Page 1 of 11 123456 ... LastLast
Results 1 to 25 of 253

Thread: ¿Soy el único Marxista de este foro?

  1. #1

    Default ¿Soy el único Marxista de este foro?

    Aunque algunos foristas de aquí son (o se dicen) de izquierda, me he dado cuenta que quizá yo soy el único Marxista de este foro, y que se siente orgulloso de serlo.

    Me gustaría saber si existe algún otro Marxista en este foro, porque lo és y que parte de la Filosofia/Economía/Ciencia Marxista le llama más la atención.

    Saludos.


  2. #2
    About to be temporary terminated sibernako's Avatar
    Join Date
    Apr 2005
    Posts
    1,266

    Default

    charros, charros, ya quiere despetar el zombie, rapido denle sus whiskas!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    La muerte es una vida vivida. La vida es una muerte que viene. J. L. Borges

  3. #3

    Default

    ¿Soy el único Marxista de este foro?
    Pues ni idea, pero ciertamente no eres el único pendejo. O sea que ni en eso destacas, Cheerios!

    Y por cierto, qué onda con el Shotacon?

  4. #4
    L'enfant terrible Jarocho_Malo's Avatar
    Join Date
    Apr 2005
    Location
    Veracruz, VER
    Posts
    14,406

    Default

    De votar por fox en el 2000 a marxista en 7 años, wow!


    Así ó mas borderline?

    ♪ Gunter glieben glauchen globen ♪
    Los derechos humanos son para los humanos derechos


  5. #5
    123456
    Guest

    Default

    Quote Originally Posted by Sirius View Post
    Aunque algunos foristas de aquí son (o se dicen) de izquierda, me he dado cuenta que quizá yo soy el único Marxista de este foro, y que se siente orgulloso de serlo.

    Me gustaría saber si existe algún otro Marxista en este foro, porque lo és y que parte de la Filosofia/Economía/Ciencia Marxista le llama más la atención.

    Saludos.
    Y quizá también seas el único desempleado...

  6. #6

    Default

    El materialismo dialéctico sin duda es una filosofía interesante para mí… No considero que sea la neta (para mi ninguna filosofía, ideología, religión, etc, es la neta) pero creo que en algunos casos es una herramienta poderosa para analizar el mundo…

    En el caso de las ciencias naturales, el concepto de “dialéctica” no pudo arraigarse… El concepto que reina en las ciencias naturales y exactas es el de “equilibrio”… bajo la óptica marxista dogmática, los procesos por medio de los cuales los sistemas alcanzan su equilibrio, podrían interpretarse como “procesos dialécticos”… lo cual sería interesante discutir… pero el hecho es que ese concepto no existe en la termodinámica, que es la ciencia que estudia dichos procesos…

    Es en las ciencias sociales donde la dialéctica es una poderosa herramienta analítica… pero, bien lo sabes, no es sólo ese concepto el que ha sido exportado del marxismo hacia las ciencias sociales…

    Desde una perspectiva amplia, podríamos decir que Marx y Engels son los padres de las ciencias sociales y la economía modernas…

    Lo cual dejaría afuera muchos otros pensadores de gran calado…

    Así, creo que el marxismo es de gran valor como juego de herramientas analíticas de la realidad social y económica…

    Pero como toda herramienta, no es una varita mágica… no puede, no debemos esperarlo, dar respuestas absolutas ni predicciones del futuro…

    Por lo pronto su apuesta/propuesta por la dictadura del proletariado estaba perdida mucho antes de la caída de la URSS…
    Es lamentable que Jesucristo no haya vivido más tiempo, pues quizá habría sido el primero en renegar de su doctrina y, quizá, hubiese aprendido también a reír y habría llorado menos...
    F. Nietzsche.

  7. #7

    Default

    Quote Originally Posted by 123456 View Post
    Y quizá también seas el único desempleado...
    El comal le dijo a la olla...

  8. #8
    El de Darwin... ¡Joder! El Beagle's Avatar
    Join Date
    May 2006
    Location
    Usa tu GPS...
    Posts
    2,884

    Default

    Quote Originally Posted by 123456 View Post
    Y quizá también seas el único desempleado...

    Algo seguro es que no es hijo de papi que, como tú comprenderás, para qué querría ser marxista...
    ____________________________________________

    ¡Nel! No creo en Dios... no tengo nada que agradecerle a un ojete desagradecido...

  9. #9
    El de Darwin... ¡Joder! El Beagle's Avatar
    Join Date
    May 2006
    Location
    Usa tu GPS...
    Posts
    2,884

    Default

    Quote Originally Posted by Sirius View Post
    Aunque algunos foristas de aquí son (o se dicen) de izquierda, me he dado cuenta que quizá yo soy el único Marxista de este foro, y que se siente orgulloso de serlo.
    Este... "pos" así como que sentirse orgulloso y entonces usar una camiseta que diga "I love Marx", "pos" como que no.

    Decirse marxista y poner a Marx en un altar como que no "checa", ¿no crees?

    El "marxismo" no es una religión a la que uno por voluntad se pueda afiliar ni tiene preceptos en los que se deba "creer". Algo no está bien en tu comentario...
    ____________________________________________

    ¡Nel! No creo en Dios... no tengo nada que agradecerle a un ojete desagradecido...

  10. #10

    Default

    Quote Originally Posted by Pedro Navajas View Post
    El materialismo dialéctico sin duda es una filosofía interesante para mí… No considero que sea la neta (para mi ninguna filosofía, ideología, religión, etc, es la neta) pero creo que en algunos casos es una herramienta poderosa para analizar el mundo…

    En el caso de las ciencias naturales, el concepto de “dialéctica” no pudo arraigarse… El concepto que reina en las ciencias naturales y exactas es el de “equilibrio”… bajo la óptica marxista dogmática, los procesos por medio de los cuales los sistemas alcanzan su equilibrio, podrían interpretarse como “procesos dialécticos”… lo cual sería interesante discutir… pero el hecho es que ese concepto no existe en la termodinámica, que es la ciencia que estudia dichos procesos…
    Gracias, Pedro Navajas... por supuesto, tu aportación es hasta ahora la única que merece comentario, y no la de los otros pendejos, que entran en categorias desde "nazis totonacas" que se creen "arios"... hasta simple gringo-mamadores... los primeros, son pobres pendejos confundidos que hubieran entrado primero al crematorio que cualquier judio ruso o gitano baltico... y los otros, pobres pendejetes consumistas, que se desean ser "aceptados" por los gringos, cuando no son más que "average greaser josé" que solo sirve para lavar coches o platos, o ser agarrados a toletazos para aprender "su lugar" como vimos la semana pasada... ya comentaré luego sobre ellos.

    Lo primero, es recordar que existen dos clases de materialismos en el Marxismo... El Materialismo Historico y el Materialismo Dialectico...

    http://es.wikipedia.org/wiki/Materia...hist%C3%B3rico
    http://es.wikipedia.org/wiki/Materia...ial%C3%A9ctico


    Sin duda, el Marxismo es en la historia del pensamiento, un gran avance... y muchos de los más grandes pensadores de nuestra época, deben su motivación a intentos de validar o contradecir a Marx.

    La Dialectica, y la filosofía alemana de Hegel, son un componente del pensamiento Marxista, pero tiene otros. Es un sistema integrado sumamente robusto...

    Personalmente, lo veo como una teoría optimista-humanista, que tiene fe en la bondad inherente del Ser Humano... de hecho, su premisa, es que la veradera naturaleza humana, tiene eventualmente que surgir en la historia de la humanidad, basada en la solidaridad de todos los hombres y superar las etapas animales y enajenadas, como la que actualmente vivimos en el capitalismo salvaje que vivimos en México.


