• Matemáticos reconocidos poco conocidos

    Karl Weierstraß
    (1815 - 1897)

    Maestro de Cantor, Runge,  Schwarz  y de toda una generación de matemáticos alemanes, Weierstrass es el responsable de uno de los métodos más efectivos en Cálculo: el método épsilon (nombrado así pues su notación utiliza la letra griega ε). Gracias a este método se pudieron probar varios teoremas fundamentales para el fundamento de la matemática infinitesimal lo que a la postre permitió varios de los desarrollos tecnológicos de la actualidad.

    Nacido en Ostenfelde, Westphalia (ahora parte de Alemania) , en 1828, al establecerse su familia en Paderborn, ingresó al Gimnasio Católico (institución equivalente a la educación media superior) y paso mucho de su tiempo leyendo el Journal of Pure and Applied Mathematics,  que era la revista matemática líder en Europa.  

    Mientras era profesor en el Instituto Industrial de Berlín, Weierstrass desarrollo una de las más grandes ideas matemáticas hasta el momento.  En su “Introducción al Análisis” druante los años 1859-1860, dio al mundo una rigurosa metodología para que los matemáticos trabajaran con la noción de secuencias infinitas o series que alcanzaban un límite. 

    Hasta ese momento, mucho del desarrollo del cálculo Newtoniano se basaba en ideas, nociones que se sabían verdad pero no se habían demostrado rigurosamente. El concepto de “límite infinito” aplicado a variables fijas, como en la expresión “n tiende a infinito” no se sabía realmente su significado formal.  El método épsilon resolvió esto.

    Weierstrass razonó: En lugar de que el límite estuviera definido para n como el proceso de alcanzar el infinito, por qué no definimos una secuencia infinita que tenga un límite si para cualquier épsilon  ε, siempre puedes encontrar un entero n tal que para todos los enteros m>=n, el emésimo término de la secuencia siempre estuviera a ε del límite.

    Entre los conceptos que gracias al método épsilon se pudieron formalizar se encuentran:
    + El concepto de continuidad , pieza clave para el desarrollo de la ciencia
    + El teorema de Weierstraß que trata sobre máximos y mínimos locales, y
    + Teorema de Bolzano-Weierstrass , otra pieza fundamental en la construcción de los ladrillos fundamentales del cálculo: los números Reales.

    Mucho le debe la humanidad a este gigante Alemán de las matemáticas.

  • El Dragón rojo



    Thomas Harris es un escritor norteamericano, especializado en novela policiaca de suspenso y thrillers psicológicos, donde no sólo se centra la trama de la novela en el argumento por sí mismo, sino prácticamente la parte más interesante es ese mundo oscuro de la mente criminal que es desentrañado en sus novelas.

    Esto lo hace un escritor con muchos seguidores, sobre todo entre los lectores norteamericanos, ya que, de alguna manera, los personajes de sus novelas son fácilmente reconocidos como prototipos deformes de una sociedad, que crea individuos con una mente distorsionada, que eventualmente se convierten en los criminales sádicos que muestra en sus novelas.

    Por cierto, es en El Dragón rojo aparece por primera vez uno de los villanos favoritos de finales del siglo XX: Hannibal Lecter. Este personaje, que por sí mismo es un icono entre los criminales más peligrosos y sádicos en la novela policial, trascendió a la ficción y a la novela, tan es así, que es el personaje central de las novelas que siguieron:

    El silencio de los inocentes, Hannibal y el Origen del mal. Y realmente merece comentarios aparte.

    Sin embargo, no quiero seguir cayendo en la tentación de opinar acerca de él, porque se trata de reseñar El Dragón rojo, donde pese a ser una pieza crucial en el desarrollo de esta novela, no es el personaje principal.

