Results 1 to 7 of 7

Thread: + intervencion extranjera (Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación 07-13)

  1. #1

    Default + intervencion extranjera (Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación 07-13)

    Caracas fomentará grupos antiimperialistas en México

    El gobierno de Venezuela planea fomentar y fortalecer grupos "alternativos antiimperialistas" en México y Centroamérica, a fin de neutralizar la acción de Estados Unidos en la región

    "El Universal" afirmó que el proyecto forma parte del Plan de Desarrollo Económico Social 2007-2013, que el presidente Hugo Chávez anunció recientemente como el primer plan socialista de la nación.

    Indicó que uno de los lineamientos del plan pretende fortalecer los "movimientos alternativos en Centroamérica y México en búsqueda del desprendimiento del dominio imperial".

    El rotativo dijo que este planteamiento se dio a conocer a la Asamblea Nacional, cuando apenas se están "restableciendo las relaciones entre México y Venezuela a nivel de embajadores".

    Ambos países retiraron a sus representantes diplomáticos en noviembre de 2005 y no fue hasta el mes pasado que el ex canciller venezolano Roy Chaderton presentó sus cartas credenciales al presidente mexicano Felipe Calderón.

    Por su lado, el diplomático Jesús Mario Chacón entregó el sábado copias de sus cartas de estilo al ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Nicolás Maduro.

    Según la versión de prensa, con el plan se pretende "neutralizar la acción del imperio fortaleciendo la solidaridad y la opinión pública de los movimientos sociales organizados".

    Agregó que en un objetivo más general, el proyecto establece la creación de una estrategia mundial para la "movilización de masas en apoyo al proceso revolucionario" bolivariano de Venezuela.

    El diario recordó que antes del retiro mutuo de embajadores por el impasse entre Chávez y el entonces presidente de México Vicente Fox, a finales de 2005, el gobierno mexicano denunció la organización de células "bolivarianas" en su territorio.

    Estas células supuestamente efectuaron actividades de apoyo en las elecciones presidenciales de México el año pasado al candidato opositor Andrés López Obrador.

    El Plan de Desarrollo 2007-2013 plantea "una conducción multipolar de la política mundial" que se basa en "la creación de nuevos bloques de poder", según mencionó el diario.

    Añadió que a este efecto, se identifican siete áreas de interés geoestratégicas: América Latina y el Caribe; Irán, Siria, Bielorrusia y Rusia; China, Vietnam, Malasia y zonas circunvecinas, Europa, Africa, Organización de Países Exportadores de Petróleo y finalmente América del Norte.

    Sobre la primera área, señala que Venezuela se propone la construcción del nuevo Mercosur, hacia la conformación de la Comunidad Suramericana de Naciones.

    Asimismo, buscará la consolidación de un "eje de liderazgo Cuba-Venezuela-Bolivia" para impulsar la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA).

    Con Estados Unidos, el plan no prevé ningún planteamiento de colaboración con Washington, pero establece un incentivo a los grupos de solidaridad con la revolución bolivariana, e incrementar apoyo a los sectores "excluidos de la sociedad norteamericana".

    http://www.cadenaglobal.com/Default....53258&Sec=%205

    http://www.eluniversal.com/2007/10/0...r_517140.shtml




    Last edited by Bisonte; 07-10-07 at 07:15 PM.

  2. #2
    ... heladero's Avatar
    Join Date
    May 2007
    Location
    Si hoc legere scis nimium eruditionis habes
    Posts
    1,460

    Default

    bueno los que empezaron eso no fueron ellos La estrategia de EEUU contra Venezuela El gobierno de los EEUU ha decidido incrementar su estrategia desestabilizadora contra Venezuela con tácticas y estrategias que recuerdan, cada vez más, a lo ocurrido durante la Administración Reagan contra la Nicaragua sandinista: utilización de los medios de prensa, tanto escritos como audiovisuales, para generar en la opinión pública mundial la sensación de que el presidente venezolano, Hugo Chávez, es un individuo peligroso, una especie de paria internacional al que no debe dársele credibilidad alguna, ni aunque haya ganado todas las elecciones a las que se ha presentado, y al que hay que retirar lo antes posible del poder.

