• Matemáticos reconocidos poco conocidos

    Karl Weierstraß
    (1815 - 1897)

    Maestro de Cantor, Runge,  Schwarz  y de toda una generación de matemáticos alemanes, Weierstrass es el responsable de uno de los métodos más efectivos en Cálculo: el método épsilon (nombrado así pues su notación utiliza la letra griega ε). Gracias a este método se pudieron probar varios teoremas fundamentales para el fundamento de la matemática infinitesimal lo que a la postre permitió varios de los desarrollos tecnológicos de la actualidad.

    Nacido en Ostenfelde, Westphalia (ahora parte de Alemania) , en 1828, al establecerse su familia en Paderborn, ingresó al Gimnasio Católico (institución equivalente a la educación media superior) y paso mucho de su tiempo leyendo el Journal of Pure and Applied Mathematics,  que era la revista matemática líder en Europa.  

    Mientras era profesor en el Instituto Industrial de Berlín, Weierstrass desarrollo una de las más grandes ideas matemáticas hasta el momento.  En su “Introducción al Análisis” druante los años 1859-1860, dio al mundo una rigurosa metodología para que los matemáticos trabajaran con la noción de secuencias infinitas o series que alcanzaban un límite. 

    Hasta ese momento, mucho del desarrollo del cálculo Newtoniano se basaba en ideas, nociones que se sabían verdad pero no se habían demostrado rigurosamente. El concepto de “límite infinito” aplicado a variables fijas, como en la expresión “n tiende a infinito” no se sabía realmente su significado formal.  El método épsilon resolvió esto.

    Weierstrass razonó: En lugar de que el límite estuviera definido para n como el proceso de alcanzar el infinito, por qué no definimos una secuencia infinita que tenga un límite si para cualquier épsilon  ε, siempre puedes encontrar un entero n tal que para todos los enteros m>=n, el emésimo término de la secuencia siempre estuviera a ε del límite.

    Entre los conceptos que gracias al método épsilon se pudieron formalizar se encuentran:
    + El concepto de continuidad , pieza clave para el desarrollo de la ciencia
    + El teorema de Weierstraß que trata sobre máximos y mínimos locales, y
    + Teorema de Bolzano-Weierstrass , otra pieza fundamental en la construcción de los ladrillos fundamentales del cálculo: los números Reales.

    Mucho le debe la humanidad a este gigante Alemán de las matemáticas.

  • En contra de los productos orgánicos


    Hay muchas razones para no estar a favor de los productos orgánicos. Trataré de exponer algunas, sólo algunas porque en verdad son muchas, mas no quiero cansarlos.

    Fue muy fácil destruir la idea de su supuesto mejor sabor. En experimentos con testigos ciegos, se dieron a probar jitomates “normales” y jitomates “orgánicos” a personas que no sabían cuál era cuál. Los resultados reflejaron que las personas no pueden distinguir la diferencia de sabor entre un jitomate “orgánico” y uno “normal”.

    Cualquier persona que compra su comida cada semana, sabe perfectamente que los alimentos orgánicos son más caros y de apariencia menos grata que los alimentos “normales”.

    La comida orgánica no tiene más beneficios nutricionales o para la salud que los alimentos producidos tradicionalmente, según reveló un amplio estudio publicado en julio de 2009 en la revista American Journal of Clinical Nutrition.

    Pero existen razones mucho más importantes para estar en contra de los alimentos orgánicos. Estas razones requieren de explicaciones un poco más extensas:

    La Competencia es un fenómeno natural

    Hace poco más de 10 mil años el hombre inventó la agricultura. Comprendió que podía sembrar una semilla, regarla, cuidarla y, después de un tiempo, podía obtener una planta cuyas semillas, frutos, tallos, hojas o raíces eran comestibles. La agricultura fue un invento extraordinario.

    Pero junto con la agricultura, el hombre también hizo un descubrimiento que no le gustó nada: tenía enemigos que competían por los mismos alimentos. Y los enemigos eran muchos, muy eficientes y muchas veces invisibles: Aves, otros mamíferos, hongos, bacterias, insectos… Muchos otros seres quieren los mismos alimentos que el hombre cultiva con tanto esfuerzo, pero los insectos en particular son temibles.