    Éste es Francis Dolarhyde. Hombre particularmente extraño, que tras su fachada esconde un individuo traumado por una infancia de abusos y maltratos, y consumido por la idea de una transformación que lo acerque a él y a sus víctimas a las concepciones del artista y poeta William Blake. Es un gran admirador de Lecter y se comunica con él buscándolo como un mentor que apruebe su manera de "hacer las cosas".

    La prensa sensacionalista le apoda Tooth Duende Dientudo, porque muerde a las víctimas mutilándolas y dejando la marca de sus dientes como una firma.

    Pero, para él, el asesino que alberga en su interior se llama El Dragón rojo, el cual no se conforma con matar a sus víctimas. Las mutila horriblemente, destroza los espejos de las casas en que viven y practica extraños rituales con sus cuerpos sin vida.

    Al "transformar" a sus víctimas, él mismo queda transformado.

    Dolarhyde cuando se mira al espejo, ve a alguien que fue un hombre, pero que se está convirtiendo en otra cosa. En la imagen del Poder, en El Dragón rojo.

    Es un personaje de múltiples facetas. Arruinado por una larga vida de humillaciones sufridas , libra una incesante batalla interna entre sí mismo y el Dragón rojo"

    Ya ha exterminado a dos familias, muy pronto atacará de nuevo y la policía no tiene ninguna pista para encontrarlo.

    La única huella que deja es la de sus dientes con un sadismo y una serie de ritos inexplicables, pero que definitivamente simbolizan mucho y son los elementos de los que se vale la policía para tratar de encontrar una pista.

    Para esto, buscan al agente retirado Will Graham. Que es nada más y nada menos que el agente que capturó a Hannibal Lecter, labor que casi le cuesta la vida y origina su retiro del servicio.

    La policía considera que nadie como Graham para mimetizarse con la mente de los criminales: "¿será porque piensa como ellos?" lo acusó Lecter alguna vez. Esta situación, mantiene a Graham en un estado depresivo, cuestionándose el porqué puede tener claro las razones y modus operandi de un asesino.

    Pese a su rechazo a volver al servicio activo, lo hace porque considera, con un sentimiento de culpa tremendo, que si se hubiese hecho cargo antes, tal vez se hubiese evitado la muerte de una de las familias.

    Harris plantea pues una obra con tres vértices: Dolarhyde,Graham y Lecter.

    Se trata de que el lector entienda el origen de la demencia que ha llevado a Dolarhyde a convertirse en un asesino, para que pueda sentir una cierta empatía por él.

    Ésa es la otra emoción que suscita al ir conociendo la historia del protagonista. Fue un niño rechazado por todos, aún por su madre, que lo abandona en el hospital, él nace con labio leporino y ella no soporta verlo y lo abandona.

    Los primeros años los pasa en un orfanato siendo la burla de los demás niños por su deformidad física y por su incapacidad de hablar de forma entendible.

    La abuela de este niño ignoraba su existencia y, cuando fortuitamente se entera, va al orfanato y lo lleva a vivir con ella.

    La primera impresión es uno de los mejores recuerdos de Dolarhyde, recuerda la cara de su abuela mirándolo y sonriéndole con gusto. No se reía de él. Es el único cariño que recibe, siente su ternura y la protección de ella.

    Pero a la vez es la abuela la que sin saberlo, cuando tenia 8 años, por amenazarlo y castigarle dejándolo sólo porque el se orinó en la cama, es la que provoca en la mente del niño el terror y el abandono y es el detonante para la distorsión de una mente desequilibrada que ya no puede soportar más el peso de tanta desdicha y se dispara en su camino hacia el sadismo y los rituales a través de los cuales encuentra la paz evadiéndose de la realidad y se convierte en lo que llegaría a ser con el tiempo. Un sádico asesino: El Duende dientudo.

    Se puede pensar en la abuela como una persona cruel. Pero también la abuela es el único ser que le dio ternura, que lo cuidó y protegió.

    Al paso de los años, rescata a la abuela del asilo, donde había sido recluida por su hija; y la lleva a vivir con él hasta el fin de sus días.

