Page 1 of 9 123456 ... LastLast
Results 1 to 25 of 224

Thread: ETA 1958-2008 Medio siglo de historia

  1. #1

    Default ETA 1958-2008 Medio siglo de historia

    Voy a proceder a a la apertura de un hilo nuevo, como ya habréis comprobado, en el que simplemente iré emplastando, trazo a trazo, un libro. El libro que un amigo ha escrito sobre la historia de ETA aprovechando que este año se cumplen 50 años de la existencia de esta última, y, cuyo libro, lo ha terminado al tiempo que entraba en el mako a raiz de la sentencia del famoso sumario 18/98.

    Este hombre es Iker Casanova Alonso



    Foto de hace 6 años (Aprox.) Confio en que no me eche ninguna bronca por aquello de los derechos y tal y tal...

    Espero sepáis disculparme por el tocho a plazos, pero bueno... ahí va:













    ETA cincuenta años después

    Para la mayoría de los ciudadanos y ciudadanas de Euskal Herria las cosas nunca han sido de otra manera, pero quizás algunos de los más mayores recuerden la primera vez que vieron las siglas ETA escritas sobre una pared.

    Esta historia empieza en una época oscura, a finales de los años cincuenta, en mitad de una dictadura. Y comienza con una pintada, tres letras dibujadas con un trazo apresurado sobre un muro por un joven militante que, mientras realizaba su tarea, combinaba el temor a recibir un disparo por la espalda o a ser detenido con la sensación de estar alumbrando algo radicalmente nuevo que podía tener una importancia clave en el futuro de su país. Y la tuvo. Para bien o para mal nada volvió a ser igual. A las pintadas siguieron las acciones armadas y la espiral se desencadenó irrefrenable.

    Cinco décadas más tarde ETA continúa su lucha. Ha sido una larga singladura, que aún no ha llegado a su término, jalonada por un impresionante bagaje de producción ideológica, un ímprobo trabajo organizativo, un enorme esfuerzo militante y un durísimo balance de sufrimiento y vidas humanas perdidas, propias y ajenas. El hecho de que una organización de sus características, «una organización política que practica la lucha armada» según su propia autodefinición, haya pervivido durante tanto tiempo en el seno de una sociedad altamente desarrollada, encontrando de forma sostenida personas dispuestas a incorporarse a ella y a apoyar sus acciones, es un dato suficientemente significativo como para constatar las grandes dimensiones de las razones políticas que subyacen en este fenómeno.

    La sociedad vasca es hoy muy distinta a lo que era hace cincuenta años, pero, a pesar de los cambios políticos acaecidos en este tiempo, los caminos para la autodeterminación del Pueblo Vasco siguen cerrados y muchos piensan que la lucha armada es imprescindible para superar esta negación. Argüir que ETA es un residuo del franquismo, el producto de la irracionalidad colectiva de una parte de la población vasca o la consecuencia de la incapacidad de un sector político para aceptar las normas democráticas, proporciona una explicación oportuna a aquellos que quieren negar la existencia de un profundo conflicto de fondo, del que la acción de ETA es sólo la parte más espectacular, pero resulta simplista y especialmente insuficiente para encontrar cauces de resolución integrales a este conflicto.

    El hecho de que ETA incluyera la acción armada entre sus formas de lucha y de que con el tiempo esta cuestión se convirtiera en su principal seña de identidad, obliga a incorporar la perspectiva ética al análisis de su actividad. Aun para aquellos que comparten los objetivos de ETA, la decisión sobre la pertinencia de su actividad ha de tener en cuenta factores como la proporcionalidad entre medios y fines, la forma en la que los medios determinan los propios fines e incluso lo adecuado de los medios para los objetivos que se persiguen. En definitiva, resolver la cuestión de si en Euskal Herria se dan las circunstancias que hacen legítimo, necesario y conveniente el uso de la lucha armada. Este libro no se ha elaborado para responder a esta cuestión. Este trabajo está centrado en los hechos y, aunque en muchas ocasiones se realizan valoraciones de los acontecimientos, la tarea de sacar las conclusiones políticas queda en manos del lector o lectora.

    Pero, al margen de valoraciones calificativas, es obvio que la presencia de ETA ha sido el eje de la política vasca en el último medio siglo. A ello debe añadirse su excepcionalidad en el contexto político y geográfico más cercano. Son razones que hacen obligado el conocimiento de los aspectos fundamentales de la historia de ETA a la hora de abordar el análisis del complejo escenario político vasco, que, en no pocas ocasiones, ha sido calificado de laberíntico. Incluso buena parte de la política del Estado español, de sus debates públicos y de su propia estructuración territorial, todo ello en relación con el nunca resuelto problema de la organización democrática de su pluri-nacionalidad, pueden encontrar algunas aclaraciones partiendo de este repaso a la situación vasca.

    No es extraño que, ante la conmemoración en diciembre de 2008 de los cincuenta años de existencia de Euskadi Ta Askatasuna, la editorial Txalaparta haya decidido la publicación de ETA 1958-2008. Medio siglo de histona. Cincuenta años de intensísima historia son demasiados para que una obra de estas características pretenda aportar exhaustividad en el análisis de las múltiples facetas que presenta la andadura de ETA, Existiendo ya muchos trabajos que abordan con más detalle aspectos concretos en lo teórico, lo sectorial y lo cronológico de la historia de ETA, este libro pretende dar la oportunidad efectuar una recorrido completo, obligadamente sintético, recogiendo los principales debates y rupturas, las aportaciones teóricas más significativas, las principales acciones armadas y el engarce de toda la actividad de esta organización con la vida política vasca.

    Este libro está escrito desde unos parámetros ideológicos que no se ocultan, desde una sensibilidad política perteneciente a la izquierda abertzale, cuya historia es también parte de esta obra. Esta orientación determina indudablemente el contenido de la obra, la selección y el tratamiento de lo narrado, que podía ser diferente en el caso de que otra persona se hubiera encargado de esta labor. Pero creo que lo fundamental está ahí y que ningún asunto relevante queda fuera de este relato. Renunciando al fetiche de una imposible objetividad he optado por una subjetividad lo más transparente posible, tratando de que se puedan diferenciar con claridad aquellas partes que corresponden a la narración fáctica de aquellas que tienen un componente másvalorativo. Por eso creo que este libro puede ser un instrumento útil con independencia de las posiciones ideológicas del lector o lectora.
    La conveniencia de extender la narración de los hechos hasta nuestros días, al objeto de poder ofrecer una visión completa del medio siglo de historia de ETA, obliga a introducir en esta obra cuestiones tan inmediatas que no pueden ser valoradas con una perspectiva suficiente. Es obvio que aquellos acontecimientos cuyas consecuencias y repercusiones no pueden ser estudiadas desde una adecuada distancia temporal,presentan una mayor dificultad analítica y el lector o lectora observará una menor profundidad en el tratamiento de los sucesos más recientes.

    Esta es una historia aún inacabada, que probablemente tenga que seguir siendo completada y reeditada en el futuro, cuando se podrá valorar con mayor precisión algunas de estas cuestiones. Mi más ferviente deseo es que cuando se escriban los siguientes capítulos la parte dramática sea sólo un recuerdo y que Euska Herria haya dejado atrás la era de la violencia para abrazar la edad de la democracia y la palabra.

  2. #2

    Default


    Parte I

    1958-1966

    Del nacimiento de ETA a la V Asamblea

    El surgimiento de un nuevo espacio político

    Capítulo I
    El nacimiento de ETA
    UNA BREVE INTRODUCCIÓN HISTÓRICA


    La organización Euskadi Ta Askatasuna, ETA, nace en diciembre de 1958 tras una reunión en la localidad guipuzcoana de Deba. ETA surge con el doble objetivo de conseguir la independencia del País Vasco y de construir en él un modelo de sociedad más justo que más adelante denominará socialismo. Sus fundadores son un grupo de jóvenes que años atrás habían constituido un foro de estudio y promoción de la identidad nacional vasca denominado Ekin. Tras intentar infructuosamente conseguir una unidad de acción con el Partido Nacionalista Vasco, decidirán crear un nuevo proyecto a través del cual organizar su lucha.

    El nacimiento de ETA enlaza con unas circunstancias históricas y políticas que favorecerán el temprano y profundo arraigo de la organización en la sociedad vasca. Y es que al crear ETA, sus fundadores, más que a una organización, estaban dando cuerpo a un nuevo espacio político en Euskal Herria, aquel que aunaba la lucha por la liberación nacional y la liberación social: la izquierda abertzale. Para entender este acontecimiento hay que fijarse en la evolución que la lucha por la defensa de la Nación vasca había sufrido en los últimos tiempos, y en especial en la primera mitad del siglo XX, e incluso remontarse algo más para comprender la cuestión en su perspectiva histórica.

    Entre los siglos XIII y XVI los territorios vascos peninsulares habían sido incorporados mediante conquista o maniobras políticas a la corona castellano-española. En todos los casos y para aliviar la pérdida de la independencia en unas provincias de fuerte personalidad diferenciada, la monarquía española había respetado los llamados Fueros, unos códigos legales que otorgaban a los territorios vascos una serie de importantes derechos: exención del servicio militar, independencia fiscal, derecho civil propio... Los Fueros suponían un significativo nivel de autonomía en unos siglos en los que la idea de la independencia de un pequeño país situado geográficamente entre dos de las mayores potencias de la época era casi extemporánea.

    Pero el siglo XIX fue escenario de un importante cambio de la situación. En toda Europa se estaban enfrentando los movimientos liberales, que seguían la estela de ¡a Revolución Francesa, con los defensores del Antiguo Régimen aristocrático. En el Estado español los liberales identificaron los Fueros con privilegios de la época feudal y demandaron su derogación. Este hecho motivó que cuando el enfrentamiento entre liberales y conservadores se convirtió en confrontación armada (las llamadas guerras carlistas) la mayoría de la población vasca se alineara con los conservadores carlistas que defendían el mantenimiento del sistema foral. En el marco de este conflicto a lo largo del siglo XIX se producen dos grandes guerras y varios enfrentamientos menores, que se saldan en todos los casos con la derrota de las fuerzas carlistas, que tenían su mayor apoyo en tierras vascas. La prensa madrileña bautizó a este duradero estado de agitación con el nombre de La guerra del Norte. Tras la última derrota carlista en 1876, la práctica totalidad de los Fueros quedará abolida.

    En esa misma época se está produciendo en Euskal Herria, Fundamentalmente en Bizkaia, un fuerte proceso de industrialización, que conlleva la llegada de una gran cantidad de trabajadores españoles. Esta inmigración masiva, unida a la pérdida de los Fueros, va a provocar que en amplios sectores de la población vasca se tema por la supervivencia de la conciencia nacional, lo que desembocará a finales de siglo en el nacimiento del moderno nacionalismo vasco, con la creación del Partido Nacionalista Vasco, fundado por Sabino Arana en 1895. Este nacionalismo es socialmente muy conservador. Identificará a España, encarnada en los inmigrantes, con todos los males y situará en el mantenimiento de la pureza racial vasca la expectativa de supervivencia de la nación. Al mismo tiempo heredará del carlismo un fuerte confesionalismo que le llevará a identificar nacionalidad vasca y religión.
    ( Esta concepción se resume en el lema del partido, el acrónimo JEL: Jaingoikoa Eta Legezarra (Dios y Ley Antigua), del que se deriva el nombre del PNV en euskera: EAJ, Eusko Alderdl Jeltzalea (Partido Vasco defensor del JEL y el calificativo jelkide (partícipe del JEL| para referirse a los miembros del PNV.)

    Mientras tanto, principalmente entre los trabajadores inmigrantes, tomará cuerpo la ideología socialista, que se estructurará en el Partido Socialista Obrero Español. Esta formación hará gala de un abierto desprecio hacia la identidad vasca que parte de un inconfesado sentimiento nacionalista español, aunque encuentra en los excesos ideológicos del PNV (clericalismo, racismo...] una fácil justificación. Durante las primeras décadas del siglo XX ambos partidos serán las fuerzas más dinámicas de la política vasca, en competencia, cuando no enfrentamiento abierto, tanto entre ellos como con las fuerzas conservadoras españolas.
    Dentro del PNV, partido que ha crecido de forma considerable y que de alguna manera ha conseguido frenar la amenaza de desintegración de la conciencia vasca, aparecerán dos líneas de debate, en cierta medida entremezcladas. Por un lado, aquellos que desean conseguir de España alguna forma de autonomía política y los que aspiran a la plena independencia. Éste es el origen de la división en 1921 de! partido en dos grupos, Aberri y Comunión Nacionalista, reunificados en 1930, o de la salida de Jagi-lagi en 1934. Por otro lado, los defensores de la herencia ideológica de Arana y los partidarios de una modernización que elimine los aspectos más retrógrados de la misma, siendo el nacimiento en 1930 de Acción Nacionalista Vasca, partido que se define como progresista y aconfesional, la consecuencia más significativa de este debate.

    El Estado español padecía un secular atraso social que había generado una situación explosiva. En 1931 las fuerzas progresistas consiguieron instaurar una República que parecía que iba a dar cauce a las imprescindibles transformaciones que trajeran un mínimo de justicia social al país. En ese contexto, los ayuntamientos del sur de Euskal Herria aprueban en el verano de 1931 un proyecto de Estatuto para los cuatro territorios, el Estatuto de Estella, que es rechazado en las Cortes españolas.

    Al año siguiente las manipulaciones de la derecha navarra lograrán desgajar a este herrialde (territorio) de un nuevo proyecto de Estatuto, que en todo caso sería igualmente frenado en Madrid. La guerra de I936 pondrá fin de forma dramática a estas cuestiones. La poderosa derecha española, firmemente apoyada por la omnipotente Iglesia católica, truncó el movimiento reformista con la sublevación militar de julio de 1936, l¡derada por el general Franco. En el Estado español los bandos estaban delimitados claramente ya que las grandes alianzas políticas que agrupaban a izquierda y derecha llevaban años enfrentándose electoral y socialmente.

    En Euskal Herria la gran incógnita sería la posición del PNV. Este partido, que en lo social estaba más cercano a las fuerzas de la derecha, tuvo importantes dudas, pero la clara beligerancia del bando de Franco hacia las reivindicaciones vascas terminó por empujarle al lado republicano, donde existía una mayor sensibilidad hacia el reconocímiento de las naciones del Estado. Araba y Nafarroa cayeron desde el principio en el lado de los insurrectos y en esta última provincia tuvo lugar una limpieza política contra abertzales e izquierdistas que se tradujo en el fusilamiento del I % de su población.

    La guerra trajo la concesión apresurada de un Estatuto de autonomía para tres provincias vascas. Bajo ese Estatuto se constituyó un Gobierno Vasco, que organizó su propio ejército y dirigió todos los aspectos relacionados con la contienda y ía organización de la vida civil durante este período. El Ejército vasco trató de contener el avance de las tropas fascistas pero la inferioridad en hombres y material era tan abrumadora que en unos meses las tropas de Franco habían tomado toda la Euskal Herria peninsular. En 1939 caía definitivamente el Gobierno de la República y el Estado español se convertía en una dictadura fascista. Cientos de miles de personas murieron en la guerra y tras la misma la represión causó la muerte de miles de republicanos más. Muchos tuvieron que partir al exilio. La izquierda española quedó humanamente desecha.

    El franquismo victorioso había hecho gala desde el principio de su intención de erradicar todo rasgo de identidad vasco o signo de progresismo. El dirigente fascista Areilza ya lo había dejado claro en el discurso pronunciado para festejar la caída de Bilbao en manos franquistas:
    "Ha habido, vaya que ha habido, vencedores y vencidos. Ha triunfado la España Una, Grande y Libre; es decir la España de la Falange Tradicionalista. Ha caído vencida para siempre esa horrible pesadilla siniestra que se llama Euskadi."2
    (José Maria Areilza en el discurso pronunciado en el teatro Amaga con motivo de la celebración de la conquista de Bilbao en junió de 1937.)

    La política franquista para Euskal Herria estaría en clara consonancia con esa filosofía y se propondría hacer desaparecer la nación vasca a través del genocidio cultural, de la prohibición de todos sus elementos esenciales, desde el folklore hasta la lengua. Estas intenciones no encontraron inicialmente una oposición organizada. Tras la derrota en la Guerra Civil el nacionalismo vasco había visto morir o partir al exilio a muchos de sus más valiosos cuadros políticos. La mayoría de los que quedaban en Euskal Herria fueron víctimas de cárcel, represalias o cuando menos, de un férreo seguimiento dentro del estado policial que el fascismo había construido. Igual suerte padecieron el resto de organizaciones políticas que habían militado en el bando republicano.

    Tras el final de la guerra del 36 el PNV centró su actividad política en torno a dos ejes. Por un lado, en el mantenimiento del Gobierno Vasco de la República como referente político básico para Euskal Herria (aunque excluyera a Nafarroa). Y por otro, depositando sus esperanzas para el fin de la dictadura en la intervención de los aliados tras la derrota de los nazi-fascistas en la Segunda Guerra mundial. Con este objetivo, el PNV dirigió sus esfuerzos diplomáticos a convencerá estadounidenses y británicos, principalmente, de la necesidad de derrocar al régimen franquista, dada su obvia relación con las dictaduras de Hitler y Mussolini y como continuación natural de la derrota de éstas. Para este fin no dudó en prestar una total colaboración a los servicios secretos de estos países durante la Segunda Guerra mundial y la posguerra.

    Sin embargo, el escenario surgido de la conflagración conllevaría una redefinición de la política de alianzas y una vez conjurado el peligro nazi las democracias liberales occidentales encontraron en la Unión Soviética y su entorno el nuevo adversario. Desde esta nueva perspectiva, a partir de 1945, el régimen de Franco pasa de ser un potencial enemigo a ser un codiciado aliado estratégico en la Guerra Fría, y las esperanzas de una intervención militar o diplomática para reinstaurar la República en España se desvanecen por completo. En 1951 el Gobierno Vasco en el exilio es expulsado de su sede parisina por el Gobierno francés, que entrega dicho edificio al Estado español que instala allí su embajada.

  3. #3

    Default

    En 1953 dos hechos de gran trascendencia certifican la defunción de la política de confianza hacia la intervención occidental en pro de la reinstauración de la legalidad republicana: el Vaticano y el Estado español rubrican el Concordato que regulará las relaciones entre los dos países y los EEUU firmarán los acuerdos de colaboración política y militar que cristalizarán en la instalación de potentes bases militares estadounidenses en territorio español. Todos estos reveses irán sumiendo al PNV en una inactividad casi total y en el abandono de cualquier intento de operar dentro de Euskal Herria.

    Pero, a pesar del miedo y la represión, una poderosa trama de resistencias individuales se va tejiendo bajo el obligado silencio. En 1947 la zona industrial de Bilbao queda paralizada por la protesta obrera. En 1951 la industria vasca responde al llamamiento de Huelga General contra el franquismo. La represión que seguirá a estos intentos desarbolará a los grupos promotores de los mismos, demostrando que aún no está madura una oposición bien organizada. Pero ambos desafíos al poder franquista han sido importantes aldabonazos que han demostrado las posibilidades existentes.

    EKIN En 1953 dos hechos de gran trascendencia certifican la defunción de la política de confianza hacia la intervención occidental en pro de la reinstauración de la legalidad republicana: el Vaticano y el Estado español rubrican el Concordato que regulará las relaciones entre los dos países y los EEUU firmarán los acuerdos de colaboración política y militar que cristalizarán en la instalación de potentes bases militares estadounidenses en territorio español. Todos estos reveses irán sumiendo al PNV en una inactividad casi total y en el abandono de cualquier intento de operar dentro de Euskal Herria.

    Pero, a pesar del miedo y la represión, una poderosa trama de resistencias individuales se va tejiendo bajo el obligado silencio. En 1947 la zona industrial de Bilbao queda paralizada por la protesta obrera. En 1951 la industria vasca responde al llamamiento de Huelga General contra el franquismo. La represión que seguirá a estos intentos desarbolará a los grupos promotores de los mismos, demostrando que aún no está madura una oposición bien organizada. Pero ambos desafíos al poder franquista han sido importantes aldabonazos que han demostrado las posibilidades existentes.