    Los insectos son pequeños, increíblemente numerosos, rápidos, resistentes, adaptables, algunos vuelan, otros saltan y todos son excelentes para conseguir alimentos. Al hacerlo son capaces de arrasar los cultivos humanos. Muchos insectos transmiten enfermedades a las plantas y las plantas mueren.

    Entre el hombre y los insectos ha habido una guerra constante a lo largo de miles de años. El hombre ha inventado armas químicas muy sofisticadas llamadas insecticidas, pero los insectos no se rinden, son extraordinarios y muchas veces ganan batallas importantes. Si el hombre dejara de usar insecticidas en los cultivos atacados por una plaga de insectos, después de un tiempo estos dominarían todo y el hombre no tendría alimentos. Las plagas famosas que cuentan las historias antiguas son testigos de que así fue en el pasado cuando no existían los insecticidas. Y no debemos olvidar que no sólo competimos con los insectos, también competimos con otros organismos como los hongos y las bacterias. Y nuestras plantas cultivadas compiten a la vez con otras plantas. Todas las especies compiten con otras por los alimentos. La competencia es un fenómeno natural, no podemos evitarla.


    Se necesita más superficie

    Cuando un agricultor decide cambiar el método de cultivo “normal” por el método “orgánico”, se enfrenta a un problema serio: Por cada 100 plantas que siembra, más de 50 plantas serán destruidas por insectos y otros organismos, pues se supone que el agricultor no usará pesticidas. Las plantas sobrevivientes lucen débiles y marchitas después de haber resistido el ataque de múltiples plagas. Las plantas de mejor apariencia serán seleccionadas para la venta. Es obvio que cuando llegan al mercado su precio es exorbitante, pues se gastó mucho tiempo y dinero para sembrar 100 plantas y al final sólo quedaron unas 20 o 30 plantas aptas para el mercado. Por eso los alimentos orgánicos son más caros.

    Pero hay más: Si el agricultor quisiera obtener las 100 plantas que se propuso al principio, tendría que sembrar un 300% más de terreno, pues no olvidemos que perderá el 70% de la siembra original. El sistema orgánico siempre es así de ineficiente los primeros tres años desde que el agricultor decide cambiar. Después de tres años el rendimiento mejora un poco, pero nunca llega a ser tan eficiente como el cultivo “normal”.

    Alimentar a la humanidad no está de moda

    Si pensamos en el tamaño de la humanidad, 6,800 millones de personas, y de pronto todos exigieran comer únicamente alimentos orgánicos, tendríamos que destruir millones de kilómetros cuadrados de bosques, selvas, sabanas, etc., para abrir millones de kilómetros cuadrados de nueva superficie para sembrar. Y no olvidemos que millones de toneladas de alimentos serán destruidas por nuestros competidores naturales pues no podríamos usar pesticidas. ¡Es una locura! La agricultura orgánica es insostenible en gran escala. Para el ambiente, la agricultura orgánica generalizada sería una verdadera catástrofe.

    Los alimentos orgánicos cada vez están más de moda. Millones de dólares son gastados por los consumidores que piensan que los alimentos orgánicos son mejores y esto fomenta que cada vez más agricultores abandonen los cultivos “normales” y se dediquen al cultivo de orgánicos. Esto es lógico, más dinero implica más superficie de cultivo para los alimentos orgánicos. ¡Es un gran negocio! Los países pobres están pensando seriamente en cambiar al sistema orgánico para exportar alimentos y así tener más ingresos que les irían muy bien. Pero, ¿y quién cultivará la comida para la gente que no puede pagar lo orgánico?

    Hasta la fábrica de pantalones Levi’s ahora compra algodón orgánico para fabricar “pantalones orgánicos”. El algodón orgánico se produce en terrenos ubicados en la región de El Chaco, en la frontera entre Paraguay y Argentina. Estos terrenos algodoneros orgánicos están inmersos entre un bosque conocido como “El Impenetrable”, así se garantiza que no serán contaminados con pesticidas de campos agrícolas cercanos. Ha sido tal el éxito, que Levi’s ha solicitado que se aumente la producción. Pero hay un problema, para aumentar la producción se tendría que sembrar más superficie y no hay, está ocupada por el bosque. ¿Cuántos kilómetros cuadrados del bosque “El Impenetrable” se sacrificarán en El Chaco para sembrar algodón orgánico y así satisfacer la demanda de pantalones Levi’s orgánicos?

