de los estados español y francés, y consideramos que la capacidad de resistencia ha sido de un gran valor político.

    Estos logros han definido el próximo reto de la lucha de liberación: en el camino a la independencia, llevar a cabo el cambio político. Una vez definido el reto, hay que organizar fuerzas y articular el proceso democrático, que constituye el instrumento político para, desde la situación de negación, efectuar el cambio político. Nuestra decisión pretendía crear nuevas condiciones para facilitar ambos quehaceres.

    Por otra parte, resulta evidente el interés que existe desde el ámbito internacional sobre la resolución del conflicto político de Euskal Herria, así como la disposición para ayudar a salir de la actual situación de bloqueo. Así las cosas, nuestra decisión tiene también como objetivo trabajar las opciones que puedan existir en el terreno de la resolución del conflicto.

    ¿Y por qué ha dado a conocer ahora esa decisión?


    Consideramos que el reto que acabamos de emprender debe ser construido sobre bases firmes. En ese sentido, cuando se tomó la decisión, entendíamos que el protagonismo debía corresponder a los agentes que están impulsando el cambio político. Haber hecho pública la decisión después de los acontecimientos de los últimos meses ha evitado que el paso de ETA se entienda de forma inadecuada. Durante estos meses se han producido avances notables. Ha comenzado a tomar cuerpo el tronco de la masa crítica del cambio. Se están trenzando nuevos acuerdos y alianzas. Con dar a conocer esta decisión se ha querido dar estabilidad al trayecto recorrido. Y se quiere propiciar que se liberen más fuerzas para empujar la dinámica a favor del proceso democrático.

    Junto con ello, se le ha querido dar una respuesta constructiva a la petición pública hecha a nuestra organización en la Declaración de Bruselas.

    ¿Cuándo entró en vigor exactamente (teniendo en cuenta que no hace mucho tiempo el Ministerio del Interior anunció que ETA iba a atentar)? ¿Tiene fecha final?

    Es comprensible que se pregunte cuándo entró en vigor, pero tenemos que decir que esta decisión no se puede situar en un día en concreto. Después de realizar una profunda reflexión, se hizo la propuesta y, acto seguido, se abrió el procedimiento interno para la toma de decisión. En cualquier caso, cuando el Ministerio de Interior español anunciaba nuevas acciones, la decisión ya estaba tomada. El Ministerio de Interior español realizó aquellos anuncios con intenciones aviesas, y sabía que estaba mintiendo. A la segunda cuestión quisiéramos responder con otra pregunta: ¿Hay alguien que quiera que haya fecha final? Nosotros, no. ETA quiere avanzar en el camino de la resolución, cada vez con mayor profundidad, hasta que en Euskal Herria se logre una verdadera situación democrática.

    Qué son realmente las «acciones armadas ofensivas» ha sido objeto de comentario en los medios de comunicación. ¿Qué supone exactamente esa decisión en la actuación de ETA?

    Los detalles de la decisión ya se han hecho públicos: los grupos operativos tienen la orden de suspender las acciones que ya tenían previstas y de no realizar acciones armadas ofensivas. ETA, por otra parte, se reserva el derecho a defenderse en hipotéticos enfrentamientos, las habituales tareas de abastecimiento y las labores necesarias para mantener su estructura.

    Su iniciativa ha sido precedida por la Declaración de Bruselas y por la realizada por la izquierda abertzale en Iruñea. No se hacía alusión alguna a las mismas en su declaración del 5 de setiembre. Posteriormente, han hecho público otro comunicado dirigido a la Declaración de Bruselas. Se han mostrado dispuestos a estudiar conjuntamente los pasos que necesita la solución democrática. ¿Eso quiere decir que están ustedes dispuestos a decretar el alto el fuego permanente y verificable que se les demanda?

    ETA tiene disposición para dar ese paso y también para ir más lejos, si se crean las condiciones para ello. Pero esos pasos hay que situarlos en la lógica del desarrollo del proceso. Porque lo sustancial no está en qué pasos debe dar ETA, de forma parcial y aislada. El objetivo reside en la resolución democrática del conflicto político, en cerrar para siempre la herida, y eso nos exige actuar con responsabilidad a todos.

    ETA le ha dado una gran importancia a la Declaración de Bruselas y quiere profundizar con seriedad en la cuestión. Por eso les queremos hacer llegar nuestra reflexión y punto de vista, queremos recibir su aportación y analizar los pasos que se pueden dar para propiciar la solución democrática.

    ¿Quién debería verificar un alto el fuego de esas características? Hay quien ha señalado que debieran ser agentes internacionales.

    Creemos que es demasiado pronto para responder a preguntas de ese tipo. Si llega el momento, entonces habrá que estudiar las opciones, aprendiendo de otras experiencias.

    Por lo demás, ¿qué otras labores puede tener la intermediación internacional, por ejemplo de cara a otros agentes?

    Nosotros siempre hemos dicho que la llave está en Euskal Herria, en la activación popular y en la acumulación de fuerzas a favor del proceso democrático. Sin embargo, los agentes e instituciones internacionales pueden realizar una gran contribución, como se ha podido ver en otros procesos.

    Consideramos que la aportación internacional es necesaria durante todo el proceso, bien para dar impulso ininterrumpido, proteger y, en alguna medida, blindar el proceso, bien para ser garantes para el respeto del resultado del mismo.

    En concreto, respecto a los otros agentes, puede hacer una contribución para salir de la presente situación de bloqueo. Para difundir la reflexión sobre la necesidad de dejar a un lado los intereses de partido y sumergirse en la solución democrática.

    Asimismo, han dicho que serán necesarios compromisos multilaterales. ¿Cuáles son, a su juicio, esos compromisos? O dicho de otro modo: ¿Qué debe ser desactivado y qué activado para que un proceso democrático avance?


    Los compromisos pueden situarse en dos niveles. Por una parte, los mínimos democráticos que necesita el proceso. Por decirlo de alguna forma, el escenario básico para que el proceso sea viable. Ese escenario debe recoger estos factores: que se tomen las medidas necesarias para que todos los agentes puedan actuar en igualdad de condiciones, que se establezcan los derechos civiles y políticos, que se desactiven los castigos añadidos impuestos a los presos políticos vascos y, en general, que se desactive toda situación de presión, injerencia y violencia.

    Por otra parte, si el proceso debe desarrollarse a través del diálogo y la negociación, la voluntad y el compromiso de los agentes es imprescindible. Hay que activar y articular el proceso de diálogo. Se deben fijar los objetivos del diálogo, el método, la constitución de la mesa de diálogo, las reglas de juego y la temática. ¿Cómo se hace? Eso les corresponde a los agentes políticos y sociales vascos.

    Por último, y sobre todo, lo que hay que activar es el procedimiento de dar la palabra a la ciudadanía vasca. Y para eso se deben desactivar los obstáculos, injerencias y límites existentes hoy en día.

    Siguiendo el hilo de la anterior pregunta, ¿esos compromisos multilaterales constituyen condiciones previas para que ustedes den nuevos pasos o, como se puede extraer del debate de la izquierda abertzale, suponen avances a lograr en el propio proceso?

    ¿Y los pasos de ETA que cita qué son, condiciones previas o avances que hay que lograr en el proceso? A nuestro juicio, ese esquema nos conduce inevitablemente al bloqueo, a que cada uno rehuya su propia responsabilidad.

    Ante la cerrazón de España y Francia, ETA está jugando con responsabilidad y está abriendo la oportunidad. Ha dado un paso y tiene voluntad de dar más pasos. Por el contrario, si alguien considera que, sin atender a la solución del conflicto en su integridad, es posible reducir el proceso a una mera desactivación de la lucha armada, hará un cálculo equivocado. Algunos quieren retroceder respecto a lo que se ha avanzado en estos años, queriendo dirigir un mero proceso técnico. Pero la sociedad vasca solicita una resolución justa y duradera, que responda al núcleo del conflicto político.