    EKIN

    Durante el curso 1951 -1952 un grupo de estudiantes de ideología nacionalista constituye en Bilbao el grupo Ekin para el estudio y la formación política. Con una periodicidad aproximadamente semanal, una docena de jóvenes se reunirían para hablar de literatura, filosofía, historia, economía... En este núcleo inicial se encuentran entre otros Iñaki Gainzarain, José María Benito del Valle, Alfonso Irigoyen, Gurutz Ansola, Manu Agírre y Julen Madariaga, que en su mayoría estaban estudiando en la Universidad de Deustu o en la Escuela de Ingenieros. Durante el curso siguiente se formará un segundo grupo en Donostia en el que tomarán parte Rafa Albísu, Iñaki Larramendi y José Luis Aivarez Enparantza, Txillardegi. Algunos de estos jóvenes habían militado anteriormente en organizaciones aberlzales, principalmente estudiantiles, lo que había llevado a varios de ellos a ser detenidos, por lo que deciden dotar a este círculo de unas elementales medidas de seguridad y discreción. El nombre del grupo procede del boletín divulgativo que publicarán para compartir las reflexiones y debates surgidos en su seno, denominado "Ekin" (hacer o emprender).

    El motivo de la creación de este grupo es la insatisfacción con respecto a las respuestas que el PNV ofrece en el terreno teórico y práctico al mundo nacionalista. Dos son las diferencias clave que separan a Ekin del PNV. En el plano teórico, la concepción aconfesional y progresista del proyecto. En el terreno táctico, la necesidad de trabajar de forma más activa en defensa de Euskal Herria. Partiendo de esas diferencias, pronto va a tomar cuerpo la reflexión sobre la necesidad de ir más allá de la creación de un mero grupo cultural para conformar un movimiento político propio sobre unos parámetros ideológicos renovados.

    Los fundadores de Ekin no han conocido la guerra en primera persona ni tampoco la política de altos vuelos. Su motivación principal, al igual que medio siglo antes cuando se fundó el PNV. es la constatación de que la supervivencia de la nación vasca está en peligro si no se articula un potente movimiento de resistencia ante la agresión española. Años más tarde Txillardegi, uno de esos fundadores señalaría como grandes impulsos del nacimiento de Ekin:
    "Sin duda el patriotismo (abertzaletasuna). Es decir, la viva conciencia de la opresión nacional, el ferviente interés por todo lo vasco, el descrédito absoluto en ¡a política de España, la idea étnica de Euskal Herria. La inconformidad y oposición a la política pasiva de nuestros viejos (zaharrak: no esperar sino actuar".(3)
    (De Santoña a Burgos. Documento de formación política escrito por Txillardegi en 1971)

    Sin embargo, en un primer momento la tarea fundamental que afrontaba Ekin era la propia formación de sus componentes, por lo que éstos emprenden un trabajo de recopilación de libros y documentos que les puedan ilustrar en los ámbitos de su interés. Para ello y dada la situación de clandestinidad, censura y ausencia de materiales más modernos y cercanos a sus tesis, tuvieron que recurrir a las fuentes más clásicas del nacionalismo, Julen Madariaga explicaría así este proceso:
    "Conseguimos e! máximo de libros de los que habían quedado escondidos y enterrados (...) e hicimos, traer los libros de la colección Ekin de Buenos Aires. Son libros que ahora nos hacen reír, algunos claramente conservadores, si no reaccionarios. Pero era el único pasto que entonces teníamos.(4)
    (Julen Madariaga enEuskadi eta Askatasuna, tomo I. Txalaparta, Tafalla 1993, pag.23)

    Fruto de este trabajo de estudio y formación surgiría en el verano de 1953 el mencionado boletín Ekin, donde se irán repasando los temas históricos y políticos fundamentales desde la perspectiva de! nacionalismo clásico revisado con el tamiz progresista y aconfesional del colectivo. Ekin abordó los primeros meses de su existencia, con la intención de captar nuevos simpatizantes, elevar su nivel de formación política y mantener toda la estructura en una situación de clandestinidad que permitiera afrontar, en unas condiciones de seguridad adecuadas, la constitución de un nuevo movimiento político. Los nuevos miembros debían pasar por un ciclo de formación previo a su ingreso que se extendía entre seis meses y un año.

    Tras unos primeros años dedicados a este trabajo eminentemente intelectual y formativo, el grupo iniciaría un acercamiento al PNV. Esta confluencia, rnás que ideológica, pretendía aunar esfuerzos en una misma dinámica con el gran referente histórico del nacionalismo vasco, al tiempo que se trataría de imbuir a esa nueva dinámica de la filosofía que aportaba Ekin. Los contactos oficiales con el PNV comienzan en Gipuzkoa en el verano de 1955, y tras varios meses de densas discusiones, se acuerda la fusión del grupo Ekin con EGI |rama juvenil del PNV) en esa provincia. Este acuerdo supuso un fortalecimiento de la actividad ya que el nuevo EGI conjunto abrió un despacho clandestino en Donostia con un responsable liberado y los militantes provenientes de Ekin, se dedicaron a impartir charlas de formación a la militancia.

    En Bizkaia la oposición de la dirección jelkide del herrialde(territorio) impidió que la unión se culminara hasta 1957. La relación con el aparato del PNV distaría de ser fluida durante todo el tiempo que duró la organización unificada. Sólo el lehendakari José Antonio Agirre y el consejero Javier Landaburu, ambos en el exilio parisino, manifestaron una cierta receptividad ante la nueva organización, mientras que el hombre fuerte del PNV en aquel momento, Juán Ajuriagerra, responsable del PNV en el interior, nunca mostró la menor comprensión ante ellos. A pesar de las diferencias de toda índole, Ekin emprendió y trató de sacar adelante el proceso en beneficio de la unidad abertzale. Como explicaría lulen Madariaga:
    "Nosotros creíamos interesante lograr un frente en pro de la liberación de Euskadi y con ese objetivo empezamos los primeros contactos con el partido hacia 1955. Realmente éramos ingenuos y candorosos en aquella época y los hechos nos demostrarían que el PNV, en vez de adoptar una postura generosa, sólo intentaba absorbernos" (5)
    ( Julen Madariaga en Euskadi Ta Askatasuna Tomo I p. 28. tomo I, p. 28).

    Más allá del voluntarismo, las diferencias ideológicas y de concepción de la lucha se mostrarían insalvables. En abril de 1957 el EGI unificado de Gipuzkoa envió una carta a la dirección provincial del PNV en la que le reprochaba su pasividad y su falta de apoyo al trabajo de la organización juvenil. La dirección del PNV solicitó a EGI que le facilitara los nombres de los redactores de la carta para proceder a sancionarlos, a lo que EGI se negó. Debido a la indiscreción con la que se llevó el asunto la situación pasó a ser de dominio público en Donostia, lo que contribuyó a acrecentar el malestar en las filas de los militantes juveniles, puesto que desde Ekin siempre se había tratado de mantener una rigurosa clandestinidad. El intento de EGI de resolver el problema enviando una delegación a la sede del PNV en Baiona para solicitar la mediación de la dirección nacional fue baldío, ya que se saldó con la expulsión de un dirigente de la organización juvenil. Igualmente estériles fueron las cartas que en el mismo sentido EGI envió a la dirección jelkide en julio y agosto de 1957.

    En Bizkaia las cosas no iban mucho mejor. El relevo consensuado de miembros de la dirección de la organización juvenil en la provincia por encontrarse fichados por la Policía motivó que el PNV expulsara de EGI a Benito del Valle, proveniente de Ekin, al que consideraba responsable de esta decisión. Las razones de fondo de todos estos enfrenamientos eran la intención de EGI de reforzar la autonomía de la organización juvenil, respetar las normas de la clandestinidad e incrementar el trabajo activista hacia el exterior. A pesar de que estatutariamente EGI era autónoma, la preponderancia de tacto del partido escoró la situación a su favor.

    En cierta medida la organización se vio también inconscientemente atrapada en medio del conflicto interno que estaba viviendo el PNV. Y es que Agirre trataba de renovar el partido, depositando ciertas esperanzas en que EGI conjunto contribuyera a ello. Mientras tanto Ajuriagerra trataba de tomar decisiones que reforzaran su poder como dirigente absoluto del PNV en el interior. Ajenos a estas luchas de poder los militantes de EGI conjunto tratan de recurrir a la autoridad del lehendakari para que medie en el conflicto y a tal fin desplazan a París en abril de I958 una delegación con el objetivo de entrevistarse con los dirigentes exiliados más referenciales del momento como el propio Agirre, Landaburu, Leizaola e Irujo. La impresión que obtienen de estas entrevistas es positiva y regresan con la sensación de que los enfrentamientos pueden superarse.


    Durante el curso 1951 -1952 un grupo de estudiantes de ideología nacionalista constituye en Bilbao el grupo Ekin para el estudio y la formación política. Con una periodicidad aproximadamente semanal, una docena de jóvenes se reunirían para hablar de literatura, filosofía, historia, economía... En este núcleo inicial se encuentran entre otros Iñaki Gainzarain, José María Benito del Valle, Alfonso Irigoyen, Gurutz Ansola, Manu Agírre y Julen Madariaga, que en su mayoría estaban estudiando en la Universidad de Deustu o en la Escuela de Ingenieros. Durante el curso siguiente se formará un segundo grupo en Donostia en el que tomarán parte Rafa Albísu, Iñaki Larramendi y José Luis Aivarez Enparantza, Txillardegi. Algunos de estos jóvenes habían militado anteriormente en organizaciones aberlzales, principalmente estudiantiles, lo que había llevado a varios de ellos a ser detenidos, por lo que deciden dotar a este círculo de unas elementales medidas de seguridad y discreción. El nombre del grupo procede del boletín divulgativo que publicarán para compartir las reflexiones y debates surgidos en su seno, denominado "Ekin" (hacer o emprender).

    El motivo de la creación de este grupo es la insatisfacción con respecto a las respuestas que el PNV ofrece en el terreno teórico y práctico al mundo nacionalista. Dos son las diferencias clave que separan a Ekin del PNV. En el plano teórico, la concepción aconfesional y progresista del proyecto. En el terreno táctico, la necesidad de trabajar de forma más activa en defensa de Euskal Herria. Partiendo de esas diferencias, pronto va a tomar cuerpo la reflexión sobre la necesidad de ir más allá de la creación de un mero grupo cultural para conformar un movimiento político propio sobre unos parámetros ideológicos renovados.

    Los fundadores de Ekin no han conocido la guerra en primera persona ni tampoco la política de altos vuelos. Su motivación principal, al igual que medio siglo antes cuando se fundó el PNV. es la constatación de que la supervivencia de la nación vasca está en peligro si no se articula un potente movimiento de resistencia ante la agresión española. Años más tarde Txillardegi, uno de esos fundadores señalaría como grandes impulsos del nacimiento de Ekin:
    "Sin duda el patriotismo (abertzaletasuna). Es decir, la viva conciencia de la opresión nacional, el ferviente interés por todo lo vasco, el descrédito absoluto en ¡a política de España, la idea étnica de Euskal Herria. La inconformidad y oposición a la política pasiva de nuestros viejos (zaharrak: no esperar sino actuar".(3)
    (De Santoña a Burgos. Documento de formación política escrito por Txillardegi en 1971)

    Sin embargo, en un primer momento la tarea fundamental que afrontaba Ekin era la propia formación de sus componentes, por lo que éstos emprenden un trabajo de recopilación de libros y documentos que les puedan ilustrar en los ámbitos de su interés. Para ello y dada la situación de clandestinidad, censura y ausencia de materiales más modernos y cercanos a sus tesis, tuvieron que recurrir a las fuentes más clásicas del nacionalismo, Julen Madariaga explicaría así este proceso:
    "Conseguimos e! máximo de libros de los que habían quedado escondidos y enterrados (...) e hicimos, traer los libros de la colección Ekin de Buenos Aires. Son libros que ahora nos hacen reír, algunos claramente conservadores, si no reaccionarios. Pero era el único pasto que entonces teníamos.(4)
    (Julen Madariaga enEuskadi eta Askatasuna, tomo I. Txalaparta, Tafalla 1993, pag.23)

    Fruto de este trabajo de estudio y formación surgiría en el verano de 1953 el mencionado boletín Ekin, donde se irán repasando los temas históricos y políticos fundamentales desde la perspectiva de! nacionalismo clásico revisado con el tamiz progresista y aconfesional del colectivo. Ekin abordó los primeros meses de su existencia, con la intención de captar nuevos simpatizantes, elevar su nivel de formación política y mantener toda la estructura en una situación de clandestinidad que permitiera afrontar, en unas condiciones de seguridad adecuadas, la constitución de un nuevo movimiento político. Los nuevos miembros debían pasar por un ciclo de formación previo a su ingreso que se extendía entre seis meses y un año.

    Tras unos primeros años dedicados a este trabajo eminentemente intelectual y formativo, el grupo iniciaría un acercamiento al PNV. Esta confluencia, rnás que ideológica, pretendía aunar esfuerzos en una misma dinámica con el gran referente histórico del nacionalismo vasco, al tiempo que se trataría de imbuir a esa nueva dinámica de la filosofía que aportaba Ekin. Los contactos oficiales con el PNV comienzan en Gipuzkoa en el verano de 1955, y tras varios meses de densas discusiones, se acuerda la fusión del grupo Ekin con EGI |rama juvenil del PNV) en esa provincia. Este acuerdo supuso un fortalecimiento de la actividad ya que el nuevo EGI conjunto abrió un despacho clandestino en Donostia con un responsable liberado y los militantes provenientes de Ekin, se dedicaron a impartir charlas de formación a la militancia.

    En Bizkaia la oposición de la dirección jelkide del herrialde(territorio) impidió que la unión se culminara hasta 1957. La relación con el aparato del PNV distaría de ser fluida durante todo el tiempo que duró la organización unificada. Sólo el lehendakari José Antonio Agirre y el consejero Javier Landaburu, ambos en el exilio parisino, manifestaron una cierta receptividad ante la nueva organización, mientras que el hombre fuerte del PNV en aquel momento, Juán Ajuriagerra, responsable del PNV en el interior, nunca mostró la menor comprensión ante ellos. A pesar de las diferencias de toda índole, Ekin emprendió y trató de sacar adelante el proceso en beneficio de la unidad abertzale. Como explicaría lulen Madariaga:
    "Nosotros creíamos interesante lograr un frente en pro de la liberación de Euskadi y con ese objetivo empezamos los primeros contactos con el partido hacia 1955. Realmente éramos ingenuos y candorosos en aquella época y los hechos nos demostrarían que el PNV, en vez de adoptar una postura generosa, sólo intentaba absorbernos" (5)
    ( Julen Madariaga en Euskadi Ta Askatasuna Tomo I p. 28. tomo I, p. 28).

    Más allá del voluntarismo, las diferencias ideológicas y de concepción de la lucha se mostrarían insalvables. En abril de 1957 el EGI unificado de Gipuzkoa envió una carta a la dirección provincial del PNV en la que le reprochaba su pasividad y su falta de apoyo al trabajo de la organización juvenil. La dirección del PNV solicitó a EGI que le facilitara los nombres de los redactores de la carta para proceder a sancionarlos, a lo que EGI se negó. Debido a la indiscreción con la que se llevó el asunto la situación pasó a ser de dominio público en Donostia, lo que contribuyó a acrecentar el malestar en las filas de los militantes juveniles, puesto que desde Ekin siempre se había tratado de mantener una rigurosa clandestinidad. El intento de EGI de resolver el problema enviando una delegación a la sede del PNV en Baiona para solicitar la mediación de la dirección nacional fue baldío, ya que se saldó con la expulsión de un dirigente de la organización juvenil. Igualmente estériles fueron las cartas que en el mismo sentido EGI envió a la dirección jelkide en julio y agosto de 1957.

    En Bizkaia las cosas no iban mucho mejor. El relevo consensuado de miembros de la dirección de la organización juvenil en la provincia por encontrarse fichados por la Policía motivó que el PNV expulsara de EGI a Benito del Valle, proveniente de Ekin, al que consideraba responsable de esta decisión. Las razones de fondo de todos estos enfrenamientos eran la intención de EGI de reforzar la autonomía de la organización juvenil, respetar las normas de la clandestinidad e incrementar el trabajo activista hacia el exterior. A pesar de que estatutariamente EGI era autónoma, la preponderancia de tacto del partido escoró la situación a su favor.

    En cierta medida la organización se vio también inconscientemente atrapada en medio del conflicto interno que estaba viviendo el PNV. Y es que Agirre trataba de renovar el partido, depositando ciertas esperanzas en que EGI conjunto contribuyera a ello. Mientras tanto Ajuriagerra trataba de tomar decisiones que reforzaran su poder como dirigente absoluto del PNV en el interior. Ajenos a estas luchas de poder los militantes de EGI conjunto tratan de recurrir a la autoridad del lehendakari para que medie en el conflicto y a tal fin desplazan a París en abril de I958 una delegación con el objetivo de entrevistarse con los dirigentes exiliados más referenciales del momento como el propio Agirre, Landaburu, Leizaola e Irujo. La impresión que obtienen de estas entrevistas es positiva y regresan con la sensación de que los enfrentamientos pueden superarse.

  4. #4

    Default

    Eso sí, los dirigentes exiliados les han recomendado moderación y una cesión provisional en sus exigencias para ir ganando posiciones en el futuro. Con ese consejo EGI conjunto actúa tal y como relata José Antonio Etxebarrieta, militante de Ekin:
    "Ante el consejo de todos los dirigentes exiliados de que cediéramos, volvimos al interior, sólo para encontrarnos con que los bu-rukides [dirigentes] de aquí nos exigían como condición previa que nos retractásemos... de cosas y hechos que no habíamos cometido. Nuestra candidez fue tal que llegamos hasta esta humillación. Hoy a cualquiera que lo hiciera le llamaríamos estúpido. Eso mismo fuimos".Demonio
    ( Iñaki Egaña: Euskadi Ta Askatasuna, tomo 1, Txalaparta, Tafalla, 1993, p. 37)

    Pero las desavenencias internas eran demasiado fuertes para ser aplacadas fácilmente y las tensiones continúan hasta que, en el verano de 1958, EGI empieza a funcionar como una organización escindida con un grupo mayoritario posicionado con las tesis de los antiguos miembros de Ekin y otro sector afín a la disciplina del partido. Ambos sectores se vuelcan en la acción propagandística y social en los meses siguientes con la intención de ganar la legitimidad de las siglas, pero a finales de año el sector Ekin decide dar por terminada esta etapa y crear una nueva organización. En diciembre de 1958, en una reunión que la dirección de EGI conjunto-Ekin realiza en Deba, se decide fundar una nueva organización que llevará el nombre de Euzkadi Ta Azkatasuna (País Vasco y Libertad): ETA.(7)
    ( El nombre fue elegido de entre varias propuestas realizadas por Txillardegi y trata de expresar la unión en un mismo proyecto de la voluntad de liberación de un pueblo y de sus gentes. El nombre que se había pensado en un primer momento ATA, Aberri ta As-katasuna (Patria y Libertad), fue descartado puesto que en euskera occidental significa "pato". Antes de la aparición del euskera unificado se utilizaba la letra "Z" en las palabras)

    Será la imposibilidad de activar desde el viejo partido nacionalista una respuesta en claves ideológicas y tácticas modernizadas la que lleve a este grupo de jóvenes renovadores a tomar un rumbo propio en una decisión de trascendental importancia histórica para Euskal Herria. La nueva organización emprenderá el camino de superación del nacionalismo histórico y lo hará a partir de una revisión en profundidad del mismo. El concepto de raza como núcleo de la identidad vasca será sustituido por la lengua y la cultura. La religión será separada de la política por la nueva organización que adoptará el aconfesionalismo. En materia social, ETA partirá desde las posiciones más izquierdistas del nacionalismo histórico para ir profundizando aún más en esa vía. Además, el nuevo movimiento tendrá la vocación de defender estos planteamientos de forma activa y enfrentarse a aquellos que nieguen los derechos del pueblo vasco por todos los medios necesarios, sin descartar el uso de las armas.

