PDA

View Full Version : Puzzles de la historia mitos y leyendas a lso ojos de la ciencia...



Tiefer Verstand
24-08-05, 12:52 PM
ESTE AUN NO LO LEO PERO PARECE INTERESANTE A SIMPLE VISTA:

http://aluzinformacion.com/articulos/puzzles/

Para ver algunas imagenes ir al link.


PUZZLES DE LA HISTORIA
MITOS Y LEYENDAS A LOS OJOS DE LA CIENCIA
por: Carlos E. Casero y Luz de la Puente


Según el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, cuando hablamos de “leyendas” nos referimos a una relación de sucesos que tienen más de tradicionales o maravillosos que de históricos o verdaderos. Del mismo modo, debemos entender por “mitos”, aquellos relatos o noticias que desfiguran lo que realmente es una cosa, y le dan apariencia de ser más valiosa o más atractiva.

Sería imposible enumerar todos los mitos y leyendas que se han ido forjando a lo largo de la historia de la humanidad, pero de lo que sí estamos seguros es de que su existencia constituye uno de los más ricos elementos de estudio para conocer nuestro pasado. Un pasado por otro lado lleno de lagunas y misterios, que la ciencia hoy en día apenas logra descubrir. Lamentablemente los mitos y leyendas a ojos de la ciencia, carecen de credibilidad. Para nuestros científicos e historiadores apenas se puede extraer información verídica entre tanta “paja y folklore” añadidos a sus tradiciones por pueblos “primitivos” en algun recóndito lugar de la geografía de nuestro planeta.

Prefieren seguir obteniendo información sobre nuestro pasado a golpe de piqueta y carbono-14, y que huesos y otros restos materiales diseminados en distintos puntos arqueológicos sean los encargados de escribir la historia.

Se desprecia el enorme conjunto de mitos y leyendas legados por pueblos milenarios, unos ya desaparecidos y otros a punto de correr la misma suerte. Y todo porque este mismo legado no encaja en la historia que ya han escrito nuestros científicos. Ellos ya parten de dogmas preestablecidos, sino ¿cómo entender que un mito o una leyenda desfiguren lo que realmente es una cosa?. Antes de investigar, parecen saber ya si algo es verdad o mentira. ¿Cómo podemos saber que un suceso histórico tiene más de maravilloso que de verdadero?. Sencillamente porque ellos ya van con la “verdad”, mejor dicho “su verdad” por delante. Si algo se aparta de esa “verdad inicial”, inmediatamente se etiqueta como mito o leyenda y no se pierde más el tiempo, pues hay que buscar rápidamente más datos que si se ajusten de nuevo a la “verdad inicial”, la capacidad de sorpresa es prácticamente nula. Conceptos como “verdad” o “mentira” están sujetos y condicionados al contexto histórico en el que se viven y constantemente expuestos a revisión. Que el hombre un día pudiese volar, o alcanzar la Luna, es una verdad o una mentira según nos situemos en el calendario.

A nadie se le escapa que entre estos relatos históricos, calificados como mitos y leyendas, puedan ir elementos añadidos a lo largo del tiempo que distorsionen el significado real de los sucesos acontecidos. Otros muchos, no serán más que el producto de fantasías y supersticiones. Por no hablar de las metáforas descriptivas empleadas en muchos casos a la hora de reflejar hechos incomprensibles a los ojos del observador que iniciase estas leyendas o mitos. Todo esto ha ocurrido hace siglos y sigue ocurriendo en la actualidad, no descubrimos nada nuevo hablando de ello. No cabe la menor duda que separar el polvo de la paja es una ardua labor, acentuada por el enorme paso del tiempo. Pero hay denominadores comunes a todas las leyendas y a todos los mitos, sobre todo los que se refieren a los orígenes de la humanidad, a sus dioses, con quienes convivieron codo con codo, a su obsesión por los fenómenos celestes, etc.

Estos puntos en común en todos los mitos y leyendas, no pueden ser producto de una conspiración general de quienes los iniciaron, en lugares distintos y distantes. Más bien podríamos decir que es un intento, limitado por su propio contexto histórico, de dejarnos un legado duradero de los primeros momentos de nuestra historia, un momento que ni tan siquiera conocemos hoy.