    La última maniobra puesta en marcha con éxito, y seguida con entusiasmo por la gran mayoría de medios de formación de masas occidentales, ha sido la compra de armas a países como Rusia, Brasil o España.

    Con la Venezuela bolivariana se ha intentado casi todo: incentivar y apoyar un golpe de estado; reconocer al efímero presidente golpista; alentar y apoyar una huelga de la industria del petróleo que pudo provocar una quiebra irresoluble de la economía venezolana; alentar y apoyar a una oligarquía corrupta hasta la náusea que se negó a reconocer el fracaso del referéndum revocatorio -reconocido en la Constitución aprobada tras el acceso de Chávez a la presidencia-; alentar, participar y apoyar el secuestro del integrante de las FARC, Rodrigo Granda, en Caracas violando la soberanía de Venezuela; alentar un posible enfrentamiento directo con Colombia... Todo ello fallido, menos el caso del guerrillero secuestrado.

    Ahora, en una estrategia que recuerda a la desestabilización a que fue sometida la Nicaragua gobernada por el Frente Sandinista de Liberación Nacional, que también ganó unas elecciones democráticamente en 1984, por la Administración Reagan, se da un paso más, una vuelta de tuerca en la que participan de forma entusiasta los llamados medios de comunicación, los medios de formación de masas occidentales: el supuesto rearme de Venezuela y la “amenaza para la democracia” que ello supone.

    Pero antes ha habido toda una batería de declaraciones de los principales miembros de la Administración Bush preparando el terreno, desde Condolezaa Rice a Donald Rumsfeld, desde Porter Goss (director de la CIA) a Roger Noriega (secretario adjunto de estado para América Latina). El ascenso de Noriega en la Administración Bush es especialmente llamativo puesto que tuvo una estrecha relación con la contrarrevolución nicaragüense en la década de los 80, ayudó al ultraderechista Jesse Helms en el Comité de Relaciones Exteriores para la elaboración de la famosa Ley Helms-Burton que endurecía en embargo contra Cuba, en 1996, y ha jugado un papel crucial en el derrocamiento del presidente electo de Haití, Jean Bertrand Aristide, en marzo de 2004.

    Y el pasado 31 de marzo el portavoz del Departamento de Estado, Richard Boucher, no tuvo reparo alguno en hacer un llamamiento a los países latinoamericanos sobre el supuesto “papel desestabilizador” que juega la Venezuela bolivariana en América Latina.

    Pero son los medios de comunicación quienes se han situado en primera línea en esta estrategia deslegitimadota de la revolución bolivariana. The Washington Post, The Angeles Times, The Wall Street Journal, The Miami Herald, Fox News y otros muchos vienen emitiendo desde primeros de año opiniones contrarias a las medidas sociales puestas en marcha en Venezuela (las famosas misiones), a su presidente, a la política exterior que viene realizando y sobre las hipotéticas relaciones con la guerrilla colombiana.

    Hay quien ha abogado directamente por intervenir desde el exterior para provocar el cambio de régimen, y se ha acentuado la campaña utilizando la reciente venta de armas que han realizado Rusia, el Estado español y Brasil a Venezuela al considerarla, ni más ni menos, que “una amenaza para la seguridad nacional de los EEUU”.

    La manipulación informativa, la desinformación y la mentira forman parte de la razón de ser de la política exterior de los EEUU. Un recorrido por la historia sólo en América Latina nos lleva a la Guatemala de 1954, gobernada por Jacobo Arbenz, derrocado por un golpe militar, que también sufrió una campaña similar por haber comprado a Checoslovaquia equipos militares y agrícolas para la reforma agraria que implementaba. Pero es con la Nicaragua sandinista cuando esta estrategia se puso en funcionamiento de forma sostenida en el tiempo, con éxito, todo hay que decirlo, y cuyo recordatorio debe estar muy presente ante la repetición, casi como una fotocopia, en la situación actual de la campaña de desprestigio contra Venezuela.