    Todos estos conceptos que ya estaban presentes desde la época de Ekin habían quedado un tanto relegados durante el tiempo del EGI conjunto, pero ahora, liberada la organización de la disciplina del PNV, iban a constituir los ejes del desarrollo político y organizativo de un proyecto de enorme trascendencia. Como afirma Iñaki Egaña:
    "En efecto, a partir de 1958 se puede hablar de dos organizaciones principales que se disputan la dirección del movimiento nacionalista: el Partido Nacionalista Vasco y ETA".Aplauso
    (Iñaki Egaña. Euskadi Ta Askatasuna, Tomo I Txalaparta, Tafallap. 37)

    UN MUNDO EN TRANSFORMACIÓN

    El comienzo de los años sesenta marcaría un hito importante en los procesos de emancipación de los pueblos del mundo contra la dominación colonial. Tras la Segunda Guerra mundial los estados colonialistas clásicos (el francés y el británico, principalmente) habían cedido terreno ante la configuración de un nuevo orden mundial bipolar liderado por los EEUU y la URSS. La pérdida de poder de las potencias coloniales y el ansia de liberación que surgía por doquier entre los pueblos marginados del llamado Tercer Mundo generarían una imparable dinámica denominada descolonización. Pacíficamente en muchos casos y con las armas en la mano en otros, las naciones oprimidas del mundo, principalmente de África y Asia van recuperando su soberanía.

    En 1960 la mayoría de los países subsaharianos se liberaban del yugo colonial e igual sucedía con Túnez y Marruecos. Un año antes, en enero de 1959, la Revolución cubana había liberado al país del control neocolonial al que le sometía EEUU. Angola comenzaría la guerra por la independencia en 1961. Especialmente influyentes fueron los acontecimientos en Argelia, donde tras varios años de guerra, el FLN conseguía provocar en mayo de 1961 unas negociaciones que desembocarían un año después en el reconocimiento de la independencia del país norteafricano. En este caso, como en el cubano y en otros, la independencia venía acompañada de la revolución social, lo que evidentemente le daba una dimensión especialmente atractiva para quien observara el proceso desde una óptica de izquierdas. El 14 de diciembre de 1960 la ONU aprueba un documento reconociendo el derecho de Autodeterminación como derecho universal.

    En el Estado español, apuntalado el régimen por sus apoyos internacionales y la débil¡dad de la oposición, la inestabilidad tenía otras causas. En 1959 el Gobierno franquista aprueba el Plan de Estabilización, una apuesta destinada a sacar al país de la caótica situación económica en la que se encontraba. Entre las medidas principales contempladas en el plan figuran la contención del gasto público y la moderación salarial, decisiones ambas de marcado carácter antisocial. Millones de trabajadores españoles se ven obligados a emigrar tanto a otros puntos del Estado, principalmente Cataluña, Madrid y Euskal Herria, como al exterior. El campo se va vaciando en beneficio de las ciudades que, en ausencia de política social alguna, crecen de forma desordenada creando inmensas bolsas de marginación y un caos urbanístico. La entrada de las remesas de los emigrantes junto a las inversiones extranjeras y el turismo mantienen a flote la economía española. Sin embargo, las tensiones sociales provocarán conflictos ininterrumpidos a lo largo de toda la década.

    En Euskal Herria los efectos de estos cambios son enormes. La evolución demográfica es espectacular, ya que en dos décadas la población casi se duplica. A los problemas sociales inherentes a estas transformaciones se une el hecho de que los emigrantes españoles son por completo ajenos a la realidad nacional vasca o, más aún, están imbuidos de la educación españolista que han recibido. Además, y aunque a una escala menor, dentro de Euskal Herria también se va a producir el fenómeno de la urbanización, provocando que la población rural joven se desplace a la ciudad para trabajar en las fábricas y talleres que surgen por doquier, por lo que el medio rural tradicional, reducto del euskera y de muchos otros elementos claves de la identidad vasca, entra en peligro de desaparición. Los cambios afectan a todos los órdenes de la vida, tal y como describe José María Garmendia:
    (" En 1960. la población había alcanzado la cifra de 1.773.696, distribuidas así. Araba, I (3.934; Gipuzkoa 478 337; Nafarroa. 402.042 y Bizkaia 754.383. En la década de los cincuenta. Araba había crecido un 17,7%, Gipuzkoa un 27,9%. Nalarroa un 5,0% y Bizkaia un 15,2%. En el decenio que comenzaba, el crecimiento iba a ser aún mayor 47% para Araba; 31,9% para Gipuzkoa; 15.6% para Nafarroa y 48,3% para Bizkaia.

    En la década de los sesenta. Euskadi conoce una nueva transformación quizá equiparable a la de principios de siglo. Las industrias llegan hasta los últimos rincones de Bizkaia y Gipuzkoa. En Álava y Navarra, la primacía del medio rural se verá sustituida por la industria y los servicios, extendiéndose incluso más allá de los cinturones industriales de sus respectivas capitales. Hablar de clase obrera vasca implica desde ahora referirse no sólo a la de la margen izquierda de la ría bilbaína, sino a la de Lazcano, Hernani, Lesaka, Llodio, Guernica o Durango (...) El desarrollo tiene lugar en condiciones anárquicas y en función de los intereses del gran capital, con nefastas consecuencias en el orden ambiental y humano. Contaminación, polución de los ríos, especulación del suelo, hacinamiento, etc., son desastres que acompañan la vida cotidiana del pueblo vasco en adelante.")
    José María Garmendia: Historia de ETA. Haranburu-RB, Donostia. IW5, PP 15-46

    ETA se va a ver obligada a afrontar esta nueva realidad: inmigración, movimiento obrero, descolonización... La coyuntura en la que habría de desenvolverse la nueva organización había variado sustancialmente con respecto a la que unos años antes había rodeado el nacimiento de Ekin. Sí a primeros de los cincuenta la constatación del apoyo internacional al franquismo y la ausencia de respuesta por parte del PNV motivaron la creación de una organización destinada a romper ese ¡nmovilismo y a generar una dinámica autónoma de lucha por la emancipación nacional, con la renovadora influencia de un expreso laicismo y un moderado progresismo, ahora, a finales de los cincuenta y principios de los sesenta, se ha de hacer frente a unas transformaciones sociales de ingentes dimensiones. Ello obligará a que ETA afronte la década de los sesenta sumida en un permanente debate que dará pie a diferentes escisiones y al surgimiento de nuevas organizaciones.

    EL INICIO DE LA ANDADURA

    En enero de 1959 ETA elabora un comunicado en el que por primera vez aparece la nueva sigla. Sin embargo, durante unos meses la organización no difundirá su nombre ni su propia existencia intentando añadir un plus de seguridad a su actividad. A finales de julio de 1959, la organización envía una carta al lehendakari Agirre comunicándole su existencia, en deferencia a la actitud mantenida por éste durante el conflicto de EGÍ y reconociendo también sus esfuerzos por dotar al Gobierno Vasco de un mínimo margen de autonomía respecto al PNV. Es esta misiva, y el intento de asociar el nacimiento de ETA con la fiesta religiosa de San Ignacio, la que ha llevado durante mucho tiempo se mantuviera la tesis erronea de que la organización nació en Julio de 1959.


    .

  5. #5

    Default

    La nueva organización hereda las estructuras del anterior EGI conjunto, e igualmente la mayoría de su milítancía y recursos. Para los nuevos militantes se sigue manteniendo la exigencia de superar dos cursillos de formación, basados en los materiales de Ekin. También se mantiene la vigencia de la normativa de seguridad aplicada en el período de Ekin. Además, fuera ahora del control del PNV, la posibilidad de practicar la lucha armada se contempla como una opción viable, por lo que se creará una estructura interna a tal efecto. Tras la incorporación de la Rama de Acción (Ekintza Adarra, embrión de una rama militar), la organización queda estructurada en seis áreas: Secretaría, Euskera, Propaganda, Acción Legal, Grupos y Ekintza.

    Durante los primeros años de su existencia ETA utilizará como manual de formación la publicación conocida como libro Blanco. Este librito de 150 páginas, publicado a inicios de los sesenta, recopilaba en diferentes apartados varios trabajos de Ekin y algunos de los primeros documentos de producción propia de ETA. Examinando sus páginas, puede hacerse un esbozo del estado del pensamiento de ETA en esa primera época. Así podemos constatar que sobresalen tres ejes fundamentales. El primero de ellos es un gran patriotismo, que mira con admiración otros ejemplos históricos de pueblos en lucha por su liberación, especialmente Irlanda, y que hunde muchas de sus raíces teóricas en los clásicos del nacionalismo vasco. En segundo lugar se muestra una gran determinación para la lucha, asumiendo que ésta supone un enorme sacrificio que exige adecuar el funcionamiento de la organización a sus requerimientos. Finalmente, se aprecia un programa social más avanzado que el del PNV, pero que marca distancias con el comunismo, al que critica de manera abierta. Estas posiciones supusieron el punto de partida para un profundo debate ideológico que se prolongará durante más de una década.

    Desde la escisión, tanto ETA como EGI, principalmente esta última, se dedican a una tarea activista al objeto de ganar legitimidad. Sin embargo las actividades de una y otra se confunden, ya que son similares en cuanto a su caracterización (pintadas, colocación de ikurriñas...) y nadie firmaba sus acciones. En esta época se utiliza el concepto de Resistencia Vasca para denominar al conjunto de las actividades de lucha contra la opresión nacional. De esta forma, además de dar una denominación atrayente al proceso, se invita a las personas no estructuradas a aportar lo que puedan, al tiempo que se elude asumir para una organización concreta actividades que son ilegales y que pueden traer una enorme represalia.

    La Policía, desconocedora aún de la existencia de ETA, considerará a EGI responsable de este aumento de actividad y en noviembre de 1959 una gran operación desmantelará prácticamente toda la organización, dejando al descubierto las carencias de seguridad con las que funcionaba y privando momentáneamente al PNV de toda su estructura activista en el interior. Los detenidos serán, además, objeto de fuertes torturas, lo que permitirá a la Policía acceder a nombres de algunos militantes de ETA que habían tenido responsabilidades en el EGI conjunto, aunque para los responsables policiales éstos serían considerados aún miembros de la organización juvenil del PNV. ETA tenía en aquel entonces unas normas de seguridad mucho más estrictas que el resto de organizaciones de Euskal Herria. Entre ellas figuraba la de negar en caso de detención la existencia de ETA y asumir cualquier posible actividad detectada como debida a la iniciativa personal.

    Aunque en ETA eran conscientes de que algunos militantes estaban parcialmente quemados la actividad no se detuvo. La colocación de ikurríñas en lugares de difícil acceso y gran visibilidad (puentes, tendidos eléctricos...), la regada de octavillas o la realización de pintadas eran las fórmulas de trabajo habituales. Sin embargo, en diciembre de 1959 ETA realizará sus primeras acciones con explosivos. Tres artefactos artesanales estallarán en el Gobierno Civil de Gasteiz, la redacción del periódico falangista Alerta en Santander y la comisaría de Policía en Indautxu (Bilbao). Estas explosiones sumadas a la persistencia de la actividad propagandística llevan a la Policía a lanzar nuevas redadas contra EGI, a quien sigue identificando con todo el incremento del activismo, y en marzo de 1960 son detenidos los primeros militantes de ETA, aún bajo la acusación de formar parte de EGI.

    La represión, la falta de medios económicos y materiales y la necesidad de fortalecer la organización llevan a ETA a descartar la realización a corto plazo de más acciones armadas y a centrarse en la captación, la formación y las actividades propagandísticas, con la intención de reforzar la organización a medio plazo. Ese mismo mes de marzo fallece en París el lehendakari Agirre, lo que provocará un refuerzo del control del partido y del propio Gobierno Vasco por parte de Ajuriagerra, a través de la elección de Leizaola como sustituto del lehendakari. ETA valorará la muerte de Agirre como una gran pérdida y le rendirá homenaje en las páginas de su recién estrenada revista Zutik.

    En mayo de 1960, 339 sacerdotes publicarán una carta denunciando la opresión del pueblo vasco. Las Fuertes torturas sufridas por los últimos detenidos han trascendido a toda la sociedad, lo que llevará a los sacerdotes a denunciar también esta práctica. Los firmantes de la misiva serán objeto de diferentes represalias, que se extenderán también a otros sectores sociales. El Régimen lanzará una nueva campaña de detenciones. Entre los apresados se encuentra Txillardegi, quien tras los interrogatorios policiales puede comprobar cómo la Policía, gracias a los operativos anteriores, ya conoce la existencia de ETA, e incluso muchas de las vicisitudes acaecidas en la etapa del EGI conjunto. El secreto está roto. A pesar de que es puesto en libertad un mes más tarde, visto el conocimiento que la Policía tenía de sus actividades y sabedor de que ETA necesita también militantes en el exterior, decide tomar el camino del exilio, convirtiéndose en el primer refugiado de ETA.

    Las normas de seguridad habían permitido que la organización ocultara su existencia durante un año y medio, pero una vez que la Policía la conoce, ETA pasa a firmar sus actividades propagandísticas, de gran intensidad en el verano de 1960. De hecho en muchas ocasiones la actividad consiste en pintar las siglas ETA en las paredes, intentando, ahora sí, dar a conocer la aparición de una nueva organización en !a Resistencia vasca. En una de estas acciones son sorprendidos en Donostia y detenidos los militantes ]uan José Etxabe y Jon Ozaeta. En ese mes de septiembre se aprueba en el Estado la nueva Ley contra Bandidaje y Terrorismo, que sometía a juicios militares a los detenidos por motivos políticos y, en ciertos casos, de orden público.

    Las autoridades franquistas estaban alarmadas ante el creciente nivel de actividad política en Euskal Herria, aunque en su dimensión publica se limitara a las modestas actividades de propaganda antes mencionadas. Especialmente molestos les resultaban los ataques contra monumentos de exaltación del bando franquista de la Guerra Civil. El nacimiento de ETA y su fuerte activismo encienden las luces rojas y deciden atajar el problema de una forma expeditiva y ejemplarizante Así, el 27 de marzo de 1961, la Policía sospecha que Julen Madariaga, José María Benito del Valle y Manu Agirre regresarán por la noche a Bilbao de una reunión en Gasteiz y harán su entrada en la ciudad por la carretera del barrio de Bolueta. En realidad Julen Madariaga se encuentra en el extranjero, pero los otros dos militantes sí habían realizado una reunión en la capital alavesa para intentar formar un grupo de ETA en la misma. A las diez de la noche un vehículo Peugeot 403 de color claro, características similares a las del coche de Madariaga, hace su entrada por la carretera de Bolueta. En ese momento varias decenas de agentes abren fuego contra el coche matando en el acto a su conductor, hiriendo de gravedad a su acompañante, que quedará paralítico, y dejando a un tercero ileso El fallecido, Javier Batarrita, que presentaba 49 impactos de bala en el cuerpo, era ajeno a cualquier actividad que permitiera a la Policía realizar intoxicación alguna para disimular lo ocurrido. Quedaba claro que la Policía había intentado ejecutar sin previo aviso a tres personas a las que consideraba militantes de ETA. Esta actitud demostraba cuál iba a ser el talante franquista en la lucha contra la nueva insurgencia vasca

    Como hemos relatado anteriormente, tras las primeras acciones con bomba de 1959 ETA decide abrir un período de consolidación organizativa antes de proseguir con la realización de acciones armadas cuyo alcance y diseño aún no están muy bien definidos. Acciones de propaganda, captación y formación de la militancia eran los ejes de la actuación de ETA en este tiempo. Sin embargo, en julio de 1961 la organización decide dar un golpe de efecto y realizar otra acción de importantes dimensiones. El Gobierno había puesto en marcha a lo largo de 1961 la campaña 25 años de Paz. con la que el Régimen celebraba el 25 aniversario del alzamiento militar contra la República con una ininterrumpida serie de actos de exaltación española y fascista. ETA decide que ésta es una buena ocasión para golpear simbólicamente al franquismo.

    Con esta intención, decide hacer descarrilar un tren que, lleno de ex combatientes falangistas, se dirigía a Donostia a conmemorar la fecha del 18 de julio. Para ello, y a falta de mecanismos más sofisticados, varios militantes proceden a soltar los tornillos de varias traviesas de la vía en las inmediaciones de Donostia La acción no estaba concebida para provocar víctimas, ya que se realizó en un tramo de la vía en el que la baja velocidad del tren y la inclinación del trazado hacia una ladera impedían que el descarrilamiento fuera excesivamente violento. Lo rudimentario del procedimiento provocó que finalmente el tren no llegara a salirse de la vía, aunque el estado de los railes provocó que el convoy sufriera fuertes bandazos al pasar sobre el tramo saboteado Paralelamente, en el centro de Donostia, militantes de ETA dan fuego a tres banderas españolas, acción duramente castigada que ha de realizarse siguiendo los mismos preparativos que una acción armada.

    En venganza por estas acciones durante julio, agosto y septiembre de 19ó1 se desata el terror franquista en Euskal Herria. Casi 200 personas resultarán detenidas en operaciones nocturnas y en su inmensa mayoría torturadas y trasladadas a Madrid en vagones de mercancías En noviembre de ese mismo año ETA hará públicos los nombres de muchos de los torturadores, entre los que destacan al juez militar coronel Eymar y al inspector Melitón Manzanas. De los detenidos sólo 29 pasarán a prisión y de éstos, únicamente siete serán juzgados, quedando el resto en libertad sin cargos a principios de 1962. Los siete encausados serán víctimas del primer Consejo de Guerra contra ETA, el 28 de octubre de 1961, en el que se repartirán condenas de entre 5 y 20 años de prisión, ante las críticas de periodistas y diplomáticos extranjeros que empiezan a fijar su atención en Euskal Herria.

    La operación fue en buena medida indiscriminada, pero también golpeó a ETA con dureza. Aunque varios militantes de ETA habían conocido la prisión durante períodos más cortos, los juzgados en este Consejo de Guerra son los primeros presos de ETA con largas condenas. A ellos habría de unírseles un grupo de militantes que deberá tomar el camino del exilio, como Jon Ozaeta, que se convertirá en protagonista del primer paso clandestino de la frontera de militantes de ETA.

  6. #6

    Default




    Capítulo II

    Las primeras asambleas. Bases ideológicas y organizativas

    LA 1 ASAMBLEA


    Tras los sucesos del 18 de julio de 1.961 y la represión policial subsiguiente, ETA pasará por un período de baja actividad. En el horizonte inmediato, además de recuperarse de los golpes represivos, se sitúa la posibilidad de realizar una especie de congreso que sirviera a la organización para afincar sus posiciones y dar formalmente carácter fundacional a su ideario y principios de acción. El franquismo seguía con su política represiva con actos como el encarcelamiento durante cuatro meses de un maestro por descolgar un retrato de Franco o la prohibición de un acto de un grupo de montaña de Araba alegándose que «todos los montañeros son separatistas vascos». Pero es en el terreno de la lucha obrera donde estos meses son más intensos. Durante los primeros meses del año 1.962, una huelga en la CAF de Beasain dará lugar a una serie de paros y conflictos laborales que se extienden primero por Gipuzkoa y más tarde por Bizkaia. El 7 de abril, cuando las protestas obreras en Euskal Herria aún no han amainado, se declara una huelga general en las minas asturianas que provoca movilizaciones de solidaridad en la industria vizcaína. El movimiento alcanzará su apogeo en mayo con jornadas de paro en las que 40.000 trabajadores secundarán las huelgas. A partir de ese momento la conflictividad empezará a remitir. El Gobierno había declarado el estado de excepción y se calcula que alrededor de trescientas personas fueron detenidas acusadas de participaren las protestas, ochenta de las cuales ingresaron en prisión y otras treinta fueron desterradas.

    Tras los sucesos del 18 de julio de 1.961 y la represión policial subsiguiente, ETA pasará por un período de baja actividad. En el horizonte inmediato, además de recuperarse de los golpes represivos, se sitúa la posibilidad de realizar una especie de congreso que sirviera a la organización para afincar sus posiciones y dar formalmente carácter fundacional a su ideario y principios de acción. El franquismo seguía con su política represiva con actos como el encarcelamiento durante cuatro meses de un maestro por descolgar un retrato de Franco o la prohibición de un acto de un grupo de montaña de Araba alegándose que «todos los montañeros son separatistas vascos». Pero es en el terreno de la lucha obrera donde estos meses son más intensos. Durante los primeros meses del año 1.962, una huelga en la CAF de Beasain dará lugar a una serie de paros y conflictos laborales que se extienden primero por Gipuzkoa y más tarde por Bizkaia. El 7 de abril, cuando las protestas obreras en Euskal Herria aún no han amainado, se declara una huelga general en las minas asturianas que provoca movilizaciones de solidaridad en la industria vizcaína. El movimiento alcanzará su apogeo en mayo con jornadas de paro en las que 40.000 trabajadores secundarán las huelgas. A partir de ese momento la conflictividad empezará a remitir. El Gobierno había declarado el estado de excepción y se calcula que alrededor de trescientas personas fueron detenidas acusadas de participaren las protestas, ochenta de las cuales ingresaron en prisión y otras treinta fueron desterradas.