    Otra cosa es, y estamos de acuerdo con ello, que todos los compromisos no se lograrán de un día para otro, y que eso no nos puede detener. Nos debemos sumergir en el esfuerzo constante de acumular fuerzas y lograr nuevos compromisos.

    «No es suficiente». Ésa es la frase que más eco ha encontrado en los medios de comunicación...


    Y nuestra pregunta es: ¿Para qué no es suficiente? ¿Para desarrollar un proceso democrático? De acuerdo. Por eso lanzamos una propuesta clara: demos pasos todos para construir ese «suficiente democrático» que necesita el proceso. No es tiempo de quedarse mirando a lo que hacen los demás. Cada cual debe preguntarse a sí mismo cuál es su contribución, qué ofrece a Euskal Herria.

    Resulta conocido, por otra parte, que para algunos nunca nada será suficiente. Ese «no es suficiente» no es más que el pretexto para sostener la negación de Euskal Herria y la estrategia represiva.

    Lo que dijo Zapatero resulta clarificador. Que no es suficiente porque no se fía de ETA. ¿Y qué confianza puede tener ETA respecto al Gobierno español que en el anterior proceso, desde el primer día, incumplió los acuerdos? ¿Y qué confianza puede tener Euskal Herria respecto a los estados que durante años sólo han ofrecido negación y cruda represión? La cuestión no reside en tener confianza en ETA o no. El verdadero problema de Zapatero, Patxi López y Sanz es que no se fían de los ciudadanos vascos. Que tienen miedo de que, en condiciones democráticas, sin ningún tipo de límite o injerencia, la oferta política subordinada a España no reciba el apoyo de la ciudadanía vasca. De ahí la imposición, y la violencia y amenaza del Estado.

    Muchos han señalado que su decisión no es suficiente ni siquiera respecto a lo diseñado por la propia izquierda abertzale, como si ETA actuara de mala gana y tirando de esa izquierda abertzale hacia atrás. ¿Qué tienen que decir?

    Nuestra lectura es muy diferente. El paso de ETA ha alimentado, ha dado un empujón al independentismo y al intento de estructurar el proceso democrático. Y estamos plenamente convencidos de que así ha sido percibido, no sólo por el resto de organizaciones y la base social de la izquierda abertzale, sino también por la mayoría de la sociedad vasca.

    La decisión de ETA ofrece un nuevo color a lo diseñado por la izquierda abertzale. Otra cosa es que algunos, queriendo desvirtuar la apuesta política de la izquierda abertzale, quisieran ver en su diseño el equivocado deseo de adentrarse en la seudo-democracia española.

    Resulta innegable que la iniciativa de ETA ha tenido una gran repercusión y que, en Euskal Herria, han sido muchos los agentes que han valorado positivamente la nueva situación: la izquierda abertzale, EA, ELA, Aralar, Lokarri... ¿Qué análisis hacen de ello?

    El deseo, la oportunidad y la necesidad para el cambio político son evidentes en Euskal Herria. De eso son reflejo las múltiples iniciativas de relaciones y colaboración que, en los últimos meses, se han desarrollado desde diferentes ámbitos. Al margen de las intoxicaciones de diferentes medios y periodistas, concluimos que en la sociedad vasca ha sido bien entendida la decisión de ETA como una aportación para regar la dinámica que está floreciendo en Euskal Herria.

    La respuesta oficial del PNV fue muy negativa, aunque por parte jelkide haya habido otras voces...

    La respuesta oficial del PNV ha sido lamentable, y estamos seguros de que habrá avergonzado a muchos en el partido y en su base social. Se está alineando con la cerrazón del Gobierno español, con las tesis policiales de Rubalcaba y Ares. Ellos sabrán qué ganancias reciben, pero tienen que tener claro que ésa no es la respuesta que espera la sociedad vasca.

    Efectivamente, también se han escuchado otras voces, y es para alegrarse. Sin embargo, la situación de Euskal Herria demanda actuar con responsabilidad, y el habitual doble juego ya no resulta suficiente. El PNV debe decidir entre seguir en el oscuro túnel sin salida que ofrece España u optar a favor de Euskal Herria.

    El Estado no ha respondido sólo de palabra, sino también con hechos, con prohibición de manifestaciones y detenciones. El Estado no está en tregua...

    Después de que, al hilo de la iniciativa de ETA, Alfredo Pérez Rubalcaba expresara firmemente la posición de la salida policial, ha querido representar las detenciones y la prohibición de la manifestación como una secuencia coherente. Al mismo tiempo, sin embargo, la contradicción resulta innegable, porque ha sido evidente que el problema no sólo lo tiene con ETA, sino también con este pueblo.

    En cualquier caso, la conclusión es clara: el Estado español no tiene ninguna voluntad para la solución democrática. No está dispuesto a abandonar la imposición, la violencia y la vulneración de derechos.

    Aunque quieran mostrar lo contrario, vemos que la posición del Gobierno es débil. Resulta palpable la incapacidad y miedo político que tiene el Gobierno español para responder a las bases de la solución del conflicto. Harán todo lo que esté en su mano para bloquear el proceso democrático. Y eso nos enseña de antemano la envergadura del reto.

    En cualquier caso, es de suponer que dar pasos para entrar en un proceso de este tipo puede ser difícil cuando la represión resulta tan dura. Mirando a la historia de ETA, muchas veces ha citado el «derecho a responder». Además, la suspensión de acciones armadas siempre ha sido interpretada por los portavoces políticos y los medios de comunicación como señal de debilidad. Así lo han dicho también en esta ocasión. Sentencian que ETA ha fracasado. Por todo ello, es lógico pensar que ofrecer pasos de distensión unilateral habrá provocado debate interno en ETA...


    ETA se sumerge en una reflexión constante, analizando en cada momento los factores que inciden en la situación de Euskal Herria y buscando el camino más eficaz para desarrollar la lucha de liberación. Así, evaluamos los riesgos y oportunidades de cada decisión o iniciativa. Si se atiende a la actuación de ETA, no se puede negar que ha sido una decisión profunda, y ha tenido una reflexión y un debate del mismo nivel.

    En cualquier caso, como ya hemos señalado, la decisión no es una rendición que ETA reconoce de mala gana. Constituye un paso dado con determinación, en ofensiva, con el convencimiento de dar nuevos y determinantes pasos en la lucha de liberación, con el objetivo firme de lograr el marco democrático que haga posible la independencia.

    Ya que cita la debilidad, debemos recordar que eso mismo han dicho cada vez que hemos dado un paso que no estaba bajo su control. Así lo subrayaron en el 98 y también cuando presentamos la propuesta de Bergara. Si ETA no estuviese en una posición de fortaleza no daría un paso de este tipo. La cerrazón y la posición violenta del Gobierno español es la que destila incapacidad. Es la que está fracasando.

    Sobre la definición del proceso democrático y el ámbito de negociación


    En Ziburu manifestaron que podíamos estar a las puertas de una nueva situación. ¿El proceso democrático ya ha echado a andar, aunque salte a la vista que los estados mantienen el bloqueo?

    En Ziburu dijimos que podíamos estar a las puertas de una nueva situación y hoy lo reiteramos. Como ya hemos citado, en Euskal Herria el compromiso de alcanzar la independencia a través del proceso democrático es nítido. Así lo atestiguan la ilusión surgida en los últimos meses o el incremento de las relaciones entre agentes, sindicatos y partidos. Resultan significativos la dimensión que el conflicto vasco ha logrado en el plano internacional y el nuevo campo de juego que se ha abierto. En el mismo sentido, el último exponente ha sido el compromiso expresado hacia dinámicas como Euskal Herria Adierazi para levantar y superar topes, ante el bloqueo y veto del Gobierno español.

    Consideramos que hay que seguir con la misma perspectiva. Acumulando fuerzas. En la construcción de Euskal Herria. En la dinámica de presión para abrir la puerta que el Gobierno español le quiere cerrar al proceso democrático. Profundizando en las bases de la solución del conflicto, trabajando conjuntamente en el contenido y la metodología a desarrollar en el proceso.

    Más allá de que el proceso haya comenzado a andar, nosotros diríamos que es Euskal Herria la que está en marcha.

