PDA

View Full Version : Los que saben de politica de alto nivel opinan de AMLO



Tiefer Verstand
07-04-05, 10:03 AM
The New York Times y The Washington Postsdicen lo mismo que todos aquellos a quienes asiste el sentido comun y justicia de equidad: Lo de AMLO es una pendejada.


Así me erí cuando des[ues de que el pendejerío mexicano voto por su cambio y les dieron cambio pero de :aaa13: ahora sacan a AMLO y me va a dar mas risa y vere como se comen a su nueva :aaa13: con el que siga al inepto de Fox, estupidos mexicanos, luego se quejan y luego quieren cambios de la noche a la mañana...



Tontuelos

Le Rouge
07-04-05, 10:19 AM
Ni el NYT ni el WP niegan que el asunto sea totalmente legal. Que haya gente que se beneficie del asunto, tampoco alguien lo duda, pero es normal.

Bisonte
07-04-05, 10:58 AM
Vamos es mejor que un balazo.

Tiefer Verstand
07-04-05, 11:24 AM
Nuevo foro pero con la misma vieja y roheida dignidad y etica: Quieres ley Dedos ? No friegues como si fuese elunico desde tu panista ex gobernador de Queretaro con sus mega tranzas, el gobernador de Morelos, Espinoza Villareal la ilegalidad de Vamos Mexico y me vienes con esas jaladas ? No friegues, legalidad, en est epaís es igual a la ley del sistema sobre el inconforme.


Buscate un foro nuevo, el software que incluya una dotacion nueva de dignidad, inteligencia y equidad... Por que a ti o se te acabo o nunca la has tenido a juzgar por tus fanaticos planteamientos....


Sabemso que en este país la ley no sirve y eso se sabe desde hace mucho no veo por que ahora tanto confian en la ley, si ese esta usando discrecionalmente, igual que siempre...

Spiderman
07-04-05, 12:11 PM
Nuevo foro pero con la misma vieja y roheida dignidad y etica: Quieres ley Dedos ? No friegues como si fuese elunico desde tu panista ex gobernador de Queretaro con sus mega tranzas, el gobernador de Morelos, Espinoza Villareal la ilegalidad de Vamos Mexico y me vienes con esas jaladas ? No friegues, legalidad, en est epaís es igual a la ley del sistema sobre el inconforme.

Estoy de acuerdo contigo en el sentido de que todas las personas que citas deben ser tratadas de la misma manera que al peje; pero en lo que jamarás comulgaré es en que se le pase por alto su delito argumentando que todos los demás la han librado, porque no es así. No solo no la han librado, sino que tienen procesos e investigaciones en curso.

No es un argumento el pedir que se le pase por alto porque hay miles a los que no se les ha procesado, como a LEA. Al idiota de amlo le valió madre el amparo. Eso es un delito. Punto.

Quetzal
07-04-05, 12:41 PM
Sobre el tema, ayer lei un articulo muy bueno:

Enrique Canales: Mexicar
Insultante insultado


Se nos ha desplomado el quehacer político mexicano, pero tampoco esperemos que la política sea generosa, inocente e inmaculada. Los cardenales también estarán haciendo política, pero por lo que al menos se ve, los cardenales saben hacer política con respeto y sin insultarse.

Para mí, Andrés Manuel ha cosechado lo que ha sembrado. Si se percibe que Andrés Manuel ha recibido un maltrato de parte de la Sección Instructora, vale la pena recordar el maltrato que semanalmente han recibido todos sus rivales reales o imaginarios. López Obrador ha sido en buena medida uno de los culpables de que la política se haya degenerado en acusaciones infundadas, venganzas, tirrias y expresiones de burla y odio. El que a insultos se ha llevado, ahora a desprecio se lo quieren llevar.

El que siembra odios, cosecha odios. El que tira piedras, recibe pedradas y no puede quejarse con las manos llenas de piedras. Si a marchas te llevas, a marchas te van a llevar. Curioso, el "Peje" protesta de una manera "chafa" por el trato "chafa" que está recibiendo.

El proceso de desafuero fue al mismo tiempo, muy justo y fue muy injusto, pero a esa confusión siempre le ha apostado Andrés Manuel. No podemos decir que Andrés Manuel haya sido un paladín de la claridad, de la transparencia y del pensar objetivo. Su mente cochambrosa es similar a la mente cochambrosa de los que festejan el desafuero y de los que se oponen con bloqueos al desafuero.

