• Matemáticos reconocidos poco conocidos

    Karl Weierstraß
    (1815 - 1897)

    Maestro de Cantor, Runge,  Schwarz  y de toda una generación de matemáticos alemanes, Weierstrass es el responsable de uno de los métodos más efectivos en Cálculo: el método épsilon (nombrado así pues su notación utiliza la letra griega ε). Gracias a este método se pudieron probar varios teoremas fundamentales para el fundamento de la matemática infinitesimal lo que a la postre permitió varios de los desarrollos tecnológicos de la actualidad.

    Nacido en Ostenfelde, Westphalia (ahora parte de Alemania) , en 1828, al establecerse su familia en Paderborn, ingresó al Gimnasio Católico (institución equivalente a la educación media superior) y paso mucho de su tiempo leyendo el Journal of Pure and Applied Mathematics,  que era la revista matemática líder en Europa.  

    Mientras era profesor en el Instituto Industrial de Berlín, Weierstrass desarrollo una de las más grandes ideas matemáticas hasta el momento.  En su “Introducción al Análisis” druante los años 1859-1860, dio al mundo una rigurosa metodología para que los matemáticos trabajaran con la noción de secuencias infinitas o series que alcanzaban un límite. 

    Hasta ese momento, mucho del desarrollo del cálculo Newtoniano se basaba en ideas, nociones que se sabían verdad pero no se habían demostrado rigurosamente. El concepto de “límite infinito” aplicado a variables fijas, como en la expresión “n tiende a infinito” no se sabía realmente su significado formal.  El método épsilon resolvió esto.

    Weierstrass razonó: En lugar de que el límite estuviera definido para n como el proceso de alcanzar el infinito, por qué no definimos una secuencia infinita que tenga un límite si para cualquier épsilon  ε, siempre puedes encontrar un entero n tal que para todos los enteros m>=n, el emésimo término de la secuencia siempre estuviera a ε del límite.

    Entre los conceptos que gracias al método épsilon se pudieron formalizar se encuentran:
    + El concepto de continuidad , pieza clave para el desarrollo de la ciencia
    + El teorema de Weierstraß que trata sobre máximos y mínimos locales, y
    + Teorema de Bolzano-Weierstrass , otra pieza fundamental en la construcción de los ladrillos fundamentales del cálculo: los números Reales.

    Mucho le debe la humanidad a este gigante Alemán de las matemáticas.

  • La pesada carga de ser bueno



    La pesada carga de ser bueno.

    Que yo no digo que yo lo sea, aunque reconozco que a veces lo intento.

    El otro día, en la puerta de una gran superficie comercial me abordó un transeúnte y me dijo que estaba tieso, que no tenía nada que llevarse a la boca, que le diese algo. Echando mano a mi escuálida billetera en cuyo interior, fustigados y zarandeados por la crisis, habitaban tres escasos y angustiados euros, se los ofrecí. Inmediatamente me dio tres veces las gracias. Su gesto triple de gratitud me puso en alerta. Resultaba algo inadmisible y reprobable. Comprendí que aquel hombre era aún más hipócrita que yo, y estoy seguro de que si le hubiese dado cuatro euros, él me hubiese dado cuatro veces las gracias, es decir, un gesto de gratitud por cada euro donado, que podría aumentar en progresión aritmética en el caso de que también aumentase un trasvase de euros que no tenía desde mi bolsillo hacia el suyo. Mi estupefacción aumentó en progresión geométrica cuando entendía la verdadera dimensión del asunto: Ni él cría en mí, ni yo en él. Ni él era bueno, ni yo tampoco. O lo que es lo mismo: el triunfo absoluto de la doblez y la maldad; el imperio absoluto de la hipocresía más draconiana, insoportable y cínica. Así es imposible que una sociedad progrese. Una buena acción no puede derivar de la hipocresía, sino de la solidaridad y del bien, a menos que queramos que este mundo retome su rumbo y siga del derecho, y no de revés como hace tiempo que está. Ya decía Maugham que en tiempos de hipocresía cualquier sinceridad parece cinismo.

