Results 1 to 9 of 9

Thread: ...la otra poesía...

  1. #1

    Default ...la otra poesía...

    Adiós, Bandera Roja nuestra
    Yevgueni Yevtushenko.


    ADIÓS, Bandera Roja nuestra.
    Descendiste del techo del Kremlin
    no tan orgullosa
    ni tan diestramente
    como hace muchos años te izaste
    sobre el destrozado Reichstag,
    humeante como la última bocanada de Hitler.

    Adiós, Bandera Roja nuestra.
    Fuiste nuestro hermano y nuestro enemigo.
    Fuiste el camarada del soldado en las trincheras,
    fuiste la esperanza de la Europa cautiva.
    Pero, como una cortina roja, tras de ti ocultabas al gulag
    repleto de cadáveres helados.
    ¿Por qué lo hiciste,
    Bandera Roja nuestra?

    Adiós, Bandera Roja nuestra.
    Acuéstate.
    Reposa.
    Recordaremos a todas las víctimas
    engañadas por tu dulce susurro rojo
    que sedujo a millones a seguirte como corderos
    camino al matadero.
    Pero te recordaremos
    porque no fuiste tú menos engañada.

    Adiós, Bandera Roja nuestra.
    ¿Acaso fuiste sólo un trapo romántico?
    Estás ensangrentada
    y con nuestra sangre te arrancamos
    de nuestras almas.
    Por eso no podemos arrancarnos
    las lágrimas de los enrojecidos ojos,
    porque tú ferozmente
    golpeaste nuestras pupilas
    con tus pesadas borlas doradas.

    Adiós, Bandera Roja nuestra.
    Obtusamente dimos
    nuestro primer paso a la libertad
    sobre tu seda herida
    y sobre nosotros mismos
    divididos por el odio y la envidia.
    ¡Eh, muchedumbre,
    no pisoteen de nuevo en el fango
    los ya quebrados lentes del doctor Zhivago!

    Adiós, Bandera Roja nuestra.
    Abre con fuerza el puño
    que te aprisionó.
    Trata de ondear algo rojo sobre la guerra civil
    cuando los canallas intenten arrebatar
    de nuevo tu pabellón,
    o sólo los desahuciados
    formen fila en busca de esperanza.

    Adiós, Bandera Roja nuestra.
    Te despliegas hacia nuestros sueños.
    Ya no eres más
    que una escuálida franja roja
    en nuestra bandera rusa tricolor
    En las inocentes manos de la blancura
    en las inocentes manos del azul,
    quizás aun tu color rojo
    pueda ser lavado de la sangre que has vertido.

    Adiós, Bandera Roja nuestra.
    Cuidado nuestra nueva tricolor.
    Cuidado con los tahúres de banderas
    que quieren estrujarte entre sus dedos grasientos.
    Pudiera ser que a ti también te
    deparen igual sentencia
    que a tu hermana roja:
    ser asesinada por nuestras propias balas
    que devoran tu seda como polillas de plomo?
    Adiós, Bandera Roja nuestra.
    En nuestra ingenua infancia
    mas al Ejército Rojo y al Ejército Blanco
    Nacimos en un país que ya no existe.

    Pero en aquella Atlántida estuvimos vivos y fuimos amados.
    Tú, Bandera Roja nuestra, yaces en el charco de un mercado.
    Prostituidos mercaderes te venden por divisas
    Dólares, francos, yenes.
    Yo no tomé el Palacio de Invierno del zar.
    Ni asalté el Reichstag de Hitler.
    Ni soy lo que llamarías un comunista.
    Pero te acaricio, Bandera Roja, y lloro.