    «Pese a los altibajos y superando los problemas que se presenten, el proceso democrático constituirá un reto que deberá mantenerse en el tiempo», dice «Zutik Euskal Herria». En el mismo sentido, la Declaración de Iruñea destacó la tendencia a la ruptura de los anteriores procesos. ¿Cómo entiende ETA el proceso que se está abriendo o se quiere abrir?


    En nuestra opinión, el proceso democrático debe tener un objetivo claro: pasar de la actual situación de negación al marco democrático que reconozca a Euskal Herria como sujeto político y su derecho a decidir. Si pretende lograr la solución democrática y estable, debe responder a las claves que se encuentran en la base del conflicto político. Por tanto, es un proceso para dar una formulación acordada a la territorialidad y la autodeterminación.

    Eso no se hace de un día para otro. Mucho menos hoy en día, cuando las fuerzas favorables a España no tienen ninguna voluntad. Será un reto que tendremos que mantener en el tiempo, sí, y necesitará las mismas dosis de paciencia y audacia. Debemos acometerlo sin precipitación y sin aprietos políticos. Es verdad, por otra parte, que en el anterior proceso el Gobierno español tuvo la ruptura como objetivo desde el primer momento. Comenzó el proceso con la despreciable intención de minar a la izquierda abertzale. Y es de suponer que en esta ocasión no será diferente.

    Euskal Herria tiene mucho en juego. Y eso no se puede dejar en manos sólo de los partidos políticos. Así las cosas, para alimentar, empujar y dirigir el proceso, el pueblo tiene que ser el protagonista. La activación popular debe ser el motor del proceso, y las reivindicaciones insatisfechas de los ciudadanos las que guíen su orientación. El pueblo debe proteger el proceso.

    Por lo tanto, ¿se puede afirmar que el proceso tiene un carácter «definitivo»?

    ETA tiene voluntad clara de que el próximo proceso que se abra sea definitivo. Ésa es la intención y el objetivo de ETA, y lo acometeremos desde esa actitud. Pero pensamos que decir, hoy en día, que tiene un carácter definitivo es quizá decir demasiado. Tenemos un largo camino que recorrer, muchos pasos por dar. Sólo el hecho de que el proceso establezca el procedimiento para dar la palabra a los ciudadanos vascos y que se respete la voluntad popular lo hará definitivo.

    ¿ETA asume el compromiso de respetar los Principios Mitchell?

    ETA ha manifestado en muchas ocasiones que, en un escenario sin limitaciones ni imposiciones, respetará lo que decidan los ciudadanos vascos. Más aún, abrir esa opción ha sido y es el objetivo de la lucha de ETA.

    En cuanto a los Principios Mitchell, creemos que primero hay que hacer una aclaración. Esos principios constituyen las reglas de juego que todos los partidos políticos debieran aceptar en las conversaciones multipartitas para superar el conflicto político. Por lo tanto, corresponde a los partidos mostrar su compromiso con esos principios. En cualquier caso, y aunque esté fuera de ese ámbito, ETA tiene voluntad, tomando en cuenta los Principios Mitchell, de no influir en las conversaciones entre los partidos y de respetar los acuerdos que en ese ámbito se puedan lograr en la resolución democrática del conflicto.

    La territorialidad y, en concreto, la situación de Nafarroa ha sido siempre una de las claves principales de un hipotético proceso. Después de todos los intentos habidos, ¿cómo se le debería hacer frente a esa cuestión?


    No podemos olvidar que el Amejoramiento del Fuero Navarro se impuso para la partición y desaparición de Euskal Herria. Los estados imponen un concepto concreto de territorialidad y ponen límites al derecho a decidir.

    ETA tiene su propia visión sobre la articulación a realizar y no es en modo alguno cerrada. La clave reside en respetar los derechos de los ciudadanos vascos en toda Euskal Herria. Otra cuestión es la formulación u organización que se debe dar, pero la opinión y la capacidad de decidir de cada ciudadano vasco debe valer lo mismo en el conjunto de Euskal Herria. No se pueden diferenciar el derecho y el ámbito de su aplicación.

    En cualquier caso, siguiendo el esquema implantado en Anoeta, corresponde a los partidos y los agentes sociales plantear cómo se plasma y se articula el derecho a la territorialidad.

    Cuando se cita el proceso democrático, parece que hablamos del sur de Euskal Herria.¿Qué puede pasar en Ipar Euskal Herria si la nueva situación se afianza?

    Hace cuatro años, en 2006, la izquierda abertzale presentó en Uztaritze la propuesta de autonomía. Allí se habló con claridad. Aunque nuestro pueblo se encuentre sometido a dos estados, el punto de partida del conflicto resulta el mismo a ambos lados del Bidasoa: la negación y la imposición. También se señaló que elaboraríamos dinámicas diferenciadas adaptadas a la realidad de cada territorio de forma coherente con la estrategia común. Y no cabe la menor duda de que estos cuatro años han sido fructíferos. En ese sentido, aunque el proceso vaya a conocer diferentes ritmos y diferentes realidades, consideramos que el proceso democrático debe tener una naturaleza nacional, que debe ser único.

    Los mandatarios franceses ya saben que, a consecuencia de la dimensión internacional que está tomando el conflicto vasco y en la medida en que se estabilice el proceso respecto al Estado español, no podrán esconder la responsabilidad que les corresponde. En ese sentido, creemos que tiene especial importancia que acometan desde hoy las dinámicas de relación entre los partidos, los agentes y los ciudadanos de Lapurdi, Nafarroa Beherea y Zuberoa.

    Por otra parte, el Estado francés sigue haciendo oídos sordos a los deseos de los ciudadanos de Lapurdi, Nafarroa Beherea y Zuberoa. Aun así, las medidas que contra la voluntad de los ciudadanos vascos se están tomando desde Pau y París han provocado estos últimos años que una amplia mayoría de ciudadanos reivindique un reconocimiento político e institucional que devuelva a Euskal Herria niveles competenciales y de poder. La posición irracional de Francia respecto al conflicto vasco no confunde ya a la sociedad vasca. La sociedad vasca ya ha superado ese debate. Al Estado francés se le exige una alternativa. Y eso es imparable: la determinación sobre la necesidad de un espacio de decisión y gestión o de un marco autonómico que integre a las tres provincias. Hace tiempo superamos esquemas obsoletos como el de primero en Hego Euskal Herria y después en Ipar Euskal Herria. No debemos estar esperando al día de la resolución del conflicto con España, es tiempo de confrontación con el Estado francés.

    Para que se desarrolle el proceso democrático es lógico pensar que debe haber un proceso de negociación. ¿Quién debe ser protagonista? En opinión de ETA, ¿qué ámbitos y qué agentes deben tomar parte?

    La metodología que se presentó en Anoeta cuenta con un apoyo suficientemente amplio entre los ciudadanos y los agentes. Allí se fijaron dos ámbitos. Uno, entre ETA y el Estado español. El otro, entre los partidos y agentes sociales vascos. Creemos que resulta un método adecuado y expresado con precisión. A nuestro juicio, el ámbito más importante es el de los partidos políticos y el resto de agentes, puesto que la solución del conflicto político se resolverá en los acuerdos políticos que allí se logren y en su implementación.

    En cualquier caso, el protagonista del proceso democrático debe ser Euskal Herria. Si resulta innegable que debe haber trabajo de cocina, la puerta de la cocina debe estar abierta y los aromas ricos o agrios se deben oler en el comedor popular. Así, sólo podrán ofrecerse platos adecuados al deseo popular.

    Muchas veces se les ha acusado de querer «tutelar» los procesos. ¿Qué actitud va a tener ETA?

    Ésta sí que es buena, que quienes aceptan la tutoría de los estados español y francés acusen de tal cosa a ETA. ¡La Guardia Civil y los gendarmes tutelan hoy Euskal Herria!