    Pero ser bueno no es nada fácil, como podría parecernos a primera vista. Por ello, la mayoría de las personas lo son sólo en contadas ocasiones. Intentar serlo todos los días resulta un ejercicio francamente agotador. La bondad es como un costal que pesa cincuenta kilos. De vez en cuando uno se lo carga sobre la espalda y en el corto espacio de ese momento nos recubre la bondad. Ser bueno durante toda la vida supondría el despliegue de un esfuerzo extenuante al que la gran mayoría no estaríamos dispuestos. La maldad pesa muchísimo menos, es ligerísima y etérea. Por ello somos hipócritamente malvados. Y por ello el mundo está como está desde la noche de los tiempos y sin remedio alguno a corto y medio plazo.

    La bondad constante y vitalicia es una virtud compleja y difícil de alcanzar. Resulta atemporal e invariable a los vaivenes de la historia y, bajo consenso universal, siempre ha permanecido fija sobre la empatía, el respeto, la solidaridad, la comprensión, el compromiso, la igualdad, la justicia, el desprendimiento, la conmiseración, y la reducción de parte del egoísmo personal. En la sociedad actual, caracterizada por el reinado del hedonismo, el individualismo, la incomunicación, la permisividad y el relativismo, la bondad se ha convertido en un valor a la baja que desgraciadamente ha dejado de cotizar en nuestras vidas. Solemos identificar la bondad con la estupidez o la fragilidad mental en el mejor de los casos, y con una cierta forma de maldad encubierta, en el peor. Cuando se acerca a nosotros una persona buena, nos resulta ajena y extraordinaria su actitud y aptitud, que se nos antoja extraña y anacrónica. Para colmo, si se trata de un desconocido, impelidos y compelidos por el recelo y la desconfianza, pensamos que algo viene buscando; que algo esconde tras su cándida aureola; que todo no es más que un ardid para ganarse nuestra confianza. Es decir: la bondad está bajo sospecha dentro de una atmósfera social oblicua y recalentada y repleta de taimados tunantes, zascandiles rateros, arteros truhanes y famélicos lobos con piel de corderos. Fue Antonio Machado quien intentó asignar a la bondad su justa media, la gradación correcta, en aquel famoso verso de: “soy en el buen sentido de la palabra, bueno”.

    En cierta forma el vocablo ha sido prostituido casi desde sus inicios y con el paso de los años se ha banalizado y ampliado su campo semántico, que dejando muy atrás su primigenia etimología, en la actualidad intenta abarcar y dar cobertura a un heterogéneo grupo integrado por pusilánimes, advenedizos, adláteres, correveidiles, tunantes, pícaros, hipócritas y demás fauna urbana cómplice y consentidora de esta resurgida Gomorra.

    La maldad, con base en su ausencia de sacrificio y desprendimiento, representa el camino fácil porque permanece exenta de las dificultades que representa y conlleva el ser bueno, por ello camina a nuestro lado disfrazada de bondad. La maldad supone la vía rápida para conseguir nuestros deseos, no requiere de esfuerzo alguno, y ante la ausencia o debilidad de los imprescindibles y necesarios valores universales que la refrenan y mitigan, encuentra el caldo de cultivo ideal donde desarrollarse. Es por ello tan necesario la instauración de una nueva moral en nuestras vida, o retomar y asumir la ya existente, que dicho sea de paso lentamente hemos abandonado y mancillado.