Marcar bien un "foul", en un juego sucio en donde se han permitido decenas de faules, también pudiera verse como una cochinada. Si la ley no ha sido aplicada de forma estricta parece injusto que se le aplique a Andrés Manuel de forma estricta. Pero si un agente de tránsito me detiene por andar a alta velocidad, no puedo alegar que muchos también andan a alta velocidad y no han sido detenidos. Siempre me resiento cuando me multan a mí y no a los demás. Para mí, Andrés Manuel tiene motivos para sentirse injustamente tratado, pero no tiene razones para alegar un trato injusto.

López Obrador al no reconocer su violación a la ley, ha despreciado a la ley y ahora los que cuidan la ley lo han despreciado a él. A Andrés Manuel no le interesa saber acerca de todo el sufrimiento que pudieran provocar sus marchas, para él, sus atropellos siempre están justificados. Su megalomanía le impide ver su error jurídico y como Marcos Guillén o Martí Batres cuando era del CGH, está dispuesto a "parar" el país, sin importar razones o daños. ¿Es justo que pretenda aumentar el daño causado por él, para repartirlo por doquier?

Andrés Manuel piensa que si junta mucha gente, la ley se puede aplicar de otra manera. Eso es pensar falso, aunque tenga suficientes motivos para pensar así, sigue siendo una manera falsa de pensar.

La falsedad en nuestra vida civil de todas maneras va a continuar, ya sea que se vote en contra del desafuero o que se vote a favor del desafuero. Entonces, para mí, el tema del desafuero no es muy importante, pues es otra expresión más de nuestra falsedad en la vida civil.

Es obvio que Andrés Manuel ha buscado a toda costa vivir como mártir, lo que indica su inclinación a vivir en la falsedad. Todos sabemos que las leyes en México se han hecho para que las autoridades puedan vender y cobrar su criterio. El criterio de las autoridades es el mejor producto que tienen y todos los días lo venden, pues siempre tienen la manera de emplear su criterio.

Por eso, Andrés Manuel empleando su criterio no se midió con la violación del amparo, pues él sabe que a la población eso no le importa porque aquí en México, las autoridades por tradición violan las leyes, los reglamentos y nuestros derechos. Los que piensan que las autoridades como Andrés Manuel o Marcos Guillén están por encima de las leyes, sin saberlo y en forma inconsciente viven en la falsedad.

Ejemplo reciente: el gobernador gringo de Connecticut, John G. Rowland, entró a prisión el viernes pasado, para cumplir una sentencia de un año, y lo ficharon como el presidiario No. 15623-014. Se le encontró culpable de trafiques y corrupciones. Nunca el gobernador republicano pensó que había un complot en su contra.

Mala la comparación, pero pretendí ilustrar que mientras pensemos que el criterio político es el más importante para la estabilidad del país, consentimos en vivir en plena falsedad, es decir en una estabilidad falsa.

sibernako
15-04-05, 01:12 AM
pos aqui esta un artículo de alguien que si es conocedora del peje, no unos cuates que estan sentados en washington.


Soledad Loaeza

Andrés Manuel López Obrador por sí mismo

La revista Nexos publica en su número de abril un documento firmado por Andrés Manuel López Obrador, Acuerdos para un proyecto de nación, en el que el jefe de Gobierno del Distrito Federal expone con claridad su idea de la política. Uno de los primeros párrafos del texto contiene lo que en democracia es una afirmación alarmante si no es que escandalosa: "En este océano de desigualdad es imposible convivir, modernizar al país y gobernar en forma democrática". La sentencia se acoge a uno de los pilares retóricos más firmes en que se sostuvo la política autoritaria de la que trabajosamente hemos tratado de liberarnos a lo largo del último cuarto de siglo: un país pobre no puede darse el lujo de tener un gobierno democrático. La razón de todos los cambios políticos de los últimos 25 años ha sido demostrar que la pobreza y la desigualdad social no son coartada para el ejercicio autoritario del poder.