    Un documento publicado por la Universidad George Washington, recientemente desclasificado por el Archivo de la Seguridad Nacional, pone de manifiesto cómo se enviaba al Director de Comunicaciones de la Casa Blanca una estrategia de intervención en los mismos medios de comunicación que ahora son utilizados en la estrategia contra Venezuela (The Wall Street Journal, The Washington Post, The New York Times, Newsweek, NBC, CNN, CBS, etc) contra la Nicaragua sandinista, operación denominada en el documento “Propaganda Blanca”, basada en dar cobertura a las opiniones de líderes de la contra como Alfonso Robelo, Arturo Cruz y Adolfo Calero, e instrucciones para calificar como “combatientes de la libertad” a los contrarrevolucionarios nicaragüenses, en su gran mayoría somocistas [1]

    En ese documento se menciona a Otto Reich como el principal diseñador de esta estrategia de producir diversas clases de propaganda e información que fuese en la línea de la política exterior de los EEUU, especialmente contra Nicaragua. Estos mensajes se diseñaban para convencer a la opinión pública mundial de que considerasen a los contras como “luchadores de la libertad contra la tiranía sandinista” y criticar al gobierno sandinista como “violador de los derechos humanos”, “vulnerador de la libertad de prensa” y de tener vinculaciones “con el terrorismo internacional”. Exactamente igual que se hace hoy con Venezuela.

    A finales del pasado mes de marzo, los medios de comunicación estadounidenses considerados más importantes e influyentes se hicieron eco de las declaraciones de Rumsfeld en Brasilia sobre la compra por Venezuela de armas (fusiles y helicópteros a Rusia), algo que no era nuevo puesto que ya se había venido criticando desde el mes de noviembre del año pasado, pero a partir de ahí se abrió la veda llegando a su cenit con los acuerdos recientemente firmados entre el Estado español y Venezuela sobre la compra de fragatas y otro equipamiento militar. Pero hay que tener en cuenta que esta campaña se lanza en paralelo a la convocatoria del Primer Encuentro Fuerza Armada-Pueblo con el que Venezuela quiere realizar los primeros pasos para un cambio en la política de defensa en la que haya una mayor participación e implicación popular.

    La nueva doctrina venezolana de defensa consiste en una mayor imbricación entre Ejército y pueblo para enfrentar a un enemigo superior, tecnológica y numéricamente, puesto que Venezuela es un país de enorme riqueza petrolera y con una posición geopolítica envidiable, y se incluye en uno de los diez objetivos estratégicos anunciados por Chávez en la que ya es una nueva etapa de la revolución bolivariana que está poniendo en marcha. El propio Chávez, en su programa “Aló, Presidente”, del pasado 3 de abril afirmó que “el pensamiento militar venezolano ha iniciado el debate de ideas libres para la conformación de nuevas estrategias cívico-militares, en pro de la defensa de la soberanía nacional”.

    Para no dejar ningún cabo suelto, también se ha producido, cómo no, la denuncia sobre la supuesta “violación de la libertad de expresión” en Venezuela. El diario The Washington Post publicó el día 31 de marzo un artículo titulado “La censura de Chávez, cuando el irrespeto le pueda llevar a la cárcel” en el que se habla de persecución a los periodistas y de censura -en un país donde se hace apología del golpismo y de la intervención extranjera para derrocar al gobierno cada día, llegando a publicar hasta 13.000 (trece mil) anuncios animando a la huelga general durante la huelga petrolera- cuando no se ha cerrado ni uno sólo de ellos, y de que Chávez ha puesto en peligro “la democracia más próspera y estable de Latinoamérica” -cuando casi el 80% de la población está sumida en la pobreza, de la que está saliendo ahora gracias a la política económica desarrollada por el gobierno bolivariano-. Es sólo un botón que va! lga de muestra de lo que está aconteciendo y frente a lo que la solidaridad antiimperialista tiene que salir al paso para evitar una situación como la de Nicaragua. ¿Guerra contra el narcotráfico o la militarización de México? La frase "guerra contra el narcotráfico" fue inventada e utilizada por primera vez por el Presidente Richard Nixon en 1971, en un contexto político muy parecido al actual estadounidense. Empantanado en una guerra que no podía ganar, con un déficit comercial e inflación rampante, en este año Nixon declaró que las drogas eran el "enemigo público número uno".