    Deberíamos ser buenos, por mucho que no pese a nosotros mismos o a los que nos rodean.
    Comments 15 Comments
    1. Kontrol's Avatar
      Kontrol -
      Gran artículo.. necesita correcciones... varias
    1. Mobit's Avatar
      Mobit -
      Aun y cuando las ideas son cuasi universales me sorprende la similitud de las mismas en este artículo con las de la teleserie Glee, en el ultimo capitulo, el señor Shuester le da a Finn un monologo con una similitud extraordinara a las ideas aqui vertidas.

      cosas del azar
      Glee pasa por Fox a las 10 de la noche; por cierto hoy comienza la segunda temporada, si tienen Sky preparense por que de seguro va a ser una noche muy cortada de señal por las lluvias
    1. Regísima's Avatar
      Regísima -
      Quote Originally Posted by Kontrol View Post
      Gran artículo.. necesita correcciones... varias
      Te agradecería que las correcciones que detectes se las envíes al equipo Editor, a Orkcloud o a cualquiera de los editores.


      Saludos!
    1. Regísima's Avatar
      Regísima -
      Te felicito por el artículo, Lenon.

      Un trabajo excelente.


      Saludos!
    1. Iván Roldán's Avatar
      Iván Roldán -
      Humm… y después de todo entre tanto adjetivo no me queda muy clara esa idea de “ser bueno” y todo me indica que se refiere al clásico “ser bueno” de aquella moralidad convencional, caduca y tambaleante, porque de otra forma se estaría… “prostituyendo” ¿?
      Al “ser bueno” que pesa tanto por su característica de humildad y de entrega desinteresada. Una idea inalcanzable hoy en día por el constante número de situaciones de competitividad a las que hay que enfrentar, principalmente… porque la virtud va más allá de regalar unas monedas al méndigo, como se menciona arriba.

      Buen artículo que invita a la reflexión, y me hace pensar en qué es “ser bueno”, y lo que se me ocurre por el momento es aquella cualidad por querer crecer y buscar un desarrollo tanto individual como grupal. De trascender echando mano de nuestra calidad humana, virtudes y claro, defectos, vicios y maldad. Para nada como un ideal, porque esos son figuras perfectas, para nada una bondad pura al 100x100. Para nada como alguien que hace el bien desinteresado. Y mucho menos como un “deber” porque eso es una imposición moral, y como tal, aburre, enferma y es pesada.

      Ser bueno no debe pesar si deja de ser un “deber” y se convierte en un “vivir” y un actuar, y más aún si se le deja de visualizar como la virtud más grande del ser humano.

      Hace mucho que no leía en algún sitio la palabra "zascandil"... ¡gracias! :-)
    1. transformer's Avatar
      transformer -
      ok lenon, particularmente doy algunas monedas a quien lo pide, pero no por eso me considero bueno, lo que me hace pensar que soy bueno es que hago bien mi trabajo y siempre trato de interactuar positivamente con los que se atraviesan por mi espacio vital, dificilmente me sacan de mis casillas (desde que deje ese puesto administrativo de altos vuelos en el hospital ) considero que al no entrometerme en los actos de los demás, al no tratar de influir negativamente con alguién, no hablar mal de las personas que no estan, no romper hasta donde sea posible las reglas de urbanidad, eso me hace pensar que soy bueno, y esto no me aburre ivan, no me cuesta trabajo hacerlo, pero de eso a ser bonbdadoso en el aspecto de compartir mis bienes con alguién que a mi parecer no lo merecen es otra cosa. por ejemplo, con la familia de la señora que nos ayuda en la casa somos muy dadivosos, con el marido y los hijos, pero ponemos un límite, le pagamos bien, y la mayoría de las veces un poco mas de lo habitual, pero jamás le prestamos dinero cuando nos pide, eso no, porque ya le pagamos bien y lo consideramos un abuso, aún así creemos que hacemos lo correcto, con el mesero que nos atiende bien en el restaurante ó con policía que cuida la cerrada, eso sí, ni un centavo a la trinchera.

      en fin, el tema da para mucho y ya se platico en el foro de interrogatorios iniciado por un tal p3epe, espermos poder cooperar.

      saludos y que envidia de no poder tener un equipo campeón en méxico.
    1. Mr. Blue Sky's Avatar
      Mr. Blue Sky -
      Hola, lo de las correcciones me lo pueden achacar a mí. Recibí un privado de Lenon hace varios días y revisé dos que tres veces por el artículo y nunca lo vi enlistado. Obvio, fue mi error no preguntar por qué nunca lo vi, hasta ahora que salió publicado.

