• Matemáticos reconocidos poco conocidos

    Karl Weierstraß
    (1815 - 1897)

    Maestro de Cantor, Runge,  Schwarz  y de toda una generación de matemáticos alemanes, Weierstrass es el responsable de uno de los métodos más efectivos en Cálculo: el método épsilon (nombrado así pues su notación utiliza la letra griega ε). Gracias a este método se pudieron probar varios teoremas fundamentales para el fundamento de la matemática infinitesimal lo que a la postre permitió varios de los desarrollos tecnológicos de la actualidad.

    Nacido en Ostenfelde, Westphalia (ahora parte de Alemania) , en 1828, al establecerse su familia en Paderborn, ingresó al Gimnasio Católico (institución equivalente a la educación media superior) y paso mucho de su tiempo leyendo el Journal of Pure and Applied Mathematics,  que era la revista matemática líder en Europa.  

    Mientras era profesor en el Instituto Industrial de Berlín, Weierstrass desarrollo una de las más grandes ideas matemáticas hasta el momento.  En su “Introducción al Análisis” druante los años 1859-1860, dio al mundo una rigurosa metodología para que los matemáticos trabajaran con la noción de secuencias infinitas o series que alcanzaban un límite. 

    Hasta ese momento, mucho del desarrollo del cálculo Newtoniano se basaba en ideas, nociones que se sabían verdad pero no se habían demostrado rigurosamente. El concepto de “límite infinito” aplicado a variables fijas, como en la expresión “n tiende a infinito” no se sabía realmente su significado formal.  El método épsilon resolvió esto.

    Weierstrass razonó: En lugar de que el límite estuviera definido para n como el proceso de alcanzar el infinito, por qué no definimos una secuencia infinita que tenga un límite si para cualquier épsilon  ε, siempre puedes encontrar un entero n tal que para todos los enteros m>=n, el emésimo término de la secuencia siempre estuviera a ε del límite.

    Entre los conceptos que gracias al método épsilon se pudieron formalizar se encuentran:
    + El concepto de continuidad , pieza clave para el desarrollo de la ciencia
    + El teorema de Weierstraß que trata sobre máximos y mínimos locales, y
    + Teorema de Bolzano-Weierstrass , otra pieza fundamental en la construcción de los ladrillos fundamentales del cálculo: los números Reales.

    Mucho le debe la humanidad a este gigante Alemán de las matemáticas.

  • Entrevista 1: Ricardo Martínez



    Estrenamos esta sección de entrevistas con una hecha al Lic. Ricardo Martínez Espinosa, Director del Programa Académico de Ciencia Política y Administración Pública de la Universidad de Monterrey, en México. Analista político de carrera, hizo la maestría en Administración Pública y Política Pública en la Escuela de Graduados en Administración Pública y Política Pública del Tecnológico de Monterrey, es fundador del portal www.juntosdenunciamos.org, un programa innovador de participación ciudadana para denunciar delitos.
    Iniciamos la entrevista agradeciendo al Licenciado Martínez su buena voluntad para responder nuestras preguntas.
    La Trinchera:
    Licenciado, ¿qué opina de la cultura mexicana y sus efectos en la forma en que se desarrolla la política en este país?
    Lic. Ricardo Martínez:
    La cultura no se puede empacar tan fácilmente en un solo contenedor como puede ser lo mexicano. Más bien tendríamos que hacer un análisis de cada una de las regiones. Los componentes que adhieren a los individuos con su comunidad de origen o donde hacen su vida diaria tienen conexiones más locales que nacionales. Pensar en cómo la cultura mexicana puede impactar en la forma de hacer política me parece una sobregeneralización. Sin embargo si tuviera que hacerla, propondría que utilizáramos aquella cultura que tiene mayor impacto sobre el resto del territorio. Por la concentración que tienen los medios de comunicación de la capital sobre el resto de las ciudades, podemos suponer que es la cultura del Distrito Federal la que impone costumbres y formas de hacer. La influencia que tienen estos medios sobre la población es enorme, tanto en gustos musicales, en formas de hablar, en fenómenos de aprobación o desaprobación política, y en muchas de nuestras decisiones.