Algunos de estos legados que no encajan en nuestra historial oficial continúan reclamando la atención de todos nosotros, exigiendo una urgente revisión, termino por cierto que parece ser no gusta mucho a nuestros historiadores.

Muestra de ello son estos tres ejemplos que exponemos a continuación, en los que, como en tantos otros mitos y leyendas, sus orígenes y conocimientos tienen el mismo punto de partida. La visita en tiempos remotos de unos maestros venidos de las estrellas. Una hipótesis tachada de fantástica inicialmente por la mayoría de la comunidad científica, condenando a la burla y al ostracismo a aquellos quienes desde sus mismas filas se han atrevido a plantearse, como fue el caso de Francis Crick, a quien en 1.962 se le entregaba el Premio Nobel, conjuntamente con James Watson, por el descubrimiento de la estructura del ácido desoxirribonucleico o ADN. Tras años de trabajo e investigación, Crick comenzó a defender la idea no sólo de que la vida en la Tierra se originó en el espacio, sino que ésta fue traída deliberadamente hasta aquí, por alguna civilización extraterrestre. En su libro "Life Itself", el premio Nobel nos asegura rotundamente sobre estos remotos visitantes extraterrestres:

..."esos seres descubrieron nuestro mundo en formación. Entonces se embarcaron en una experiencia que hoy nos parece imposible pero que, dentro de unas decenas de años, estaremos en condiciones de emprender..."

¿Verdad o mentira, mito o realidad?. No podemos partir de un axioma inicial, sino continuar buscando respuestas, revisando nuestra historia, y sobre todo no cerrando puertas de ninguna clase.

EL LEGADO DOGON

Los dogon son un pueblo que se localiza en la actualidad en la República del Malí (África Occidental), en la zona conocida como el Sahel, en la altiplanicie de Bandiagara. Su historia y tradiciones no dejarían de pasar desapercibidas al resto del mundo si en el año 1.951 los antropólogos franceses Marcel Griaule y Germaine Dieterlen no hubiesen publicado un trabajo titulado "Un sistema sudanés de Sirio", en el cual hacían un estudio sobre cuatro núcleos tribales sudaneses para averiguar el alcance de sus conocimientos ancestrales acerca del sistema estelar de Sirio.

En su estudio los dogon aseguraban conocer la existencia de una estrella (Sirio B) que es imposible de ver a simple vista. Para ellos es la principal del firmamento y gira alrededor de Sirio A, la más brillante del cielo en la constelación del Can Mayor. Juntas ambas estrellas, no ofrecen al ojo humano más que un solo y potente foco de luz en el firmamento, lo que hace imposible distinguir una estrella de otra. Existía pues, la circunstancia de que los dogones conocían Sirio B, siendo conscientes además de que era invisible. Los dibujos representativos que hacen de la órbita de Sirio B, alrededor de Sirio A, son exactamente idénticos a los del moderno diagrama astronómico. Pero no sólo sabían esto. También aseguran que Sirio B, es una estrella muy pequeña. La llaman "Po Tolo", "tolo" significa estrella y "po" el nombre de la semilla más pequeña, que los especialistas en botánica denominan "digitaria". La astronomía oficial sabe que Sirio B es una "enana blanca", una estrella muy pequeña y muy pesada. Continúan con la afirmación de que a pesar de ser muy pequeña, es muy pesada, la más pesada que existe, constituida en un material más brillante que el hierro al que denominan "sagala".