    En este contexto, ETA celebrará su primera asamblea en el monasterio de los benedictinos de Belloch en Urt (Lapurdi) en mayo de I.962. A esta asamblea acuden 14 delegados (ninguna mujer entre ellos. Los debates de esta asamblea se centran en tres apartados. En el terreno estratégico, la organización aprueba como grandes objetivos de la misma la Liberación Nacional, entendida como la independencia de una Euskadi reunificada y euskaldun, y la Liberación Social, campo en el que van a aparecer dos posturas: la socialista y la socialdemócrata, imponiéndose esta segunda. En el tema organizativo, se aprueba la constitución de la asamblea (Biltzar Nagusia) como órgano supremo. En el período Inter.-asambleario la dirección corresponderá al Comité Ejecutivo (Aginte Batzordea o Komite Exekutiboa). Los militantes habrán de pagar una cuota. Las publicaciones oficiales de la organización serán Zutik, de carácter externo y Kemen, boletín interno. En el ámbito ideológico, ETA hará público un documento denominado Principios, que en apenas un par de folios recoge el estado ideológico de ETA en esos momentos y constituye una carta de presentación de una organización que, aun con casi cuatro años de existencia, era todavía relativamente desconocida fuera de los ambientes más politizados. El documento tiene cuatro apartados:

    Introducción: ETA se define como Movimiento Revolucionario Vasco de Liberación Nacional y proclama que el pueblo vasco (Euzkadi), constituido por los seis herrialdes históricos, tiene derecho a gobernarse a sí mismo y a usar los medios necesarios para garantizar ese derecho

    Reivindicaciones políticas: ETA defiende el establecimiento en Euskal Herria de un sistema democrático descentralizado y representativo, que contemple la garantía efectiva del respeto de los derechos humanos y políticos, siempre que no se usen en beneficio de un grupo o clase o para construir un régimen dictatorial, sea comunista o fascista. ETA acepta un federalismo europeo construido desde los pueblos, se define aconfesional y rechaza el racismo, la segregación de los emigrantes y el militarismo.

    Reivindicaciones sociales: ETA reclama el fin del liberalismo y el reconocimiento de la dimensión social de la propiedad. Reclama la socialización de los sectores productivos básicos y la planificación de la economía nacional. Defiende la cogestión empresarial, con la primacía del trabajo sobre el capital y otras medidas sociales como el reconocimiento del papel de los sindicatos, la extensión de los seguros sociales y una política fiscal progresiva.

    Reivindicaciones culturales: ETA concibe la cultura como el pilar básico de la estructuración social. Por ello propugna un amplio plan de escolarización y otras mejoras en el ámbito de la enseñanza. Pide que el euskera sea considerada la única lengua nacional, y por ello prioritaria, la constitución de una universidad vasca y la protección de los valores culturales vascos.

    ETA finaliza el documento mostrando su disposición a colaborar con otras organizaciones que estén dispuestas a defender la libertad del pueblo vasco, siempre que esta colaboración no suponga una hipoteca de los medios y fines que persigue. De este modo se deja claro que la política de alianzas no será nunca un freno para el desarrollo de la lucha por todos los medios necesarios. Una vez que ETA dispone de esta carta fundacional la utilizará como tarjeta de presentación en diferentes sectores, realizando la traducción de la misma a cuatro idiomas y distribuyendo por Euskal Herria más de 30.000 copias de la misma. De lo expuesto en estos principios se deduce que ETA continúa el proceso de alejamiento del nacionalismo tradicional (política social, antiliberalismo, aconfesíonalismo...), pero que aún mantiene una gran distancia con socialistas y comunistas, llegando a equiparar el comunismo y !a dictadura fascista.

    Para algunos, estos principios no aportaban novedad alguna con respecto a lo establecido por ANV antes de la guerra, pero lo cierto es que la posguerra había cortado la continuidad de este movimiento y ETA se encontraba en la necesidad de reivindicar el nacionalismo de izquierdas partiendo casi de cero. Para otros, como el PNV, este manifiesto situaba a ETA como aliada de los comunistas, palabra tabú en esa época no sólo para el franquismo sino para un PNV con la mirada siempre puesta en EEUU. Para algunos sectores de la izquierda este documento no era sino la declaración de intenciones de un sector radicalizado del PNV.

  7. #7

    Default

    En definitiva, la I Asamblea de ETA sirvió para ordenar ideas, poner en claro los principios de consenso dentro de la organización y reforzar la definición de las estructuras, aunque era evidente que aún habría mucho que debatir. De esta asamblea surge una dirección colegiada en la que toman parte como principales responsables lulen Madariaga, Txillardegi, Patxi Iturrioz, Benito del Valle, López Dorronsoro, Irigarai y Agine, lulen Madariaga, como responsable militar, y Sabin Uribe se encargarían de conseguir las primeras armas para la organización.

    Las huelgas que durante la primera mitad de 1962 sacudieron el País Vasco fueron una potente sacudida en muchas conciencias que empezaban a ver la necesidad de una mayor implicación de ETA con el renacido movimiento obrero. En agosto Zutik publicará un artículo con el significativo título de "Los obreros hemos comenzado la lucha", que mencionaba expresamente al Capitalismo como uno de los principales enemigos de Euskadi, junto al franquismo y al centralismo, y lanzaba el lema de Euzkadi libre con obreros libres, proponiendo una acción basada en la lucha de masas y la lucha violenta.

    Pero, paralelamente a los debates, la represión continuaba su camino. Una bomba estallaba en agosto de 1962 cerca del Palacio de Aiete, lugar habitual de veraneo de Franco. La respuesta es fulminante con decenas de detenidos y nuevamente las denuncias de torturas salen a la luz. La brutalidad de la Policía franquista causa un creciente malestar en círculos nacionalistas y empiezan a ser cada vez más las voces que reclaman una respuesta armada, entre ellas la de EGI. No obstante, son muchos los que todavía piensan, incluso simpatizantes de ETA, que no es el momento de lanzar una campaña armada de intensidad, bien por falta de preparación para ello, bien por razones ideológicas. En ETA se impondrá el camino de la respuesta armada, aunque la defensa inicial de esta lucha se base más en argumentos de emotividad y legitimidad, así como en la analogía de lo sucedido en otros países, que en la existencia de alguna teoría sólida sobre la definición y la práctica de la actividad armada en Euskal Herria. Ello llevará a que durante unos años la acción armada sea errática e irregular. Pasarán aún dos años antes de que la organización elabore un material teórico que defina cuál es la caracterización de la lucha armada que propone. Se tratará del folleto La insurrección en Euzkadi.

    LA II ASAMBLEA

    Los meses siguientes a la primera asamblea continuaron con la habitual tónica de activismo callejero, debate interno y represión policial que llevó a comisaría y a la cárcel a otro puñado de militantes de ETA. A finales de 1962 ocho militantes están cumpliendo condena en prisión mientras otros veinte han pasado por la cárcel para ser más tarde puestos en libertad o donde continúan en espera de juicio. La organización también empleó esos meses para difundir los principios aprobados en la I Asamblea. En marzo de 1963 se realizó la II Asamblea en la localidad de Capbreton, en Las Landas. Con la asistencia de diecisiete militantes, entre ellos dos mujeres, se decidió que en atención a su mayor contacto con la realidad vasca, los militantes que trabajaban en hego (sur) Euskal Herria contaran con un voto doble. En la reunión tomó parte también una delegación de Enbata, organización abertzale de Iparralde con la que ETA había establecido unas relaciones preferentes.

    SÍ en la primera asamblea habían predominado los temas ideológicos, en ésta segunda tendrán más peso los aspectos organizativos. Se decide iniciar una campaña de expansión de la organización, así como la creación de boletines Zutik zonales. Igualmente se decide imponer un plazo a los militantes con responsabilidades para que aprendan euskera. El nuevo comité ejecutivo se constituiría con la participación de los responsables de herrialde, más el responsable militar y dos militantes refugiados. Igualmente, se adoptaron medidas para la recogida de cuotas y la petición de colaboraciones económicas, y para la coordinación de los presos y los estudiantes vascos en el extranjero.
    De cara a la lucha armada se acuerda realizar dos o tres acciones significativas al año y la liberación (dedicación plena) de tres militantes. Es significativa la división organizativa que ETA hace de Euskal Herria, ya que divide el país en seis zonas o herrialdes que no se corresponden con las provincias existentes sino que se delimitan, siguiendo la doctrina militar de Mao Zedong, en función de las necesidades de la lucha armada. Cada uno de ellos estaría dirigido por un herrialde-buru, y todos ellos coordinados por un jefe militar transitorio (durante seis meses) llamado buru-zagi. Mientras se mantuvo en vigor esta figura lulen Madariaga y Sabin Uribe, en dos ocasiones cada uno y Edur Arregi serían los militantes que ostentarían ese cargo.

    En esta asamblea pesó mucho la referencia de otros movimientos de liberación nacional que se estaban dando en esos momentos en el mundo. Dentro de ETA se hace fuerte la tendencia que busca la asimilación de estos modelos para Euskal Herría, con gran interés en la activación de la lucha armada (esta tendencia se denominaría en función de esos referentes tercermundista, guevarista, colonialista...) En esa línea, aunque la asamblea no ha fijado un plan concreto para el desarrollo creciente de la lucha armada, términos como guerrilla, insurrección, revolución y otros análogos se van a incorporar al vocabulario de la organización. Frente a esta línea, otras dos se mantienen en un segundo plano: la obrerista, cuya cabeza más visible es Patxi Iturrioz y la que defiende un nacionalismo radical basado en la lengua y no marxista, a la que se ha llamado culturalista. de la cual Txillardegi es el máximo exponente.

  8. #8

    Default

    Reflejando esa correlación de fuerzas interna, en el Zutik posterior a la II Asamblea ETA trata de hacer llegar a la sociedad la necesidad de tomar la iniciativa, dejando claros cuáles son las referencias internacionales (Argelia, Túnez, Chipre, Cuba, China ..} al tiempo que se hace una exhortación para una masiva incorporación popular a la lucha, que se presenta como inevitablemente ligada a la acción armada:

    Quedarse mirando al exteriores una tontería. La libertad no nos vendrá desde fuera. Argelia la liberaron los argelinos, Túnez los tunecinos y Chipre los chipriotas Ni Ben Bella, ni Burguiba, ni Makarios esperaron a lo que llegaría del exterior. Tiene que surgir una resistencia. Como la hicieron nacer Ben Bella, Castro, Makarios y Mao Zedong. Ése es el camino. (...) La resistencia también es tuya. Tienes que entrar en ETA. Tienes que dar dinero. Nos tienes que ayudar. El futuro es tuyo.

    Éste y otros temas tendrán su exposición en los Zutik, boletines de difusión externa que mezclan información y debate y recogen en ocasiones posturas enfrentadas sobre algunas cuestiones. Esto es debido en primer lugar, a que se trata de una publicación abierta a colaboraciones de personas que no son militantes y en segundo lugar a la existencia de visiones contrapuestas entre la militancia sobre ciertos aspectos. Además llegarán a publicarse simultáneamente tres ediciones de Zulik con sedes en Venezuela, México y Euskal Herria. Estas contradicciones se reflejan en múltiples aspectos. Así, a modo de ejemplo, podemos citar un artículo que aboga por la aplicación de la doctrina y tácticas de Ghandi o el hecho de que aunque la organización se define como aconfesional son muchas las referencias al cristianismo y los comentarios sobre la Iglesia que traslucen un carácter religioso del redactor.(11)
    11. Muchas veces se critica a la Iglesia desde una postura estrictamente cristiana o se trata de argumentar con coherencia religiosa en defensa de las tesis propias Las encíclicas papales son objeto de análisis casi teológico e incluso se llega a protestar porque un de-terminado cura no ha sido nombrado párroco en represalia por sus Ideas abertzates. Otro importan te documento de orientación religiosa pero con un alcance más general es Pláticus sobre Novísimos, atribuido al entonces franciscano loseba Intxausti, en el que se defiende la ideología y la practica de ETA desde una perspectiva moral y política. Este trabajo se reproducirá en el Zuüí 2 (Caracas, alrededor de 19621.


    Ello lleva a afirmar a Luigi Bruni que «El debate resulta de esta forma confuso e inorgánico, y no permite la atribución de una fisonomía bien determinada a ETA».12
    12. Luigi Bruni ETA Historja Política de una Lucha Armada, Txalaparta, Tafalla, p. 44

    Complemento fundamental a los Zutik son los Cuadernos ETA. Éstos eran una serie de libritos de carácter monográfico publicados entre 1962 y 1964 para presentar el pensamiento de ETA sobre diversos temas y para su uso como material de formación y debate. En total se publicaron veintiséis cuadernos editados a multicopista. Estos documentos presentan un tono intelectual elevado, que muestra la procedencia universitaria de sus autores, en una época en la que el acceso a la educación estaba vedado a gran parte de la sociedad, pero muchas veces la redacción es también muy apasionada. En cuanto a su contenido, se abordan varios temas: historia de Euskal Herria con especial atención al apartado institucional y a la historia del nacionalismo y sus antecedentes ideológicos (Orígenes del pueblo vasco, Estatutos y Gobierno Vasco, Instituciones políticas vascas, Fueros y Leyes, Sabino Arana Goiri I y II,..); análisis de corrientes de pensamiento (Marxismo, Comunismo, Carlismo y Fuerismo, Franquismo y Falangismo, Socialismo democrático; temas sociales (La Universidad Vasca, Iglesia y Estado, Democratización de la cultura, Planificación democrática...! y otros más directamente ligados a la ideología de ETA y la coyuntura política (Normas generales de seguridad, Moral de Resistencia Nacional, Nuestra Responsabilidad. La Insurrección en Euzkadi...).

    La mayoría de los materiales empleados para la elaboración de estos textos eran antiguos trabajos realizados en la época de Ekin, y en líneas generales representan la posición del sector de militantes más ligados al pensamiento del nacionalismo clásico renovado, cuya expresión más clara son los Principios de la I Asamblea. Los cuadernos dedicados a aspectos históricos son los que más entroncan con esta visión, dado que ETA y la sociedad vasca en aquella época carecían de los instrumentos científicos eficaces para una recuperación de la propia historia: tradición historiográfica, recursos económicos, equipos de investigación ligados a la universidad... El resto de los cuadernos presentan una visión más moderna y rupturista con la tradición nacionalista, pero siempre desde una perspectiva ligada a los sectores más moderados en lo social dentro de ETA, reflejando tanto la mentalidad de aquellos militantes que los produjeron en la época de Ekin, como la de los que los reelaboraron ya dentro de ETA, encuadrados en una línea socialista humanista no marxista.

    De una manera contemporánea a la publicación de estos materiales, una buena parte de la militancia estaba en unos parámetros más avanzados en la cuestión social.

  9. #9

    Default

    Dos trabajos no elaborados por ETA tuvieron una gran incidencia en la organización en esta época. El primero de ellos es el libro del argelino Frantz Fanón Los condenados de la tierra, publicado en París en 1961 con prólogo de lean Paul Sartre y en castellano en 1963. Con el aval del reciente éxito de Argelia en su lucha de liberación contra Francia, las ideas de este autor son estudiadas con atención. Esta obra, escrita desde una heterodoxia marxista, reivindica la necesidad del uso de la violencia en la lucha de liberación («La descolonización es siempre un fenómeno violento»), critica el papel de las élites del pueblo colonizado como colaboradores del opresor (lo que influirá en el endurecimiento de la valoración de ETA sobre el papel del PNV) y reclama un alto nivel de organización y dirección en la lucha popular sin asumir tampoco el modelo leninista («La noción de partido es una noción importada de la metrópoli»). Éstas y otras ideas de Fanón influirán a muchos militantes de ETA dotando de argumentos al enfoque tercermundista o colonial del conflicto vasco.

    El segundo libro es Vasconia, de Federico Krutwig, publicado en 1963, bajo el seudónimo de Fernando Sarrailh de Ihartza. La obra, llena de excesos dialécticos e ideológicos, refleja la personalidad de su autor, un excéntrico genio de la lingüística, miembro de Euskaltzaindia a los veintidós años, hablante de una docena de lenguas y poseedor de una cultura enciclopédica combinada con una vehemencia fuera de lo común. La determinación del grado de influencia que esta obra tuvo en ETA ha llegado a ser objeto de una polémica que se ha prolongado durante décadas. Para algunos, la prensa franquista, el PNV y detractores de ETA en general, este libro era la Biblia de ETA. Como aval de esta tesis cabía constatar que ETA utilizó este li-
    bro en cursillos de formación e incluso que colaboró en su distribución. Además, el propio Krutwig militó en ETA durante un período, años más tarde de la publicación del libro.

    ETA encontró en Vasconia algunas ideas originales ya que el objetivo del autor había sido precisamente proponer un nuevo nacionalismo vasco aconfesional, de izquierdas y basado en la idea de etnia y lengua como bases de la identidad nacional, propósito al que la organización se dedicaba desde su nacimiento. No es extraño que en el torrente dialéctico e ideológico que es Vaxonia pudiera encontrar algunas referencias válidas sin que por ello pudiera hablarse en absoluto de un texto asumido por ETA en su integridad. La postura oficial de ETA con respecto a Vasconia quedó expresada por un artículo de Txillardegi en el Zutik 16, que podría resumirse en esta frase del Zutik 19: «VASCONIA ni es "tabú" ni es "biblia" para nosotros (...) VASCONIA no nos asusta. Tiene, a nuestro juicio, cosas excelentes y cosas garrafales».13
    13. Zutik 19, Primavera de 1964, p. 4

    En su momento la difusión real de Vasconia fue más bien escasa, lo que unido a su densidad hizo que fuera muy poco leída. Su fama real se debe a la campaña de intoxicación que el semanario franquista “El Español” desató sobre la obra, atribuyéndole la condición de referente de ETA. En su número de 22 de febrero de 1964 este medio dedicaría su portada a esta cuestión bajo el título "ETA organización terrorista vasca. Los delirios del separatismo".14
    14.( Muy ilustrativo sobre el estado de la cuestión política vasca en aquellos momentos es el inicio del artículo «seguramente al lector medio español la sigla de ETA no le dirán (sic) nada expresivo...». El Español. N° 71, 22-2-64, p. 12)

    En las páginas siguientes se desgranan algunas de las opiniones más explosivas de las vertidas en el libro, mezcladas además con burdas intoxicaciones y descalificaciones. La televisión española daría un gran eco a esta información. No es de extrañar que este artículo y su reflejo televisivo despertaran una oleada de curiosidad con respecto a esta obra y la organización a la que se le atribuía, hasta el punto de que ETA agradecería irónicamente en un Zutik posterior la publicidad gratuita proporcionada por este semanario.15

    zutik 30 de mayo 1964.
    Menos agrado suscitó en el PNV que el artículo atribuyera a ETA la condición de «núcleo activista extremo del PNV», hasta el punto que en su boletín terno editaría una nota bajo el epígrafe «Aclarando confusiones», en la que se desmarca de Vasconia y critica tanto a ETA como a Krutwig.

  10. #10

    Default

    LA III ASAMBLEA

    Durante los meses siguientes a la II Asamblea (marzo de 1963) ETA llevó a cabo una notable reorganización. Una de las primeras actividades fue la celebración del Aberri Eguna, el 14 de abril, con las consabidas acciones propagandísticas. Ese año adquirió especial relevancia el llamamiento realizado por la agrupación Enbata para celebrar por primera vez un acto conmemorativo en esta fecha en el norte de Euskal Herria. Alrededor de mil personas tomaron parte en este evento, que contó además con la asistencia de un buen número de delegaciones de movimientos nacionalistas europeos. Enbata presentará en estas fechas su dirección y hará pública la llamada Carta de ítsasu, documento de principios que durante varios años será un importante referente ideológico para el movimiento abertzale de Iparralde. Durante este acto, los asistentes descubrieron a un agente español infiltrado, el coronel Dapena, al que algunos de los presentes trataron de retener sin éxito. La presencia policial en los actos abertzales realizados en el norte del país era habitual, pero con este incidente y con otro similar acaecido días después en los funerales del Consejero del Gobierno Vasco, |avier Landaburu, se demostraba que la resignación había dejado de ser la actitud de muchos militantes abertzales ante esta injerencia.

