PDA

View Full Version : MÁS ACTIVA EN POLÍTICA que Martha Sahagún



Jaime Francisco Navarro A
06-10-10, 05:54 PM
También menos obvia, Margarita Zavala pareciera empezar a jugar las contras, públicamente, a su marido Felipe Calderón.

En 2006 ambos actuaron como equipo. Se complementaban. Zavala consiguió así que muchos de sus recomendados accedieran a cargos de decisión política y administrativa de quien ocuparía Los Pinos a partir del primer día de diciembre.

Ex diputados federales, que lo fueran en la misma Legislatura que la esposa de Calderón, alcanzaron así hasta secretarías del despacho presidencial: La yucateca Beatriz Zavala Peniche, una de ellas, pidió licencia al escaño senatorial y ocupó la cartera de Desarrollo Social. Para el médico Miguel Ángel Córdoba, la titularidad de Salud.

Y tras ellos una cauda de directores generales, subsecretarios y, sobre todo, encargados del manejo de los recursos públicos en las oficialías mayores de casi todas las dependencias.

Una de esas beneficiarias de las recomendaciones de Margarita Zavala fue Cecilia Romero Castillo, quien desde diciembre de 2006 y hasta mediados del mes pasado despachó cual comisionada del Instituto Nacional de Migración (INM), tras resistirse a abandonar tal cargo por las presiones que en contra de ella se ejercieron tras la matanza de más de 70 migrantes centro y sudamericanos en Tamaulipas. Su paso por esa dependencia concentrada en Gobernación fue polémico. Actuó con dureza, pero también –para no cambiar el estilo panista-- con desenfado y negligencia.

Sorprende, por ello, que tras su reñida salida de la fallida Administración, anuncie que registrará su candidatura para encabezar el CEN del PAN, posición para la que fuera electo hace tres años Germán Martínez Cázares –Calderón lo puso, Calderón lo quitó tras su desastre electoral de 2009-- y que terminará el hoy “lunamielero” César Nava.

¿Está Cecilia Romero en el ánimo de Calderón? Todo indicaría que no, y que en cambio la dos veces ex diputada y también ex senadora –siempre plurinominal--, sí lo está en el de la señora Zavala Gómez del Campo, quien así estaría no sólo contraponiéndose a su marido, incluso buscando ser ella quien ejerciera la hegemonía del partido blanquiazul.

Éste, el ocupante de Los Pinos, pareciera apoyar al segundo de sus coordinadores de la mayoría panista en la Cámara Alta, Gustavo Enrique Madero –el primero, Santiago Creel, colocado ahí por Vicente Fox, fue defenestrado tras el arribo de Martínez Cázares al liderazgo formal del albiceleste--, aún y cuando haya recriminado a éste su prematuro “destape”.

No que Calderón necesite un líder del PAN. Él mismo lo es y ha sido desde marzo de 2006, cuando relegó a Manuel Espino y él mismo, junto a Mouriño, Martínez y hasta Vázquez Mota, tomó el control de su propia campaña política que, para esas fechas, naufragaba.

Ha sido Calderón quien personalmente no nada más ha “palomeado” a los candidatos de su partido a puestos de elección popular, incluso él mismo ha diseñado las campañas de descrédito al PRI –remember: partido ligado al narco-- y quien, una soleada tarde en Acapulco, también decidió traicionar los más recientes pactos de Bucareli y sacar adelante las alianzas con el sector más $sumi$o del PRD.

En la dirigencia del PAN, pues, Calderón quiere un títere cuyos hilos pueda manejar desde la oficina que ocupa en Los Pinos. Tal papel ominoso es el que precisamente han desempeñado Martínez y Nava, cada cual a su turno.

Dócil, Madero llena los requerimientos de abyección necesarios para sólo jugar el papel de fronting o fachada del michoacano, quien así manejará a su antojo el proceso de selección de candidato y la propia campaña presidencial del albiazul.

Romero, en cambio, es bronca, aparentemente indomeñable. Por su actuación en las Cámaras del Congreso, sobremanera a su paso por el INM, ha demostrado contar con más arrestos de los que Madero –“Maderito” le llaman sus colegas senadores-- pudiera presumir. Su actuación estos últimos años fue el de simple correa de transmisión de las órdenes que, cada cual en su momento, le transmitían Mouriño, Ruiz Mateos o hasta Patricia Flores.

Zavala está con Romero. Calderón con Madero.

¿Quién ganará la partida?

Parafraseando al clásico, el secretario de Salud Miguel Ángel Córdoba recién ha dicho que la desunión provocará que el PAN pierda las elecciones por la gubernatura de Guanajuato. Entrevistado en León, el también precandidato dijo que de acuerdo con encuestas, el 50% de los guanajuatenses está dispuesto a votar por otro partido distinto al blanquiazul. Nacionalmente, el PAN apenas rebasa el 20% de intención del voto para 2012.

SPQR_EL_UNICO
06-10-10, 05:57 PM
buen dato