• Matemáticos reconocidos poco conocidos

    Karl Weierstraß
    (1815 - 1897)

    Maestro de Cantor, Runge,  Schwarz  y de toda una generación de matemáticos alemanes, Weierstrass es el responsable de uno de los métodos más efectivos en Cálculo: el método épsilon (nombrado así pues su notación utiliza la letra griega ε). Gracias a este método se pudieron probar varios teoremas fundamentales para el fundamento de la matemática infinitesimal lo que a la postre permitió varios de los desarrollos tecnológicos de la actualidad.

    Nacido en Ostenfelde, Westphalia (ahora parte de Alemania) , en 1828, al establecerse su familia en Paderborn, ingresó al Gimnasio Católico (institución equivalente a la educación media superior) y paso mucho de su tiempo leyendo el Journal of Pure and Applied Mathematics,  que era la revista matemática líder en Europa.  

    Mientras era profesor en el Instituto Industrial de Berlín, Weierstrass desarrollo una de las más grandes ideas matemáticas hasta el momento.  En su “Introducción al Análisis” druante los años 1859-1860, dio al mundo una rigurosa metodología para que los matemáticos trabajaran con la noción de secuencias infinitas o series que alcanzaban un límite. 

    Hasta ese momento, mucho del desarrollo del cálculo Newtoniano se basaba en ideas, nociones que se sabían verdad pero no se habían demostrado rigurosamente. El concepto de “límite infinito” aplicado a variables fijas, como en la expresión “n tiende a infinito” no se sabía realmente su significado formal.  El método épsilon resolvió esto.

    Weierstrass razonó: En lugar de que el límite estuviera definido para n como el proceso de alcanzar el infinito, por qué no definimos una secuencia infinita que tenga un límite si para cualquier épsilon  ε, siempre puedes encontrar un entero n tal que para todos los enteros m>=n, el emésimo término de la secuencia siempre estuviera a ε del límite.

    Entre los conceptos que gracias al método épsilon se pudieron formalizar se encuentran:
    + El concepto de continuidad , pieza clave para el desarrollo de la ciencia
    + El teorema de Weierstraß que trata sobre máximos y mínimos locales, y
    + Teorema de Bolzano-Weierstrass , otra pieza fundamental en la construcción de los ladrillos fundamentales del cálculo: los números Reales.

    Mucho le debe la humanidad a este gigante Alemán de las matemáticas.

  • A la búsqueda de la cepa perdida: el extraño caso de los vinos estandarte en Latinoamérica


    ¿Y si te dijera que, como en una novela de misterio "de las buenas", los romanos Horacio y Virgilio (1) son parte de una historia en la que intervienen las políticas aduaneras medievales de puerto de Burdeos (2), unos comerciantes mexicanos estafadores de la época colonial (3), el prócer argentino Domingo Faustino Sarmiento (4), el inocente robo de unas cepas en el País Vasco por parte del hermano de Juan Jáuregui (5), el regalo de catorce cepas a un amigo (6), la Ley Seca en los EE.UU. (7), la Segunda Guerra Mundial (8), las jovencitas francesas, griegas e italianas (9), los estudios de economía de un muchacho en la Universidad de Columbia en New York y su invitación como profesor a la Universidad de Berkeley (10), un secreto mantenido bajo siete llaves por el experto francés Claude Valat en Chile (11), las cepas del Malbec, el Tannat, el Carmenere (12) y el famoso insecto de la filoxera (13)? Todos ellos se entrelazan de un modo particular y dan lugar a una revolución que dio nacimiento a un nuevo enfoque para una milenaria industria.

    Nada mejor para develar los misterios que contarlos… y acá va esta historia.

    No vamos a hablar de la historia del vino (uno de los alimentos bíblicos) porque este cuento se haría demasiado largo… empecemos la nuestra recordando simplemente que fueron los romanos quienes distribuyeron a lo largo y ancho de Europa la técnica para el cultivo de las vides y sus principales variedades y técnicas -que vienen del Medio Oriente y que les llegaran tanto directamente como a través de los griegos. Allá donde las legiones hollaban con sus sandalias el suelo, poco después surgía el vino para acompañarlas en sus comidas y festejos.

    En el sur de la Galia (hoy Francia), en la región de Cahors se desarrolló una variedad de uva -llamada uva de Cot- que daba un vino fuerte y oscuro. Horacio y Virgilio (1) cantaron sentidas y emocionadas odas al “oscuro vino de Cahors”, el que ganó fama en todo el Imperio. Poetas y vino comparten el camino desde viejas épocas, por lo que vemos.

    Los romanos pasaron a la historia en Francia, pero no así el “oscuro vino de Cahors”, que continuó con su prestigio durante toda la Edad Media y era enviado al puerto de Burdeos a través del río Lot y, desde allí, al norte de Europa, donde se lo tenía en gran aprecio.