    Nixon entró a la presidencia con la promesa de mano dura contra el crimen. Se dio cuenta que por las características del problema y las responsabilidades principalmente de los estados en el asunto, en realidad tenia pocas posibilidades de tener un impacto grande desde el ejecutivo. Para dar un papel espectacular y preponderante al gobierno federal, creó de un problema preocupante, una verdadera crisis de drogas a través de la manipulación de las estadísticas.

    Si este contexto histórico suena parecido es que la invención de la guerra contra las drogas tuvo un objetivo primordial que también se aplica al caso de México hoy—expandir extralegalmente los poderes de la presidencia y consolidar una imagen de líder fuerte frente a la sociedad y en medio de circunstancias difíciles y debilidades políticas. Según varios análisis, se trataba de una manipulación de miedo para ganar poderes de emergencia—incluyendo detenciones preventivas, espionaje, redadas, etc.

    Después de lanzar la "guerra contra el narcotráfico" Nixon crea varias agencias anti-droga que tienen en común que reportan directamente al presidente y no pasan por la supervisión del Congreso: el Departamento para la Aplicación de las leyes anti-droga, y después la DEA, una súper-agencia combinando agentes del Agencia de Narcóticos y Drogas Peligrosas (BNDD), Aduanas, la CIA y la Oficina contra el abuso de las drogas para coordinar esfuerzos locales y federales (ODALE).

    Con la creación de estas agencias federales, la presidencia restó de los estados y municipios el poder de combatir las drogas en el marco de un problema comunitario o de salud, y de paso estableció agencias bajo el mando directo del presidente. Esto tendrá grandes repercusiones en el equilibrio de poderes. No es casual que exactamente un año después de anunciar la guerra contra el narcotráfico—el 17 de junio de 1972—un grupo de personas que se conocieron en estas nuevas agencias anti-droga coordinadas por el ejecutivo llevaron a cabo otra encomienda de su presidente: el robo de las oficinas del partido demócrata en el hotel Watergate.

    A pesar de que, como todos sabemos, Nixon cayó víctima de su propia arrogancia y excesos, nos dejó con la guerra contra el narcotráfico, un modelo que sigue siendo fundamental para mantener el control en la sociedad estadounidense. La criminalización de los consumidores de drogas ha llevado al encarcelamiento de una gran parte de las poblaciones latina y africano-americana, el enfoque en la producción y abasto en lugar del consumo permite obviar en el discurso los profundos problemas internos de la sociedad estadounidense y la mano dura canaliza fondos gubernamentales a fortalecer las fuerzas policiacas en lugar de gastar el mismo dinero en programas de salud y educación pública en las comunidades.

    Pero quizás donde más ha sido útil el modelo es como una herramienta para mantener el control geopolítico. Elevar el tráfico de drogas a un asunto de seguridad nacional le ha permitido intervenir en la política de los países productores de droga y de transito.

    Sin duda, el caso clásico de injerencia estadounidense en un país a través del modelo de la guerra contra el narcotráfico ha sido el Plan Colombia.

    Plan Colombia
    Desde el año 2000 cuando empezó, EEUU ha enviado aproximadamente 4.3 mil millones de dólares al gobierno colombiano supuestamente para la lucha contra las drogas; 76% a las fuerzas militares. Ha sido un fracaso rotundo. No es necesario repetir los resultados—el precio de cocaína en EEUU ha bajado, tiene mayor pureza, y según un congresista la superficie del territorio colombiano cultivado en coca ha incrementado 42%.

    Además de su absoluta falta de eficacia en detener la producción, procesamiento y transito de drogas, el Plan Colombia se ha utilizado para apoyar a la derecha colombiana en su guerra contra las insurgencia. El analista Frank Smyth señala que en 2001 Colombia ya había superado a El Salvador como el esfuerzo contrainsurgencia estadounidense más grande desde Viet Nam. Después de unos años, el Plan Colombia fue ampliado formalmente para autorizar el uso de la ayuda militar en la guerra interna y en particular en contra de las FARC.