      Les ofrezco disculpas a todos por las molestias causadas.

      Saludos.
    1. dunkeleith2000's Avatar
      dunkeleith2000 -
      Lo bueno y lo malo en el sentido cristiano no es para nada un valor eterno y universal.

      Por ejemplo en un sentido homérico o nietzschiano lo bueno es aquello que es sano y fuerte, por lo tanto el bueno eres tú en cualquier caso y el que te viene a pedir es un cabrón por ser feo y pobre.

      En un sentido marxista mas de lo mismo, el individuo que en vez de trabajar se dedica a pedir por lo general es un individuo sin capacidad de lucha, arribista y que por lo general se arrimará siempre al ascua del poder a la contra del empuje del trabajo.

      En un sentido liberal randyano igual, el pobre es un individuo destructivo que en vez de luchar pide. Es un sentido muy similar al marxista y que considera al pobre como inmoral. El pobre que pide, no el pobre que vive a gusto en su pobreza.

      Oséase que la mayoría de los sabios y filósofos opinan que de darle dinero al pobre nada de nada, lo mas una patada en los cataplines y que espabile, sino a un centro de reeducación.
    1. Beto's Avatar
      Beto -
      Felicidades Lenon, rescatas la buena intención de escribir algo digno y de ser comentado, gracias por tu esfuerzo y la invitación a la reflexión.

      Dificil encontrar la bondad en la caridad, dilema muy pero muy antiguo, el bondadoso esta en riesgo de ser vanidoso, si obsequiamos dinero para alimentar al hambriento, estamos aceptando que el dinero es la medida de nuestra bondad, darle de comer al hambriento podria demostrar, hambre de ser buenos, paradoja muy usada por las religiones, así que no puedo pasar de ejercer la bondad para ser bueno, sin intentar definir que es ser bueno.
      Suponer que la humanidad perdio valores implica que los tubo, no se puede perder lo que nunca se tubo, de modo que la humanidad era buena, como estudiar la humanidad es algo muy complejo, prefiero opinar sobre lo que consideraba era bueno, aunque ahora se que nunca lo fui, todavia comparto, amar al projimo como a uno mismo, lo comparto pero ahora se que es imposible, y por que voy a imponerme un imposible, eso seria condenarme al fracaso, no se puede amar al projimo como a uno mismo, este seria otro tema completo, apenas y puedo intentar definir que es ser bueno.

      Supones muy dificil la bondad y ligera la maldad, origen obscuro de nuestros males y condena del futuro, el bien y el mal siempre han estado juntos, el bien para mi siempre sera el mal de los otros.
      Solo se puede amar al projimo totalmente en el plano espiritual, pero como le hacemos para deshacernos de esta pesada carga de nuestros cuerpos, que pesan mas que la bondad, por cierto paradoja tambien ocupada por las religiones, entonces buscar ser buenos solo existe en nuestras mentes, usemos reglas claras para nuestra realidad humana.

      Bueno me has dejado lleno de dudas y reflexiones.
      Saludos y
      Gracias.
    1. Kontrol's Avatar
      Kontrol -
      Vamos por partes, cada número un párrafo..

      1. El juicio de valor que hace Lenon es infundado: ¿por qué el gesto del mendigo que encontró en la calle era "inadmisible" y "reprobable"? ¿No es posible que el hombre haya considerado un buen detalle agradecer una vez por cada euro, a manera de broma, camaraderismo? En fin, Lenon no lo considera así, al contrario, salta inmediatamente a la conclusión de que el tipo, al que originalmente trataba de ayudar, es un hipócrita que muestra una doble moral. No encuentro en ningún lado una pizca de información que me permita arribar a la misma conclusión de Lenon.