    Las pintadas, reparto de panfletos y la colocación de ikurriñas fueron los ejes de la actuación de una recuperada ETA en los meses siguientes. Pero estas acciones se iban incrementando y haciendo más audaces, como cuando se interceptan las emisiones de radio Tolosa para emitir un comunicado. Los repartos masivos de Zutik suponían un desafío en sí mismos, pero además la organización decidió incrementarlos para difundir su existencia y sus planteamientos de la forma más amplia posible losé Luis Zalbide, destacado militante, describe así la situación:

    Otoño de 1963 Pasados dos años de la caída del tren ¡ulio de 1961 la organización se hallaba bastante recuperada. Los que habían conseguido atravesar la frontera constituyeron un grupo organizado que por primera vez convivían sin imitaciones de clandestinidad tan extremas como las que habían dejado atrás. En una pequeña lonja de San luán de Luz, tras la apariencia de una empresa de importación-exportación se empezó a imprimir ZUTIK con regularidad. Al mismo tiempo la organización del interior había ido fortaleciéndose..."•
    16 [osé Luis Zalbide. Documentos Y, tomo 3, p 123.

    Junto a la dinámica de afirmación nacional, las luchas obreras absorbían buena parte de las energías de la organización, que se fortalecía en zonas industriales como la ría de Bilbao. Al hilo de una de esas huelgas ETA reparte el 7 de octubre de 1963 11.000 octavillas, acción a la que el Régimen responde al día siguiente con la detención de treinta personas. Estos detenidos y los que vinieran a continuación pasarían a ser juzgados por un nuevo órgano judicial, el Tribunal de Orden Público (TOP), con el que Franco trataba de dar una imagen más aceptable de la represión política, ejercida hasta ese momento a través de los Tribunales de Guerra. Sin embargo este órgano no sería precisamente generoso a la hora de reprimir a la oposición al Régimen, ni, especialmente, a la insurgencia vasca.

    Las detenciones de octubre hacen que la organización quede seriamente dañada, principalmente en Bizkaia, por lo que en los meses siguientes el eje de la actividad se escoraría hacia Gipuzkoa, ya que las medidas de compartimentación interna han funcionado corno cortafuegos. Además, el Comité Ejecutivo tomará medidas para aumentar la eficacia de la estructura. Pero la necesidad de reorganización es tan grande que se empieza a valorar la conveniencia de tratar estos asuntos en una nueva asamblea, aunque aún tardará unos meses en convocarse.

    Mientras tanto el nivel de las acciones se va endureciendo, complementando las consabidas acciones propagandísticas con esporádicos ataques a chivatos y destacados fascistas. A finales de 1963 y principios de 1964 ETA llevaría a cabo cinco acciones con dinamita contra diversos centros del Régimen en Euskal Herria, en lo que es la primera aparición de explosivo no casero en la dinámica de ¡a organización. A estos ataques seguirían otros de menor entidad, pero con el mismo explosivo, contra monumentos franquistas. ETA había obtenido el material del robo en una cantera y su uso es un salto considerable hacia una práctica armada de mayor intensidad.

    La reacción represiva no se hizo esperar y varias operaciones, principalmente en Gipuzkoa, continuaron el trabajo emprendido en octubre, dejando a la organización prácticamente desmantelada. Sin embargo, la intensa actividad, especialmente en los últimos meses, estaba empezando a dar sus frutos en forma de referencialidad creciente, lo que permitió a ETA realizar un balance políticamente positivo de la situación. ETA comenzó el año 1964 elaborando un manifiesto, que luego difundiría ampliamente, en el que adelantaba un mensaje de optimismo:

    Ha terminado el año de 1963 en Euskal Herria bajo el signo patente del recrudecimiento de las acciones de la Resistencia vasca revigorizada por ETA. |...| Al comenzar 1964 nos vemos esperanzados por el rumbo que hemos marcado a la Resistencia y con ella a Euzkadi entera. Por eso llamamos al año que ha empezado, año primero de la lucha por la liberación de nuestra patria.*
    *Manifiesto de ETA al pueblo vasco. 1de enero de 1964.

    El documento tiene dos líneas principales que reflejan el planteamiento táctico de ETA. Por un lado es un llamamiento a que el pueblo vasco construya su futuro en base a los derechos inherentes a su condición de nación sin supeditar su política a la situación en el Estado español. Se realiza una crítica implícita al nacionalismo tradicional embarcado aún en una defensa del Gobierno autónomo vasco que le llevaba a coincidir con las fuerzas políticas españolas de oposición y que indirectamente parecía depositar tanto la legitimidad de la causa vasca como las posibilidades de recuperación de la libertad en la restauración republicana.
    (18 Esta política tenía refejo en la pervivencia del Gobierno Vasco de la República y en la firma por parte del PNV de acuerdos con formaciones españolas como la constitución de la Unión de Fuerzas Democráticas en junio de 1961 o el célebre Pació de Munich, en junio de 1062)

    '" Para ETA esta política constituía un error al perpetuar la equivocación cometida en las guerras carlistas y en la Guerra Civil de ligar los derechos nacionales del pueblo vasco con los avalares políticos del Estado español:

    Incluso fuerzas sedicentes nacionalistas intentan arrastrar a parte del pueblo vasco a una nueva aventura para solucionar el problema ESPAÑOL - y por tanto NO VASCO- so pretexto de que una vez instalada una república o monarquía en la capital del país vecino, Madrid, se podría "empezar" a hablar de una "eventual" concesión de "cierta" autonomía interna a algunas regiones de Euzkadi. (...) Exigimos autodeterminación e independencia para Euzkadi. No somos españoles ni franceses, somos vascos Hemos decidido hacernos con un autogobierno NACIONAL, a través del cual la etnia vasca disponga de sí misma, libremente y de una vez por todas, sin ingerencias del extranjera.1"

    En segundo lugar se hacía una apelación a toda la sociedad vasca a participar en esta lucha, desde el convencimiento de que la batalla ya había empezado y de que iba a exigir que toda la sociedad vasca participara en ella sin lugar para ambigüedades:

    ETA recuerda a toda la población del país, tanto a los nativos como a los venidos de otros países, que el combate por la liberación nacional y social no puede ser una tarea de minorías sino una lucha de masas. En ella NO habrá no beligerantes, sino únicamente patriotas o traidores. El que no está con el pueblo vasco y su Resistencia está en contra de aquél y de ésta.™
    En ese momento ETA se siente fuerte y ve cómo su nombre y su actividad empiezan a ser conocidas, respetadas y a constituirse en un referente para muchos abertzales. En febrero de 1964 la campaña del semanario El Español dará a ETA una publicidad insospechada. Las páginas de los Zutif; de estos meses destilan satisfacción y enumeran las acciones de la organización con orgullo. ETA hace una lectura muy positiva de la situación:
    En estos meses se está operando un gran cambio en la mentalidad de nuestros patriotas. Han bastado unas pequeñas acciones de propaganda abertzale y algunas acciones de castigo para que el sentimiento vasco que anida en todo patriota salga a relucir. Hoy nuestro pueblo comienza a recobrar optimismo. Ya no se toma por un iluso o por un iluminado a todo aquel que afirma que es factible la libertad para Euzkadi.Jl
    (Manifiesto de ETA al pueblo vasco 1 de Enero de 1964)

  11. #11

    Default

    A pesar de la modestia de estas acciones, su impacto en una sociedad acostumbrada a rumiar en silencio la impotencia desde la derrota de la guerra es importante. Incluso medios de comunicación extranjeros empiezan a destacar, al hilo de las actividades políticas y de la creciente represión, que esta nueva Resistencia vasca se está convirtiendo en uno de los más activos elementos de oposición al Régimen franquista. El resto de los agentes políticos están entendiendo la dimensión que puede alcanzar este nuevo movimiento. Era obvio que en ese momento el PNV continuaba siendo la referencia para una mayoría de los vascos que se consideraban abertzales. Sin embargo, el Partido se hallaba atrapado en una parálisis ideológica que dificultaba su conexión con las nuevas realidades que estaba viviendo el pueblo vasco. Y aunque en un movimiento tan amplio había muchos militantes que estaban trabajando en actividades como el folklore, las ikastolas y otros espacios de reafirmación nacional, en esos momentos ETA está empezando a disputar realmente el terreno social al PNV y llevando a la práctica la construcción real de! nuevo movimiento abertzale de izquierdas cuya base teórica había realizado unos años antes.
    Producto del nerviosismo del PNV ante esta situación son los ataques dirigidos a ETA en su revista Azkatasuna (marzo de 1964), en el que mezclando a ETA con Vasconia concluye, tras un ataque que se extiende a lo largo de ocho hojas, que ETA es una organización supeditada al comunismo internacional. La organización respondería al PNV con un comunicado titulado A todos los vascos de buena fe en el que descalificaría los argumentos del PNV, lamentando tener que entrar en una polémica entre nacionalistas que ETA había tratado de rehuir desde el principio, al tiempo que recordaba algunos episodios oscuros de la historia jelkide y negaba al PNV su aspiración de ejercer el monopolio del nacionalismo vasco. Con la intención de buscar puntos de encuentro, ETA había solicitado en enero de 1964 las gestiones ante el PNV de Isidro y Telesforo de Monzón"
    (Los hermanos Monzón eran históricos militantes del PNV y Telesforo había llegado a ser ministro de Gobernación (Interior del Gobierno Vasco de la República.)
    con la idea de sondear las posibilidades de crear un Comité Coordinador de Resistencia Vasca, pero el PNV se negó a debatir la cuestión alegando «el mal clima reinante entre ETA y el PNV».

    Igualmente el PNV se negaría a realizar una mesa redonda de todas las fuerzas políticas vascas para tratar de aunar esfuerzos, propuesta que ETA le realiza para los días 15 de ¡unio y 4 de julio.

    ETA se sentía preparada para plantearse la necesidad de teorizar sobre la forma de dar un salto en la lucha y emprender el camino hacia una respuesta armada más amplia. Fruto de este estado de ánimo es el documento La insurrección en Euskadi, elaborado a finales de 1963 por Julen Madaríaga, a la sazón responsable de la rama militar de ETA y publicado a principios del964 en la serie de Cuadernos ETA con el número 20. Esta obra deja bien clara su filosofía desde su primera frase: «Cuando la política ha agotado todos sus medios se impone la guerra <justa de liberación» El trabajo es un compendio de aportaciones de teóricos militares con especial atención a las experiencias más recientes de otros movimientos de liberación y pretende ofrecer una guía práctica para la puesta en marcha en Euskadi de un proceso de Guerra Revolucionaria. Igualmente clara es la influencia del apartado militar de la obra Vasconia. Aunque presenta algunas reflexiones adaptadas a la realidad (como la necesidad de conducir el proceso de lucha en etapas consecutivas y graduales, el tomar en cuenta la realidad urbana de Euskal Herria corno punto de partida para la estrategia...), en general el texto acaba escorándose hacia el mimetismo con experiencias revolucionarias exitosas acaecidas en contextos sociales muy diferentes, como China, Argelia o Viet Nam, y proponiendo opciones de lucha guerrillera que nunca se aplicarían.

    Sin embargo la mística de la guerrilla seguiría ejerciendo una potente atracción sobre muchos militantes de ETA a lo largo de toda la década. La insurrección en Euskadi muestra, más que la táctica que ETA iba a seguir en los próximos años, el nivel de decisión y compromiso con la lucha que bullía en las mentes de sus militantes en aquella época, siendo evidente que la línea de intervención estuvo más apegada a las circunstancias reales. Entre marzo y abril de 1964 ETA llevaría a cabo su III Asamblea. En primera instancia la reunión debía celebrarse en el valle navarro de Erronkari, pero la presencia policial en los alrededores motivó que finalmente el acto se trasladara a Baiona, a un local de la calle Cordeliers.

    En esta reunión ETA dedicó especial atención a las reformas orgánicas, con las miras puestas a fortalecerse ante la represión. En este sentido se ratificaron algunas de las decisiones adoptadas por el Comité Ejecutivo tras las caídas de Bizkaia en octubre de 1963. La principal de ellas es la adopción de la organización en hirurkos, células de tres militantes, con lo que se trataba de hacer la estructuración más estanca. También es importante la creación de la Organización Paralela u OPA, que trataría de encuadrar militantes en actividades de carácter semilegal. Menos trascendencia tuvo la caracterización del buruzagi como dirigente absoluto de la organización, motivada por necesidades de eficacia y también por la existencia de un liderazgo personalizado en otros movimientos de liberación. Sin embargo esta figura no llegó a desarrollarse.

    En el apartado táctico, la asamblea ratificaría la aprobación del folleto La insurrección en Euskadi, pero con una perspectiva más realista se acordaría intensificar la campaña de propaganda antes de pasar a otras fases de lucha. Para ello se aprueba la creación de un comité específico que entre otras tareas deberá dar una difusión masiva a los principios adoptados en la I Asamblea, elaborar materiales de propaganda específicos para cada territorio, especialmente Araba y Nafarroa, así como reforzar en general toda la tarea comunicativa. En el ámbito político destaca !a valoración negativa que se realiza sobre el PNV, considerando a esta fuerza «contraria a los intereses de liberación nacional». Diferentes factores habían influido en esta consideración. En primer lugar, en el ámbito teórico, las ya mencionadas aportaciones de Fanón, que subrayaba el carácter antinacional de las élites burguesas autóctonas en las colonias y de Vasconia, con su durísimo ataque al nacionalismo tradicional. V en segundo lugar, el acercamiento de ETA a las luchas obreras, con el consiguiente proceso de apertura al socialismo y el inicio de una soterrada lucha por la hegemonía en el ámbito nacionalista. Con respecto a otras fuerzas políticas, como ELA o Enbata, se decide profundizarlas relaciones.

  12. #12

    Default

    Consciente de la creciente influencia de ETA en el mundo abertzale, especialmente entre la juventud, e! PNV decide dar un golpe de efecto y convoca el Aberri Eguna de 1964 por primera vez desde la guerra en la Euskal Herria peninsular. El llamamiento se realiza en Gernika el 29 de marzo y, a pesar del clima de enfrentamiento existente, ETA también secundará la convocatoria. La concentración, por encima del hostigamiento policial, obtiene un éxito espectacular, reuniendo según las fuentes entre 3O.OOO y 60.000 personas. Ante este resultado el PNV emitirá un comunicado que desborda optimismo a la vez que presenta un lenguaje más radical que hasta entonces, lanzando una crítica a las estructuras del franquismo de la que por primera vez no se librarán ni empresarios («capitalistas egoístas e inmorales») ni Iglesia («una jerarquía eclesiástica servil y vividora; parte del clero acomodado y cobardón»). El Aberri Eguna de Gernika marcará el comienzo de un ciclo en el que esta celebración, que desde la guerra se habfa festejado prácticamente de forma privada, se convertirá en el termómetro del estado de la Resistencia vasca.

    ETA, que junto a Gernika había llamado también a Itsasu, y que realizó en su Zutik 19 una mesa redonda con los delegados europeos asistentes al acto de Iparralde, trató también de hacer suyo el éxito de Gernika, ubicando el acto en una dinámica más global de la que la organización se consideraba desencadenante:

    1964=Gernika-itsasu. Así se dirá en la historia de Euzkadi. Lo ocurrido en el Aberri Eguna de Gernika no va a ser fácilmente olvidado (...) El acto de Cemika es sin duda alguna, el mayor éxito de ETA. Y no sólo por la cantidad de gente que convocó la Resistencia, sino porque gracias al trabajo de ETA el abertzalismo se ha acelerado. Esto no lo niega nadie. El año de Gernika no hubiera podido realizarse hace un año.-*
    *Zutik 19 primavera de 1964, p. I

    No hay que olvidar que estas reflexiones se realizan en plena polémica entre ETA y el PNV a cuenta de las acusaciones de los jelkides en la revista Azkatasuna,*
    26. De hecho, la ualoración de este Abeni Fgura se realiza en el mismo Zutik en el que se da cuenta de los últimos desencuentros entre ETA y el PNV
    que reflejan una lucha más profunda dentro del nacionalismo vasco. En estos momentos ETA se debate entre la constatación de que lo más conveniente sería afrontar una dinámica conjunta para la liberación nacional y la lucha por reivindicar un espacio político propio, ante un PNV que no sólo trata de mantener su hegemonía sino que parece reclamar la exclusividad de la ideología abertzale. Pero al margen de estas polémicas, las calles vascas continuaban siendo testigos de importantes protestas y actos de afirmación nacional y social. Así el 1 de mayo de 1964 fue uno de los más masivos que se recuerdan con decenas de miles de manifestantes en las calles de Bilbao. ETA además de sumarse a esta protesta realizó un llamamiento para dar un contenido abertzale a las fiestas euskaras de Deba, que se realizaron el 17 de mayo con la participación de miles de personas y un ambiente netamente abertzale.

    Para ETA las movilizaciones de masas de 1964 en Gernika, Bilbao y Deba fueron tres hitos de una misma dinámica de recuperación de la iniciativa por parte de los sectores populares y aunque la organización no era el principal motor de estas movilizaciones el tono general era de optimismo. La referencialidad ganada en los años anteriores y la receptividad de grandes sectores sociales al discurso que aunaba reivindicación nacional y social permitirían a ETA recuperarse rápidamente de los golpes represivos, que durante el verano de 1964 tampoco cesaron. Incluso durante varios años, ETA mantendría grupos en Sudamérica que además del apoyo en forma de publicaciones o recogidas de fondos, realizarían algunas acciones de sabotaje-propaganda contra instituciones y delegaciones diplomáticas españolas en Venezuela, México y Argentina, siendo especialmente activo este último grupo que llegó a realizar acciones tan osadas como el "bombardeo" de la Embajada española con ikurriñas lanzadas desde un helicóptero.

    La sucesión de operaciones represivas había provocado que ETA contara con varias decenas de militantes en prisión. Esto motivó una intervención en varios frentes. Por un lado, los presos trataron de mejorar sus condiciones de vida y sobre todo de ver reconocido su estatus de presos políticos, con una
    dignificación de sus condiciones, por lo que emprendieron diversas iniciativas dentro de las prisiones que les albergaban, principalmente Larrinaga (Bilbao) y Martutene (San Sebastián), en Euskal Herria y Soria y Carabanchel en España. Por otro lado, trasladaron sus denuncias a diversas instancias, principalmente a través de tres misivas. Una dirigida al Concilio Vaticano II que se estaba realizando en aquellas fechas. Otra más coloquial, remitida al conjunto del clero vasco y una tercera una carta abierta dirigida a varias instituciones internacionales y genéricamente a la Opinión Pública.

    Estos movimientos tuvieron su reflejo en la sociedad vasca y fueron varios los foros donde empezó a denunciarse la problemática de estos prisioneros. El 18 de octubre de 1964 se celebraría en Donostia la primera manifestación en solidaridad con los presos políticos vascos, en el marco de una jornada de regatas a la que siguió una fuerte represalia en forma de decenas de detenciones. ETA a su vez volaría con siete cargas el repetidor de Televisión Española en la ciudad.