    El personaje que mejor percibe el lado humano de Dolarhyde es Reba McClane, una mujer ciega que se siente atraída por él y él también empieza a sentir emociones desconocidas. Cuando hacen el amor, para él es un momento glorioso y tiene miedo de hacerle daño, porque sabe que su parte asesina no le va a permitir una vida desligada de su instinto asesino.

    Reba reconoce en su amigo "D" un lado que los demás no saben ver, pero es literalmente incapaz de ver su lado oscuro.

    Reba no conoce a ese hombre en absoluto. Para ella es sólo una presencia tímida y silenciosa, e intenta hacer que se sienta más relajado y seguro de sí mismo Reba ejerce gran influencia sobre el asesino. Le ofrece algo que él se siente incapaz de articular de forma racional o emotiva. Pero sabe que está allí.

    Gracias a ella, Dolarhyde trata de sobreponerse al impulso que le arrastra hacia la demencia de su personalidad de Dragón rojo, que hace crisis y esa dualidad esquizofrénica lo descontrola al final, lo cual teniendo en cuenta el sadismo, la locura de sus reacciones y la forma macabra en que elimina a sus víctimas u oponentes es no comprensible y de alguna forma lo redime; aunque este término no puede ser usado con alguien como él.

    Pero la verdad, para mí trasciende su dolor, su soledad, y se entiende cómo el abandono, la crueldad e injusticia en un niño puede crear en una mente débil y cansada esos monstruos que desbaratan, que desestabilizan de pronto el statu-quo de una parte de la sociedad.

    Es un libro complejo, muy rico en descripciones; estados anímicos, crea la sensación de terror de una forma magistral, no en la forma en la que nos lo presenta sino en lo que incluso no se dice. En el aspecto especialista y técnico es muy descriptivo.

    Harris definitivamente crea tipos ubicados dentro de la realidad aunque sus novelas sean ficción; porque la realidad está llena de ese tipo de historias y de personas como sus personajes.

    Hannibal Lecter tiene una personalidad arrolladora y aunque uno lo desprecie y le tema, también admira su inteligencia: los diálogos son geniales.

    Asimismo, Dolarhyde es como asesino un ser repugnante, pero al ir conociendo al ser humano que hubo tras esa mutación no puedes menos que sentirte conmovido por el pobre ser desvalido que fue.

    Más que una novela de suspenso policial; un thriller psicológico.
    Comments 2 Comments
    1. orkcloud's Avatar
      orkcloud -
      Estos tres libros de Harris (silence of the lambs, Hannibal y red dragon) son -para mi- muy muy interesantes. En el silence, la explicación del mundo que creaba Hannibal en su cerebro para escapara de la realidad es una maravilla. La explicación de su castillo, y como evade el dolor no tienen desperdicio.
      En Hannibal el fin es por decir lo menos sorprendente. Para los que sólo hayan visto la película les puedo decir que es completamente diferente.

      Ahora bien, en cuanto a red dragon, lo que que comenta Odila

      ...donde pese a ser una pieza crucial en el desarrollo de esta novela, no es el personaje principal. Éste es Francis Dolarhyde
      por demás cierto. Es el punto interesante en esta novelas de Harrias, que hace que por momentos, te olvides del mismo Lecter. Para mi, esta es la menos fuerte de las tres novelas, pero de ninguna manera despreciable.

      saludos Odila
    1. Tatiana's Avatar
      Tatiana -
      Muchas gracias Orkcloud.
      Voy a tratar de conseguir los otros libros de Harris, Hay tanto qué leer que resulta sumamente difícil elegir alguno para opinar.
      Un saludo con mi agradecimiento y la satisfacción de poder compartir contigo en este espacio.
    Comments Leave Comment

    Click here to log in

    Escribe con minúsculas la palabra "ROJO", sin las comillas.