    Pero como toda herramienta, no es una varita mágica… no puede, no debemos esperarlo, dar respuestas absolutas ni predicciones del futuro…

    Por lo pronto su apuesta/propuesta por la dictadura del proletariado estaba perdida mucho antes de la caída de la URSS…
    Ciertamente, el camino hacia un avance superior de la Humanidad, que sería el de un comunismo tecnológico, en donde el hombre realice sus potencialidades humanas, no es lineal. Sin duda que la caida del Bloque "Comunista" y de la URSS puede verse como una "derrota" del pensamiento marxista.

    Pero yo pienso de manea diferente.

    Como ejemplo, no debemos olvidar, que a veces pensamos en la Revolución Francesa como la vencedora, y que sus ideas truinfaron... cuando en realidad, su visión se vio deformada con Napoleon y al final, la Francia Imperial, supuestamente heredera de la Francia Revolucionaria fue militarmente aplastada en 1912/1914 y que fue seguida por un periodo de Restauración del Antigüo Regimen a nivel europeo DURANTE MAS DE UN SIGLO... pero evetualmente, a través de la evolución de las Monarquias Constitucionales, surgimiento de Republicas... e incluso de Revoluciones (1948, 1917)... poco a poco, los regimenes reaccionaros tradicionales Europeos fueron destruidos.... pero fue un proceso incremental, largo... al final, casi imperceptible por quienes lo vivieron.

    En mi opinión, lo mismo es y será con el Marxismo.

    El Estado de Bienestar de Europa Occidental y de Norteamerica, fue una respuesta a los regimenes comunistas, supuestamente Marxistas... la eliminación de estos, implico un "endurecimiento" de la ideología capitalista/reaccionaria... llamense "Derecha Religiosa" estadounidence, movimientos neo-nazis, la aparición de billonarios en paises como México (con una población en en su mayoría miserable y hambrienta), latrocinios a la Nación por parte de oligarcas internos y externos coludidos con gobiernos traidores... pero que, finalmente, son lo que son... contradicciones, finalmente y a largo plazo, insostenibles.

    Son la "Restauración" de nuestros tiempos.

    El pensamiento Marxista sigue... y las relaciones y contradicciones descubiertas por este gran hombre... siguen actuando.

    Marx es un gigante, que seguirá apareciendo en la Historia del Mundo, por muchos siglos por venir.

    Saludos.
    Last edited by Sirius; 08-05-07 at 12:17 PM.


  11. #11

    Default

    Uno de los conceptos Marxistas que más me atraen, es precisamente el concepto de "enajenación" del hombre... la enajenación de su Naturaleza Humana a través del trabajo enajenado, esclavizado, que vive actualmente...
    +++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

    El concepto de Enajenación


    1. Introducción

    § 1. El hombre y Marx hoy. Cartografía de la problemática

    2. Cuestiones de Método

    § 2. El espíritu central del planteo

    § 3. La totalidad dialéctica

    § 4. El concepto de Unidad Diferenciada

    § 5. Catástrofes

    3. Enajenación

    § 6. Las determinaciones del trabajo enajenado

    § 7. La producción de la vida enajenada o Hegel, la Economía Política y la inversión del hombre

    4. Bibliografía


    1. INTRODUCCIÓN

    [QUOTE]"Hegel vio en el ‘poder de negatividad’ el elemento de vida del Espíritu y, por lo tanto, de la Razón. Este poder de la negatividad era, en último análisis, el poder de comprender y alterar los hechos dados de acuerdo a las potencialidades en desarrollo, mediante el rechazo de lo ‘positivo’ tan pronto como éste se convierte en un obstáculo para la libertad. La Razón es, por esencia, contradicción, oposición, negación, en tanto la libertad no se haya hecho real."

    Herbert Marcuse, Razón y revolución.
    [/QUOTE]



    § 1. El hombre y Marx hoy. Cartografía del campo problemático.

    El objetivo fundamental de este trabajo debe ser comprendido de un modo dual. Por un lado, la actual situación angustiante de la humanidad y del hombre hace surgir la sospecha, la duda, la incomodidad con el desarrollo de la sociedad; algo se asoma y nos dice que todo lo real no es racional, o al menos no es lo que pretende ser. La realidad está desgarrada consigo misma, y no puede decirlo, se queda muda. Las plumas de los intelectuales hablan, pero sus voces no dicen nada. Son las voces ahogándose en la superficie, chapoteando sin poder nadar, que se niegan a ver la profundidad que quiere tragarlos en un mundo desgarrado.

    Por otro lado, hay voces que fueron calladas. Incluso en nuestra facultad. Entre ellas, la de Karl Marx. Su silencio obligado por las condiciones de producción intelectual clausuró a la reflexión la posibilidad de expresar las voces del desgarro que nos constituye históricamente. Su silenciamiento sistemático es la manifestación más clara de que tiene mucho para decirnos.

    Fundamentalmente, en un país con tan altos grados de desocupación y precarización laboral, el hecho de no reflexionar sobre el concepto de trabajo es una omisión peligrosa e intencionada. Por tanto, es política. Organiza la producción teórica en relación con un territorio determinado, abandonando campos enteros de reflexión, en un proceso que se reproduce en cada momento. El comprender que la sociedad no puede desatender la organización de la producción de los bienes que satisfacen sus necesidades, y a su vez que la estructura y existencia de la Universidad se apoya en determinada organización de dicha producción, es fundamental. Luego, el paso siguiente (político, subjetivo, violento, necesario): La universidad le da la espalda a quienes la sostienen como tal, o no. Sabemos que ha hecho la Universidad hasta ahora. Esperamos contribuir a que cambie. Es insostenible que los sujetos productores de conocimiento ignoren y se rehusen sistemáticamente al análisis de las condiciones sociales de producción del conocimiento.

    El objetivo de este trabajo es dual. Hay que decir lo que le pasa al hombre y la voz de Marx tiene qué decir al respecto. La intención es problematizar la actualidad del hombre, cediéndole la palabra, una vez más en la historia, a Marx. Y esto sólo es posible mostrando la actualidad misma de conceptos suyos, en este caso, el concepto de enajenación.

    Este trabajo está dividido en secciones. La primera de ellas, es la presente introducción. En la segunda, Cuestiones de método, se realizan ciertas aclaraciones que resultan ineludibles en lo que respecta al tratamiento, articulación y exposición de los conceptos que se lleva a cabo en este trabajo. Por otro lado, estamos convencidos de que las herramientas teóricas con que abordamos los materiales son las más adecuadas y, en gran parte, expresan fértilmente todo el contenido problemático de los textos trabajados de Marx.

    Después sigue la seccion de Enajenación, exposición articulada de los conceptos de Marx. En la medida en que sea necesario, se desarrollarán conceptos periféricos que sirvan de complemento interpretativo para la comprensión cabal del planteo marxiano.

    La discusión sobre la enajenación demostrará su vigencia y la actualidad innegable tanto del pensamiento de Marx como de la búsqueda histórica de más de 100 años de una sociedad sin explotados ni explotadores.


    2. CUESTIONES DE MÉTODO

    "La dialéctica, en su figura racional, es escándalo y abominación para la burguesía y sus portavoces doctrinarios, porque en la intelección positiva de lo existente incluye también, al propio tiempo, la inteligencia de su negación, de su necesaria ruina; porque concibe toda forma desarrollada en el fluir de su movimiento, y por tanto sin perder de vista su lado perecedero; porque nada la hace retroceder y es, por esencia, crítica y revolucionaria."

    Karl Marx, epílogo a la 2ª edición de El capital.


    § 2. El espíritu central del planteo.