  13. #13

    Default

    Mensaje Privado (Conectado)


    Re: ETA 1958-2008 Medio siglo de historia
    « Respuesta #12 : 12 de Octubre de 2008, 2123 »
    Responder con citaCitar Modificar mensajeModificar


    Capítulo III

    La IV Asamblea:
    El giro a la izquierda

    LA "CARTA A LOS INTELECTUALES" Y LA "PRIMAVERA VASCA"

    ETA elaborará y difundirá a finales de I964 un documento titulado Carta abierta de ETA a los intelectuales vascos. Este texto fue redactado en la prisión bilbaína de Larrínaga por los militantes detenidos en octubre y diciembre de 1963, principalmente por José Luis Zalbide, y publicada en el Zutik nº 25 en septiembre de 1964. La carta trataba de ser una exposición ante la sociedad del ideario de ETA, ya que el trabajo clandestino, imprescindible para eludir la represión, había dificultado la comunicación con amplios sectores sociales y había sido terreno abonado para la confusión sobre la verdadera caracterización política de la joven organización. Por eso se trata de proporcionar a los sectores intelectuales «suficientes elementos de juicio que permitan adoptar una posición consciente sobre el problema»; y establecer con ellos «un sincero diálogo».
    Un segundo objetivo era espolear a los intelectuales («poetas, profesores, pintores, escultores, músicos, sacerdotes, novelistas, periodistas, técnicos, investigadores, filósofos, dramaturgos, actores, cineastas, ensayistas, profesiones liberales,..») para que se sumaran a la lucha de liberación nacional: «Sacudiros de vuestro letargo que va siendo demasiado largo, despertaros. No podéis, no tenéis derecho a permanecer ciegos y sordos, neutros, ante las convulsiones que agitan a un pueblo (políticamente, religiosamente, estéticamente, socialmente, cuIturalmente, en fin, existenciaImente) en su lucha por la total liberación, por intentar llegar a SER otra vez».*
    . "Carta abierta a los intelectuales vascos". Zutík25, p.l
    El documento hace un análisis de la situación en Euskal Herria que comienza por el apartado económico
    social. Para ETA el capitalismo constituye una estructura opresora de la que los trabajadores deben liberarse. Esta liberación sólo puede venir de un cambio estructural que construya un nuevo modelo económico, un «orden social nuevo que subordine la producción a las necesidades del hombre». Ni siquiera sería suficiente con un sistema que mejorara las condiciones materiales de vida de los trabajadores, porque el capitalismo siempre va a fomentar formas de conciencia individualistas que mantendrán una escala de valores injusta. ETA está introduciendo aquí elementos del análisis marxista, aunque aún no ha asumido esta doctrina en su totalidad.

    A continuación, ETA examina los mecanismos de defensa que el sistema utiliza para mantener el status
    quo. Entre ellos, tras el más obvio y espectacular, la represión abierta, menciona los mitos sociales, la religión, la patrimonialización de la cultura por las clases dominantes y, sobre todo, los modos de vida alienantes, el uso del ocio de forma escapista, etc. Ante ello, ETA propugna una revolución y la creación de unas nuevas estructuras sociales en una Euskal Herria independiente y reunificada. El ideario que se plantea es una exposición desarrollada de los principios aprobados en la I Asamblea, cuyo texto íntegro se incluye como anexo al final de la carta. Entre las aportaciones más originales figura este llamamiento a reconsiderar el papel de la mujer en la sociedad:
    En cuanto a la posición de la mujer en la sociedad vasca, consideramos que debe gozar de idénticos derechos y posibilidades que el hombre, en todos los aspectos de la vida política, social, económica y cultural

    En opinión de Luigi Bruñí este documento es «el texto más completo y orgánico de los que ETA ha redactado en sus primeros cinco años de vida» y su objetivo, más allá del explícitamente reconocido:
    En realidad es una llamada a la pequeña burguesía y a todas las clases intermedias que se encuentran marginadas por el Gobierno de Madrid. ETA entra así en confrontación con estas clases, en competencia con el PNV."*
    29. ETA historia política de una lucha armada, Txalaparta, Tafalla, 1987, pp. 50 y 59.

  14. #14

    Default

    En el plano cultural, la nación vasca vivirá a lo largo de los años sesenta la conocida como "Primavera cultural". Con este nombre se conoce al movimiento colectivo de renacimiento cultural en diferentes ámbitos que experimenta el pueblo vasco en este período. De una situación tan mortecina corno en el plano político, la cultura vasca pasa a vivir una expansión sin precedentes, una verdadera resurrección y en muchos planos el nacimiento de expresiones inéditas hasta entonces. A principios de los cincuenta el rupturista proyecto arquitectónico y escultórico de rehabilitación del santuario de Arantzazu provocaría un intenso debate y alumbraría un camino renovador que de la mano de Oteiza, Ibarrola. Chillida, Basterretxea y diferentes grupos culturales tendría una importante repercusión no sólo en Euskal Herria sino también fuera de nuestras fronteras. Especialmente activo en el plano teórico fue Oteiza, quien con su obra Quosque Tándem y otras más impulsó expresamente una concepción nueva del arte vasco.
    E! euskera sería un elemento fundamental en esta época. En el curso 1959-1960 surgieron en Gipuzkoa las tres primeras ikastolas, con un total de sesenta alumnos. Con un lento pero sostenido avance a través de toda la década, el movimiento contaría en 1970 con más de 11.000 alumnos. En sendas asambleas de Euskaltzaindia, celebradas en 1963 y 1968, se pondrían las bases para el euskera unificado (batua). En esta época la creación literaria vivirá un fuerte impulso, llegándose a publicar anualmente más obras en euskera que antes de ta guerra. En 1964 ve la luz una de las piedras angulares de la literatura vasca, Harri eta Herri, de Gabriel Aresti. En 1966 se celebra en Durango la primera Feria de! libro vasco, máximo escaparate hasta nuestros días de la creación literaria vasca. Para ETA, el euskera era el núcleo de la cultura vasca y como la cultura era la base de la identidad nacional, la lengua era el elemento central de definición del pueblo vasco. Nunca faltó en su estructura una activa rama cultural

    Pero además de las artes plásticas, la lengua, la literatura y otras importantes expresiones artísticas, el surgimiento de la nueva canción vasca, encarnado por el grupo de artistas que se reunían en el colectivo Ez Dok Hamairu, otorga a este movimiento una enorme conexión popular, al ser la música un vehículo especialmente apropiado para la transmisión de sentimientos. Presentado oficialmente en diciembre de 1965, e! grupo reuniría a los artistas de mayor peso en la canción vasca como Mikel Laboa, Xavier Lete, Benito Lertxundi o Lurdes Iriondo. Las actuaclones de los miembros de este colectivo se convierten en verdaderos actos de afirmación nacional.

    La "Primavera vasca" coincide con la aparición de ETA y se puede decir que esta organización es uno de los estímulos de ella, al tiempo que también fruto de las mismas circunstancias que la generan. Se trata, en definitiva, de la aparición en la escena cultural y política de la generación que no ha conocido la guerra y que, para bien o para mal, está libre del apabullante peso que la historia supone para el nacionalismo tradicional. Un movimiento de recuperación protagonizado por jóvenes que no se sienten atados por el pasado, que quieren hallar nuevas formas de expresión y que encuentran en el asfixiante marco del franquismo una losa de opresión con la que se ven obligados a luchar desde diferentes frentes. En esta línea, las palabras con las que finaliza la segunda carta a los intelectuales, elaborada por ETA en junió de 1965, son tanto reflejo de lo que ya se está produciendo como anticipo de lo que está porvenir:

    Adelante! Habla, dibuja, escribe, canta . usa de todos los medios de expresión para que Euzkadi viva una revolución INTEGRAL. Haz verdadero ARTE. Si es preciso rompiendo con las formas tradicionales. Arriésgate (..) Te cortarán los medios de expresión. Los defensores a sueldo del Sistema, saben que el arte o la cultura son inseparables de la capacidad de rebelión de un pueblo. No importa. Usa los medios de la clandestinidad, y algún día se podrá decir que el pueblo vasco revivió artística y culturalmente cuando más oprimido estaba, y que esa resurrección fue precisamente el comienzo de su liberación.*
    *“segunda carta a los intelectuales”. Zutik 30 de junio de 1965

  15. #15

    Default

    GIRO A LA IZQUIERDA



    Los últimos meses de 1964 se vieron marcados por la provocadora visita de Franco a Gernika, el día 12 de octubre, con la intención de responder a los éxitos de las movilizaciones patrióticas y obreras de ese año. Ante esta visita, todos los sectores abertzales intensificaron sus acciones de propaganda, que en el caso de ETA se verían reforzadas por el asalto al chalet de un ministro franquista en Hondarribia y la voladura de un transformador eléctrico en Bergara. A finales de l964 un incidente relacionado con la financiación de ETA tendría notables repercusiones. En esos momentos la organización necesitaba urgentemente recursos económicos para hacer frente a las necesidades de una lucha en ascenso. Hasta entonces la cuestión económica había sido el punto débil de una organización que tenía que recurrir a las cuotas de sus militantes para subsistir. De esta necesidad imperiosa se daba cuenta en un artículo de Zutik:
    Nos SOBRAN hombres y nos FALTA dinero (...} ETA realiza hoy TRES acciones por semana en Euskadi Sur (hace un año UNA). Si hay más dinero, nos comprometemos públicamente a hacer TRES POR DÍA. Su ”tono” ascendería además, rápidamente."
    3I.Zutik nº48, octubre de l964. p.3

    ETA también había recibido alguna pequeña aportación monetaria de simpatizantes de buena posición económica. Ésa había sido hasta el momento la actitud de Ramón de la Sota, importante industrial residente en Iparralde desde el final de la Guerra Civil y cuya familia había estado siempre ligada al PNV. La organización había teorizado sobre la necesidad de prescindir del requisito de voluntariedad en las peticiones de ayuda económica a los empresarios vascos, argumentando que si éstos contribuían a la Hacienda española, estando o no de acuerdo con los objetivos del Estado español, otro tanto deberán hacer con respecto a ETA. Así que, cuando de la Sota decidió interrumpir su aportación económica, ETA pasó a eximírsela y a rajarle las ruedas del coche.

    Pero el empresario, que además era conocedor de los entornos políticos de Iparralde, en lugar de acceder a la petición de ETA se dirigió a la Gendarmería para revelar cuanto sabía sobre esta organización. Estas declaraciones motivaron que el 26 de octubre !as autoridades francesas dictaran orden de expulsión contra Julen Madariaga, José María Benito del Valle, Eneko Irigarai y Txillardegi permitiendo, además, que la Policía francesa localizara en la empresa Ikar de Donibane Lohitzune, donde trabajaban dos de los refugiados, una pistola y la imprenta donde se realizaban los Zutik. En enero de l965, tras un juicio de claro contenido político, los cuatro imputados son expulsados del Estado francés. El desenlace de este asunto, además de las pérdidas logísticas para ETA, supone la constatación de la voluntad francesa de realizar un férreo marcaje sobre las actividades de ETA. De gran trascendencia resultaría la separación de la dirección de la organización de estos militantes que, especialmente en los casos de Txillardegi y de Madariaga, desempeñaban importantes funciones, entre ellas el diseño de Zutik.

    Exiliados el primero en Bélgica y el segundo en Argelia, estos militantes se alejarían del núcleo de decisión, lo que provocaría el acceso a la dirección de ETA de nuevos cuadros:
    La consecuencia del affaire es que el poder de decisión de la organización pasa al interior, donde tanto Zalbide como Iturrioz se encuentran en libertad tras pasar varios meses en la cárcel. F.n la nueva dirección de ETA va a estar presente en adelante un nuevo equipo en el que además de los dos citados figurarán Escubi -verdadero eje cíe una época-y los hermanos Etxebarrieta.*
    32 José María Garmendia, Historia de ETA. p. 195.

    En enero de I965 ETA se fusiona con Iratxe, grupo navarro creado por la propia organización dos años antes, cuya principal acción había sido la voladura de un monumento fascista meses atrás. ETA había tratado de desarrollar una línea de intervención específica para este territorio, pero con el paso del tiempo decidió que era más eficaz reabsorber a este grupo para realizar una dinámica conjunta, al tiempo que de cara al exterior se apuntaba un tanto propagandístico. En ese mismo mes un grave incidente en Iruñea demuestra nuevamente la actitud de la Policía franquista con respecto a una organización que no había efectuado hasta el momento ninguna acción armada contra personas. El militante clandestino de ETA Jokin Garate, fue interceptado por un policía que ante su huida le disparó, hiriéndole en la pierna. La herida estuvo a punto de costarle la vida ante el retraso de la Policía en conducirle al hospital. El compañero de Garate logró eludir la acción policial pero cuando unos días más tarde trataba de cruzar la frontera junto con un mugalari*fue detenido por la Guardia Civil. El mugalari logró escapar, lo que desencadenó una batida policial que costó la vida a un inmigrante ilegal portugués confundido con el huido.
    *Militante o colaborador experto en servir de guía en los cruces clandestinos de la frontera o muga.


    Además de la mencionada emboscada de Bolueta y de esta muerte, en los años precedentes se habían producido varios tiroteos de las fuerzas de Policía contra militantes que realizaban simples acciones de propaganda. A ello había que sumar el atroz trato que en las comisarías se dispensaba a los detenidos. En ese momento los dirigentes del Régimen son los únicos tres capitanes generales del Ejército español, el propio Franco en calidad de Caudillo y su vicepresidente Agustín Muñoz Grandes, comandante de la famosa División Azul al servicio de los nazis en la Segunda Guerra mundial, así como el ministro de Interior Camilo Alonso Vega, quien tenía fama de duro, incluso en los propios círculos fascistas. Días más tarde del incidente de Garate sería detenida en un control cerca de la frontera la joven Kristiane Etxaluz, militante de Enbata y colaboradora de ETA. Esta detención provocó un incremento de la actividad de Enbata y a su vez un aumento de la presión de la Policía francesa sobre medios abertzales, que se tradujo en varios episodios de detenciones y malos tratos.

  16. #16

    Default

    Con motivo del Aberri Eguna de 1965, día 18 de abril, ETA desarrollaría nuevamente una potente campaña propagandística. Sin embargo ese año el Gobierno, habiendo tomado nota del éxito de la convocatoria de Gernika, trataría de impedir una nueva demostración masiva. Bergara, localidad señalada como punto de reunión, fue impenetrablemente rodeada por las Fuerzas de Seguridad, lo que limitó la dimensión de los actos. Muchos de los frustrados asistentes se dirigieron a Eibar, donde se celebró sin problemas un acto mucho más modesto que el del año anterior. La imposibilidad de acceder a Bergara, pese a que ETA había propuesto incluso que grupos de manifestantes trataran de superar por la fuerza las barreras policiales, dejó un poso amargo no sólo en la organización sino también entre muchos abertzales y sirvió para que algunos recordaran los límites de la acción no-violenta

    También el 1º de mayo la presencia policial impidió movilizaciones tan importantes como las del año anterior, pero aun así en Bilbao, Donostia y Ezkerraldea, entre otros puntos, se realizaron actos de entidad en los que destacarían los choques de los trabajadores con la Policía en Portugalete. Con motivo del 1º de mayo ETA publicaría un Zutik en el que analizaría la situación de la lucha obrera, constatando la escasa influencia del abertzalismo en los ambientes de trabajadores inmigrados y realizando una dura crítica al papel que hasta entonces había jugado el nacionalismo representado por el PNV. Sobre el auge de las opciones de izquierda españolas ETA se preguntaría en tono autocrítico:

    “¿De quién es la culpa? De esos obreros que han abandonado su tierra huyendo de un feudalismo inhumano .. o del empresario que les ha "acogido"; ese empresario de a peludos vascos, boina y tan insaciable e inhumano como el terrateniente a quien ha sustituido (.,.1 No somos ni demócratas, ni honrados, ni tan siquiera listos Porque en vez de integrar en nuestra lucha a los trabajadores inmigrados, elfos que están como nosotros explotados, les heñios despreciado, abandonado e incluso justificado su explotación porque su apellido no nos sirve. No hemos tolerado que prefieran más librarse del capitalismo que venir con nosotros a tocar el txis-tu, y ahora nos escandalizamos de que prefieran una España socialista a una Euskadi como la que les hemos ofrecido.”*
    * Zutik nº29. p. 5

    La cuestión de la inmigración había sido central en el debate dentro del nacionalismo vasco. El nacimiento del PNV viene fuertemente influenciado por la explosión migratoria de finales del XIX En esta época se producen grandes transformaciones políticas, ligadas a la pérdida de los Fueros, y económicas, generadas por la industrialización y el proceso de urbanización. que producen la ruina de sectores del campesinado y la pequeña burguesía. Simultáneamente a todo esto, cientos de miles de trabajadores pobres del campo español llegan a Euskal Herria, alterando no sólo la demografía sino la correlación de fuerzas política. Ello motivará que para el PNV sea la raza, determinada por la presencia exclusiva de apellidos vascos, la que defina la pertenencia al pueblo vasco, quedando excluidos del mismo todos los inmigrantes.

    ETA se declara contraria al racismo desde su fundación, pero tanto en la época de Ekín como en los primeros tiempos de ETA la actitud hacia los inmigrantes es contradictoria El problema no se planteará nunca en términos de superioridad racial, pero es obvio que los inmigrantes españoles constituían un elemento de penetración de identidad nacional española. Ya en el Zutik nº 11, en 1963, la organización había abordado el debate. Algunas posiciones son ciertamente alarmistas, como la siguiente:

    “El inmigrante, en grandes sectores del País, es mayoría aplastante (... I poco a poco van adquiriendo conciencia de su potencia demográfica y empieza a manifestarse el odio hacia el vasco. Es un hecho su odio a Euskadi. Indudablemente que España cuenta con esto, y en su día lanzaría esta fuerza contra nosotros. ¿Que ocurriría si la represión española se viera incapaz de contener el Nacionalismo vasco? A esta gran masa de inmigrantes no puede considerarse solamente bajo el simple aspecto de pobres gentes que vienen con todo derecho a ganarse la vida. Bien es verdad que son víctimas en España de la más inhumana injusticia social. Se mueren de hambre y emigran a buscar el pan. Conforme. Pero los efectos los sufre directamente un pueblo conquistado: Euskadi y entonces esa inmigración se convierte automáticamente, de hecho, en una invasión.'"•

    En esa línea, el planteamiento hacia la inmigración es estricto:

    “Hay que imponer en las conciencias de estas gentes la obligación que tienen de reconocer y respetar antes los derechos de Euskadi para que sean respetados los suyos |. .| A los que aceptan les serán reconocidos todos los derechos que pudieran tener como inmigrantes o como ciudadanos de Euskadi. A los que no. se les considerará como invasores y serán nuestros enemigos."

    En esa misma época otros posicionamientos serán más abiertos. Esta línea de pensamiento que aboga no sólo por la integración de la inmigración sino por la supresión de las barreras sicológicas que separan a las comunidades en Euskal Herria, será la que con el tiempo sea oficialmente asumida:

    “Para situar ¡a cuestión en sus justos términos digamos que este fenómeno natural de migración interna dentro del Estado español ha venido como anillo al dedo a los intereses políticos del fascismo español (...! Pero nosotros no podemos confundir los efectos con las causas, ni atribuir a la masa de coreanos ninguna colaboración con una maniobra que no existe en la realidad, cuánto mucho menos en la mente de esos trabajadores. Por el contrario los trabajadores españoles en nuestro país, al igual que el pueblo vasco en general, son, por razones diferentes ciertamente, las victimas del desastre franquista.

    En el ideario de ETA se puede leer el propósito que anima a esta organización de colaborar en la supresión gradual de las fronteras que separan a los pueblos. (... ) Pero hoy en día, y en este orden de ideas, hay otra tarea inmediata, pues se trata de eliminar una frontera que no está trazada en la geografía de nuestra patria vasca, pero que no por ello es menos real. Esta frontera existe como las otras y separa como las otras. Existe en mayor o menor grado en nuestros pueblos y ciudades. En todos aquellos puntos donde conviven la comunidad vasca por su origen y otra comunidad, también vasca puesto que en nuestra Patria trabajan y crean sus hogares, formada por los trabajadores que han venido a vivir con nosotros.”

  17. #17

    Default

    En mayo de 1965 aparece en Zutik un significativo artículo bajo el título "La liberación de la mujer"* .
    Liberación de la mu¡er", Zutik nº9. Mayo de 1965, p. 7. J. A. Fernández)

    Este breve trabajo constituye una de las primeras reflexiones que se realiza dentro de ETA sobre el tema y, con una concepción y terminología moderna para la época, puede calificarse como feminista La sociedad del Estado español, y en este caso habría que incluir a la vasca en la misma realidad sociológica, estaba en este aspecto mucho más atrasada que su entorno europeo. La militancia de ETA no era ajena a esta situación, pero reflexiones como las contenidas en este artículo fueron elementos que contribuyeron al avance de nuevas ideas en la organización.

    Este artículo no sólo constata la situación insoportable que padece la mujer en ese momento («En el estado actual de cosas la mujer vive todavía en la época de la esclavitud»), sino que sitúa como prioritario resolver esta situación («De entre los objetivos socialistas que pretendemos hay uno que, por su importancia, conviene que sea destacado: nos referimos a la liberación y promoción social de la mujer»). Tras repasar someramente el estado de opresión que la mujer vive en ese momento y proponer una serie de ideas para resolverlo, plantea la necesidad de un cambio global para solucionar definitivamente el problema. El artículo trata de utilizar una terminología cercana tanto a aquellos lectores que tuvieran una sensibilidad más nacionalista («Planteamos como un imperativo de urgente necesidad la "descolonización" de la mujer»), como a aquellos más cercanos al movimiento obrero («es imprescindible que se produzca una cambio estructural para que la liberación de la mujer, lo mismo que la de los demás trabajadores, sea posible»), dándose cuenta, sin duda, que mucho del trabajo por hacer empezaba en la propia casa.