    http://rodolfochka.pixa.ws/index.php...41219&blogId=1


    http://en.wikipedia.org/wiki/Yevgeny_Yevtushenko

  2. #2

    Default

    The Heirs of Stalin

    Mute was the marble.
    Mutely glimmered the glass.
    Mute stood the sentries,
    bronzed by the breeze.
    Thin wisps of smoke curled over the coffin.
    And breath seeped through the chinks
    as they bore him out the mausoleum doors.
    Slowly the coffin floated,
    grazing the fized bayonets.
    He also was mute--
    he also!--
    mute and dread.
    Grimly clenching
    his embalmed fists,
    just pretending to be dead,
    he watched from inside.
    He wished to fix each pallbearer
    in his memory:
    young recruits
    from Ryazan and Kursk,
    so that later he might
    collect enough strength for a sortie,
    rise from the grave,
    and reach these unreflecting youths.
    He was scheming.
    Had merely dozed off.
    And I, appealing to our government,
    petition them
    to double,
    and treble,
    the sentries guarding this slab,
    and stop Stalin from ever rising again
    and, with Stalin,
    the past.
    I refer not to the past,
    so holy and glorious,
    of Turksib,
    and Magnitka,
    and the flag raised over Berlin.
    By the past, in this case,
    I mean the neglect
    of the people’s good,
    false charges,
    the jailing of innocent men.
    We sowed our crops honestly.
    Honestly we smelted metal,
    and honestly we marched,
    joining the ranks.
    But he feared us.
    Believing in the great goal,
    he judged
    all means justified
    to that great end.
    He was far-sighted.
    Adept in the art of political warfare,
    he left many heirs
    behind on this globe.
    I fancy
    there’s a telephone in that coffin:
    Stalin instructs
    Enver Hoxha.
    From that coffin where else does the cable go!
    No, Stalin has not given up.
    He thinks he can
    cheat death.
    We carried
    him
    from the mausoleum.
    But how remove Stalin’s heirs
    from Stalin!
    Some of his heirs tend roses in retirement,
    thinking in secret
    their enforced leisure will not last.
    Others,
    from platforms, even heap abuse on Stalin
    but,
    at night,
    yearn for the good old days.
    No wonder Stalin’s heirs seem to suffer
    these days from heart trouble.
    They, the former henchmen,
    hate this era
    of emptied prison camps
    and auditoriums full of people listening
    to poets.
    The Party
    discourages me
    from being smug.
    "Why care?"
    some say, but I can’t remain
    inactive.
    While Stalin’s heirs walk this earth,
    Stalin,
    I fancy, still lurks in the mausoleum.

    http://lightning.prohosting.com/~zhenka/023.html

  3. #3

    Default

    Una profunda decepción emana de esta otra clase de poesía, y tiene mucho que ver con la decepción de la humanidad entera,que primero enarbola ideales y los lleva a la máxima gloria, y luego viene la siempre presente ambiciosa falla humana, que rompe y pisotea los ideales y no deja más que sangre e inmundicia.

    Eternamente la humanidad esta condenada a encontrarse son los escombros de su propios ideales.

    Eejemplos sobran, pero es ocioso enumerarlos.
    Herbert

    hoy sabemos el precio de todo y el valor de nada
    (Oscar Wilde)

    ,

  4. #4

    Default

    Quote Originally Posted by Herbert
    Una profunda decepción emana de esta otra clase de poesía, y tiene mucho que ver con la decepción de la humanidad entera,que primero enarbola ideales y los lleva a la máxima gloria, y luego viene la siempre presente ambiciosa falla humana, que rompe y pisotea los ideales y no deja más que sangre e inmundicia.


    ...me pregunto si la Revolución francesa, inspiró poemas similares...

  5. #5

    Default

    Supongo que debe haber poesia semejante sobre la revolució francesa, pero no hablo el frances y no he tenido la curiosidad de indagar si hay traducciones, tal y como tu la ofreces en inglés. Me pregunto si el original del presente era en ruso.

    Tampoco conozco nada con relación a la revolución mexicana, ya que todo esta representado en corridos.
    Herbert

    hoy sabemos el precio de todo y el valor de nada
    (Oscar Wilde)

    ,

  6. #6

    Default

    DO NOT GO GENTLE INTO THAT GOOD NIGHT

    Do not go gentle into that good night,
    Old age should burn and rage at close of day;
    Rage, rage against the dying of the light.

    Though wise men at their end know dark is right,
    Because their words had forked no lightning they
    Do not go gentle into that good night.

    Good men, the last wave by, crying how bright
    Their frail deeds might have danced in a green bay,
    Rage, rage against the dying of the light.

    Wild men who caught and sang the sun in flight,
    And learn, too late, they grieved it on its way,
    Do not go gentle into that good night.