De acuerdo a su mitología, Po Tolo da una vuelta alrededor de Sirio cada 50 años. Según la ciencia oficial sus cálculos se estiman en la actualidad en 50,040 años. Conocen también la existencia de Sirio C a la que llaman "emme ya". Los dogones celebran cada 50 años una fiesta que denominan "sigui", determinada por la rotación de Po Tolo alrededor de Sirio A. Cada jefe dogon tenía que preparar para cada fiesta, un recipiente impermeable en el que hacía fermentar la primera cerveza ceremonial a consumir en los festejos, un solo recipiente ritual en común, que una vez finalizada la fiesta, era colocado en la viga principal de la vivienda del jefe dogon, en donde se sumaba a los de fiestas precedentes. Sumando los recipientes existentes, se ha podido establecer que las festividades "sigui", ya eran usuales entre los dogones en el siglo XII. Los dogones aseguran que todos sus conocimientos proceden de unos seres llegados del sistema de Sirio, que denominan "Mommos", que descendieron a la Tierra en un "arca", que al aterrizar giraba y volteaba en el aire, siendo roja como el fuego inicialmente, y volviéndose blanca cuando aterrizó.
Por primera vez, en el año 1.862, el astrónomo americano Alvan Clark logró ver en la estrella de Sirio, que no era sólo una, sino dos estrellas. Con un objetivo de 47 cm. de diámetro pudo distinguir a la que fue conocida desde ese mismo momento como Sirio B. Posteriormente, en una época mucho más reciente, se detectó la existencia de una tercera estrella que completaba el sistema de Sirio, Sirio C, la "emme ya" de los dogones.

Todos estos conocimientos del pueblo dogon, extraídos a lo largo del trabajo de muchos años de Marcel Griaule y Germaine Dieterlen, fueron lanzados al conocimiento público en el año 1.975 por el francés Eric Guerrier y por el estadounidense Robert K.G. Temple.

Que un hombre de ciencia como Marcel Griaule (1.898-1.956) extrajera esta información tan revolucionaria, despertó de inmediato entre sus compañeros todo tipo de rechazos. Pionero de los estudios etnográficos en África, primer catedrático de etnología de la Universidad de la Sorbona, consejero de la Unión Francesa, Presidente de la Comisión de Asuntos Culturales... y un largo etcétera de títulos honoríficos, no fue razón suficiente para que sobre este hombre no se lanzasen todo tipo de sospechas de fraude, basadas en un "terrible delito", su gran afición a la astronomía.
Poco importa que, a pesar de la gran cantidad de páginas del que constaba su largo trabajo sobre los dogon, iniciado en el año 1.931, sólo dedicara un capítulo al conocimiento de Sirio, y que fuese su compañera Germaine Dieterlen quien lo publicara varios años después de la muerte de Marcel Griaule. ¿Para qué montar un fraude si jamás hizo hincapié en él?.

Gran cantidad de antropólogos como Van Beek, Jacky Boujou, Paul Lane, etc, han tratado de verificar los trabajos de Marcel Griaule varios años después de su muerte. Ninguno ha logrado los resultados alcanzados por Griaule. Esta circunstancia ha servido para desprestigiar todo su trabajo. Tampoco importa en esta ocasión que el conocimiento que le fue dado a Griaule fuese un regalo al que pocas personas pueden acceder, por ser parte de la tradición secreta de este pueblo africano, un regalo ganado por el respeto y la admiración a lo largo de muchos años de estudios y de convivencia. Este conocimiento sólo está al alcance de muy pocos miembros de la comunidad dogon, una casta sacerdotal que guarda celosamente todo el origen de sus costumbres y tradiciones. Marcel Griaule recibió un conocimiento secreto que le ha sido negado a otros. Es curioso ver como el fracaso de unos cuantos se ha convertido en el éxito de los detractores del trabajo de Griaule. Ahora falta por ver si cuando estos mueran, también son acompañados a su última morada por docenas de miles de dogon en señal de luto y respeto hacia su figura, como lo fué Marcel Griaule en 1.956.

Otros críticos han prescindido en atacar la figura de Griaule, conscientes de su intachable carrera profesional, y han preferido desarrollar la hipótesis de la "asimilación cultural". Esta teoría señala la posibilidad de que en algún momento después del descubrimiento de Sirio B en 1.862, algún grupo de misioneros europeos hablase a los dogon de que Sirio, la estrella más brillante de todo el firmamento, era en realidad un sistema doble, y que éstos asimilasen dentro de su cosmogonía esta circunstancia. O también que algún estudiante dogon de viaje por Europa regresase con estos mismos conocimientos, introduciéndolos en sus tradiciones y creencias.
Esta teoría parece ignorar la existencia de Sirio C, descubierto muy recientemente (1.995), amén de ser excesivamente rebuscada. Si bien existen pruebas de asimilación cultural en otros casos, estos requieren mucho más tiempo para desarrollarse, y más en el caso de los dogon, que celebran su fiesta principal (sigui), cada 50 años. Pero cualquier hipótesis es buena siempre que niegue la posible visita de seres de otros mundos en otras épocas a la Tierra.