      2. "Doble moral" habla de un individuo que actúa de conformidad con principios morales irreconciliables según conveniencia. ¿Dónde está la doble moral aquí? La acción se describe brevemente: 1) A encuentra a B; 2) A entrega 3 euros a B, en un acto de ayuda; 3) B agradece tres veces. En ningún tramo de la acción existe un cambio de moral.

      3. Lenon se responde a sí mismo y con esto entro en materia: "Una buena acción no puede derivar de la hipocresía". Correcto. Entonces, ¿Lenon fue hipócrita al entregar el dinero? Si es así, entonces el acto no es bueno, efectivamente. Pero, desde la perspectiva de un observador, sin duda es posible pensar en una persona que da tres euros de buena voluntad, sin hipocresía y con sinceros ánimos de ayudar, con lo que la acción se tornaría bondadosa. Creo que es tan fácil como eso: Lenon confunde un juicio de bondad/maldad personal incluyendo la interacción entre personas, lo cual es erróneo. Lo importante es la intención que descansa en cada uno de elllos, no la interacción misma a través de la cual se consolida un acto bondadoso.

      4. Un solo comentario me merece todo el párrafo, ¿por qué? La narrativa engulle, penetra y casi obliga a creerla, pero no hay un solo argumento que dé alguna idea, siquiera un trazo malhecho y distraido de por qué demonios ser bueno "pesa" tanto, supone un despliegue de esfuerzo extenuante. Sin este párrafo explicado y fundamentado, el edificio entero que es la opinión en este ensayito moral se desvanece. Supongamos un ejemplo: dado el caso de un embarazo no deseado, ¿es el aborto menos "pesado" que la aceptación del hijo? Al menos no lo tengo tan claro, principalmente si consideramos a la cantidad de personas que terminan con problemas psicológicos luego de un aborto. Entiendo que pueda "parecer" la salida fácil, pero estoy convencido de que muchas mujeres sufren un duelo muy intenso luego de un aborto. Otras no, quizá. Pero lo anterior no puede conducirnos a afirmar categóricamente el párrafo que Lenon lanza como por arte de magia.

      5. Aunque coincido con que la bondad es atemporal, como virtud humana, las líneas que siguen descalifican esta idea, subsumiendo la bondad al debate público, al mayoriteo de las preferencias. No hay correlación entre una idea y la otra. ¿O es que quizá existe una bondad ideal, que en nada se compara con nuestros pobres intentos (reales, humanos) de ejercerla? Y en todo caso, ¿para qué nos serviría una bondad así?

      6. Lenon me da la razón: la bondad, entonces, no es atemporal.

      7. Estoy convencido de que, en muchísimos casos, el ejercicio de la maldad requiere esfuerzos inauditos. ¿Cuánto esfuerzo les habrá costado a los grandes estrategas que buscaban eliminar poblaciones enteras, grupos enteros, razas enteras?, ¿podemos decir que la maldad de algún conspiracionista no requiere esfuerzos, años de preparación? Me parece que lo distintivo de la maldad no es su facilidad, sino la maldad misma, los sentimientos que arrastra: odio, venganza, destrucción, poder... El maniqueísmo presentado por Lenon no puedo comprarlo: bueno-difícil, malo-fácil, no es más que una simplificación, una caricatura de la realidad. Tanto la bondad como la maldad pueden ser fáciles (cuando uno se abraza a dichas ideas) como difíciles (porque todo objetivo conlleva dificultades). La diferencia me parece simple: la bondad crea, da fruto, promueve la vida; por su parte, la maldad destruye, envilece, asesina. En este sentido, creo, hablaba Tomás de Aquino de la maldad como "ausencia de bien", como aquello que está en las antípodas de la bondad y que, asimismo, carece de una esencia propia, de un contenido. Lo propio de la maldad es vaciar, exterminar, remover, mientras que lo propio de la bondad es construir, edificar, progresar. Hay quienes dicen, finalmente, que destruir es más fácil que construir, pero no estoy tan de acuerdo: existen hombres que hay dedicado su vida, su sangre, sus esfuerzos, a la destrucción... y ha sido difícil.