    Con la llegada de armamento y dinero para las fuerzas militares, la violación de derechos humanos, el desplazamiento de comunidades enteras y el asesinato de civiles también han aumentado de manera tan alarmante que hasta el Congreso de los Estados Unidos está preocupado. En la autorización de nuevos fondos para Plan Colombia, la Cámara de Representantes aprobó una versión que reduce la ayuda militar por 30 millones (36%), pone condicionamientos en materia de derechos humanos, y reduce las fumigaciones. El total de la asistencia al gobierno colombiano sigue siendo enorme—65% militar en este presupuesto comparado a 80% antes. Sin embargo, junto con el probable rechazo a aprobar el TLC con Colombia debido a las violaciones de derechos humanos, marca un mínimo reconocimiento de que la política anti-droga de Plan Colombia no funciona.

    Desde el Plan Colombia al Plan México
    Ahora a pesar del desastre del Plan Colombia se plantea el Plan México en términos que parecen ser muy similares. En mayo el presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes Silvestre Reyes dijo que México necesita mayor apoyo en su lucha contra el narcotráfico al estilo de Plan Colombia. El Plan México, implicaría programas de cooperación, entrenamiento, intercambio de información y recursos. Inmediatamente la frase salió en los medios y fue desmentido por el gobierno mexicano.

    Llame como se llame, es evidente que estamos frente a una acción coordinada de militarización en nombre de la seguridad, y que el modelo implica una etapa de mucho mayor participación de Estados Unidos. Esta participación se da en cuatro niveles: primero en la planeación de medidas nacionales y locales de seguridad, segundo en el entrenamiento de policías y elementos del ejército y de los cuerpos de investigación, después en la ejecución de acciones y políticas de seguridad y de "guerra contra el narcotráfico" en territorio mexicano.

    Esta etapa de colaboración entre México y Estados Unidos en asuntos de seguridad empezó formalmente con el Acuerdo de Seguridad y Prosperidad de América del Norte. Anteriormente existían acuerdos de colaboración entre la defensa y los cuerpos policíacos de los dos países, sin embargo con el ASPAN se inicia la tarea de construir una agenda tri-nacional de seguridad sin precedentes, que en lugar de enfrentar, invadir o someter a la fuerza a México como ha hecho EEUU en el pasado, busca cooptar el estado mexicano en el marco del TLCAN, haciendo que el país acepte una serie de obligaciones relacionadas a la seguridad de los Estados Unidos.

    Fechas clave en este proceso son la reunión en Mérida en marzo entre los presidentes Bush y Calderón y la reunión el 11 de enero entre el Procurador de EEUU Alberto González y de México Eduardo Medina Mora. En esta última reunión se acordaron según la prensa nacional una serie de acciones incluyendo la construcción de un sistema bilateral de identificación de traficantes, un diagnóstico de las policías mexicanas, el envío de ocho aeronaves para la detección e intercepción de aviones con cargamentos de droga, y que agentes de la DEA participen como supervisores de labores de erradicación. También por estas fechas el DEA anunció su intención de colocar agentes en otros puntos en la frontera, entre ellos Matamoros y Nuevo Laredo.

    Sería una simplificación decir que el Plan México sea una copia fiel o la sustitución del Plan Colombia en los designios geopolíticos de EEUU para la región. Sin embargo, un análisis del Plan Colombia en el contexto mexicano resulta interesante, e igual que el análisis del origen de la guerra contra el narcotráfico en EEUU da unas pistas de por donde vamos.