EL LEGADO KAYAPO

Los kayapó hasta sus primeros contactos con el hombre blanco fueron una tribu guerrera muy temida por el resto de pueblos que habitaban los territorios del Mato Grosso en el Alto Amazonas, vagando por un territorio muy extenso, desde los rios Xingu al Tapajos. El gobierno de Brasil logró pacificarlos entre los años 40 y 50, no sin tener muchos problemas, incluso en la actualidad, pues sus territorios han sido y continúan siendo expoliados por multinacionales madereras y petroleras, siendo muy frecuentes los choques con quienes se aventuran a agredir su medio natural, toda una vergüenza para el mal llamado "mundo civilizado".

Algunas de las características distintivas de la cultura kayapó son los discos ubicados en el labio inferior que eran utilizados por los hombres y todavía son portados por algunos de ellos en un extraño canon de belleza. Otra característica son las hermosas pinturas del cuerpo, consistentes en diseños geométricos intrincados que los niños y los adultos de ambos sexos utilizan, principalmente en tonos rojos y negros. Muy interesantes son también sus festivales y danzas. Los festivales viven un clímax después de un largo período de preparación, durante el cual cada miembro de la tribu ritual se adhiere con sus canciones distintivas, danzas y ceremonias especiales.
Los círculos son uno de los símbolos dominantes del Kayapó. El curso del Sol y de la Luna son entendidos como ciclos circulares, y la mayoría de las danzas y de los rituales del Kayapó se realizan en configuraciones circulares. Incluso sus muertos son introducidos sentados en huecos circulares mirando al Este y rodeados de todas sus pertenencias.

Los mitos más repetidos entre los kayapó son los que explican los orígenes de las distintas ceremonias y de los nombres personales. Son muy similares a los de otras tribus amazónicas, aunque tienen sus propias variaciones determinadas. Muchos de los mitos kayapó implican la presencia de un héroe que es secuestrado por unos seres supremos que viven bajo la superficie de la tierra. Le enseñan una ceremonia, le dan una fuente de nombres, y lo envían de nuevo a la superficie.

La agricultura es también un tema común en los mitos de los kayapó. El kayapó cree que la agricultura fue un regalo dado originalmente a sus antepasados por Nhak-pok-nhak-pok-ti, la hija de la lluvia. El planeta Venus la representa en su cosmogonía. Otro mito explica cómo un espíritu enseñó a los kayapó a comer maíz. El maíz es una cosecha importante para el kayapó durante la estación de lluvias, lo cual origina uno de los festivales más importantes que festejan los kayapó.

Los sabios y ancianos de la tribu creen que en un principio los kayapó vivieron en un nivel más alto (es decir, en el cielo), y cuando sus antepasados vinieron originalmente a descender a la Tierra, dejaron algunos de ellos detrás. En la noche esta gente enciende los fuegos para mantenerse calientes allá en su mundo, y eso es lo que desde la tierra, los kayapó pueden ver como estrellas.

Entre sus mitos y tradiciones destaca especialmente el recopilado por el antropólogo brasileño Joao Americo Peret en los años 50, uno de los más eminentes investigadores de las culturas indias del Amazonas, y que el suizo Erich von Däniken se encargó de difundir por todo el mundo en defensa de sus teorías sobre la llegada en tiempos remotos a la Tierra de una cultura extraterrestre.

La leyenda recogida por Joao Americo Peret y difundida a todo el mundo por von Däniken cuenta que:

......Nuestro pueblo vivía en una llanura muy lejos de aquí y desde donde podía verse la cordillera del Pukato-Ti, cuyas cimas estaban siempre ocultas por la niebla de la incertidumbre, y continúan estándolo hasta nuestros días. El Sol, cansado después de su larga caminata diaria, se recostó sobre el césped detrás del monte y Mem-Baba, el descubridor de todas las cosas, cubrió el cielo con su manto bordado de estrellas. Cuando cae una estrella, Memi-Keniti cruza el cielo, la recoge y la vuelve a colocar en su sitio. Esta es su función, es el eterno vigilante......