    A medida que aumentó la producción local de vinos en Burdeos, los comerciantes locales empezaron a establecer barreras aduaneras y comerciales para el vino de Cahors (2) y, para incrementar el tenor alcohólico y color de los suyos, empezaron a mezclarlo con su producción… con el correr de los años la fama del “oscuro vino de Cahors” fue desapareciendo y su uso, apenas, quedó para mezclar con otras cepas.

    No estaría de más mencionar que parte de la pérdida de su prestigio estuvo en manos de unos comerciantes mexicanos (3) del Siglo XVII que compraban vinos baratos y les agregaban extracto de cochinilla hasta dar con el “color” del “oscuro vino de Cahors” -aunque obviamente no con su gusto. Al inundarse el mercado con este falso “vino de Cahors”, el mismo empezó a ser rechazado.

    Por las restricciones en el puerto de Burdeos y las falsificaciones mexicanas la producción languideció, sus viñedos fueron siendo reemplazados de a poco por otras variedades y, finalmente, la terrible plaga de la filoxera (que acabó con casi todas las vides europeas desde 1863 y durante 30 años) terminó por casi eliminarlo de la lista de vinos existentes.

    Un antiguo y prestigioso vino había desaparecido en su cuna europea, suerte que correrían muchas otras variedades con la plaga de filoxera del Siglo XIX.

    Los españoles llevaron diferentes cepas a América durante la etapa colonial, pero, como prohibieron la exportación de los vinos para que no hicieran competencia a la producción de la Península, es recién con la Independencia que los países americanos pudieron mejorar sus cultivos, variedades y vinos.

    Chile fue pionero en esa materia con el apoyo de expertos franceses. A principios del Siglo XIX importaron gran cantidad de cepas y especialistas. Fue allí donde un inquieto argentino de nombre Domingo Faustino Sarmiento (4) (quien luego fuera Presidente de su país), durante su exilio en Chile, observó el trabajo científico y sistemático con el que los chilenos estaban encarando el desarrollo de su industria del vino. Envió una carta a su amigo Pedro Pascual Segura -Gobernador de Mendoza por aquel entonces- sugiriéndole que copiara esta interesante iniciativa.

    Así lo hizo Segura y, al invitar en 1853 a un experto francés desde Chile para dar inicio a un viñedo experimental -Michel Aimé Pouget- este llevó diferentes semillas y plantas entre las que se encontraban las del vino Malbec –el nombre de pila de nuestro “oscuro vino de Cahors”.

    La uva prosperó en Mendoza -mientras para esa época desaparecía prácticamente de Europa por la filoxera- aunque, durante décadas se la usó en Argentina como lo hacían los comerciantes de Burdeos… para “cortar” otros vinos y mejorarles su color o darle más fuerza a su sabor.

    Dejemos por un momento a la uva Malbec en Mendoza, Argentina, y vayamos a encontrarnos con otro de los protagonistas de esta historia... el emigrante vasco-francés Juan Jáuregui que, antes de partir rumbo a la Argentina en el Siglo XIX, le pidió a su hermano que le consiguiera unos sarmientos (ramas o rizomas de la vid) para poder plantar en su nuevo destino. Con mucho cuidado su hermano “tomó prestadas” del viñedo donde trabajaba en el País Vasco (5) algunas ramas de Tannat y se las entregó.

    Al poco tiempo la peste de la filoxera destruía todas las vides de Tannat en la región vasco francesa y, prácticamente, las únicas que quedaron en todo el mundo fueron las que Juan Jáuregui había plantado en su pequeña finca de Concordia en Argentina.

    Un francés radicado en Uruguay, Don Pascual Harriague, buscaba desarrollar en su finca de Salto un vino similar a los de Burdeos con poco éxito. Un amigo común le sugirió que probara agregando unas vides del Tannat que Jaúregui tenía en Concordia y, gracias a su intercesión consiguió catorce ramas de regalo que plantó en su finca (6). Corría el año 1870 y el Tannat acababa de llegar a lo que hoy es su destino y hora más gloriosa. De todos modos no se enteraría de esto hasta más de un siglo en el futuro.

    Estamos en 1870 y ya sabemos dónde están los sobrevivientes del Malbec y del Tannat mientras sus ancestros morían para no regresar en su continente de origen culpa de la filoxera… nos falta encontrar la pista del Carmenere, pero para esto faltan muchos años aún.

    Ahora tenemos que avanzar al año 1919 en los EE.UU. donde, por iniciativa de la Ley Volstead, da inicio la “ley seca” (7). La prohibición de producir, comercializar o trasladar bebidas alcohólicas. Al iniciarse la vigencia de la misma todos los viñedos allí existentes fueron abandonados o directamente destruidos. A los pocos años, si bien era posible encontrar la producción clandestina de bebidas destiladas -sencillas de hacer en unas pocas horas de alambique-, el vino, salvo en cantidades testimoniales para uso en ritos religiosos católicos y judíos, ya no existía.