    Como primera medida, se hacen pertinentes algunas precisiones sobre estas aclaraciones metodológicas. No intentaremos en este apartado llevar a cabo una exposición exhaustiva de las metodologías de trabajo que atraviesan los momentos de la presente monografía. Aquí, en realidad, intentaremos resaltar algunos elementos teóricos generales que nos fueron sumamente útiles para trabajar con los conceptos de Marx y que constituyen el espíritu que recorre la investigación. Por otro lado, los conceptos que funcionan a modo de "caja de herramientas" para procesar los conceptos que constituyen el material a ser procesado, ya contienen en sí un modo de comprender la totalidad de la producción teórica. La sustancia global de la producción teórica se verá expresada, por un lado, en la forma que adquiere dicha producción, por el otro, en el contenido material mismo de la producción. La relación entre forma y contenido de la producción teórica pierde, así, cualquier tipo de carácter unilateral para constituir una nueva sustancia, un nuevo contenido cuya forma está dada por el espíritu general del planteo teórico, que por su forma misma debe incluir, además de la crítica teórica y la problematización, un momento de reflexión sobre situaciones prácticas. La forma de abordar los conceptos, el contenido de los conceptos, y la relación de la presente investigación con aquello que no es ella (los objetivos de la investigación, e.g., su finalidad práctico-crítica) constituyen una unidad diferenciada.

    La lógica central de la investigación puede expresarse a través de dos conceptos que constituyen, ambos, la forma y el contenido del otro: el concepto de totalidad y el concepto de unidad diferenciada.


    § 3. La totalidad dialéctica.

    La categoría de totalidad, lo sabemos, es fuertemente criticada por amplios sectores intelectuales durante las últimas décadas. Sabemos también, que uno de los blancos de ataque a la dialéctica en general y a la teoría marxista en particular apuntan hacia la categoría misma de totalidad. No desarrollaremos estas polémicas, pero dado el actual desuso de dicho concepto, nos vemos obligados a fundamentar nuestro recurso a él.

    El principal aporte de la categoría de totalidad concebida desde el concepto de unidad diferenciada, se manifiesta en que nos permite comprender los objetos conceptuales que aquí analizaremos desde una perspectiva dialéctica de la relación entre forma y contenido, como explicaremos más adelante.

    "Lo que diferencia decisivamente al marxismo de la ciencia burguesa no es la tesis de un predominio de los motivos económicos en la explicación de la historia, sino el punto de vista de la totalidad."
    Es esta perspectiva que encadena y organiza los fenómenos, los hechos particulares, con una estructura general que totaliza lo real, la condición del aporte que intentamos rescatar. Los hechos no son entes aislados e inmutables, sino que son partes componentes y compuestas del todo que las contiene. A partir de aquí, comprendemos que la objetividad de los hechos solo es adquirida en relación con el todo del que forman parte. De ese modo, por ejemplo, podemos comprender que los productos del trabajo, dentro de la sociedad capitalista, adquieren la forma de mercancía, pero no por el mero hecho de ser productos del trabajo, sino por ser productos del trabajo dentro de la sociedad capitalista. Una perspectiva que renuncie a la totalización dialéctica no podría comprender esto, solo podría captar que los productos del trabajo son mercancías, clausurando al análisis la posibilidad de comprender que los productos del trabajo, en el marco de otra sociedad (e.g., enmarcados en otra totalidad), pueden no tomar la forma de mercancía.

    La perspectiva de la totalidad permite organizar conceptualmente los hechos en relación con la ley que los produce, a su razón de ser, a la génesis de los fenómenos. Un mero análisis de los hechos positivos no puede comprender su producción, su génesis, por tanto mucho menos su lado perecedero. Perder de vista la totalidad desde un punto de vista dialéctico impide observar el carácter transitorio e histórico de los hechos, impide comprender el devenir de la realidad misma.

    Esto es lo que consideramos no podemos liquidar del método dialéctico, de la perspectiva de la totalidad. En referencia al concepto de trabajo, por ejemplo, si perdiéramos de vista lo antes mencionado, no podríamos concebir el proceso de producción mismo del trabajo, no podríamos concebirlo, tampoco, como una forma particular de la actividad humana.

    A su vez, el concepto dialéctico de totalidad nos permite llevar a cabo un encuadramiento mínimo de los conceptos fundamentales de la presente investigación, a saber, trabajo y enajenación. Trabajar los conceptos en relación con un todo que los contiene (pero que se encuentra ausente, ya que su forma y determinaciones exceden a esta investigación). A su vez, este encuadramiento no es un encadenamiento, nos libera para desarrollar problemáticamente dichos conceptos, pero la categoría de totalidad nos resguarda de una comprensión unilateral de los mismos, cuestión que esperamos se vea desarrollada en el tratamiento de los conceptos.

    "La categoría de totalidad no supera en modo alguno sus momentos en una unidad indiferenciada, en una identidad."

    Los distintos momentos de la totalidad no quedan absorbidos y fagocitados por esta, sino que son momentos contradictorios y unidos que la componen.


    § 4. El concepto de Unidad Diferenciada.

    El concepto de unidad diferenciada podemos encontrarlo en el pensamiento de León Trotsky. Si bien el revolucionario ruso trabaja esta idea específicamente en función de la relación entre materialismo dialéctico y materialismo histórico, creemos que la función epistemológica del concepto es mucho más amplia y rica.

    Según John Rees, la noción de "unidad diferenciada" es el equivalente filosófico del concepto de análisis histórico acuñado por Trotsky conocido como "ley del desarrollo desigual y combinado". El eje rector del mismo era la importancia de que la desigualdad es la ley más general del proceso histórico.

    "la ‘unidad diferenciada’ es esa concepción de la realidad que le permite no caer ni en el determinismo mecánico ni en el idealismo. La idea de ‘unidad diferenciada’ permite que cada esfera particular esté todavía conectada con cada una de las otras pero en la cual cada esfera también produce sus propios especiales procesos, leyes, etc."

    Ahora bien, nosotros modificamos, en algún modo, el tipo de utilización de esta categoría. Nosotros utilizamos dicha herramienta para interpretar los distintos elementos de las formas de la vida humana, incluso para interpretar las formas de la vida humana misma. Tanto para comprender la relación entre el hombre y la naturaleza en el proceso de trabajo, como para comprender el fenómeno de la enajenación, el concepto de "unidad diferenciada" es sumamente fértil.

    Su función teórica en ésta investigación es dialectizar el contenido de la totalidad que contiene a los conceptos de trabajo y enajenación, y dialectizar el contenido mismo de estos conceptos.


    § 5. Catástrofes.

    "Todo fluye, pero no por fuera de [sus] márgenes. El mundo no es "fluido", hay cambios en él, la cristalización de elementos durables (coagulados), aunque no por cierto "eternos". Entonces la vida crea sus propios márgenes para sí misma para más tarde borrarlos. Los cambios cuantitativos de materia en un estadio dado presiona contra esas formas coaguladas, las cuales eran suficientes para su estadio previo. Conflicto. Catástrofe. O la vieja forma vence (sólo parcialmente vence), haciendo necesaria la autoadaptación del proceso (parcialmente) conquistado, o el proceso de movimiento revienta la vieja forma y crea una nueva, por medio de nuevas cristalizaciones de sus matrices y la asimilación de elementos de la vieja forma."
    El concepto de catástrofe es un modo metafórico de sintetizar lo que Trostsky consideraba como la ley fundamental de la dialéctica: la ley de la conversión de cantidad en calidad. La función principal de este concepto en nuestra investigación es incorporar en la comprensión dialéctica no sólo el contenido de la totalidad, sino a la totalidad misma. De este modo, perforando a la totalidad misma se cierra el camino para comprenderla como una forma estática inmutable: la totalidad queda incluida en el desarrollo histórico y queda en conflicto inconciliable con su contenido; dicho conflicto puede, cuando mucho, ser disminuido, más nunca apagado. La totalidad es así una totalidad abierta, incompleta. La catástrofe aparece como el cambio total de la totalidad.