    Los agricultores que están abandonando el sistema de cultivo “normal” lo hacen impulsados por el sobreprecio que pagan los consumidores de productos orgánicos. Cada vez más y más superficie de terreno es utilizada para la siembra de esos productos “caros”. Pero atención, están abandonando el sistema de cultivo “normal” no porque el sistema orgánico sea más eficiente, sino porque les reditúa más dinero.

    "… algunos de los ecologistas de las naciones occidentales son la sal de la tierra, pero muchos son elitistas. Nunca han experimentado la sensación física del hambre. Actúan desde cómodas oficinas en Washington o Bruselas. Si vivieran sólo un mes entre la miseria de los países en desarrollo, como lo he hecho yo durante cincuenta años, gritarían pidiendo tractores y fertilizantes y canales de irrigación y se indignarían con los elitistas que desde sus casas intentaran negarles estas cosas." Norman Borlaug
    Como en la naturaleza

    Los fertilizantes están prohibidos en el sistema orgánico. Se busca que los cultivos se desarrollen con fertilización natural. “Como en la naturaleza”, dicen los entusiastas promotores de la comida orgánica. Pero hay un pequeño detalle que dichos promotores no han pensado: la agricultura no es un fenómeno natural.

    La agricultura implica manipular la naturaleza. Si en verdad quisiéramos que todos los alimentos fueran “como en la naturaleza”, tendríamos que volver a la época de los nómadas, cazadores y recolectores. En esa época los humanos sí consumían alimentos 100% orgánicos y producidos “como en la naturaleza”. Pero la invención de la agricultura también significó alejarse de la naturaleza. Un ejemplo: la naturaleza jamás ha logrado establecer una población de plantas de maíz como las que se ven normalmente en un campo agrícola moderno.

    ¿Cómo crece el maíz en la naturaleza? Bueno, primero nunca crece en poblaciones compactas de millones de individuos, sino que lo hace en “manchones” de pocos individuos aislados aquí y allá. Dichos “manchones” se hallan rodeados de otras plantas. Segundo, las plantas de maíz silvestre son mucho más pequeñas y sus mazorcas no contienen la extraordinaria cantidad de alimento de las plantas cultivadas modernas.

    Las plantas de maíz modernas son el resultado de una cuidadosa y paciente selección a lo largo de miles de años. Una planta moderna de maíz es dramáticamente diferente a una planta de maíz silvestre. Es tan diferente, que si la colocáramos en el mismo ambiente que su “planta abuela”, no lograría sobrevivir. No podría resistir los ataques de las plagas, ni la competencia de otras plantas, ni las condiciones de fertilidad del suelo que su “planta abuela” sí resiste.

    Cultivar una planta de maíz moderna en condiciones “como en la naturaleza” es una idea realmente torpe. Sería como poner una vaca lechera en una pradera silvestre esperando que sobreviva el ataque de los depredadores por sus propios recursos. Para lograr establecer un cultivo de maíz 100% “como en la naturaleza”, tendríamos que recurrir a las plantas originales de maíz silvestre. Y créanme, la vista de una mazorca de maíz silvestre es desoladora.

    "Por el amor de Dios, siempre he dicho: 'utilicen todos los fertilizantes orgánicos disponibles, pero no vengan a las naciones del tercer mundo para decir que pueden producir todos los alimentos que necesitan con fertilizantes orgánicos'. Si intentáramos reemplazar con estiércol los fertilizantes químicos, deberíamos multiplicar por seis la población de ganado. Esto es un disparate, y lo afirman personas que nunca han producido una tonelada de alimentos en toda su vida". Norman Borlaug
    Fertilizar es necesario

    Hace poco tiempo, antes de la producción de fertilizantes sintéticos, había un problema enorme para conseguir fertilizantes ricos en nitrógeno, un elemento esencial para las plantas y para todos los seres vivos, pues es básico para la construcción de las proteínas.