    Desde un aspecto histórico, se ha hablado sobre qué tanto pudo influir la cultura española sobre nosotros. Hay análisis muy interesantes sobre cómo la Santa Inquisición y sus proyectos de persecución política y religiosa moldearon la cultura española hacia costumbres de simulación, hipocresía y doble moral; esto con el fin de sobrevivir en una sociedad que promovía el silencio, la homogeneidad y la obediencia espiritual. Ese tipo de persona fue la que influyó en la construcción de las instituciones mexicanas, y por ende, la corrupción y la doble moral se sembraron en nuestra forma de vida por un proceso de enculturación. Ninguna de las dos teorías responde satisfactoriamente a lo que vemos en nuestra realidad hoy en día.

    Autores como Anthony Downs a mediados del siglo veinte influyeron profundamente sobre la Ciencia Política para explicar que el individuo actúa más por razones económicas que culturales. Ante la oportunidad, tendrá una predisposición para actuar predominantemente sobre decisiones que le generen una maximización de sus beneficios. Esa teoría se llamó Rational Choice y hasta la fecha sigue siendo utilizada en teorías más modernas como el Nuevo Institucionalismo. Creo que una explicación de este tipo responde más a nuestra situación. El mexicano actualmente vive en una estructura social caótica porque resulta más barato actuar fuera de la ley que dentro de ella. Eso ya lo han analizado economistas como Hernando de Soto. Lo que se tiene que hacer es encarecer la acción ilegal y abaratar la legal. Muchos de los procesos de toma de decisiones se enfrentan con resistencias y con grupos de interés que encuentran beneficios en las torceduras de la ley. Es ahí precisamente donde se tiene que trabajar, pues a final de cuentas un país con más legalidad beneficiará a todos, incluidos los actuales grupos privilegiados. Situaciones tan extremas como la inseguridad y los choques entre delincuentes no benefician a nadie. Creo que estamos en un proceso de concientización dolorosa, pero a partir de estos traumas es que podemos generar una acción pública encauzada a estos fines. Económicamente ya no es rentable la ilegalidad, si es que alguna vez lo fue.
    La Trinchera:
    ¿Cree que haya alguna diferencia entre la cultura política de los estados del norte y los estados del centro y sur?
    Lic. Ricardo Martínez:
    Si partimos de los supuestos de la pregunta anterior, podemos deducir que la respuesta tiene que ser afirmativa. Los incentivos y el contexto ambiental en el centro y sur no son los mismos que en el norte. Por lo tanto los individuos actúan preponderantemente sobre los incentivos y el contexto que su sociedad les imprime. En el norte se tienen condiciones económicas relativamente superiores que en el centro y sur, con excepción del Distrito Federal. También la cercanía con las ciudades estadounidenses imprimen dinámicas complejas a las sociedades del norte de nuestro país. Por lo tanto, las formas de hacer política se ajustan a estas situaciones. En muchas ocasiones se ha supuesto que hay una diferencia étnica o genética entre mexicanos del norte o del sur, pero creo más bien que se trata de una adaptación a la realidad de cada espacio para entender por qué actúan de tal o cual forma. Los fenómenos migratorios en nuestro país (tanto hacia otros países como los procesos migratorios internos) cada vez son más frecuentes, lo que hace muy complicado establecer formas de hacer política que correspondan a un grupo cultural u otro. La respuesta, por tanto, tendría que ser más hacia el análisis de cada contexto tanto de ubicación como de influencia de otras regiones y culturas para poder afirmar algo así con certeza.
    La Trinchera:
    ¿Cómo es que en la Universidad de Monterrey se hace la diferencia?
    Lic. Ricardo Martínez:
    Buscamos formar profesionales de la política. La mayor barrera a la que nos enfrentamos es la creencia de que cualquiera puede ser político, lo cual es verdad si hacemos caso a Aristóteles que decía que el hombre es un animal político. Sin embargo, hay de políticos a políticos. Nuestros egresados esperamos que marquen una diferencia no solo por la formación humana que le buscamos imprimir a todos nuestros egresados, sino también porque queremos que quienes lleguen a las sillas donde se toman las decisiones no sean improvisados de la política. De nepotismo y amiguismo tenemos terribles ejemplos por todo lo alto y ancho de nuestro país. Eso tiene que cambiar. Quien llega a un espacio de representación debe ser por sus credenciales académicas y profesionales, por su talento, y no por quien lo haya apadrinado, o de quien sea hijo o sobrino. Lamentablemente nuestro país y el sistema partidocrático en el que vivimos ha promovido la proliferación asfixiante de estas prácticas. Aquí queremos hacer las cosas diferentes y le estamos apostando a un cambio de conciencia.
    La Trinchera:
    ¿Cómo es el acercamiento que tienen sus alumnos con la política local?
    Lic. Ricardo Martínez:
    Tenemos de todo. Desde aquél que ya tiene su registro en el partido y quiere aprender a hacer política, hasta aquél que le gusta el lado del análisis político. Estos dos perfiles interactúan y son fácilmente distinguibles en los salones de clase. Creo que ambos imprimen algo positivo a las discusiones.