    Si bien la “Ley Seca” se derogó en 1933, los viñedos norteamericanos habían desaparecido y el hábito de tomar vino también. La poca demanda se suplía con la importación desde Europa.

    Pero en 1939 empezó la II Guerra Mundial (8) y la exportación de vino prácticamente se interrumpió a escala mundial. Al poco tiempo, EE.UU. ingresa a la contienda y, finalmente, participa de la invasión de Europa -1944. Allí, miles de jóvenes norteamericanos que jamás habían probado el vino, gracias a las chicas francesas, italianas y griegas (9), que agradecían efusivamente sus triunfos invitándolos con estupendas botellas de vino celosamente escondidas en graneros a la espera de un buen motivo para festejar, se acostumbraron a la bíblica bebida y regresaron a su país con inquietud por continuar con su consumo.

    Un hecho particular marca esta etapa. El vino en Europa está relacionado a viejas familias con décadas -si no siglos- vinculadas a sus marcas y viñedos. Sus técnicas comerciales eran sumamente conservadoras. Al encontrarse EE.UU. prácticamente “virgen” en tradiciones y empresarios -por los años de Ley seca- dio paso a una generación de emprendedores audaces y vinculados a las modernas técnicas de marketing y promoción.

    Revistas especializadas, concursos, variedades poco tradicionales, marcas nuevas, producción con un concepto más industrial para el vino a lo largo de las décadas de los 60s y 70s fueron generando un escenario comercial totalmente diferente al que se estilaba en Europa.

    Y, hete aquí que en los 70s, un jovencito argentino hijo de una familia de bodegueros (Catena Zapata ex Bodega Esmeralda) cursa sus estudios de economía en la Universidad de Columbia en New York. En 1982 es invitado como profesor visitante a la Universidad de Berkeley en California (10).
    Nicolás Catena -tal su nombre- advirtió allí la importancia de contar con un vino diferenciado para poder aprovechar la cadena de marketing norteamericana.

    Para esa época tanto Chile como Argentina eran grandes productores de vino -y en menor escala dado su tamaño, Uruguay también- pero, al producir variedades genéricas (tinto o blanco) o bien emular variedades europeas, sus vinos eran de bajo precio y sin capacidad para competir con los grandes vinos europeos.

    Cuando Nicolás advierte que, para potenciar su marketing en el cada vez más apetecible mercado norteamericano, tiene que diferenciarse, analiza que una variedad INEXISTENTE en Europa desde hacía casi cien años estaba ampliamente desarrollada en su país… y es así como el “Malbec” se convierte en “vino estandarte” de la producción argentina y, gracias al cual, gana un espacio en las revistas y concursos.

    Nicolás Catena, la Bodega Catena Zapata y el Malbec marcan a lo largo de los 80s una ruta que lleva al vino argentino a conquistar un espacio propio entre las marcas “caras” y los millonarios mercados de EE.UU. e Inglaterra.

    Cuando esta estrategia marca la pauta, muchos otros países se desesperan por encontrar variedades diferentes a las europeas a fin de ganar su propio espacio en el mercado y es aquí cuando Uruguay descubre sorprendido que tenía un “boleto ganador” en sus manos gracias a la uva Tannat, también desaparecida en Europa hacía 100 años.

    Sin embargo, el país que había marcado punta en instalarse en el mercado internacional del vino había sido Chile. Luego de las políticas de apertura comercial de los 70s, el vino chileno había buscado posicionarse en las opciones “buenas y baratas” para las variedades europeas más tradicionales. Allí donde un vino francés o español resultaba caro, su equivalente chileno cubría honorablemente el espacio a un precio más asequible.

    Pero en Chile, un oscuro secreto estaba a punto de salir a la luz y completaría esta historia.

    La variedad del Merlot chileno tenía un gustillo diferente al europeo… eso se sabía y se lo tenía como una particularidad del clima, el suelo, la altura, la humedad, etc. También los productores chilenos sabían que sus vides de Merlot solían presentar ciertas diferencias en las fechas de madurez de sus frutos… ciertas viñas maduraban más tarde y eso se tenía por una particularidad molesta ya que obligaba a trabajar la vendimia en fechas diferentes.

    Estudiando este problema para buscar una solución, un experto francés -Claude Valat- (11) descubrió en 1991 que en realidad en Chile las vides de Merlot estaban mezcladas con una variedad -emparentada al Merlot, pero diferente- que hacía más de 100 años que había desaparecido en Europa: el Carmenere.