    ¿Cómo se generan los fertilizantes nitrogenados en la naturaleza? Hay dos formas principales: por descomposición de los animales y las plantas muertos (básicamente su reciclamiento), y por la actividad de ciertas bacterias, llamadas nitrificantes, que viven en la raíz de las plantas leguminosas (como el frijol). El problema está en que esas bacterias únicamente trabajan con las plantas leguminosas, pero no trabajan con plantas gramíneas, como los cereales, el principal alimento humano, ni con las otras plantas que consumimos. Así que se deben cultivar leguminosas alternadamente con los cereales y con las otras plantas si queremos que el suelo tenga una dotación suficiente de nitrógeno. Son necesarios dos ciclos de cultivo completos de leguminosas por cada ciclo de cultivo de las otras plantas. El problema está en que necesitamos mucho más cereales que leguminosas. Los cereales son el principal alimento de la humanidad y de los animales que mantenemos para obtener leche, carne, huevos, etc. Así que necesitamos una fuente alternativa de nitrógeno para nuestras plantas cultivadas que no son leguminosas.

    Un día alguien descubrió la extraordinaria cantidad de nitrógeno que hay en el guano, es decir, la caca de las aves marinas. Y afortunadamente se descubrió una enorme cantidad de guano en las islas Chincha, en Perú, que se había acumulado durante miles de años. Pero este fertilizante se fue haciendo cada vez más caro y escaso bajo la enorme demanda mundial. Se requerían más y más alimentos para la población humana que crecía rápidamente. Los fertilizantes nitrogenados sintéticos fueron la solución.

    ¿Podemos fertilizar todos nuestros campos agrícolas actuales sin utilizar fertilizantes sintéticos? La respuesta a esta pregunta es fundamental para evaluar la viabilidad de los cultivos orgánicos a gran escala. Y la respuesta es obvia: ¡No! Tal vez podemos fertilizar algunas miles de hectáreas con abonos orgánicos para alimentar a una población pequeña. Pero no podemos fertilizar con abonos las millones y millones de hectáreas que hay en el mundo. Simplemente porque no tenemos la capacidad gigantesca que se necesita para producir tal cantidad de abonos.

    Elaborar composta necesita mucho tiempo, casi un año, para descomponer los cadáveres de plantas y animales completamente para que así se libere todo su nitrógeno y las plantas puedan reutilizarlo. El ritmo de producción de alimentos debe ser cada vez más rápido porque la población humana crece y crece. No tenemos tantos cadáveres de plantas y animales para descomponer, ni tenemos tanto tiempo, para producir las millones de toneladas de composta necesaria para el cultivo orgánico generalizado.

    El uso inadecuado de los pesticidas y la mala dosificación de los fertilizantes ha provocado alteraciones importantes en los ecosistemas. Algunos pesticidas son tóxicos para las personas si se exponen a ellos sin la protección adecuada. Pero la solución a estos problemas no es simple. Las soluciones simples a problemas complejos siempre han provocado más problemas. Y producir alimentos para toda la humanidad es un problema extremadamente complejo que requiere del uso de toda la tecnología que seamos capaces de crear. Volver la vista al pasado para reemprender el cultivo primitivo de nuestros alimentos no me parece una solución muy inteligente. La producción “orgánica” de alimentos es un bonito sueño, pero, como todos los sueños, no es compatible con la realidad.
    Comments 18 Comments
    1. Atuky's Avatar
      Atuky -
      Excelente tema!!!!

      FELICIDADES.

      Me recordaste un documental de las hormigas africanas, llegarón a un sembradio y arrasarón con todos los insectos.
    1. SEÑOR GUAVIARE's Avatar
      SEÑOR GUAVIARE -
      Buen tema, y excelentemente informado, un placer haberlo leído, talento y la data correcta, producen estas temas que destacan....Muy agradecido, Beagle, luego introduciré algunos elementos sobre quintas orgánicas, y los peligros de los fertilizantes en los sistemas de cultivo intensivo, que tanto daño nos producen a diario en nuestra salud....

      Grato placer esta informe, 10 puntos.
    1. dunkeleith2000's Avatar
      dunkeleith2000 -
      Bígooooool, que bueno tu artículo, excelente para pasárselo por los morros a los defensores del eternoprimaverismo.

      Pero te olvidas de dos cosas, una es que el crecimiento de los cultivos no orgánicos tiene un límite y otra el hecho de que los fertilizantes sintéticos son cada vez mas caros y escasos debido a la escasez de petróleo.