    La política local está fuertemente impregnada por actores de la iniciativa privada, familias que han sido un factor de influencia en esta ciudad desde hace más de un siglo, por grupos conservadores cercanos a la iglesia católica y por la presencia de un medio de comunicación local que ha competido exitosamente contra los canales de la capital. La estructura de los partidos obedece en muchas ocasiones a estos factores reales de poder.

    Los alumnos por tanto no se encuentran aislados de estos factores de influencia. La interacción entre alumnos con los medios de comunicación y con grupos de interés específico se da en las mismas condiciones que con cualquier otro grupo de individuos en la zona metropolitana de Monterrey. La diferencia que hay tiene que ver con su grado de análisis de estos diferentes actores y factores. Quiero pensar que su grado de influencia es inversamente proporcional a su capacidad para analizar objetivamente diferentes hechos y cuestiones de la política local. No son inmunes, pero apostamos a que sus interpretaciones tengan mayor profundidad y objetividad que el resto de los regiomontanos.
    La Trinchera:
    ¿Cómo puede medirse la diferencia que hace la universidad?
    Lic. Ricardo Martínez:
    Perfil del egresado, opinión de los empleadores, opinión de diferentes grupos de la sociedad. No creo que haya más formas, pues la percepción será subjetiva. Los mismos egresados tienen una perspectiva de sí mismos cuando interactúan con egresados de otras instituciones, y normalmente su apreciación de sí mismos es superior a la de sus compañeros.
    La Trinchera:
    ¿Cómo puede una persona común evaluar a un gobernante?
    Lic. Ricardo Martínez:
    Una forma fácil de hacerlo es analizar qué propuestas hizo como candidato, y cuántas ha logrado cumplir. El grado de avance de cada una de estas propuestas puede obtenerse de los informes de gobierno. Si algo que prometió ni siquiera está registrado en esta declaración al pueblo, entonces estamos muy mal. Si lo registró y presenta un avance modesto, podemos al menos estar pendientes de su velocidad y compromiso.

    Otra forma de evaluar es la retrospectiva, y ésta es muy subjetiva pero no por ello menos válida ¿Estamos mejor o peor que antes respecto a las áreas que son particularmente sensibles para mí o para mi comunidad? Normalmente éstas tienen que ver con la economía y la seguridad.
    Finalmente, puede saberse mucho de un gobernante con su capacidad o interés en responder ¿Ha intentado ponerse en contacto con su gobernante? ¿Cómo ha sido su respuesta? ¿La ha habido?