    Entre los rasgos principales del Plan Colombia que podrían aplicar o están aplicando en México están:

    El creciente papel del ejército en la sociedad. En México el ejército es una institución fuerte pero malentrenado para combatir el narcotráfico. Su uso en estas tareas está llevando a graves violaciones de derechos humanos.
    La expansión de las fuerzas paramilitares, la presencia de mercenarios, y empresas privadas inclusive extranjeras en tareas de seguridad. En México el problema de los paramilitares es serio en Chiapas y con la militarización se espera que empeore por la sencilla razón de que tarde o temprano con el aumento de armas estos llegan a sus manos.
    La ampliación de la guerra contra el narcotráfico a la represión de disidentes y contrainsurgencia.
    También hay importantes diferencias entre México y Colombia. México no vive una guerra ni está en jaque el control de grandes partes del territorio nacional. Y otro factor que distingue un Plan México de un Plan Colombia es la relación específica entre México y Estados Unidos, en particular la proximidad geográfica y la dependencia economía que existe después de 13 años del TLCAN. Estos factores aumentan el riesgo de pérdida de soberanía nacional.

    Hasta ahora el resultado principal de la guerra contra el narcotráfico de Calderón ha sido desatar la violencia en varias regiones del país. En marzo, el número de policías ejecutados había subido 50% respeto al año pasado. Para finales de mayo habían más de 1,000 asesinados relacionado con el narcotráfico. La muerte, extradición o detención de capos lleva a batallas para la sucesión sin acabar con la producción y tránsito de la droga. La cantidad y bajo precio de las drogas en las calles de las ciudades estadounidenses es el mejor indicador de que el tráfico no ha afectado el flujo constante de drogas hacía los mercados del consumidor número uno en el mundo—EEUU.

    En resumen, la historia nos muestra que el modelo de "la guerra contra el narcotráfico" tiene una serie de objetivos ocultos y resultados anti-democráticos que atentan contra la paz y la soberanía.

    En la guerra contra el narcotráfico, se confluyen los objetivos de EEUU con los intereses del gobierno de Felipe Calderón. Los Estados Unidos busca extender su presencia militar y su hegemonía en la región, y lo ha hecho bajo el modelo del ASPAN, de la guerra contra el terrorismo y la militarización de la frontera, y ahora en la guerra contra el narcotráfico. Con mayor coordinación entre las fuerzas de seguridad, su participación en la formación de agentes y soldados, y su injerencia en el diseño de las políticas de seguridad en México, por lo pronto no hace falta tener mayor presencia de tropas. La promesa de cantidades de recursos y ayuda militar al estilo Plan Colombia es suficiente para asegurar que el gobierno mexicano siga el guión de seguridad escrito en Washington.

    Por otro lado, Felipe Calderón—un presidente débil y con poca credibilidad popular—decidió desde el primer día de su presidencia seguir la receta de los gobiernos tambaleantes de construir un enemigo externo para consolidar su posición, apoyado por el aparato militar, y con el uso de la represión ó la amenaza de represión. La militarización del país constituye una medida preventiva en una coyuntura en que no tiene garantizado el control social.

    Resumiendo
    Primero, este modelo funciona en la práctica para ampliar el poder de la presidencia. Desde el inicio del modelo esto es uno de sus propósitos principales. Fortalece el poder ejecutivo sin contrapesos y transparencia, quitando poderes de los otros niveles de gobierno y restringiendo los derechos ciudadanos.

    Segundo, promueve la militarización de la sociedad y construye un poder de facto de fuerzas especializadas con pocos controles legales o sociales. El modelo de enfrentar el tráfico, venta y consumo de drogas con medidas militares, aumenta la violencia y debilita las instituciones democráticas. En países donde estas sean débiles puede causar severos retrasos en una transición a la democracia.

    Tercero, invariablemente se extiende a una guerra contra la oposición política en países en donde se ha aplicado, borrando la línea entre la lucha contra el narcotráfico, el terrorismo, y los disidentes.

    Cuarto, existe una clara amenaza a la soberanía nacional bajo este esquema. Otra vez viendo el Plan Colombia, se ha desarrollado una economía dependiente de la ayuda militar desde afuera, y la imposición de un modelo de lucha contra el narcotráfico que no solo no ha tenido resultados, sino que ha profundizado la violencia y la destrucción social y ambiental de gran parte del territorio, creando un círculo vicioso de miedo y caos que se utiliza para justificar la continuación de la intervención extranjera. Sólo la vigilancia de grupos ciudadanos y de derechos humanos en EEUU lograba que se mantuviera un tope al número de soldados EEUU en territorio Colombiano, y hubo un incremento paulatino de mercenarios estadounidenses de empresas particulares sub-contratados para llevar a cabo funciones militares bajo el Plan Colombia.