    Al enterarse de esto, tanto los productores de vino como las autoridades entraron en ¡¡pánico!!: ¿qué podría ocurrir con la fama de la industria vitivinícola chilena si se hacía público que en vez de varietales correctos de Merlot en realidad vendían blends de mezcla entre esta uva y la Carmenere?

    El tema se mantuvo en SECRETO durante años mientras se estudiaban los caminos a seguir -¿eliminar las carmenere en silencio?, ¿separarlas?, ¿anunciarlo?

    Finalmente, el éxito de marketing de los argentinos con el Malbec (12), emulado tempranamente por los uruguayos con el Tannat (12), decide a los chilenos quienes, en 1994 y durante un importante Congreso Enológico y para sorpresa de todos, hicieron oficialmente el anuncio de que la cepa Carmenere (12) no había desaparecido en el mundo y que las únicas que existían las tenían ellos.

    Desde allí, han optimizado la cepa y sembrado cientos de hectáreas con ella.

    Y entonces, llegamos al Siglo XXI con tres países de la región dueños, cada uno de ellos, de una de las “variedades perdidas” en Europa en el Siglo XIX culpa de la filoxera (13). Estos vinos estandarte, exclusivos en sus respectivos tipos, sirven de embajadores para abrir las puertas de los exigentes y rentables mercados internacionales para el resto de la producción.

    Argentina, marcando el inicio de la estrategia comercial con su Malbec; Uruguay siguiéndole con su Tannat y, finalmente, Chile exponiendo el secreto tan celosamente guardado durante años y anunciando su Carmenere.

    Hoy, en Europa y gracias a la fama de estas cepas perdidas, se van regenerando cultivos locales de Malbec, Tannat y Carmenere... aunque, para tomar los “buenos”, tienen que importarlos de sus actuales propietarios.

    ¿Y cómo saben estos vinos? Eso se lo cuento en otra ocasión.



    Fuentes:

    Encontrará datos sobre estos hechos históricos en:

    Plaga de la Filoxera:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Dactylosphaera_vitifoliae


    Referencias al Malbec:

    http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=...pt=sci_arttext

    http://www.lolamorawine.com.ar/vinos...el-malbec.html

    http://www.vinis.es/showthread.php?t=868


    Referencias al Tannat:

    http://sergiomic.wordpress.com/2008/...ma-de-un-pais/

    http://elmundovino.elmundo.es/elmund...cia=1020974693


    Referencias al Carmenere:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Carm%C3%A9n%C3%A8re

    http://www.unvinito.com/el-regreso-d...nta-carmenere/

    http://www.diccionariodelvino.com/index.php/carmenere/

    http://www.washingtonpost.com/wp-dyn...080304935.html


    "Viñedo rojo", Vincent van Gogh.
    Comments 10 Comments
    1. Le Rouge's Avatar
      Le Rouge -
      Uno de los mejores artículos que hemos tenido en nuestra revista, ¡que buen artículo! Excelente forma de iniciarte con nosotros Tannat.
    1. posthumano's Avatar
      posthumano -
      jjjggggge.... ggggenial...ip..ip,ip,ip.......muuy gguein agrticulo...ip,ip,ip,ip..mmmaestrog Tannat.......... ip,ip..ip.ggggennial.....huuuyyyy que malito me he puesto ggcon el vinno..ip,ip,ip.......
    1. Regísima's Avatar
      Regísima -
      Todo un master.

      Un abrazo de bienvenida, Tannat.
    1. Tannat's Avatar
      Tannat -
      Lamento la borrachera de posthumano . Por lo demás, muchas gracias por los saludos y espero encontrar algún tema atractivo para sumar nuevas notas.
    1. Rex Mundi's Avatar
      Rex Mundi -
      excelente tanates....


      muy buen articulo, te felicito!
    1. Grand Funk's Avatar
      Grand Funk -
      Un artículo a la altura de un Maestro, felicitaciones !!

      ...lástima que no bebo.
    1. Spandau's Avatar
      Spandau -
      De cierta forma Europa pagó parte de su deuda con el continente que alguna vez saqueó.

      De las pocas cosas buenas que trajeron: el vino, porque los licores locales (materia para otro artículo) dejaban mucho que desear, para nuestros gustos modernos.

      Buen artículo, Saludos
    1. BlackMage's Avatar
      BlackMage -
      ¡Grande, Tannat!
    1. OWNER's Avatar
      OWNER -
      Salud!

      Excelente informacion

      Gracias por la aportacion mi Estimado Tanate
    1. MoonStar's Avatar
      MoonStar -
      Ya te extrañaba la Tere!! le voy a enviar este artículo.

      Un Abrazo.
      Ña Moon.
    Comments Leave Comment

    Click here to log in

    Escribe con minúsculas la palabra "ROJO", sin las comillas.