      8. Creo que la bondad no debe pesar o doler. Estoy convencido de que el primer síntoma de que no estamos siendo buenos es, precisamente, la infelicidad. Si algo "me pesa", evidentemente no me hace feliz, y en ese sentido no corresponde a la bondad. La bondad, para mí, es actuar de conformidad a reglas básicas de convivencia. Por otro lado, no estoy de acuerdo con que este mundo está COMPLETAMENTE de cabeza: el desarrollo de los derechos humanos, la libertad, el conocimiento, la ciencia, la medicina, etc., son ejemplos claros de que existen en el mundo intentos sinceros por hacer crecer a la humanidad. Ver todo mal no es, a mi forma de ver, más que proseguir un esquema maniqueo donde "yo" y "nosotros" (mi grupo) tratamos de ser buenos, mientras "ellos" o "los otros" (los demás) no hacen más que echar a perder al mundo. Creo que este mundo no es blanco y negro (idea que, no obstante, sostuve muchos años), sino una escala magnífica de grises. Nuestra labor, así lo creo, es desentrañar lo que de bueno existe en el mundo y promoverlo, y desterrar lo que de malo hay. Sin este esfuerzo por la comunicación, creo que el mundo estará, aquí sí, definitivamente perdido.
    1. sistemma's Avatar
      sistemma -
      Siguiendo la línea de este artículo, opinaría que ser bueno no pesa para quien no desea serlo, sino que lo es. Para el, hacer algo reprobable pesa. Su conciencia es el mejor censor.

      Pero tal idea es simplista.

      El problema radica verdaderamente en definir lo "bueno" de lo "malo". El Dr. House es malo al insultar, humillar y despreciar a un paciente... a veces incluso arruina su matrimonio, lo pone en contra de sus seres queridos o simplemente lo deja bastante traumado... pero lo cura casi invariablemente. Le salva la vida.

      ¿Esto hace del Dr. House una persona buena o mala?

      Creo que no hay nadie ni completamente bueno ni completamente malo. Somos seres complejos. Tanto es desgastante intentar ser absolutamente bueno, como absolutamente maligno.

      Todo lo que nos queda es tratar de mejorar y ya. Los ideales son solamente eso, ideales. Tanto el malvado como el bondadoso.
    1. Mobit's Avatar
      Mobit -
      Les recomiendo que relean "Los Hermanos Karamazov" de Fedor Dostoievsky; la moral en Dostoievsky es realmente fabulosa, a manera de novela pero es una disertaciòn simplemente excelente raya en lo academico, en sintesis reduce la discusiòn a la confrontaciòn de la idea de que la cosmologia y la cosmogonia a final de cuentas convergen, de ahi se pueden extraer excelentes conclusiones para la tolerancia en la vida politica cotidiana, la parte novelesca tambien es muy buena selecciona muy bien a los personajes, Aliocha (Alexei) Mitia (Dimitri), etc
    1. Ahuizotl's Avatar
      Ahuizotl -
      No estoy de acuerdo con lo de que "ser bueno pesa" ni tampoco creo que sirva de algo juzgar los actos como "buenos" o "malos", ni tratar de ser bueno.

      Me quedo con algunas ideas que expresaron algunos foristas en los comentarios anteriores y lo complemento:

      "Ser bueno" sólo pesa cuando "tratas de ser bueno", no pesa cuando simplemente se "es".

      Tratar de "ser bueno" puede ser tan malo como "ser malo", es decir, casi siempre no son muy diferentes el que hace "cosas buenas" que el que hace "cosas malas". Si yo trato de ser "bueno", hago "cosas buenas", actuo como alguien "bueno", o sea, estoy representando el papel de "bueno", que no es más que una máscara más, que se suma a todas las máscaras que he usado a lo largo de mi vida. Igualmente podría usar la máscara de ser egoista, o desconsiderado, o desgraciado.