      Explicas muy bien que ya no hay marcha atrás, pero dejas de lado el hecho de que la agricultura "normal" tampoco puede darle de comer a todo el mundo si la población crece.
    1. mazuste's Avatar
      mazuste -
      Interesante articulo será cuando lo digiera bien. Mientras tanto, y con el primer párrafo por referencia, debo colegir que los tomates buenos, en el paladar dan sus resultados. los que son de producción industrial, son nada más que agua; prescindibles e insípidos.
    1. Lenon's Avatar
      Lenon -
      Hola Beagle, en primer lugar quiero darte la enhorabuena por tu primer artículo. Y aunque reconozco que lo he leído deprisa y corriendo por falta de tiempo hay algunos aspectos que quiero puntualizar. Sobre los tomates ecológicos y los de producción digamos normal puedo decir mucho ya que en este sentido hablo desde la experiencia pues actualmente cultivo los dos tipos. Y he de decirte que tal y como dice Mazuste los ecológicos son exquisitos mientras que los industriales conseguidos en invernaderos o incluso al aire libre muchos de ellos apenas tienen sabor y además de estar huecos contienen mucha agua.

      Otro aspecto es que confundes cultivo ecológico con la vuelta al pasado y no es así. Los conocimientos agrícolas con los que contamos en la actualidad son inmensamente superiores a los del pasado, y aplicados a la agricultura ecológia consiguen acabar con las plagas atacándolas desde otros frentes no químicos. Por otra parte, los terrenos destinados a la agricultura ecológica pierden algo de potencial al principio, pero con el tiempo se reequilibran y se consiguen en ellos producciones equiparables a los fertilizados químicamente.

      Creo que no hay que posicionarse hacia un tipo de agricultura o hacia la otra, sino simplemente conseguir una nueva agricultura integrada que satisfaga las necesidades humanas. El dato que te doy para terminar es que actualmente el planeta puede proporcionar sin dificultad alimentos para los seis mil millones. El problema no es productivo, sino de contar con dinero para comprar los alimentos, cosa que muchos paises no pueden hacer.

      Por otra parte, la fertilización con nitrógeno industrial en la zona donde vivo está siendo muy dañina y produce grandes quebraderos de cabeza. Son ya varios los acuíferos que están contaminados cuya agua no se puede beber a cosecuencia de su toxicidad.

      Por mis palabras puede parecer que me posiciono contra el cultivo industrial, mas no es así, lo que ocurre es que a fuerza de ser objetivo es necesario apreciar los pros y los contras de ambos sistemas.

      Un saludo.
    1. Regísima's Avatar
      Regísima -
      Notable trabajo.

      Bienvenido.
    1. Le Rouge's Avatar
      Le Rouge -
      Si, muy buen artículo.
    1. Lady_Cyber's Avatar
      Lady_Cyber -
      En general, me gustó tu artículo, aunque no es muy objetivo que digamos. Están bien organizados sus apartados.

      No me gustó el primer comentario sobre el tomate orgánico y el "normal", ya que ni siquiera mencionaste en qué universidad o dónde se realizó el estudio sobre el sabor.

      El problema del hambre en el mundo no es debido a la escasez en la producción de alimentos, sino el resultado de políticas económicas y de distribución. Todos hemos leído cómo a propósito no se levantan cosechas, o cómo se tiran producciones enteras de algún alimento, sólo porque el precio no es conveniente.

      En cuanto a la necesidad de combatir plagas, eso también se puede hacer por medio de controles biológicos, como se hace con la mosca de la fruta. No necesariamente se tiene que usar pesticidas, que, además, contaminan agua y suelo.

      No soy fanática de los productos orgánicos, también en algunos casos me parecen sobrevalorados, pero comprendo la preocupación de muchas personas por las posibles consecuencias que puedan tener en el organismo humano muchos años de consumo de alimentos con residuos de fertilizantes y pesticidas, esto, además de toda la contaminación que dichas sustancias generan, incluso desde su elaboración.

      Me gustó tu estilo y cómo expones, a ver si escribes algún otro artículo.
    1. Mobit's Avatar
      Mobit -
      La ignorancia como tarjeta de presentación

      Si la única variable utilizada para evaluar una verdura fuera el sabor, pobre coliflor y pobre brocoli, aunado a eso existe la mala percepción, sobre todo entre gente que no es del medio agronómico de que los pesticidas son ultra necesarios, lo cual es falso ya que se ha demostrado que las plagas infestan cultivos y se desarrollan mas en monocultivos y en menor medida en policultivos o cultivos imbricados.