    El problema no reside en la lucha armada o en la actitud de ETA, eso es una mera excusa. El problema se encuentra en que el Estado español quiere establecer qué es aceptable y qué no, por encima de la voluntad popular. Lo acabamos de ver en Catalunya. El plan de Ibarretxe también es un ejemplo claro, y quienes acusan a ETA de querer tutelar el proceso lo aceptaron sin ni siquiera levantar la voz.

    ETA no quiere un protagonismo especial en el proceso. Corresponde a los agentes políticos y sociales, a los ciudadanos vascos, en general, acordar la articulación del reconocimiento de Euskal Herria y el derecho a decidir, y el procedimiento para dar la palabra a la ciudadanía vasca; así como lograr la garantía de que sea respetado lo que los ciudadanos vascos sin tutelajes, sin límites ni injerencias, decidan. ETA realizará una aportación continuada para alimentar, fortalecer y dar cuerpo al proceso.

    ¿Ha abierto ETA algún canal de relación o, en su caso, ha llamado alguien a su puerta?

    Como se puede presumir, ETA ha abierto canales de relación y ha habido quien ha llamado a su puerta. En todo caso, y en honor a la verdad, queremos dejar claro que no hay ningún tipo de acuerdo o compromiso.

    Sobre la situación política y los factores que influyen en el proceso

    El debate de la izquierda abertzale ha constituido un factor clave en la evolución de la situación política. ¿Qué valoración hace ETA?

    Hacemos una valoración muy positiva. Y queremos subrayar la demostración de capacidad que ha dado la izquierda abertzale pese a estar permanentemente hostigada.

    Resulta innegable, por otra parte, la influencia que han tenido la determinación e iniciativa de la unidad popular para poner patas arriba la situación política.

    Sin embargo, diferentes medios de comunicación han difundido que ETA ha actuado en sentido contrario a la dirección de ese debate.

    El Gobierno español está realizando un gran esfuerzo para debilitar a la izquierda abertzale y alimentar la división interna, a través de la intoxicación y la presión política. Algo que, por otra parte, no es nuevo, puesto que lo han repetido en cada debate de la izquierda abertzale.

    La realidad es que ETA no ha tomado parte en ese proceso, que no ha influido ni en una orientación ni en otra. La línea y posición de la unidad popular la establece la base social de la unidad popular, y ETA lo toma con respeto y le otorga un gran valor político.

    ETA tiene un punto de vista propio y hace su aportación sobre el debate y la acción política, y también muestra sus discrepancias. Así lo hemos hecho en esta ocasión, y consideramos que es enriquecedor, puesto que creemos que en la izquierda abertzale puede haber puntos de vista complementarios que confluyen en los objetivos.

    En resumen, ¿ETA hace suya la resolución «Zutik Euskal Herria»?

    Como hemos dicho, «Zutik Euskal Herria» fija la posición política de la unidad popular. ETA no la haría suya palabra por palabra, pero estamos de acuerdo con la apuesta política que se desprende de esa resolución.

    Pese a que la izquierda abertzale avanza y encuentra nuevos compañeros de viaje, la estrategia represiva se mantiene. La represión, al final, puede provocar frustración y desánimo. ¿Cómo se le puede hacer frente?

    Los ciudadanos vascos, por desgracia, contamos con una tremenda experiencia en hacer frente a la represión. Hemos ganado también muchas batallas, y no tenemos ninguna duda de que todas esas luchas tienen consecuencia directa en las condiciones políticas de hoy en día.

    En este momento resulta imprescindible dar una respuesta firme y amplia a la represión. Responder a las agresiones de España y Francia como pueblo, conformar el muro popular para proteger a Euskal Herria. Y llegar a una situación en la que la represión no tenga cabida.

    La represión puede provocar desánimo, sí, y ése es uno de los objetivos de la estrategia de los estados español y francés. Pero la respuesta que le damos a la represión se convertirá en acicate para fortalecer el proceso, sin ninguna duda.

    La colaboración entre independentistas se ha fortalecido últimamente. ¿Cómo ven esa situación y, en concreto, el acuerdo estratégico logrado por la izquierda abertzale y EA?


    Pese a que el daño hecho a la construcción del país a causa de la estrategia de ilegalización de los últimos años resulta notoria, el renacimiento que vive el independentismo es motivo de alegría. El ingente trabajo de años y la necesidad de superar el marco autonómico han encendido la conciencia y la activación de los ciudadanos. Por otra parte, opinamos que, después de la composición españolista de los gobiernos de Iruñea y Gasteiz, la envergadura del ataque contra el carácter y la identidad de Euskal Herria ha influido para fortalecer el compromiso colectivo con Euskal Herria.

    En ese sentido, en estos tiempos en los que el modelo territorial y el modelo socio-económico de España y Francia se encuentran en crisis, constituye una tarea fundamental presentar la fortaleza y estabilidad que traerá consigo el Estado vasco a Euskal Herria. Asimismo, creemos que es tiempo de redoblar esfuerzos en el trabajo de base, codo con codo, en un trabajo constante, en torno a los pilares que nos hacen pueblo. Por eso, en nuestro opinión, la perspectiva estratégica con la que cuenta el acuerdo entre EA y la izquierda abertzale tiene un valor modélico. Llamamos a los ciudadanos vascos a unir fuerzas en esa misma dirección.

    ¿Ese acuerdo ata de alguna manera a ETA?

    El acuerdo constituye, sin ninguna duda, una referencia, y tiene influencia en la reflexión de ETA. En todo caso, hoy por hoy, únicamente el compromiso con Euskal Herria y con los gudaris caídos en la lucha por la libertad [la entrevista se lleva a cabo a pocos días del Gudari Eguna] ata a ETA.

    El PSOE vive una situación de debilidad. Es previsible que haya un cambio de gobierno en las próximas elecciones. ¿Que llegase el PP al Gobierno sería un factor relevante?


    No entendemos que la clave del debate sea qué partido dirige el Gobierno español. Eso nos llevaría al estéril debate sobre la hipotética voluntad de uno y otro, a estar a la espera de supuestas voluntades. Consideramos que los agentes vascos y, en general, los ciudadanos debemos hacer un ejercicio práctico que se sustente en nuestra voluntad y fuerzas: ¿qué tenemos que hacer para que el Estado español reconozca el derecho a decidir de Euskal Herria? ¿Qué tipo de mecanismos de presión, qué tipo de confrontación política debemos iniciar para que la palabra de los ciudadanos vascos sea respetada?

    También el PNV es un agente importante. ¿Cómo analizan su actuación (se ha convertido en protagonista en las negociaciones con el PSOE), y hacía dónde puede ir?

    La actitud del PNV no puede ser más mezquina. En los últimos años se está alejando paso a paso del abertzalismo y de los intereses de Euskal Herria. Resulta muy significativa la actitud de estas semanas. La falta de voluntad que ha mostrado para tomar parte en cualquier iniciativa a favor de Euskal Herria y qué fácil se amolda para apoyar al partido responsable de la negación y de la represión más violenta.

    En estos momentos en que el deseo y necesidad de cambio político en Euskal Herria son más evidentes que nunca, el PNV anda queriendo fortalecer el marco autonómico, queriendo llevar el debate político al campo de las competencias autonómicas. Sin querer ver que lo que se encuentra ahora en juego es que Euskal Herria logre en su integridad la competencia de decidir su futuro.

    El PNV se encuentra en un trance, fuera del escenario político que se está gestando y sin una oferta política clara, sin poder encontrar la centralidad que ha buscado siempre. Porque, últimamente, al PNV se le ha reducido el campo de juego. Está quedando en evidencia que el autonomismo que ha defendido hasta ahora nos deja sometidos a España, mucho más desde que las fuerzas favorables a ésta han asumido la gestión autonómica.

    Adivinar hacia dónde se pueden dirigir resulta difícil y ya no estamos esperando a su decisión. A ellos les corresponde decidir si continúan en el peaje que conduce a España o se adentran por los senderos de Euskal Herria. Satisfacer a la oligarquía vasca o encontrarse con la mayoría de su base social.

    ¿Qué importancia les conceden a las elecciones municipales y forales del próximo año? Se ha dicho que su iniciativa no es más que un engaño para que la izquierda abertzale pueda estar en las elecciones.