      Por qué digo que "ser bueno" es casi siempre sólo una máscara? porque sólo estoy actuando, tal vez ante los que me miran o tal vez ante mí mismo si estoy solo, o ante la persona beneficiaria de mi acto, o ante Dios si creo en él. Es casi imposible hacer algo que mi mente califica como "bueno" sin que piense en lo que hice, sin que juzgue mi propio acto, y sin que sienta algo al respecto. Quizás pienso (juzgo) que estoy haciendo algo bueno, y tal vez pienso que está bien que yo haga cosas buenas, o pienso que no debo sentirme orgulloso de hacer algo bueno, o pienso que la persona a la que le hago un bien me debe dar las gracias, o pienso que no importa si me da las gracias de todas formas yo debo hacer lo correcto, tal vez me felicite a mi mismo por haber hecho algo bueno o me sienta orgulloso, o me sienta bien, o me sienta culpable por sentirme orgulloso, etc.

      Hay una diferencia enorme entre "tratar de ser bueno" y simplemente "ser bueno" o sólo "ser". La diferencia es interna: cuando trato de "ser bueno" o actuo haciendo algo "bueno", lo hago pensando en lo que hago y luego casi siempre lo repienso y lo juzgo y lo reflexiono, pero cuando simplemente "soy", hago lo que me nace hacer sin pensar en ello, sin juzgar y sin pensar en ninguna otra cosa. Cuando simplemente soy, soy yo mismo y soy real y soy genuino, entonces casi seguro que soy bueno porque soy mi verdadero yo, que es mi única tarea real en la vida. Luego tal vez siga sin pensar en lo que hice o tal vez lo eche a perder pensando en lo que hice y juzgando y sintiéndome bueno, entonces ya no soy mi verdadero yo sino un ser que se juzga bueno o trata de ser bueno. Cuando uso máscaras, cuando no soy, ya no soy yo mismo, no soy real ni genuino, entonces estoy robándole algo a la vida, estoy viviendo mi vida desde una actuación, como un ser falso, entonces podría decirse que soy malo, sin importar tanto la calidad de lo que haga, si hago cosas buenas o cosas malas, soy un ser que no vive la vida directamente sino que vive a través de sus pensamientos y de sus juicios y de esa manera no deja aflorar su verdadero yo que queda oculto detrás de su mente que se roba casi todo lo real en su vida y entonces de alguna manera estoy siendo "malo" conmigo mismo.

      Mi única tarea en la vida es vivirla de verdad, no a través del cristal opaco, anácronico y sin verdadera vida de la mente. Para hacerlo sólo tengo que ser yo mismo, o sea ser con mi verdadero yo. Si vivo la vida directamente, o sea con mi yo real, entonces todo lo que haga será algo bueno, por lo menos para mi verdadero ser y para el verdadero ser de todos los demás. Para quienes se lo pregunten, mi verdadero ser o mi verdadero yo es el que vive en el presente sin pensamientos, lo que está debajo de mi falso yo, creado por mi mente, o sea mi ego, que vive una vida llena de problemas y preocupaciones y dolor por el pasado y que sueña con un futuro prometedor.
    1. Lenon's Avatar
      Lenon -
      Estimados compañeros, problemas que no valen la pena mecionar me tienen contra las cuerdas y un poco agobiado. Entiendo que el tema da para mucho y que vuestros puntos de vista merecen ser tenidos en cuenta y debatidos, pero por ahora me es imposible.

      Les doy gracias sinceras por su comentarios y sean BUENOS en la medida de lo posible.

      Espero que sepan disculparme y no tomen a mal mi falta de atención. Gracias de nuevo.
    1. Kontrol's Avatar
      Kontrol -
      Hola Lenon

      Espero que ya todo bien... esperamos tus respuestas.
    Comments Leave Comment

    Click here to log in

    ¿Cuál es la quinta palabra de ésta pregunta? Escribe en minúsculas.