......Un día, llegó a la aldea un visitante desconocido; se llamaba Bep-Kororoti y venía de la cordillera del Pukato-Ti. Vestía un "bo" (un extraño uniforme) que lo cubría de pies a cabeza. En la mano portaba un "cop", arma que lanzaba rayos. Todos los de la aldea huyeron al monte aterrorizados, los hombres corrieron a proteger a mujeres y niños y algunos intentaron rechazar al intruso, pero sus armas eran insuficientes; cada vez que con ellas tocaban a Bep-Kororoti, caían inmediatamente derribados. El guerrero venido del cosmos se divertía al ver la fragilidad de sus adversarios. A fin de darles una demostración de su fuerza, alzó su "cop" y, apuntando sucesivamente a un árbol y una piedra, destruyó ambos. Todos comprendieron que Bep-Kororoti había querido demostrarles que no había venido a hacer la guerra.....

......Así, durante un buen tiempo, no hubo mayores problemas. Los guerreros más valientes de la tribu intentaron oponer resistencia, pero a la postre fueron viendo que Bep-Kororoti les estaba resultando cada vez más imprescindible, además, no molestaba a nadie. Poco a poco fueron sintiéndose atraídos por él. Su hermosura, la blancura resplandeciente de su piel, su afectuosidad y bondad para con todos fueron gradualmente cautivando a aquellas gentes. Todos fueron experimentando una sensación de seguridad y fueron haciéndose sus amigos......

......Bep-Kororoti comenzó a tomar afición al manejo de nuestras armas y empezó a aprender el arte de la caza. Al final, sus progresos habían sido tan grandes que llegó a aventajar a los más diestros de la tribu y sobrepasaba en valor a los más valientes de los nuestros, y así fue como al poco tiempo Bep-Kororoti fue aceptado como guerrero de la tribu y una joven lo escogió como esposo y se casó con él. Tuvieron varios hijos y una hija a la que pusieron por nombre Nio-Pouti. Bep-Kororoti era más inteligente que los demás y pronto empezó a enseñar cosas desconocidas para aquellas gentes. Enseñó a los hombres a construir un "ng-obi", esta asociación masculina con que hoy cuentan todos nuestros poblados. En ellas, los hombres relataban sus aventuras a los jóvenes y así ellos aprendían cómo debían comportarse ante los peligros e iban formando su criterio. La asociación masculina era en realidad una escuela y Bep-Kororoti su profesor......

......En el "ng-obi" se hacían trabajos manuales y se perfeccionaban las armas, y todo se lo debíamos al gran guerrero del cosmos. Fue él quien fundó la "Gran Cámara" donde se discutían todos los asuntos de la tribu y así se logró una mejor organización, lo que facilitó la vida y el trabajo de todos. A menudo los jóvenes se resistían a ir al "ng-obi". Entonces Bep-Kororoti se ponía su "bo" y salía en busca de los rebeldes obligándolos a cumplir con su deber. Cuando la caza se hacía difícil, Bep-Kororoti traía su "cop" y mataba los animales sin herirlos. Siempre el cazador tenía derecho a reservarse para sí la mejor presa, pero Bep-Kororoti, que no se alimentaba con la comida del poblado, sólo tomaba lo imprescindible para la alimentación de su familia. Sus amigos no compartían su opinión pero él no alteraba su forma de proceder......

......Pero, a medida que transcurrían los años, Bep-Kororoti comenzó a comportarse de un modo diferente. Empezó a eludir a los demás, quería permanecer en su choza. Cuando salía de su morada, se dirigía siempre a las montañas del Pukato-Ti, desde donde había venido. Pero un día no pudo resistir más su anhelo interior y abandonó el poblado. Reunió a su familia; sólo faltaba Nio-Pouti que andaba fuera del poblado. Partió precipitadamente. Pasaban los días y Bep-Kororoti no aparecía. Hasta que un día se presentó nuevamente en la plaza de la aldea y lanzó un terrible grito de guerra. Todos pensaron que se había vuelto loco y trataron de calmarlo, pero él se resistía a quienes pretendían acercársele. Bep-Kororoti no hizo uso de su arma, pero su cuerpo se estremecía y el que lo tocaba caía muerto. Uno tras otro iban cayendo los guerreros........