    Reflexiones como las contenidas en estas líneas, y en otros Zutik posteriores como el 31, sitúan a ETA en vanguardia teórica de la asunción del feminismo en Euskal Herria, aunque la práctica de cada militante estuviera en años venideros aún muy influida por la propia percepción individual. En la inminente IV Asamblea se adoptarían además medidas prácticas destinadas a la promoción de la presencia y participación de mujeres en ETA, facilitando su acceso a responsabilidades y cursos de formación y procurando que el asunto siguiera tratándose en los Zutik, cuestión esta que se cumplió, dedicándose al tema numerosos artículos.

    La apertura cada vez mayor hacia el inundo obrero, la apuesta por la integración de los emigrantes o la defensa de la liberación de la mujer son diferentes muestras de que ETA, a principios de 1965 ha dado un aceleron a su marcha hacia la izquierda, en buena medida gracias a la existencia de un nuevo equipo directivo.

    LA IV ASAMBLEA

    En junio de 1965 se convoca en Loiola (Gipuzkoa) la IV Asamblea. A diferencia de la tercera, que había sido impulsada desde el grupo de exiliados para hacer frente fundamentalmente a las caídas de 1961, en este momento el motor de la organización se halla en Hegoalde, tras las expulsiones de refugiados. La primera convocatoria de la asamblea se realizó el día 6 de junio, pero habiéndose ya reunido gran parte de los asistentes, éstos tienen noticia de un enfrentamiento en la muga entre la Guardia Civil y un grupo de personas que trataban de cruzarla clandestinamente. El grupo logra huir, a pesar de que Guardia Civil y Policía Armada desatan una gran batida en la zona con orden expresa de matar a los huidos, cobrándose finalmente la muerte de un joven donostiarra ajeno a los hechos.

    Rápidamente se deduce que este grupo debía ser la delegación del exterior que se dirigía a la asamblea, por lo que la misma se suspende y se realiza una nueva convocatoria para principios del mes de julio, en una borda (caseta) de montaña en Urbia. En el mes transcurrido entre ambas citas un grupo de militantes liberados permanece enclaustrado, tiempo que aprovechan para hacer una segunda versión de la Carta a les intelectuales y redactar un trabajo sobre la manipulación informativa que vería la luz con el título de Zutik. Especial Prensa a finales de año.

    A principios de julio de I965, 30 militantes celebrarán la IV Asamblea de ETA, que será en contenido la más densa de las celebradas hasta el momento y en la que se adoptarán una gran cantidad de resoluciones en todos los aspectos. La asamblea comenzará con el análisis de la situación económica, social y política de los Estados español y francés, así como de Euskal Herria. A continuación la organización realiza el primer inventario de medios de su historia, balance que ofrece el siguiente resultado: entre ciento cincuenta y doscientos militantes, casi todos con edades comprendidas entre los diecisiete y los veinticinco años; en el plano material se dispone de un coche, dos motocicletas, un ciclomotor, un velomotor y tres multicopistas; la rama militar cuenta con poco armamento y muy anticuado.

  18. #18

    Default

    En el apartado ideológico la reflexión fundamental es la constatación de la necesidad de renovar una parte significativa de las bases ideológicas. Muchos militantes de ETA, fruto de su participación en las luchas obreras, en unos casos, y de la influencia internacional en otros, están asumiendo posturas más cercanas al marxismo. Para muchos de ellos determinadas alusiones negativas al comunismo recogidas en los Principios empiezan a resultar insostenibles. Por ello la organización decide suspender a nivel interno la validez de varios artículos de los Principios, aunque seguirá usando el documento a nivel propagandístico hasta construir una nueva autodefinición con la que presentarse ante la sociedad. Oficialmente se reconoce la validez de las aportaciones de teóricos revolucionarios como Marx, Engels, Lenin o Trostky, aunque de forma genérica y sin asumir en bloque el pensamiento de ninguno de ellos. Más allá de la etiqueta socialista, no se adopta definición concreta. También se aprueba la reelaboración de la Carta a los Intelectuales que los liberados habían realizado en el mes anterior. Esta segunda carta contiene algunas modificaciones, fruto tanto de la evolución de la propia ETA como de las aportaciones recibidas, pero en general mantiene la filosofía en cuanto a objetivos y contenido.

    Pero el gran tema de la asamblea es el táctico. En esos momentos ETA es una organización que tiene grandes limitaciones, pero que está incrementando su actividad y presencia social. Sin embargo, la ponencia que en esos momentos constituye la guía teórica de la actuación de ETA, La insurrección en Euskadi, es una base sobre la que no se puede avanzar. El grado de confrontación que se contempla en este trabajo no está ni mucho menos presente en la sociedad vasca y hay factores sociológicos significativos que indican que tales situaciones no van a darse nunca. Urge por tanto, que ETA encuentre una línea de intervención más adecuada a la realidad que le permita combatir por sus objetivos de una forma más eficaz. Tratando de sustituir el voluntarismo, no exento de cierto romanticismo o aventurerismo, presente en La Insurrección en Euskadi, ETA debate y aprueba una nueva ponencia que trata de realizar un planteamiento, que aunque no carezca de ambición en sus objetivos, sea más adecuado a la realidad del momento.

    Este trabajo es Bases teóricas de la Guerra Revolucionaría, elaborado por José Luis Zalbide. En él se renuncia expresamente a copiar experiencias ajenas, de las que sin duda hay que aprender, para intentar definir las características de un proceso propio. En este sentido, en lugar de plantearse un escenario de confrontación abierta de carácter general o guerrillero, la Guerra Revolucionaria pasa a concebirse como un proceso ascendente de endurecimiento del conflicto de características ceñidas a la realidad vasca:
    “Llamamos Guerra Revolucionaria al proceso Político-Militar que tiene por meta la autodeterminación del pueblo vasco; haciendo evidente la calidad ocupante del sistema actual, y que con este fin usa del mecanismo Acción-Represión repetido en espiral ascendente.38
    38. Bases teóricas de la Guerra Revolucionaría, en Documentos Y, tomo 3, LUR, Donostia, 1979, p. 515

    La idea central de este estudio es la que ha pasado a la historia como espiral acción-represión-acción. El trabajo define así este concepto:
    “Supongamos una situación en la que una minoría organizada asesta golpes materiales y psicológicos a la organización del Estado, haciendo que éste se vea obligado a responder y reprimir violentamente la agresión. Supongamos que la minoría organizada consigue eludir la represión y hacer que ésta caiga sobre las masas populares. Finalmente, supongamos que dicha minoría consigue que en lugar de pánico surja la rebeldía en la población, de tal forma que ésta ayude y ampare a la minoría en contra del Estado, con lo que el ciclo acción-represión está en condiciones de repetirse, cada vez con mayor intensidad”.39
    39. Ib., p. 514.

  19. #19

    Default

    ETA asume que el desencadenante de la lucha va a ser una "minoría organizada", quedando descartadas opciones insu­rreccionales. Además, va a tener en cuenta que un proceso de es­tas características es suficientemente complicado como para definir cuidadosamente las etapas de desarrollo del mismo a fin de no anticipar acciones antes de que existan las condiciones para ellas. Así ETA definirá tres etapas generales en este proceso:



    1) La que tiene por objeto hacer conocer la existencia de la orga­nización revolucionaria.

    2) La preparatoria de las condiciones necesarias a las acciones que traerán derramamiento de sangre.

    3) La que usa de medios, incluso violentos, para seguir ampliando la espiral revolucionaria.40

    40. Ib., p. 516.



    Según la organización, el trabajo desarrollado durante los años de existencia de la misma ha permitido que la primera etapa pueda darse por cumplida. Eso significa que se está en la segun­da etapa. Para este período ETA marca unos objetivos que debe­rán cumplirse antes de pasar a la última fase de la confrontación:

    1) Una estructura que aguante la represión de actos violentos.

    2) Una preparación de los grupos que garantice la impecable eje­cución de las acciones a todos los niveles.

    3) Que las masas conozcan qué es ETA y no estén en contra.

    4) Existencia de grandes medios de propaganda.41

    41. Ib., p. 517.

    El siguiente paso es adecuar la estructura a las necesida­des planteadas por la nueva táctica y así, a nivel organizativo y de funcionamiento la IV Asamblea es la plasmación de los re­querimientos de la ponencia aprobada. La figura del buruzagi, que había tenido poco peso real, desaparece sustituyéndose por una dirección totalmente colegiada, el Aginte Batzorde (Co­mité Ejecutivo), compuesto plenamente por miembros libera­dos, entre los cuales se encontrarían los responsables de las siguientes áreas: Información, Militar, Oficina Política, Organiza­ción Paralela y los de los herrialdes. Esta configuración trata tanto de crear las bases para una acción armada, a través de las ramas militar y de información, como para el Trabajo político popular a través de la organización paralela.



    Todo ello se realizará bajo la supervisión de una dirección renovada cuyos miembros más destacados serían iturrioz, Eskubi Zalbide y de la que desaparecerán algunos militantes histó­ricos. El nuevo responsable de la Oficina Política, Patxi Iturrioz, es el más destacado responsable de la línea obrerista. A él y a su grupo se les ratificará en la tarea de elaborar el Zutik, la cual llevaban desempeñando desde el "affaire de la Sota", lo que pro­vocará una profundización de la línea ideológica obrerista de esta publicación. También se decide crear una escuela de for­mación y reorganizar las delegaciones de ETA en el extranjero.



    Ante la precariedad de la situación económica, y la necesi­dad de dar pasos encaminados a desatar la espiral, la organi­zación decide aprobar la comisión de atracos ("requisas"!, como medio de financiación. Hasta ese momento la tesorería había sido uno de los talones de Aquiles de ETA, ya que las fuentes de financiación eran insuficientes. El poco dinero dis­ponible se utilizaba para garantizar la supervivencia material de los liberados, que literalmente pasaban hambre, quedando la adquisición de armamento o incluso de medios de propa­ganda muy limitada. ETA hará públicos en agosto de 1965 los términos de la decisión tomada, ante lo novedoso que suponía esta práctica en las acciones de resistencia llevadas a cabo hasta el momento:

    En razón de! aumento de necesidades inherente a la presente eta­pa, se comenzará a efectuar, en determinadas circunstancias e in­dependientemente de la ayuda popular, la requisa de medios necesarios a la lucha revolucionaria. Estas medidas serán tomadas con extraordinaria prudencia y en ningún caso se lesionarán los bienes materiales de una persona que necesite de ellos para vivir con dignidad '

    42. "Comunicado al pueblo vasco". Zutik 32, agosto de 1965, p 8.



    ETA tiene tras esta asamblea una planificación táctica ambi­ciosa pero realista y trató de adecuar su estructura a las necesi­dades de esa línea de intervención. También decidió conseguir la financiación necesaria para llevar a cabo sus propósitos. Con­taba además con una creciente simpatía entre la población, que en general iba adquiriendo la conciencia de la necesidad de lu­char frente al franquismo, y demostró la capacidad de recupe­rarse de los golpes represivos. Todo indicaba que ése iba a ser el arranque de una etapa de expansión de la organización. Sin embargo, en los meses siguientes ETA vivirá una profunda crisis que le llevará a padecer la primera escisión de su historia ¿La ra­zón? las diferencias ideológicas que se suscitarán en torno al modelo de socialismo a aplicar en el proceso de liberación so­cial de Euskal Herria

  20. #20

    Default

    Capítulo IV

    La V Asamblea:

    La madurez política de ETA

    ETA TRAS LA IV ASAMBLEA





    Desde que el control de la redacción de Zut'ik pasara a manos del grupo de Iturrioz, a principios de 1965 y a partir del número 27, el cambio de tendencia hacia las posiciones obreristas es notorio. Aunque conviven artículos de tono revolucionario con otros aún alineados con la línea de la época Ekin, el cambio es tan claro que en un momento tan temprano como julio de 1965, mes en el que se realiza la IV Asamblea, la redacción dé la revista ha percibido la inquietud provocada por esta nueva orientación:

    "Algunos nos acusan de que estamos desnacionalizándonos. Antes palabras como EUZKADI, ETNIA, PATRIA, EUSKERA, NACIÓN, VASQUISMO, ocupaban la mayor parte de nuestras publicaciones. Hoy, estas palabras no han desaparecido, pero han cedido el primer puesto a otras como SOCIALIZACIÓN, PLANIFICACIÓN, CULTURA, CONDICIONES OBJETIVAS. ACCIÓN DE MASAS, etc.".11
    43 Zutik 10, iulio dc 1965, p.H.

    Sin embargo no se reconoce cambio de rumbo alguno, sino que se encuadra la nueva línea en un proceso de desarrollo de las ideas socialistas en las circunstancias concretas del País Vasco. La tarea que ETA había asumido, desarrollar un pensamiento socialista coherente con el independentismo y la defensa del nacionalismo, era suficientemente complicada como para provocar dificultades importantes. Aunque tal fusión se había conseguido en los países del llamado Tercer Mundo, en el marco de luchas de descolonización como las de China, Argelia, Cuba o Vietnam, las circunstancias en Euskal Herria eran muy distintas- Por un lado, para la izquierda europea, los desastres que había producido la utilización del sentimiento nacional al servicio de intereses imperialistas eran tan enormes que la palabra nacionalismo se había convertido en tabú. Por otro lado, el nacionalismo vasco del que ETA había surgido era tan conservador que en su seno la palabra comunista suscitaba un rechazo no menor que en el de las fuerzas franquistas.

    Entre un movimiento obrero que recelaba de todo lo que sonara a nacionalismo y un nacionalismo que se espantaba de oír la palabra comunista, ETA trata de integrar lo que ambas filosofías tienen de liberador creando una nueva teoría política. Este intento resultará difícil por lo intrínsecamente complicado y por lo novedoso, pero mientras la liberación social se confía a un socialismo indefinido, de elaboración propia y ajeno a las ambiciosas pretensiones de las diferentes corrientes del socialismo científico, es posible mantener la suficiente ambigüedad como para conservar la cohesión interna En el momento en que muchos militantes de ETA se adentran en e! proceloso mundo de las diferentes escuelas del socialismo la tarea se hará imposible.

    Además, la situación de opresión que padecía Euskal Herria era tan dura que impulsaba a incluir la respuesta armada entre las opciones de lucha, lo que introducía una nueva variable que complicaba aún más el debate. En los próximos años ETA conseguiría superar todos estos problemas, pero al precio de afrontar varias escisiones de importancia. La primera de ellas se estaba gestando inmediatamente después de concluir la IV Asamblea.

    En el verano de 1965 el conflicto interno todavía estaba larvado. La estación transcurrió en la habitual tónica de aquellos años de colocación de propaganda por parte de ETA, sobre todo en las fiestas populares que año tras año iban adquiriendo un carácter más euskaldun, y la represión del Régimen cuya intensidad variaba según el objeto de la misma, siendo por ejemplo muy frecuentes las multas por lanzar gritos subversivos, participar en movilizaciones o incluso, en casos concretos, por tocar el Txistu o hablar en euskera. Durante ese verano ETA diseñó nuevos sistemas que le permitían colocar con seguridad ikurriñas en los cables de alta tensión, que ante lo peligroso de su retirada tenían asegurada su permanencia. Igualmente empiezan a utilizarse los primeros sprays de pintura, en sustitución de los clásicos botes y brochas.

    El 24 de septiembre un comando de ETA procedería a poner en práctica la decisión sobre requisas tomada por la organizacíón. Este grupo interceptó cerca de Bergara a un cobrador ;del Banco de San Sebastián, obteniendo 450.000 pesetas en la acción. Previamente se habían apoderado de un coche y placas de matrícula, con intención de usarlas en ésta y otras acciones. Dos días más tarde losé Luis Zalbide, uno de los participantes, .sufre un grave accidente de tráfico y es detenido e identificado como uno de los autores del asalto.

    44. ETA explicaría lo sucedido a través de dos Zutik de una sola página y lema prácticamente idéntico, los números 33 y 34. Evidenciando una gran voluntad de transparencia, ETA asume la autoría de tos hechos y los justifica política y éticamente, al tiempo que hace una elogiosa semblanza de Zalbide, reconociendo, con cierta Inocencia, su participación en el atraco.

    Zalbide era en esos momentos uno de los más destacados militantes de ETA. Hay que recordar que fue el redactor de la Carta a /os intelectuales y de la ponencia Bases teóricas para la Guerra Revolucionaría, además de ser miembro del Comité Ejecutivo, por lo que esta detención supone un duro golpe '"'

    45 En junio de 1966 Zalbide sería condenado a veinte años de cárcel. Este hecho, unido a sus protestas en prisión y a su propia trayectoria militante, hicieron de él un referente para ETA en esta época.

    Varios militantes deben huir y el nuevo Comité Ejecutivo queda muy debilitado. Esto dejaba el camino aún más libre para que el grupo obrerista acentuara su control sobre la organización, ya que su máximo representante, Patxi Iturrioz, permanecía en el interior.

    Las acciones de ETA continuarán en los meses siguientes, aunque nuevamente ceñidas al plano propagandístico, lo que no es óbice para que la represión retome altos niveles en cuanto a la cantidad de detenidos y las torturas infringidas a los mismos. Las manifestaciones de solidaridad con Zalbide, que había emprendido una huelga de hambre para reivindicar su condición de preso político, son reprimidas. En septiembre de 1965 dos militantes escapan de un control en Amurrio bajo un intenso tiroteo. En octubre |okin Etxabe es secuestrado en Kanpazar por la Guardia Civil que le retiene en el monte durante una noche para intentar averiguar el paradero de su hermano luán losé, militante clandestino de ETA. En diciembre un grupo de militantes de ETA es detenido en Arrásate mientras hacían pintadas; serán torturados y encarcelados. También en diciembre la Guardia Civil matará a un inmigrante clandestino en la muga cuando trataba de eliminar a José María Eskubi, uno de los dirigentes de ETA huidos tras la caída de Zalbide, quien se encontraba a escasos metros del fallecido al producirse los hechos.

    En enero, febrero y marzo de 1966 se repetirían las redadas y torturas contra militantes de ETA y algunos de EGI. En marzo dos ciudadanos portugueses serían detenidos en la frontera y torturados al ser confundidos con militantes de ETA, falleciendo uno de ellos en la cárcel de Martutene días después. Cuatro personas habían muerto ya en los montes de la frontera en operaciones de persecución contra miembros de ETA y otra ha sido abatida al ser confundida con un miembro de la organización. Las órdenes de tirar a matar se extienden incluso ante militantes que están haciendo pintadas. ETA es absolutamente consciente de que algún militante puede morir en cualquier momento por lo que incluso toma medidas al respecto, decidiendo que en tal caso «las embajadas (de España) deben ser atacadas en los diversos países en los que la Federación Exterior tiene fuerzas y militantes».46

    46. Carta de la dirección de ETA citada en Euskadi Ta Askatasuna, tomo 2, p. 38.

  21. #21

    Default

    El nuevo TOP estaba siendo igualmente activo en la realización de juicios contra militantes vascos. En abril de 1965 ETA fijaba en 145 el número de personas que habían sido encarceladas en los últimos cuatro años acusadas de pertenecer a la organización. Era el reverso represivo del importante avance en organización, propaganda y movilizaciones que se había dado en los últimos años.

    En estas duras condiciones, la decisión sobre el Aberri Eguna de 1966 produjo fuertes tensiones internas. Desde círculos abertzales de Iparralde había surgido la propuesta de realizar una convocatoria conjunta en la muga, en las localidades de Irún y Hendaia. Mientras otros agentes, entre ellos ETA, estaban valorando esta iniciativa, llegó la noticia de que el PNV había convocado en Gasteiz un acto que, tratando de revivir la legitimidad del antiguo Gobierno Vasco de la República, contaba con el apoyo de organizaciones como la CNT o el PSOE. Este último se había opuesto a celebrar el acto en Iruñea, al alegar que Navarra no estaba dentro del Estatuto del 36. Estas actitudes, junto con la voluntad de una organización cada vez más a la izquierda de marcar distancias con el PNV, llevaron a ETA a secundar únicamente el llamamiento a la convocatoria Irún-Hendaia de la organización Enbata.

