• Matemáticos reconocidos poco conocidos

    Karl Weierstraß
    (1815 - 1897)

    Maestro de Cantor, Runge,  Schwarz  y de toda una generación de matemáticos alemanes, Weierstrass es el responsable de uno de los métodos más efectivos en Cálculo: el método épsilon (nombrado así pues su notación utiliza la letra griega ε). Gracias a este método se pudieron probar varios teoremas fundamentales para el fundamento de la matemática infinitesimal lo que a la postre permitió varios de los desarrollos tecnológicos de la actualidad.

    Nacido en Ostenfelde, Westphalia (ahora parte de Alemania) , en 1828, al establecerse su familia en Paderborn, ingresó al Gimnasio Católico (institución equivalente a la educación media superior) y paso mucho de su tiempo leyendo el Journal of Pure and Applied Mathematics,  que era la revista matemática líder en Europa.  

    Mientras era profesor en el Instituto Industrial de Berlín, Weierstrass desarrollo una de las más grandes ideas matemáticas hasta el momento.  En su “Introducción al Análisis” druante los años 1859-1860, dio al mundo una rigurosa metodología para que los matemáticos trabajaran con la noción de secuencias infinitas o series que alcanzaban un límite. 

    Hasta ese momento, mucho del desarrollo del cálculo Newtoniano se basaba en ideas, nociones que se sabían verdad pero no se habían demostrado rigurosamente. El concepto de “límite infinito” aplicado a variables fijas, como en la expresión “n tiende a infinito” no se sabía realmente su significado formal.  El método épsilon resolvió esto.

    Weierstrass razonó: En lugar de que el límite estuviera definido para n como el proceso de alcanzar el infinito, por qué no definimos una secuencia infinita que tenga un límite si para cualquier épsilon  ε, siempre puedes encontrar un entero n tal que para todos los enteros m>=n, el emésimo término de la secuencia siempre estuviera a ε del límite.

    Entre los conceptos que gracias al método épsilon se pudieron formalizar se encuentran:
    + El concepto de continuidad , pieza clave para el desarrollo de la ciencia
    + El teorema de Weierstraß que trata sobre máximos y mínimos locales, y
    + Teorema de Bolzano-Weierstrass , otra pieza fundamental en la construcción de los ladrillos fundamentales del cálculo: los números Reales.

    Mucho le debe la humanidad a este gigante Alemán de las matemáticas.

  • En el nombre del padre


    De A.J. Quinnell.

    Es una novela más acerca del Vaticano, pero no por eso deja de ser entretenida, interesante e ilustrativa.

    Aun cuando casi todo fuese fantasía, ya que cae en el género de novela histórica, con una mínima parte de verdad, estaríamos ante la Organización más poderosa del mundo, en la que maquiavelicamente el fin justifica los medios, pasándole por encima a todo y a todos y violando prácticamente los 10 mandamientos en los que se basa la religión católica.

    Tema de moda en los últimos años, ya sea en películas o en libros, esta novela nos muestra otro de los aspectos de la Iglesia católica: El Vaticano.

    Se nos muestra a la ICAR como una Organización poderosísima, tanto en el aspecto espiritual como desde el punto de vista político-económico, siendo en estos últimos tal vez la más poderosa aún. Con ramificaciones y contactos en todo el mundo y en todo ámbito, como el espionaje o el terrorismo incluso. Se sustenta con el dinero de la mafia y del narcotráfico, todo vale con tal de engrosar la arcas del Vaticano y tener con qué afrontar los gastos que necesita cuando quiere conseguir sus fines.

    "En el nombre del Padre” trata de cómo el Vaticano toma cartas en el asunto a fin de evitar un supuesto nuevo atentado contra Juan Pablo II.

    Como dije, es un libro muy ilustrativo. Empieza con una frase del Arzobispo Paul Marcinkus: "No se puede conducir la Iglesia con Ave Marías"... Así, o más claro?

    Después del Atentado al Papa Juan Pablo II, en 1981, el Vaticano se entera que los rusos lo intentarán por segunda ocasión, ya que ellos fueron los autores del primero.
    Les estorba la política del papa, que le da ínfulas al Movimiento Solidaridad y debilita la autoridad de los rusos en Polonia. al Secretario General del partido comunista, Andropov, decide que la eliminación del papa sea durante una visita al extremo oriente y esta vez no puede haber fallas.

    El Vaticano decide contra-atacar y utiliza a un desertor del ejército polaco, al que manda entrenar a un campo terrorista; lo prepara y apoya de muchas formas para que llegue a Rusia y elimine a Andropov antes de que el Papa inicie la gira al extremo Oriente, donde sería un blanco fácil porque no quiere hacer ningún cambio ni tomar precauciones fuera de las que ya acostumbra. Todo esto decidido por un arzobispo, un sacerdote y un cardenal, reunidos secretamente, y que se autodenominan "La santísima trinidad".
    El desertor elegido, Mirek Scibor, renegado del servicio secreto soviético, es un personaje cínico y violento, que tiene sus propios motivos para querer evitar el atentado, a pesar del desprecio que siente por la Iglesia, es mayor su odio hacia los rusos por lo que le hicieron a su propia familia.

    El trío de sacerdotes planea introducir a Scibor en Rusia acompañado en la misión por Ania Krol, una joven monja al servicio del Papa, condición ésta que Mirek ignora, a la que se hace pasar por su esposa para prevenir la sospecha soviética.

    La monja cree que el papa está al tanto de esto y no es así, los papeles con las órdenes fueron falsificados. Mientras dure la Misión, a ella se le anulan los votos, es una mujer libre.

    Mirek es atractivo, Ania es hermosa. El resultado, obvio: se enamoran.

    A pesar de las prácticamente nulas posibilidades que la razón les da para sobrevivir a la misión, ellos no pierden la esperanza, están decididos a conseguirlo y al final poder tener una vida juntos.

    En esta novela además de mostrarnos al Vaticano como una Organización poderosísima con ramificaciones en todo el mundo y en todo ámbito, recrea a un personaje casi del tipo de Misión Imposible. Nos muestra como son los entrenamientos en los campos para mercenarios, terroristas o lo que salga de ahí.

    Es una novela amena, y fácil de leer si uno no espera mucho del perfil del protagonista, que se desdice un poco en cuanto a la personalidad con la que empieza la novela con el merengue emocional en que se convierte después de la mitad del libro.

    Aparte de eso es entretenida e ilustrativa.

    Quinell es un destacado periodista británico y una vez más es muy diferente cómo manejan el ritmo de la narración los autores que han sido primero reporteros o periodistas, como es el caso de Ken Follet o Julia Navarro. Así, Quinell es dinámico en el manejo del argumento, las situaciones se acortan sin perder el interés, al contrario, crece el clima de suspenso y emoción.

    En su género de acción es entretenida. Me gustó.

    (Imagen tomada de Internet)
    Comments Leave Comment

    Click here to log in

    ¿Cuanto es cuatro más treinta más uno? Escribe con número, no letra