    El engaño es ése, estar buscando permanentemente excusas para mantener el fraude electoral, para volver a forzar la voluntad de los ciudadanos con la ley y con la fuerza. Por otra parte, ligar nuestra decisión y el movimiento que está tomando cuerpo en Euskal Herria con el deseo de estar en las elecciones pretende desviar el debate, reducir el trayecto del cambio político.

    Estas elecciones tienen una gran trascendencia para Euskal Herria. Nuestro pueblo se encuentra ante el desafío de vencer de forma definitiva el tiempo del apartheid político. Huelga decir que eso ofrecería al proceso democrático un nuevo impulso.

    Y tendría una segunda consecuencia que no se suele citar. Esto es, la influencia que ha tenido la expulsión de la izquierda abertzale de los ayuntamientos en la política municipal cotidiana. Puesto que no son pocos los casos de corrupción que se han quedado sin denuncia o los proyectos contrarios a los intereses ciudadanos que se han desarrollado bajo la protección de la exclusión de la izquierda abertzale de los ayuntamientos.

    Los resultados electorales serán también muy importantes. A la izquierda abertzale le darán la oportunidad de desarrollar su proyecto abertzale, de izquierdas y participativo; de fortalecer el proyecto independentista que está tomando cuerpo y de dar nuevos pasos en la articulación institucional de Euskal Herria.

    Sobre los presos

    El Gobierno español ha mostrado voluntad de fortalecer la división entre los presos. Algunos presos han tomado otro camino fuera del Colectivo. ¿Qué tienen que decir?

    La estrategia de los gobiernos español y francés es absolutamente cruel y desalmada. Con la intención de debilitar la lucha de liberación, el castigo y el chantaje a los presos políticos vasco está yendo al extremo. Al mismo tiempo, consideramos miserable que, en cárceles donde la tortura está tan arraigada, se presente como botín de guerra que algunos presos renuncien a su militancia y se arrepientan.

    Respecto a aquellos que se han situado fuera del Colectivo, calificamos de muy grave que, a cambio de las ventajas personales ofrecidas por Rubalcaba, alimenten la política penitenciaria criminal del enemigo y ofrezcan la excusa para hostigar al resto de compañeros. En cualquier caso, entendemos que la decisión respecto a los presos que han dejado el Colectivo buscando una salida personal debe tomarla el propio Colectivo.

    La dignidad, coherencia y resistencia del Colectivo de Presos Políticos Vascos son un modelo para nosotros. Ése es el ejemplo que debemos llevar desde el último rincón de Euskal Herria hasta el ámbito internacional. También en nuestro pueblo tenemos un montón de presos que muestran una dignidad similar a la de Nelson Mandela, que ha sido una referencia a lo largo y ancho del mundo.

    Sin embargo, la situación de los presos ha empeorado mucho en los últimos años. Puede ser una carga demasiado grande. ¿Cómo se debería responder a esta grave situación?

    ¡Con urgencia! Algunos problemas demandan una solución inmediata, y la situación de los presos es uno de ellos. Lo que viven los presos políticos vascos es una realidad que no puede aceptar este pueblo. El apoyo, la solidaridad y la denuncia son dinámicas que no deben cesar hasta traer a casa a los presos políticos vascos. En ese sentido, hacemos un llamamiento amplio a la sociedad vasca para que se involucre en la defensa de los presos políticos vascos.

    En el proceso de solución, ¿dónde sitúan la cuestión de los presos y exiliados? Equivocadamente o no, parecía que este tema debía esperar a un último acuerdo político...

    Como hasta ahora, situamos la liberación de los presos en el ámbito negociador entre ETA y el Estado. Estamos de acuerdo en que la cuestión de los presos y refugiados no se puede dejar aparcada hasta el último acuerdo. Dar pasos en ese ámbito puede ser una gran contribución para fortalecer el proceso democrático.

    Por otro lado, durante esta entrevista hemos repetido en más de una ocasión que para abordar el proceso democrático resulta imprescindible cumplir algunas condiciones de mínimos democráticos. Entre esos mínimos colocamos la puesta en libertad de los presos enfermos, de los compañeros que han cumplido 3/4 partes de la condena o de los que les han alargado la condena hasta la cadena perpetua mediante un doctrina especial.

    No obstante, ello no quiere decir que trabajar y luchar en la cuestión de los presos corresponda sólo a ese ámbito. Se trata de un tema que debe ganarse y condicionarse en la calle. En el proceso político y democrático, la cuestión de los presos y refugiados y su participación será fundamental desde un principio. En ese sentido, será determinante que, haciendo suyo el reconocimiento del estatus político del EPPK, los agentes, sindicatos y partidos vascos entablen relación con el Colectivo.
    "...hablar de fascismo es hablar de un Jefe del Estado español actual (el rey Juan Carlos I) que fue nombrado por Francisco Franco, al cual todos los presidentes de la “democracia” le han jurado lealtad..."

  16. #191

    Default

    DECLARACIÓN DE ETA


    ETA decreta un alto el fuego permanente, general y verificable



    <object width="640" height="385"><param name="movie" value="http://www.youtube.com/v/znmHsb-QZPE?fs=1&amp;hl=es_ES"></param><param name="allowFullScreen" value="true"></param><param name="allowscriptaccess" value="always"></param><embed src="http://www.youtube.com/v/znmHsb-QZPE?fs=1&amp;hl=es_ES" type="application/x-shockwave-flash" allowscriptaccess="always" allowfullscreen="true" width="640" height="385"></embed></object>




    ETA decreta un alto el fuego permanente, general y verificable, como "compromiso firme" con un proceso de solución definitivo y el final de la confrontación armada.


    Declaración; Español - Euskera - English
    Vídeo Euskera - Español
    Audio de la declaración

    ETA ha dado a conocer, mediante un nuevo comunicado, su decisión de decretar un alto el fuego "permanente" y de carácter "general", verificable internacionalmente, como "compromiso firme" con un proceso de solución definitivo y con el final de "la confrontación armada".

    En su declaración, redactada en tres idiomas (euskara, español e inglés) y grabada en vídeo en los dos primeros, la organización armada hace alusión a la Declaración de Bruselas y al Acuerdo de Gernika, con los que coincide en la necesidad de ofrecer una solución "justa y democrática" al conflicto. A su juicio, la resolución vendrá de la mano de un proceso democrático que tenga como instrumentos el diálogo y la negociación, y cuyo norte sea la voluntad popular.

    Tras anunciar su alto el fuego permanente, ETA insta a actuar con responsabilidad histórica, al tiempo que llama a las autoridades españolas y francesas a que desactiven toda medida represiva y dejen de lado de una vez por todas la negación de Euskal Herria.

    La nueva declaración de ETA se produce después de insistentes rumores y especulaciones sobre un inminente comunicado de la organización armada. En su contenido, ETA despeja dudas sobre el alcance y estabilidad del alto el fuego, al calificarlo de "general", y llega más allá de lo solicitado por la declaración de Bruselas y el Acuerdo de Gernika, pues utiliza la expresión "compromiso firme" en lugar de la de "muestra de voluntad" que se le demandaba respecto al final del camino emprendido.
    Last edited by mazuste; 10-01-11 at 07:09 AM.
    "...hablar de fascismo es hablar de un Jefe del Estado español actual (el rey Juan Carlos I) que fue nombrado por Francisco Franco, al cual todos los presidentes de la “democracia” le han jurado lealtad..."

  17. #192

    Default

    Movimientos tras la declaración de ETA para contextualizar el acontecimiento y su importancia

    Reacciones tras la declaración de ETA


    Ares se marchó, Rajoy se adelantó media hora y Zapatero llamó al rey

    Jornadas como la de ayer, marcada por el comunicado de ETA difundido por este medio, están salpicadas por un sinfín de reacciones, análisis y valoraciones políticas, pero también por unas cuantas anécdotas y movimientos que ayudan a comprender cómo funcionan los mecanismos de decisión política y el impacto de un posicionamiento de este tipo. Pasajes que probablemente pasarán desapercibidos en los informativos.