    Estas tres perspectivas nos pueden dar una idea de qué tipo de gobernante es. Una forma más de evaluar esto y que complementa esta evaluación es ¿Qué tan buen ciudadano he sido yo? ¿Me preocupé por evaluar al candidato o voté por él o ella en base a popularidad o inercia ideológica? ¿He estado al pendiente de su actuación? ¿He intentado construir para el bien de la comunidad antes que sólo criticar? Las respuestas a estas preguntas pueden darnos también una idea sobre qué tipo de gobernante seguramente tendremos.
    La Trinchera:
    ¿Cree que los políticos de hoy son menos corruptos que los de ayer?
    Lic. Ricardo Martínez:
    No creo que tenga que ver con calidad moral de los políticos de ayer u hoy, sino con una degradación (o mejoramiento) de la capacidad de las instituciones para reducir las oportunidades de impunidad, y de aumentar los rendimientos por seguir las reglas del juego.
    También otro fenómeno que no podemos dejar de analizar es la facilidad con la que los escándalos de corrupción hoy en día pueden dar la vuelta al mundo en cuestión de minutos. Asimismo, las leyes de transparencia y rendición de cuentas han hecho más evidente la corrupción, no necesariamente porque seamos más corruptos hoy o porque lo hayan sido anteriormente.
    Hay indicadores, sin embargo, que revelan una degradación paulatina de nuestra calidad institucional con respecto a la corrupción, como son los indicadores de Transparencia Internacional, donde desde hace varios años no hemos hecho más que descender en el ranking. La respuesta si nos basamos en estos números tendría que ser negativa, pero nuevamente ¿desde cuándo México se somete a estas mediciones? ¿Tenemos números comparables? ¿Las preguntas que realiza TI son significativas? La gran mayoría son de percepción. La interpretación terminará siendo más subjetiva de lo que pensamos.
    La Trinchera:
    ¿Puede hablarnos del programa Juntos Denunciamos?
    Lic. Ricardo Martínez:
    Una página donde buscamos que interactúen todos los que de alguna forma u otra hemos sido víctimas de la delincuencia ¿De qué se trata? Un espacio construido por y para ciudadanos. Para todos aquellos que no creen en la Procuraduría o que piensan que la denuncia es una pérdida de tiempo. Este espacio quita 5 minutos y puede significar una gran diferencia para otros ciudadanos ¿Tuvimos tres o cuatro asaltos a mano armada en las últimas semanas sobre un punto en particular de la ciudad de Monterrey? Esto puede hacer que una quinta persona entre a nuestra página, vea cómo operan y a qué hora, y evite exponerse. A esto lo llamamos inteligencia ciudadana. Asimismo, estamos trabajando para que estos reportes sean reconocidos por la autoridad como denuncias que puedan ser seguidas de oficio, aunque hemos encontrado una resistencia enorme por parte de la procuraduría y de los órganos de seguridad. Dicen que temen que el uso de este proyecto pueda llenarse de reportes falsos y desenfocar los esfuerzos con la autoridad. Creo que su posición es válida, pero estamos trabajando en candados que disminuya la propensión a que esto pase. En un futuro aspiramos a ser un mecanismo de mediación entre el ciudadano y la autoridad para la construcción de nuestra seguridad comunitaria, ya sea para presentar una denuncia, para dar seguimiento a ésta u otras denuncias similares, o bien para generar reportes estadísticos del delito construidos por todos nosotros. La página está disponible en http://www.juntosdenunciamos.org y entrar no requiere nada más que tener instalado Flash en tu computadora y por supuesto acceso a Internet. Estamos incluso ya trabajando para que desde tu iPhone puedas tomar una foto o video y la subas directamente desde una aplicación que estamos gestionando con Apple. De esta forma y con el uso del GPS integrado automáticamente se generaría una referenciación geográfica de tu ubicación y se integraría al mapa junto con el contenido multimedia.
    La Trinchera:
    ¿Cuál es la respuesta que ha tenido este programa?
    Lic. Ricardo Martínez:
    Sinceramente ha sido baja con respecto a nuestras expectativas iniciales. Una de las explicaciones puede ser que no hemos tenido detrás de nosotros a agresivas campañas en medios de comunicación por parte de patrocinadores. Esto sin embargo les puede dar a los ciudadanos una señal de que nosotros sí somos auténticos. El equipo está conformado por egresados de una maestría recientemente, preocupados por un tema, y con la mejor intención de causar un impacto positivo en nuestra comunidad. Es necesario por supuesto mucho más trabajo de campo, ir a las escuelas, a las colonias, hablar de este proyecto, porque de lo contrario estamos luchando contracorriente. Por un lado el desconocimiento que puede haber de nuestra herramienta, y por el otro la desconfianza que puede generar, o ¿tú expondrías una denuncia en una página de la que conoces poco? Si no nos damos a conocer de mejor manera en nuestra sociedad, sinceramente no puedo pedir que confíen ciegamente en nosotros, menos para como están las cosas. Está en nuestro lado de la cancha la pelota y tendremos que ser capaces de superar estas barreras. Tengo mucha confianza en el equipo que hemos armado, y los logros que hasta ahora tenemos me llenan de orgullo.
    La Trinchera:
    A su modo de ver, ¿qué país representa un ejemplo de política sana que pudiera servir de referencia a los políticos actuales?
    Lic. Ricardo Martínez:
    La política sana es un ideal. No podría apuntar a un país, pues cada uno tiene prácticas buenas, pero también sus vicios. Apostaría más a que un ejemplo de política sana es México dentro de algunos años, cuando como ciudadanos hayamos sido capaces de construir cada uno desde su trinchera un país más articulado y con mejores perspectivas. No es una visión imposible. Basta con que cada uno ponga un poco y el resultado puede ser espectacularmente diferente. Si me obligas a decirte un país que está haciendo las cosas bien en el ámbito político, te podría decir que me gusta lo que está haciendo Costa Rica. Hay un proyecto interesante que han llamado las Auditorías Ciudadanas, que puede ser una práctica excelente a nivel local para muchas regiones de nuestro país, Nuevo León incluido.
    La Trinchera:
    ¿En qué consisten las Auditorías Ciudadanas?
    Lic. Ricardo Martínez:
    Les platico a grandes rasgos el proyecto, pero les dejo la liga de un documento del Banco Mundial donde se explica con mucho mayor detalle sus alcances y metodología. La idea central parte de que la toma de decisiones surja desde la ciudadanía. Se asume que como comunidad tenemos una mejor idea de dónde estamos y hacia dónde queremos ir. A través de un ejercicio de consulta organizado por una conjunción de actores clave (ciudadanos/gobierno), se definen metas e indicadores para llegar a ellas. Esto no sería muy diferente a lo que ya hacemos con los Planes de Desarrollo. La parte interesante y nueva tiene que ver con que los ciudadanos son capaces de vigilar, hacer rendir cuentas e incluso sancionar a los servidores públicos que se alejen de los objetivos. Asimismo, los ciudadanos controlan de una manera nunca antes vista la distribución y monitoreo del presupuesto público. Los beneficios, nuevamente a muy grandes rasgos, se relacionan con una sociedad más participativa y responsable, y con un gobierno más auditable y enfocado en la decisión de los ciudadanos.
    Y de esta forma terminamos la entrevista con el Lic. Ricardo Martínez Espinosa, le agradecemos infinitamente el tiempo y el esfuerzo que nos dedicó con tanta paciencia y atención. Asimismo, que sirva esta entrevista para que nuestros lectores conozcan el proyecto www.juntosdenunciamos.org, el cual podría marcar el inicio de la participación ciudadana activa por medios electrónicos en este país.

    Hasta la próxima.
    Comments Leave Comment

    Click here to log in

    Escribe con minúscula la TERCERA letra de la palabra "TRINCHERA"