    En este sentido, podemos concebir los distintos conceptos liberando de su compromiso positivo el contenido y la forma que los componen. De este modo, se abre el camino para desgarrar los fenómenos de su forma de manifestación y comprenderlos en su conflictividad, como anunciábamos en el § 2; se fisura el límite, la barrera de lo positivo y nos permite reflexionar sobre el fetichismo como forma particular de la enajenación, la enajenación como forma del trabajo y sobre sus contradicciones internas, y a su vez se generan las brechas necesarias para reflexionar sobre las tensiones en dichas configuraciones de la vida y actividad humana. Se despeja la entrada, así, a un espacio reflexivo que intenta comprender la historicidad de las manifestaciones de la vida del hombre.


    3. ENAJENACIÓN

    "La Economía Política no conoce al trabajador parado, al hombre de trabajo, en la medida en que se encuentra fuera de esta relación laboral. El pícaro, el sirvengüenza, el pordiosero, el parado, el hombre de trabajo hambriento, miserable y delincuente son figuras que no existen para ella, sino solamente para otros ojos, para los ojos del médico, del juez, del sepulturero, del alguacil de pobres, etc.; son fantasmas que quedan fuera de su reino."

    Karl Marx, Segundo manuscrito.

    § 6. Las determinaciones del trabajo enajenado.

    La cuestión de la enajenación aparece tematizada por Marx, principalmente, en torno a la forma enajenada en la que existe el trabajo humano, y el lugar en donde más manifiestamente aparece este análisis es en los Manuscritos de 1844.

    El punto de partida del análisis de Marx es un hecho económico, actual. Marx parte de la situación de la sociedad capitalista, sociedad que se expresa teóricamente a sí misma a través de la economía política. El punto de partida, el inicio de la reflexión comienza a partir de una realidad que se presenta desgarrada, contradictoria:

    "El obrero es más pobre cuanta más riqueza produce, cuanto más crece su producción en potencia y en volumen. El trabajador se convierte en una mercancía tanto más barata cuantas más mercancías produce. La desvalorización del mundo humano crece en razón directa de la valorización del mundo de las cosas. El trabajo no sólo produce mercancías; se produce también a sí mismo y al obrero como mercancía, y justamente en la proporción en que produce mercancías en general."

    Esta situación expresa lo siguiente:

    "El objeto que el trabajo produce, su producto, se enfrenta a él como un ser extraño, como un poder independiente del productor [...]. Esta realización del trabajo aparece en el estadio de la economía política como des-realización del trabajador, la objetivación como pérdida del objeto y servidumbre a él, la apropiación como extrañamiento, como enajenación."

    Estas son consecuencias de la relación extraña que se establece entre el productor y su objeto. Tenemos aquí a la primera determinación del trabajo enajenado: la enajenación del objeto. El trabajador se relaciona con su producto como con algo ajeno, como con algo que no es su obra. El producto se le enfrenta como un enemigo, y construye y acrecienta un poder extraño que amenaza al obrero, que amenaza la existencia misma del obrero en cuanto tal. Los productos del trabajo devienen mercancías y, en ulterior desarrollo, capital, que fundamenta su existencia en la enajenación del trabajador. La vida que ha prestado al objeto se le aparece hostil.

    El trabajo no pueda existir sin una naturaleza, sin un objeto sobre el cual trabajar, como veremos en la Sección Nº 4 titulada "Trabajo". Entonces, dentro de este marco del trabajo enajenado, el trabajador se vuelve siervo de su objeto de trabajo en un doble sentido: porque recibe el objeto de trabajo y porque recibe los medios de subsistencia; es dependiente para su manutención en tanto trabajador y en tanto sujeto físico. El desarrollo de la enajenación del trabajo produce que sólo en tanto trabajador puede el hombre mantener su existencia física.

    Por otro lado, la enajenación con respecto al objeto de la producción sólo puede ser tal en tanto la actividad productiva misma se encuentra enajenada. Ésta dimensión del análisis nos pone en contacto con la segunda determinación del trabajo enajenado: la enajenación de la actividad. Aquí la relación del trabajo con el acto productivo se presenta como una relación extraña, puesto que la actividad productiva misma pertenece a otro, lo cual luego se manifiesta en que el objeto producido pertenece a ese otro del productor.

    Aquí, la relación del trabajador con la actividad que le es propia es extrañada, ya que su actividad no le pertenece. La acción aparece como pasión, como una fuerza externa, la actividad de producir como un padecer.

    Hay una relación intrínseca entre la enajenación en la actividad productora con la enajenación con respecto al objeto producido. La revelación de estas dos determinaciones del trabajo enajenado hacen aparecer una tercera determinación: la enajenación del hombre con respecto al género.

    En palabras de Marx, el hombre es un ser genérico y eso lo diferencia de los animales.

    "El hombre es un ser genérico no sólo porque en la teoría y en la práctica toma como objeto suyo el género, tanto el suyo como el de las demás cosas, sino también y esto no es más que otra expresión para lo mismo, porque se relaciona consigo mismo como el género actual, viviente, porque se relaciona consigo mismo como un ser universal y por eso libre."

    En el ámbito físico, el carácter genérico consiste en la creciente universalidad de la naturaleza inorgánica con la que el hombre se relaciona para vivir. La universalidad propia del hombre se manifiesta prácticamente en que hace de la naturaleza su cuerpo inorgánico. La naturaleza no es cuerpo humano, pero el hombre es dependiente de la naturaleza misma, puesto que la naturaleza otorga los medios de subsistencia para la existencia física del hombre y el objeto de trabajo para que desarrolle su actividad, la naturaleza es la condición de la vida física y de la vida genérica del hombre.

    El trabajo enajenado, por un lado, convierte a la naturaleza en algo ajeno al hombre. El hombre se ve privado crecientemente de sus medios de subsistencia, y también de los medios de producción, del objeto en el cual desarrollar su actividad vital, su trabajo.

    Por otro lado, el trabajo enajenado también hace al hombre ajeno de su género. El hombre queda extrañado con su actividad vital (el trabajo), y se produce la siguiente inversión: la vida genérica, la actividad vital, universal, se vuelve medio para la existencia de la vida individual, para la subsistencia física del trabajador. Se extrañan así las vidas individual y genérica del hombre, y se vuelve una (la segunda) medio de la otra (la individual).

    La cuarta determinación del trabajo enajenado, consecuencia inmediata de la tres anteriores (enajenación del producto, de la actividad vital y del género), es la enajenación del hombre respecto del otro hombre.

    "Si el hombre se enfrenta consigo mismo, se enfrenta también con el otro. Lo que es válido respecto de la relación del hombre con su trabajo y consigo mismo, vale también para la relación del hombre con el otro y con el trabajo y el producto del trabajo del otro."

    La expresión inmediata de la enajenación del hombre con respecto al hombre, la expresión objetiva y realizada de esto aparece en la relación con el otro hombre. El hombre se "individualiza" en el sentido moderno liberal del término, deviene mónada. El otro hombre aparece al hombre como enemigo, el género humano se fragmenta en individualidades.

    El hombre queda fragmentado, divido, enfrentado con respecto a su producto, a su actividad, con respecto a su marca constitutiva, su género. Todo esto se manifiesta en la práctica en las relaciones sociales, en las relaciones con los otros hombres. El hombre, así, queda fragmentado, divido, enfrentado con el otro hombre.

    La realización de la enajenación del trabajo, de la actividad vital del hombre, queda reforzada y expresada socialmente en que la apropiación de la actividad productiva y del producto del trabajo no queda flotando en una nebulosa fantasmal: Si comprendemos con profundidad la esencial relación de esas dos determinaciones del trabajo enajenado con la enajenación con respecto al género y a los otros hombres, se comprenderá de suyo que la apropiación tanto del producto como de la actividad es llevada a cabo por otro hombre. La actividad vital, productiva, pertenece a otro hombre, consiguientemente, el producto del trabajo pertenece a ese otro hombre, que por causa misma del trabajo enajenado, es un otro extraño, enemigo. El poder creado por el hombre deviene poder hostil, se enfrenta a él, pero materializado en las relaciones que se establecen entre los distintos hombres, los productores y los apropiadores. Estas dos últimas categorías son las dos determinaciones fundamentales que podemos entablar en torno a la dialéctica entre producción y apropiación.