    Grave men, near death, who see with blinding sight
    Blind eyes could blaze like meteors and be gay,
    Rage, rage against the dying of the light.

    And you, my father, there on the sad height,
    Curse, bless me now with your fierce tears, I pray.
    Do not go gentle into that good night.
    Rage, rage against the dying of the light.
    http://www.bigeye.com/donotgo.htm

  7. #7
    Kunrath
    Guest

    Default

    Leyendo sobre Yevgueni Yevtushenko y sobre lo que comentan sobre poemas referidos a la revolución mexicana, recordé este otro poema de Yevtushenko:

    El ajedrez de México

    El sol amodorrado.
    El polvo amodorrado se derrumba por el camino.
    El tañido amodorrado del espejismo.
    El gemido amodorrado de un buey.
    Flotan bamboleándose con modorra
    un sombrero y otro sombrero;
    el primer peón,
    el segundo peón,
    el tercer peón.

    En castellano el peón es el campesino más pobre.
    Y es también
    la figura más pequeña del ajedrez.
    Sacrificar al peón es una ley de todos los partidos.
    El triste ajedrez de América Latina
    es una burla amarga para ustedes:
    primer peón,
    segundo peón,
    tercer peón.

    Los pedacitos de la tierra campesina
    son las casillas de este tablero tan cruel.
    Con ustedes, los héroes del machete,
    juegan desde los tiempos más lejanos
    las manos sucias que no huelen nunca
    como huele el mango salado del machete.
    Juegan con el primer peón,
    con el segundo peón,
    con el tercer peón.

    ¡Qué lástima, señores socios del ajedrecismo político,
    que este tablero no sea liso!
    ¡Sería magnífico nivelar estas incómodas montañas!
    ¡No dejan jugar!
    ¡Afuera estas torpes palmas y estas cabañas!
    Y la muerte mete en su sombrero,
    brillante por fuera, pero negro por dentro,
    los mete a ustedes:
    el primer peón,
    el segundo peón,
    el tercer peón.

    ¡Traición, hermanos peones!
    ¡Quitaron del tablero a Emiliano Zapata y Pancho Villa!
    El peón que cumplió su papel
    no es necesario para los señores ajedrecistas.
    Nos sacan a todos del tablero
    o el puño de hierro,
    o -dos dedos, tan tiernos,
    quitan al primer peón,
    al segundo peón,
    al tercer peón.

    Cuántos peones cayeron
    sin cantar hasta el fin La cucaracha.
    Ellos no se convirtieron en reyes.
    ¡Las patadas son tan duras!
    Pero dentro de los muertos
    se ocultan los reyes,
    asesinados en los peones;
    en el primer peón,
    en el segundo peón,
    en el tercer peón.

    ¿Cuándo cambiaremos las reglas
    de este maldito juego?
    ¿Cuándo?
    La respuesta es como machete en su vaina.
    ¿Cuándo cambiaremos las reglas?
    Contestadme;
    el primer peón,
    el segundo peón,
    el tercer peón...

    ¡Viva el quinto peón!

  8. #8

    Default

    Michel Houellebecq

    Los dientes que se deshacen
    En la mandíbula descarnada,
    La tarde se vuelve amarga
    Y yo toco fondo.

    La anestesia vuelve y dura unos segundos,
    En medio del gentío el tiempo parece coagulado
    Y uno ya no tiene ganas de arreglar el mundo,
    En medio del gentío y de los caminos minados.

    La vida, los intentos,
    El fracaso que se confirma
    Miro a los lisiados,
    Después queda la deriva.

    Nosotros quisimos una vida prodigiosa
    Donde los cuerpos se inclinaran como flores abiertas,
    En todo fracasamos: triste final de partida;
    Recojo los restos de una mano demasiado nerviosa.
    http://thekankel.blogspot.mx/2013/02...uellebecq.html

  9. #9
    L'enfant terrible Jarocho_Malo's Avatar
    Join Date
    Apr 2005
    Location
    Veracruz, VER
    Posts
    16,111

    Default

    Que 10 años no es nada?

    ♪ Gunter glieben glauchen globen ♪
    Los derechos humanos son para los humanos derechos


Bookmarks

Posting Permissions

  • You may not post new threads
  • You may not post replies
  • You may not post attachments
  • You may not edit your posts
  •