    El Plan México contempla el entrenamiento de las fuerzas mexicanas bajo el esquema de EEUU y en particular del gobierno de George W. Bush. Se amplia la red de agentes anti-drogas y aduanales estadounidenses que opera en el país, y se reduce el espacio para aplicar políticas basadas en las prioridades nacionales y no en la agenda de seguridad nacional del gobierno de los Estados Unidos.

    En este sentido, el ASPAN, la Guerra contra el Terrorismo de Bush, y la guerra contra el narcotráfico de Calderón son todos aspectos de una estrategia para ampliar la hegemonía de los Estados Unidos en la región, pasando por la consolidación de un gobierno de dudosa legitimidad en México que garantice sus intereses.
    NO SE PUDO GANAR.
    QUE LASTIMA...
    LO ÚNICO QUE FALTABA ERA LEVANTAR LA COPA.
    PERO IGUAL.........
    GRACIAS PLANTEL POR LLEGAR HASTA LA FINAL DE LA LIBERTADORES,
    MUCHAS GRACIAS..


    http://www.youtube.com/watch?feature=pl ... o8I36JF2LU

  3. #3
    nihilista ecléctico n3p's Avatar
    Join Date
    Jul 2007
    Location
    Itinerante
    Posts
    7,032

    Default

    Quote Originally Posted by Saga View Post
    Asimismo, buscará la consolidación de un "eje de liderazgo Cuba-Venezuela-Bolivia" para impulsar la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA).


    Muy importante lo que puedan decir esas 3 potencias.


  4. #4

  5. #5

    Default

    alternativa bolivariana
    JAJAJAJAJA la pendejada
    Recuerden niños, con gran poder viene la responsabilidad de abusar de ese poder.

  6. #6
    About to be temporary terminated cefaz's Avatar
    Join Date
    May 2006
    Posts
    2,771

    Default

    Bolibonos
    Last edited by cefaz; 09-10-07 at 05:04 PM.

  7. #7

    Default

    Ya no es un chisme, una suposición, una acusación sin sustento. Ahora tiene sustento el decir que Hugo Chávez planea desestabilizar a los paises ‘amigos de Washington’ y de que forma, con dólares estadounidenses.

    Al principio, cuando un analista político venezolano me mostró hace cosa de un mes atrás un documento del Ministerio de Planificación venezolano diciendo que Venezuela se propone apoyar a “movimientos alternativos” en América Latina, pensé que se trataba de uno de los tantos documentos internos del gobierno, cuya autenticidad y seriedad serían muy difíciles de probar. Por lo tanto, no publiqué una línea sobre el documento.

    Sin embargo mientras leía esta semana la página de internet oficial del Ministerio de Comunicación del gobierno venezolano (www.minci.gov.ve), me encontré con el mismo documento, llamado “Líneas generales del plan de desarrollo económico y social de la nación 2007-2013″. (PFD)

    El documento incluye exactamente las mismas frases proponiendo el apoyo venezolano a grupos de oposición en países amigos de Washington.

    El documento, de 51 páginas, y fechado en septiembre del 2007, contiene un subtítulo llamado “Areas de Interés Geoestratégicas”, que enumera los “objetivos” de Venezuela en América Latina, el Caribe y Estados Unidos en los próximos seis años. Entre ellos:

    -”Fortalecer los movimientos alternativos en Centroamérica y México en la búsqueda del desprendimiento del dominio imperial”.

    -”Neutralizar la acción del imperio fortaleciendo la solidaridad y la opinión pública de los movimientos sociales organizados”.

    -”Consolidación del eje de liderazgo Cuba-Venezuela-Bolivia para impulsar el ALBA (Alternativa Bolivariana de los Pueblos) como alternativa del ALCA (Acuerdo de Libre Comercio de las Américas) y los tratados de libre comercio”.