    § 7. La producción de la vida enajenada o Hegel, la Economía Política y la inversión del hombre.
    Marx inició su análisis partiendo de la propiedad privada, tal como la teorizaba la economía política, y llevando a fondo el proceso reflexivo arribó al concepto de trabajo enajenado, en tanto el desarrollo de la propiedad privada lo forzaba a arribar a él. Pero, asegura, el trabajo enajenada es la causa que genera a la propiedad privada, que luego deviene en una interacción recíproca. El carácter enajenado de la actividad vital humana juega, entonces, un papel fundamental en la enajenación del hombre.

    La economía política es la expresión del movimiento de la propiedad privada. Principalmente por obra de Adam Smith, descubrió que la esencia de la riqueza y de la propiedad misma se hallaba en el trabajo, éste es la esencia subjetiva de la propiedad.

    "Bajo la apariencia de un reconocimiento del hombre, la Economía Política, cuyo principio es el trabajo, es más bien la consecuente realización de la negación del hombre al no encontrarse ya él mismo en una tensión exterior con la esencia exterior de la propiedad privada, sino haberse convertido el mismo en la tensa esencia de la propiedad privada. Lo que antes era ser fuera de sí, enajenación real del hombre, se ha convertido ahora en el acto de la enajenación, en enajenación de sí."

    Al estar la propia actividad humana enajenada, es el hombre el productor de su propia enajenación, y el hombre enfrentado con una objetividad opaca, exterior, pierde su carácter unitario. Con la economía política y su correspondiente estadio histórico, adopta la enajenación la forma del desgarro. El hombre pasa a estar en tensión consigo mismo.

    Esta operación simbólico-social, comienza con una reducción del hombre a su aspecto de trabajador, queda el hombre reducido a ser un homo faber:

    "En la Economía Política el proletario es decir, aquel que, desprovisto de capital y de rentas de la tierra, vive sólo de su trabajo, de un trabajo unilateral y abstracto, es considerado únicamente como obrero. Por esto puede la Economía asentar la tesis de que aquél, como un caballo cualquiera, debe ganar lo suficiente para poder trabajar. No lo considera en sus momentos de descanso como hombre, sino que deja este cuidado a la justicia, a los médicos, a la religión, a los cuadros estadísticos, a la policía y al alguacil de pobres."

    Se produce así, por un lado, una fragmentación del hombre, que tiene su correlato en la disminución de sus potencialidades y sensibilidad:

    "En lugar de todos los sentidos físicos y espirituales ha aparecido así la simple enajenación de todos estos sentidos, en el sentido de tener."

    La crítica de Marx a la economía política toma aspectos de la crítica de Feuerbach a la religión. En este sentido, la enajenación implica que en la medida en que menos se exterioriza la vida, la vitalidad humana, más poderoso se es, lo cual está en fuerte parentesco con el protestantismo ascético, mientras que mientras más se exterioriza el hombre, más empobrecida queda su existencia. Esta cuestión de la exteriorización de la vida, será desarrollada en el próximo parágrafo.

    Este proceso puede ser denominado como enajenación de la vida humana. Tiene varias características, entre las principales encontramos, por un lado, la reducción de la totalidad del hombre a un aspecto de él, el cual tiende a negar otras determinaciones fundamentales del mismo, por otro lado, el empobrecimiento de su vitalidad, y en último lugar, la creación de poderes extraños que lo dominan contra su voluntad, poderes que son creaciones suyas.

    Ahora bien, no hay que entender la enajenación de un modo psicológico o individual. La enajenación, la producción de la vida enajenada del hombre, adquiere un carácter histórico-social. De esta manera, toma matices "ontológicos", en tanto organiza la estructura existenciaria del hombre en determinado período histórico y en determinada sociedad. La enajenación es característica de la historia humana, aunque en diversas etapas de la historia, adquirió formas diferentes. La categoría de totalidad, expuesta en el § 3, es sumamente esclarecedora en ese sentido. El proceso de enajenación tiene un alcance total en tanto es el fundamento de la propiedad privada, y es la forma general que adquiere la actividad humana, la exteriorización de la vida humana y, por tanto, la vida humana misma.

    Otra manifestación histórico-existenciaria de la enajenación en la sociedad moderna, aparece desarrollada por Marx en La cuestión judía. Aquí Marx critica el desgarramiento del hombre en homme y citoyen.

    El hombre queda dividido entre el burgués, hombre privado, átomo de la sociedad civil, y el ciudadano, sujeto universal portador de derechos políticos, momentos universal del estado moderno, universal por excelencia. La escisión entre la sociedad civil y el estado político, en última instancia, entre economía y política, provoca la escisión misa en el hombre, y tiene como función histórica la legitimación de la lógica de la propiedad privada, esencial a la sociedad civil. Pero no es una simple escisión, desgarramiento, sino que es un proceso de extrañación, es una modalidad de la tercera determinación del trabajo enajenado, de servidumbre de un ámbito humano a otro:

    "El citoyen es declarado servidor del homme egoísta, que la esfera en que el hombre actúa como ser genérico es colocada por debajo de la esfera en que actúa como parte, y que, en fin, el hombre, no como citoyen, sino como bourgeois es considerado como el hombre auténtico y verdadero."

    Queda, de este modo, el ser genérico del hombre, su universalidad, rendida a los pies del interés del individuo propietario, que, en última instancia, no es más que la personificación de la propiedad privada. La enajenación de la enajenación.

    Marx afirma que la economía política y Hegel se colocan en el mismo plano, desde el momento en que ambos glorifican la realidad del trabajo. Según Marx, no pueden ver su lado negativo. No pueden pensar que la realidad del trabajo es una forma determinada histórica que ha adquirido. Si la economía política podría hacerlo, no nos cabe ninguna duda que su propia estructura se lo impediría. Pero, a su vez, presenta los elementos para la crítica del trabajo positivo, ya que Marx parte de ella tanto para arribar al concepto de trabajo enajenado como para elaborar su ley del valor.

    Ahora bien, en Hegel el proceso de enajenación es un proceso ontológicamente necesario, y Hegel a su vez opera también una enajenación del hombre, al concebirlo esencialmente como autoconciencia. Al ser el hombre concebido de esta manera, toda objetivación es extrañación, y toda superación de la extracción, es supresión de esa objetivación. La enajenación está íntima y esencialmente ligada a la producción y al trabajo. Pero, la superación viene por el reconocimiento de que esa objetivación es puesta por el sujeto, por el Espíritu. Pero esta superación en el plano de la conciencia abstracta, permite que se mantenga la enajenación en el plano real, ya que para Marx, la enajenación no es la mera objetivación, sino que la objetivación es enajenación dentro del marco de determinadas relaciones sociales. Esto implica la posibilidad de que la enajenación pueda ser superada destruyendo las relaciones sociales existente y creando una nuevas. Pero, para profundizar esta cuestión, se hace necesario el desarrollo de los conceptos de actividad y trabajo en Marx, como así también un concepto de hombre que sirva de plataforma crítica.


    Ramiro Ernesto Cárdenes

    ramirocardenes@yahoo.com.ar


    4. BIBLIOGRAFÍA

    Bibliografía Primaria

    * Marx, Karl, El capital. El proceso de producción de capital, v.1, Sección primera: "Mercancía y Dinero", Sección Segunda: "La transformación del dinero en capital", Sección tercera los capítulos 5º "Proceso de trabajo y proceso de valorización " y 6º "Capital constante y capital variable"; Siglo XXI editores argentina, Buenos Aires, 2002.