    Alguno se arrepintió de lo dicho y publicado

    Todos los medios publicarán hoy las valoraciones de Rubalcaba, Zapatero y Marcelino Iglesias sobre el comunicado de ETA. Y Ramón Jáuregui dará gracias por ello porque, apenas un par de horas antes de su difusión, auguró en una entrevista que la organización armada podría dar a conocer un texto farragoso e inconcreto. Nada que ver con el breve escrito hecho público a mediodía. Algunas portadas también quedaron muy viejas a media mañana. Como la de «El Correo», que en su primera afirmaba que «la izquierda abertzale vería peligrar su proyecto si ETA no refrenda la tregua antes de fin de mes».

    Portadas trampa y llamadas a medianoche

    El runrún, en cualquier caso, había sido constante en las últimas semanas. El jueves, 16 de diciembre, «La Razón» anunciaba a cinco columnas que ese mismo sábado ETA iba a anunciar una tregua. Como no sucedió, dijeron que era porque ese diario había impedido el factor sorpresa. Hubo incluso quien vio mensajes ocultos en el anuncio de Hamaika Telebista en GARA sobre un programa que Pirritx eta Porrotx iban a hacer en Nochebuena. Y hay periodistas a los que les han sacado de conciertos o de teatros a altas horas de la noche para preguntarles si había novedades.

    Rodolfo Ares salió pitando de la sede del PSOE


    La Ejecutiva del PSOE celebraba ayer su reunión semanal en la sede de la calle Ferraz de Madrid, y en medio de la cita les pilló el comunicado. Entre los asistentes estaba el consejero de Interior de Lakua, Rodolfo Ares, que según cuentan salió corriendo hacia Gasteiz tras conocerse la noticia. También el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, se marchó a La Moncloa, para analizar desde allí la situación. Quien no estaba en Ferraz, a pesar de ser miembro de la dirección del PSOE, era el vicepresidente primero y ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, reunido a esa hora con representantes de CCOO y UGT para negociar la reforma de las pensiones.

    Rajoy anunció el comunicado a la dirección del PP

    También el Comité Ejecutivo del PP celebraba ayer un encuentro. Según informó la agencia Europa Press, citando fuentes de ese partido, la reunión comenzó pasadas las 11.30 horas, y lo hizo con el presidente del PP, Mariano Rajoy, tomando la palabra para anunciar a sus compañeros que a las 12.00 ETA iba a hacer público un comunicado.

    Fuentes de este partido informaron, por otra parte, de que el ex ministro del Gobierno de Aznar Federico Trillo y el presidente de la formación en la CAV, Antonio Basagoiti, fueron designados como interlocutores para tratar con los gobiernos español y de Lakua la situación creada tras el comunicado.

    Zapatero y Rubalcaba informaron al rey

    José Luis Rodríguez Zapatero y Alfredo Pérez Rubalcaba se encargaron de informar personalmente al rey Borbón español, según confirmaron fuentes del Palacio de la Zarzuela. Juan Carlos de Borbón se encontraba en una recepción a embajadores en el Palacio Real cuando, en el transcurso de la ceremonia, fue informado por los máximos mandatarios del Ejecutivo español. Según Europa Press, una de las llamadas se pudo producir cuando se encontraba saludando al embajador de Colombia, ya que en ese momento le sonó el teléfono móvil y tuvo que disculparse ante los presentes.

    Positivo desde Ipar Euskal Herria y Pau

    El diputado Daniel Poulou, el ex presidente del Consejo General de los Pirineos Atlánticos, Jean Jacques Lasserre, y el también diputado Jean Lassalle fueron algunos de los representantes políticos del norte del Bidasoa que hicieron una valoración del comunicado de ETA, y los tres lo hicieron en sentido positivo. «Es un hecho muy importante al que hay prestar mucha atención», sostuvo Lasserre. Para Lassalle, el texto confirma lo anunciado anteriormente. Dijo estar «íntimamente convencido de que una solución de paz es posible». Poulou vio una «buena noticia» en la declaración.
    "...hablar de fascismo es hablar de un Jefe del Estado español actual (el rey Juan Carlos I) que fue nombrado por Francisco Franco, al cual todos los presidentes de la “democracia” le han jurado lealtad..."

  18. #193

    Default

    El 3 de diciembre de 1970 comenzaba en Burgos el Consejo de Guerra en el que dieciseis militantes de ETA serían condenados a nueve penas de muerte y más de quinientos años de cárcel. La película recoge el testimonio de los protagonistas de aquel hecho histórico.


    <embed id=VideoPlayback src=http://video.google.com/googleplayer.swf?docid=-4259649653968260682&hl=es&fs=true style=width:400px;height:326px allowFullScreen=true allowScriptAccess=always type=application/x-shockwave-flash> </embed>
    "...hablar de fascismo es hablar de un Jefe del Estado español actual (el rey Juan Carlos I) que fue nombrado por Francisco Franco, al cual todos los presidentes de la “democracia” le han jurado lealtad..."

  19. #194

    Default

    Comunicado de ETA

    ETA, dispuesta a una verificación «no formal» para superar el veto estatal


    En el primer comunicado desde la histórica declaración del 10 de enero, ETA censura que los gobiernos español y francés hayan rechazado su oferta para una verificación internacional de su alto el fuego general y permanente. Pese a esa falta de «reconocimiento oficial», se muestra dispuesta a someterse a un mecanismo de verificación «informal».

    El comunicado, en euskera

    Euskadi Ta Askatasuna considera muy significativo el hecho de que los ejecutivos de Madrid y París hayan rechazado de plano la oferta que hizo en enero.
    «No quieren que la comunidad internacional verifique el alto el fuego general y permanente de ETA. No lo quieren porque, pese a la hipocresía y la intoxicación, quedaría acreditado, también en el plano internacional, que la única violencia existente hoy en Euskal Herria es la que generan los propios estados».
    Se trata, a juicio de la organización armada, de una realidad que se ha podido constatar en los últimos meses. «En Euskal Herria, la violencia adopta los nombres de conculcación de derechos, ilegalización, acoso, detención y tortura».

    A pesar de la negativa y el veto gubernamental, ETA se reafirma en la decisión que hizo pública en aquella declaración. Y pese a ser consciente de que no cuenta con el «reconocimiento oficial» de los gobiernos, se muestra dispuesta a
    «aceptar un mecanismo de verificación informal. ETA considera que es factible, y que puede constituirse una comisión internacional de verificación».
    Incide en la paradoja que supone que, quienes dicen que la sociedad vasca es mayor de edad para resolver sus conflictos -como defendieron responsables políticos e institucionales del PSOE y del PP cuando se presentó el Grupo Internacional de Contacto-, «nieguen que esa misma sociedad tome la palabra para decidir su futuro».

    Dos bloques diferenciados

    El comunicado, que ahonda en lo manifestado hace dos meses y medio, concluye expresando «el compromiso de ETA para alimentar y llevar a buen puerto la resolución democrática» del conflicto, con la mira puesta en la consecución de «la libertad y la paz para Euskal Herria».

    En pos de ese objetivo, hace un llamamiento a las fuerzas políticas, sociales y sindicales vascas, y en conjunto a toda la ciudadanía, para que «aúnen fuerzas, adopten compromisos y den nuevos pasos por la libertad y contra la represión».

    La organización armada considera que, cada día que pasa, es más evidente que en el escenario político vasco existen dos bloques bien diferenciados. El primero, formado por «aquellos que deseamos abrir un escenario de libertad»; y el segundo, constituido por «los que pretenden mantener la imposición y el bloqueo». «Y una de las características principales del momento -prosigue- es la confrontación entre quienes queremos desarrollar el proceso democrático de cara a una solución definitiva del conflicto y aquellos que pretenden cerrar la oportunidad abierta».