......La lucha se prolongó durante días enteros ya que los guerreros derribados volvían a levantarse nuevamente y trataban de dominar a Bep-Kororoti. Lo persiguieron hasta la cumbre de la montaña. Y ahí sucedió algo tremendo que dejó a todos espantados. Bep-Kororoti volvió hasta los primeros contrafuertes de la cordillera. Con su "cop" destrozó todo lo que había a su alrededor. Cuando llegó a la cumbre de la cordillera, había reducido a polvo árboles y matorrales. Entonces se produjo una formidable explosión que conmovió toda la región y Bep-Kororoti desapareció en el aire en medio de nubes llameantes, humo y truenos. La tierra se había estremecido de tal manera que había hecho saltar hasta las raíces de las plantas y había arruinado los frutos silvestres; la selva desapareció de modo que la tribu empezó a sentir hambre......

......Nio-Pouti, la hija de Bep-Kororoti, que se había casado con un guerrero y había dado a luz un hijo, dijo a su marido que ella sabía donde podían hallar alimento para todo el pueblo, pero que debían acompañarla a la cordillera del Pukato-Ti. Ante los ruegos de Nio-Pouti, su esposo cobró valor y las siguió hasta la región de Pukato-Ti. Al llegar, Nio-Pouti se dirigió a la región de Mem-Baba-Kent-Kre donde buscó un árbol especial y se sentó en sus ramas con su hijo en la falda. Enseguida, pidió a su marido que tirara las ramas hacia abajo hasta que sus puntas tocasen el suelo. Cuando esto sucedió, se produjo una gran explosión y Nio-Pouti desapareció entre nubes, humo y polvo, rayos y truenos.......

......El esposo aguardó unos días, estaba desmoralizado y deseaba morir de hambre cuando de pronto oye un estruendo y ve que el árbol está nuevamente en su lugar original. Su sorpresa era grande; ahí estaba de nuevo su mujer y con ella Bep-Kororoti, y traían grandes cestos llenos de alimentos que él jamás había visto. Después de algún tiempo, el hombre del cosmos volvió a sentarse en el árbol fantástico y ordenó otra vez flexionar las ramas hasta tocar el suelo. Se produjo una explosión y el árbol volvió a desaparecer en el aire. Nio-Pouti volvió con su marido al poblado y dio a conocer un mensaje de Bep-Kororoti: todos debían emigrar y erigir sus aldeas frente a Mem-Baba-Kent-Kre, lugar donde encontrarían alimento. Nio-Pouti agregó que debían guardar las semillas de frutos, legumbres y arbustos hasta la época lluviosa y sembrarlas entonces para tener una nueva cosecha. Así comenzó nuestra agricultura... Nuestro pueblo emigró al Pukato-Ti y allí vivió en paz; las chozas de nuestras aldeas se hicieron cada vez más numerosas y, desde las montañas, se las veía tocar el horizonte......

Esta leyenda ha sido transmitida de generación en generación por los kayapó, en la misma lengua aseguran que hablaba el heroe Bep-Kororoti, un lenguaje que tiene nada más y nada menos que 17 vocales y 16 consonantes, y un modelo de entonación que alarga o reduce las letras vocales para denotar énfasis.

Uno de los datos más curiosos de estos mitos y costumbres kayapó, es que fueron recopilados por Joao Americo una década antes de los primeros viajes espaciales que rusos y americanos emprendieran en la década de los años 60. Por tanto la utilización de los "bo" o trajes extraños de paja que utilizan en sus danzas no pueden ser una "asimilación cultural" como muchos defienden en el caso de los "dogon" en África, dado su enorme nivel de conocimientos sobre la estrella Sirio. La introducción del "bo" o del "cop" (vara que lanzaba rayos) son elementos completamente anacrónicos en una sociedad que vive aún hoy, a años luz de los conceptos más básicos que nosotros entendemos como civilización. Argumentar una vez más que este tipo de mitos no son más que casualidades o particularidades folklóricas de pueblos primitivos es sencillamente ignorar por conveniencia una historia que no encaja de ninguna manera en los dogmas de la ciencia oficial, constituyendo otro de los legados prohibidos de nuestra historia.