      El rendimiento no es una función directa de la infestación de insectos, aunque muchos de ellos actuan como vectores de enfermedades las cuales son la verdaderas causantes de la reducción del rendimiento, un factor mas importante y con mayor efecto sobre el mismo es la aplicación de los riegos de auxilio sobre todo en la fase de floración y llenado de fruto o de grano


      luego le seguimos
    1. COLOQUIO's Avatar
      COLOQUIO -
      Es que la calidad de la comida no se distingue por los sabores, sino por la composición química que contienen y que le es aportada precisamente por las propiedades naturales de la tierra, aire y agua. Esos mísmos alimentos que consumen los terricolas, no contienen las mismas propiedades si los cuecen en fuego natural (gas) que en el horno de microondas.
    1. Bucaro's Avatar
      Bucaro -
      un cultivo no necesariamente necesita ser "fertilizado" con quimicos. Al parecer no has investigado a fondo todo lo que hay sobre los cultivos organicos.

      Y no estoy hablando de fertilizar con composta u otras cosas.

      Hay otras opciones para tener un cultivo organico completamente libre de plagas, ademas de los pesticidas.

      Como lo has dicho, hay motivos economicos para desprestigiar a los cultivos organicos, y de ello sin duda se encargaran las compañias que venden ferilizantes quimicos, los cuales pueden producir daños en la tierra con el paso del tiempo. ¿Existira la posibilidad de que entre mas fertilizante uses en un suelo provoque que necesites aun mas cantidades de fertilizantes a la larga?
    1. ppluches's Avatar
      ppluches -
      Buen artículo, toca muchas sensibilidades. Realmente es de dudarse las ventajas de los cultivos orgánicos en muchos aspectos.
    1. SEÑOR GUAVIARE's Avatar
      SEÑOR GUAVIARE -
      http://diariodeoriente.mforos.com/ Guaviare.

      McDonald's, la más grande cadena de comida rápida del mundo, que cuenta con más de 30.000 restaurantes en 119 países; que "alimentan" a diario a más de 50 millones de personas. La protesta está vinculada a la insostenible y poco ecológica opción de alimentarse de una comida que se produce de manera cruel (por la matanza industrial de animales), que es ecológicamente insustentable (por la deforestación y pérdida de diversidad biológica asociada a la plantación de pienso para ganado) y que atenta contra la salud de las personas. Infórmate con las asociaciones animalistas/vegs de tu país/comunidad.

      Siendo la cadena de fast food más grande del mundo, es la más imitada por cadenas pequeñas que siguen su tóxico (y muy adictivo) modelo alimenticio además de sus retorcidas estrategias comerciales. El feliz y entretenido payaso que invita a los niños a consumir alimentos poco saludables que fomentan la obesidad infantil, les incentiva también a consumir sus promociones, cajitas felices y juguetitos cuyo único objetivo es la venta inescrupulosa de sus menús. Además, los principios de Mc Donald's riñen no solo con las personas veganas y vegetarianas, sino también con las personas que sientan una conexión ética con su medioambiente humano y natural.
    1. El Beagle's Avatar
      El Beagle -
      Gracias por sus comentarios, críticas y demás.

      El Beagle
    1. Unregistered's Avatar
      Unregistered -
      no inporta ddd
    1. Unregistered's Avatar
      Unregistered -
      cuanta caca
    1. ALISONBLUE10@HOTMAIL.COM's Avatar
      ALISONBLUE10@HOTMAIL.COM -
      dAAA ESTUBO CHIDO EL TRABAJO Y NO ME CANZO GRACIAS KE DIOIS TE LO PAGE
    1. Lui's Avatar
      Lui -
      Para que sigan la reflexion, les recomiendo otros puntos de vista, por ejemplo:
      Los libros y documentales de Marie-Monique Robin accesibles en español;

      https://www.youtube.com/watch?v=NUysB9BpXVo
    Comments Leave Comment

    Click here to log in

    ¿Cuál es la quinta palabra de ésta pregunta? Escribe en minúsculas.