    Para ETA, cada vez son más los ciudadanos que se están organizando en ese primer bloque.
    «Hemos empezado a superar la pretensión de aquellos que deseaban ver las fuerzas en pro del cambio político y social dispersadas, debilitadas y aisladas»
    . Pero advierte de que aún queda un largo camino por recorrer, «que estará lleno de obstáculos», por lo que aboga por seguir sumando esfuerzos ha sta que «podamos derribar el muro que España y Francia han levantado para secuestrar la palabra de los ciudadanos vascos».

    En referencia a los gobiernos español y francés, observa una actitud irresponsable «porque no es compatible que en ciertos ámbitos se exprese una supuesta voluntad para la solución y, por otro, se mantenga la estrategia represiva. Irresponsable, porque tienen por objetivo arruinar la ilusión generada».

    De hecho, ETA cree que «la injusta actitud» de los ejecutivos ha provocado que hayan aflorado «dudas» incluso entre las filas de las formaciones que se posicionan por el mantenimiento del actual estatus. A ellos se dirige también para instarles a actuar con «la responsabilidad y el coraje que requiere este histórico momento».
    Last edited by mazuste; 27-03-11 at 05:11 AM.
    "...hablar de fascismo es hablar de un Jefe del Estado español actual (el rey Juan Carlos I) que fue nombrado por Francisco Franco, al cual todos los presidentes de la “democracia” le han jurado lealtad..."

  20. #195

    Default

    Ya no solo es España la malvada nación que tiene secuestrada la palabra del pueblo vasco, ahora tambien es Francia. Eso si, secuestramos la palabra de los vascos, pero la de los catalanes no parece formar parte de nuestros gustos secuestradores- Debe ser que ni España ni Francia se siente amenazada por Cataluña a pesar de los intentos nacionalistas en fase de crecimiento.

    Basta ya de hipocresias, nadie cuestiona a los catalanes porque no tienen una ETA detras que los lastre.

    Ahora ETA quiere un "alto el fuego verificable", ¿y quien quiere un alto el fuego?.Lo que se pretende de ETA es su disolución sin mas. Solo eso. Ya nadie traga con treguas despues de lo de Barajas. ¿Que gobierno españo se va a arriesgar despues de lo que pasó en el aeropuerto?.

    Por cierto, si el PSOE no está ya por la labor de la negociación, no te quiero decir el PP que llega (aunque fastidie). Con esos, ni siquiera cabe imaginar un acuerdo. Algo se quebró con el atentado de Barajas y no se dará credibilida a ningun comunicado de ETA diferente de la disolución y entrega de armas, y lo que opinen gente de fuera, irlandeses arrepentidos, premios noveles observadores, demás gente de fuera, va a dar exactamente igual.

    Nadie quiere verificar nada, solo queda un camino: que ETA se disuelva y desaparezca de una vez por todas. Si no lo hacen por España, que lo hagan por los vascos que ya no soportan mas a ETA.


  21. #196

    Default


    Aspaldiko... Tiempo ha...



    Así da gusto, rabiosa. Como debe ser...


    "...hablar de fascismo es hablar de un Jefe del Estado español actual (el rey Juan Carlos I) que fue nombrado por Francisco Franco, al cual todos los presidentes de la “democracia” le han jurado lealtad..."

  22. #197

    Default

    El proceso de negociación 2005-2007

    Desde el mismo momento de su ruptura, el periódico abertzale, GARA, ha ofrecido información exhaustiva y completa sobre el proceso de negociación entre ETA y el Gobierno realizado entre 2005 y 2007. Todo ello se recopila, al hilo de las informaciones publicadas por medios españoles.

    * Documento: "2005-2007. Proceso de negociación" (4,4 MB)

    * Rubalcaba afirma que ordenó que "todos los movimientos fuesen reversibles"
    "...hablar de fascismo es hablar de un Jefe del Estado español actual (el rey Juan Carlos I) que fue nombrado por Francisco Franco, al cual todos los presidentes de la “democracia” le han jurado lealtad..."

  23. #198
    "...hablar de fascismo es hablar de un Jefe del Estado español actual (el rey Juan Carlos I) que fue nombrado por Francisco Franco, al cual todos los presidentes de la “democracia” le han jurado lealtad..."

  24. #199

    Default

    Publicación de la organización armada ETA

    «compromiso claro de superar un ciclo caracterizado por la confrontación armada»


    Valora la situación actual y respalda el proceso democrático en su primer «Zutabe» en tres años y medio.

    Documento. en Euskera

    La organización armada vasca ETA ha definido su posición en su publicación interna ‘‘Zutabe’’. Se trata, además, del primer número desde setiembre de 2007. En ella ETA remarca que tiene «el compromiso claro de superar un ciclo completo» histórico que ha estado «caracterizado por la confrontación armada». En un artículo titulado ‘‘ETAren ekimena: aldaketa politikoa gauzatzeko borondatea eta konpromisoa», sitúa el alto el fuego emprendido el pasado 10 de enero como una decisión destinada a «dar pasos irreversibles y determinantes en el proceso de liberación». Y considera que la decisión «ha facilitado la oportunidad de dar una solución democrática definitiva al conflicto político».

    Añade que su iniciativa tiene dos destinatarios claros: el principal, la sociedad vasca, pero también la comunidad internacional. Por contra, avanza que «del Estado español no hay que esperar una voluntad sincera para un proceso de solución» y vaticina que su actitud seguirá siendo la de «mantener a Euskal Herria atada a España».

    En su análisis se refiere también a la decisión y los pasos dados por la izquierda abertzale. Alude al debate interno que realizó y, quince meses después de su conclusión, ETA considera que «acertó en hacer una lectura adecuada de la situación y, con su iniciativa, puso en marcha la posibilidad de darle un vuelco».
    "...hablar de fascismo es hablar de un Jefe del Estado español actual (el rey Juan Carlos I) que fue nombrado por Francisco Franco, al cual todos los presidentes de la “democracia” le han jurado lealtad..."

  25. #200

    Default

    «ZUTABE» Número 113

    ETA plantea ayudar a «abrir puertas a la libertad» tras repasar sus 50 años


    En el «Zutabe» del que ya se ha informado en días anteriores, ETA repasa una trayectoria en la que advierte «avances y logros», pero también «contradicciones y errores». Lo hace porque considera que
    «los pasos dados en estos meses no se pueden entender sin el recorrido de estos más de 50 años. ETA nació para hacer frente a la opresión y quiere hacer su aportación para abrir puertas a la libertad».




    Además de confirmar su disposición a construir el proceso democrático y desmentir un intento de atentado contra Patxi López, el último ``Zutabe`' de ETA tiene un tercer contenido relevante. Se trata de un artículo de ocho páginas en el que la organización repasa sus 50 años de trayectoria, destacando que nació «para hacer frente a la opresión» y que quiere «aportar para abrir puertas a la libertad».

    La organización armada asume de entrada que
    «la lucha por la liberación no ha sido lineal, ha tenido muchas curvas y a menudo ha habido que tomar decisiones estratégicas con mucho contenido. No han sido pocas las contradicciones, ni tampoco los errores, pero también hemos conseguido logros y avances suficientes».
    En la misma línea y tono, hace hincapié en que «no vamos a autoalabarnos ni a contar un recorrido idealizado y sin fallos. Sin hipocresías, venimos a mostrar este largo medio siglo, porque después de eso vendrá la hora de que Euskal Herria logre la libertad y la paz».

    Otra de las claves introducidas en este repaso histórico es que «la lucha de ETA no ha sido nunca una guerra exclusiva que deben hacer algunos pocos». En este sentido, la organización armada subraya que es Euskal Herria en su conjunto la que ha avanzado desde los años más duros del franquismo hasta la situación actual, que define como «el principio del cambio de era» y en la que advierte «bases firmes».