    Reforzando el carácter ideológico de la convocatoria de Irún el Zutik 40, tras aclarar algunos aspectos sobre la negativa ¿el PNV a reconsiderar su convocatoria de Gasteiz, ETA realiza el siguiente llamamiento:

    Frente al Aberri Eguna burgués, un Aberri Eguna obrero. Frente a los planes folkloristas, españolistas, nacionalistas del capital, la ORGANIZACIÓN REVOLUCIONARIA propone unos objetivos precisos a los trabajadores vascos: socialismo internacionalista, en una sola y libre Euskadi.47

    47. Zutík 40, abril de 1966, p. 6, (las mayúsculas son del original|.

    Otros militantes de ETA preferían hacer una interpretación en clave más abertzale a esta misma decisión:
    En el caso actual ante un Gasteiz (mediatizado por los antifranquistas españoles y al que se llama solamente a los vascos del sur) y un Irún-Hendaia (en el que los vascos del norte y del sur se funden en : un simbólico abrazo), el pueblo vasco ha hecho la elección de Irún- Hendaia. ETA ha hecho suya esa elección.48

    48. Zutik edición de noticias n° 122 (30 de marzo de 1966).

    Pero a la postre, ETA sería la única organización que secundaría la convocatoria de Irún por lo que la Policía, que había convertido a esta organización en el objetivo preferente, vio la
    oportunidad de asestarle un duro golpe. La jomada del 10 de Abril el dispositivo que las policías francesa y española desplegaron a ambos lados de la frontera era impresionante. La localidad
    apareció tomada por cientos de policías mientras que todas carreteras de acceso estaban cerradas por los controles; los transportes públicos fueron suprimidos, incluso desde la víspera, la Policía había controlado en otras localidades a grupos de jóvenes que parecían tener intención de acudir a este acto, llegándose a producir detenciones e incluso algunos disparos, zonas montañosas circundantes también estaban ocupadas incluso varios aviones militares patrullaban los cielos.

    En estas circunstancias fueron unos pocos centenares los que consiguieron acceder a Irún, gran parte de ellos militantes de ETA. Éstos sólo lograron concentrase en pequeños grupos que fueron violentamente dispersados por la Policía, que practicó decenas de detenciones e hizo uso de fuego real, provocando al menos dos heridos de bala. En Hendaia 200 personas secundaron la convocatoria. En Gasteiz también hubo controles que dificultaron el acceso de muchos asistentes, pero al final lograron juntarse entre 5.000 y 15.000, resultando detenidas quince personas.

  22. #22

    Default

    Para ETA, la lectura de lo sucedido es compleja. Aunque valorará la importancia del desplazamiento de abertzales a Irún, a pesar de los riesgos físicos, lamentará que no se haya podido celebrar una demostración multitudinaria. En aquellos momentos de creciente respuesta popular a la dictadura, ETA contempla con satisfacción las movilizaciones en las que la población desborda a las fuerzas represivas y logra manifestarse a pesar de las prohibiciones. De hecho, la consigna para el Aberri Eguna era mantenerse agrupados para hacer frente a la Policía, negarse a identificarse, etc. Por eso la no realización de la manifestación provocará un poso de amargura en ETA, que no sabrá valorar que en unas circunstancias en las que un Estado vuelca sus fuerzas represivas en un punto es muy difícil hacerse con el control de la situación.

    Quien sí hará una valoración en clave militar de lo sucedido será Javier Zumalde, el Cabra, responsable de la rama militar de ETA. Para él, la elección de Irún fue un error, ante lo fácil que resultaba para las fuerzas policiales realizar un despliegue como el que realizaron y lo difícil que tácticamente era superar tal circunstancia. Fruto de este malestar Zumalde, que con su grupo se había negado a asistir al acto, abandonará ETA. El grupo escindido, de unos veinticinco miembros, se denominará Grupo Autónomo de ETA y emprenderá una campaña de entrenamiento militar para constituir el embrión de una columna guerrillera. Para ello se adiestrarán en técnicas de guerrilla, realizando simulaciones de combates en las que usarán incluso uniformes, construyendo depósitos en el monte.

    Este grupo, que no formulará un planteamiento político propio significativo, será conocido como “los cabras” por su pintoresco comportamiento y el apodo de su responsable y tendrá como acción más señalada la conocida toma de Garai, en la que este pueblecito vizcaíno fue simbólicamente ocupado durante unas horas el 1º de Mayo de 1966. A finales del 68 la policia detuvo a la mayoria de los componentes del grupo, mientras que otros tuvieron que exilarse. Algunos de estos militantes decubrirán entonces que esta organización estaba al margen de ETA.

    El primero de mayo de 1966 daría a la organización mayores motivos para el optimismo. En Donostia, convocatoria secundada por ETA, miles de personas se manifestaron a pesar
    de las cargas policiales, produciéndose enfrentamientos en el Boulevard y la Parte Vieja. También fueron importantes las movilizaciones y enfrentamientos en Bilbao y en otros puntos.

  23. #23

    Default

    LA ESCISIÓN DE LA OFICINA POLÍTICA (OP)



    Pero el gran problema de ETA estaba en las tensiones internas. Txillardegi se hallaba en el exilio en Bruselas, donde seguía participando todo lo activamente que podía en la vida de ETA, al frente de la Delegación Exterior que coordinaba los grupos en el extranjero. Desde allí había remitido sendos informes de octubre y noviembre de 1965 en los que denunciaba que la organización se estaba españolizando, a la vista del contenido de los últimos Zutík (abandono del euskera, temas casi exclusivamente sindicales, análisis cada vez más centrados en la situación en el Estado español...). A partir del número 38 (febrero de 1966), estas acusaciones se harán más sostenidas. Otros militantes del interior, como Xavier Bareño o los hermanos Etxebarrieta, también expresaron su malestar. Además de los debates ideológicos, la caída de Zalbide y la salida del grupo militar habían sumido a la organización en un parón en la realización de acciones armadas de entidad, manteniéndose eso sí, la actividad propagandística. Algunos creían ver detrás de esta inactividad las decisiones de la Oficina Política o cuando menos su negligencia a la hora de activar la espiral ascendente de lucha adoptada en la IV Asamblea.

    Txillardegi llega a fundar una revista, Branka, en abril de 1966, cuya principal tarea sería «luchar ante todo y sobre todo contra las tesis social-imperialistas»*
    * Txillardegi citado en Euskadi Tu Askatasuna, tomo 2, p. 55. La revista Branka tuvo una vida de siete años, y serviría primero de portavoz oficioso de la línea de ETA y después de un grupo de exiliados vascos afín a lo que se vino a llamar tesis etnicistas o culturalistas.

    Es decir, contra aquellos que en nombre de las ideas de la izquierda revolucionaria trataran de supeditar la lucha de liberación vasca a una estrategia conjunta en el Estado español. Paradójicamente Txillardergi, declarado no marxista y Krutwig, importador de muchas ideas de las corrientes del socialismo más radicales, llegarían a colaborar durante unos meses en la revista Branka, con el propósito común de frenar la línea españolista en ETA.

    La Oficina Política continuará profundizando su teorización sobre la estrategia a seguir, alejándose cada vez más de la línea histórica de ETA. Los números 41, 42 y 43 de Zutik son los que hacen que la situación estalle definitivamente. A lo largo del año 1966 el Régimen había puesto en marcha una operación política destinada a conseguir una mejor imagen ante la comunidad internacional, especialmente ante Europa, habiendo solicitado su ingreso en la CEE. Para ello había adoptado algunas medidas Liberalizadoras, como una amnistía para los delitos de guerra (casi treinta años después de que ésta hubiera concluido), o una Ley de Prensa que en teoría iba a permitir una mayor libertad de expresión. Para finales de 1966 estaba previsto un pseudo-referéndum que apoyase éstos y otros cambios cosméticos. En el ámbito laboral las Comisiones Obreras (CCOO), que se habían unificado bajo el impulso del PCE. eran objeto de una cierta tolerancia, al tiempo que los trabajadores estaban viendo satisfacer algunas de sus demandas. Algunos sectores de la oposición española creyeron interpretar esto como una liberalización del sistema. Los miembros de la Oficina Política, que iban analizando la situación cada vez con una perspectiva más española, compartieron este análisis con afirmaciones como la contenida en el ZUTIK 41:

    «Poco a poco la liberalización del Régimen se nos aparece como una evidente realidad». Entre las influencias sobre la Oficina Política se ha señalado históricamente la del grupo Frente de Liberación Popular (FLP, popularmente conocido como "los felipes"), a través de su sección vasca llamada ESBA, así como la de corrientes de pensamiento de la izquierda emergentes en Europa en esos momentos, denominadas genéricamente la "nueva izquierda".*

    * Sobre la influencia de la nueva izquierda europea ver Bruiñi Luigi "ETA. Historia política de una lucha armada". Pa. 64.. donde se cita a Bruno Trentin: in. Lelio Basso. André Corzo Ernest Mandel corno impulsores de esta línea de pensamiento Ampliamente se cita también al PSU francés como ejemplo de esta corriente Básicamente podría resumirse este planteamiento como la adaptación de la estrategia revolucionaria a unas circunstancias en las que el desarrollo del capitalismo ha proporcionado al sistema mecanismos de legitimación social tan fuertes (aumento de la calidad de vida de los trabajadores, y alienación del pueblo, básicamente que la estrategia revolucionaria ha de re-adecuarse. siendo necesario plantear un proceso de cambios graduales

  24. #24
    Cerdo Capitalista Burreac's Avatar
    Join Date
    Apr 2008
    Location
    Madrid, España
    Posts
    135

    Default

    El Diario Vasco, 19 de septiembre de 2000

    La primera víctima de ETA

    Ernest Lluch. Catedrático de la Universidad de Barcelona *(Asesinado por ETA el 21 de noviembre de 2000)

    A J.R. Recalde

    La primera acción de ETA con resultado de muerte ha sido siempre considerada como significativa puesto que se ha intentado que posea un significado político, una liturgia y una épica trascendentes. Si preguntamos sobre cuál fue la primera unos nos contestarán que el disparo de Txabi Etxebarrieta, a quien conocí como un activo estudiante de Económicas, contra el guardia civil Pardines lo que sucedió el 7 de junio de 1968. Una muerte que fue correspondida con la de su protagonista. Otros afirmarán que fue el asesinato del policía político Melitón Manzanas, de una casta que me vi forzado a conocer, por los mismos meses. Ambos casos pueden tener cierto significado, liturgia o épica para quien no tenga las ideas claras de que cualquier muerte es condenable. Sin embargo, la primera muerte real no tuvo ningún 'heroísmo'. Concretarlo y demostrarlo sacará épica a los que defienden actualmente a la organización violenta y dejará responsabilidades a quienes en los años sesenta y setenta pertenecieron a ella y ahora dan lecciones al mismo tiempo que dan la impresión que 'pasaban por ahí' y que lo peor aconteció, precisamente, al día siguiente de que se dieran de baja.

    Cierto es que desde el mismo momento inicial, el día de San Ignacio de 1959, todos los estudiosos indican que la sexta rama de ETA tenía como responsabilidad emprender 'acciones militares'. Uno de ellos, Francisco Letamendía añade "aunque su actividad en los primeros años es bastante parca". Ser parca no es ser nula por lo que deja el rastro de que algo pasó inmediatamente. El texto anónimo De Santoña-1937 a Burgos-1970, que se considera autoridad sobre la primera etapa violenta de ETA no da prácticamente pista alguna aunque afirma que desde el mismo 1960, retengan la fecha, "miembros destacados de la primera ETA pasaron a residir permanentemente en Euskadi Norte". 1961 con un descarrilamiento de ferrocarril, anótese el medio de transporte, es la fecha que se hace explícita del inicio de acciones violentas.

    Distintas publicaciones indican vagamente que la primera acción violenta fue ya en 1960 con resultado de muerte según me confirma Gurutz Jáuregui. Sin embargo hasta 1992 no hay quien dando pelos y bastantes señales haya precisado que el primer muerto por ETA pudo ser en 1960. Me refiero al severo estudio introductorio a La ética para la paz. Los obispos del País Vasco 1968-1992 realizado por el vicario general, antes y ahora, de la Diócesis de San Sebastián. En la página 20 de las 352 de la introducción expresa con bastante claridad lo que hasta el momento se había escrito en términos muy imprecisos: "en realidad, parece ser que la primera víctima de una acción terrorista de ETA fue la niña de 22 meses Gegoña Urroz Ibarrola, muerta el día 27 de junio de 1960, al hacer explosión un artefacto colocado en la estación de Amara (San Sebastián)". Empecemos a comprobar lo que escribió el mosén.

    EL DIARIO VASCO del 28 de junio indica que a las 19h 10m del día anterior explotó una bomba que afectó a María Begoña Urrosi (sic) Ibarrola de 18 meses que vivía en la calle (la omito) de Lasarte causándole "quemaduras en ambas piernas y brazos, heridas contusas en pierna y pie izquierdos y quemaduras en la cara" ingresando en estado grave en la clínica Perpetuo Socorro. Al día siguiente informa de su muerte a primeras horas de la noche anterior, cuando ya había sido, ahora sabemos, trasladada a su casa. La familia confirma que el bebé se llamaba Urroz y que tenía 22 meses contra lo que dicen los tres periódicos locales. El único punto en el que el mosén no es exacto es en que murió el día 28 y no el 27. La dirección es coincidente, por balconada, con la real. Las otras cinco víctimas sanaron lo que no le fue posible a Begoña abrasada por unas llamas de las que la arrebató un mozo de estación. EL DIARIO VASCO dio cuenta fotográfica y escrita del entierro. Unidad y La Voz de España del funeral.

    ¿Fue ETA? El Ministerio de la Gobernación lo atribuyó a un genérico "separatistas y comunistas". El falangista donostiarra Unidad sugería que era consecuencia de una reunión habida en París entre el Partido Comunista de Francia y de España. Quien conociera al Santiago Carrillo de entonces sabe que es 'metafísicamente' imposible. Consultada la biblioteca de los benedictinos de Lazkao podemos añadir, según recoge la Oficina Prensa Euzkadi del Gobierno Vasco en el exilio, que la agencia United Press International lo atribuyó al Directorio Revolucionario Ibérico de Liberación. Esta era una organización de existencia confusa por lo que la OPE comenta en su nº 3.189 de 1 de julio de 1960 que es "difícil pronunciarse sobre su autenticidad". La publicación del PNV Euzko Deya titula el acto de "estupidez criminal". Lo cierto es que explotaron al mismo tiempo diversas bombas en estaciones de tren con un solo resultado de muerte que seguramente no se buscaba, pero quien juega con fuego, y nunca peor dicho, quema aunque no se queme.

    No hemos encontrado ni en Lazkao ni en publicaciones que ETA se atribuyera la colocación de bombas en 1960. El esperable resultado de una muerte especialmente repugnante debió conducir a una discreción absoluta. La fuente en que se basó el vicario general Pagola era impecable y a partir de ella he podido obtener informaciones comprobatrorias y adicionales. La familia recibió versión oficial de la autoría de ETA y en su entorno vecinal no hay duda de ello. Los detalles son estremecedores y absolutamente previsibles para quien utiliza material incendiario. Una muerte terrible. A la madre de Begoña, que vive, quisiera extenderle toda la ternura desde el 28 de junio de 1960 hasta el final. A sus asesinos que el remordimiento les devaste. Indigno inicio en el pecado original de ETA.
    Y yo sí pongo la fuente. Aquí.
    El socialismo es la filosofía del fracaso, el credo de la ignorancia y el evangelio de la envidia. (W. Churchill)

    Quote Originally Posted by dunkeleith2000 View Post
    El estado no tiene nada que ver con la intervención en la economía

  25. #25

    Default

    La mejor expresión del pensamiento de la Oficina Política queda recogida en la ponencia Por una izquierda socialista revolucionaria vasca, que debía presentarse para su debate en la V Asamblea, pero que, corno veremos, no llegó a ser discutida. En ella se plantea una estrategia que consistiría en propiciar una serie de reformas graduales para conseguir el socialismo. La lucha armada quedaría relegada a una función auxiliar, limitada a acciones de menor entidad. La estrategia de liberación nacional aparece en un segundo término, siendo la prioridad absoluta la creación de movimiento vasco de reunificación de la izquierda. La lucha
    74
    obrera, específicamente la sindical, deberá ser el motor, en contacto con otros sectores sociales, del cambio revolucionario.

    Aunque este planteamiento no fuera conocido en su integridad antes de la V Asamblea por toda la militancia de ETA, y menos aún por su entorno social, la línea del Zutik iba reflejando partes de la misma. Las opiniones de la Oficina Política iban a resultar erróneas para gran parte de la base social de ETA. El ZUTIK42 (verano de 1966) sería muy polémico y en algunos lugares los militantes lo destruyeron en lugar de repartirlo, ya que en realidad era un largo y complicado análisis centrado en la evolución política del Estado español. Las alusiones a Euskal Herria eran residuales. Los movimientos para hacer frente a lo que se calificaba en diferentes ámbitos como desviacionismo comienzan y se generaliza la petición de realizar una nueva asamblea. Los dirigentes de la primera generación de ETA fueron muy activos en esta tarea. Txillardegi jugó un papel desencadenante de la denuncia, y Julen Madariaga, desde París, contactó con los que fueron los verdaderos ideólogos de la respuesta a la OP.

    Éstos eran un grupo de jóvenes militantes que defendían una vía que se denominaría nacionalismo revolucionario, diferente tanto a la de Txillardegi (cuIturalista y socialista-humanista) como a la de la OP (obrerista). Para ellos compatibilizar el marxismo y el abertzalismo era posible. Desde París pasarán al interior Eskubi, Bareño y lesús Mari Bilbao, que a instancias de Madariaga contactarán con los hermanos Etxebarrieta, José Antonio y Txabi. Este grupo tendrá una importancia clave y redactaran un documento relevante, el conocido como Informe Verde. Krutwig y otros militantes leerán y estarán de acuerdo con este trabajo, por lo que el cuerpo ideológico que saldrá adelante en la V Asamblea queda más o menos constituido. La obra La cuestión vasca que Krutvvig publicaría a finales de 1965 con el sello de ETA, había proporcionado argumentos a este sector. Esta obra, además de reiterar su visión crítica hacia el PNV y de proponer nuevos referentes históricos como fundadores del nacionalismo vasco, aporta una novedad que tendrá gran importancia organizativa en los próximos años: la idea de la estructuración de la lucha en "frentes" tomada del vietnamita Trung Chinri.

    Finalmente se fijará una fecha para la asamblea general, diciembre de 1966. Cuando en el Zutik 43 (septiembre de 1966), en el que nuevamente no se hace mención alguna a la problemática nacional, se pide la participación en las elecciones sindicales a través de las Comisiones Obreras, cuando toda la oposición, excepto el PCE y ESBA, pedían el boicot, para muchos rebosa el vaso de la paciencia. La presión de amplios sectores de la militancia obliga a la convocatoria de un Comité Ejecutivo especial que se celebrará en Mutriku el 20 de noviembre de 1966 en el que por unanimidad se aprueba la expulsión de ETA de Patxi Iturrioz y del resto de componentes de la Oficina Política.*
    * Patxi Iturrioz era también miembro del ejecutivo, pero no fue convocado a esta reunión.

Similar Threads

  1. Acceso solo a usuarios registrados
    By Le Rouge in forum La Marranera
    Replies: 177
    Last Post: 11-10-14, 12:15 PM
  2. INTERVENCIONISMO DE LA MAFIA VATICANA EN MÉXICO
    By n3p in forum Politica Mexicana
    Replies: 37
    Last Post: 08-04-11, 08:55 PM
  3. SE BUSCA
    By Antibush in forum Política Internacional
    Replies: 54
    Last Post: 07-10-07, 03:35 PM
  4. ION KIPUR
    By FURIUS2006 in forum Política Internacional
    Replies: 3
    Last Post: 04-10-06, 03:54 PM
  5. Lucha social: siglo XXI
    By FURIUS2006 in forum Foro Libre
    Replies: 1
    Last Post: 05-05-06, 04:44 PM

Bookmarks

Posting Permissions

  • You may not post new threads
  • You may not post replies
  • You may not post attachments
  • You may not edit your posts
  •