    * Marx, Karl, La cuestión judía, Quadrata, Buenos Aires, 2003.

    * Marx, Karl, "Feuerbach, contraposición entre la concepción materialista y la idealista", "La construcción hegeliana de la fenomenología" y "La sociedad burguesa y la revolución comunista", en La ideología alemana, Cid Ediciones, México.

    * Marx, Karl; Manuscritos: economía y filosofía, Altaya, Barcelona, 1997.

    * Marx, Karl, Tesis sobre Feuerbach.

    Disponible en internet: http://www.marxists.org/espanol/m-e/1840s/45-feuer.htm.



    Bibliografía Secundaria

    * Astrada, Carlos; "Hegel y Marx", en Astrada, Carlos, y Korn, Alejandro, Hegel y Marx, Quadrata, Buenos Aires, 2004.

    * Bensaïd, Daniel; Cap. 8 "En la búsqueda del sujeto perdido" en Les discordances des temps. Essais sur les crises, les classes, l’histoire; Les editions de la pasión, París, 1995.

    * Chingo, Juan, y Sorel, Julio, "Rifkin y Gorz o el embauque de la sociedad post industrial" en "¿Crisis del trabajo o crisis del capitalismo?", en Estrategia Internacional, Nº11/12, publicación de la Fracción Trotskysta, abril/mayo de 1999.

    Disponible en internet: http://www.ft.org.ar/estrategia.htm.

    * Collado, Adriana; "¿Por qué hablamos de protestas sociales y no de lucha de clases?.Zanon bajo control obrero, germen de socialismo", ponencia expuesta el 23/10 en las Jornadas de Sociología.

    * Diaz, Ariane; "Las ‘contingencias’ del ‘determinismo’ marxista", en Lucha de Clases. Revista marxista de teoría y política Nª1, noviembre de 2002. Publicación de la agrupación estudiantil universitaria En Clave Roja.

    * Diaz, Ariane; "Introducción", en Trotsky, León, Escritos filosóficos, CEIP León Trotsky Ediciones, Buenos Aires, 2004.

    * Feuerbach, Ludwig; capítulos 1 "La esencia del hombre" y 2 "La esencia de la religión" en La esencia del cristianismo, Trotta, Madrid.

    * Godoy, Raúl, "La lucha de Zanon es un aporte inmenso a la experiencia obrera en Argentina", entrevista de Elio Brat, disponible en internet: www.rebelion.org

    * Holloway, John; "Capítulo 4: El fetichismo" en Cómo cambiar el mundo sin tomar el Poder.

    * Lenin, Vladimir Illich; "Sobre el problema de la dialéctica" en Cuadernos filosóficos, Ediciones Estudio, Buenos Aires, 1972.

    * Lukacs, Georg; "Prólogo de 1967", "Prólogo a la primera edición", "¿Qué es el marxismo ortodoxo" y "La cosificación y la conciencia del proletariado" (en particular, el apartado 1º intitulado "El fenómeno de la cosificación", pp. 90-120) en Historia y Conciencia de clase, Obras completas, v. III, Grijalbo, México DF, 1969.

    * Marcuse, Herbert; Razón y revolución, las secciones I.4 "La fenomenología del espíritu" (especialmente las pp. 114 a 123, sobre la dialéctica del siervo y el señor), II.4 "Marx: el trabajo alienado", II.5 "La abolición del trabajo", II.6 "Análisis del proceso de trabajo" y II.7 ""La dialéctica marxista"; Altaya, Barcelona, 1997.

    * Martinez, Josefina, "Fábricas ocupadas y gestión obrera directa. Apuntes para una reflexión histórica y teórica", en Lucha de clases. Revista marxista de teoría y política Nº1, noviembre de 2002. Publicación de la agrupación estudiantil universitaria En Clave Roja.

    * Trotsky, León; "Cuadernos de Trotsky, 1933-1935. Escritos sobre Lenin, dialéctica y evolucionismo" en Escritos filosóficos, CEIP León Trotsky Ediciones, Buenos Aires, 2004.

    * Vranicki, Predrog; "El socialismo y el problema de la alineación" en Erich Fromm y otros, Humanismo Socialista, Paidos, Bs. As., 1966.

    * Zelenay, Mariela y Blengino, Luis; Autogestión obrera y construcción del poder, monografía realizada en el marco del seminario "Sujeto, racionalidad y poder" dictado por el profesor Rubén Dri, Universidad de Buenos Aires, Facultad de Filosofía y Letras, 2º cuatrimestre de 2002.


  12. #12

    Default

    y asegún tú que es el ser marxista?
    que significa tal denominación?

  13. #13
    The Winter is Coming Tannat's Avatar
    Join Date
    Apr 2005
    Location
    Montevideo, Uruguay
    Posts
    17,125

    Default

    Eso de "marxista" es para maricones burgueses.

    Nosotros somos STALINISTAS -línea fundadora- y vamos por la revolución en serio.

    Pa´ pendejos, los "marxistas". Si vas en serio STALINISTA -línea fundadora- y nada de mariconadas !!

  14. #14

    Default

    Quote Originally Posted by Tannat View Post
    Eso de "marxista" es para maricones burgueses.


  15. #15

    Default

    Quote Originally Posted by koyuca View Post
    y asegún tú que es el ser marxista?
    que significa tal denominación?
    Preguntas cortas... respuestas cortas...

    "Un marxista, para mí, es una persona que conoce el pensamiento de Karl Marx, y lo suscribe".

    Aquí "conocer" es necesariamente algo muy vago... puede "conocerse" muy poco, o incluso una versión tergiversada de su pensamiento, y aún así puede alguien declararse "Marxista"... pero eso no debe ser.

    Ahora, el "conocer" también requiere de cierto grado de profundidad... pero creo que en este caso, siempre que se tenga una idea clara de la "estructura" de su pensamiento suficiente para hacerse un juicio instruido puede ser suficiente. ES un pensamiento muy amplio, y sus bases filosóficas/historicas son muy amplias... pero mientras más se conozcan, pues mejor.

    Saludos.
    Last edited by Sirius; 08-05-07 at 01:16 PM.


  16. #16

    Default

    Quote Originally Posted by Sirius View Post
    "Un marxista, para mí, es una persona que conoce el pensamiento de Karl Marx, y lo suscribe".
    o sea un decadente pequeño burgués intelectualoide

    lo suscribe

    juar juar juar



  17. #17

    Default

    Quote Originally Posted by koyuca View Post
    o sea un decadente pequeño burgués intelectualoide

    lo suscribe

    juar juar juar


    ¿A quien te refieres? :(


  18. #18

    Default

    Quote Originally Posted by Sirius View Post
    ¿A quien te refieres? :(
    pos a tí

    te autoproclamas marxista y sales con un cliché

    chale

  19. #19

    Default

    Ese tipo de ataques personales no ayuda a la discusión del tema.

    Solo muestra poca estatura intelectual.

    Saludos.


  20. #20
    El de Darwin... ¡Joder! El Beagle's Avatar
    Join Date
    May 2006
    Location
    Usa tu GPS...
    Posts
    2,884

    Default

    Quote Originally Posted by Sirius View Post
    [SIZE="4"]... tu aportación es hasta ahora la única que merece comentario, y no la de los otros pendejos, que entran en categorias desde "nazis totonacas" que se creen "arios"...

    ... hasta simple gringo-mamadores... ... pobres pendejetes consumistas, que se desean ser "aceptados" por los gringos, cuando no son más que "average greaser josé" que solo sirve para lavar coches o platos, o ser agarrados a toletazos para aprender "su lugar" como vimos la semana pasada...
    ¡Chale carnal! ¡Bájale de "güevos", tómate un valium, fúmate un porro o hazte una chaqueta...!

    Yo no he dicho que el marxismo es una pendejada ni te he atacado personalmente en lo más mínimo. Sólo dije que tu comentario "no checa".