    Las llamas de Gernika

    En este recorrido cronológico, ETA recuerda que surgió «en la oscura noche del franquismo» y cuando «la dejación y el retroceso ideológico del PNV, hasta entonces referencia del abertzalismo, no ofrecía otra cosa que impotencia». Apunta gráficamente que la organización nació «de la llama que quedó bajo las cenizas del bombardeo de Gernika. El viento del tiempo se llevó las cenizas de la resignación y la chispa de aquellos rescoldos volvió a crear la resistencia vasca. Desde entonces nues- tra organización ha hecho frente a la opresión, para que la injusticia no echara raíces nunca en Euskal Herria», añade

    «Revolucionaria» y «Del pueblo»


    ETA continúa afirmando que «la lucha de resistencia se convirtió en revolucionaria» y también «del pueblo», con características como el rechazo a cualquier «actitud racista» o la incidencia en la cuestión social. Cita aportaciones como ésta:
    «Se logró hacer frente al intento retrógado de construir comunidades enfrentadas en Euskal Herria, y se hizo gracias a personas nacidas aquí y a otras muchas llegadas desde fuera. Esta realidad tiene nombre propio: Jon Paredes Manot Txiki, gudari vasco».
    Remarca el proceso de Burgos, que afirma que concluyó con que «Euskal Herria emitió una sentencia favorable a su libertad, que sigue vigente hasta hoy». Alude a las primeras muertes en enfrentamientos, con mención expresa a Txabi Etxebarrieta, a su hermano y a otros que «siguieron la lucha», como Jokin Gorostidi. Y recuerda, por último, que en esa época «entre todos creamos el movimiento abertzale» en Lapurdi, Nafarroa Beherea y Zuberoa.

    Carrero, impacto hasta hoy día

    Llegados ya a la recta final del franquismo, ETA evoca a los fallecidos Juanjo Etxabe y Eustakio Mendizabal,
    «al que miles de vascos cantaron como el sucesor del comandante Saseta». Recuerda que precisamente el comando que llevaba su nombre, Txikia, acabó luego con el sucesor de Franco, el almirante Luis Carrero Blanco, «en una acción que políticamente tuvo gran influencia entonces y que la sigue teniendo igualmente en las siguientes décadas».
    El análisis continúa con el debate y la escisión de ETA, el rechazo a la Constitución y los estatutos y la organización del espacio abertzale y de izquierdas. En ese momento, ETA recalca que «siendo una organización política, porque ETA nunca ha sido otra cosa, se situó en la acción armada y concluyó que la lucha de masas y la organización popular debían ser responsabilidad de otras organizaciones». Aparecen nuevos nombres de «militantes ejemplares» de la izquierda abertzale: Telesforo Monzon, Santi Brouard, Jon Idigoras... «Estos y muchos otros han dado enseñanzas importantes a ETA», añade el texto.

    En esta época se produjeron también las conversaciones de Txiberta, sobre las que confirma que ETA mostró en la mesa su disposición a dejar la lucha armada, pero el PNV la rechazó. Y cita que en 1979 ya le dijeron que «se vende a cambio de un plato de lentejas, que además en realidad sólo son piedras».

    La Alternativa KAS y Argel


    El relato de ETA prosigue indicando que a partir de entonces a la izquierda abertzale se le planteaban dos retos: impedir que se estabilizara la reforma franquista y socializar una alternativa (KAS) «para destinarla luego a una estrategia negociadora». Y ubica en este contexto su «fuerte acción armada» de finales de los años 70.

    Introduce una mención al caso de Lemoiz como ejemplo de la «complementariedad de todas las luchas» y destaca la fuerza del movimiento popular surgido en esos años. Tampoco pasa por alto el inicio de la «segunda fase de la reforma», con la llegada al poder del PSOE y su Plan Zen, los GAL, el rechazo vasco al referéndum de la OTAN y la estructuración final de una estrategia negociadora que derivó en las reuniones de Argel. Tras ellas, destaca que se conformaron los pactos de Madrid, Ajuria Enea e Iruñea para «tratar de levantar un cerco en torno al MLNV», y que comenzó la dispersión carcelaria.

    La Alternativa Democrática


    Entrados ya en la década de los 90, ETA asume que se produjeron «síntomas de agotamiento» en la estrategia anterior, y cita las detenciones de Bidarte como el punto final: «Había que renovarse. La propia ETA se renovó a sí misma para emprender un nuevo camino que produjera condiciones políticas nuevas», dice. Tras evocar decisiones como la de «sacar la lucha armada de los parámetros Guardia Civil-gudaris de ETA» para «atentar contra los responsables y protagonistas del conflicto», cita el atentado contra José María Aznar o la iniciativa social ``Euskal Herria askatu'' frente a la del lazo azul. También el secuestro de José Antonio Ortega Lara y la muerte de Miguel Ángel Blanco, sobre las que, tras admitir su gran impacto, dice que «el objetivo de ETA era cerrar definitivamente el frente carcelario».

    En ese contexto se hizo pública la Alternativa Democrática, de la que ETA considera que «puso las bases para un proceso democrático» trayendo novedades como la separación de dos ámbitos de negociación: uno entre ETA y el Estado y otro «entre la ciudadanía vasca».

    La inflexión de Lizarra-Garazi


    «Aunque fueron tiempos duros, o por eso mismo, surgieron dinámicas para airear la situación»
    , menciona ETA. Destaca la creciente constatación, extendida al sindicato ELA, sobre la defunción del Estatuto de Gernika. Y dice que al apreciar que llegaba un posible punto de inflexión, ETA aceleró la dinámica de contactos hasta llegar a los acuerdos con PNV y EA que llevaron al alto el fuego de 1998. Asegura que todo se pudrió después de que en verano de 1999 el PNV no presentara una alternativa para seguir avanzando. A partir de ahí, reconoce la crisis que sobrevino a la izquierda abertzale allá por 2001, pero también su «enorme trabajo» para superarla, con jalones como el resultado electoral logrado en 2003 tras la ilegalización.

    Hacia el proceso 2005-2007


    La aparición de factores que hacían revivir «la esperanza de un cambio de dirección» hizo que ETA rebajara la utilización de la lucha armada en 2004 y 2005, según indica. Subraya también que en ese momento apareció la propuesta de Anoeta:
    «Por primera vez no la presentó ETA, y esto merece una lectura política, porque se mostró que el diálogo y la negociación para el acuerdo que resolverá el conflicto debe quedar en manos de los agentes políticos y sociales».
    Por lo que respecta a la negociación posterior, subraya que el Estado vulneró continuamente «las garantías consensuadas por ETA y el Gobierno» para su desarrollo, pero admite también algunos otros problemas que merecen reflexión «por parte de la izquierda abertzale y, concretamente, de ETA».

    Y ahora, «El inicio de otra era»


    El análisis llega así al momento actual, en el que ETA entiende que «el MLNV ha sido capaz de afrontar la situación, reflexionar y mantener la iniciativa política». Tras todo este repaso, indica que «ETA seguirá inten- tándolo también en lo sucesivo, haciendo las reflexiones y dando los pasos que sean necesarios y compartiéndolos con quienes tengan compromiso de avanzar por ese camino», hasta lograr «la libertad y la paz».
    I. IRIONDO
    "...hablar de fascismo es hablar de un Jefe del Estado español actual (el rey Juan Carlos I) que fue nombrado por Francisco Franco, al cual todos los presidentes de la “democracia” le han jurado lealtad..."

Similar Threads

  1. Acceso solo a usuarios registrados
    By Le Rouge in forum La Marranera
    Replies: 177
    Last Post: 11-10-14, 12:15 PM
  2. INTERVENCIONISMO DE LA MAFIA VATICANA EN MÉXICO
    By n3p in forum Politica Mexicana
    Replies: 37
    Last Post: 08-04-11, 08:55 PM
  3. SE BUSCA
    By Antibush in forum Política Internacional
    Replies: 54
    Last Post: 07-10-07, 03:35 PM
  4. ION KIPUR
    By FURIUS2006 in forum Política Internacional
    Replies: 3
    Last Post: 04-10-06, 03:54 PM
  5. Lucha social: siglo XXI
    By FURIUS2006 in forum Foro Libre
    Replies: 1
    Last Post: 05-05-06, 04:44 PM

Bookmarks

Posting Permissions

  • You may not post new threads
  • You may not post replies
  • You may not post attachments
  • You may not edit your posts
  •