López Obrador no es el primer político mexicano que sostiene que la democracia es imposible en un país desigual; lo mismo dijeron una y otra vez todos sus predecesores que llegaron al poder gracias al Partido Nacional Revolucionario (PNR), fundado en 1929, al Partido de la Revolución Mexicana (PRM), que creó por decreto presidencial el gobierno de Lázaro Cárdenas en 1938, y al Partido de la Revolución Institucional (PRI), que nació en 1945. Si en 1988 no se hubiera producido la escisión del partido oficial que encabezaron Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo, hoy hablaríamos de la línea de continuidad que lleva del PNR al PRM, al PRI y al Partido de la Revolución Democrática (PRD), que nació en 1989. En esa fecha los antiguos priístas, metamorfoseados en perredistas, habrían festejado el sexagésimo aniversario de la organización que formó Plutarco Elías Calles.

El documento de López Obrador arriba citado sería el texto del discurso que habría pronunciado el pasado 29 de marzo con motivo del 76 aniversario del partido de las grandes mayorías históricas que, según esta tradición que se niega a morir, apoyan en forma unánime al líder de las causas populares. En este contexto tiene mucho sentido la fotografía que publica La Jornada el día de ayer, en su página 4, en la que cinco ex priístas -unos más distinguidos que otros- salen a carcajadas de una entrevista con el jefe de Gobierno. Lo único que uno se pregunta es de qué o de quién se ríen, ¿del PRI o del PRD? Se les mira felices, y la verdad es que tienen motivos para estarlo. Con gran generosidad la izquierda perredista no priísta les ha abierto la puerta para que regresen al poder, y no tuvieron que cambiarse ni el peinado para verse ahora iluminados con la aureola de batallas democráticas que ellos no tuvieron que pelear y tal vez hasta combatieron.

El documento Acuerdos para un proyecto de nación revela que la genealogía política de López Obrador no se limita a Calles, quien aspiraba a formar un país de instituciones; en cambio el jefe de Gobierno propone un país sin instituciones, en el que el líder que dirige al pueblo pacta con representantes de los poderes fácticos "... de los sectores económicos, religiosos y políticos". Así hablaba y gobernaba Luis Echeverría, quien también sostenía que contaba con la voluntad popular mientras pactaba con los poderosos. López Obrador también pertenece a la casta de políticos cuyas pretensiones de poder se fundan en su supuesta facultad de interpretar "el sentir del pueblo" con sólo mirarlo, y tampoco parece dispuesto a admitir que los acuerdos que propone son por naturaleza cupulares y muchas veces oscuros. No tienen la transparencia de los sombrerazos en el Congreso, tampoco son estrictamente representativos porque los actores no tienen un origen electoral.

La nación que nos ofrece López Obrador nos regresa al sistema de corporaciones que nos trajo la corrupción, la pobreza y la desigualdad social que él mismo denuncia. Este es uno de los aspectos más misteriosos del proyecto lopezobradorista: la antidemocracia y sus lamentables consecuencias fueron producto de maneras de hacer política como las que propone. La ausencia de instituciones es la base del autoritarismo, y éste el origen de muchos de los problemas que López Obrador pretende combatir con sus propias manos, los sentimientos populares, la creatividad y la imaginación. De todo esto lo único tangible son los pactos que propone con quienes poseen el poder del dinero. Hay que reconocer que esta vía ya se ensayó, sobre todo entre 1970 y 1976, y poco resolvió nuestros problemas ancestrales.

A menos de que López Obrador no sepa que él es hoy el portador más conspicuo de la tradición del partido oficial, es evidente que apuesta a nuestra mala memoria. No solamente nos pide que no recordemos la corrupción de los funcionarios de su gobierno, a los que él designó y de cuya honestidad se portaba garante y era responsable, sino también espera que nos olvidemos de un largo periodo de nuestra historia, el del país de un solo hombre, la nación excluyente de las mayorías fabricadas en la retórica autoritaria.

Y Loaeza es de las primeras periodistas que siempre le aplaudieron cuanto berrinche hacía el peje y ahora es de las primeras en darse cuenta de la ficha que es el peje.

De la misma forma que los voceros seudo-izquierdistas apoyaban al Mosh y luego se dieron cuenta de su error y que hicieron lo mismo con el neozapatismo y se dieron cuenta que eran un hato de intolerancia pura, entonces se retractaron tarde, después de chamuscarse y Loaeza parece que ya aprendió de esos errores de juicio. Por eso ha de preferir soltarle sus verdades al peje.