    -”Crear un nuevo orden orden comunicacional internacional’ y fomentar la red de cadenas informativas alternativas”.

    -”Incentivar la organización de grupos de solidaridad con la revolución bolivariana” en Estados Unidos.

    Según líderes de oposición venezolanos, no hay nada nuevo en todo esto: se trata de las mismas cosas que Chávez viene diciendo en sus discursos de cinco horas de duración, solo que ahora están sistematizadas como un plan sexenal de gobierno.

    Según Julio Borges, el presidente del partido opositor venezolano Primero Justicia, la publicación del documento en las páginas de internet oficiales del gobierno no se debe a ningún descuido.

    Por el contrario, se trata de un intento de anestesiar a la opinión pública venezolana, que no ve con buenos ojos el uso del dinero público para causas políticas fuera del país. Se trata de uno de los temas para los cuales Chávez tiene menos apoyo interno, y el gobierno está buscando institucionalizarlo como una política de Estado, y un hecho inamovible, señaló Borges.

    “Ya Chávez ha dejado de ser el Presidente de Venezuela, y cada día más es el presidente de la revolución continental”, me dijo Borges en una entrevista telefónica desde Caracas. “El problema es que está utilizando el dinero venezolano para hacer cumplir su sueño personal”.

    Según un estudio de Primero Justicia, Chávez ya ha gastado 37 mil millones de dólares en “regalos” a 40 países, la mayor parte en América Latina.

    Y eso sin contar con la ayuda subterránea a políticos y grupos prochavistas en la región, como los 800 mil dólares recientemente confiscados en el aeropuerto de Buenos Aires a un empresario venezolano que viajaba en un avión privado con una delegación del monopolio estatal venezolano Pdvsa.

    “Lo que están haciendo es oficializar dentro del país que ya Venezuela no es un país de los venezolanos, sino que es el epicentro de un movimiento continental, y que aquellos de nosotros que no estamos de acuerdo tenemos que irnos, o resignarnos”, me dijo Borges.

    Mi opinión: Chávez esta siguiendo el libreto de Fidel Castro: crear conflictos artificiales con “enemigos” internos y construir una causa planetaria para arroparse en ella como excusa para afianzarse en el poder para siempre. La única diferencia es que, con los precios del petróleo a un récord de 87 dólares el barril, Chávez tiene toneladas de dinero.

    Lo que más me molesta no es el proyecto narcisista leninista de Chávez -siempre han existido los militares megalómanos, y siempre los habrá -sino el hecho de que Estados Unidos lo esté financiando.

    Si, leyeron bien: Estados Unidos -con su absurdo apego a carros gigantescos que consumen una cantidad de gasolina totalmente innecesaria - le está pagando a Chávez 34 mil millones de dólares anuales en compras de petróleo venezolano.

    Mientras Estados Unidos siga pagándole esa fortuna a Venezuela, Chávez seguirá teniendo todo el dinero del mundo para financiar a los “movimientos alternativos” en países de la región que tengan buenas relaciones con Estados Unidos, tal como él mismo lo acaba de anunciar con bombos y platillos en la propia página de internet de su gobierno.

Similar Threads

  1. Replies: 152
    Last Post: 02-06-08, 01:26 PM
  2. La izquierda en México: problemas y perspectivas
    By FURIUS2006 in forum Politica Mexicana
    Replies: 1
    Last Post: 09-01-08, 06:17 PM
  3. ATENTO TANNAT !!!! GRAVE CRISIS ENTRE ARGENTINA Y URUGUAY !!!!!!!
    By Stern in forum Política Internacional
    Replies: 259
    Last Post: 04-12-07, 11:25 AM
  4. Nuevo sistema global: eeuu VS iran
    By FURIUS2006 in forum Política Internacional
    Replies: 2
    Last Post: 02-09-06, 12:40 PM
  5. Lucha social: siglo XXI
    By FURIUS2006 in forum Foro Libre
    Replies: 1
    Last Post: 05-05-06, 04:44 PM

Bookmarks

Posting Permissions

  • You may not post new threads
  • You may not post replies
  • You may not post attachments
  • You may not edit your posts
  •