    Como dijo el Koyuca:


    y asegún tú que es el ser marxista?
    que significa tal denominación?
    ____________________________________________

    ¡Nel! No creo en Dios... no tengo nada que agradecerle a un ojete desagradecido...

  21. #21

    Default

    Quote Originally Posted by Sirius View Post
    Ese tipo de ataques personales no ayuda a la discusión del tema.
    lo que no ayuda es el hecho de que evadas el tema escudándote atrás de un cliché

    y como dicen por ái: de tu cliché a mi cliché, prefiero mi arte



  22. #22
    El de Darwin... ¡Joder! El Beagle's Avatar
    Join Date
    May 2006
    Location
    Usa tu GPS...
    Posts
    2,884

    Default

    Se me adelantó la respuesta...

    Quote Originally Posted by Sirius View Post
    Preguntas cortas... respuestas cortas...

    "Un marxista, para mí, es una persona que conoce el pensamiento de Karl Marx, y lo suscribe".
    ¿Y qué significa "lo suscribe"?

    Porque tu comentario inicial decía "sentirse orgulloso" y eso parece más fanatismo...
    ____________________________________________

    ¡Nel! No creo en Dios... no tengo nada que agradecerle a un ojete desagradecido...

  23. #23

    Default

    El pensamiento Marxista no solo sirve "para alebrestar obreros", como de seguro piensan algunos "conservadores" (siendo amable) del foro... tambièn es una herramienta para interpretar la Realidad que vivimos, y para mejorar nuestra vida individual...

    (Claro, parte de la "ètica Marxista" (termino inventado mio) implicarìa el deseo del cambio de la realidad existente a escala social...)

    ... pero como digo. tambièn es una herramienta que nos puede ayudar a nosotros mismos, a ser seres màs humanos y menos enajenados por la sociedad que nos rodea.

    Seguro el Beagle ve en un Marxista a un heroinòmano en potencia... pero de hecho, yo opino exactamente lo opuesto.

    Saludos.


  24. #24
    About to be temporary terminated cefaz's Avatar
    Join Date
    May 2006
    Posts
    2,771

    Default

    Quote Originally Posted by Cocoyoc View Post
    Pues ni idea, pero ciertamente no eres el único pendejo. O sea que ni en eso destacas, Cheerios!

    Y por cierto, qué onda con el Shotacon?
    No el unico pero si el mas.

  25. #25

    Default

    ECONOMIA MORAL
    Julio Boltvinik

    La economía moral es convocada a existir como resistencia a la economía del "libre mercado": el alza del precio del pan puede equilibrar la oferta y la demanda de pan, pero no resuelve el hambre de la gente
    Marx y la teoría de la historia

    Meghnad Desai: de acuerdo con esta teoría, el socialismo resultó prematuro


    EN LA VENGANZA DE MARX, libro que he venido analizando en las dos entregas anteriores (Economía Moral, 01/7/05 y 08/7/05), Meghnad Desai aborda (capítulos 4 y 5) el pensamiento de Carlos Marx. A él le debemos, dice, mucho de lo que llamamos ciencias sociales. A diferencia de Smith y Hegel (cuyo pensamiento, según analiza Desai, presentamos en entrega anterior), Marx buscaba no sólo entender el mundo, sino transformarlo.

    UNA VEZ QUE escribió tres libros de carácter filosófico, Contribución a la crítica de la filosofía del derecho de Hegel, y con Engels, La sagrada familia y La ideología alemana, Marx empezó su largo (y nunca acabado) estudio de la economía política. Este habría de ser interrumpido para escribir, en 1848, la obra más famosa de Marx y Engels: El manifiesto comunista. Desai califica de inmortal esta obra y una de las piezas clásicas de la prosa europea. En este pasaje revela su gran admiración por las obras brillantes del intelecto humano (no sólo por el fondo, sino también por la forma), que expresará no sólo respecto de otros marxistas, como Rosa Luxemburgo, sino también de pensadores de derecha como Hayek, fundador del neoliberalismo.

    EN 1867, MARX publica en alemán el primer volumen de El capital, obra maestra si hay alguna que merezca ese título. Para entonces -relata Desai- Marx tenía listos los borradores de los otros dos tomos y notas sobre la historia de las ideas económicas (que se habrían de publicar como Historia crítica de las teorías de la plusvalía). Pero ahí se interrumpe la producción de Marx sobre el tema. Nunca habría de revisar ni de publicar los otros dos tomos de El capital (a Engels le tocó preparar y publicarlo después de la muerte de Marx).

    EN EL CENTRO de la obra marxista, Desai sitúa la teoría sobre el funcionamiento del capitalismo, esto es, cómo se generan las ganancias a partir de la explotación del trabajador y su visión del futuro del capitalismo. El pensamiento de Marx generó gran debate alrededor de 40 años que, según Desai, llegaron a su fin 10 años después de la Revolución de Octubre, cuando cesó todo "debate honesto y abierto" sobre sus ideas, lo que atribuye al monopolio ejercido por el estalinismo sobre el pensamiento marxista. Esta congelación habría de durar hasta 1956, cuando las denuncias sobre Stalin exhibieron la ortodoxia, mientras la invasión soviética a Hungría alienaba a los marxistas occidentales de la URSS. Nació entonces la Nueva Izquierda en occidente y los Manuscritos económico-filosóficos de Marx (de 1844) empezaron a circular. Durante los siguientes 30 años, cada línea, cada palabra escrita fue escudriñada, debatida, criticada, dice Desai y añade: "Fue una grandiosa y conmovedora, casi orgiástica, celebración de lectura y relectura, de grandes síntesis y críticas. Marx fue restaurado y puesto en su lugar".

    Y ENTONCES VINO el desastre. La caída del Muro de Berlín simbolizó el fin del socialismo realmente existente. A pesar de los múltiples pronósticos sobre el fin del capitalismo provenientes del campo marxista, el que no había sobrevivido había sido el socialismo. El capitalismo había vuelto al sendero anterior a 1914: había vuelto a la globalización, había vuelto a ser un fenómeno mundial. Desai aprovecha la coyuntura de su relato para recordarnos, una vez más, la razón del título de su libro, La venganza de Marx, citando el célebre Prólogo a la contribución de la crítica de la economía política, en el que Marx presentó su teoría de la historia y en el que afirma:

    "Una formación social jamás perece hasta tanto no se hayan desarrollado todas las fuerzas productivas para las cuales resulta ampliamente suficiente, y jamás ocupan su lugar relaciones de producción nuevas y superiores antes de que las condiciones de existencia de las mismas no hayan sido incubadas en el seno de la propia sociedad antigua. De ahí que la humanidad siempre se plantee sólo tareas que puede resolver, pues considerándolo más profundamente siempre hallaremos que la propia tarea sólo surge cuando las condiciones materiales para su resolución ya existen o, cuando menos, se hallan en proceso de devenir."1

    DESAI SOSTIENE QUE prácticamente todos los comentarios sobre la obra de Marx desde su muerte, pero sobre todo después de 1917, "han sido un intento de negar esto". Que esta "afirmación, denunciada como una cruda e ingenua teoría, fue reivindicada al final del siglo XX. El socialismo resultó prematuro, puesto que el capitalismo no había agotado su capacidad para el desarrollo. Perdimos de vista esta simple verdad sólo por los factores contingentes, ahora afortunadamente removidos, que caracterizaron el corto siglo XX: 1914-1989. Para ver la pertinencia de Marx, tenemos que eliminar ese triste episodio de nuestras mentes y usar la teoría de Marx con el propósito para el cual fue desarrollada: para estudiar la dinámica del capitalismo, sus fortalezas y sus límites" (p. 45).