EL LEGADO HOPI

Los indios hopi pertenecen al grupo de tribus de los conocidos como "indios pueblo", antiguos habitantes de la meseta central de los Estados Unidos, ubicados en la actualidad en los estados de Arizona y Nuevo México. Sus costumbres y tradiciones se adentran en lo más profundo de la prehistoria, pero no en su actual emplazamiento, sino en un lejano territorio que los hopi llamaban "Kasskara", y que fue víctima de guerras y cataclismos que apunto estuvieron de exterminar a toda su raza.

Y aquí es donde empieza uno de los capítulos más sorprendentes de los mitos y leyendas hopi, pues afirman que sus antepasados fueron visitados por seres procedentes de las estrellas para ayudarles a emigrar a bordo de "escudos volantes" y "grandes pájaros", los llamados "pájaros tronantes" de todas las leyendas de los pueblos norteamericanos, para así trasladarles a otras tierras. Estos salvadores eran los "katchinas", que significa "sabios, ilustres y respetados".

Al igual que otros pueblos de América como los mayas o los aztecas, los hopi también aseguran que ha habido varios periodos o mundos antes del nuestro, que acabaron de forma trágica. Nuestro actual mundo, que es el cuarto según sus profecías, está tocando a su fin, y dará paso a un nuevo mundo en un futuro no muy lejano. Antes del nuestro, el primer mundo fue destruido por el fuego. El segundo mundo desapareció por el frío y el hielo. Por último el tercero de los mundos sucumbió por una gran avalancha de agua.

Una vez más se repiten los mitos y leyendas, independientemente del pueblo, la raza o el punto geográfico en el que nos situemos. En el caso del tercer y último mundo, el paralelismo existente con el "Diluvio Universal" que nos narra la Biblia y otros antiguos textos, encajan a la perfección. El mítico diluvio ha pasado de ser una simple leyenda de nuestro mundo occidental a entroncar con el resto de las antiguas tradiciones de otras culturas, y además, se ha convertido en una incuestionable realidad cada vez más refrendada por las innumerables pruebas geológicas que han aparecido a lo largo y ancho de todo el mundo en los últimos tiempos, y que sitúan al diluvio alrededor de 12.000 años atrás.

La desaparición del segundo mundo no escapa a la posible glaciación que segun expertos sufrió los Estados Unidos hace unos 100.000 años. Del mismo modo, existe gran cantidad de pruebas de una extraordinaria actividad volcánica hace alrededor de 250.000 años, causantes tal vez del final del primer mundo al que se refieren las leyendas hopi.
Por suerte para los hopi, sus grandes maestros los katchina lograron poner a salvo a su pueblo de uno de estos cataclismos, y de ellos aprendieron a observar las estrellas, cortar raíces, aplicar leyes y una larga lista más de actividades. Se multiplicaron como pueblo, y de ellos surgieron nuevos clanes y naciones que se extendieron por toda América.

Pero un día los katchinas les dejaron, regresaron a las estrellas y los pueblos olvidaron las enseñanzas de sus maestros. Los hopi como fieles seguidores de las tradiciones de sus antedecesores, continúan esperando el regreso de sus maestros para cuando termine el mundo actual. Aún hoy siguen celebrando la ceremonia de "la serpiente emplumada", que recuerda la marcha de sus dioses (recordemos todas las tradiciones de los pueblos americanos y la marcha de sus dioses: Kukulkan, Quetzacóatl, Viracocha, etc...). A la espera de este ansiado regreso, los hopi han venido fabricando rigurosamente con el mismo diseño generación tras generación, unas máscaras y muñecos que al igual que sus maestros llaman katchinas. Estos muñecos portan extrañas indumentarias y cascos, así como representaciones de animales con una fuerte connotación simbólica, para resaltar el carácter individual de los verdaderos katchinas o maestros a quienes representan. También estos muñecos son la forma idónea de que los niños jueguen, no se asusten y reconozcan a los katchina cuando estos regresen de nuevo. Siempre según los hopi, las primeras señales proféticas para que esto suceda ya están apareciendo.