    ESTA ES LA TESIS central de Desai en su libro. Todo lo que ocurrió entre la Primera Guerra Mundial y la caída del Muro de Berlín fue una anomalía histórica: no sólo el socialismo, sino lo que él llama con ironía el capitalismo en un solo país o, con más seriedad, la edad dorada del capitalismo nacional (la segunda posguerra hasta fines de los años setentas). Nótese que de la cita de Marx, Desai sólo toma la primera parte. La segunda, referida a que la humanidad sólo acomete las tareas que puede resolver, tendría que aceptar que fue radicalmente negada por la experiencia histórica tal como él la interpreta. Si el socialismo resultó prematuro, entonces la humanidad no siempre se propone las tareas que puede resolver. Llamar episodio a más de 70 años de historia de la URSS y a más de 30 en los países de Europa del este y algo similar en China; a algo que influyó dramáticamente en la propia historia del capitalismo (probablemente no habría estados de bienestar de no haber sido por el reto del comunismo) es una ligereza injustificada. En capítulos posteriores de su libro vamos a encontrar que la propia historia del capitalismo en el siglo XX le parece una anomalía porque se abandonaron las tendencias globalizadoras del capitalismo y el libre comercio internacional. Pero Desai nos advirtió en el prefacio de su libro que fue escrito para irritar y provocar, aunque añadió "también para explicar".

    VUELTO AL ULTIMO y más serio propósito, reconoce la influencia de la obra de Marx en los propios eventos que acaba de juzgar como triste episodio. Por ello, correctamente, se concentra en la obra publicada para entonces, que no incluía los Manuscritos de economía y filosofía, ni los Grundrisse, por mencionar los más importantes. Sólo lo publicado podría haber influido en los acontecimientos. Desai pasa a hacer un recuento del desarrollo de las ideas de Marx, empezando por las expresadas en la Introducción a la crítica de la teoría del derecho de Hegel, en la cual rechaza la idea de éste de que los servidores públicos podrían constituir una clase universal, por no estar sujetos a intereses particulares, ya que en opinión de Marx son reclutados entre las clases propietarias. Cita aquí lo que califica de "imponente párrafo" de dicha introducción, que muestra que el muy joven Marx (26 años) ya pensaba que el proletariado era la clase social destinada a liberar a toda la humanidad:

    ¿Dónde está entonces la posibilidad de la emancipación alemana? Esta es nuestra respuesta. En la formación de una clase con cadenas radicales, una clase en la sociedad civil que no es una clase de la sociedad civil, una clase que es la disolución de todas las clases, una esfera que tiene un carácter universal porque su sufrimiento es universal y que no reivindica ningún derecho particular, puesto que el mal que sufre no es un mal particular, sino el mal en general... y finalmente una esfera que no se puede emancipar a sí misma sin emanciparse a sí misma de todas las demás esferas de la sociedad, sin, por tanto, emancipar a todas las demás esferas, que es en una palabra, la pérdida total de humanidad y que, por tanto, no puede redimirse a sí misma, sino a través de la redención total de la humanidad. Esta disolución de la humanidad como una clase particular es el proletariado.2

    ESTA CONVICCION HABRIA de acompañar a Marx toda la vida y, según Agnes Heller, quien sostiene que el proletariado sí tiene intereses particulares de clase, constituye su más grande equivocación. Como comenta acertadamente Desai, el párrafo conlleva una noción de libertad opuesta a la de Smith, que implica que si algunos no son libres, el resto tampoco puede serlo. Añade que el párrafo citado es sólo retórico y que Marx habría de buscar su base teórica por los próximos veinte años y pico.

    EN EL PROLOGO, inmediatamente después del texto citado, Marx enumera los siguientes modos de producción: asiático, antiguo, feudal y burgués moderno, a los que considera épocas de progreso de la formación económica de la sociedad. Es el famosísimo párrafo cuya última frase es "con esta formación social (la burguesa), concluye, en consecuencia, la prehistoria de la humanidad". Desai compara estos modos de producción con los modos de subsistencia postulados por Adam Smith (cazador/recolector; pastoral/nómada; agrícola; comercial). Pero añade, por parte de Marx, comunismo primitivo, que no está en el texto del Prólogo. Además Desai interpreta los motivos de Marx cuando señala: "Y sólo para asegurar que la cobertura fuese algo más que europea, incluye el modo de producción asiático" (p. 50). Desai comenta que el modo de producción asiático es un poco una anomalía, pero no explica por qué o en qué. También especula cuando sostiene que lo que Marx quería era identificar, en cada modo de producción, una clase social que buscara promover el cambio. (Ciertamente esto no lo iba encontrar en el comunismo primitivo, donde no había clases sociales, quizás por ello Marx no lo incluyó en la lista de modos de producción.) Añade el comentario de que se trata de una teoría de la historia referida sólo a Europa Occidental, diseñada para explicar cómo ésta llegó a la edad moderna.

    MEGHNAD DESAI PLANTEA una pregunta sumamente pertinente. Si Smith y Marx admiten que en la Edad Media hubo un periodo, la Edad Oscura, en la que hubo una regresión tecnológica, ¿por qué habríamos de creer en la inevitabilidad del progreso? Aunque esta regresión no le importaba a Marx, dice, lo extraño es la omisión total de la dinámica de la sociedad islámica, la cual entre los siglos VII y XIV fue tanto militar como científicamente dominante sobre Europa. Es decir, critica a Marx y a Smith por ignorar todas las influencias externas, como si la historia de Europa Occidental tuviese que ser totalmente endógena.

    LOS MODOS (DE producción o subsistencia) duran milenios, señala lord Desai. No se trata de historia descriptiva, sino analítica. Como tal tiene que llevar a cabo dos tareas. Tiene que explicar cómo funciona cualquier modo de subsistencia o producción y cómo perdura; qué lo hace producir y reproducirse. Además debe explicar la transición de un modo en otro: cuándo, por qué y cómo cambian las cosas para que un modo se dé por vencido y se convierta en otro.

    FINALIZA EL CAPITULO 4 de La venganza de Marx preguntando que si el modo de producción antiguo (esclavista) duró mil años y otro tanto el feudalismo, ¿por qué habría que esperar el fin del capitalismo en uno o dos siglos?

    1 Karl Marx, Contribución a la crítica de la economía política, Siglo XXI editores, 1980, p. 5 (Prólogo).

    2 Desai cita la versión en inglés de la Introducción a la crítica del derecho de Hegel, incluida en Karl Marx, Early Writings, Pelican Marx Library, Penguin, Harmonondsworth, Reino Unido, 1975. Como no tenía a la mano una versión al español, traduje del inglés, pero cotejé la versión que cita Desai con la de un libro con el mismo título, pero anterior (1963, McGraw Hill, Londres), traducido por T. B. Bottomore, entonces conocido sociólogo de la Universidad de Londres. La única diferencia significativa entre ambas traducciones se localiza en la segunda frase, en las dos palabras que he puesto en cursivas. Mientras en la cita de Desai se repite dos veces la frase "clase de la sociedad civil" en la traducción de Bottomore la frase inicial es "clase en la sociedad civil", lo que tiene mucho más sentido.

    jbolt@colmex.mx


Similar Threads

  1. Para todas las feministas
    By Spiderman in forum Venus y Marte
    Replies: 1
    Last Post: 02-09-08, 04:22 PM
  2. Conspiración, herejía y Charles Fort... Intención de este espacio...
    By Tiefer Verstand in forum Conspiraciones, leyendas urbanas y movimiento perpetuo
    Replies: 14
    Last Post: 27-09-07, 07:35 PM
  3. Replies: 6
    Last Post: 15-04-05, 03:36 PM
  4. Para lo autoritario basta un boton... de éste foro...
    By Tiefer Verstand in forum Foro Libre
    Replies: 3
    Last Post: 07-04-05, 02:08 PM

Bookmarks

Posting Permissions

  • You may not post new threads
  • You may not post replies
  • You may not post attachments
  • You may not edit your posts
  •